TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / arnaldo / Aman las ballenas

[C:85310]

No espero demasiado de la vida,
menos aun de la gente.
En el comienzo y en el final,
siempre encontré lo mismo.
Mentiras, dudas, miedo, asco.
Y muchos de los que intentaron ayudar
terminaron muertos en alguna avenida,
con los rostros contra el asfalto caliente
y las camisas gastadas.
Hoy son gente del pasado,
anónimos, olvidados,
huesos secos en nichos baratos.
Y nadie llora por ellos.
Dicen:
“La violencia es un pecado”
y duermen en habitaciones de cinco estrellas,
regalan monedas a cada vago.
Aman las ballenas
y el caviar.
Nunca dicen “Pija”
Nunca lastimaron a nadie.

Se masturban la conciencia.
Se acarician el ego.

Recuerdo al viejo aquel,
brindando y cantando
siempre la misma canción
que decía:
“Violencia es mentir”
Fumaba habanos,
y siempre daba buenos consejos.
Era un hombre muy violento.
Se castigaba por todos sus errores,
y se ahogaba en ginebra.
En todas sus frases maldecía
con la misma facilidad que rezaba.
Les pegaba detrás de la oreja
a los chicos que pedían monedas.
Y siempre,
los invitaba a comer.
Y a ellos también les daba buenos consejos,
pero pocos lo escucharon.
La mayoría de esos chicos hoy son hombres,
y son violentos,
aunque de manera distinta.
Ellos se aman a si mismos en proporción a lo que se odian,
y castigan al mundo por su hambre y su suerte.
En general están presos
o colgados con alguna droga.
No escucharon al viejo,
ni leyeron ningún libro.
Están hambrientos en el alma
y en la fe.
El viejo fallo en eso,
aunque al menos lo intento.
En cambio,
los gobernantes se niegan a aceptarlo,
los cubren tras panfletos y sonrisas de cristal.
Y mientras los políticos se pasan el paquete unos a otros
los chicos que son hombres y se vuelven viejos,
crían hijos hambrientos
que ocuparan las sillas vacías en el bar…
seguramente…
aceptaran el desayuno de un viejo
y cerraran los oídos a cualquier consejo,
total…
su mundo esta condenado al fracaso perpetuo,
a casas de cartón y ollas comunitarias,
a vinos ácidos y palabras difusas,
y hambre en la mañana
y odio por las noches,
y colas de desempleados,
y miradas de desprecio,
y balas perdidas,
y futuros estancados.

Y cada día, al volver a mi casa
miro sobre mi hombro,
camino rápido,
acaricio mi navaja
y cierro la puerta con llave.
Me agito, me estremezco.
Pienso en todos los chicos
que se vuelven hombres hambrientos.
(Y ellos también tienen navajas)
Pienso en el viejo del habano,
muerto en febrero en la avenida Callao.
Pienso en cada slogan de los candidatos políticos,
diciendo “Todo va a ir bien”
Pienso en los que me quieren de corazón
caminando por calles deseosas de sangre y billetes.
Pienso en mi muerte y en todos los consejos que no di.
Pienso en mis neuronas muertas en un flujo de alcohol constante.
y recuerdo que en realidad todo esto no es un gran problema,
yo no espero demasiado de la vida
y la vida no espera demasiado de mí.
Y en el comienzo y en el final,
siempre encontré lo mismo.
Mentiras, dudas, miedo, asco,
y gente divagando,
improvisando, escondiéndose.
Disfrazados de ricos o de pobres,
según lo exija la situación.
Gastando fortunas en muros de contención
y barrios residenciales.
Pero,
la marea de hambrientos, despojados, humillados,
olvidados, desempleados y caníbales,
avanza sobre la base de años de estupidez burocrática
y gobernantes insulsos,
que repiten lo mismo una y otra vez.
El ave Maria de la política
“Todo va a estar bien”
Y las villas se llenan,
las cajas de cartón no alcanzan,
el vino sabe amargo,
y el frió deja el cuerpo insensible.
Entonces…
La violencia dejara de ser pecado.







Texto agregado el 12-02-2005, y leído por 246 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
05-03-2005 Mmmmmm, si, la vida es así a veces, cuando vemos todo desde el prisma negativo, porque también hay mucha frescura, mucho esperar que les den todo en bandeja, mucha flojera para trabajar en cualquier cosa si el sueldo no es de XXX hacia arriba, pero ¿y la necesidad?, entonces no es tan necesaria si me doy el lujo de no aceptar cualquier trabajo. ¿La navaja?, también excusa p'al flojo, y muchos esperan que les regalen todo lo que luego venderán y seguirán siendo pobres inspirando más lástima y renegando hasta de Dios. Uffffff, claro que no todos son así. Y tu amigo, sigue escribiendo y no te bajonees, nada lo vale. Cinco estrellas y un beso. tierni
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]