TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aldonza / Colorina

[C:67158]

Vivir la agonía de no saber si se es querida es más difícil que estar desempleada a los veinticinco años. Nos conocimos por Internet. No acostumbraba a chatear, siempre había tenido la idea de que buscar pareja por Internet sería una estrategia patética y humillante, ¿cómo tan poca capacidad de conquista?. En fin, daba lo mismo, para el caso daba lo mismo. Ingresé a una sala de mi país con un “nickname” que resultó ser muy atrayente: Colorina. Ese había sido mi apodo desde pequeña, nací con el color de pelo más codiciado entre las mujeres. A mí me daba lo mismo. Apenas comenzaba a enviar mensajes para poder enganchar con alguien, de pronto apareció una ventana de sub-programa en mi pantalla: “ ‘Simplemente yo’ quiere tener una conversación privada con usted”, me decidí y le contesté el hola inicial. Su primera pregunta fue: ¿eres colorina de verdad o teñida?- pregunta que había tenido que responder durante años-sí – contesté. Fue entonces cuando ‘simplemente yo’ (el nickname más egocéntrico que he conocido en mi vida de cibernauta) me declaró que tenía una debilidad por las colorinas- cosa que había escuchado antes-empezamos a tener una conversación larga y entretenida, fue un enganche instantáneo y desconcertante, ninguno de los dos quería terminar la charla. Nos dimos cuenta deque habíamos estado durante tres horas contándonos cosas personales y no tanto, nos agregamos los correos y quedamos en escribirnos para juntarnos alguna vez, lo más pronto posible. Pero había un detalle: Fotos. Le envié una que tenía escaneada enseguida. Me pasé toda la noche idealizándome a ‘simplemente yo’, que a propósito se llamaba Roberto, de signo Escorpión y 28 años, casi perfecto; digo casi por que aun no conocía su fisonomía.
Estudiaba algo interesante, era un tipo bueno, de los que cuesta mucho encontrar. Al día siguiente recibí un mail de Roberto, Asunto: Fotos. Al abrir el correo me puse muy ansiosa y nerviosa, no sabía lo que me esperaba: un orejón con verrugas en la nariz o un tipo bien parecido... a un monstruo y en el peor de los casos, un chico de aspecto agradable. Nunca me han gustado los hombres guapos, por lo menos no para relaciones serias y ahora en mi mente quedaba espacio solo para algo así. Me dispuse a ‘descargar archivo adjunto’ y al aparecer en la pantalla de mi PC la hoja de Word en las que venían pegadas las dos fotografías respiré profundamente y boté el aire inhalado para aliviar mi preocupación: Era guapo según mi gusto físico de un prototipo masculino de su edad. No era el clon de Antonio Banderas, pero era guapo. Leí entonces lo que me había escrito en el correo, decía que yo era muy bella pero la foto no era de tan buena calidad, así que ahora ansiaba aún más conocerme en persona. Justo en esos días pasaba yo por un momento de baja autoestima y me andaba encontrando algo pasada de peso, bueno, luego de tener un hijo cualquiera que no disponga de dinero para gimnasios y personal training, queda un poco más gruesa de como a los dieciséis. En fin, la idea era juntarnos en el Barrio Brasil, lugar santiaguino repleto de bares y lugares especiales para primeras citas con un desconocido: harta gente, carabineros por todos lados y una plaza por si acaso nos poníamos románticos. Mi madre me decía que tuviera cuidado ya que podía ser un violador o algo peor. Nunca escucho los consejos de mi mamá, nunca tiene razón. Al llegar el día del encuentro, estaba muy preocupada por gustarle, por no ponerme nervosa ni hacer algo que pudiera estropear la cita. Nunca había tenido una cita casi a ciegas. Llegué al lugar del encuentro como con treinta minutos de adelanto, esperé pacientemente y justo a las 19:30 apareció delante de mí aquel tipo alto y bien vestido. Nos saludamos nerviosos los dos, me invitó a tomar unas cervezas y conversamos hasta que me dio el primer beso. Mal beso. El segundo fue un poco mejor. Él estaba maravillado con mi presencia, se podía apreciar que detrás de su nickname ególatra escondía a un joven cariñoso y muy sensible (especie difícil de encontrar hoy en día), capaz de valorar mi sensibilidad; me hizo sentir lo más bello aquella tarde que luego pasó a ser noche. “Mi niña colorina”, me decía acariciando mi cabello. Nos internamos en un ambiente romántico lleno de halagos y bonitas frases, yo lo encontraba demasiado bueno para ser verdad y él a mí, mejor que la foto de mala calidad que le había enviado. Reímos, nos besamos... pero no apasionadamente como me gusta a mí. Comprendí entonces que talvez no éramos el uno para el otro. Soy una mujer a la que le gusta encender y ser encendida. Nunca lo entendió en aquella cita. Nos hablamos otras veces luego de aquel día, nunca entendí lo que Roberto quería, nunca entendió lo que yo quería: tan solo sentirme como el día del chat o en aquella cita... pero todos los días de mi vida.

Texto agregado el 10-11-2004, y leído por 174 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
02-03-2008 Excelente...eres escritora...vaya que si lo eres...me encanta tu estilo. antiqualost
13-11-2004 ¿Sabes que? Me gustó muchio el cuento; me parece que mucho del crédito se lo lleva la historia ¿no?, como una suerte de eco de algo que nos paso a varios- lo que no es del todo curioso si somos parte de una comunidad literaria virtual. Y nada “¿Eres Colorina de verdad?”... jaja ¿donde están los hombres que preguntan por el color de las uñas del pie o por el radio o la circunferencia del ombligo? En fin... me parece re bueno como inicias el cuento, con esa línea tan justa y de repente nos mandamos a lo que te importa; algo parecido se da con el final, donde colas algo un sentimiento tan bello y sincero... jamás, parece, entendemos las cosas cuando importan... saludos... Abin_sur
11-11-2004 bueno........si , lo lei ........podria decirte muchas cosas......podria .........hoy no tube lo que se entiende por un buen dia ......... tan solo queria que supieras que lei tu historia........quiza mañana......suerte . _SLASH_
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]