TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mariog / INICIACIÓN

[C:64420]


Suena la campana. Con esa sorprendente irrealidad que adquieren las cosas cuando resultan ajenas. Incomprensibles. Acompasada, la campana. Monótona. Cadenciosa. La hora de la siesta, de por sí detenida, resulta más inmóvil. Sospecha de lo ilícito de cualquier acto no previsto. El solo permanecer me resulta cuasi sacrílego. Ah, los inconfesables ecos de mi cuerpo: murmullos, rumores, gorgoteos. Ese siseo moroso de los pelos de la barba. Floreciendo.

Hay un arrastrar de suelas. Voces. Ecos de salmodia en todas partes. El aroma nauseabundo de los gladiolos demasiado maduros lo impregna todo. Y el olor de los claveles avasallados por la brisa ardiente de enero. Hay, sí, una irreverente muchedumbre ahí afuera. Que ignora la solemnidad del momento. Y la campana. Tenaz. Insoportable.

El universo se duplica. Allá. Acá. Ecos disímiles precariamente vinculados por ruidos comunes. Del exterior. De adentro. Aunque el deslinde de la epidermis se encuentre casi vencido. Pretérita maravilla de la propia piel. Mi piel...

Ha sido reemplazada por una especie de marco redondeado. Casco frágil pero a la vez resistente, frío y terso: balandro leve. Acá permanezco. Allá van y vienen. Pero. Una sombra unánime surge ante el iris congelado de mis ojos. Se precipita. Con roces metálicos y estruendos y una línea de calor intenso y hedores turbios. A estaño y chamusquina. Allá, un silencio grave. Acá, mi propia mudez.

Balanceo sorpresivo. Interminable oleaje que me lleva en andas, me sacude, me escora. Y me deja quieto un largo rato. Y recomienza. Elevándome. Hacia indefinibles alturas. Hasta cerrar con un empellón brutal toda impresión de movimiento. Sucede el abandono. El silencio absoluto. Una humedad ominosa e innombrable.

Es todo un inmenso acá. Mis propios ecos se despiertan. Furibundos. Se sueltan mis humores. Dinámicamente obsenos. Horrorosamente transformados en las hambrientas larvas que irremisiblemente habré de alimentar hasta que de mí no resten más que huesos mondos.


Mario G. Linares.-

Texto agregado el 26-10-2004, y leído por 424 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
25-01-2005 tus comentarios me hicieron leerte, la verdad... que talento!! felicitaciones van mis estrellas!! juanitaR
07-01-2005 De a poco te iré plagiando, aunque sea en eso de la primera persona. Lo del presente por ahora no me atrevo. Es solo admiración, no te mufes. Van mis cino. ergozsoft
03-01-2005 Excelente prosa, muy bien escrito. El aquí y el dentro, dos universos que en un momento se juntan, bajo la óptica de quién es enterrado... la asifxia del ser?... un abrazo y feliz año nuevo ruben sendero
22-12-2004 Qué decir que ya no se haya dicho. Solamente me queda maravillarme y guardarlo en la memoria. Un abrazo. perseguidor
08-12-2004 Me gustó. Tiene fuerza y precisión. La temática es clara. Y se percibe un vuelo poético en ciertos párrafos. En fin, no quiero repetir todo lo dicho en el resto de los comentarios. Te dejo un chori y un tinto para que no dejes esta senda (la casa invita) Choripan
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]