TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El Vía Crucis de la gatita Luz

[C:95050]



Este es un caso real tomado de la irrealidad de la vida diaria.

Si la gata Luz tuviese la ligera sospecha que está en la mira de la justicia y que es segura candidata al cadalso por manducarse a un murciélago sospechoso de portar el virus de la rabia, quizás no estaría tan tranquila en el refugio en que sus amos la han escondido para evitar que sea capturada. No sabe leer ni escribir así que no está enterada de su repentina fama y sus intereses no son ni más ni menos que los de todo gato: enroscarse sobre algún sofá y dormitar hasta que el hambre o la sed le hagan cambiar de rutina. Así, entre ronroneos, maullidos y esos sigilos que la hacen prácticamente invisible, contempla de cuando en vez a través de los cristales de la habitación como el mundo continúa su marcha enloquecida de todos los días. Sus patitas le hormiguean cuando divisa a otros gatos que ostentan orgullosos sobre sus lomos la bandera de la libertad. Algunos de ellos son verdaderos delincuentes capaces de desmantelar una despensa en cosa de segundos, otros son cazadores consuetudinarios que atrapan entre sus afiladas garras desde tiernos polluelos a los más feroces y gigantescos roedores. Y en las noches, entre contubernios y rasguños, divulgan sus proezas a la luz de la luna, embadurnando de melodías gatunas los tejados humedecidos. Mas, ella, la gata Luz, en su exilio obligado por las circunstancias, ahora sólo sabe de mimos, de un plato de comida y otro de leche y una ventana que le enseña la vida como si fuese una proyección inalcanzable. El otro día se asomó al ojo de la cerradura y se vio reflejada en una pantalla de televisión. Algunos hombres parecían discutir acaloradamente, pero la conversación era del todo indescifrable. En su cerebro promedio de minina aburguesada, acaso se dio cuenta que al parecer esa era la razón de su actual ostracismo.
Lo que ella no sabe es que ahora su caso es un tema de controversia. Todos los medios informativos, nacionales y extranjeros, mencionan a la simpática minina que tuvo la pésima ocurrencia de atrapar a un horrible murciélago que al parecer estaba rabioso (¿y quien no con esa facha?) y que ahora está en la mira tal si fuera la Paul Schaeffer de las gatas. Algunos desean que se la sacrifique para evitar riesgos de contaminación y un grupo de diputados ha alzado su voz para acusar a los perseguidores de crueldad, discriminación y despropósito.
La gatita, ajena a toda esa pirotecnia verbal, sólo añora sus románticas andanzas por los tejados, sus affaires con esos galanes peludos que deben extrañarla más de la cuenta y sobre todo debe echar mucho de menos sus soliloquios a la luz de esa esfera luminosa que en las noches apunta su foco sobre la deslumbrante escenografía de las techumbres capitalinas. Entretanto, algunos hombres despliegan todos sus recursos para dar con su paradero, hay expertos especialistas rastreando sus huellas, se emplean métodos científicos para dar con su paradero, algunos hacen cadenas de oración para que Dios se apiade del pobre animalito. Y la gatita Luz busca con sus ojos penetrantes una simple brecha para escabullirse y volver a quemarse sus patas en ese tejado candente, que viene a ser el cielo de los felinos, tan alejado de todo y de todos…














Texto agregado el 26-03-2005, y leído por 274 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
27-03-2005 muy bueno!!!!!!!!!!!!!! saludos india
26-03-2005 ¡¡EXCELENTE!! yoria
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]