TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / La Funa

[C:68274]

La imagen de la señorita Susana sin ropa, mostrando al viento sus lechosos senos con pecas, hicieron que Gonzalo terminara una vez más turbado y pidiendo agüita. Como ninguna, la profesora de matemáticas, llenaba todas sus espectativas de macho. Ella era blanda y coloradita como un almohadón de plumas forrado en lino rojo, seca para las matemáticas y por sobre todo, maternal, ella era una 'mami' y tal circunstancia le provocaba un frenesí de locos. Él nunca más olvidaría aquella imagen casual de la profesora de las cotangentes dando de mamar a su pequeño hijo recién nacido en una reunión de apoderados, bien entrada la tarde, mientras el pobre negado caía en trance al ver el bamboleo generoso de esos senos frente a sus narices.

Tanta ansiedad, tanta sacudida de la carne, los recuerdos de ella moviéndose por los pasillos del colegio con aquel contorneo de cintura tan de ella, todo eso conjugado al candor de una llama imaginaria, avivaron sus deseos de púber hasta el límite cuando por fin pudo tener la imagen desnuda de la señorita Susana en frente suyo. Por eso la empujó con violencia sobre el pupitre dejándola a horcajadas; quería sacarse el deseo contenido mediante un estallido sin control, como en una 'naranja mecánica' donde él era el protagonista. Como un animal Gonzalo tomó a la mujer por la cintura y sin pensarlo una vez, la agarró a sendos espolonazos con el bajo vientre. La profesora de matemáticas gemía como una loca y le recitaba obsenidades mientras él, se hundía entre los senos como en el mar, como en la arena, la nieve o el barro. Para dejar claro quien era el macho la mordió y le dejó marcas por todo el cuerpo. Ella no pudo hacer lo mismo con él por las espinillas que le alfombreaban la piel hasta los mismos dedos de los pies. Seguidamente puso los de ella sobre sus hombros; luego se dejó succionar al unísono mientras chupaba sus pezones con desesperación, creyéndose también un niño recién nacido. Sin embargo por desgracia y cuando estaba a punto de acabar, la maldición se dejó caer. Los golpeteos insistentes de la puerta del baño rompieron la imagen de la señorita Susana besando su continente y por más que intentó evocarla de nuevo en medio del vapor de agua, no pudo. A la cabeza se le vino la imagen de su prima Manuela, la de la mamá de su mejor amigo, la de la vecina de la vuelta, la ahijada del primo hermano del vecino de la cuñada que a su vez era nieta de la abuelita de la Cata, su compañera de sala, y un montón de otras mujeres que tenía vistas, y claro, menos la de la candorosa 'profe' Susana. Afuera por si fuera poco, el hermano chico no claudicaba en la tarea de lanzar gritos, chuchadas y amenazas hasta que finalmente, dadas las circunstancias, el pobre Gonzalo tuvo que desistir, cerrar la ducha y vestirse apresuradamente con el uniforme de gimnasia. Como una maldición que lo perseguía día y noche, el contrariado joven no pudo terminar de mansturbarse al ritmo de la imagen proyectada de la profesora de matemáticas. Después de enjuagarse el pelo con el bálsamo y quitarse el jabón que le cubría el espinazo, Gonzalo le abrió la puerta al perno de hermano chico que tenía, no sin antes lanzarle una mirada de bestia y un par de chirlitos. El pergenio por su lado le gritó 'pajero culiao' antes de cerrar con pestillo la puerta del baño.

Texto agregado el 16-11-2004, y leído por 388 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
17-11-2004 gueno, muy gueno, digno de usted. curiche
17-11-2004 si! estoy de acuerdo... janine
17-11-2004 jajajaja, Ozú como dicen mis amigos, este texto está pa revolcarse de la risa, éstos pendejitos "pajeros" son una delicia. Un texto muy bien hecho, de gran manufactura, bien lider!!!! anemona
17-11-2004 Muy bueno, pero que feo que te corten así, yo mataría a ese hermanito (metafóricamente hablando). Buen cuento, divertido y simpático. musquy
17-11-2004 jajaj, excelente ricardo, toda una crónica de la masturbación adolescente, muy bien llevada con gracia y como no realismo. Mis estrellas burbuja
17-11-2004 No me acosas cuando me invitas a tus relatos, porque me invito sola. Cuando se sabe escribir, como tú, la lectura se convierte en un viaje unas veces fantástico, otras poético, sentimental o erótico, sin caer en vulgaridades ¡Felicitaciones! (cuando los edites, no te olvides de mis estrellas, jajaja) maravillas
17-11-2004 MUy bueno, cao, al comienzo me despistó cunado decís "hicieron que Gonzalo terminara..."(jjaja), ah, qué rapidez, me dije. como finalizará est?. El argentinismo "terminar" me trampeó. Gracias. Máximo islero
16-11-2004 me gusta que te pasees por todos los estilos en los cuentos. Este que llega fácil, claro y gusta no deja de contener tu estilo siempre de muy buen nivel (con precisos y grandiosos finales). Mis estrellas y saludos. CaroStar
16-11-2004 Muy bueno, bien llevado y final sorprendente, muy real, estupendo yoria
16-11-2004 Muy bueno, cao. Me encantó la narración ágil, fluida y como siempre dando una buena sorpresa al final. Besos. santacannabis
16-11-2004 Se lee sin respiro, porque la situación está muy bien llevada, nadie imagina siquiera que se trata de masturbación, el desenlace está genial. Harto erótico, está bien tratado el tema y además me hizo reir...Estrellas pa'la buena letra y un cuento entretenido para leer por la tarde. FaTaMoRgAnA
16-11-2004 Se lee rápido y está bien estruturado. Me gustó. TheWillow
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]