TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jorval / Historia bíblica

[C:88114]

¡Cuántos años han transcurrido! Aún no lo puedo comprender ni olvidar. Zarpamos de Valparaíso, a bordo de una vieja fragata, a comienzos del año 1952. Éramos cincuenta jóvenes cadetes, del tercer año de la Escuela Naval, en instrucción, nuestro primer viaje al extranjero. Conoceríamos puertos de Colombia, Panamá, Perú, Isla de Pascua y el archipiélago Juan Fernández, ¿qué más podíamos pedir a los dieciocho años?

Tomamos a bordo, las acomodaciones y los trabajos propios de los marineros de un buque de guerra: guardias de mar y puerto, rascar, picar y pintar las planchas del casco y cubierta, instrucción de marinería, guardias de mar y puerto, instrucción de zafarranchos, especialmente de repetido y de combate, instrucción de comportamiento en el extranjero. Seríamos los embajadores de nuestra patria, en los puertos que visitaríamos, guardias de mar y puerto…

El día anterior, habíamos zarpado del puerto de Arica y esa mañana navegábamos, a unas veinte millas de la costa peruana; la visibilidad no era muy buena, debido a la neblina baja que cubría el horizonte. Mi grupo se encontraba en instrucción de armamentos. El teniente nos estaba explicando el funcionamiento de las ametralladoras antiaéreas Oerlikon de veinte milímetros, ubicadas en una plataforma, detrás del puente de mando.

Uno de los vigías del puente gritó: “embarcación al tres ceró ceró”. El instructor detuvo su exposición y todos miramos en la dirección del avistamiento. El buque cayó hacia él y a medida que nos acercábamos, vimos a un grupo de hombres, que nos hacían señas desde un bote o embarcación pequeña. A causa de la distancia, sólo distinguíamos los movimientos de sus brazos.

El oficial instructor, dirigiéndose al cadete Pinto, le dijo:”cadete, conteste el saludo a esos marinos — y luego de una pausa continuó—; deben tener siempre presente, que el marino debe ser ante todo un caballero y la cortesía debe ser observada, ya sea en mar o en tierra, así es que devolvámosle el saludo, agitando nuestros gorros”.

Estábamos en este relajo, saludando y gritando, cuando de repente vimos con espanto, como emergía una enorme ballena, daba un salto en dirección al grupo y caía sobre ellos, levantando una columna de agua y luego desaparecía de la superficie del mar junto con los marinos.

Rebuscamos en el área, encontramos unas cuantas maderas, avisamos a nuestro mando y a las autoridades peruanas y luego continuamos nuestra navegación hacia el norte. Esa tarde en el entrepuente, leímos en La Biblia la historia de Jonás, el profeta tragado por una ballena.

A los tres días del incidente, el segundo comandante, en llamada general nos informó, que esa mañana en la playa La Punta de el Callao, habían sido encontrados en perfecto estado, cuatro pescadores que contaron que, cuando un buque de guerra chileno se acercaba a ellos, un gran pez los había tragado y luego los había arrojado a la playa. Deben haber estado bebidos —finalizaba el mensaje, recibido de la autoridad peruana.

Cuando regresamos a Valparaíso y conté esta anécdota a mis familiares, todos se rieron y ante mi insistencia, se miraban y asentían como diciendo — sí, cuéntate otra—. La única que siempre me creyó, fue mi querida mamita.


JORVAL (22)
150205

Texto agregado el 24-02-2005, y leído por 1043 visitantes. (23 votos)


Lectores Opinan
25-12-2007 hijo de puta... anciano de mierda...activa mi cuenta Ciberbaco
12-08-2006 maravillosa historia, Dios es maravilloso y es una bendicion para ti, que lo hayas vivido... dichosos los que sin haber visto creen calebbrong
09-07-2006 Si no creyéramos las locuras, estaríamos perdidos y seríamos una lata. Me gustó, y por supuesto creo lo de la ballena...aunque no sea cierto. jeronima
21-06-2006 Qué hermosa historia. La realidad es un gran Misterio. El Pez que jugó con cuatro pescadores y los devolvió en la arena...¡magnífico! Muchas estrellas. Máximo islero
22-03-2006 También te creo, ¿sabes por qué? Alguien me dijo una vez que si alguien me contaba algo totalmente descabellado, que le creyera, porque la gente normalmente no tiene tanta imaginación como para crear ciertas cosas. Algo parecido me pasa con historias como esta, tanto la de la propia Biblia como la que describes en esta narración. Un abrazo, marinero Ikalinen
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]