TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ElTigre / BINGO

[C:9279]

B I N G O

Llevo el juego en la sangre, lo herede de mi abuelo que gano en el Casino de Monte Carlo en 1910.

Mi primer encuentro con el BINGO, fue en Trujillo-Perú donde en los altos del Chifa El Gallo Rojo funcionaba un salón de Bingo, en ese entonces Lali estaba panzona, esperando lo que creíamos Arturo y resulto ser Alessandra, era muy cómodo ir a jugar y poder comer tallarines chinos al mismo tiempo.
Por si no lo saben, el Bingo se juega en un cartón que tiene cinco columnas, una por cada una de las letras: B, I, N, G, O y cada columna con cinco números verticalmente, menos la central que tiene solo cuatro y el de al medio es Libre; en Trujillo se consideraba Bingo cualquier línea vertical, horizontal o diagonal, se jugaba por Bingo, con un premio de ciento cincuenta soles, de ves en cuando se jugaba por apagón que era llenar todo el cartón, que en este caso costaba cinco soles y pagaba quinientos.
Jugaban jóvenes y viejos, podía jugar todo aquel que tuviera tres soles, valor del cartón, un conjunto de chicas en mini falda recorrían el salón vendiendo cartones y pagando premios, la mayoría de los jóvenes iban por las chicas.
El dueño del casino era un español, regordete y retaco, muy simpático en su trato, como todo caballero de industria que se respeta debe ser, que llevaba al cuello cuatro o cinco cadenas de Oro muy gruesas, sin duda un gitano como yo, pero con su seguro para emergencias y su pasaje de regreso colgando del pescuezo.


Mi reencuentro con el BINGO fue por aburrimiento, cuando el 5 de Enero de 1995, después de mi operación le jugué la broma de mal gusto a Lali; ella decidió ser enfermera, no se si para cuidarme o para poder sobrevivir cuando mi nombre apareciera en Defunciones del Diario (porque nadie daba ni un centavo por mi vida) o para poder matarme con impunidad por la broma de mal gusto, acá Enfermería es una profesión que requiere estudios universitarios, practica en hospitales y luego el aprobar un examen ante la barra de Enfermería del Estado de Virginia, que al aprobarlo te otorga el titulo de Enfermera Registrada, Lali tuvo aprobar un preexamen con Asociación de Enfermeras de América y que seguir cursos de ingles y matemáticas en la Universidad, para equipararse con los egresados de “High School” en las escuelas locales, para luego estudiar dos años de enfermería, hacer practica en varios hospitales y finalmente en 1999 recibió su titulo y empezó a trabajar en el Hospital de Fairfax.

Ella trabaja tres o cuatro días por semana, como Enfermera en la sección de recién nacidos del Hospital, en el turno de 7:00 PM a 7:00 AM, esto me deja solo toda la noche, un día regresando de dejarla en su trabajo, al pasar por una Estación de Bomberos, leí “Hoy BINGO, Apagón de mil dólares”, estacione mi camioneta y entre.

Acá el Bingo es un universo aparte, se juega en las agrupaciones benéficas y Estaciones de Bomberos como una manera de conseguir plata para comprar mas equipo, el premio es de cien dólares para los juegos normales, y de Trescientos a mil dólares para los apagones, la edad del jugador promedio se acerca a los ochenta años, se establecen estrechos vínculos de amistad entre jugadores que se sientan siempre juntos e intercambian regalos en los cumpleaños y en navidad; hacen tortas y dulces para llevar al juego, llegan una hora antes para platicar de sus males y sus hijos, pero cuando alguno de ellos grita:

-Bingo! las miradas de los otros voltean hacia el como queriendo matarlo.

Caí en la trampa, voy al Bingo siempre que Lali trabaja y algunas veces con ella, muy raras.

Tenemos amigos de Bingo, Smoky tiene 75 años, esta retirado del trabajo y va dos veces por semana, su mujer tiene problemas respiratorios que le hacen necesitar oxigeno, va muy de vez en cuando con su tanque acuestas y su mascarilla respiratoria, el es un puto que se coquetea con todas las dulces viejecitas pero nunca lo he visto pescar nada.

Había un gordito (no supe su nombre) que cantaba los números del Bingo con su señora una flaca, que se intercalaban los juegos, ambos fumadores empedernidos, un Domingo guardamos un minuto de silencio, por su muerte de Cáncer al Pulmón, a la semana siguiente la viuda canto el Bingo sola, y sigue fumando.

Anne, una dulce viejecita de 91 años, Presidente del club de la segunda mesa, nos invita tortas y helados a Lali y a mi, por su edad tuvo problemas con la circulación del pie izquierdo, gangrena…. Hubo que amputar, a los cinco días con el pomo de suero amarrado a un palo en la silla de ruedas, grito:

-Bingo! y cobro trescientos dólares.

Cuando dejas de ver a alguno de los jugadores habitúes por mas de una semana, empiezan las averiguaciones para saber si a muerto.

Cuando yo estuve en Nueva Orleáns con mi hija Alessandra por dos semanas, al regresar una muy simpática dama venezolana que me la encuentro en cada Bingo donde voy, me dijo:

-Que bien que lo veo, ya pensábamos que se había muerto.

Pero nada como lo que paso con la Señora y el Señor Dring, ellos iban al Bingo siete veces por semana, ella tenia suerte y casi ganaba un Bingo por sesión, ella jugaba con cuatro cartones y el solo uno, tenían cuarenta años de casados, el era un Coronel retirado del Ejercito Americano, había peleado en Corea y Vietnam; había tenido problemas con su corazón, pasamos algún tiempo él contándome de su cuádruple by-pass y yo de mi doble.

Un martes después de los juegos del pájaro madrugador, en el primer doble Bingo; lo note ponerse tenso, con cara de dolor, agarro a su mujer por el brazo y ella dijo.

-Esperate un ratito que estoy por un numero.

-B - Fourteen.

-Bingo! grito la Señora Dring, luego volteo vio a su esposo y llamo 911, estábamos en la Estación de Bomberos, los paramédicos estuvieron con el en dos minutos, se fue en camilla al Hospital.

Al día siguiente la Señora Dring, jugaba Bingo sola.

-¿Cómo esta Pete? le pregunte.

-Mejor!.... Pero me hizo perder muchos juegos. me contesto.

Al poco tiempo el Señor Dring y la Señora Dring vendieron su casa y se fueron a vivir en Las Vegas, el paraíso del juego, no los volví a ver.

Las Vegas

Funerario: -Entonces será una cremación de primera, exhibiremos el cuerpo en el Salón Violeta, yo personalmente me encargare de rellenarlo y hermosearlo para que parezca vivo.

Señora Dring: -Haga lo mejor que pueda por Pete, yo lo quería mucho, me va ha ser muy difícil vivir sin el.

Funerario: -El costo será de doce mil dólares, considerando el Cajón de Primera y los servicios de Cremación, lo tendremos en el Salón Violeta hasta el Viernes a las seis de la tarde y en presencia de la familia, procederemos a la cremación.

Señora Dring: -¿El Viernes?.... ¿No puede ser el Sábado?

Funerario: -Solo por causa de fuerza mayor, la ley del Estado dice que los servicios fúnebres deben ser antes de cuatro días después de la muerte, necesitaremos un permiso especial....

¿Por qué quiere Cremarlo el Sábado?


Señora Dring: -Porque el Viernes es el Bingo de un Millón.

Verano del 2003.

Texto agregado el 05-08-2003, y leído por 859 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
14-08-2003 Muy buen relato y ...verdadero !!! Felicitaciones .. y adelante con mas cuentos... ..la amiga venezolana bebi
07-08-2003 ja! hermoso relato, como siempre parejito. Leerte es un verdadero gusto, colgarme de tu brazo y dar estos paseos. esto es impagable amigo. Insisto en lo de tu biografía. Abrasos y estrellas. cao
05-08-2003 Ja... los vicios persiguen durante toda la vida a las personas, parece que a lo largo del camino las adicciones van cambiando, pero siempre están ahí, para hacernos más llevadero este peregrinar, o bien nos dotan de esperanzas... quizás. Interesante conocer capítulos de tu historia más reciente. Muchos, muchos saludos, estrellas y margaritas por mil. CaroStar
05-08-2003 Muy bueno, Tigre. Insisto: tu estilo me sorprende. juanramon
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]