TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / En la Columna Epistolar: ¡Llegaron las vacaciones! Por Borarje

[C:94375]


Marzo 22 de 2005



Mis amigos cuenteros:


Los saludo en estos días de Semana Santa desde la costa del Caribe mexicano, Cancún, balneario paradisiaco que año con año, por estas fechas, vive una de sus mejores temporadas de turismo. Ya están aquí miles de familias procedentes de prácticamente todo el mundo; disfrutan del sol, de cristalino mar, de una gastronomía de reyes... y por las noches ¡a la disco! a beber, a bailar y a enloquecer hasta la salida del sol. Así se vive en Cancún en estos días, cuando las más de 26 mil habitaciones hoteleras con que cuenta este destino turístico están ocupadas.

El motivo de mi carta es para compartir con ustedes algunos recuerdos y algunas reflexiones.

Todo este ajetreo de vacacionistas sacó a flote muchos recuerdos: Recuerdo a mi abuela vestida de negro una vez terminado el Domingo de Ramos y hasta el Sábado de Gloria; la recuerdo hablando en voz baja durante toda la Semana Santa, "porque son días de duelo... porque son días para reflexionar y para estar tristes", decía.

En casa, durante toda la semana no se encendía la TV, tampoco se escuchaba radio; en lugar de eso, en familia acudíamos a los diferentes oficios religiosos, y se guardaban el ayuno y las vigilias.

El Jueves Santo recordábamos la Última Cena de Jesús con sus apóstoles, cuando les lavó los pies para darnos ejemplo de servicialidad; El Viernes Santo, la Pasión de Nuestro Señor ocupaba toda nuestra atención, los interrogatorios de Herodes y Pilato, la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Asistíamos al Vía Crucis solemne y a la ceremonia de la Adoración de la Cruz. Las Siete Palabras, la Visita de las Siete Casas, la Procesión del Silencio.

El Sábado de Gloria, el día que transcurrió entre la muerte y la Resurrección de Jesús era día de luto y de tristeza, pues no teníamos a Jesús entre nosotros. Las imágenes se cubrían con lienzos de color morado y los sagrarios en todos los templos permanecían abiertos. Ya en la noche, asistíamos a la vigilia pascual para celebrar la Resurrección de Jesús, cuando el luto y el dolor se tornaban en fiesta, la más grande fiesta del catolicismo.

Entre las enseñanzas que nos dejaban estos días figuraba el ejemplo que dio Jesús de Nazaret: mantener la dignidad al enfrentar las mayores tribulaciones, el perdonar la traición por comprender la debilidad, mantener la ecuanimidad ante los mayores retos, comportarse compasivamente hasta con los mayores enemigos, la fidelidad a las ideales ante las mayores tentaciones... y así, muchos otros. Pero tal vez su mayor ejemplo fue el de mantener la confianza en Dios aún a costa de su propia vida, y mediante ésta, dar fe de la supervivencia del alma más allá del plano material.

La Semana Santa, mis amigos cuenteros, es el momento litúrgico más intenso de todo el año; sin embargo, para muchos católicos se ha convertido sólo en ocasión para el descanso y para la diversión, con mucha frecuencia sin freno. Se olvidan de lo esencial, olvidan la razón de estos días y nuestro espíritu se va debilitando en aras de dar placer al cuerpo.

Otrora, terminada la Semana Santa nos sentíamos fortalecidos en cuerpo y en espíritu, renovados por la reflexión y por la abstinencia que habíamos practicado; pero hoy, terminan estos días y comienza el luto en miles de hogares, inicia el dolor y agobian los sinsabores que llevan a la reflexión. Y es que, en las carreteras, en las playas y en las albercas, en los excesos en el beber e incluso en el comer se pierden muchas vidas cada año en estos días... ¡cómo cambian los tiempos!

Mis amigos, que en estos días auspiciosos resucite el Cristo dentro de cada uno de nosotros, brindándonos luz y vida eternas.

Con cariño: Julio Enrique (Borarje)



Texto agregado el 23-03-2005, y leído por 291 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
31-03-2005 Julio: mi agradecimiento por tu reflexión. "En el Principio era la Palabra... y la Palabras estaba en Dios...y la Palabra era Dios", dice Juan. Y por la Palabra fueron hechas todas las cosas...y nosotros estamos en su seno desde toda la eternidad. Pero el Viernes Santo: "Dios mío, Dios mío, ¿porqué me has abandonado?". Si el Verbo experimentó eso, ¿qué nos queda para nosotros? El Amor no morirá...si el Espiritu nos ayuda...podemos perdonarnos y perdonar...y vaya islero
27-03-2005 No s¨¦ qu¨¦ pasa con mi teclado, se me jodi¡â el signo de interrogaci¡ân! Mena
27-03-2005 Me gusta lo que escribes y c♀mo escribes Esta carta me da a pensar que tengo que resolver un problema, y que aunque ya me hab♂a llamado la atenci♀n, no hab♂a tenido tiempo de pararme a buscar o a pensarlo bien ↕Por qué nosotros en Chile, llamamos Pascua a las Navidades? Eso tengo que desenredarlo, porque ambas fechas no tienen nada que ver, o tan poco, o tan lejano, enfin, es raro ↕no? Te dejo mis ***** Mena
25-03-2005 Me quedo "cargada" al leer tu reflexión y "acompañada" con ella. Leiste mi poesía "Pascua", la hice recordando hace unos años cuando nos íbamos a celebrar la pascua en Comunidad cristiana, en grupo grande de todas las edades y mis amigos salmistas entonaban unos salmos con sus guitarras que a mí me calaban en las entrañas. Muchos jóvenes, estudiantes la mayoría compartíamos momentos entrañables. Mi gran grupo,existente hace unos años, aquí en Albacete, también se ha perdido. Nos llevábamos sacos de dormir, en busca de la naturaleza, madrugábamos y rezábamos los laudes... había celebraciones de hasta tres horas y dudabas si estaban reflexionando o durmiendo..., nos lavábamos los pies unos a otros..., tomábamos el pan y el vino. (También bebíamos alguna cerveza y coméntábamos entre nosotras cuáles estaban "más buenos", si el que iba para médico, si el elegante o si el desenfadado de la guitarra... en fin, de todo un poco, verdad? Recarguemos las pilas estos días, que enseguida hay que volver al campo de batalla, y si nos encontramos con el Señor Jesús, tantísimo mejor. Sólo hay cinco estrellas? eso es ridículo para tu texto... Ruth
24-03-2005 Estoy totalmente de acuerdo contigo, lamentablemente con el tiempo se fue perdiendo la esencia de la Pascua y sólo se toma como descanso y días para vacacionar. Recuerdo cuando era niña que nos dedicabamos a reflexionar y por la radio sólo pasaban música sacra, cosa que ahora eso no ocurre. Una hermosa carta que refleja los tiempos que estamos viviendo, donde el examen de conciencia de la humanidad se esta perdiendo y todo cae en una eterna frivolidad que nada sirve para el alimento del espiritu. Gracias por compartir y te deseo de todo corazón una FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN. Un fuerte y extensivo abrazo. Mis estrellas para engalanar tan bella reflexión. jazmin7
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]