TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Edu (De mi columna de los lunes, días difíciles si los hay) Por MCavalieri.

[C:61675]

Tengo un amigo que se llama Edu, tiene cuatro años y va al jardín de infantes porque le gusta pintar. Al mediodía llega de la mano de su madre, delantal a cuadros azul y blanco con mochilita de la misma tela, perdido en quién sabe qué mundo imaginario, se dedica, mientras la señora habla por teléfono, a desacomodar todo lo que encuentra. No hay silla ni máquina que aguante demasiado sus manos curiosas, sus viajes acompañados de ruidos extraños, todavía no he logrado definir si anda en tren, avión o auto. Tampoco importa demasiado, la cosa es que Edu recorre el universo de su imaginación montado en una silla azul con rueditas negras por la carretera que le significan los cinco o seis metros del local. De cuando en cuando maniobra y esquiva, dificultosamente, alguna que otra montaña, árbol, monstruo o caballo que, casualidad o no, se asemeja demasiado a la clientela que a diario visita el lugar y que, horrorizada, escapa de milagro no sin la esperada reprimenda al niño.
Después de un rato, que algunas veces se hace eterno, vuelve el pequeño terremoto a la mano de una madre que sonríe y le dice “Edu...” en el mismo tono en que también le dirá “te quiero mucho” y descansa el lugar de mi trabajo por veinticuatro horas.
Mis compañeros no lo soportan y admiran mi paciencia, según comentan; es que no lo conocen como yo.

A Edu le gusta Shrek porque es verde, feo y bueno, tiene una remera con su estampa y un calzoncillo, me ha dicho, pero quiere un libro para pintar, y pinturitas de esas que no importa si se las pone en la boca. En su casa tiene libros para “leyer” pero no para pintar. Hay días en que va al dentista porque come muchos alfajores que le hacen doler el diente, ese que se partió cuando se dio un porrazo jugando a la pelota con un amiguito. Ese mismo diente que se le ve cuando hace una mueca rara con los labios en el momento en que habla de su mamá, que se irá de la casa y se lo llevará a él también, lejos, muy lejos, porque el papá le pega a los dos cuando llega con olor a vino. Cuenta que se irán a la casa de una tía que vive en el norte, la que todos los días habla con su mamá por teléfono, que ya falta poco. Se va a llevar el oso amarillo que le regalaron para el cumpleaños, Piñón se llama, como el payaso de la tele, y las pinturitas con el libro que le traeré mañana. Me encantó su beso cuando le dije que había encontrado un Shrek para pintar.

Todos festejaremos la ausencia de Edu, por distintos motivos, claro.

Texto agregado el 11-10-2004, y leído por 288 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
15-10-2004 Qué fuerte suele ser la vida de las personas. Pero cuan espeluznate puede llegar a ser para un chico. Sin embargo, pese a todo hay un lenguaje oculto, subterráneo, subcutáneo que alcanza a anestesiar, ya quiesiera yo, aquello tan feo que puede llegar a ser el ogro que somos los grandes de cuando en vez... venicio
14-10-2004 una historia triste con un final incierto... pero muy bellamente contada barrasus
13-10-2004 Da gusto leerte, aunque la historia sea triste. Qué pena que no sea el papá el que se vaya. Un beso. juanrojo
12-10-2004 Qué historia Melina, lindo ver al terremoto de Edu esquivando monstruos y pronto pintar con Piñon sin temores y todo por delante para los tres. Un beso cardon
12-10-2004 Joer, estos amigos que tienes... emocionante. Por cierto, hoy, aparte de todo también es San Eduardo. Un besote. nomecreona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]