TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / DISTANCIAS

[C:76894]

Tan lejos podemos estar, yo de ti, y tu de mi. No queriendo hacerlo, pero ahora si. La indiferencia nos carcomió el alma, la lluvia mató nuestras esperanzas. Nuestros rosales se marchitaron con una rapidez formidable. El cielo que nos veía reír, sigue mirandonos, pero ahora no reímos, no cantamos, no gozamos. todo cambió, todo es diferente... ya no soy tuyo.

El amor cada vez volvía a su punto de partida, regresando humillado por la falta de comunicación. Las barreras fueron más fuerte que nosotros, de lo que creíamos sentir. Ahora todo es diferente. Nada será igual; las promesas quedaron en traiciones, el rojo de la pasión se destiñó amargamente, felizmente tengo que decir.

En la aflicción se prueba si era amor, verdadero amor. Lo que nos pasó, yo no lo escogí, ni tu lo sufriste. Simplemente, pasó, por que tarde o temprano, las mentiras tenían que salir a flote como una persona ahogada llega a la orilla, débil y desnuda. Mi presión no me permite seguir con este "juego", lo lamento. Nunca pensé en el peso real que tenía. Nunca llegué a pensar en que estas diferencias que teníamos, aunque eran pocas, en el futuro podían hacernos un daño irreparable. Eso es lo que te digo, ese es el tema.

No quiero estar ya más contigo... me haces sufrir, auqnue tu me amas, yo no, por que tu amor me lastima, como espinas. No siento bienestar con tu presencia. No siento nada. En algún momento del alba el sol tiene que aparecer, y alumbrar todo a su paso. Las mentiras no me hacen bien. Es por ello que mi destino ha elegido no hacerlo más; no pretendo engañarme con tus palabras de abnegación y amor, ni nunca lo haré ya más, jamás.

El sentir de mi corazón no es tuyo. Nunca nadie sabrá mi verdad. Pienses lo que pienses, y piensen lo que piensen los metidos, no me importa. No quiero pasar a llevar mis sentimientos, y es imposible que por respeto cumplidor y responsable, me meta en tu corazón, obligado. Hasta este punto, hemos llegado lamentablemente. Pero si seguimos avanzando, ¿quién es el que llorará más? ¡Quién es el que ahora llora! Tu lloras, yo lloro. Mis lágrimas son tan diferentes a las tuyas. No me compares ni me pidas clemencia, por que no te la daré. Ahora soy yo quien tiene la verdad, aunque nadie en este mundo me crea; la seguridad se ha apoderado de mi. De ti... solo las lágrimas quedan, invadiendo tu cama, hiriendo tu coraza firme que tenías... ¿la tienes todavía puesta sobre las marcas de tu corazón? ¿Quién llora ahora?

Cómo aguanté tanto tiempo. Desperdiciando cosas y etapas que las boté por ti, creyendo que lo más importate eran las cosas que por tanto tiempo predicaba que no lo eran. Ahora comprendo... ahora.

El amor nunca muere. La verdad es esa, y más aun cuando con pasión se escriben sobre un escritorio de maestro profesor de letras, impregnadas con luz de vela y cuarto de barco en el océano. La profundidad de las distancias ahogan el amor falso, el amor no sentido como tal, Ilusiones y mentiras se espacaron de mi control, pero fuiste egoísta al no entender la razón de mi actuar por tanto tiempo; me querías solo para ti, y te olvidaste de que yo también me pertenezco. Ahora las distancias nos separarán más que antes. Ahora llorarás más que antes, pero tu ancla es demasiado fuerte, y si pretendes interpretarme como un descriteriado, hazlo. No me importa, pues sé que es la verdad. Ahora... ¿quién es el que llora? La ironía no es parte mía. Pero la verdad que no es mentira no se equivoca, pues la experiencia me ha dotado de autodominio que tu no tienes, pues estás cegada por el amor, por un amor que no puedes tener.

Las distancias nos pintan en un cuadro excelentísimo de mareas esclavizadoras, puesto sobre una cómoda sala de estar de personas amigables y de alta clase. Pero no se paga de más con mis sentimientos, ni con los tuyos me puedo sacrificar, pues eso sería matarme en vida, quererte sin amor propio. ¿Cómo es eso? Nunca lo entenderás, por que en mi no está la disposición de que lo hagas... no te amo.

Algún día el amor te encontrará, lejos de las mismas distancias. Distancias pondrás a las distancias, por temor a no vivir lo mismo que las distancias te interpusieron. Yo nunca divisaré lejanías, por que lo que quiero, lo tengo ante mis ojos, fuera de ti. ¡Aléjate! Y no vuelvas nunca a tocar mi corazón, por que las distancias no son para mi. Adiós, con crueldad me despido, con aparente crueldad. Chao distancias que me alejaron de la cercanía que ahora me doy cuenta que tengo. Con nuevas esperanzas de libertad, veo el sol cómo ilumina mis manos... ¿Quién llora ahora?

------------------------------------------------------------
dedicado a las distancias que no nos dejan ver bien nuestro interior, cuando más lo necesitamos.

Texto agregado el 31-12-2004, y leído por 137 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]