TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Recuerdos de un pasado reciente

[C:79717]



A veces te echo de menos, palabra que es cierto, con ello te darás cuenta lo realmente bruto que soy. Casi sin darme cuenta se me humedecen los ojos cuando te recuerdo recorriendo la casa con tu paso enérgico, con ese genio tuyo tan inestable, tan pronto delicada y complaciente y de súbito transformada en una violenta tempestad que me hacía salir a dar vueltas la manzana hasta que amainara tu furia, ya que contigo en medio del vendaval, no se podía, palabra que no se podía. Cuando lo intentaba, mis razonamientos pasaban de largo sin introducirse en tus tercos oídos y tus respuestas llovían sobre mí a modo de figuritas de porcelana, platos, floreros y todo lo que se te ocurriese como un buen argumento para zanjar de una vez la discusión. Nuestros hijos, indiferentes a todo, continuaban en sus menesteres, ya demasiado habituados a este tipo de comunicación. El dinero era el principal detonante de todos estos altercados pero ahora pienso que más bien era una pobre excusa para descargar esta energía, después de la cual, ambos quedábamos tan malparados. Hasta pienso que siempre necesitamos un tratamiento clínico, tú, para descartar ese agudo cuadro de síndrome pre-menstrual que te afectaba y yo, para aprender a conocer tu verdadera esencia. El asunto fue que empezamos a aborrecernos, a gruñirnos con una simultaneidad espantosa, comencé a desear que salieras, adonde fuera pero que salieras y yo me quedaba apoltronado, volándome con mis lecturas o pegado a ese rectángulo luminoso que llamamos televisión, en ambos casos eludiendo lo que pudo haber sido una sanadora conversación, una terapia que nos restableciera como pareja. Bueno, la conversación surgió después, pero fue de parte tuya para decirme que había otro, alguien que llenaba los espacios de tu alma con mucha mayor eficiencia que yo. Allí se me vino abajo el mundo, nunca pensé que las cosas desembocarían de ese modo, palabra que no. Me anunciaste que te irías y allí estalló ese caudal de lágrimas que tenía guardado para cualquier otra pena pero no para esa, para esa no. Te imploré que no te fueras, que esto podía arreglarse y tú sonreíste tristemente, claro, las figuritas aquellas que esquivaba con cierta maestría, pronto eran pegoteadas y recobraban su precaria forma, los floreros, la misma cosa, pero esta relación, quebrantada a golpe de insultos, maldiciones y agresiones de todo tipo, esa pieza destrozada en mil pedazos, era ya imposible repararla. Bueno, al final ambos coincidimos que era así. Te fuiste y tal como lo grafican las canciones romanticotas, yo transitaba por la casa como un alma en pena. Aparecía ante mis ojos algún detalle que te rememoraba y desolado y atacado a mansalva por ese pasado reciente, me arrojaba a la cama a llorar con desesperación. Así pasaron tres meses, así se fueron sucediendo los días y ahora, a casi seis años de aquella dolorosa despedida, siento que ya estoy restablecido, converso contigo y ya no nos ladramos, los hijos nos han unido en la distancia, hasta aprendiste a reír con mi humor un tanto negro, me cuentas tus cosas y yo escucho sin que nada de lo que te evoque me duela demasiado. Salvo ayer cuando me dijiste: -Lo siento, perdóname, confieso que me equivoqué. Tú eres un hombre bueno. Te iba a responder cualquier cosa, tal vez darte las gracias. Pero algo que se había negado a abandonar mi congoja ya olvidada, un nudo estúpido artero y malicioso, subió por mi garganta, apretándola. No pude responderte nada…






Texto agregado el 15-01-2005, y leído por 237 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
16-01-2005 Tanto tiempo esperamos un reconocimiento, uno solo... el de haber estado luchando con lo que somos y con lo que podemos en la construcción de algo que no pudo ser. Ese reconocimiento llega y emociona, y anuda la garganta. Tu relato también emociona y anuda, escrito desde la sensibilidad, aparte del buen manejo que tienes de la palabra. Un abrazo. NEUS_de_Juan
16-01-2005 Hay amigo, anteayer y ayer nos reunimos, el primer dia con los hijos el nieto y la novia del sergio (mi hijo) so tan similares las acciones, se conversa la amistad, se siente cariño por lo de ayer, si quiero a su hija menor tal como si fuese mia tambien, años costó volver a hablar tranquilos, cuando me despido, igual hay una pequeña nubecita en los ojos. Luego en otra ocasion, la bibliotecaria me dijo "juanito, ya no puedo vivir más contigo, quiero te vayas" eso fue a las siete de la mañana, en la arde cuando ella llegó a casa, no me encontró, pasado unos años me dijo... "juan, la verdad que la tontera mas grande que he cometido fue haberte echado de casa" espetaste tantos hechos amigo bueno estrellas. curiche
15-01-2005 Un pasado reciente, una reflexión, cinco años es lo que dicen los expertos que se necesitan para calmar el dolor. Has salido adelante, ella reconoce tu mérito, tú no contestas nada, era lo mejor que podías hacer, un poco tarde ya para abrir los ojos. Excelente reflexión , escrita con mucha serenidad. Mis cinco estrellas y mis felicitaciones. Ignacia
15-01-2005 No hay exceso de decoración ni palabras extraídas de los rincones de algún diccionario decimonónico. Vas directo al grano. Haces la radiografía de lo que cada vez en mayor medida está aflorando en esta sociedad en la que el matrimonio ha sido un condicionante quizás demasiado drástico para la perpetuación de la especie. Enhorabuena. Un abrazo. graju
15-01-2005 No sé que te motivó, pero prefiero guardar silencio, solo que es un texto hermoso. anemona
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]