TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / Diciembre es un mes de difícil digestión (incluye bonus track) columna de los juevebes por Santacannabis.

[C:76701]

Por suerte, diciembre concluye mañana y con el un año más. Como cada año, diciembre es un mes pesado, abigarrado, esquizofrénico y del que por lo menos yo, terminé harta.
Empezó muy adecuadamente, el día primero, con una celebración con restada importancia dadas las fiestas y el boato con que se festeja lo que vendrá después. El día mundial de lucha contra el SIDA, es un festejo social para hospitales, sector público y dos tres grupos de gays y enfermos. Es una pena que los emblemáticos listones rojos indicativos de la lucha contra el SIDA, se confundan con los que penden de tantos pinos cortados y disfrazados de felicidad.
Pasaremos al 12 de diciembre, y disculpen el localismo, pero es que esta fecha no puede pasarse por alto en este país llamado México: La Virgen de Guadalupe. Virginal pretexto para comenzar con el famoso “Maratón Guadalupe – Reyes” que no es otra cosa que una borrachera que empieza este día y termina con la llegada de los Reyes Magos. La Guadalupana es toda una institución. Cientos de miles de mexicanos van en caravana hacia la Basílica, algunos sobrios, otros ebrios, unos en caballo, otros en camión, unos más de rodillas. Imposible transitar por las carreteras aledañas a la Ciudad de México por esos días. Porque uno puede ser ateo, pero dejar de ser guadalupano, jamás. Es casi un símbolo patrio, emblema de nuestra credulidad y buena fe. Imagen reivindicadora del mestizaje y de que siempre seremos sumisos y buenos. Bah.
El día 16, empiezan las posadas. Son nueve fiestas –una cada día- previas a la Navidad en las que se rompen piñatas, se comen dulces y se canta la posada que es una letanía religiosa de dudosa procedencia… Todo esto, en teoría, porque en general ni se canta posada ni se rompe nada, pero todo el mundo sale girando como piñata y acostumbrando el hígado para la grande: Navidad. Cabe destacar que durante el tiempo de posadas, se amontonan también otras celebraciones del tipo festejo de la oficina, intercambio con los amigos (y no de parejas, sino de regalos siempre inútiles), despedidas de tal o cual y para los que tienen hijos, peor: disfrazarlos de borregos, de estrellas, de burros y verlos cantar villancicos o hacer algún tipo de ridículo colectivo para enternecer nuestros corazones.
En todas esas celebraciones, podemos encontrarnos con uno o varios de los siguientes elementos: galletas, pasteles, quesos, jamones, bocadillos, alcohol de todo tipo y en todas su presentaciones, frutas secas, frescas, cristalizadas, almendras, nueces, cacahuates, carnes variadas, ensaladas, flanes... ¡Qué más da! Es diciembre y no hay nada que un Pepto Bismol, unas Sal de Uvas, un Alkaseltzer o media cucharada de bicarbonato de sodio, no arreglen.
Ahora sí, empacaditos en nuestro traje de gala, llega la Nochebuena. Barra libre de más alcohol y variantes gastronómicas interesantes. Los mexicanos en franco honor al mestizaje, nos comemos todo lo que comen todos: Bacalao como los europeos, pavo al estilo gringo y romeritos con mole como nosotros mismos. Todo en un mismo plato en honor a la multiculturalidad. Y claro, más alcohol para que pase. Champán los afortunados, sidra otros muchos. A los niños, para irlos educando en esto de la tradición alcohólica de nuestros pueblos, les podemos dar rompope hasta que se acaben la botella y terminen o ebrios o atascados de colesterol con todo el huevo que se acaban de tomar.
Al día siguiente, viene la comida navideña. Para algunos es simplemente recalentado del día anterior. En el caso de mi familia, es toda una comida en forma. De hecho más celebrada que la Nochebuena, así que otra vez bacalao, romeritos, pierna al horno, sopa de haba y pavo… pavoroso. A esto sumémosle los postres que las tías llevan para quedar bien.
Y con esa tendencia al exceso decembrino, seguiremos comiendo bacalao hasta Semana Santa porque no sé de dónde viene esa manía de cocinar y cocinar en exceso. Que no falte, que se vea que hay abundancia. Y 26, 27, 28 y 29 comeremos tortas de bacalao, pay de bacalao, bocadillos de pavo, otra vez romeritos.
El día 31 habrá algún cambio en el menú: Lomo a la ciruela, algún tipo de pasta hipercalórica, ensalada para despistar y cientos de postres. Me encantaría ir a su fiesta, pero francamente ya no quepo en ningún auto, ni en mi ropa. Sin embargo eso no será impedimento para llegar rodando al último brindis del año y olvidar que enero es un mes cuesta arriba.

---------

Bonus track
Un trío de extras imponderables:
1) No sólo me dediqué a comer en diciembre, también tuve muchísimas ocupaciones laborales y académicas que me hicieron literalmente olvidar, mi participación columnística. Pido disculpas por los adeudos y la informalidad. Ya me flagelé yo misma, así que les pido que se abstengan de echarle limón a la herida
2) La intención primera de esta columna era hablar también de Susan Sontag y de los fallecidos en Asia. Dado el tono banal que fue adquiriendo conforme tecleaba, me pareció mejor hacer un recordatorio aparte, libre de toda sorna. Así que vayan los recuerdos en este fin de año para los miles de desaparecidos y muertos, y para la escritora.
3) A todos, feliz año nuevo y gracias por dejarme compartir mis letras y por compartir las suyas. Un abrazo.

Texto agregado el 30-12-2004, y leído por 511 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
31-12-2004 ¡Excelente repaso ¿al año o a la conciencia ? ¡Claro que, empacaditos en nuestro traje de gala, llega la Nochebuena, y sólo queda para completar el disfraz, lagrimear un poco con la sensiblería que se guarda cada año en el mismo cajón que las bolitas que decoran nuestro arbolito navideño! Y vuelta a empezar. Un abrazo y felicitaciones porque tu texto abre posibilidades y esperanzas, al menos, comprometiendo la mirada para el Nuevo Año. maravillas
30-12-2004 Óraleeee... y todo eso después de las fiestas por el 1 de noviembre? Maaaadre mía, cualquiera compite con un mexicano a beber y comer! (por cierto... los romeritos los llegué a probar? ays, es que casi no me acuerdo de nadaaaa, snif snif). Besos, muy instructiva columna y muy acertado la mención a parte tanto a los miles de muertos como a la Sontag, sobre todo a los miles de muertos, qué horror...) moebiux
30-12-2004 Miarma,¿cuantos agujeros nuevos le hiciste al cinturón? fijate que yo despues de leerte he tenido que desabrocharme el botón de lo hinchado que me he quedado,ojú.. barrasus
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]