TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / elisatab / !HUY! !C A S I!

[C:90170]

Jesús un hombre bueno, justo donde los haya, recibió la llamada que esperaba, el lunes muy temprano tenía la entrevista de trabajo para el puesto que había solicitado.

Puso el despertador tres horas antes, fue incapaz de dormir, veló la espera, ¡eran tan importante lo que estaba juego!, el trabajo soñado, para el que se había preparado durante tantos años, se daba ánimos asi mismo “soy la persona idónea” el puesto es mío.

Salió de casa con su mejor traje, su mejor autoestima y su mejor sonrisa, y con tiempo suficiente se dirigió a la cita, llegó al edificio más alto de la ciudad, entró, una recepcionista le indico que debía subir al último piso, en el ascensor, notó un ligero temblor en las piernas, pero lo controló de inmediato, no podía dar la sensación de nerviosismo.

Toda la planta pertenecía a la empresa, lo primero que le impactó fue la luminosidad, casi podía tocarse, le hicieron esperar en una enorme sala vacía, le sorprendió, esperaba encontrarse con otros candidatos. Dos minutos más tarde, un hombre de edad, pelo canoso y barba blanca le invitó a acompañarle.

Entraron en una sala de juntas, alrededor de la enorme mesa había más hombres de similar apariencia al que le acompañaba, al fondo un enorme ventanal desde el que podía verse la ciudad desde una perspectiva única.

Durante dos horas le hicieron toda clase de preguntas, a las que contestó con seguridad y soltura, (todo marchaba bien), Jesús estaba convencido de que estaba dando buena impresión, le hicieron salir para deliberar y volvió a la enorme sala que ya no estaba vacía, una mujer muy atractiva, completamente vestida de negro,esperaba también, le sonrió tímidamente, se sentó cerca de ella e intentó concentrarse, sin conseguirlo, la presencia de la mujer lo turbaba enormemente, de pronto la mujer le habló.

-Vienes por el puesto?
-si, si (fue todo lo que pudo decir)
-entonces vamos a ser compañeros, prosiguió ella.

Jesús se levantó para darle la mano en señal de presentación, pero en ese momento se abrió la puerta y se interrumpió la acción, venían a buscarlo, mientras salía miro a la mujer en señal de despedida, ella lo disculpó con los ojos mientras decía

-Suerte, ahora nos vemos

No le sorprendió, la noticia.

-El puesto es suyo, pero queda una última prueba…

el hombre canoso le decía esto ante el gran ventanal, ahora abierto de par en par.

-Debe demostrarnos su FE, es imprescindible, para ocupar el puesto de DIOS.

-Desde ahora, tiene todas sus prerrogativas.

Jesus, no se lo pensó dos veces, tomo impulso y se arrojó al vació.
En ese momento una mujer salía del edificio.

En la calle un cuerpo destrozado, de pie, a su lado, la mujer de negro, el viento arrastraba una hoja de periodico que fue a posarse sobre el rostro del cadaver, en ella se leía en grandes titulares “CONSIGA EL ULTIMO TRABAJO DE SU VIDA “EL DEFINITIVO”.

En el último piso del edificio, en la sala de juntas el hombre canoso sentenciaba

-¡Que lastima!, desde Luzbel no han aprendido nada.

Texto agregado el 04-03-2005, y leído por 304 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
17-06-2016 No dejas de impresionarme con tus letras procesadas y geniales. Un abrazo dulce. gsap
06-08-2013 Excelente.***** Solo_Agua
07-03-2005 Lo tenía muy mal para ocupar ese puesto, no se puede ocupar un puesto de tanta responsabilidad y que siempre ha estado y estará oupado rosaroja
07-03-2005 Lo tenía muy mal para ocupar ese puesto, no se puede ocupar un puesto de tanta responsabilidad y que siempre ha estado y estará oupado rosaroja
07-03-2005 Bien hecho Saludos y mis * Nuray
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]