TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Las aventuras de la Amazona

[C:79384]



Para Anémona




Los aceros refulgen frente a ese sol rojizo e inmenso
rayos que se agarrotan sobre toda superficie
e incendian y carbonizan el alma de los espectros
con su fuerza desbocada por desaciertos milenarios,
quien desacate su furia y no oculte su faz con el yelmo
será pasto de las llamas, el infierno reina sobre los escombros.

Hombres ensombrecidos tras gruesos trajes de asbesto
pululan sólo en las noches boreales y aún así las voraces
lenguas doradas reptan por los valles como criaturas de Satanás,
la existencia soterrada de esos seres, se manifiesta triste,
avenidas iluminadas bajo la corteza terrestre, ciudades azufradas,
tráfico desolado de una patria limitada y sin horizontes.

Insectos inmensos, alimañas del centro de la tierra
emergen como fantasmas alados y se posesionan de todo
son productos de centenarias mutaciones, crecen y se multiplican
son los nuevos hermanos del hombre, parientes feroces que
se devoran a los bebés y espantan a los que sorprenden en la calle
es una horrible profecía no descrita en ningún texto sagrado.

La amazona Sara, mujer vernacular, escéptica y más que valiente,
ciega en su proceder, ha decidido terminar con la plaga y provista
de un inmenso aparato succionador, se enfrenta a esas bestias
que la contemplan babeantes con su multiplicidad de horrendos ojos
apunta hacia ellos con su arma letal y uno a uno van desapareciendo
tragados por ese ingenio que ni el más valiente osaría utilizar.

Luego, emerge a la superficie a bordo de esos ascensores en los que
ya casi nadie se aventura y con arrojo, esquiva las lenguas mortíferas
y las succiona con su aparato ya milagroso, la tarea es ardua
pero su dominio es magistral, está por acontecer un milagro
las llamas se retuercen dentro de esa gigantesca bolsa y se apagan
El mundo pareciera estar a salvo, la mujer alza su brazo eufórica

Antes que ese brazo recubierto por el material cortafuegos
regrese a su cadera amplia de mujer sempiterna, una ráfaga
vengativa y poderosa la inunda y crepita en su centro con ella
consumiéndose y braceando como si quisiera derrotar a esa alimaña
en su propio refugio de rubíes incandescentes, grita y vocifera, se retuerce
la amazona está a punto de desfallecer cuando un tremendo estallido
derrota de una vez a ese sol que se contrae como una pútrida cáscara.
La amazona elige vivir a la intemperie con esas sombras calcinadas
ella opta por este camino solitario y se abalanza con su alma incansable
a erigir palacios y verdades, a luchar con lo que acontezca y a gozar
mirando ese cielo estrellado en esa noche eterna y congelada
será testigo privilegiado cuando vientos de epifanía anuncien
que un nuevo sol ha sido creado para todos los justicieros y ella
sonreirá a sus dioses que la complacerán con ese enorme galardónů

















Texto agregado el 13-01-2005, y leído por 227 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
13-01-2005 rewowwwwwww, lo captaste magistralmente, era todo pa colección anemona
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]