TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / awamarina / El útlimo

[C:74088]

Él era el último de su linaje.
Aunque él no lo sabía, tan sólo era un adolescente y lo tenían muy protegido.Apenás lo dejaban respirar, ni hacer los deportes que a él le gustaban, ni salir de noche, ni nada de nada.
No podía ni sólo a ningún sitio durante años, pensó que eso era lo normal, luego descubrió que no era asi.
Que los chicos hacían judo, jugaban al fútbol, iban al cine, tomaban copas y se divertían.


Durante años mi vida fue el colegio, los compañeros, las clases particulares, la equitaciñon y el tenis.Sólo me relacionaba con las personas que mis tutores creian conveniente.

Mis tutores eran mi única familia.Mis padres murieron en un accidente marítimo, eso fue lo que siempre me dijeron.

El día de mi mayoría de edad me contaron la verdad sobre todo.
Entró en la sala un señor mayor canoso,con barba y bastón, me dijeron que era mi abuelo.
Como que era mi abuelo, si siempre me dijisteis que no tenía familia, que mis padres murieron y que no existía ningún familiar vivó- dije.

Te contamos lo que creimos mejor, pero ahora te vamos q decir la realidad.
Tus padres eran los últimos supervivientes de un antiguo linaje.
Dicho linaje comprendia unas obligaciones y unos beneficios, tus padres aún sin estar de acuerdo con aquel clan se vieron obligados a sobrellevarlo, por su nacimiento estaban inscritos en aquel grupo.

Pero todo cambio al descubrir tu madre que estaba embarazada.Ese fue el revulsivo para que intentaran escapar.

Pero ellos no les dejaron, los persiguieron y los hicieron desaparecer en aquel accidente.
Aunque ellos antes, te pusieron en nuestras manos para intentar alejarte de ellos.
Lo hemos conseguido durante 16 años, pero desgraciadamente te han encontrado.
Este señor es tu abuelo y vine para llevarte con él- me dijeron.

Pero eso no puede ser, yo no quiero irme a ningún sitio-les respondí.
Ya es tarde damián, te hemos intentado proteger, por eso no de dejabamos hacer la vida de los demás chicos.Pero todo ha sido en vano, hemos conseguido que nos dejé hablar contigo, pero no tienes elección o te vas con él o te llevarán a la fuerza- me respondieron.

Lo sentimos mucho damián, pero ya no hay nada que hacer, perdonanos-casi susurraron.
Pero yo no quiero dejaros, ni mi vida tampoco-les grité.

No tienes elección -me dijo secamente mi recién aparecido abuelo.
Vendrás conmigo porque tienes que hacerlo, porque tu linake asi te lo exige y sino cumples con tus obligaciones lo haremos por las malas.

No me obliges a hacerlo de esta manera- dijo aquel hombre.

Apartir de ese instante mi vida ha cambiado, ahora vido en esta especie de cárcel de lujo, rodeado de seres programados.
Mis días transcurren vanos y vacíos, encerrado en esta jaula de oro.
Intentan llevarme a su terreno, pero yo me resistia a ser uno más de todos ellos.

La gota que colmó mi vaso fue el día que me impusieron la prueba que tenía que pasar.Matar a un enemigo de la sociedad.

Me niego a ello, no pienso matar a nadie, que me había hecho a mí esa persona.
¿Que pecado había cometido aquella persona para merecer que lo matasen?-pregunté.

Me dijeron que era muy peligrosa para nuestra sociedad.Podía destruirnos con la información que poseía-me dijo.
Es algo asi como el anticristo-pensé.

Me negué en redondo a acceder a aquello, entonces comenzaron a inyectarme una dósis de algo que no sabía que era.
Desde la semana sigueinte a aquellas inyecciones empecé a tener trastornos mentales.
Tenía brotes psicóticos, ansiedad, taquicardias y delirios.
Me esta convirtiendo en un demente fácil de manejar.

En un momento de lúcidez, me autolesioné para que me llevarán al hospital, a punto estuve de desangrarme, pero logré que me llevarán al hospital.
Cuando desperté estaba en aquella habitación.

Todos pensaban que era un loco y yo me pasé las horas diciendo lo que había pasado, pero ni siquiera me escucharon.Pasarón semanas hasta que alguien me hizó caso.
Aquel médico me escuchó, le conté todo lo que había pasado, absolutamente todo lo que sabía y también que aún me seguian inyectando.

Él me miró con cara de incrédulo, le dije k aún me inyectaban.Él me respondió que no tenía marcas de pinchazos.
Le grité que me pinchaban entre los dedos de los pies y que había pérdido prácticamente la lúcidez.

Tranquilo, tranquilo-me dijo- vamos a ver esos dedos.Me destapó los pies, me miró entre los dedos y encontró efectivamente los pinchazos.
Cielo santo-dijo.
Pidió analítica y descubrió que lo que me inyectaban era una potente droga para controlar mis reacciones, era de uso experimental.

Le pedí que no dejará que me llevarán con ellos, que llamará a la policía, que hiciera algo.
Me dió su palabra que me ayudaria.
Lo que consegui con ello no fue lo que esperaba.
El médico que intentó ayudarme desapareció misteriosamente y de mi no se que sucedió, lo único que se es que estoy tres metros bajo tierra con un tiro en la frente.

Con esto he llegado a la conclusión que no me sirvió de nada ser justo y honrado, ya que todo sucedió como ellos querian y yo no soy más que un muerto más en esta fosa común.....................




Texto agregado el 14-12-2004, y leído por 79 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]