TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / awamarina / La chica de los zapatos azules

[C:78074]

Esta es la historia de uno de esos amores incomprensibles.Él era un financiero con poder y mucho dinero, tenía todo lo que podía soñar: posición económica, tranquilidad y una bella esposa.

Ella era una pobre chica que por los avatares de la vida se encontraba mal, su vida había sido muy dura.Se ganaba la vida como podía,e so es algo que supe luego.

La conoci una tarde en la que tuvo un accidente de tráfico.Necesitaba algún lugar desde donde llamar a una grúa, aquel maldito móvil no tenía batería.
Vio un bar de mala muerte y entro a preguntar y allí estaba ella.

El dueño le dijo que el teléfono no funcionaba, pero que en el pueblo había un taller, que tal vez le pudiese ayudar.
La llamó y le dijo que estrella lo llevaría al taller.Esa fue la primera vez que la vió.Le llevó hasta el taller por aquel barrio marginal.

El dueño del taller le dijo que tendria que esperar un par de horas.Estrella le ofreció el teléfono de su casa para que llamará.

Él la siguió por calles donde los niños jugaban con el mobiliario roto.
Llegaron hasta su casa, era una antiguedad en mitad de ninguna parte.Estaba totalmente pintada de azul.

Le invitó a pasar y llamó para pedir un taxi en un par de horas.
Estrella le trajó un café.Él hablaba con su mujer explicandole lo que había sucedido y ella le recriminó, le trato como a uno de sus empleados.Se sintió el ser más despreciable del mundo.

Se despedió y apagó el móvil, estrella estaba sentada delante de mi.Se acercó y me pregunto si estaba bien, sin saber muy bien porque la empuje contra la pared y le rompió la camiseta, ella le daba manotazos.
Él la volvió a empujar tirandola contra el suelo, le arrancó la ropa interiot.Después de un rato dejó de forcejear y se quedó mirandolo fijamente.

Cuando terminó su deseo y observó sus ojos fijos en él se sintió la peor persona del mundo, un miserable.
Le entró el pánico y salió huyendo.
Lloraba cuando salió de la casa.Entró en el bar y se tomó una copa.

Por fin llegó el taxi y se fue en él.
Esa noche fue la peor que jamás paso.Que le estaba pasando, aquella mujer vivía conmigo, pero era una extraña, no la amaba y ella tampoco a él.
Todo se hundia más y más.

En que se había convertido abusando de una pobre mujer que le ofreció ayuda.
Podía tener a la mujer que hubiese deseado y aquella muchachita munuda se había instalado en su cabeza, era un deseo inconfesable, un vicio.

Pasados unos días no pudo más y fue a su casa a pedirle perdón, ella lo miró friamente y le dijo: estoy acostumbrada, no es la primera vez que me sucede,conozco a los hombres como tú.
Él intentó explicase aunque ni él mismo encontraba explicación a sus actos.

Ella serena le dijo:que te perdone dios si es que puede, a mi no creó que pueda perdonarme.

Se sentía atraido por ella, como hipnotizado, se sentó cerca de ella y la abrazo y beso.
Acabaron follando sobre aquel sofá.
Después la invitó a almorzar.

Ella se maquilló como si estuviese disfrazandose y se puso unos zapatos azules.
Estrella siempre se disfrazaba para salir.
Era casi una niña en mentalidad y en altura.
No sabía que tenía ella, pero tenía algo que le volvía loco.

Empezó a llevar una doble vida, bueno en realidad no era una doble vida, porque estrella conocia todo sobre su vida y él comenzaba a conocer la suya.
No era una cuestión de sexo, era cuestión de necesidad.

Estrella no había tenido una buena vida, ni tampoco le fue fácil.Había construido su mundo dentro de aquella cas, con sus cosas, su ropa,sus muñecos, su perro y sus gatos.

Desconfiaba de las personas en general y de los hombres en particular, le habían jodido bien la vida.
En esto se parecian, a él también le habían jodido, su mundo le había machacado.

Tal vez la diferencia era que ella lo dejaba ver en su forma de ser,él en cambio lo escondia en lo más prófundo de su alma.

Tal vez por eso aquel día estalló y reaccionó asi con estrella.
Tenía muy claro que si el caso hubiese sido al revés jamás lo hubiese perdonado, pero ella era mucho menos egoista, más buena y sensible que él.

Ella se lo daba todo sin pedir nada a cambio.Iba a verla cuando podía, que era prácticamente todos los días; la llevaba de compras, a cenar, al cine.
Le daba la vida estar con ella.Llegar a su casa era el infierno.Se sentía sólo aunque estaba rodeado de gente.

Su alma siempre estaba con estrella.Nunca la escuchó un reproche, ni nada le pidió.
Asi pasaron un par de años en los cuales vivió en lugar de sobrevivir.

Su esposa se quedó embarazada, él se lo comentó a estrella que se alegro, aunque él no se alegro en un principio, tal vez porque no la amaba.
Con el paso de los años entendió que a los hijos se los ama indenpedientemente de quien sea la madre.

Pero un día todo se rompió,el día que estrella le dijo que estaba embarazada, le hizó el hombre más féliz del mundo.
Entonces ella le dijo que lo había visto con su mujer, que ella era muy guapa y que se la veía féliz con el bebé.

Le pidió perdón cien veces por no ser capaz de contarle la verdad a ella.Por no decir en voz alata lo que significaba para él.

Se sentía mal por no dejarla, se sentía ruín por no querer perderse la vida de su hija.
Ella lo miraba sin decir nada, sus ojos estaban llenos de dolor y secos de tanto que habían llorado.

Nunca lloró en su presencia.

Estrella le dijo que no se preocupase por ella que su vida era lo más importante.
Para ella el embarazo no fue lo mismo que para él.

Tuvo que irse a una reunión, pero le dijo que luego vendría, pero no pudo todo se complicó y le fue imposible.
Al día siguiente por la mañana temprano fue a su casa.La encontró demacrada y le preguntó que le pasaba, ella le respondió que había abortado.

Él le gritó ¿porqué? ¿porqué lo has hecho?, mientras la zarandeaba de los hombros.
Como ha sido, cuando estrella-le preguntó.
Anoche, anoche me lo hicieron-contestó.

Estas loca estrella, estas loca-le dijo.
Vamos al hospiral, tienes mala cara-le dijo.
No quiero ir al hospital, odio los hospitales-le contestó.

Le fue imposible convecerla.No durmió casi esa noche.A la mañana siguiente fue a su casa y la encontró en la cama vestida, tiritaba y ardía de fiebre.
Estrella ¿estas bien?-preguntó.
Estoy bien ángel-le contestó entre tiritones.

Porqué lo has hecho estrella, no ves como estas.
Que más da mi amor, no hubiese sido una buena madre y tu hubieses arruinado tu vida-le contestó.

Fue a la cocina a mojar un paño en agua y cuando regreso estrella miraba fijamente al techo.
¿Que miras cielo?-le preguntó.
Me voy ángel-le respondió mientras con su mano le acarició la mejilla.
Me has hecho féliz, más féliz que en toda mi vida.

Esa fue la única vez que le dijo que lo amaba.
La tomó entre sus brazos y corrió hacía el coche, le hablaba y hablaba pero ella no respondía.

Uno de sus zapatos azules calló en el pasillo del hospital.Dos celadores la colocaron sobre una camilla y entraron rápidamente en el quirofáno.
Como en cuarenta minutos salió el médico y le comunicó que no habían podido hacer nada por ella, que había ingresado con una hemorragia y parada respiratoria.

El mundo se le cayó a los pies.No podía creer que no estuviera nunca más.
Lloró como un niño con casi desesperación.

Lo organizó todo para su entierro, seria donde ella siempre quiso, en su montaña.
En su lápida sólo pusó "una estrella fugaz descansa ya".


Pasaron días en los que lloró lo que nunca pensó que podría llorar.
Su muerte lo hundió pero a la vez le creó la necesidad de afrontar la realidad, que era hora de terminar la farsa de matrimonio que tenía.
Ni él la amaba ni ella le amaba a él.

La separación fue de mutuo acuerdo, hasta amistosa, pudo disfrutar de la infancia, adolescencia y madurez de sus hijos.

Jamás volvió a enamorarse, ni compartió su vida con nadie más.
Tuvó relaciones sexuales pero su mente y su corazón le pertenecian aún a estrella.

Sus nietos fueron la alegria de la vida que aún le quedaba.

En particular su niña sol, a veces en aquellos ojos veía los de estrella, la misma ternura, el mismo brillo.

En el fondo estrella no era más que una niña atrapada en el cuerpo de una mujer.

Desde que se marchó no pasa un día en el que no la eche de menos, ni pasa un momento en el que no le diga a los que amó que los quiero, por si mañana no puedo hacerlo.........................

Texto agregado el 07-01-2005, y leído por 282 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
21-01-2005 Joé que tristillo... la cosa es que es una situación normal... Saludos. Nomecreona
18-01-2005 Creo que es un buen cuento al que hace falta pulirlo un poco. La idea es buena y nos presenta un problema bastante comun en parejas de hoy en día. Un saludo de SOL-O-LUNA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]