TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Invitados / Mario Benedetti / La muerte y otras sorpresas / El otro yo

[C:67]

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la naríz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.

El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente , se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse imcómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.

Una tarde Armando llegó cansado del trabajo, se quitó los zapatos, movió lentamente los dedos de los pies y encendió la radio. En la radio estaba Mozart, pero el muchacho se durmió. Cuando despertó el Otro Yo lloraba con desconsuelo. En el primer momento, el muchacho no supo que hacer, pero después se rehizo e insultó concienzudamente al Otro Yo. Este no dijo nada, pero a la mañama siguiente se habia suicidado.

Al principio la muerte del Otro Yo fue un rudo golpe para el pobre Armando, pero enseguida pensó que ahora sí podría ser enteramente vulgar. Ese pensamiento lo reconfortó.

Sólo llevaba cinco días de luto, cuando salió la calle con el proposito de lucir su nueva y completa vulgaridad. Desde lejos vio que se acercaban sus amigos. Eso le lleno de felicidad e inmediatamente estalló en risotadas . Sin embargo, cuando pasaron junto a él, ellos no notaron su presencia. Para peor de males, el muchacho alcanzó a escuchar que comentaban: «Pobre Armando.Y pensar que parecía tan fuerte y saludable».

El muchacho no tuvo más remedio que dejar de reír y, al mismo tiempo, sintió a la altura del esternón un ahogo que se parecía bastante a la nostalgia. Pero no pudo sentir auténtica melancolía, porque toda la melancolía se la había llevado el Otro Yo.

Texto agregado el 07-09-2000, y leído por 77481 visitantes. (74 votos)


Lectores Opinan
07-04-2014 Y para quien lleguen a leer mi comentario escuchen este consejo.No sean como armando, no repriman sus comportamientos que no son agrdables ante la sociedad, solamente cambien hacia lo que USTEDES y no los demás consideren que es mejor. Tenga desición y personalidad, no sean Armandos. Legendario
07-04-2014 Se me hace muy curioso quemencionen a Mozart pues el era como armando, un tipo que ante la sociedad era una persona culta pero para quienes llegaorn a tratarlo mejor se daban cuenta de que ra una persona vulgar y altanera, y aunque parscan ser perosnalidades contradictorias e ssolo la sociedas las que ola shace ver contadctorias cuano eralment es una convinación que no le veo nada de malo. Legendario
07-04-2014 en cuanto a tu otro yo, yo pienso qu eno solo existen el yo el ello y el superyó, sino que es una forma exagerada de resumir nuestras distintas formas de ser y comportarnos. Legendario
07-04-2014 Como está maldita página me borró lo que había comentado anteriormente por ser un texto muy largo separaré mis comentarios en pedazos. Desde mi punto de vista el yo emocional de armando e sun verdadero tonto por haberse suicidado, pues en esta vida no solo no le puedes caer bien a toos, sino que e smejor caerle bien a pocos pues oslo así te das cuenta de quienes osn tus verdaderos amigos y quienes son amigos de tui comportamiento falso Legendario
24-06-2013 Impresionante!!! xiaoyu
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]