TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Potrilla_Tracia / Amor de Estatua(Monólogo)

[C:7715]

Este texto fue representado en la obra La Vía Láctea, repetidas veces y en una de ellas coincidió que era la apertura del fallo del Premio Literario Felipe Trigo y también coinidió que el monólogo lo había presentado al certamen y... gané el segundo premio!!!

Lo tenía tan cerca, y sin embargo no era capaz de hacer algo para llamar su atención. No
podía mirarle a los ojos cuendo estaba delante de mí, ni decirle hola o adiós, ni girarme para verle pasar por mi espalda. Yo era una estatua, piedra. No sentía, o no debía sentir. Sólo era un adorno bonito colocado en mitad de la calle. Simplemente un pedrusco viejo y sin valor para hacer fotos y aparecer en las postales. Esa era mi misión, servir de lugar de interés cultural, un objeto propagandístico mal pagado. ¿Pero para qué, si sólo los turistas viejos y rechonchos se hacían fotos a mi lado?. Los vecinos tenían que sentirse orgullosos de tener un monumento como el que yo era en su pueblo. Pero en lugar de eso me pintaban con espráis de los veinte duros y luego me dejaban así, sucia y sin belleza.

Llevaba yo varios días en este estado, cuando "él" se quedó quieto delante de mí, mirándome con cara de espanto. Esperaba una burla sobre mi aspecto, ¡qué equivocada estaba!. En una fracción de segundo desapareció de mi campo de visión. ¿A dónde había ido? ¿Por qué?. Al cabo de un rato apareció como por arte de magia con un bote de aguarrás en la mano. Entonces sacó del bolsillo de su pantalón verde pistacho un paño, lo bañó con el líquido y, con cuidado, limpió suavemente cada una de las partes de mi cuerpo. Era la primera vez que alguien hacia algo desinteresadamente. Por esta razón, sentía algo especial con respecto a "él", algo que nunca había sentido por nadie ni por nada, había descubierto el amor. El amor es tan raro, tan único, tan misterioso. La alegría y la tristeza unidas en una misma sensación. Y todo por una persona. ¿Cómo puede conseguir el hombre una cosa tan maravillosa y ser tan horrible?.
Nunca habrá una explicación lógica para esto.

"Él" venía desde entonces todos los días a cuidarme. Plantaba hermosas flores alrededor de mi base de bronce, limpiaba con mimo mi frío cuerpo. Me trataba como la persona que no era. Yo no podía demostrarle mi amor porque para "él" no tenía vida. ¿Cómo se daría cuenta?.

Alguien tan bello debe de tener a una mujer de carne y hueso que le anime cuando ha tenido un mal día, que sea su acompañante en las fiestas, que le haga feliz; y no una estatua clavada en latierra que nunca ha dormido y a la que sus mismas ropas la hacen parecer aburrida, sola en la oscura noche en medio de una calle sin vida, que se hiela en invierno y abrasa en verano. No, no estoy hecha para "él"; se merece algo más que una piedra con forma de mujer, algo más que yo.

Texto agregado el 09-07-2003, y leído por 573 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
16-06-2004 Muy bueno el monologo... soy estudiante y lo voy a representar frente a mi curso!! claudia_cdr
29-08-2003 Hermoso texto. ¿Cuantas veces nosotros mismos nos hemos sentido estatuas? Misterioso
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]