TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Decameron / Paradoja Conmigo, el Polvo y las Hojas

[C:65511]

...Y me senté a esperar. ¿Quién sabía lo que hacía?
No entendía por que estaba allí, nadie lo entendía.
Un día tengo lo que deseo y al siguiente no entiendo lo que me falta. Creo que por eso lo intenté.
Esperé frente a tu puerta con ansias y esperanza de tenerte conmigo y abrazarte. El día se encontraba claro y el aire libre y libiano. Mi estado parecía plácido por la espera a que abras la hermosa puerta y me observes esperando por ti.
Entendí que no podía aguantar mucho esperando, por eso me acosté, usé mis brazos como almohadas y quedé mirando el cielo.
No pasó mucho tiempo hasta que mis párpados obtubieron la posibilidad de cerrarse, y como cualquier persona que se encuentra en ese estado, opta por los mas fácil, lo hice y dormí.
Terminaba el sueño con un final feliz cuando sentí que algo me abrazaba.
Una capa de polvo que ocupaba mi lugar en la espera. El polvo había tomado mi posición y parecía tener las misamas intenciones que yo: Esperar que ella abra la puerta.
El tiempo se encontraba nublado ahora, y el rocío había hecho del polvo una masa espesa aguardando la llegada.
Las pláticas fueron y vinieron, los rencores desaparecieron gracias a la palabra y los dos decidimos solo amarla profundamente.
Cuando todo se encontraba calmo, la entrada que nosotros veíamos, o la salída que ella veía no aparentaba movimiento alguno, nos despedimos y descansamos en la noche.
Despertamos el pasado mañana de anteayer por el sol y sedosa la brisa matinal.
Si, era otoño, los rayos del sol encontrábanse debilitandose y las brisa de seda mutaba a poliéster.
Observé al polvo y miré si estaba despierto, pero nada, él dormía hasta entrada mas la tarde.
No tardé en darme cuenta que otro indivíduo ocupaba nuestro lugar.
Hojas secas. Hojas secas encontrabanse por encíma de nosotros, con el mismo objetivo y con la mejor posibilidad de tocar la llegada.
La puerta se abrió, ella hermosa, altanera y bella agarró una hoja seca y se fué acariciándola...
No es lindo esperar, es más lindo perder frente a al miedo. Y aunque no siempre conseguimos lo que esperamos, tener miedo no es malo.

Texto agregado el 01-11-2004, y leído por 166 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]