TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tigresa / Un día de Noviembre

[C:76715]

Su vida transcurría tranquilamente, inquietamente se movía de allá para acá, de acá para allá sin mayores problemas, por lo tanto, se podía decir que sus preocupaciones eran mínimas.

Era uno de esos hombres que se rehusaba madurar, evadiendo responsabilidades que los años pone en la vida, en los caminos del hombres.

Una tarde, una más de la que transcurría en su vida conoció a una hermosa mujer, la cual atrajo su atención desde el primer día que le vio caminar por la vereda de en frente.

Solía escuchársele comentar: Ella es una de esas mujeres que dan ganas, ganas de todo, bastante especial.

La describía de vez en cuando a alguno que otro amigo, diciendo: Ella es muy alegre, siempre esta contenta, bello y sensual caminar, de una mirada intensa.

De verdad nadie podría imaginar que dentro de ella existía una gran pena, un secreto muy bien guardado en un baúl en el último rincón de su corazón.

Se hablaron una vez y desde allí en adelante tuvieron suficiente tiempo para conocerse, salieron muchas veces, conversaron de todo menos de secretos guardados, rieron y jugaron y los dos fueron más que adolescentes niños de nuevo.

A pesar de todo lo bien que lo pasaban él percibía que para algo ella lo utilizaba, pero él lo pasaba tan bien estando junto a ella, que no quiso prestarle importancia a lo que sospechaba. Como niño contaba a sus amigos de su relación como una gran travesía concluyendo sus comentarios con “Hay veces que uno debe dejarse utilizar para saborear los sabores de esta vida”.

Un día de verano en los que el sol alumbra fuerte, ella no parecía estar contenta, más no sonreía como otras veces.

Luego de un largo rato de caminar bajo un sol que quemaba fuerte se sentaron bajo la sombra de un gran árbol para conversar, ella le miró fijamente reflejando una pena muy grande en su ojos, y luego de un suspiro con tremenda valentía abrió el baúl que había guardado por muchos años, dejo salir a la luz el peor de sus engaños.

Mientras él la escuchaba no quitaba su mirada de los grandes ojos negros que le miraban, y a medida que ella continuaba su relato su cuerpo se estremecía por completo. De pronto con un brillo casi a punto de estallar ella concluyo su relato diciendo con estas palabras: “Me gano la vida ejerciendo la profesión más vieja, la más antigua”.

La luna, las estrellas y el inmenso sol de aquel día se le vieron en un segundo encima, el mundo que él había creado alrededor de ella sé vino abajo como un gran castillo de arena.

Hasta entonces no sospechaba que a causa de aquella confesión ya no volvería a ser el mismo. Su mundo de niñez y fantasía ya no volverían.

Penso, guardo silencio... la miro muchas veces sin decir nada, la miraba y volvía a pensar con la cabeza baja.

Esta vez era todo distinto no podría comentar de eso a sus amigos, y los que más le pesaba es que no podía pararse sin decir nada. Esta vez debía como siempre concluir diciendo algo, ¿pero a quien? ¿a caso debía hacerlo a si mismo?, Pues si, justamente fue eso lo que hizo: Ella necesita de un amigo y yo estaré a su lado para darle abrigo, le ayudare a salir adelante, le enseñaré a caminar con otros ritmos.

Esa tarde ella confío el peor de sus secretos, y él dio el más grande de los pasos, vio la vida con otros ojos, y sintió que su actitud frente a la vida debía dejar de ser la de un niño.

Texto agregado el 30-12-2004, y leído por 172 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
24-04-2007 me gustò. Creo que el escrito deberia haber terminado donde ella confiesa su profecion, da paso a uno piense en lo que pasaria, y no tanto tu explicarlo, =) más alla de eso...lo lei enterito, asi me intereso bastante ****!=) amapola_u
27-07-2006 Tienes algunos errres gramaticales y otros ortográficos que quitan ritmo al cuento. Sin embargo no deja de ser interesante. Saludos oecheverry
30-08-2005 Que exelente, pienso que esa actitud es la de un verdadero hombre, ojalà existieran muchos asì.***** Victoria. 6236013
30-08-2005 Que exelente, pienso que esa actitud es la de un verdadero hombre, ojalà existieran muchos asì.***** Victoria. 6236013
09-08-2005 Una muy dificil situacion elAmo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]