TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El concursante

[C:82038]






-Estimado y queridísimo señor, tengo un gravísimo problema y en este mismo momento se lo paso a contar, si no es para usted una molestia que lo indisponga con esta verborrea loca. El asunto es el siguiente, dos puntos, uno arriba y otro abajo, que de otra forma serían puntos suspensivos, faltando uno solo para completar la trilogía. Sucede que yo, este ser, este hombre, este interlocutor que se dirige a usted con el mayor de los respetos y agradecido del privilegio que esté usted dispuesto a escucharme, quisiera participar en ese prestigioso concurso de Haykus que promueve esa importante editorial latina y que busca encontrar nuevos cultores de esa brevísima expresión artística que algunos describen como el sutil aleteo de una mariposa, o acaso el suave murmullo de los árboles cuando son acometidos por la caricia sempiterna del viento.

-Bien. ¿Y cual sería el problema? ¿No cumple usted con algún requisito?

-¡Los cumplo todos y con creces! Poseo un nutrido lenguaje, con giros, expresiones, metáforas, hiperbatones y lo que usted me pida, puesto que soy un lector consuetudinario, poseo una mansión, cuyas tres cuartas partes la ocupa mi maravillosa biblioteca, soy una eminencia, improviso versos que harían palidecer al ya pálido Neruda ¡ay Dios! Soy una catarata de palabras y…

-Perdone que lo interrumpa. Entonces está usted realmente capacitado para participar en ese concurso.

-No, no, no, nooo. Usted no me comprende y no lo culpo por ello, ya que no es el único. Estando en la iglesia para contraer vínculo con la más angelical de las féminas, en ese momento crucial en que el padre me preguntó: -¿Desea usted por esposa a Daniela? le respondí con el mayor de los énfasis: -Pero vaya que pregunta más absurda que me hace usted señor padre. ¿Usted cree que yo estoy acá para que me regale una medallita o una estampa de Nuestra Señora de los Dolores? Me extraña que con tantos años de oficio, aún no entienda usted que si se encuentran dos seres frente al altar que se miran embobados, es porque desean la venia del Señor para compartir desde ese momento y hasta que la muerte les separe, un amor tan profundo como el mar y tan mágico como un renacer de estrellas. ¿Qué si deseo por esposa a esta bellísima y virtuosa mujer? ¡Pues claro que si lo deseo! ¡Claro que si!

-Rotunda respuesta la suya. Me imagino que su esposa debe haber quedado muy honrada.

-¡Pamplinas! Cuando terminé de responderle al cura, ya todos se habían marchado y hasta ahora no he sabido de ninguno de ellos, ni del cura, ni de los invitados y -lo que es peor- ni de mi queridísima Daniela.

-Bueno, bueno, estará tomándose su tiempo.

-Eso creo. Ahora bien. Retomemos el tema del concurso que es lo que ahora me quita el sueño. El asunto, como decía, es que quiero ganar ese concurso y he escrito varios haykus pero no me resultan tan breves, ya que el más reducido contiene once mil quinientas palabras y me imagino que está un poco lejos de cumplir con los requisitos.

-Me parece. Pues lo que tiene que hacer, es abreviarlo, nada más que eso.

-Pero si ya está abreviado. Primero me resultó con doscientas cuarenta mil palabras y reducido a su mínima expresión me quedó con ese metraje ya expresado.

-Le sugiero entonces que se olvide de los haykus e incursione en el género de la novela.

-No, no y no. Mi fuerte son los haykus, mi deseo es ganar ese concurso y así hacerme famoso y con ello recuperar a mi querida Daniela, diosa de las diosas, armonía de carne, fruto de lo más inspirado que produjo la naturaleza.

-¿Cómo dijo?

-Daniela diosa

-Siga, siga…

-Armonía de carne

-¿Quién la produjo?

-La naturaleza, pues hombre. Bueno. Y su madre.

-¡Está hecho su hayku!

-No me embrome señor, que no estoy con genio para eso y le prometo que…

-Escuche esto: Daniela diosa, esa es la primera estrofa.

-Bien ¿Y que más?

-Armonía de carne.

- Bien ¿Y que más?

-¿Qué es ella para usted?

-Pues el mejor producto de la naturaleza porque usted debe saber que…

-Bien, bien. La tercera estrofa es: naturaleza, por lo que el hayku queda estructurado de la siguiente manera:
Daniela diosa
armonía de carne
naturaleza
¿Qué le parece?

-Pues me parece un desatino. ¿Cómo cree usted que voy a ganar un concurso con esa mezquindad de palabras. Nada señor. Creo que me he dirigido a la persona equivocada que no sabe nada de poesía y mucho menos de lo que significa construir un verdadero hayku. Mire que minucia de palabras que me ha sugerido para ganar tan importante concurso. ¡Usted no sabe nada señor! ¡Nada de nada!

-¡Ey señor! ¡Señor! ¿A que dirección dijo usted que hay que mandar los Haykus?..



















Texto agregado el 27-01-2005, y leído por 239 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
28-01-2005 Buenísimo! Me encantó. Concurso, haiku y boda. Mi Dios!!! que humor el tuyo! jajaja Mis estrellas y un abrazo. Esta vez sin haiku jaa Shou
28-01-2005 :) Simple, pregúntele a india, señor, ella sabe... Un abrazo. NEUS_de_juan
28-01-2005 Divertido. Fina ironía no encubierta y bien llevado el hilo ocurrente del tema. De un tema tan "simple" convertirlo además de entrenido en elocuente es todo un arte. azulada
28-01-2005 Me gustó mucho y me reí bastante. Muy bueno y eso que con respecto a los Haiku me pasó exactamente lo mismo que a ruth. Mis estrellas. Magda gmmagdalena
27-01-2005 Qué es ésto sr? desprestigiando el género menor de la literatura jajajajajajaja, es broma , genial tu cuento, el haiku honrado saludos india
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]