TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Sol y aire para todos

[C:87331]



La comercialización del todo por el todo se radicalizó tanto que al final el Sol ya no fue patrimonio de la humanidad sino un bien que se proporcionaba según los recursos que tuviesen sus potenciales consumidores, en este caso, todos los seres humanos. Sucede que una poderosa transnacional se apropió de los derechos solares, se construyó una inmensa esfera que reflejaba sobre la tierra los rayos solares y que se trasladaba en el espacio sincronizada con los movimientos del astro rey. De ese modo se aseguraba claridad permanente. Pues bien, tras cartón se inventó un filtro que se accionaba a voluntad de tal modo que los rayos solares se dirigían adonde hubiese capacidad de pago para adquirirlos ¿quieres sol? Pues entonces inscríbete y recíbelo a diario. Y entonces se daba el caso que en una casa el sol caía a raudales porque su dueño podía consumir ese elemento a destajo. Por el contrario, en la casa del lado reinaban las sombras más absolutas ya sea porque su dueño no podía pagar su ración o porque había un desperfecto en la comunicación vía microondas o bien porque el que moraba en aquella oscura vivienda era un vampiro que se sentía a gusto viviendo en las tinieblas. Pues bien, para acceder a unas cuantas horas del vital elemento, había que introducir una tarjeta en las máquinas que se encontraban en todas las esquinas, pero se daba el caso que no faltaban los maleantes que las destrozaban por puro gusto y entonces aparecían los técnicos de SOLPAG con sus elegantes uniformes amarillos para reparar las averías.
Por supuesto que existía una gran variedad de productos para satisfacer todos los gustos. Existía el sol Premium, absolutamente saludable, libre de radiación y con la particularidad de dorar a gusto al consumidor ya que bastaba que este accionara un control para graduar la cantidad de sol que deseaba recibir. Después estaba el Naturalsun, el mismo que alguna vez conocimos los del año 2005 -porque se me olvidó decirles que en este preciso momento estamos todos muertos, ustedes y yo, puesto que se supone que esta historia está siendo narrada desde un futuro lejano por lo que les pido que participen de esta complicidad porque sino este cuento no funciona ¿Bien? De acuerdo entonces. El Naturalsun lo ocupaba la mayoría de la gente ya que era más económico, no se podía graduar y bastaba usar bloqueador o permanecer bajo techo para no sufrir las peligrosas quemaduras. Por último estaba el producto popular: el everybodysun, un sol calcinante que se usaba mucho en los barrios periféricos, en donde importaba más tener en la mesa un pedazo de pan que gastarse lo poco y nada en algo de segunda necesidad. Eran demasiado reconocibles los menesterosos por sus rostros negrísimos que de vez en cuando salían a recorrer las calles iluminadas por un sol tembleque y neutro de uso colectivo ya que era de gasto municipal y como bien sabemos lo que hoy en día gasta la municipalidad, en realidad lo pagamos todos nosotros.

Todo anduvo relativamente bien hasta que a la misma transnacional se le ocurrió que el aire que se respiraba era de muy mala calidad por lo que se hicieron diversos estudios para evaluar la implantación de filtros moleculares en todos los seres humanos. Estos minúsculos aparatitos se colocarían en una zona colindante con los pulmones y era un filtro adicional para purificar el aire. Primero se experimentó con ratas, monos y otros animalitos de laboratorio, después fueron algunos humanos quienes se prestaron para que experimentaran con ellos previo pago de una jugosa suma. Las entidades humanitarias pusieron el grito en el cielo, el tema fue materia de amplia polémica pero como casi siempre ocurre, el dinero fue la mejor argamasa para tapar aquellos agujeros por donde se puede filtrar alguna voz reivindicatoria.

Años después la atmósfera terrestre era patrimonio de esa empresa que distribuía el producto aire en sus diversas modalidades: mentolado, respiraire, tenueaire y aire, este último se proveía en tabletas que eran metabolizadas por el organismo y su valor era ínfimo, un par de centavos para que no se dijera que la transnacional aquella estaba transgrediendo los derechos del hombre. Ahora bien, a muchos ni siquiera le alcanzaba para conseguir una mísera tableta y boqueaban por las calles mendigando unas monedas que les permitiera adquirir ese vital elemento.

Finalmente se produjo una revolución de carácter mundial que descabezó a todos los gobiernos de la tierra. La transnacional fue disuelta en un dos por tres y las maquinarias destruidas, por lo que el sol y el aire pasaron a ser nuevamente patrimonio de la humanidad. Lamentablemente, un año después, un enorme meteorito chocó irremisiblemente con la tierra y la partió en dos. Otra transnacional se adjudicó el derecho para reunir nuevamente los pedazos y pasaron más de cien años antes que la tierra fuese pegoteada y recobrara su redondez primigenia. Pero para entonces, el hombre ya no era el mismo y nuevas calamidades amenazaban con desestabilizar la precaria tranquilidad de esta azulosa esfera. Pero eso ya es materia de otro cuento…










Texto agregado el 21-02-2005, y leído por 243 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
24-02-2005 Narras una realidad muy parecida a la que vivimos. (aunque tu texto parezca fantasioso - es una descripción de la actualidad) Nos estamos muriendo o quizas mejor, nos estamos dejando matar. Saludos. meci
23-02-2005 Aún siento alegría después de leer tu cuento, feliz de sentirme vivo y no mendigando centavos de aire y sol. Qué imaginación! Un abrazo graju
21-02-2005 ayy gui, lo único que me alegró es que gracias a tu imaginación parece que cuando escribias esto estábamos todos muertos, así que nos salvamos del choque! Aqui te mando una cosntelación de estrellas que aún no están en poder de ninguna multinacional. Magda gmmagdalena
21-02-2005 ayy gui, lo único que me alegró es que gracias a tu imaginación parece que cuando escribias esto estábamos todos muertos, así que nos salvamos del choque! Aqui te mando una cosntelación de estrellas que aún no están en poder de ninguna multinacional. Magda gmmagdalena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]