TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / En la Columna Epistolar: CARTA DE AMOR DESDE MI CELDA , por Ruth

[C:91264]



Una muy interesante colaboración, desde todos los aspectos que se analice, hemos recibido para esta semana los lectores de esta columna epistolar de los miércoles. La misma autora, Ruth, aclara:

"Esta carta de amor fue escrita por mí, Doña María Luisa de Zúñiga y Antón desde la cárcel, hace casi siglo y medio. La interpretación de la misma corre a cargo de cada lector."

Un excelente trabajo, sin duda, para quien gusta meditar. Y seguimos recibiendo colaboraciones; mil gracias a todas y todos los que se han entusiasmado con esta propuesta; y por favor, paciencia, que todos los trabajos serán colocados en este espacio.


ALCALÁ DE HENARES, 19 de NOVIEMBRE, 1864

Mi anhelado y siempre presente Carlos:

Me han traído una mesa con un quinqué y cuando me dispongo a escribirte me sitúo al lado de la lámpara para ver bien. A ti sólo escribo con esta pluma de pavo real que tengo en mi mano, es una pluma lindísima que hallé en el cajón de esta mesa, de un verde brillante, salpicado de azul, violeta y oro, y cuando la contemplo brotan en mí imágenes tuyas a borbotones. Pero ciertamente, querido mío, escribo sin ver, con los ojos desorientados en la noche de esta pieza oscura de prisión con un solo ventanuco alto que le deja pasar a la luz mezquinamente; siempre en penumbra. Aquí, sin ti, me siento como un ciego que tantea, que palpa y que ha de confiarse a la memoria de los recuerdos.

Vuelve y tómame en la noche, cuando mi piel te recuerda con más vehemencia. Vivo desorientada en este cubículo de escasos metros, siempre con el pensamiento fijo en la sensación de poseerte, acechando de continuo el rayo de luz sobre mí por la ventana, como si fuera ese fino rayo una paloma mensajera de tu amor.

Me pongo en oración en este espacio en penumbra y ruego salir de aquí. Tengo mucho miedo. Estoy muy sola. El mundo no me pertenece. Tú no estás. Me resigno para no entrar en desigual batalla con la realidad y he de conformarme con besar tu retrato y con soñar sueños desencajados que se aplican por parecer reales.

Este es un edificio muy antiguo, siempre cerrado. El mundo habita fuera. Se vive fuera y yo sueño despierta, acá arriba, con tu mano acariciadora sobre la mía, omnipotente sueño de ojos abiertos, sin restricciones. Y tú, sin mí, pobre alma solitaria; en medio de la noche de tu soledad, corazón marchito que bajo mi mirada florecías.

El día en que me saquen de este antro me vestiré de sedas para ti. Beberemos una copa de Oporto y bailaremos abrazados durante media noche. Esa noche para ti y para mí estará llena de espejos, será un espejismo toda ella que se llevará el humo negro para siempre. Lucirá el sol aun siendo noche todavía, ya que la puerta de mi celda habrá quedado con siete llaves lapidada.

Temo sufrir desequilibrios mentales si se alarga mi espera de tus besos. ¡Si me abrazaras; sí, si me besaras...!


Por siempre tuya,


Maria Luisa

Texto agregado el 09-03-2005, y leído por 710 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
29-03-2005 Bueno que recuperaste esto... muy esperanzador, hay mucha fuerza. Saludos. nomecreona
13-03-2005 La Columna se vistió de misterio, una carta con ecos de romanticismo antiguo nos permite conocer en forma amplia tu capacidad creadora. Gracias Yvette NINIVE
13-03-2005 Una carta esperanzadora. No importa el encierro si al final estará junto al ser que ama. Cuánta tristeza pueden vivir los seres que no tienen más camino que la separación: Para mi, amiga, no hay dolor más grande en el amor que el amor irrealizable. Tristeza y ternura, muy juntas, me llevaron al corazón de María Luisa y me hicieron pensar en Carlos, en ambos casos como yo mismo, muriendo cada día en el encierro de mi propia soledad y desamor. Maravillosamente expresado. 5 Estrellas porque no hay más. tobegio
12-03-2005 Me pareció preciosa y triste. Estar lejos del ser amado a veces nos presenta nuesta propia vida como una carcel de la queremos escapar y encontrar la felicidad con el amado. Ruth, esta carta tiene miles de lecturas, quien no se ha sentido como Ma. Luisa muchas veces. Además me hizo recordar de la historia de una loca de amor que terminó sus días encerrada en una torre. Un abrazo y estrellas para un texto que me encantó. Magda gmmagdalena
11-03-2005 Efectivamente como la propia Maria Luisa dice, la interpretación corre a cargo del lector. Las razones, la literalidad o no de esa cárcel, quedan entre las líneas y poco importan ante lo que al final de cuentas es una bella carta de amor. Espléndida. entrelineas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]