TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / golem / SOLO MUERTES

[C:88445]



Aun recuerdo ese sentimiento de poseer el alma dentro del cuerpo, el haberme ido como todos y seguir andando quejumbrosamente sin darme cuenta.

Ese día las nubes se vestían de un color rosa chillante jugando a confundirnos en el punto de mañana o tarde, La rosa de los vientos cubría todo con su aliento gélido y un penoso siglo comenzaba su andar en la insipiencia del tiempo.

Mis pies se habían enraizado en las lozas quebradas, era yo una figura tétrica, mas de la que soy ahora, la tez blanca se opacaba con los rayos del sol y mis ojos desde ese entonces vacíos acompañaban el llanto eterno que surgía de lo profundo de mi boca, todo era producto de la melancolía y el miedo.

Me dolían las muertes como si fueran mías, un pequeño tordo hacia sonar la cúpula que me envolvía, con su pico se lanzaba sobre los cirros como si fueran migajas de pan queriendo ser devoradas.

Todos estaban muertos, inertes ya ante mí, en la antigüedad veía como los amorosos se creaban al tiempo, donde los infiernos y los sueños eran solo páginas de libros, pensaba en la muerte, la comparaba con la paz y el tiempo, era como una amiga lejana, que siempre quise ver y ahora, aquí estaba, rodeándome el cuello, gritando a mi rededor y no sabía que hacer, seguía yo confundido.

La simple historia terminó con un estallido, en recipientes de vidrio habíamos escanciado el tenue cuerpo de un vino añejo para conmemorar otro año más.

- Esta noche quisiera brindar por los ayeres que han marcado nuestras vidas, por el recuerdo grato de nuestros sinsabores. -
- Yo quiero brindar por un futuro grato, inundado de mujeres y de sueños.-
- Y mi brindis va por los amigos, los de hoy reunidos, y que solo un desenlace nos separe de este ambiente tan bohemio.-

El repiquetear de unas ventanas viejas y sus vidrios inseguros nos guiaban como por una escalera con destino en el abismo, los platillos se esparcían a través de dos tablones cubiertos de manteles verdes y un robusto cirio alumbraba nuestras caras.

- Vengan las notas de una música alegre.-
- Vengan también unos tabacos.-
- No se olviden además de unas botellas.-

Éramos tantos, como desde los años de infancia, siempre juntos, los inseparables era nuestro mote, la soltería embargaba alegremente nuestro rumbo, incasables, y el destino dio pie a unas rachas de buena suerte en tres de nosotros.

Carlos siempre fue ingenioso, sin problema alguno para la contrariedad, el rasgo típico de un buen político, fue hace dos años que ocupaba un puesto dominante en este controvertido gobierno.

Por los muros resonaba un augurio extraño, apenas perceptible, pero la dicha me impedía, o mejor dicho me engañaba en esa noche, el murmullo de los idos intentaba hablarme.

Las horas corrían ligeramente, un jolgorio era ya nuestro encuentro.

- El próximo será en mi casa.-
- Siempre y cuando el matrimonio se mantenga alejado de tu vida.-
- Tanto se aleja de mí como tu de la santidad.-
- Dicho está entonces, el siguiente inicio de año lo celebraremos en la casa de Alberto.-

La sangre pendía suavemente en mis pensamientos, gotas de ella brotaban de lo oscuro de mi ser, sonrisas y buenos gestos eran usados como antídoto a ella.
El gallo que anuncia al hijo del cielo cantaba ya sus himnos.

Dios no existía en mí, no tenía yo el gusto de conocerlo, pero su llamada seguía insistiendo, la fugacidad de lo divino se presentaba.

= Y ahora llorarás =

Y lloré.

Cuando los pasos nos llevaron a la puerta y aquellos cuerpos por mi conocidos se movían aún frágilmente algo me detuvo, fue el resplandor de un coche, el de Carlos, todos los de adelante perecieron.

Murió en aquel instante aquella duda, era la muerte quien me palmeaba la espalda y seguía yo ahí sin palabras.

Dios me enseñó el no temer a la soledad que es el silencio y es muerte, por que al final, sólo así logramos descubrir nuestra real esencia.














Texto agregado el 26-02-2005, y leído por 116 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
26-02-2005 !Es increíble cómo has conseguido ese número terrible! Me gusta cómo escribes, aunque para mí, la historia queda algo oscura, pues no logro identificar al personaje. margarita-zamudio
26-02-2005 uu tiene 666 palabras felizpe
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]