TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / LA_COLUMNA / DOBLE VIDA, UBICUIDAD Y COARTADA ( 1 jueves x mes = JuanRojo )

[C:64852]

Hay noticias que te remueven, que te dejan un poso de incertidumbre, que te obligan a reflexionar. Este fue el caso del monstruoso engaño unido al asesinato cometidos ambos por Jean-Claude Romand, en enero hizo once años. Mi interés por la vida de este hombre recobró vigencia cuando, hace unos días, vi la película “La vida de nadie” (Eduard Cortés), una interesante versión de ese suceso. Romand, que vivió en Prévessin, un pueblecito cercano a la frontera de Suiza, asesinó a su mujer y a sus dos hijos pequeños. Luego condujo varios kilómetros hasta la ciudad donde vivían sus padres, ya ancianos, y los mató a ambos, disparándoles con una escopeta del calibre 22 que su propio padre le compró cuando cumplió 16 años. A continuación prendió fuego su casa en un intento poco creíble de suicidio y en un esfuerzo por ocultar su crimen. Fue rescatado del humo en coma, pero vivo, y dos años después, fue llevado a juicio con un gran despliegue de la prensa francesa.

Esto podría ser la obra de un loco o un asesinato más, pero lo que más me interesó de este tipo es que estuvo engañando a todo el mundo durante más de 18 años: para esposa e hijos, padres, familiares y amigos Romand era doctor en medicina y tenía un importante puesto de investigación en la Organización Mundial de la Salud y, sin embargo, ni siquiera había terminado la carrera de medicina ni había trabajado nunca. Salía todas las mañanas y se pasaba el día vagando por el bosque o en cafeterías. Vivía del dinero que, confiados, le entregaban sus padres y amigos creyendo que lo estaba invirtiendo en bancos suizos. Cuando vio que era inminente la revelación de la verdad, no pudo soportar que su familia se enterase de su gran mentira y decidió asesinarlos.

Parece que todo empezó cuando, en segundo año de medicina, faltó a un examen e hizo creer a todos que se había presentado y lo había superado sin problemas. A partir de ahí comenzó a hilvanar primero y tejer después un enjambre de mentiras dignas del más ingenioso literato.

¿No es eso lo que hacemos los que escribimos ficción? ¿No estamos siempre inventando una vida distinta de la nuestra? ¿Una doble vida? Pero los escritores, a diferencia de Romand, como buenos dioses por horas, tenemos el don de la ubicuidad y, por lo tanto, coartada. Asesinamos, cometemos adulterio, cambiamos de sexo, somos detectives, camareros, perros, gatos o una bolsita de té. Sin embargo, los que nos rodean pueden ver que no nos hemos movido de delante del ordenador. Dominamos a todos los personajes que creamos y destruimos, como dioses omnipotentes y omniscientes. Incluso mostramos ufanos nuestra obra a los demás que, al tratarse de un relato, lo disfrutan y no sospechan de nosotros. Y el que esté libre de culpa que tire la primera piedra.

Romand tomó el camino más peligroso, más audaz e ingenioso: hacer ficción de su propia vida, crear en él mismo un personaje y, lo que es peor, hacer que sus familiares fueran comparsas de la novela de su vida. El relato definitivo.

A veces, cuando escribimos un relato teniendo determinada su forma y su discurrir, éste cobra vida y va por donde se le antoja como hijo de un dios que le otorga el libre albedrío. Aunque mantenemos en todo momento el control de la última palabra, siempre podemos detener el telar, pero la tela suele quedar manchada con gotitas de nuestro corazón y, en ocasiones, incluso de nuestro más negro subconsciente.

Si el hecho de escribir, sin ser protagonistas directos, resulta doloroso o placentero. ¿Cómo pudo manejar Romand tan compleja urdimbre durante tantos años sin romperse en pedazos? ¿En qué pensaba mientras se pasaba día tras día en el bosque? ¿Qué fuerza le hizo soportar el peso infinito de tamaña mentira?

Esta historia me atrajo desde el principio como un canto de sirena y me remueve tanto ahora como entonces. Siempre he pensado que Romand se había lanzado al abismo al que siempre nos asomamos al escribir, pero con una mano en la barandilla.

Texto agregado el 28-10-2004, y leído por 675 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
24-11-2005 Apasionante relato, muy pero muy bueno! Afectuosos saludos y mis 5* sugonall
31-08-2005 No he oídohablar de esta historia, cosa de la que me alegro. Yo tengo una teoría, en esta vida intento sufrir lo justo. Sabes.. me da miedo la mente humana, ¿quien sabe hasta donde podemos llegar en un arrebato de locura?.. me asusta sinceramente.. un susurro* susurros
31-01-2005 Excelente. Supongo que no es cuento. Lo del asesinato, a los hijos, padres, hermanos, etc. es pan de cada día, pero el engaño a tanta gente y por tanto tiempo si que es genial. Felicitaciones y mis 5* por el trabajo de investigación. jorval
12-11-2004 Es impresionante lo que escribiste, la forma en que lo dices, el lenguaje que utilizas mas alla del simple significado de las palabras, un sentimiento que llega casi a lo pasional, muy, muy bueno. nandius
06-11-2004 ta la raja, pero tienen horrores ortograficos. fleicitaciones dahalpi
04-11-2004 está muy chingón tu texto... es sorprendente la manera en que lo transmites a los demás... y sip... la vida está llena de locos, mentirosos y escritores.... buen tema el tuyo, la sangre y la locura y todo eso que le rodea.... saludos y estrellas elpinchequijote
04-11-2004 Lo expresas de un modo estupendo. Cuando vemos un extremo como Romand y con claridad percibimos que refleja un comportamiento propio (así sea potenciado por los extraños mecanismos de la mente), no nos queda más que hacernos esas preguntas que tan bien planteas y suspirar aliviados, tomados de la barandilla. sirena_viuda
03-11-2004 he visto la película, pero no sabía de la historia real, en fin me ha gustado como lo has tratado, aunque estoy de acuerdo con Eddy, la diferencia es la salud mental ondina
02-11-2004 Me impresiona este caso, no lo conocía, podemos ver cómo el pecado va atrapandonos y convirtiendonos en su esclavo.... Por dejaar pasar pequeñas cosas,, después es como una bola de nieve... y a veces no se ve la salida... aqui´se aplica eso de " la verdad los hará libres".... y creo que eso se aplica a todo... ¿Cuándo te sientes más prisionero que cuando estás mintiendo? natanarby
29-10-2004 mis estrellas para ti...esto es genial, me encanto, nunca podría haber descrito esto como tú.besos toni
29-10-2004 Es una exposición muy interesante, la que nos presentas. Muy bien plasmada en su totalidad. Creo que la única diferencia que puede haber entre una persona que inventa o idea esas cosas de las que hablas, a una que las lleva a cabo, es la salud mental. Un saludo. Eddy_Howell
28-10-2004 Hace no muchos años, el asesinato de una sola persona bastaba para llenar prensa y radio. Para asustar niños y para crear monstruos. Hoy, es el pan nuestro de cada día, por desgracia. Los asesinatos ocupan las páginas interiores, sin resaltarlos. Y es que el mundo, más que nunca, es un teatro cada vez más aplaudido. Y la vida y obra de cada uno es otro teatro, de títeres o de grandes actores, pero es teatro. Por eso los escritores nos hacen vivir un teatro constante que nos evade, en su realismo, de la realidad verdadera. ¿Perogrullada? Talvez. Gran reflexión has plasmado en pocas letras, Juanrojo, con maestría y dominio del tema. De la película, ni idea. Mi peor defecto es que no voy al cine. Nunca. Simplemente no me gusta. rodrigo
28-10-2004 El tema no es moco de pavo, pero es de admirar la forma que has tenido de urdir una relación... y encima casi seguro que existe, aqui nadie sabe quien es quien, hay muchas formas de hacer creibles nuestras ilusiones; este se pasó con su final, sin duda; no tendría a mano finales felices. Saludos. Nomecreona
28-10-2004 No conocía la historia pero me ha encantado tú forma de explicarla, has despertado interes por la historia en mi toni
28-10-2004 No conocía este caso, es horripilante. Pero no, Juan, creo que hay un abismo entre este ser y las personas que escriben... estos últimos tienen en su interior un cúmulo de imaginación, de ideas, de creatividad, y muchos de ellos tienen amor y empatía, y lo ponen al servicio de su vocación de escritores. Bueno, esa es mi opinión. Un abrazote. neusdejuan
28-10-2004 Es increible cuando vemos de tan cerca como una mentira puede adquirir cuerpo y convertirse, de una inocente pelusilla, en una voraz y arrolladora bola de porquería... La historia es sobrecogedora , y además, estoy con Ninive en que la hilas muy bien en torno al papel del escritor.. dónde está el límite de la imaginación y la mentira? somos mentirosos compùlsivos, o simplemente deseamos darle a la dureza de la vida un saborcillo más fácil de tragar?? No lo puedo evitar, tu columna y lo que me ha hecho pensar me recuerdan a Bigfish... todo un tratado de este tema. Estupendo esto, Juan. Un beso. anapolar
28-10-2004 No debes devolverme ninguna estrella, puesto que te serán dadas abiertamente gracias al paralelismo que aquí construyes. Creo que todos somos personajes, y que pasamos la vida actuando. El tema está en diferenciar qué tipo de personajes queremos interpretar. La historia de Romand, interesantísima. Tu columna, una muy buena reflexión. Saludos. Oliveria
28-10-2004 Interesante paralelo, yo creo que la difrenecia fundamental está en la motivación y cuán inofensiva sea esta. Ahora si lo lúdico va a pasarse al campo de la locura ahí mismito se empiezan a complicar las cosas, ya que se van arrastrando a terceros. Me gustó tu reflexión, la comparto. anemona
28-10-2004 Interesante historia que no conocía, debe de haber muchos Romand por ahí, gente que miente más que habla, que viven en pompas de jabón a punto de estallar, algunos con dobles y triples vidas, solo he conocido a uno que viviera un tipo de mentira similar ( más sentimental ) y lo que le hacía sobrevivir era un cerebro que le funciona a 1000 revoluciones, tal vez eso era lo que tenía este tipo hasta que se le rompió el motor... barrasus
28-10-2004 Muy buen texto, me ha gustado la forma de exponerlo, es una muy buena reflexión. La historia no la conocía y lo has expuesto todo de una forma brillante. Mis felicitaciones. Un saludo. SOL-O-LUNA
28-10-2004 muy buena tu refleccion...creo que todos los que escribimos, no precisamente cuentos o relatos, culquier clase de expresión en el fondo, se entremezcla nuestra vida y nuestra fantasía, a veces vanagloriamos algo en nosotros que realmente no mostramos, o al revés, ocultamos algo que nos avergonzaría mostrar a los demás....me gustó!! felicidades. arianna
28-10-2004 Es la primera vez k leo algo de la columna y me siento tonta por no haberla leìdo antes. Excelente reflexiòn y sì, los escritores nos sentamos y escribimos pero no vivìmos lo k contamos aunke vivimos para contarla como el tìtulo de la bbiografìa del Gabo. Ojalà muchos se interesaran màs por escribir sus temores y atrocidades y descargaran asi sus fantasmas, sin otros paguen deudas ajenas. Muy buen tema y desarrollo. Felicidades. BZS. KaReLI
28-10-2004 Interesante reflexion...y siento que la "invasion" al libro de visitas valió la pena. Definitivamente concuerdo en que quienes escribimos, llevamos tambien una doble vida...el punto es cuando esta segunda vida se mezcla con la realidad...a proposito, me pueden explicar que es realidad? misterioso
28-10-2004 Te felicito por el paralelo que logras presentar entre la mentira de un asesino y la actividad del escritor. Es verdad que a veces en nuestros cuentos nos embarcamos en trampas mentiras, carcajadas de burla y también, dioses de nuestros títeres ,los matamos o los torturamos sin asco. Pero...haciendo lo que hacemos no le hacemos daño a nadie y lo que es mejor y más beneficioso sacamos nuestros fantasmas afuera. Bravo!!!!!!!!!! Yvette NINIVE
28-10-2004 Hace bastante tiempo que le habìa perdido el rastro a La_Columna. Tal vez hoy, el hecho de tener un poquito más de tiempo, me haya permitido pasar. Por supuesto que no me arrepiento. En cuanto al texto: una construcciòn bien hilada, con un tema central que nos pone frente a una realidad exagerada, pero realidad al fin. Somo creadores de fàbula, de historias y de engaños, que de no darles el lugar que corresponde, podrían llegar a devorarnos. Mis saludos. René America
28-10-2004 Ví la pelicula La vida de nadie y me fascinó, debe ser muy, muy dificil llevar a cabo una mentira así y durante tanto tiempo, tiene que suponer un gran desgaste mental. Me encantó tu columna, la forma en que describes los hechos, la comparación con la mente de un escritor, creo que está muy bien desarrollada yoria
28-10-2004 Realmente fué un suceso estremecedor, me gustó la reflexión que haces sobre él, y la comparación entre lo verdadero (la vida) y lo ficticio ( su mente) y lo real, el fatal desenlace de una familia en teoría de clase bien , y los laberintos negros del supuesto Dr. Romand. Mis estrellas a tu columna. airedevalencia
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]