TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / golem / TU MUERTE

[C:88964]

"Dejad que los muertos entierren a sus muertos" Jesus el Cristo.

"La muerte no es otro estado que un sueño eterno."
Antar Pimentel Layun

"Morir, Dormir, no despertar mas nunca."
Shakespeare

TU MUERTE

Mis pasos están detenidos ante la espesa niebla de la tarde, una gota de sudor frío recorre esta espalda donde antes se enterraban tus uñas y es curioso como el suave temblor recorre todo el cuerpo como queriendo recordarte; una roca bastante grande, de forma irregular con la monotonía de tonos grises sostiene la dejadez de mis músculos, estos que se entretienen jugando a no querer cargarme.

- Quiero una piedra grande junto a la verja y yo asentí.

Te has ido, ya no pude estrechar tus manos y decirte que te quería, tu libertad me hace desdichado, tu idea ha estado desde siempre pero tu ser, ese, el tangible se ha ido.

- sonarán tontas estas palabras, pero no quiero arrepentirme de no decirlas hoy; ¿Quieres casarte conmigo?-
- Si

Treinta y tres años han pasado desde aquella proposición, salíamos de la misa de Corpus Cristi, entre los cansados rayos de Sol veía tu rostro, mi brazo acompañaba el tuyo, y hoy en el aniversario no quiero acercarme a la casa donde ya reposas.

Traíamos pecados, no querías alzar tus ojos al cielo, tampoco dejaste que yo lo hiciera para ocultar mis lágrimas. La carencia de un hijo nos arrinconó a hacerlo, en el pueblo te dijeron que había ya conseguido que varias se embarazaran con sus hechizos, tu también deseabas formar una familia, pero después de su respuesta y de su negación parecías una muerta, con tu cara blanca y tu alma de fuera, me dolías hasta las entrañas desde ese día supe que las cosas ya no las hacías, sólo las recordabas.

En sueños me dijiste que estabas lista para ser madre, que un cura con su negra sotana te guiaba hasta la alcoba donde concebirías, y era yo, y no otros el que te aguardaba.

Carmen te esperaba hasta la tarde cuando despertabas y con un aliento quejoso la llamabas hija y tus pupilas se humedecían por que ni tu eras su madre ni ella tu hija.

- Vamos a adoptar una niña.- como siempre yo asentía.

Tus senos no fecundos están cubiertos de un vestido blanco donde apoyas tus manos en posición de espera, me lo ha dicho la recamarera cuando entré, se que tus cabellos ya canosos cubren tus hombros, has de tener esa sonrisa de muerta triste.
Mi voz se ahoga como una sílaba alargada hasta la eternidad, ya no necesito penitencia, me dueles, te has ido.

- Mándate a hacer un traje negro, algún día lo necesitaras.-

Cuanta razón tenías, hoy la torpeza de mis puños no pueden acomodar la corbata, el nudo parece corazón triste, como rodilla herida y ensangrentada.



Tu ropa sigue colgada, vacía de tu tronco, de tus piernas y de tus brazos.
En el taburete aparece aquella foto que me diste en nuestro primer aniversario, ya amarilla por el tiempo y recuerdo la inscripción; ¡Por siempre tuya!, si, hasta el día de hoy que reposas en una caja cubierta con satín blanco, por siempre mía hasta que se fue el calor de tu piel.

Las escaleras conducen a la sala, entre la gente donde no estas y solo te representas en huesos. Se acerca la noche y no se si te buscaré en el resplandor de la luna o en lo profundo de mi memoria.

Desperdicié mi risa en la hora más larga, cuando me avisaron que habías muerto, así, de repente sin avisar y que Carmen lloraba, como es costumbre, tapándose el rostro.

En medio de la sala que escogiste hace muchos años, la alfombra me quema como brazas ardientes y después de todo he pedido verte, para verte muerta, para ver tu muerte.

Aunque Carmen me aprieta la mano y sigo escuchando el murmullo y el llorar de la gente, me doy cuenta que he muerto por que desde mañana solo lloraré tu muerte.




Texto agregado el 28-02-2005, y leído por 214 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
02-04-2005 triste narración. con un gran dolor, parece dirigida a alguien muy cercano. Estrellas tobegio
02-04-2005 triste narración. con un gran dolor, parece dirigida a alguien muy cercano. Estrellas tobegio
02-04-2005 triste narración. con un gran dolor, parece dirigida a alguien muy cercano. Estrellas tobegio
22-03-2005 Bien tratado el tema medular. Directo, indirecto dependiendo de la intención. Bastante bueno. Saludos. Ophelia_Plath
14-03-2005 El trágico dolor de un destino predestinado tan sentidamente llorado como nadie puede hacerlo sino tan sólo aquel que amó demasiado. azulada
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]