TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / morgause / Mírame

[C:78965]

Mírame, dijiste desde el umbral de la puerta. Voltee el rostro y te vi vestido con tu terno de sastre, con el pelo corto, con la cara afeitada. Tu olor llego hasta mí como comúnmente ocurría.
Sonreíste al verme desnuda sobre la cama, noté como observabas mis curvas, como las manos suplicaban tocar la piel aterciopelada de mis senos. Te mire a los ojos, tratando de entender tu llegada precipitada, tu necesidad de mirarme de pies a cabeza. Sonreíste nuevamente y diste la vuelta despacio para sacarte la chaqueta y luego la camisa… vi esa cicatriz que tanto me gusta, esa que cruza por centímetros tu hombro izquierdo y la imagine cerca de mi boca, cerré los ojos para tratar de ocultar la imagen que venia a mi cabeza creyendo que tu podrías verla si los mantenía abiertos. Volteaste y te acercaste a la cama lentamente, te sentaste a mi lado y posaste la mano en mi hombro. Te acercaste para besarme, sentí el sabor a chocolate en tu boca, sentí, también, el olor a tu perfume, al que yo misma te había regalado…. Bajaste por mi cuello, cubriste con una de tus manos mi pecho derecho y me acercaste a ti. Respiraste un momento sobre mi vientre para continuar tu recorrido que por fin logro que me agitara entre tus brazos, te abrace fuerte, rogándote que no lo hicieras, suplicando la clemencia que merecía por haber estado allí una hora y media esperándote. Abriste los ojos y me miraste largamente, mojaste tus labios y negaste con la cabeza. Sentí esa exquisita sensación que produce el deseo, esa que comienza en los pies para ir subiendo por las piernas, hasta llegar al vientre palpitante. Apagaste la luz y me besaste completa, porque completa me sentía en tus brazos, protegida me creía cuando tu piel estaba sobre la mía, tocándose… fundiéndose. Llegaste demasiado rápido a la culminación, te sentí recogerte dentro de mi… salir, entrar… volver a salir, tal como el gemido que escapo de tu boca para cobijarse entre mis senos. Te acaricie la cabeza como siempre lo hacia, como la rutina me lo había enseñado… esta vez no te apartaste, continuaste pegado a mi en ese abrazo tan puro e intimo… por primera vez en cinco años, te atrevías a descansar en mi pecho desnudo….

Texto agregado el 11-01-2005, y leído por 86 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
03-02-2005 Excitante y sublime ollitsak
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]