TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / La larga espera

[C:62623]

La voz del fiscal nada le decía. Su mente confusa sólo digería una multitud de imágenes que pantalleaban en su cerebro con una velocidad acelerada. Los suyos, le miraban con una pátina de compasión en sus pupilas llorosas. Estaba condenado al cadalso, la sentencia había sido dictada. El carcelero le condujo durante largos meses desde su celda al tribunal y desde este a su celda, en un tránsito monótono que entibiaba en parte la larga espera. Moriría, eso ya lo había asumido y de este modo pagaría con creces su deuda con la sociedad. Pronto no existiría, mas, ello no le franqueaba automáticamente el cauce para sumergirse en las opulentas aguas de una profunda disquisición filosófica, no. La muerte le sobrevendría como un hecho que ya estaba sentenciado, con o sin los hombres, era algo más bien determinista, un hecho inevitable trazado con letras de fuego en su existencia. La voz del juez sonó imperativa, ya no importaban las palabras, las ociosas y a veces indescifrables palabras. El hecho estaba allí, sólido y cortante, rilando en la mano poderosa del verdugo designado por la ciega sociedad.

Varios meses se sucedieron entre condenas y apelaciones, él, sometido a las variables de su dudosa fortuna, aguardaba, sin apetito de vida, que los hechos se consumaran de una vez por todas.

Tres años más tarde, la soga que la justicia había atado a su cuello fue por fin retirada. El juez Patric Eccles, al momento de dictar su veredicto, conmovido en grado sumo ante la eventualidad, hizo caso omiso a su investidura y por breves instantes se transformó en un experimentado actor que, interpretando al inmortal Hamlet de Shakespeare, expresó con su flemático acento ingles: “And dog will have his day (Y el perro tendrá su día).
Los amos de Dino, el pastor alemán, saltaron de júbilo. Después de tanto tiempo, el perro sería exonerado de su culpa que no era otra que la de haber mordido la mano de una señora que trató de defender a su pequeño terrier.

Por la mente de Dino desfilaron unas cuantas imágenes que si alguien hubiese tenido la oportunidad de descifrarlas, de seguro las habría asociado con aquella inmortal obra de Victor Hugo “Los Miserables”…

(Inspirado de una noticia aparecida en la prensa de hoy)









Texto agregado el 16-10-2004, y leído por 207 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
16-10-2004 Me gustó sobre todo como hablabas de los distintos actores. libelula
16-10-2004 Jajajajaja, Gui sacas punta de todas partes, maestro... barrasus
16-10-2004 ¡Que bueno! Estuve engañada hasta el final, pensando en una persona yoria
16-10-2004 Buena asociación. Me gustó tu texto. el_rey
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]