TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / golem / MUERTE ANTICIPADA

[C:85857]

El columpio acababa de ser colocado en la parte posterior del jardín, su movimiento no era provocado por el impulso humano, sino por el ímpetu del viento. La persona encargada de colocarlo no tuvo que dar explicaciones, solo recogió el dinero depositado en la mesa de centro y cerró la puerta. Joaquín observaba desde la casa de enfrente.

La llegada de Pablito a este mundo había provocado una emoción sin precedentes en la familia, se habían dispuesto ya desde la cuna hasta los primeros juguetes; cubos, caballitos, sonajas formaban un tapiz en el cuarto del infante.
Fue parto natural, doloroso, un poco extendido el tiempo del sufrimiento, cuando por fin se anuncio la corona, los ojos de su padre se llenaron de lágrimas, su primogénito llegaba a este valle de lágrimas. Un poco de conmoción entre los doctores, Pablo nacía con los ojos abiertos como sabiendo que pasaba.

La estancia en el hospital fue breve, igual que el trayecto a casa, Pablo, Pablito no había aun cerrado los ojos.

Cuando la puerta se abrió los abuelos ya estaban esperando, sonriendo, deseosos de cargar a su retoño, el bebe después de un rato fue depositado en su cuna.

Joaquín solamente se limitaba a observar todo desde la ventana de su casa.

El primer pensamiento que el niño Pablito tuvo fue el del momento de su muerte, se vio ahogado a sus 10 años en una alberca.
Pablo nunca cerraba los ojos, dormí, bostezaba, y lloraba con los ojos siempre abiertos.
Su rincón favorito era el columpio que compartía su edad, aquel columpio que fue depositado en su jardín el día de su nacimiento, el columpio nunca se meció, el peso de Pablo lo aprisionaba en la quietud, en la inactividad.
La única distracción de este personaje era recordar su vida futura, la sabia muy breve, se recreaba en su llegada a la primaria, para la cual todavía faltaban dos años, reconocía a su maestra, memorizaba su nombre, su siluetea, a sus compañeros.

Supo desde siempre escribir, recordó desde muy pequeño el día en que le enseñaron a leer y a escribir, sabía lo sencillo que era, tenía conocimiento que su facultad de conocer desde siempre en su vida le harían muy fácil el trayecto.

Mientras Pablo se recostaba en su cama a recordar todo aquello no vivido.

Joaquín observaba.

Una mañana de verano Pablo fue invitado a la fiesta de Joaquín su vecino.
El niño solitario de la colonia cumplía 13 años, sería solo nadar y después un refrigerio, luego llegaría la comida y los juegos.

El timbre sonó tres veces, la anfitriona recibió a Pablo en la casa y lo invito a pasar a la piscina, Joaquín bajaría en un momento. Cuando Pablo se encontró con la alberca cerró por primera vez en su vida los ojos y se dispuso a tener una muerte lenta y placentera.

Joaquín desde su recamara solamente observaba.

Texto agregado el 15-02-2005, y leído por 146 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-06-2005 Morir, es un arte. Yo lo hago excelentemente bien. Saludos. Ophelia_Plath
08-05-2005 vaya, me dio escalofríos, moría por haber cerrado esos ojos antes siempre abiertos? o kizá joakín tenía un maquiavélico plan?, ese final abierto corona el misterio d este cuento vihima
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]