TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / Melina y el Sicópata del Teléfono

[C:9507]

(Todito este relato para Melina Cavalieri)


Apenas Melina lo vio entrar por la puerta del local, notó que nada bueno se veía venir. En cuanto estuvo adentro sin ningún pudor los ojos de aquel sujeto desconocido la recorrieron por completo, de punta a cabo, y sin ningún disimulo; algo inexplicable, difícil de asimilar, dado que Melina acostumbraba a considerarse a sí misma y de manera casi patológica, la mujer más aburrida y sin gracia del planeta, “más aburrida que chupar un clavo”, como solía decirle a todos los que osaban acercársele en tono de broma, mofándose de si misma a modo de mecanismo de auto defensa. A su propio entender la vida hace rato que le parecía un eterno disco rayado. Sin embargo por alguna extraña razón difícil de descifrar esta vez era distinto, así por lo menos se lo hacía sentir su cuerpo. Atacada por los nervios Melina parecía como predispuesta a caer en picada sin importar nada. Hacía rato que cosas así no ocurrían en su vida. A esas alturas solo hacía falta que el desconocido que acababa de entrar, volviera a poner por unos segundos sus oscuros ojos en ella, para que sin más trámite el terremoto y sus consecuentes réplicas se desatasen con furia, incluidas gaviotas revoloteando en su vientre. Así de finas andaban las cosas esa mañana para Melina.

Segundos más tarde, instalada en el locutorio del centro de llamados, impávida ante la extraña situación; Melina se sintió intimidada al ver parado frente suyo al tipo aquel, como un tonto leso con la mirada clavada en sus labios. Sí era evidente que él tenía la mirada fija en sus labios -¡qué descaro! -; repentinamente su corazón comenzó a latir iracundo, como queriendo arrancar de su pecho - ¿qué es esto? – se preguntó confusa la joven telefonista.

- ¿Señor desea usted realizar alguna llamada?…¿¡¡señooor!!?….¡¡¿psss señooor, me escucha usted, desea llamar a algún lado?!!.

- Sí señorita….eh, eh, ¿que código se antepone para llamar a su corazón?, - replicó el impertinente con un tono estupido. De verdad el idiota estaba deslumbrado con ella, al punto que las palabras se enredaban en su boca, como frutas en una juguera.

- Perdón señor, ¿podría repetirme el número? –requirió Melina con tono seco y con voz golpeada, como quién quiere marcar de inmediato los límites.

- Es celular, debe anteponer el 09 o el 9 a secas, dependiendo si llama de un celular o un teléfono fijo, luego el número es 0755512, le repito señorita, cero siete cinco, cinco, cinco, uno dos.

- ¡Cabina seis, levante cuando suene, gracias por preferirnos!.

Abatido, casi muerto, el galán de pacotilla debió meter el rabo entre sus piernas antes de ingresar a la cabina número 6, que daba justo al locutorio de Melina, pese a todo no pudo quitar la vista de sus bellos ojos. El negro de aquellas pupilas era de un dark tipo el cuervo, así de intensos. Metido en el habitáculo esperó y esperó que la campanilla del aparato sonara según lo indicado, pero nada. Aburrido de esperar el sujeto hizo señas a la operadora para que lo asistiera.

Frente a la cabina Melina se percató del llamado del intruso, con todo el tedio del planeta ella salió del locutorio y fue en ayuda del pobre infeliz. Cuando lo tuvo cerca, pudo sentir su aliento. Algo le clavó el espinazo de pies a cabeza, algo parecido a un golpe eléctrico. Su piel se erizó y de inmediato su corazón volvió a latir aceleradamente, parecía un bombo de batucada, algo le quemaba el esternón.

Cuando Melina pudo sentir el resoplido tibio de aquel desconocido en su cara, algo la estremeció. De inmediato reaccionó y ráudamente abandonó la estrecha cabina.

Melina no tardaría en encerrarse en el locutorio presa de un profundo estado de alteración; de ahí en más no se movería víctima del estupor. Ella no entendía lo que estaba pasando, no podía ser tanta la extrañeza de aquel acontecimiento. Del locutorio no se movería hasta haber terminado su turno. Llamó profundamente su atención el obsequio que el intruso le dejó cerca del mesón antes de marcharse y perderse para siempre entre la multitud que replataba la calle, durante toda el resto de la jornada Melina se resistió a ver de que se trataba, seguro eran bombones o esas cosas medias cursis que solían dejarle sus ocasionales admiradores.

Al salir del trabajo Melina abrió aquel extraño paquete, una masa gelatinosa y sanguinolenta se dejó entrever entre el plástico del receptáculo. El muy descarado le había dejado el mismísimo corazón, metido en una bolsa de plástico.

Despavorida Melina lanzó el asqueroso paquete al piso y desesperadamente huyó del lugar, como siempre ocurría cuando alguien osaba llegar tan cerca suyo. Sin embargo al alcanzar la esquina de la oscura calle, y tras un desquiciado deambular, miró hacia todos lados para asegurarse bien. Cuando estuvo segura de que nadie la observaba; con furor y algo de culpa llevó a su boca los dedos de su mano, y con avidez succionó las manchas de sangre que aun empapaban su fina extremidad.







Texto agregado el 08-08-2003, y leído por 601 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
30-03-2008 no tengas en cuenta los fallos en mi escritura jaja , estoy en tieneblas jaja alteasalta
30-03-2008 cada vez afirmo mas que hay gente para todo, a medida que voy caminando por la vida me encuentro con situasiones que no son muy distintas a este cuente, una vez mas me atrapaste , como a tantos cunteros, en cuanto a este texto, todos tenemos algo de melina, perverso, timido, vulnerable y racional a la vez , me gusto mucho, el final me estremecio, me revolvio el estomago jajaja, no me lo esperaba, pero de eso se trata de leer cosas que no son predecibles. estrellas ??? todas las contelaciones desde aqui besos alteasalta
25-07-2006 que loco el cuento, sabes como meter a las personas con los cuentos lady_amanda
03-07-2006 yeah!!... al contrario de lo que comenté en otros, el final es estupendo, sí señor. Aristidemo
01-04-2006 excitante!! como diría.. "un cuento bien contado". un saludo y mis estrellas. amanecer_18
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]