TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / En la Columna de Media Semana: Reivindiquemos el género epistolar. Por Borarje

[C:83232]




Mis amigos cuenteros:


Con afecto los saludo; inició esta carta sin sobre con palabras de Baltasar Gracián (1601-1658), autor español de obras didácticas, quien forma con Francisco de Quevedo la pareja más destacada de los grandes prosistas del conceptismo barroco: "Advertid que no hay otro saber en el mundo todo, como el saber escribir una carta".

Y viene a relación, porque observo con pesar que el género epistolar, otrora oficio de escribanos, privilegio de poetas y refugio de grandes pensadores, en nuestros días vive prácticamente ignorado. A no ser por una que otra obra literaria que aparece al año, como la recién publicada con el título de "La silla del Águila" por Carlos Fuentes, permanecería en el olvido en materia de producción.

Al través del tiempo, al proceso de escribir cartas se le ha considerado la mejor forma de ejercitar el alma. El poeta Pedro Salinas dejó escrito: ''Yo sostengo que la carta es, por lo menos, tan valioso invento como la rueda en el curso de la vida de la humanidad".

Sin que quepa duda, y pese al desuso en que ha caído, el género epistolar goza de una tradición que le distingue como uno de los medios de comunicación más expresivos y trascendentes.

Petrarca calificó las Cartas Familiares de Cicerón como verdadero tratado del tema. Recordemos el epistolario histórico de Platón a Dionisio, o las 124 epístolas que Séneca dirigió a Lucilio. No podemos olvidar las Cartas ejemplares, de Horacio y Ovidio.

Según los géneros literarios, amigos cuenteros, la epístola debe reunir determinados requisitos:

* Debe escribirse a manera de una carta formal, dirigida siempre a una persona o grupo de personas definido. El destinatario puede ser alguien real o imaginado.

* Su contenido puede ser diverso, pero al través del tiempo se han preferido los temas filosóficos o morales, como las Epístolas de Horacio, o sentimentales y románticos, como las Heroidas de Ovidio.

* Fueron los romanos quienes implantaron la norma de dividir la epístola en cinco partes: Salutatio (saludo), exordium (preámbulo o introducción al tema), narratio (desarrollo del tema), petitio (petición al destinatario) y conclusio (despedida).

* En la antigüedad, las epístolas se escribían en verso, pero no es requisito indispensable, también las hay en prosa.

En los registros políticos de Roma se puede encontrar la cadena epistolar atribuida al poeta Catulo, llamado El insobornable. Consistía en una serie de cartas que se hicieron circular en la época de Julio César bajo la firma de: ''Consejo de los veinte", integrado por personas prominentes que tenían como lema: ''Muerte a César, por nuestra patria y nuestros dioses". Cada receptor debería enviar, en el mayor secreto, carta semejante a otros cinco ciudadanos.

Entre los apóstoles cristianos, destaca San Pablo, considerado gran maestro del género; escribió 14 epístolas dirigidas a siete iglesias y a sus discípulos Timoteo, Tito y Filemón. Y así, podría seguir nombrando cartas famosas o históricas, como las "Cartas de viajes, de Cristóbal Colón", o las "Cartas de relación, de Hernán Cortés" y las tres epístolas, de Galileo.

En nuestros días, mis amigos cuenteros, permanece sin explorar a fondo la contribución del género epistolar en la literatura, aunque no han faltado intentos, los que se acrecentarían en la medida en que la epístola se reivindique como un medio de comunicación, en algunos casos terapéutico, en tiempo de desbordamiento tecnológico que aísla a las personas en vez de unirlas mediante un diálogo inteligente.

Hoy, mis amigos, quiero invitarlos para que cultivemos este género literario, el género epistolar, canal de un diálogo meditado, inteligente, profundo, para contribuir de alguna manera a su reivindicación, tan importante en esta época en que el chat, el mail, el móvil o celular, como quiera que se le llame, han contribuido más para limitar la comunicación que para profundizar en ella.

A la espera de sus cartas, queda su amigo: Borarje


Texto agregado el 02-02-2005, y leído por 386 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
26-02-2005 Mis felicitaciones y mis respetos por semejante propuesta. La carta, frecuentemente olvidada y sustituída por otros medios de comunicación, es una bella forma de relacionarnos. Tomo nota y aportaré mi granito de arena. Mis ***** estrellas. Eulba
11-02-2005 Excelente me has recordado "Cartas marruecas" que las lei hace ya muchos años, un género de denuncia formidable. barrasus
06-02-2005 Felicitaciones, adhiero a la sugerencia, voy por tinta y pluma hoja cándida y papel secante y recibirás pronto mis noticias. Un abrazo Yvette NINIVE
02-02-2005 Muy buena sugerencia. El género epistolar no solo ha sido olvidado sino que además no siempre ha sido valorado en su plenitud. Una sugerencia para considerar. Un abrazo. Shou
02-02-2005 es muy bueno este escrito sobre la forma epistolar, tan bueno que me ha inspirado una serie de epistolas que iniciare a escribir muy pronto, en cuanto termine unos proyectos ya iniciados.mis estrellas para tan buen ensayo. fredonedi
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]