TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / (esme_ralda) - [U:esme_ralda] 








Mi cielo es tu cuerpo, mi sueño tu sonrisa, mi droga tus besos, mi obsesión tus caricias, mi camino nuestra felicidad


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos"


Pensaba en algo, en no sé qué y llegaste tù
Mojándolo todo...
Volando por universos de licor.
Te quiero tanto, tanto te quiero
Que en este abrazo se me acaba el universo


Quisiera ser
Tan solo la mujer con quien sueñas tú
Quisiera estar
Contigo nada más en tu cielo azul

Y descubrir que te quiero
Subir a las nubes
Volar por el cielo
Y descubrir que te quiero
Que tú eres mi dueño
Que mandas a mi corazón

Quererte más que el río al mar
Que hasta muere en el
Quererte así
Ser solo para ti
Adorándote

Y descubrir que te quiero
Llenando tus noches
Fundiendo tú hielo
Y descubrir que te quiero
Que yo soy tu sueño
Que tienes mi misma ilusión

Quererte igual
Que el río quiere al mar
Quererte así
Ser solo para ti
Poder estar
Contigo nada más
Quisiera ser
Tu sueño, tu consuelo, tu razón de ser

Contigo nada más
Quisiera estar
Ser solo para ti
Quererte así
Hacerte más feliz
Poderte amar
Y darte cada día un poco más

Poderte amar
A cada instante más
Y calmar tu sed
Quererte así
Estar rendida a ti
Deseándote

Y descubrir que te quiero
Que soy tu esperanza
Que soy tu consuelo
Y descubrir que te quiero
Que me he convertido
En dueña de todo tu amor


Si tuviera que vivir sin tus caricias
habrá melancolía
yo sé que habrá dolor
al fin del mundo yo te seguiría
no puedo estár sin tu calor
pues sin tí no sé quien soy
jamás podré dejar tu amor
no dudes nunca por favor
bésame
te amaré
no sabré llenar tu espacio

nada cambiara mi amor por tí
siempre sentirás que yo te amo
no quiero que te vayas
te quiero así cada mañana
nada cambiara mi amor por ti
siempre sentirás que yo te amo
no puedo ver sin ver tus ojos
nada cambiara mi amor por tí

sólo con mirarte fue tan fácil
abrir así mi corazón
fue tan natural
sólo con besarte fue imposible
no dejarte de pensar
te quiero cada día más



Porque buscando tu sonrisa
estaría toda mi vida.

Quiero ser la única que te muerda la boca
quiero saber que la vida contigo no va a terminar
porque si porque si porque, en esta vida no quiero pasar un día entero sin ti

Déjame que te cierre esta noche los ojos y mañana también.


El hombre que yo amo tiene
algo de niño,
la sonrisa ancha, tierna
la mirada.
Tiene la palabra de mil
hombres juntos
y es mi loco amante, sabio,
inteligente.
El hombre que yo amo,
sabe que lo amo
me toma en sus brazos y lo olvido todo
el es mi motivo es mi propio sol
el me da alegrías que nadie me dio
Yo lo quiero loco,
pero loco mío


Tu y yo,
nos amamos de verdad
y hemos hecho de un lugar, un hogar... tu y yo
El mejor tiempo de mi vida han sido estos año que he pasado junto a ti, mi corazón
Cuantas cosas no hemos vivido,
Cuantas glorias y derrotas tu y yo

Unidos para siempre porque nos amamos,
y el uno a otro nos necesitamos,
por el amor de todos estos años
te quiero dar esta canción
Tu sabes que este amor a sido hecho a mano
así como los buenos artesanos
Con mucho pulso y mucho cuidado y dedicación
te digo....

Mira que bonita, que puede ser la vida ahorita
aprovechemos que nos brinda la compañía tuya y mía
que esta casa necesita de ti pa' que este mas bonita
Aprovechemos vida mía, que nos amamos sin medida

Tu y yo....
Que nos amamos tu y yo...
Que nos deseamos tu y yo...
Hasta la muerte tu y yo....

Tu y yo,
nos amamos de verdad
y hemos hecho de este amor, un valor... tu y yo
Desde que a mi vida entraste tu
nunca antes había estado tan feliz, mi corazón
Cuantas cosas no hemos vivido, cuantas glorias y derrotas tu y yo

Unidos para siempre porque nos amamos,
y el uno a otro nos necesitamos,
por el amor de todos estos años
te quiero dar esta canción
Tu sabes que este amor a sido hecho a mano
así como los buenos artesanos
Con mucho pulso y mucho cuidado y dedicación
te digo....

Mira que bonita, que puede ser la vida ahorita
aprovechemos que nos brinda la compañía tuya y mía
que esta casa necesita de ti pa' que este mas bonita
Aprovechemos vida mía, que nos amamos sin medida

Tu y yo....
Que nos amamos tu y yo...
Que nos deseamos tu y yo...
Hasta la muerte tu y yo....



Cosas como tú
Se encuentran una vez
Y llegan cuando menos
Lo imagina el corazón

Vuelves a tener la luz
De un mes de abril
Y estando en pleno otoño
Resucita tu ilusión

Y dices
Pasa corazón
Ésta es tu casa
Entra con tu flor
A ver que pasa

Deja ir al jardin
en busca de un rosal
A ver si alguna rosa
Ha dejado el vendaval

Cosas como tú
Suceden una vez
Y llegan cuando menos
Lo imagina el corazón

No te vi venir
Llegaste sin sentir
Y mira que a mis años
He perdido la razón

Pues digo
Pasa corazón
Ésta es tu casa
Entra con tu flor
A ver que pasa


COMUNICADO PRENSA 23 NOVIEMBRE 1991

«Respondiendo a las informaciones y conjeturas que sobre mi han aparecido en la prensa desde hace 2 semanas, deseo confirmar que he dado positivo en las pruebas del virus y que tengo SIDA. He procurado mantener oculta esta información para proteger mi vida y la de quienes me rodean, pero ha llegado el momento de que mis amigos y fans de todo el mundo conozcan la verdad y espero que todos se unan a mi, a mis medicos y a todos cuantos luchan por combatir esta terrible enfermedad»


ENTREVISTA FREDDY MERCURY SEMINARIO INGLES MELODY MAKER 1975

• «Somos muy diferentes, tanto entre nosotros mismos como con respecto a los demás grupos, porque estamos en otro nivel, lo que nosotros hacemos no lo hacen muchos otros. Todos tenemos grandes traumas, y todos también somos muy meticulosos. Cada ves que vamos a grabar un álbun tiramos a la basura decenas y decenas de condiciones, y no siempre son malas. A veces querer hacer todo muy bien suele ser un defecto. Sin embargo, ese tipo de actitudes no promueven problemas internos entre los integrantes del grupo. Generalmente trabajamos en armonía, a pesar de que soy muy conciente de que la mayoría de la gente me ve a mí como un líder, el que dirige todo. Debo admitir que tengo una manera de ser un poco violenta, porque nunca me callo cuando algo no me gusta o me cae mal. Pero mis compañeros me conocen y saben como manejarme para evitar que me sobrepase. Lo que muchas veces me hace hacer así es el hecho de ser observado. A todos los grupos les pasa. Pero a mi me obseciona, porque en ningún momento puedo dejar de pensar que debo ser el mejor»

ENTREVISTA FREDDY MERCURY MUNICH 1985

• «Si hay algo de lo que jamas podrán acusarme es de componer letras comerciales. No me cuesta escribir lo que quiero ni hacer lo que quiera para crear las condiciones que sean necesarias y lograr que se me escuche. El ser natural es el modo que finalmente prevalece sobre cualquiera. Me gusta componer sobre temas distintos, innovar, adentrarme en cuestiones totalmente desconocidas para mi. Sin embargo todas mis canciones por distintas que parezcan contienen una dósis de sentimiento y sentido del humor porque es así como yo veo las cosas»

• «Soy de la idea de que todos tenemos nuestras dos caras. Por un lado, en Mr Bad Guy, mis letras reflejan dolor y tristeza, pero al mismo tiempo son frívolas. El motivo: soy una persona extremista, que escribe sobre lo que pasa. Mi naturaleza básica es así y no encuentro nada de malo en eso. A veces soy un tipo adorable, pero otras....»

• «El amor y la falta de amor son dos temas que siempre estarán presentes en mis canciones dado que son dos hechos, que por mucho que cambie el mundo, nunca dejaran de existir. Esa es la razón por la que cantar y escribir sobre ellos no ha perdido en ningun momento vigencia. Creo que soy un enamorado del amor»



FRASES DE FREDDY MERCURY

• «No voy a ser una estrella, voy a ser una leyenda»

• «Por el amor de Dios, ¿que si yo quisiera hacer confesiones sobre mi vida sexual, elegiría a The Sun entre todos los diarios? De ninguna manera, soy demasiado inteligente (1985)»

• «Soy un gran macho, un objeto sexual y soy muy arrogante. Así que la mayoría de la gente me rechaza por ello. No conocen realmente quien soy»

• «Un montón de gente critica BOHEMIAN RHAPSODY, pero quien puede ofrecer algo parecido. Nómbrame un grupo que haya hecho un single operístico»

• «Tengo unos cuantos amigos, una gran casa y puedo ir a donde quiera siempre que quiera. Pero cuanto más dinero tienes, más desgraciado te sientes. Y sucede que tengo mucho dinero»

• «Soy una persona de extremos. Tengo una parte débil y otra fuerte, sin mucho más en medio. Si estoy ante la persona adecuada me puedo mostrar muy vulnerable, como un bebé, y lo que suele ocurrir es que me pisoteen. Pero a veces soy duro y nadie puede conmigo»

• «Nunca me he considerado el líder de Queen. La persona más importante, quizá»

• «Antes vivía para el sexo; ahora, sorprendentemente, me he pasado al otro extremo. El SIDA cambió mi vida. He dejado de salir y casi me he convertido en una monja. Era extremadamente promiscuo, pero he puesto fin a todo eso. Es más, no echo de menos nada de aquella clase de vida»

• «No tengo nada que esconder, bueno, sólo mis dientes, no me gusta que sean
tan prominentes. Me los tengo quearreglar, pero no tengo tiempo. Por lo demás, soy perfecto»


• «¿La razón y el secreto de nuestro éxito, cariño? Mi carisma, por supuesto»

• «Sólo soy una prostituta de la música, querida»

• «Quiero llevar una vida como la victoriana, rodeado por un exquisito desorden»

• «No sé cocinar, no sé amar, no sé hablar. Bueno, hay una cosa que sí se me da bien, pero no puedo decirlo por televisión»

• «Siempre quise ser una estrella y ahora parece que el resto del mundo está de acuerdo conmigo (1986)»

• «Cariño, el dinero simplemente me cae a chorros. Puede que suene algo vulgar, pero es maravilloso. Todo lo que pido a la vida es hacer montones de dinero para gastarlo»

• «Como la reina de Inglaterra, nunca llevo dinero encima. Si algo me apetece de una tienda le pido a alguien de nuestro equipo que lo compre»

• «Odio que intenten analizar mis canciones en su totalidad, la gente aún me pregunta sobre qué va Bohemian Rhapsody y les digo que no lo sé»

• «Pienso que mis melodías son mejores que mis letras. 'Death On Two Legs' fue la peor letra que escribí en mi vida»

• «Soy la Carmen Miranda del Rock ‘n' Roll. Pero, que puedo decir. Tengo una personalidad extravagante. Me gusta salir y pasarla bien. Sólo estoy siendo yo mismo. Los medios sobreexageran un montón de cosas. Yo soy una persona fácil de tratar, en serio. Puedo ser un verdadero hijo de puta algunas veces, pero está bien, no es para tanto. Uso mis influencias, ¿Porque no habría de hacerlo?»

• «Soy tan poderoso en el escenario que parezco haber creado un monstruo. Cuando actúo soy extrovertido, aunque dentro de mí, soy completamente distinto»

• «Cuando no estoy en el escenario soy yo mismo, lo que de alguna manera puede ser aburrido. Mucha gente se desilusiona cuando me conocen. Me tratan como si yo fuera igual que cuando actuo, pero soy un ser humano como cualquier otro, me gustaría que la gente se diera cuenta de eso»

• «Cuando recuerdo lo del esmalte de uñas negro, la seda y el resto pienso: ¡Dios mío! ¿qué estaba haciendo?»



• «Si a la gente no le gusta lo que hacemos me siento pésimamente, más que nada porque sé que somos la banda de rock más vital que hay»

• «Si me muriera mañana no me importaría el daño. Porque estoy seguro de haber hecho todo»

• «Si todo el dinero se me acabase mañana, andaría como si tuviese montones de él, porque es a lo que me he acostumbrado. Siempre me pasearé como un millonario y nadie me podrá parar. Me gusta vivir la vida a tope, esa es mi naturaleza. Que nadie me diga lo que tengo que hacer»

• «Cuando se es una celebridad es difícil acercarse a alguien y decirle: mira, en el fondo soy normal. Luego lo que pasa es que me pisotean porque al intentar ser normal con alguien, salgo de mi coraza y me vuelvo mucho más vulnerable que la mayoría de la gente. Como tengo éxito y dinero, hay mucha gente avariciosa que intenta vivir a mi costa. Pero eso es algo a lo que he aprendido a hacer frente. Estoy lleno de cicatrices y no quiero ninguna más»

• «El amor es como una ruleta rusa para mi. Nadie me ve tal como soy. Todos se enamoran de mi fama y mi estrellato...Tengo esa coraza de macho, la que proyecto cuando estoy en escena, pero hay un lado mucho más blando por dentro (1986)»

• «El concepto de Queen es ser regios y majestuosos. El glamour es parte de nosotros. Queremos provocar y ser escandalosos. Ser exageradamente elegantes (1974)»

• «El dinero no puede comprar la felicidad, pero puede venir bien para conseguirla»

• «El dinero podrá ser vulgar, pero es majestuoso»

• «Me gustaría ser llevado en andas por seis esclavos rubios con palmeras y todo»

• «Me iré a la cama con todos»

• «El éxito me ha llevado a la adoración del mundo y a tener millones, pero me ha negado algo que todos necesitamos: una relación amorosa. El amor es como una ruleta rusa para mí. Trato de contenerme cuando me siento atraído por alguien, pero no puedo controlar el amor»

• «Justo en este momento creo que si tuviera el pelo largo, las uñas pintadas y vistiera con aquellas cosas, me vería ridículo...Ya me veía ridículo entonces, pero funcionaba»

• «La fórmula ideal para escribir es desnudo en la playa. Ahí sale todo»

• «La gente dice que son amigos míos, pero no les creo»

• «La gente se inquieta cuando me conoce. Piensan que voy a comérmelos. Pero en el fondo soy bastante tímido»

• «¡La mecánica interna del grupo es muy violenta!. John piensa sobre todo en el ritmo, ama la simplicidad y puede darles a otros una idea a tiempo. Roger es un fan de la música moderna y está al tanto de todo lo que está pasando, es muy abierto. Brian ama la música que lo excita, no solo la heavy, sino todo lo que llega directamente al cuerpo, al espíritu. Es el quien quiere convertir a Queen en rock'n'roll. Yo soy yo mismo, imprevisible. Doy lo que esperan de mi y además puedo sorprender con algo que salga de la normalidad»

• «Me encanta el cuero, me veo un poco a mí mismo como una pantera negra»

• «Me gusta ponerme en evidencia. No me tomo muy en serio. No llevaría esta ropa si fuese serio. La única cosa que hace que siga es que me río de mí mismo»

• «Me gustan las personas. Creo que soy como una madre para muchos. Me gusta compartir los problemas con la gente»

• «Me gustaría bailar en el infierno con Carmen Miranda. Me encantan los ritmos hipnóticos, brasileños, sudamericanos; son parte de mí»

• «Me gustaría ser enterrado con todos mis tesoros, como los faraones. Si pudiese permitírmelo, tendría una pirámide construida en Kensington (1989)»

• «Mis canciones de amor tienen que ver con la tristeza y el dolor»

• «Ni siquiera llevo bolsillos en los pantalones, no los soporto. Mi paquete es mío, no me pongo nada»

• «No creo que llegue a viejo y no me importa. He vivido una vida intensa. He hecho de todo y no me importaría morirme mañana»

• «No espero llegar a viejo. Realmente, no me importa. No tengo ninguna aspiración de vivir hasta los setenta, sería muy aburrido (1989)» (y no llego)

• «No hago letras para gays ni para nadie en especial, más bien me interesa escribir para que la gente me vea como un maldito»

• «No he hecho esfuerzos para convertirme en un héroe de la guitarra porque no sé tocar la jodida guitarra»

• «"No nos llegan cartas de gays. Llegan cartas que dicen que luzco muy diabólico (1973)»

• «No sé por qué quieren suponer que nos inspiramos en otras bandas, Queen es demasiado grande para eso (1986)»

• «"No me gusta hacer entrevistas porque si tú pones una grabadora ante mí sólo sé permanecer callado, ¿sabes?»

• «Aprendes a defenderte solo en la juventud. Yo era muy rebelde, y a mis padres eso les molestaba muchísimo. Me fui de casa chico. Pero yo solo quería lo mejor, quería ser mi propio jefe»

••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••


POETAS


PABLO NERUDA


«La Pregunta»

Amor, una pregunta
te ha destrozado.

Yo he regresado a ti
desde la incertidumbre con espinas.

Te quiero recta como
la espada o el camino.

Pero te empeñas
en guardar un recodo
de sombra que no quiero.

Amor mío,
compréndeme,
te quiero toda,
de ojos a pies, a uñas,
por dentro,
toda la claridad, la que guardabas.

Soy yo, amor mío,
quien golpea tu puerta.
No es el fantasma, no es
el que antes se detuvo
en tu ventana.
Yo echo la puerta abajo:
yo entro en toda tu vida:
vengo a vivir en tu alma:
tú no puedes conmigo.

Tienes que abrir puerta a puerta,
tienes que obedecerme,
tienes que abrir los ojos
para que busque en ellos,
tienes que ver cómo ando
con pasos pesados
por todos los caminos
que, ciegos, me esperaban.

No me temas,
soy tuyo,
pero
no soy el pasajero ni el mendigo,
soy tu dueño,
el que tú esperabas,
y ahora entro
en tu vida,
para no salir más,
amor, amor, amor,
para quedarme


«La Reina»

Yo te he nombrado reina.
Hay más altas que tú, más altas.
Hay más puras que tú, más puras.
Hay más bellas que tú, hay más bellas.
Pero tú eres la reina.

Cuando vas por las calles
nadie te reconoce.
Nadie ve tu corona de cristal, nadie mira
la alfombra de oro rojo
que pisas donde pasas
la alfombra que no existe.

Y cuando asomas
suenan todos los ríos
en mi cuerpo, sacuden
el cielo las campanas,
y un himno llena el mundo.

Sólo tú y yo,
sólo tú y yo, amor mío,
lo escuchamos


«Levántate Conmigo»

Nadie quisiera
como yo quedarse
sobre la almohada en que tus párpados
quieren cerrar el mundo para mí.
Allí también quisiera
dejar dormir mi sangre
rodeando tu dulzura.

Pero levántate,
tú, levántate,
pero conmigo levántate
y salgamos reunidos
a luchar cuerpo a cuerpo
contra las telarañas del malvado,
contra el sistema que reparte el hambre,
contra la organización de la miseria.

Vamos,
y tú, mi estrella, junto a mí,
recién nacida de mi propia arcilla,
ya habrás hallado el manantial que ocultas
y en medio del fuego estarás
junto a mí,
con tus ojos bravíos,
alzando mi bandera


«POEMA 12: Para Mi Corazón Basta Tu Pecho
20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada»


Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.

Eternamente en fuga como la ola.
He dicho que cantabas en el viento
Como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.

Y entristeces de pronto como un viaje.
Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran
Y huyen pájaros que dormían en tu alma


«POEMA 15: Me Gustas Cuando Callas
20 Poemas de Amor y una Canción Desesperada»


Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto

«La Carta En El Camino»

Adiós, pero conmigo
serás, irás adentro
de una gota de sangre que circule en mis venas
o fuera, beso que me abrasa el rostro
o cinturón de fuego en mi cintura.
Dulce mía, recibe
el gran amor que salió de mi vida
y que en ti no encontraba territorio
como el explorador perdido
en las islas del pan y de la miel.
Yo te encontré después
de la tormenta,
la lluvia lavó el aire
y en el agua
tus dulces pies brillaron como peces.

Adorada, me voy a mis combates.

Arañaré la tierra para hacerte
una cueva y allí tu Capitán
te esperará con flores en el lecho.
No pienses más, mi dulce,
en el tormento
que pasó entre nosotros
como un rayo de fósforo
dejándonos tal vez su quemadura.
La paz llegó también porque regreso
a luchar a mi tierra,
y como tengo el corazón completo
con la parte de sangre que me diste
para siempre,
y como
llevo
las manos llenas de tu ser desnudo,
mírame,
mírame,
mírame por el mar, que voy radiante,
mírame por la noche que navego,
y mar y noche son los ojos tuyos.
No he salido de ti cuando me alejo.
Ahora voy a contarte:
mi tierra será tuya,
yo voy a conquistarla,
no sólo para dártela,
sino que para todos,
para todo mi pueblo.


Saldrá el ladrón de su torre algún día.
Y el invasor será expulsado.
Todos los frutos de la vida
crecerán en mis manos
acostumbradas antes a la pólvora.
Y sabré acariciar las nuevas flores
porque tú me enseñaste la ternura.
Dulce mía, adorada,
vendrán conmigo a luchar cuerpo a cuerpo
porque en mi corazón viven tus besos
como banderas rojas,
y si caigo, no sólo
me cubrirá la tierra
sino este gran amor que me trajiste
y que vivió circulando en mi sangre.
Vendrás conmigo,
en esa hora te espero,
en esa hora y en todas las horas,
en todas las horas te espero.
Y cuando venga la tristeza que odio
a golpear a tu puerta,
dile que yo te espero
y cuando la soledad quiera que cambies
la sortija en que está mi nombre escrito,
dile a la soledad que hable conmigo,
que yo debí marcharme
porque soy un soldado,
y que allí donde estoy,
bajo la lluvia o bajo
el fuego,
amor mío, te espero,
te espero en el desierto más duro
y junto al limonero florecido:
en todas partes donde esté la vida,
donde la primavera está naciendo,
amor mío, te espero.
Cuando te digan «Ese hombre
no te quiere», recuerda
que mis pies están solos en esa noche, y buscan
los dulces y pequeños pies que adoro.
Amor, cuando te digan
que te olvidé, y aun cuando
sea yo quien lo dice,
cuando yo te lo diga,
no me creas,
quién y cómo podrían
cortarte de mi pecho
y quién recibiría
mi sangre
cuando hacia ti me fuera desangrando?
Pero tampoco puedo
olvidar a mi pueblo.
Voy a luchar en cada calle,
detrás de cada piedra.
Tu amor también me ayuda:
es una flor cerrada
que cada vez me llena con su aroma
y que se abre de pronto
dentro de mí como una gran estrella.

Amor mío, es de noche.

El agua negra, el mundo
dormido, me rodean.
Vendrá luego la aurora,
y yo mientras tanto te escribo
para decirte: «Te amo».
Para decirte «Te amo», cuida,
limpia, levanta,
defiende
nuestro amor, alma mía.
Yo te lo dejo como si dejara
un puñado de tierra con semillas.
De nuestro amor nacerán vidas.
En nuestro amor beberán agua.
Tal vez llegará un día
en que un hombre
y una mujer, iguales
a nosotros,
tocarán este amor, y aún tendrá fuerza
para quemar las manos que lo toquen.
Quiénes fuimos? Qué importa?
Tocarán este fuego
y el fuego, dulce mía, dirá tu simple nombre
y el mío, el nombre
que tú sola supiste porque tú sola
sobre la tierra sabes
quién soy, y porque nadie me conoció como una,
como una sola de tus manos,
porque nadie
supo cómo, ni cuándo
mi corazón estuvo ardiendo:
tan sólo
tus grandes ojos pardos lo supieron,
tu ancha boca,
tu piel, tus pechos,
tu vientre, tus entrañas
y el alma tuya que yo desperté
para que se quedara
cantando hasta el fin de la vida.

Amor, te espero.

Adiós, amor, te espero.

Amor, amor, te espero.

Y así esta carta se termina
sin ninguna tristeza:
están firmes mis pies sobre la tierra,
mi mano escribe esta carta en el camino,
y en medio de la vida estaré
siempre
junto al amigo, frente al enemigo,
con tu nombre en la boca
y un beso que jamás
se apartó de la tuya



JAIME SABINES


«Amor Mio, Mi Amor, Amor Hallado»

Amor mío, mi amor, amor hallado
de pronto en la ostra de la muerte.
Quiero comer contigo, estar, amar contigo,
quiero tocarte, verte.

Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo
los hilos de mi sangre acostumbrada,
lo dice este dolor y mis zapatos
y mi boca y mi almohada.

Te quiero, amor, amor absurdamente,
tontamente, perdido, iluminado,
soñando rosas e inventando estrellas
y diciéndote adiós yendo a tu lado.

Te quiero desde el poste de la esquina,
desde la alfombra de ese cuarto a solas,
en las sábanas tibias de tu cuerpo
donde se duerme un agua de amapolas.

Cabellera del aire desvelado,
río de noche, platanar oscuro,
colmena ciega, amor desenterrado,

voy a seguir tus pasos hacia arriba,
de tus pies a tu muslo y tu costado


«Despuès De Todo»

Después de todo -pero después de todo-
sólo se trata de acostarse juntos,
se trata de la carne,
de los cuerpos desnudos,
lámpara de la muerte en el mundo.

Gloria degollada, sobreviviente
del tiempo sordomudo,
mezquina paga de los que mueren juntos.

A la miseria del placer, eternidad,
condenaste la búsqueda, al injusto
fracaso encadenaste sed,
clavaste el corazón a un muro.

Se trata de mi cuerpo al que bendigo,
contra el que lucho,
el que ha de darme todo
en un silencio robusto
y el que se muere y mata a menudo.

Soledad, márcame con tu pie desnudo,
aprieta mi corazón como las uvas
y lléname la boca con su licor maduro


«He Aquì Que Tù Estas Sola Y Que Estoy Solo»

He aquí que tú estás sola y que estoy solo.
Haces tus cosas diariamente y piensas
y yo pienso y recuerdo y estoy solo.
A la misma hora nos recordamos algo
y nos sufrimos. Como una droga mía y tuya
somos, y una locura celular nos recorre
y una sangre rebelde y sin cansancio.
Se me va a hacer llagas este cuerpo solo,
se me caerá la carne trozo a trozo.
Esto es lejía y muerte.
El corrosivo estar, el malestar
muriendo es nuestra muerte.

Ya no sé dónde estás. Yo ya he olvidado
quién eres, dónde estás, cómo te llamas.
Yo soy sólo una parte, sólo un brazo,
una mitad apenas, sólo un brazo.
Te recuerdo en mi boca y en mis manos.
Con mi lengua y mis ojos y mis manos
te sé, sabes a amor, a dulce amor, a carne,
a siembra , a flor, hueles a amor, a ti,
hueles a sal, sabes a sal, amor y a mí.
En mis labios te sé, te reconozco,
y giras y eres y miras incansable
y toda tú me suenas
dentro del corazón como mi sangre.
Te digo que estoy solo y que me faltas.
Nos faltamos, amor, y nos morimos
y nada haremos ya sino morirnos.
Esto lo sé, amor, esto sabemos.
Hoy y mañana, así, y cuando estemos
en nuestros brazos simples y cansados,
me faltarás, amor, nos faltaremos



«Los Amorosos»

Los amorosos callan.
El amor es el silencio más fino,
el más tembloroso, el más insoportable.
Los amorosos buscan,
los amorosos son los que abandonan,
son los que cambian, los que olvidan.

Su corazón les dice que nunca han de encontrar,
no encuentran, buscan.
Los amorosos andan como locos
porque están solos, solos, solos,
entregándose, dándose a cada rato,
llorando porque no salvan al amor.

Les preocupa el amor. Los amorosos
viven al día, no pueden hacer más, no saben.
Siempre se están yendo,
siempre, hacia alguna parte.
Esperan,
no esperan nada, pero esperan.

Saben que nunca han de encontrar.
El amor es la prórroga perpetua,
siempre el paso siguiente, el otro, el otro.
Los amorosos son los insaciables,
los que siempre -¡que bueno!- han de estar solos.
Los amorosos son la hidra del cuento.

Tienen serpientes en lugar de brazos.
Las venas del cuello se les hinchan


también como serpientes para asfixiarlos.
Los amorosos no pueden dormir
porque si se duermen se los comen los gusanos.
En la oscuridad abren los ojos
y les cae en ellos el espanto.
Encuentran alacranes bajo la sábana
y su cama flota como sobre un lago.

Los amorosos son locos, sólo locos,
sin Dios y sin diablo.
Los amorosos salen de sus cuevas
temblorosos, hambrientos,
a cazar fantasmas.
Se ríen de las gentes que lo saben todo,
de las que aman a perpetuidad, verídicamente,
de las que creen en el amor
como una lámpara de inagotable aceite.

Los amorosos juegan a coger el agua,
a tatuar el humo, a no irse.
Juegan el largo, el triste juego del amor.
Nadie ha de resignarse.
Dicen que nadie ha de resignarse.
Los amorosos se avergüenzan de toda conformación.
Vacíos, pero vacíos de una a otra costilla,
la muerte les fermenta detrás de los ojos,
y ellos caminan, lloran hasta la madrugada
en que trenes y gallos se despiden dolorosamente.

Les llega a veces un olor a tierra recién nacida,
a mujeres que duermen con la mano en el sexo,
complacidas,
a arroyos de agua tierna y a cocinas.
Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida


«Me Doy Cuenta Que Me Faltas»

Me doy cuenta de que me faltas
y de que te busco entre las gentes, en el ruido,
pero todo es inútil.
Cuando me quedo solo
me quedo más solo
solo por todas partes y por ti y por mí.
No hago sino esperar.
Esperar todo el día hasta que no llegas.
Hasta que me duermo
y no estás y no has llegado
y me quedo dormido
y terriblemente cansado
preguntando.
Amor, todos los días.
Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.
Puedes empezar a leer esto
y cuando llegues aquí empezar de nuevo.
Cierra estas palabras como un círculo,
como un aro, échalo a rodar, enciéndelo.
Estas cosas giran en torno a mí igual que moscas,
en mi garganta como moscas en un frasco.
Yo estoy arruinado.
Estoy arruinado de mis huesos,
todo es pesadumbre


«Me Dueles»

Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza. Córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma, búscame,
escúchame.
En algún sitio, mi voz sobreviviente, llama,
pide tu asombro, tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
viene desde la muerte, desde antes
del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad de rostro, qué ternura
de luz ensimismada,
qué dibujo de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
del suelo, de la sombra que pisas,
del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
y quiero vivir, vivir, vivir


«Me Tienes Es Tus Manos»

Me tienes en tus manos
y me lees lo mismo que un libro.
Sabes lo que yo ignoro
y me dices las cosas que no me digo.
Me aprendo en ti más que en mi mismo.
Eres como un milagro de todas horas,
como un dolor sin sitio.
Si no fueras mujer fueras mi amigo.
A veces quiero hablarte de mujeres
que a un lado tuyo persigo.

Eres como el perdón
y yo soy como tu hijo.
¿Qué buenos ojos tienes cuando estás conmigo?
¡Qué distante te haces y qué ausente
cuando a la soledad te sacrifico!
Dulce como tu nombre, como un higo,
me esperas en tu amor hasta que arribo.
Tú eres como mi casa,
eres como mi muerte, amor mío


«Mi Corazòn Emprende»

Mi corazón emprende
de mi cuerpo a tu cuerpo último viaje.
Retoño de la luz,
agua de las edades que en ti, perdida, nace.
Ven a mi sed. Ahora.
Después de todo. Antes.
Ven a mi larga sed entretenida
en bocas, escasos manantiales.
quiero esa arpa honda que en tu vientre
arrulla niños salvajes.
Quiero esa tensa humedad que te palpita,
esa humedad de agua que te arde.
Mujer, músculo suave.
La piel de un beso entre tus senos
de oscurecido oleaje
me navega en la boca
y mide sangre.
Tú también. Y no es tarde.
Aún podemos morirnos uno en otro:
es tuyo y mío ese lugar de nadie.
Mujer, ternura de odio, antigua madre,
quiero entrar, penetrarte,
veneno, llama, ausencia,
mar amargo y amargo, atravesarte.
Cada célula es hembra, tierra abierta,
agua abierta, cosa que se abre.
Yo nací para entrarte.
Soy la flecha en el lomo de la gacela agonizante.
Por conocerte estoy,
grano de angustia en corazón de ave.
Yo estaré sobre ti, y todas las mujeres
tendrán un hombre encima en todas partes


«Mi Corazòn Me Recuerda Que He De LLorar»

Mi corazón me recuerda que he de llorar
por el tiempo que se ha ido, por el que se va.
Agua del tiempo que corre, muerte abajo,
tumba abajo, no volverá.
Me muero todos los días
sin darme cuenta, y está
mi cuerpo girando
en la palma de la muerte
como un trompo de verdad.
Hilo de mi sangre, ¿quién te enrollará?
Agua soy que tiene cuerpo,
la tierra la beberá.
Fuego soy, aire compacto,
no he de durar .
El viento sobre la tierra
tumba muertos, sobre el mar,
los siembra en hoyos de arena,
les echa cal.
Yo soy el tiempo que pasa,
es mi muerte la que va
en los relojes andando hacia atrás


«No Es Nada De Tu Cuerpo»

No es nada de tu cuerpo
ni tu piel, ni tus ojos, ni tu vientre,
ni ese lugar secreto que los dos conocemos,
fosa de nuestra muerte, final de nuestro entierro.
No es tu boca -tu boca
que es igual que tu sexo-,
ni la reunión exacta de tus pechos,
ni tu espalda dulcísima y suave,
ni tu ombligo en que bebo.
Ni son tus muslos duros como el día,
ni tus rodillas de marfil al fuego,
ni tus pies diminutos y sangrantes,
ni tu olor, ni tu pelo.
No es tu mirada -¿qué es una mirada?-
triste luz descarriada, paz sin dueño,
ni el álbum de tu oído, ni tus voces,
ni las ojeras que te deja el sueño.
Ni es tu lengua de víbora tampoco,
flecha de avispas en el aire ciego,
ni la humedad caliente de tu asfixia
que sostiene tu beso.
No es nada de tu cuerpo,
ni una brizna, ni un pétalo,
ni una gota, ni un grano, ni un momento.

Es sólo este lugar donde estuviste,
estos mis brazos tercos


«No Es Que Muera De Amor, Muero De Ti»

No es que muera de amor, muero de ti.
Muero de ti, amor, de amor de ti,
de urgencia mía de mi piel de ti,
de mi alma, de ti y de mi boca
y del insoportable que yo soy sin ti.

Muero de ti y de mi, muero de ambos,
de nosotros, de ese,
desgarrado, partido,
me muero, te muero, lo morimos.

Morimos en mi cuarto en que estoy solo,
en mi cama en que faltas,
en la calle donde mi brazo va vacío,
en el cine y los parques, los tranvías,
los lugares donde mi hombro
acostumbra tu cabeza
y mi mano tu mano
y todo yo te sé como yo mismo.

Morimos en el sitio que le he prestado al aire
para que estés fuera de mí,
y en el lugar en que el aire se acaba
cuando te echo mi piel encima
y nos conocemos en nosotros,
separados del mundo, dichosa, penetrada,
y cierto , interminable.

Morimos, lo sabemos, lo ignoran, nos morimos
entre los dos, ahora, separados,
del uno al otro, diariamente,
cayéndonos en múltiples estatuas,
en gestos que no vemos,
en nuestras manos que nos necesitan.

Nos morimos, amor, muero en tu vientre
que no muerdo ni beso,
en tus muslos dulcísimos y vivos,
en tu carne sin fin, muero de máscaras,
de triángulos oscuros e incesantes.
Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo,
de nuestra muerte ,amor, muero, morimos.
En el pozo de amor a todas horas,
inconsolable, a gritos,
dentro de mi, quiero decir, te llamo,
te llaman los que nacen, los que vienen
de atrás, de ti, los que a ti llegan.
Nos morimos, amor, y nada hacemos
sino morirnos más, hora tras hora,
y escribirnos y hablarnos y morirnos


«Sitio De Amor, Lugar En Que He Vivido»

Sitio de amor, lugar en que he vivido
de lejos, tú, ignorada,
amada que he callado, mirada que no he visto,
mentira que me dije y no he creído:
en esta hora en que los dos, sin ambos,
a llanto y odio y muerte nos quisimos,
estoy, no sé si estoy, ¡si yo estuviera!,
queriéndote, llorándome, perdido.

( Esta es la última vez que yo te quiero.
En serio te lo digo )

Cosas que no conozco, que no he aprendido,
contigo, ahora, aquí, las he aprendido.

En ti creció mi corazón.
En ti mi angustia se hizo.
Amada, lugar en que descanso,
silencio en que me aflijo.

( Cuando miro tus ojos
pienso en un hijo. )

Hay horas, horas, horas, en que estás tan ausente
que todo te lo digo.

Tu corazón a flor de piel, tus manos,
tu sonrisa perdida alrededor de un grito,
ese tu corazón de nuevo, tan pobre, tan sencillo,
y ese tu andar buscándome por donde yo no he ido:

todo eso que tu haces y no haces a veces
es como para estarse peleando contigo.

Niña de los espantos, mi corazón caído,
ya ves, amada, niña, que cosas digo


«Solo En Sueños»

Sólo en sueños,
sólo en el otro mundo del sueño te consigo,
a ciertas horas, cuando cierro puertas
detrás de mí.
¡Con qué desprecio he visto a los que sueñan,
y ahora estoy preso en su sortilegio,

atrapado en su red!
¡Con qué morboso deleite te introduzco
en la casa abandonada, y te amo mil veces
de la misma manera distinta!
Esos sitios que tú y yo conocemos
nos esperan todas las noches
como una vieja cama
y hay cosas en lo oscuro que nos sonríen.
Me gusta decirte lo de siempre
y mis manos adoran tu pelo
y te estrecho, poco a poco, hasta mi sangre.
Pequeña y dulce, te abrazas a mi abrazo,
y con mi mano en tu boca, te busco y te busco.
A veces lo recuerdo. A veces
sólo el cuerpo cansado me lo dice.
Al duro amanecer estás desvaneciéndote
y entre mis brazos sólo queda tu sombra


«Tu Cuerpo Esta A Mi Lado»

Tu cuerpo está a mi lado
fácil, dulce, callado.
Tu cabeza en mi pecho se arrepiente
con los ojos cerrados
y yo te miro y fumo
y acaricio tu pelo enamorado.
Esta mortal ternura con que callo
te está abrazando a ti mientras yo tengo
inmóviles mis brazos.
Miro mi cuerpo, el muslo
en que descansa tu cansancio,
tu blando seno oculto y apretado
y el bajo y suave respirar de tu vientre
sin mis labios.
Te digo a media voz
cosas que invento a cada rato
y me pongo de veras triste y solo
y te beso como si fueras tu retrato.
Tú, sin hablar, me miras
y te aprietas a mí y haces tu llanto
sin lágrimas, sin ojos, sin espanto.
Y yo vuelvo a fumar, mientras las cosas
se ponen a escuchar lo que no hablamos


«Tu Nombre»

Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras todo esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado.
Iluminado, ciego, lleno de ti, derramándote.
Digo tu nombre con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer


«Tu Tienes Lo Que Busco, Lo Que Deseo, Lo Que Amo»

Tú tienes lo que busco, lo que deseo, lo que amo,
tú lo tienes.
El puño de mi corazón está golpeando, llamando.
Te agradezco a los cuentos,
doy gracias a tu madre y a tu padre,
y a la muerte que no te ha visto.
Te agradezco al aire.
Eres esbelta como el trigo,
frágil como la línea de tu cuerpo.
Nunca he amado a una mujer delgada
pero tú has enamorado mis manos,
ataste mi deseo,
cogiste mis ojos como dos peces.
Por eso estoy a tu puerta, esperando


«Vamos A Guardar Este Dia»

Vamos a guardar este día
entre las horas, para siempre,
el cuarto a oscuras,
Debussy y la lluvia,
tú a mi lado, descansando de amar.
Tu cabellera en que el humo de mi cigarrillo
flotaba densamente, imantado, como una mano
acariciando.
Tu espalda como una llanura en el silencio
y el declive inmóvil de tu costado
en que trataban de levantarse,
como de un sueño, mis besos.

La atmósfera pesada
de encierro, de amor, de fatiga,
con tu corazón de virgen odiándome y odiándote.
todo ese malestar del sexo ahíto,
esa convalecencia en que nos buscaban los ojos
a través de la sombra para reconciliarnos.
Tu gesto de mujer de piedra,
última máscara en que a pesar de ti te refugiabas,
domesticabas tu soledad.
Los dos, nuevos en el alma, preguntando por qué.
Y más tarde tu mano apretando la mía,
cayéndose tu cabeza blandamente en mi pecho,
y mis dedos diciéndole no sé qué cosas a tu cuello.
Vamos a guardar este día
entre las horas para siempre


«Yo No Lo Sè De Cierto, Pero Lo Supongo»

Yo no lo sé de cierto, pero supongo
que una mujer y un hombre
un día se quieren,
se van quedando solos poco a poco,
algo en su corazón les dice que están solos,
solos sobre la tierra se penetran,
se van matando el uno al otro.

Todo se hace en silencio. Como
se hace la luz dentro del ojo.
El amor une cuerpos.
En silencio se van llenando el uno al otro.
Cualquier día despiertan, sobre brazos;
piensan entonces que lo saben todo.
Se ven desnudos y lo saben todo.
(Yo no lo sé de cierto. Lo supongo)


«Espero Curarme De Ti»

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

«Te Quiero A Las 10 De La Mañana»

Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo, a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes, me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla y tu vientre, que mis manos me convencen de ello, y que no hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro, y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios, hasta que yo te digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay días también, hay horas, en que no te conozco, en que me eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres, me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría quererte menos que yo, amor mío?

«Digo Que No Puede Decirse El Amor»

Digo que no puede decirse el amor.
El amor se come como un pan,

se muerde como un labio,
se bebe como un manantial.
El amor se llora como a un muerto,
se goza como un disfraz.
El amor duele como un callo,
aturde como un panal,
y es sabroso como la uva de cera
y como la vida es mortal.

El amor no se dice con nada,
ni con palabras ni con callar.
Trata de decirlo el aire
y lo está ensayando el mar.
Pero el amante lo tiene prendido,
untado en la sangre lunar,
y el amor es igual que una brasa
y una espiga de sal.

La mano de un manco lo puede tocar,
la lengua de un mudo, los ojos de un ciego,
decir y mirar.
El amor no tiene remedio
y sólo quiere jugar.


JOSE ANGEL BUESA


«Poema Del Renunciamiento»

Pasaras por mi vida sin saber que pasaste.
Pasaras en silencio por mi amor, y al pasar,
fingire una sonrisa, como un dulce contraste
del dolor de quererte ... y jamas lo sabrás.
Soñare con el nacar virginal de tu frente;
soñare con tus ojos de esmeraldas de mar;
soñare con tus labios desesperadamente;
soñare con tus besos ... y jamás lo sabrás.
Quizas pases con otro que te diga al oido
esas frases que nadie como yo te dirá;
y, ahogando para siempre mi amor inadvertido,
te amare más que nunca ... y jamás lo sabrás.

Yo te amare en silencio, como algo inaccesible,
como un sueño que nunca lograré realizar;
y el lejano perfume de mi amor imposible
rozará tus cabellos ... y jamás lo sabrás.
Y si un día una lágrima denuncia mi tormento,
-- el tormento infinito que te debo ocultar --
te diré sonriente: "No es nada ... ha sido el viento".
Me enjugaré la lágrima ... ¡y jamás lo sabrás!

«Así, Verte de Lejos»

Así, verte de lejos, definitivamente.
Tú vas con otro hombre, y yo con otra mujer.
Y sí que como el agua que brota de una fuente
aquellos bellos días ya no pueden volver.

Así, verte de lejos y pasar sonriente,
como quien ya no siente lo que sentía ayer,
y lograr que mi rostro se quede indiferente
y que el gesto de hastío parezca de placer.

Así, verte de lejos, y no decirte nada
ni con una sonrisa, ni con una mirada,
y que nunca sospeches cuánto te quiero así.

Porque aunque nadie sabe lo que a nadie le digo,
la noche entera es corta para soñar contigo
y todo el día es poco para pensar en ti.

«Canción del Amor Lejano»

Ella no fue, entre todas, la más bella,
pero me dio el amor más hondo y largo.
Otras me amaron más; y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella.

Acaso fue porque la amé de lejos,
como una estrella desde mi ventana...
Y la estrella que brilla más lejana
nos parece que tiene más reflejos.

Tuve su amor como una cosa ajena
como una playa cada vez más sola,
que únicamente guarda de la ola
una humedad de sal sobre la arena.

Ella estuvo en mis brazos sin ser mía,
como el agua en cántaro sediento,
como un perfume que se fue en el viento
y que vuelve en el viento todavía.

Me penetró su sed insatisfecha
como un arado sobre llanura,
abriendo en su fugaz desgarradura
la esperanza feliz de la cosecha.

Ella fue lo cercano en lo remoto,
pero llenaba todo lo vacío,
como el viento en las velas del navío,
como la luz en el espejo roto.

Por eso aún pienso en la mujer aquella,
la que me dio el amor más hondo y largo...
Nunca fue mía. No era la más bella.
Otras me amaron más... Y, sin embargo,
a ninguna la quise como a ella

«Balada del Loco Amor»

I

No, nada llega tarde, porque todas las cosas
tienen su tiempo justo, como el trigo y las rosas;
sólo que, a diferencia de la espiga y la flor,
cualquier tiempo es el tiempo de que llegue el amor.
No, Amor no llega tarde. Tu corazón y el mío
saben secretamente que no hay amor tardío.
Amor, a cualquier hora, cuando toca a una puerta,
la toca desde adentro, porque ya estaba abierta.
Y hay un amor valiente y hay un amor cobarde,
pero, de cualquier modo, ninguno llega tarde.

II

Amor, el niño loco de la loca sonrisa,
viene con pasos lentos igual que viene a prisa;
pero nadie está a salvo, nadie, si el niño loco
lanza al azar su flecha, por divertirse un poco.
Así ocurre que un niño travieso se divierte,
y un hombre, un hombre triste, queda herido de muerte.
Y más, cuando la flecha se le encona en la herida,
porque lleva el veneno de una ilusión prohibida.
Y el hombre arde en su llama de pasión, y arde, y arde
Y ni siquiera entonces el amor llega tarde.

III

No, yo no diré nunca qué noche de verano
me estremeció la fiebre de tu mano en mi mano.
No diré que esa noche que sólo a ti te digo
se me encendió en la sangre lo que soñé contigo.
No, no diré esas cosas, y, todavía menos,
la delicia culpable de contemplar tus senos.
Y no diré tampoco lo que vi en tu mirada,
que era como la llave de una puerta cerrada.
Nada más. No era el tiempo de la espiga y la flor,
y ni siquiera entonces llegó tarde el amor.

«Poema del Fracaso»

Mi corazón, un día, tuvo un ansia suprema,
que aún hoy lo embriaga cual lo embriagara ayer;
Quería aprisionar un alma en un poema,
y que viviera siempre... Pero no pudo ser.
Mi corazón, un día, silenció su latido,
y en plena lozanía se sintió envejecer;
Quiso amar un recuerdo más fuerte que el olvido
y morir recordando... Pero no pudo ser.
Mi corazón, un día, soñó un sueño sonoro,
en un fugaz anhelo de gloria y de poder;
Subió la escalinata de un palacio de oro
y quiso abrir las puertas... Pero no pudo ser.
Mi corazón, un día, se convirtió en hoguera,
por vivir plenamente la fiebre del placer;
Ansiaba el goce nuevo de una emoción cualquiera,
un goce para el solo... Pero no pudo ser.
Y hoy llegas tu a mi vida, con tu sonrisa clara,
con tu sonrisa clara, que es un amanecer;
y ante el sueño más dulce que nunca antes soñara,
quiero vivir mi sueño... Pero no puede ser.
Y he de decirte adiós para siempre, querida,
sabiendo que te alejas para nunca volver,
Quisiera retenerte para toda la vida...
Pero no puede ser! Pero no puede ser

«Poema de la Despedida»

Te digo adiós si acaso te quiero todavía
Quizas no he de olvidarte... Pero te digo adiós
No se si me quisiste... No se si te quería
O tal vez nos quisimos demasiado los dos.
Este cariño triste y apasionado y loco
Me lo sembré en el alma para quererte a tí.
No se si te amé mucho... No se si te amé poco,
Pero si sé que nunca volvere a amar así.
Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo
Y el corazón me dice que no te olvidaré.
Pero al quedarme solo... Sabiendo que te pierdo,
Tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.
Te digo adiós y acaso con esta despedida
Mi más hermoso sueño muere dentro de mí.
Pero te digo adiós para toda la vida,
Aunque toda la vida siga pensando en tí.

«Elegía Para Mí y Para Tí»

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y tú te irás borrando lentamente de mi sueño.
Un año y otro año caerán como hojas secas
de las ramas del árbol milenario del tiempo,
y tu sonrisa, llena de claridad de aurora,
se alejará en la sombra creciente del recuerdo.

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y quizá, poco a poco, dejaré de hacer versos,
bajo el vulgar agobio de la rutina diaria,
de las desilusiones y los aburrimientos.
Tú, que nunca soñaste mas que cosas posibles,
dejarás, poco a poco, de mirarte al espejo.

Acaso nos veremos un día, casualmente,
al cruzar una calle, y nos saludaremos.
Yo pensaré quizá: "Qué linda es todavía."
Tú quizá pensarás: "Se está poniendo viejo"
Tú irás sola, o con otro. Yo iré solo o con otra.
o tú irás con un hijo que debiera ser nuestro.

Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
igual que un río oscuro que corre hacia el silencio.
Un amigo, algún día, me dirá que te ha visto,
o una canción de entonces me traerá tu recuerdo.
Y en estas noches tristes de quietud y de estrellas,
pensaré en ti un instante, pero cada vez menos....

Y pasará la vida. Yo seguiré soñando;
pero ya no habrá un nombre de mujer en mi sueño.
Yo ya te habré olvidado definitivamente
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos.
(Y quizá, para entonces, al cruzar una calle,
nos vimos frente a frente, ya sin reconocernos.

Y una tarde de sol me cubrirán de tierra,
las manos para siempre cruzadas sobre el pecho.
Tú, con los ojos tristes y los cabellos blancos,
te pasarás las horas bostezando y tejiendo.
Y cada primavera renacerán las rosa,
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.

«Poema De La Culpa»

Yo la amé, y era de otro, que también la quería.
Perdónala Señor, porque la culpa es mía.
Después de haber besado sus cabellos de trigo,
nada importa la culpa, pues no importa el castigo.

Fue un pecado quererla, Señor, y, sin embargo
mis labios están dulces por ese amor amargo.
Ella fue como un agua callada que corría...
Si es culpa tener sed, toda la culpa es mía.

Perdónala Señor, tú que le diste a ella
su frescura de lluvia y esplendor de estrella.
Su alma era transparente como un vaso vacío:
yo lo llené de amor. Todo el pecado es mío.

Pero, ¿cómo no amarla, si tú hicistes que fuera
turbadora y fragante como la primavera?
¿Cómo no haberla amado, si era como el rocío
sobre la yerba seca y ávida del estío?

Trataré de rechazarla, Señor, inútilmente,
como un surco que intenta rechazar el simiente.
Era de otro. Era de otro que no la merecía,
y por eso, en sus brazos, seguía siendo mía.

Era de otro, Señor, pero hay cosas sin dueño:
las rosas y los ríos, y el amor y el ensueño.
Y ella me dio su amor como se da una rosa
como quien lo da todo, dando tan poca cosa...

Una embriaguez extraña nos venció poco a poco:
ella no fue culpable, Señor... ni yo tampoco
La culpa es toda tuya, porque la hiciste bella
y me diste los ojos para mirarla a ella.

Sí, nuestra culpa es tuya, si es una culpa amar
y si es culpa de un río cuando corre hacia el amar.
Es tan bella, Señor, y es tan suave, y tan clara,
que sería pecado mayor si no la amara.

Y por eso, perdóname, Señor, porque es tan bella,
que tú, que hicistes el agua, y la flor, y la estrella,
tú, que oyes el lamento de este dolor sin nombre,
tú también la amarías, ¡si pudieras ser hombre.

























Bibliografía:
Y tal vez, solo tal vez…. Te encontré (Poema, 91 palabras)
Misterio y Adoracion (Guión, 11 palabras)
Complemento (Poema, 128 palabras)
Descontrol (Poema, 146 palabras)
Invisible (Poema, 141 palabras)
TE ODIO Y TE RESPIRO (Poema, 139 palabras)
SI EXISTIERA, ESTARÍAS DENTRO (Poema, 115 palabras)
Primavera (Poema, 82 palabras)
Pergamino (Poema, 98 palabras)
Intentemos (Poema, 55 palabras)


¿Qué es esto?

[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]