TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Retos y Concursos / Escribe un cuento con la imagen propuesta ( Abril / Mayo del 2018 ) - [F:16:13076]


MarceloArrizabalaga,17.04.2018



Convocamos aquí a la participación de un concurso de cuentos, basado en la imagen del enlace propuesto:



http://araneus1.files.wo...



Podrán participar escritoras y escritores de cualquier nacionalidad, sin límite de edad.


Las obras deben tener una extensión que supere las cien palabras y que no sobrepase las tres mil.


Los trabajos deben ser enviados a mí libro de visitas, tildando el casillero con la opcción: “ privado”.


Una vez presentadas las obras a concurso no podrán ser retiradas, revisadas o corregidas.


Buscamos: una participación general de los escritores amantes de los cuentos.




Los aportes se irán publicando en este foro a medida que vayan llegando, sin mencionar la autoría hasta el final del concurso.


Se podrán presentar hasta dos obras por autor, aunque cada obra participa por separado.


La entrega podrá realizarse desde hoy 17 de Abril del 2018 hasta el 1ro de Mayo del 2018 inclusive.


A partir del 1ro de Mayo del 2018, hasta el 8 de Mayo del 2018 inclusive, los participantes deberán votar sus relatos preferidos de la siguiente forma:


Cuentas con 10 puntos en total para repartir.


4 puntos para el que consideres mejor.

3 puntos para el segundo.

2 puntos para el tercero.

1 punto para el cuarto.




Los votos se enviarán “en privado” por mi libro de visitas.

Los escritores participantes están comprometidos a votar.

También podrán votar de la manera explicada, todos lo que así lo deseen, aunque no participen de la contienda.

Una vez terminados los siete días para la votación, se harán públicos los nombres de los participantes, así como el resultado del concurso.


Sean todos bienvenidos.

Ya pueden comenzar.

Marcelo.
 
yosoyasi,18.04.2018
voy
 
MarceloArrizabalaga,18.04.2018
1er cuento:



Doble vida


Aquella tarde de octubre de 1935, salieron del restaurante de la calle Amenábar los compinches de siempre, muy bebidos y entonados, habiendo festejado el cumpleaños número cuarenta y cinco de Mario.
Habían comido suculentas parrilladas con longanizas, chorizos, morcillas y todo regado con buen vino tinto, y cuando le pidieron al mozo que les alcanzara los escarba dientes, ya estaban desabrochándose los cinturones porque las barrigas estaban muy hinchados de tanta comida.
Todos repantigados en sus sillas, hablaban de banalidades cuando Mario conto de cuando había engañado a su esposa con Julieta, la esposa de Pedro que también estaba repantigado en silla, pero no había escuchado la conversación anterior porque sus oídos y su cerebro estaba nublado por los vapores etílicos. Las charlas se sucedieron, todos hablaron de las mujeres que tuvieron, y cuando se dieron cuenta todos habían engañado a sus esposas con las esposas de todos los que estaban sentados festejando esa cena en el cumpleaños de Mario.
Con el estómago repleto de comida y bebida no se puede llegar a pensar con extrema claridad, así que cuando pagaron la cuenta ya habían olvidado hasta el motivo del encuentro.
Nadie quería conducir el automóvil (también porque quien bebe no debería conducir)
Así que Mario, tomo un cafecito y salió solo en su auto. Comenzó a conducir, y su escarba dientes en su boca, le sustraía los restos de carne de sus intersticios bucales, cuando se dio cuenta que tendría que regresar para tomar venganza de lo sucedido en el evento en cuestión.
Giro en U su auto, pero ya todos habían desaparecido.
Entonces se dirigió a la casa de Luis, cuya esposa María había estado con Cosme, y sacando el cuchillo que traía comenzó a golpear con él la puerta de metal de la casa, como para amedrentarlo.
Todos habían regresada a la calle Amenábar, cuando los vapores etílicos habían dejado de hacer su efecto, pero no tanto.
Y cuando se vieron, se tomaron de los hombros y cayeron exhaustos al suelo.
Los del restaurante a esa hora ya habían cerrado sus puertas, pero salieron a la vereda, para ver el motivo del bochinche, y vieron que todos estaban de nuevo de juerga riéndose a más no poder.
Se durmieron en la vereda hasta la mañana siguiente, en que el patrullero los despertó con la sirena.
Olvidando todo lo sucedido, volvieron a ser amigos, y nunca mas se separaron, hasta sus muertes.
 
MarceloArrizabalaga,19.04.2018

2do relato:



Sin vida


Había salido temprano, tomado su chaqueta, su sombrero, acomodo la corbata, en ese instante se había dado cuenta de que nada de lo que había hecho pero suficiente para quedar perfectamente vestido, subió a prisa, tan prisa que la solapa de su gabán hacia tanto ruido, que el cuerpo adormecido de su amante de turno se voltio a ver qué pasaba.

Luciano, giro entro, salió se vistió y nuevamente emprendió la huida de su mundo perfecto, perfecto de mujeres endiosadas por la belleza que el apelmazaba con sus palabras aduladoras. Subió al coche, encendido y dentro de coche olvidaba que en la mesa más recóndita de la cocina esperaba por él, el bocado de carne que complementaba su paso a paso, descendió echó a andar nuevamente a la casa, entro por la puerta trasera, puso el microondas tomó el pedazo de carne, puso aderezos y acompañantes y respiro.

Al despertar del aletargamiento en el cual estaba sumergido en esos 15 segundos de su vida, el sonar de las bocinas hicieron que los recuerdos instantáneos de Luciano volvieran a la realidad; estupefacto Luciano miraba a un hombre que lo miraba incrédulo.

Desde la calle un hombre fornido de piel blanca, ojos negros expresivos debidamente vestido con su traje de policía, veía en el interior del vehículo a un hombre de no más de 45 años, con un sombrero negro, con un mondadientes en la boca con un gran saco gris, corbata de rombos (que entre otras cosas se veía mal anudada) una camisa arrugada, con la cara retraída, distraída, con la mirada perdida en el tiempo, en el espacio.

Cuando las dos miradas se encontraron Luciano y Francisco tuvieron el primero momento desde ese día de invierno de enero donde todo fue turbio, donde todo fue amargo, donde todo fue oscuro. Francisco se acercó esbozó y dijo pensé que nunca volverías, pero veo que el destino me trae tu imagen hecha guiñapo, hecha harapos, ella te dio placer, tú le quitaste la vida, yo te di libertad y la vida te deja sin nada, solo vacío y con amarguras.

Luciano voló en el tiempo recordó que su gran amor se esfumó en esa esquina, hizo que las nubes estuvieran turbias y siguió conduciendo hacia el barranco en la cual la vida lo había llevado, verse en el espejo de la vida, Francisco Feliz, Regina muerta, y el muerto en vida, porque vida no tenia, solo tenía lujuria y desidia.
 
MarceloArrizabalaga,20.04.2018

Tercer trabajo:



Códigos


De esa época conservo recuerdos impregnados de una tristeza que no logro evitar.
En aquellos días todo el mundo respetaba ciertos códigos. La amistad, por ejemplo, era algo sagrado. Nunca se dudaba a la hora de hacer un favor a un amigo.

Una noche, el gordo me llamó desesperado. Colgué el teléfono luego de intentar tranquilizarlo y
busqué maquinalmente un cigarrillo. La costumbre estaba tan arraigada que en situaciones de stress olvidaba que había dejado de fumar. Tomé un palillo y lo coloqué entre mis labios mientras buscaba las llaves del auto.
Recuerdo que conduje como hipnotizado rumbo a la casa de mi amigo. No me gustaba lo que iba a tener que hacer. Intenté mantenerme lo más sereno posible, y ensayé alguna frase que resultara amable, pero todas sonaban gastadas e innecesarias... Entonces me acordé de Clara. Los meses en el hospital, los momentos difíciles. El gordo me había acompañado en silencio.

Después de la muerte de mi mujer, nuestra amistad se consolidó aún más. Cada tanto él y su esposa soliían invitarme a pasar unos días en el campo. El aire puro, las cabalgatas por los senderos bordeados de cipreses y, sobre todo, una mano amiga sobre mi hombro fueron de gran ayuda para mí.

Acariciar los caballos de mi amigo me resultaba terapéutico. Cacique, un hermoso alazán de color rojizo, era mi favorito.

Cuando llegué a la casa del gordo y lo vi sentado en la galería mirando el vacío sentí pena.
Fuimos al establo. Cacique tenía los ojos llorosos. En su mirada vi la misma súplica que había visto en la de Clara durante sus últimos días.
Todavía hoy me siento culpable por no haber podido hacer nada para aliviar el sufrimiento de mi esposa.

Miré otra vez al animal; era evidente que sentía dolor. Le vendé los ojos y disparé. Como un experto. Sin dudas. Después abracé a mi amigo y lloré con él.
 
MarceloArrizabalaga,22.04.2018
Cuarto aporte:



EL DORADO

El Cadillac modelo 1952 , sedan 4 puertas con con los emblemas en V del capot y del baúl al igual que el Águila dorada del centro bañadas en oro , acelero su marcha , el motor de 8 cilindros en V de 5.4 litros, pero con un nuevo carburador de 4 bocas que le permitían desarrollar 190 HP a 4,000 rpm. emitía un ronco sonido amortiguado por los tubos de escape dobles situado bajo las luces trasera en los costados del paragolpes.
El conductor, que había tenido que interrumpir su cena, aun conservaba el palillo en su boca, la mirada fija en el camino y el pie en el acelerador , todavía resonaban en sus oídos el estruendo de los balazos del tiroteo, la muerte de su compañero no lo afectaba tanto como la del policía, se podía haber evitado, seguramente eso dejaría en el camino sus sueños de reformarse y cambiar de vida, esos hijos de puta no se lo permitirán, tendrá que hacer lo que le pidan. Nunca debió dejarlos entrar a su casa ni darles refugio pero sabia de lo que eran capaces y no quiso arriesgar la vida de Ellen, su esposa.
Maldijo al Teniente Sims quien le había dicho a el encargado de supervisar su libertad condicional, que era un irrecuperable, había pagado su condena y estaba haciendo lo imposible para reincorporarse a esa hipócrita sociedad hasta que ellos lo encontraron..
Ojala que el polizonte se hubiera enterado que fue el quien aviso del asalto logrado evitarlo, su nota en el botiquín del baño, permitió emboscar a los pandilleros y matar a la mayoría, el sobrevivió pero el loco Johnny tiene como rehén a su esposa Ellen y tiene que llegar a tiempo para liberarla. Fija su mirada en la ruta, pisa el acelerador a fondo,y no piensa en otra cosa que llegar lo antes posible a Chinatown.
 
AiledZullZayhev,23.04.2018
Aguanten,apenas vi la convocatoria. Lo mando en estos días.
Excelentes textos.
 
MarceloArrizabalaga,23.04.2018

Quinto cuento



Julio y el otro




EL OTRO

Julio pensó que lo que le estaba sucediendo desde hacía un año no era una fantasía de su mente, era un verdadero desdoblamiento de su personalidad. Otro que vivía a quilómetros de distancia actuaba y tenía experiencias de vida muy diversas de la suya, pero los dos sabían que eran la misma persona que actuaba en planos diferentes .Cada uno conocía los pormenores de la existencia del otro.Ahora el otro estaba celoso porque Julio tenía una hermosa mujer y un hijo. Desde que lo confesó empezó la enemistad. El otro amenazaba con robarle la familia, llegó a decirle que para obtenerlo sería capaz de matarlo. Se empezaron a odiar ferozmente. Julio decidió contarle a Laura lo que le estaba sucediendo, pero la mujer no pudo comprender una situación tan irreal, llegó a pensar que su marido había enloqueciendo.

JULIO:

Hoy le dije a Laura que me encontraré con el Otro y lo voy a matar.


LAURA:

La situación es clara, Julio perdió la razón y se está poniendo agresivo y peligroso, hablaba esta mañana de matar de exterminar, de terminar con el Otro. Pediré ayuda.


EL HIJO

Yo estaba jugando con mi aeroplano en el jardín cuando llegó el coche de papá y se bajó un tipo muy parecido a él, pero no era papá, nunca lo había visto así. Bajó del coche con la vista perdida, parecía borracho y sucio y masticaba con furia un palillo. Ni me miró. Apenas entró en casa llamó a mamá a los gritos. Tuve miedo, papá nunca gritaba…¿qué le había pasado en el camino para ponerlo así? Lo seguí a la casa
Mamá no estaba.Me preguntó¿ dónde está mamá? me encogí de hombros, pero ,la mujer de la limpieza salió de la cocina para decirle” la señora acaba de llamar, preguntó si ya había llegado y dijo que viene enseguida.”
Papá se tiró en un sillón, parecía muy cansado, me dijo que bajara el volumen de la música. Tenía los zapatos sucios de barro. Después se puso a lloriquear. Abrí la boca asombrado, él mismo me decía siempre que los hombres no lloran.. Después me pidió que me acercara y me abrazó con fuerza. Tenía olor a cigarrillo. Papá no fumaba.
Me dejó y dijo: Cuando mamá venga ,comprenderás que yo soy tu padre. Te vas a acostumbrar.
En ese momento llegó mamá con dos tipos vestidos de blanco.. .

 
MarceloArrizabalaga,24.04.2018

Sexto relato:



Ideas criminales


Conducía pensando en la entrevista. Estaba obsesionado.
Imaginó a la mujer. Fría, astuta, también muy bella. No sabía cómo enfocar el asunto. Necesitaba usar frases contundentes y, como siempre, era muy importante no dejar cabos sueltos. Pensó en un apretón de manos para sellar el acuerdo. Seguramente sería como tocar seda helada.

Estaba tan concentrado que apenas prestaba atención al tránsito. Tenía la mirada perdida, aferraba el volante con ambas manos y cada tanto se acomodaba el palillo que llevaba en la boca. Mascar ese trocito de madera lo ayudaba a pensar con claridad.

Ella expondría cada detalle: las costumbres de su esposo, horarios y amistades. Revelaría asuntos personales sin pudor.
En realidad, todas esas cuestiones no tendrían demasiada importancia. O tal vez sí. Aún no lo sabía. Al comienzo nunca se puede descartar nada.

Hizo un repaso de lo que tenía. El marido: un empresario de mediana edad. Negocios turbios con gente peligrosa. Alguien que se rodea de personas de esas características siempre acaba mal. Nadie sospecharía de su mujercita.

Comenzó a planear el crimen. Un desperfecto en el ascensor. O tal vez un automóvil a demasiada velocidad lo arrollaría al cruzar la calle que daba al estacionamiento.

Encendió la radio. Algo de música y la voz agradable del locutor lo conectaron con la realidad.
Estos temas lograban atraparlo por completo. No era la primera vez que le sucedía. Estacionó el auto frente a la puerta de su propiedad y entró. Se sirvió una medida de whiski, miró por la ventana mientras las ideas circulaban por su mente sin control.
Sabía que esa noche no iba a poder dormir; el temor de olvidar algo importante lo mantendría despierto. Lo mejor era poner manos a la obra.
Apuró la bebida y comenzó a escribir.
 
MarceloArrizabalaga,24.04.2018

Séptimo aporte:



Señor R


El señor R, como lo llamaban los muy intimos,iba al volante de su auto modelo 1946,pensativo,con su impecable traje,su lustroso sombrero negro y el caracteristico mondadientes en la boca moviendo de izquierda a derecha,de derecha a izquierda.
La vista fija al frente,seguro deL camino a seguir.Manejó durante casi hora y media
Sabía que la relación matrimonial de su amante era desastroza.Conocía que la sexta parte de las parejas funcionaban así,para el afuera,la familia casi perfecta,en los asuntos internos,la mentira,el engaño,la conveniencia,el temor a empezar de nuevo,el juzgamiento de los demás.
Por fin ,llegó,estacionó en la vereda de enfrente de la casa de su amante,decidido a decir la verdad,sin medir consecuencias,Cansado de las promesas de ella,que hoy ,que mañana ,que pasado lo abandono y estraremos juntos...
El barrio era bullicioso y las calles pobladas
El señor R ,sacó de la valijita del asiento trasero del auto un sinfin de fotos y cartas manuscritas,material suficiente para incriminar a su amante.
No deseaba ser malo,pero lo hartó el papel de hombre comprensivo,estaba herido,resentido,.
Rápidamente sin seguir pensando,salió del auto,cerró fuertemente la puerta,.
Golpeó la puerta de la casa sujetando el llamador con mucha bronca
Era el momento de enfrentar y sacar caretas a cualquier costo.
 
MarceloArrizabalaga,26.04.2018

Octavo relato:



Señales


Cuando intento controlar mi compulsión obsesiva duermo pocas horas.
Hace dos días me levanté a las seis y dos minutos de la mañana. Me desperté con sobresaltos varias veces por la noche, con la tentación insoportable de aliviar mi compulsión.
Esa mañana di cuatro vueltas en bicicleta para calmarme, pero empecé a sentir el sabor amargo de las compulsiones no resueltas. A media mañana me distraje con la televisión. Daban una película en blanco y negro donde un sujeto manejaba su automovil con un escarbadientes en la boca. Mis dedos se movían inquietos. Todo mi ser experimentaba el síndrome de abstinencia.

Fui a mi taller con la intención de despejar mi cabeza. Intenté reparar unas viejas cámaras de bicicleta que colgaban de un clavo, pero mientras buscaba los parches, encontré en el fondo de un cajón la foto del legendario actor Sterlin Hayden. Esto es una señal, pensé.
Busqué en Internet la película en blanco y negro del automovil, esa del fulano conduciéndolo. Apareció una secuencia de Hayden con el escarbadientes en la boca. Era toda la señal que necesitaba, esto ya no era casualidad. Copié la imagen, la subí, redacté el encabezado, lo mandé a la página y sentí inmediatamente el alivio de mi compulsión.

-…
-¿Y cómo termina este relato?
-Ahh, sí, perdón. Me llamo Marcelo y hace 48 horas que no organizo un concurso.
 
MarceloArrizabalaga,27.04.2018

Noveno cuento:



Mi padre


Detesto los domingos. Sobre todo si llueve, como hoy.
Harto de leer y mirar televisión me dejo atrapar por mis pensamientos, y aunque sé que los lugares donde me llevan nunca son nada gratos, voy con ellos sin resistirme.
Hace unos minutos escuché una noticia que me retrotrajo a los días de mi infancia. Según explicaba la bella reportera, un niño había confesado ser el responsable de varios actos de vandalismo.
Comprendo que la criatura sufre de un trastorno similar al que yo padecí.

No son recuerdos bonitos. Sé que luego me voy a lamentar por sumergirme en ellos con esta docilidad que no puedo o no quiero evitar. Cada tanto abro las compuertas y dejo que todo se desborde otra vez. Una especie de catarsis.

Entonces aparece mi padre. Lo veo manejando su automóvil con esa expresión de hastío típica de él. Le gustaba usar un escarbadientes que mantenía durante horas en su boca. Nunca supe por qué lo hacía. Tampoco sabía por qué se iba de casa durante meses, ni la razón de su malhumor. Pero sí sospechaba que las armas que a veces se dedicaba a limpiar con tanto esmero no eran de juguete. Mi madre en esos días lloraba bastante y cuando él pasaba un tiempo "guardado", como la gente solía decir, ella estaba más tranquila.

No me gusta lo que estoy empezando a experimentar: me siento acorralado como seguramente se sentirá ese niño. Pero yo tengo treinta años; ya no soy un mocoso.

Las compuertas son pesadas, y aunque trato de cerrarlas, nunca consigo que el río vuelva a su cauce cuando yo quiero. Las aguas retornan lentamente, y al hacerlo arrastran pequeñas piedras que me lastiman otra vez.
Papá era un tipo muy duro; nunca le interesaron las sensiblerías. El día que murió tenía un agujero de bala en el pecho y cuando se lo llevó la ambulancia ni siquiera lo oí quejarse.
Después de eso yo tuve algunos problemas. El correccional de menores no consiguió resolver ninguno.

Tal vez fue el tiempo, que al pasar consiguió alejarme poco a poco de las malas compañías.
O la enfermedad de mi madre y las personas que nos ofrecieron ayuda. O el destino, el azar, el deseo de ser mejor.
Supongo que nunca lo voy a saber. Espero que ese niño lo descubra.

Ya es de noche, comienza a hacer frío; una ligera llovizna desciende sobre las calles mojadas.
Es el momento de cerrar las compuertas.
 
MarceloArrizabalaga,28.04.2018

Décimo trabajo:



Champiñones a la crema


El día que conoció a Brenda en una fiesta, “El Tano” ideó su plan. La chica no le gustaba demasiado, aunque tampoco le era indiferente. Si no fuera por Marga, el gran amor de su vida, se habría enamorado de esa mujer intrigante, algo entrada en años y perteneciente a una familia adinerada, que lo había invitado aquella noche, como otras tantas, a comer a la casa de sus padres.

Pensó en Marga, y recordó la última conversación sobre el “trabajito” que había aceptado. Lo habían decidido juntos y era parte del plan.
-¡Por favor, cuídate mucho! -le había dicho Marga aquella tarde -Ya sabes cuánto te quiero. ¡No te arriesgues demasiado!
Esa noche, después del amor, proyectaron el viaje al exterior.

Un poco por lo que Brenda le había contado, y otro poco por los hilos que fue atando al conversar con personas allegadas a la familia, había recogido la información suficiente como para entregar días atrás al periódico local “La lupa”, un informe bastante preciso sobre los negocios del padre de su “novia”, apodado “El cocinero”. Nunca supo si le decían así por el hecho de “cocinar” la droga, cosa que había podido comprobar, o por las exquisitas comidas que preparaba, sobre todo un delicioso pollo con champiñones a la crema, que era su especialidad.

Había recibido una parte de lo convenido el mismo día, con la promesa que, de conseguir unos documentos que atestiguaran aquellos datos, recibiría el resto del dinero pactado.

Esa noche llegó un poco más temprano de lo acostumbrado. Brenda se estaba arreglando para la velada y el padre había ido a comprar unas bebidas.
-No tardará –le había informado Gino, el fiel sirviente de “El cocinero”. -Salió hace un momento. En quince minutos estará de regreso. Si quiere puede ir picando algo.
Dicho esto el hombre se fue a la cocina a ultimar algunos detalles.

Tenía el tiempo suficiente. El tano se dirigió al escritorio y comenzó a hurgar entre los papeles confiando hallar cuanto antes la documentación que buscaba. Transpiraba. Mientras tanto miraba con recelo hacia la puerta de la cocina. Algo se cayó, provocando un ruido seco contra el piso. Era un arma de grueso calibre.
-¿Qué anda buscando? – La voz de “El cocinero” le hizo helar la sangre.
- Buscaba un escarbadientes... ¡Me he tentado con esos champiñones!
Su presunto futuro suegro le dirigió una mirada helada antes de dirigirse al comedor. El Tano se sintió perdido y se preparó para morir. Sentía que estaba clavado al suelo, y no se podía mover. Deseó estar lejos de allí. Muy lejos, con Marga.

Contrario a lo que podría suponerse, el hombre reapareció a los pocos minutos con un escarbadientes.
-No se quede con el antojo. Pruebe mis champiñones a la crema.

No tuvo más remedio que comer algún bocado, pero manteniéndose alerta, y cuando “El cocinero” se ausentó para terminar de servir el menú, el Tano salió sigilosamente por la puerta trasera y puso en marcha su viejo Ford modelo 1951, que por suerte le respondió. Hubiera sido catastrófico que no arrancara, como sucedía bastante a menudo.
Tanto Marga como Brenda adoraban esa reliquia, aunque el auto no desarrollaba gran velocidad. Él lo sabía. Fue el precio por tener esa joyita de colección que ahora corcoveaba cuando le apretaba el acelerador.

Miró para atrás y se calmó un poco al descubrir que nadie lo perseguía. “El cocinero”, contrario a lo que suponía, no se había dado cuenta de nada. - ¿El revólver aún seguiría en el suelo? -pensó.
Trató de relajarse. Ese pollito con champiñones a la crema estaba delicioso, pero en este momento hubiera deseado no probarlo. No le había caído bien y parecía que mil alfileres le atravesaban el cuerpo.

Trató de sobreponerse, pero el dolor se agudizaba más y más. Pensó en ir a recoger a Marga y huir sin cobrar la segunda entrega que, por cierto, hubiera sido más jugosa que la primera. Pero nada era más importante en ese momento que huir lo más rápido posible. Conocía el lenguaje de la mafia.

Todavía conservaba en la boca el escarbadientes que había utilizado para comer los champiñones, cuando las náuseas se hicieron insoportables, y derivaron en violentas convulsiones. Los champiñones a la crema eran una piedra ardiente dentro de su estómago. El vómito se hizo inevitable. Pocos segundos después perdió el control del auto, que derrapó y volcó.

Esa noche , en la morgue, después de la autopsia y de los análisis preliminares, los profesionales llevaron el caso a la justicia.
-Murió por comer champiñones envenenados -había informado el médico forense. Habrá que investigar este caso.
 
MarceloArrizabalaga,28.04.2018

Décimo primer relato:



Tarde del 15 de junio de 1945


En la tarde del 15 de junio de 1945, Henrik Holleb había tomado una decisión de la que no podía dar marcha atrás, aunque ello significara “abandonar el nido”.


A días del verano de 1946 la vida transcurría taciturna en las amplias calles de Hillside, de las jardineras se evaporaba la poca agua que se regaba, y las bancas de Hoyne Ave. eran planchas candentes de color marrón. Al fin de la guerra todo había sido recomenzar, pero en Hillside, después de casi un año, todo parecía haber vuelto a la normalidad, incluyendo el tétrico aspecto del número 72 de Hastings St., en donde se ubicaba la “Casa Holleb”, mejor conocida como “La casa de las palomas”.

La familia Holleb era una familia de clase media que a finales de 1920 había llegado a vivir a una de las casas de Hastings St., que se ubicaba a dos cuadras de Hoyne Ave. y a una cuadra de la Estación de Policía, debido a la transferencia de Mr. Holleb como nuevo Comisionado de la Policía de Hillside; su esposa y sus dos hijos, Hellena y Henrik, pronto se adaptaron a su nueva vida.

La familia Holleb no era más diferente de las otras que vivían en la zona, pues al menos en Hastings St. había tres familias más que pertenecían al cuerpo de Policía de Hillside. Sin embargo, la Familia Holleb tenía una peculiaridad muy específica, su “fascinación” por las palomas.

En vida de Mr. Holleb, la familia se ganó el respecto y buena reputación dentro de la Comunidad, la cual no se vio mermada durante la guerra, ni aún con el excéntrico pasatiempo de criar palomas que Hellena continuó después de la muerte de la Sra. Holleb, en 1941.

En plena segunda guerra mundial, la situación se había tornado algo difícil para los hermanos Holleb, sobre todo por su apellido, que provocaba cierta suspicacia dentro de la comunidad al considerarlo semítico. Pero, la situación no era fácil para nadie. En todo caso los Holleb parecían adaptarse bastante bien.

Para 1945, Hellena y Henrik además de la buena reputación heredada, solo contaban con la casa del 72 de Hastings St., con algo de dinero de un fideicomiso y con sus palomas. No se les conocía más amistad que el párroco de Hillside, y la Sra. Hubbert, ama de llaves del párroco. Correspondencia casi no recibían, salvo en diciembre y de algún familiar holandés, de donde era originario el Abuelo Holleb. Pero en la primavera de ese mismo año, y sin aún saber que el fin de la guerra estaba próximo, el buen nombre de los Holleb quedaría literalmente por el suelo.

Al mediodía del 15 de junio de 1945, Hellena observó que tres de sus palomas no habían regresado, con expresión más de terror que de miedo corrió escalera abajo gritando:

“¡Henrik!, ¡Henrik!”
“¿Qué sucede?”
“¡No regresaron, no regresaron!”
“¿Estás segura?", "¿cuántas?”
“Tres." "Sí lo estoy." "¡He esperado toda la mañana y no regresaron!”
-[breve silencio]-
“Prepara a la paloma café en lo que yo escribo el mensaje.”

Hellena, pálida como las plumas que flotaban en el tejado, tomó escaleras arriba, mientras Henrik escribía, en una pequeña tira de papel que luego enrollaría para introducirlo a un minúsculo tuvo de metal:

“Molinos sin aire.” “Nido vacío”.

Hellena regresó con la paloma y tartamudeando dijo:

“Es … pleno … día, se … darán cuenta. He … visto … en varias ocasiones a … un hombre de sobrero gris en … una de las bancas de Hoyne … Ave.”

“Junto con ésta suelta a todas las palomas”.

-Le dijo Henrik, quién ante la petrificación de Hellena, le tomó las manos que envolvían a la paloma, y le repitió con voz suave y con los ojos fijos en los suyos:

“Junto con ésta suelta a todas las palomas”.

Muda, con un evidente rictus en el rostro, y las lágrimas paralizadas en las esquinas de sus ojos, regresó sus pasos hacia el tejado, con la paloma en mano y el mensaje adherido una de las patas de ésta.

Mientras tanto, Henrik entró a la habitación que fue de sus padres y sacó un maletín de debajo de la cama, lo abrió, se cercioró de su contenido y salió de la casa para subirse en el viejo automóvil negro que había sido de su Padre. Se dirigió calle arriba, pasó enfrente a la Estación de Policía y al llegar a la esquina de Hoyne Ave., alcanzó a ver no solo al hombre del sombrero gris, sino también a las palomas en pleno vuelo. En ese instante cerró los ojos, como en una plegaria, y aceleró el motor. Ya no había vuelta atrás. En su trayecto se cruzó con una ambulancia. Él solo mantenía la mirada fija hacia enfrente.

Del joven que subió al vehículo de los Holleb no quedaría sino un hombre sombrío y turbado frente al volante y kilómetros recorridos.

De Hellena quedaría aún menos, tan solo un cuerpo inerte sobre el prado y en su pecho, la sangre de tres palomas.
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo segundo cuento:



Vit... Vi... ¡Bitácora!


Abandonamos nuestros cuerpos y en forma de pequeña burbuja de gelatino transparente bajé igual que todos de la nave.
La multitud humana padecía una crisis de pánico colectiva o histeria de grupo o... no sé como le dicen. No hablo bien humano todavía (pero sí sé muchas cosas de memoria).
En la muchedumbre conseguí colonizar a un organismo macho y huí rápidamente sin saber al principio a donde ir, así como debía hacer, moviéndome torpemente al principio pero con la meta clara.
Vinimos a reproducirnos un pequeño conjunto de nosotros.
De algún modo primitivo, los Hombres de Azul (militares claro) nos esperaban aunque no sabían cómo somos (ni lo saben bien).
Ese día perdí de vista a Tona, no como peloto; a ella, con sus hermosos filamentos tornasol, sus incontables y pequeños ojos de colores tan variados como no volví a ver vi nunca en la Tierra, con yo a su lado, bello, digno.
Ella ganó por mí en la exhibición anual de consortes disponibles cuando alcanzamos edad y recibió muchos buenos augurios además de los míos por lo tan afortunada que había fue; como su hermosura y perfectas condiciones sanitarias lo habían propiciado (que bien hablo ya, Tona) .
Antes de migrar nos entrenaron y enseñaron instrucciones precisas sobre qué haríamos, pero por la urgencia no se pudo mucho con idioma, así que casi nunca hablo. (¡Qué buena mi memoria, Tona!)
Cito: “Drásticamente modificada, nuestra nueva estructura fusionada con los terrestres requeriría de poquísima exposición al agua y de grandes cantidades de células que luego... ¡no! de celulosa no de células, que gracias a importantes estudios sabíamos que encontraríamos en una fuente segura exclusivamente.”
Por lo que ahora comemos madera cuando nadie nos ve, pero en la calle mascamos (y deglutimos) algún lápizo desde la punta (se consiguen en librerías y debe parecer que escribimos), o mejor masticamos palos... palitos... (no sé cómo le dicen pero son palitos y son gratis en bares y otras veces están pinchados en aceitunos) Todo eso para los humanos no es raro, nunca notaron lo.
Cito más:“No nos expondríamos en reuniones innecesarias pues éramos mínimos... menos... poco y nos buscaban intensamente. Dedicaríamos cada minuto a sobrevivir o huir hasta el momento de aparearnos (único por cada pareja de colonizadores cuidadosamente seleccionados y sincronizados a los fines de reconocernos sin error llegado el día), entonces confluiríamos a las 3.00 p.m. de la tarde en la puerta de la pequeña iglesia junto al cementerio y a la vuelta de la tienda de flores con sus grandes y bien decoradas vidrieras ya adentradas en la zona más edificada y prolífica de la ciudad.”(Lo recuerdé perfectamente).
Por lo demás, la clave era correr desde el descenso y el primer contacto. No hablar mucho, el lenguaje humano es muy difícil y puede delatarnos.
“No matar, no morir, multiplicarnos hasta ser suficientes...” Después de toda, esa es la historia del Universo. Así se han poblado todos los planetas cuando otro, con sus habitantes incluidos colapsa.
Una vez encontré un tumulto de seres como mudos, tiesos con temor, y seras gritando con odio: “¡Ese, es ese!”
Poco lejos yo miré. Los hombres de azul tener... tenido... de los brazos... tironeaban un abrigo... y dentro uno lastimado, que yo sabría... sabía bien, era de nosotros, pero el rostro que no vi no interesa. Ya no fue él. Nunca. Ni lo dejaron. No más.
Pero no era yo.
¿Le dolía? Sentí llorar. ¿Quién? ¿Qué pasó él? ¿Cuántos?
Preparándonos nos dijeron (sé recordar) que“estadísticamente podríamos perder, durante el viaje o después de llegar, a un ochenta por ciento de la flota. Aun así en cincuenta años ya estaríamos organizados para cuidarnos unos a otros de forma apropiada y en cien años seríamos los necesarios para decidir si repoblar, o fusionarnos o ¿por qué no? largarnos a otro mundo mejor para preservar nuestra especie y en beneficio de superar siempre nuestras aptitudes. Todo eso ten presente y vete de allí a toda prisa sin llamar la atención. Debes subsistir y reproducirte. Repite: he sido inteligente, cauteloso y veloz. He sobrevivido.”
Así me pasó.
Indagamos, callado, aprender, vivir de madera, escabullirse, permaneciendo.

Y yo esperé hasta hoy que voy a ti, al fin. Eres una de esas lindas señoritas que yo antes vió.
Busqué a Tona soñándola a su encuentro o... no sé como se dice. Dejé el auto que había conseguido (como todo lo demás) y conducido por dos meses, a metros de la florería para dirigir al templo.
Ya dejaría de imaginarte, de sufrido... extrañándote... (este cuerpo tiemblo) ¡frustrado! cuando... pude verme en la ventano de flores, pero verme detenido. Mirar sin correr (siempre rápido escapando). Así me ve cualquiera ahí, como esas muchachas que buscaba yo ahora con máxima ansía... ansioso (no tanta precisión) pero lo que vi un momento largo me empujó al auto de nuevo.
Me sé. Mi reflejo es un humano filiforme, envejecido, calvo, descolorido y desproporción mucha ¡con la comida escurriéndose de la boca! No viajé eones luz para ser esta sombra en tu mirada.
— No amada, tuya Tona, así no me recordarás.
La nave me llevaba lejos de nuevo aunque llevo solo y al mi fin, pero esta vez, no importo.
A la mierdo la raza.
(Al menos dejaré de correr.)

Corolario: Bien hecho. Que se extingan esos bichos por tilingos.
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo tercer trabajo:



Amalia ya no existe


Ya eran nuevamente las tres de la mañana y continuaba mi rutina de cada noche. Mi mano era una con el control remoto y llevaba poco más de media hora cambiando de canal, como esperando a que repentinamente alguna programación me sacara de aquel estado de ansiedad latente que me ha tenido sumido en la depresión por más de un año.
Mis pensamientos incesantes asociados a aquel viaje fallido a Europa, donde intenté buscar aquel sueño utópico de reencontrarme con Amalia y poder declararle mi amor, seguían golpeándome duro en la cabeza al no poder entender que todo eso había acabado, que ya no había más viaje, que Amalia ya no existía.
Hundido en mis pensamientos, dejé caer el control remoto al suelo, quedando la TV en un canal donde siempre daban películas en blanco y negro. La escena de un hombre conduciendo un auto y llevando un mondadientes entre sus labios me atrapó inmediatamente. Su mirada perdida y su cara de lamento me hicieron sentir más mísero de lo que estaba. Me imaginé por un momento siendo aquel protagonista, conduciendo sin rumbo, mientras pensaba en cómo encontrarle un sentido a todo lo que me había ocurrido en estos últimos meses. Estaba tan inmerso en la escena, que por un momento creí que los subtítulos de la película mostraban mí dialogo mental; “Amalia está muerta. Ella me advirtió que lo haría el día en que se sintiera lo suficientemente sola como para perderle el sentido a la vida”.
La impotencia que había en esas palabras me destrozaba. La cara de aquel hombre era mi cara, lastimosa y perdida, que reflejaba notoriamente esas pocas ganas de vivir, y que esperaba el momento exacto en el cual poder torcer el manubrio al máximo para provocar ese furtivo movimiento accidentado que lograra terminar con su vida y su sufrimiento.
Apagué la tele rápidamente y comencé a sollozar, mientras cubría mi cara con ambas manos. No podía aceptarlo aún. Los recuerdos de Amalia colgando en medio del comedor seguían tan frescos en mis memorias, que aun podía recordar el sonido de mi llanto de desesperación, mientras me aferraba abrazado a su cuerpo inerte.
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo cuarto aporte:



Todo el tiempo del mundo


Me punza la cabeza, me arden los ojos, me duelen mis brazos mis piernas y mi espalda; las nalgas las tengo hecho puré de tanto ir y venir, ir y venir, pero no importa, he conseguido todo, ahora voy tranquilo al infierno a terminar el trabajo.

Frank me había dicho: “te conocen, Lou; nadie se sentiría tranquilo contigo después de realizar el encargo”. Luego, tajante, mirándome a los ojos: “La Loba, ¿me entiendes? O ella o tú. Sin excusas”. “La loba”, ya, “la loba”, le dije. La conocía: era mi hija.

Apreté el acelerador pero desaceleré inmediatamente: calma, calma, me dije; tenía tiempo; todo el tiempo del mundo; respiré hondo y mientras exhalaba, para tranquilizarme, tomé un palillo y me lo metí en la boca; luego di vuelta en la 24 y me seguí por la 18, donde se trafica y pulula el excremento de ésta ciudad; de aquí en adelante la luna al frente y las vías del tren a un costado.

“Loba”, volvió a timbrar en mi cabeza. No podía evitarlo, su recuerdo me perturbaba desde que Frank la mencionó dos meses atrás. “Hay que despacharla”, me dijo. “Claro”, respondí; pero ella brillaba todavía y todavía se derramaba en mí como una gran luz de manera que fui posponiendo el trabajo hasta que simplemente ya no pude. La orden fue tajante.

Llegué a la intersección 8 con el cielo todavía despejado. Di vuelta a derecha avancé tres calles y giré a izquierda, después me metí en un estrecho callejón de fábricas abandonadas: New World. Una enorme barda con una malla ciclónica en lo alto me separaba de mi objetivo. No hubo problema, conocía el sitio, desde hacía años sabía que había un agujero en la parte baja; quité una lámina y fácilmente pude colarme. Caminé luego a campo abierto entre la yerba alta y llegué a los laboratorios Dorel, abandonados desde la crisis del 27: tres bloques de edificios rectangulares con una franja de pasto entre ellos.

Me metí en el último, entonces como pude subí al techo y me acomodé listo para pasar la noche entre dos grandes tinacos.

Tenía tiempo, tenía tiempo, tenía tiempo. Tiempo era lo que me sobraba.

Frank había dicho: “No tolero a los traidores”. Yo tampoco, Frank, yo tampoco, le dije. “La loba ha pactado con Jack, Smith, Pikentón y Fred”. Lo sé, Frank, lo sé. “Quiere trabajar sin consultarme”. Sin consultarte, sí, sin consultarte. “Sabes lo que eso significa, ¿verdad Lou?” Lo sé, Frank.

Frank había dispuesto todo. Desde la dirección, las rutinas de la Loba, hasta el lugar desde donde debía ubicarme para eliminarla.

--No podemos tolerar eso, ¿verdad Lou?

--No, Frank.

Amaneció. Desperté tranquilo. Entonces levanté la tapa de uno de los tinacos y saqué los estuches que había estado acarreando, eran 4. Abrí el otro tinaco y saqué los otros 4. En el horizonte el sol se derramaba en una gran llamarada roja que por alguna razón me hizo vibrar y recordar tiempos mejores; respiré profundo y mi cuerpo tembló de gusto. Me gustaba el día, el cielo, el aire fresco, me sentí rejuvenecido y lleno de vigor, tanto que por un momento saboreé la vida; sí, me dije: la vida, y sonreí irónico; la vida, mi perra vida.

Luego me puse a trabajar: primero hice un hoyo en todos los pilares del segundo y tercer edificio, luego metí el plástico y los conectores, después los camuflé sin problema, tierra y desperdicios había por todos lados. En el techo del tercero subí el cable y la palanca.

Al atardecer había terminado. Tres horas después se escucharon los rugidos de los autos. Me asomé y vi que eran cinco. Luego de un rato llegaron otros cinco más. Los muchachos se bajaron e intercambiaron saludos, yo conocía a todos, luego abrieron el gran portón de enfrente y metieron los autos; entonces varios de ellos rodearon la lateral izquierda del edificio de en medio y otros la lateral derecha, otros más se quedaron en el portón, vigilando. Eran al menos 40.

Todo estaba dispuesto para un negocio más. Yo tomé el rifle, ajusté la mira y me coloqué en posición.

Cuando llegó Frank, en su Ford del año, apenas salió del auto le pegué un tiro en la cabeza.

Frank me había dicho: “tu hija es buena, sabe hacer negocios, no teme, es ambiciosa, seguro llegará lejos”, y me sentí muy bien, me gustaba oír eso; pero mi hija no sólo resultó ser buena negociadora, resultó mejor persona.

Pronto abarcó más y más territorio, sin disparar un solo tiro. Eso aumentó las ganancias y gustó mucho a Frank. Ni un solo disparo, me decía: ni uno solo.

Pero cuando supo que fue a cambio de permitir la entrada de mercancía a nuestro territorio, ya no le gustó. Entendió mal las finanzas. Vio un enemigo. La cosa es que Frank era del viejo estilo y mi hija era sangre nueva; y eso descompuso todo; porque sin saberlo Frank había permitido que mi hija controlara más de la mitad del territorio, hasta posicionarse en un punto privilegiado, y eso le dio miedo. Luego se enteró de la sociedad con sus enemigos y eso lo desquició, por eso la mandó eliminar. Supo había adquirido demasiado poder.

Una bala rozó mi cabeza. Tumbado boca abajo podía oír y ver a los muchachos gritando y dando órdenes, y algunos trepando al techo del segundo edificio y diseminándose a todo lo largo. Otros trataban de escalar el tercero, donde yo me encontraba.

--No he traicionado a nadie, papá –me dijo mi hija cuando la cuestioné--. Nada más quiero hacerle ver a Frank que podemos ganar pasta sin matar a nadie. Que se puede trabajar en paz; paz y pasta, papá. No hay traición.

Fue cuando sentí que tenía todo el tiempo del mundo, todo el tiempo del mundo, porque supe lo que debía que hacer. Ya no dije nada. Tomé mi saco, di media vuelta y empecé a acarrear el C-4.

Dos golpes en mis piernas me indicaron que los muchachos habían alcanzado el techo. No hubo dolor ni sorpresa. Metido en el hueco que permitían los dos tambos, las piernas no importaban. Los muchachos se distribuían a lo largo y ancho de la azotea; no los podía ver, pero los escuchaba; hacían un buen trabajo, un trabajo excelente; disparaban, se arrastraban, corrían: casi me sentí parte del abordaje.

Y poco a poco estaban más y más cerca de mí, como yo de mi propósito.

Una oportunidad, un estallido, algo que abriera una brecha por donde pudiera pasar una luz y esa luz significar un cambio, eso quería mi hija. Yo no era nadie, en realidad nadie era nadie. Ninguno de nosotros. Todos éramos como una gran masa maloliente de una misma podredumbre. Pero sí mi hija. Ella sí, ella era el cambio.

… y me sentí mejor; me gustaba, podía saborear el momento, porque tenía todo el tiempo del mundo, todo el tiempo del mundo, y, sin dejar de saborear el momento, pensando en mi hija, apreté la palanca.
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo quinto relato



El mal día de un vendedor viajero


No le gustaba el olor de los autos alquilados, ese olor disfrazado que trata de imitar lo nuevo, lo limpio. Se incrustaba en sus fosas nasales con persistencia produciéndole incomodidad. Pero esa no era su mayor molestia; su mujer al teléfono le había advertido muchas veces que a raíz de tanta ausencia habría de abandonarlo. La llamada de madrugada puso fin a tanto aviso. Se iba, acompañada por su mejor amigo…

Rumiaba sus pensamientos. El vaivén acompasado del coche, la música de la radio, el trajín de la carretera eran sólo ruidos lejanos que no lograban sacarlo de su desazón. Encima su despido, ni siquiera pudo contarle.

El futuro, se veía negro para él ¿Quién contrataría a un hombre perdido que ha vivido entre dos siglos?. El sería historia, apenas un nombre olvidado entre los resquebrajados folios del tiempo.

El barranco cercano le parecía cada vez más atractivo y es que sin hogar, sin trabajo, sin futuro, hoy; hasta el dulce le era amargo…
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo sexto cuento:



El peor día para manifestarse


Óscar subió a su auto rápidamente, intentando sobrellevar todo lo malo que le había acontecido a lo largo del día. Había sido despedido de su empleo, por lo que regresó a casa temprano, justo a tiempo pata descubrir in fragantti a su esposa acostándose con su mejor amigo, lo que acabó por enloquecerlo como nunca antes en la vida. Agobiado, decidió marcharse de la ciudad y refugiarse por un tiempo en la casa de sus fallecidos padres para relajarse y sopesar con calma sus opciones a futuro. Aunque intentaba mantenerse tranquilo, las imágenes de su mujer y su comparsa fornicando con singular alegría no abandonaban su mente y lo atormentaban a cada instante. Ya se hallaba fuera de la mancha urbana y circulaba sin mayores problemas por la carretera cuando se topó con el peor de los imprevistos: una manifestación.
-¡Puta madre!-exclamó contrariado.
Ya fueran maestros quejumbrosos, activistas ridículos o estudiantes revoltosos, Óscar siempre repudió a todo clase de manifestantes. Desde hacía unos años que las marchas le habían generado un sinfín de problemas, haciéndolo llegar tarde a importantes compromisos laborales y personales, y confinándolo por interminables horas en su carro sin otra cosa que hacer más que esperar, irritado, a que la tu8rba se dispersara. En esa ocasión, menos que nunca, estaba de humor para aguantar a esos sujetos y sus borlotes sin sentido; pero al ser un hombre sensato sabía que, debido a sus circunstancias, no le convenía darse a notar, así que lo mejor era esperar a que la movilización concluyera o se desplazara y dejaran la vía libre al tránsito ¿Quién sabe? Quizás la caprichosa fortuna que tantas jugarretas le había hecho por fin le sonriera y, en relativamente poco tiempo, podría reanudar su trayecto sin problemas.
Pero se equivocó: las horas transcurrieron y no hubo cambio alguno. Los protestantes proseguían con el bloqueo, vociferando sus consignas con ímpetu e ignorando sin problema las quejas de múltiples automovilistas, que les exigían airadamente despejaran el camino. La paciencia se le agotaba a Óscar con cada minuto que pasaba, mientras la rabia iba tomando peligrosamente el control de su mente. La prudencia desaparecía poco a poco, sustituyéndola la sed de venganza ¡Al diablo si llamaba la atención! Ya no aguantaría ni un segundo más a esos desgraciados hijos de la chingada! ¡No permitiría que se siguieran aprovechando de él! Fue entonces que sacó la pistola que aún guardaba en su portafolio, salió de su vehículo y, encarando a la molesta multitud, les anunció:
-¡Ora sí, perros, ya les llegó su hora!
De inmediato empezó a disparar contra los presentes, que corrieron despavoridos por todos lados. Al llevar a cabo tal acción, a Óscar lo invadió una desconcertante y satisfactoria sensación de poder que sólo terminó en el momento en que se vació el cargador. La policía no demoró en presentarse en el lugar, y aunque nadie resultó muerto, eso no impidió que le fincaran cargos criminales. Pero la cosa empeoraría cuando las autoridades recibieron un informe donde se les notificaba que ese mismo individuo era buscado por haber ultimado a balazos a su esposa y al amante de ésta. No obstante, lo único que Óscar hubo de decir por un muy largo rato fue:
-¡Pinches manifestantes buenos para nada! ¡Todo esto es su culpa! ¡De no ser por ellos, yo no estaría aquí!
 
MarceloArrizabalaga,01.05.2018

Décimo séptimo trabajo



Doble problema


Los acordes de la guitarra llenan el ambiente a través de las bocinas. El calor estival hace espesa la tarde. Hay días en que seria mejor no levantarse. Pase bajo una escalera y un gato negro atravesó mi camino. El calor que despide el asfalto es bochornoso. Parece que la ciudad no termina nunca, necesito llegar a los suburbios. Tengo el tiempo justo para visitar a una cliente. Tengo que revisar el GPS. Me llamo ayer por la tarde. Su voz era dulce. Como debe ser nada de detalles a través del teléfono. Calcule mal. El calor es insoportable y los autos no avanzan. Mi mente vuela a Gabriela, debo prestarle mas atención, ganarla con detalles; una rosa, un chocolate, una canción, sobre todo “estar” que se siente apreciada y protegida. Puedo hacerlo. Pero, apareció Marianne. Todo se vistió del color de su cabello, ondulando la vida. ¿Esa era la salida? Ahora tengo que recorrer otros dos kilómetros. Al mal paso darle prisa. Acelero a 120 kilómetros por hora, es una autopista de tres carriles, tomo el de alta velocidad y acelero más. Oigo el timbre del celular. Lo tomo del tablero y veo la pantalla, es un mensaje. Cancelan la entrevista. Alejo mi pie del acelerador. Tomo el siguiente retorno y regreso a la ciudad. Veo el sol del atardecer, parece una braza de carbón incandescente. Iré derecho a casa de Gabriela. Tal vez mejore mi suerte. Llego a la ciudad. En los interminables semáforos tendré tiempo de pensar. Seguro esta enojada. Hace días que no la veo. Ni siquiera le he hablado. Algo se me ocurrirá. Disminuyo la velocidad, voy a dar vuelta en la esquina. Tan pronto lo hago veo dos figuras femeninas a unos treinta metros. ¡Diablos! Son Gabriela y Marianne. Un camión de pasajeros viene en sentido contrario. Pasa lentamente frente a ellas. Aprovecho para acelerar. No me vieron. ¿Soy cobarde? Oigo otra vez los acordes de la guitarra. El calor es bochornoso. Tomo cualquier dirección. Me pierdo entre las calles citadinas.
 
MarceloArrizabalaga,02.05.2018

Décimo noveno trabajo:



Dummy 1942


Estaba a escasos minutos de acelerar al máximo. Le habían prometido un futuro a su familia, costear la universidad para sus dos hijos, una renta para su mujer y la cancelación de la hipoteca bancaria. Conducía con desidia, sin apuro entre las calles de la ciudad de prueba. Se había vestido con decoro para su propia muerte: saco, corbata, sombrero. Sabía que moriría, o al menos lo intentaría en los próximos minutos.
Deseaba morir y no quedar incapacitado o paralítico. Otros individuos de prueba no habían tenido la suerte de morir, transformándose en una carga para su familia, agregando un nuevo problema en vez de una solución.
Sus ojos inexpresivos divisaron el muro. A pocos metros de distancia entró en el objetivo de las cámaras de cine que comenzaron a grabar. El último pensamiento fue para sus hijos. Escupió el palillo de su boca, cerró los ojos y pisó el acelerador a fondo.

-.-

Durante la década de 1940 se utilizaron personas para las pruebas de choque de autos. Resultaba más barato pagarle a la familia del individuo que intentar fabricar un dummy que reprodujera fielmente el daño infligido a un ser humano en caso de accidente. Los intentos con cadáveres no contestaban una pregunta clava: ¿puede sobrevivir una persona? Para 1950 se fabricaron con éxito los primeros dummies que proporcionaron información detallada.
En esa misma década de 1950 se comenzó a experimentar con aviones, matando y mutilando infinidad de voluntarios que resultaban más baratos que los juicios millonarios en casos de accidentes no planificados.
 
MarceloArrizabalaga,02.05.2018

Vigésimo aporte:



Ruta 66


La ruta 66 tiene sus historias. Miles de kilómetros de intrigas y pasiones. Bob sabía de sus secretos. Como vendedor de aspiradoras conocía cada recoveco de la carretera.
Viajaba con la sola compañía de su Tucker Torpedo del año 1952 y una soledad a cuestas que le había pasado factura a su cuerpo.

Desde la radio informaban de los recientes acontecimientos en Corea, matizados con informaciones del tiempo en la zona. Su próxima parada sería Albuquerque, donde lo esperaba su amada Marie. Fue una las víctimas de sus odiosos aparatos, genialmente
ofrecidos por aquel simpático vendedor que cautivó su corazón. Ya habían pasado siete años de aquel flechazo y la monotonía había hecho estragos en la pareja.En sus largos viajes pensaba e imaginaba cada situación y urdía el plan para dejar a su mujer. Le hablaba a su auto y se convencía que podía hacerlo.

Se lo había prometido a Jane, la tercera en discordia y la que le había dado el ultimátum al comerciante.

Lo curioso era que Marie conocía y toleraba a las amantes de su esposo; una y mil veces la había engañado, si se puede llamar así; ya que sabía cada paso que hacía Bob.

En la calurosa tarde de la ruta 66 Robert sabía que todo se iba a terminar. Volvió a repasar cada paso que iba a dar y estacionó en la puerta de la casa de Marie.

Ni bien traspasó la verja le llamó la atención la ausencia de Marie, la puerta abierta y una nota en la mesa de la cocina.

“Querido Bob:
Quiero que sepas que siempre te quise, la poca atención que me dispensaste en estos últimos tiempos me hizo pensar que ya no sientes nada conmigo.No quiero ser un obstáculo a tu felicidad y hoy te digo adios.
Marie”

Guardó la carta en su bolsillo y salió despacio hacia su auto.

Una patrulla encontró su vehículo destrozado a la vera de la ruta 66, su único ocupante había salvado la vida milagrosamente. Nadie acudió a su encuentro. En la fría cama del hospital central Bob repasaba una y otra vez la carta de despedida.

No supo más nada de Jane. Cuando le comentó lo sucedido por teléfono solo atinó a desearle pronta mejoría.
 
MarceloArrizabalaga,02.05.2018

Décimo octavo trabajo:



Confesión


El tren con destino a Retiro estaba a punto de partir. Sofía se sentó junto a una anciana de cabello gris. La mujer llevaba un bolso apretado con las dos manos como si temiera perderlo. Su mirada parecía extraviada pero respondió cortés al saludo de Sofía.
Las luces de la estación de José León Suárez horadaban la oscuridad de aquella mañana impregnada de neblina.
En el momento en que se escuchó el sonido del silbato que anunciaba la partida, y con la intención de observar mejor a la anciana, Sofía tomó asiento frente a ella inventando una excusa:
-Es que si voy de espaldas me mareo.
En realidad quería observar el rostro ajado con detenimiento porque aquella señora le recordaba a su abuela. La extrañaba. Había fallecido el verano anterior y aún no se acostumbraba a la pérdida.
Notó que toda una vida aparecía dibujada en aquel despliegue de suaves arrugas.
Cinco minutos después el tren se detuvo en la estación de Chilaver. Al sonar nuevamente el silbato, sus miradas se encontraron. La expresión de la anciana era diferente; algunas lágrimas descendían por los surcos del rostro y una mueca escapaba de la delgada línea de su boca.
Un caballero que llevaba un sombrero de fieltro había conseguido asiento junto a Sofía. Iba bien vestido, tendría cincuenta años aproximadamente. La abuela lo miraba con atención.
-Hola, querido. –le dijo con dulzura.
Él puso cara de disgusto, pues al parecer no era muy conversador. Sacó un periódico, y quedó escondido detrás del papel.
Un rato después, bajó en Villa Urquiza.
-El hombre que acaba de bajar es mi hijo -dijo la anciana- todas las mañanas tomo este tren para verlo...
Sofía observó sus lágrimas y sintió compasión. Deseaba consolar a la pobre señora.
-Él no me reconoce –continuó la viejita -Hace muchos años, lo dejé en manos de unas buenas personas que se hicieron cargo de él. En esos días, yo me sentía desamparada.
Sofía guardó silencio unos instantes mientras pensaba en lo que la mujer le había confesado. Luego se atrevió a preguntar.
-¿Está segura de que es él, abuela?
-Si, querida, una madre siempre reconoce a su hijo. Mira estas fotos.
Entonces sacó unas cuantas fotografías de su bolso.
-Me fueron enviadas por su familia -dijo.
Las fotos mostraban imágenes de un niño sonriendo a la cámara. En otras se veía a un adolescente con algunos libros bajo el brazo.
-No me atrevo a decirle nada-comentó la señora -Pero lo saludo todos los días.
La joven miró con pena a la mujer. Se preguntó si estaría bien hacer un comentario. Algunas personas no reciben de buen grado las opiniones de los demás.
-Disculpe, abuela, pero me gustaría preguntarle algo, si no le molesta -dijo Sofía finalmente.
-Pregunta lo que desees, querida.
-¿Por qué no le dice la verdad?
-Ya lo hice. Hace unos años fui a visitarlo.
-¿Y qué ocurrió?
-Esperé en la puerta de su casa durante una hora, hasta que por fin lo vi salir. Le dije: "soy tu madre", pero me ignoró.
Luego se marchó sin mirar atrás. Supongo que creyó que estaba loca. No puedo culparlo; después de tanto tiempo...
La viejita no dijo nada más.
Al llegar a Retiro, Sofía llamó un taxi y la ayudó a subir al vehículo. Se despidieron. La abuela le dijo al conductor que la llevara a SanTelmo. Mientras él manejaba, ella observaba atentamente su rostro. Se fijó en el sombrero ladeado y en la corbata de seda. Algo en la mirada de aquel hombre le parecía familiar. Su expresión cambió.
Las lágrimas asomaron a sus ojos cuando le dijo: -¿Cómo estás, hijo?
 
MarceloArrizabalaga,03.05.2018
Terminada la recepción de los cuentos, a partir del 1ro de Mayo del 2018, hasta el 8 de Mayo del 2018 inclusive, los participantes deberán votar sus relatos preferidos de la siguiente forma:


Cuentas con 10 puntos en total para repartir.


4 puntos para el que consideres mejor.

3 puntos para el segundo.

2 puntos para el tercero.

1 punto para el cuarto.




Los votos se enviarán “en privado” por mi libro de visitas.

Los escritores participantes están comprometidos a votar.

También podrán votar de la manera explicada, todos lo que así lo deseen, aunque no participen de la contienda.

Una vez terminados los siete días para la votación, se harán públicos los nombres de los participantes, así como el resultado del concurso.
 
isita_paloma,06.05.2018
Lo siento Marcelo no llegue a tiempo pero si puedo votar verdad?
Mucha suerte a todos los cuentos me estan saboreando los ojos...jeje
Bendiciones--ya los leo..
 
MarceloArrizabalaga,06.05.2018
Claro que sí, puedes votar.
 
yosoyasi,08.05.2018
y a mi que estube enferma
 
MarceloArrizabalaga,08.05.2018
Votos recibidos para el Concurso “Escriba un cuento con la imagen propuesta Abril/Mayo 2018:




(Privado)
lun
07
mayo
________________________________________21:05
Arenyndriel

Todo el tiempo del mundo: 4 puntos.

Champiñones a la crema: 3 puntos.

Julio y el otro: 2 puntos.

Vit, vi...¡Bitácora!: 1 punto.







(Privado)
lun
07
mayo
________________________________________03:37
Clorinda

Ideas criminales: 4 puntos.

Confesión: 3 puntos.

Mi padre: 2 puntos.

El peor día para manifestarse: 1 punto.







(Privado)
dom
06
mayo
________________________________________21:02
jaimecas

Amalia ya no existe: 4 puntos.

Mi padre: 3 puntos.

Todo el tiempo del mundo: 2 puntos.

Códigos: 1 punto.







(Privado)
dom
06
mayo
________________________________________08:12
Yvette27

Todo el tiempo del mundo: 4 puntos.

Mi padre: 3 puntos.

Amalia ya no existe: 2 puntos.

Ideas criminales: 1 punto.







(Privado)
sáb
05
mayo
________________________________________22:59
dokini

Confesión: 4 puntos.

El dorado: 3 puntos.

Códigos: 2 puntos.

Champignones a la crema: 1 punto.






(Privado)
sáb
05
mayo
________________________________________19:00
yar-

Señales: 4 puntos.

El mal día de un vendedor: 3 puntos.

Dummy 1942: 2 puntos.

Mi padre: 1 punto.






(Privado)
vie
04
mayo
________________________________________14:29
martilu

Señales: 4 puntos.

Confesión: 3 puntos.

Dummy 1942: 2 puntos.

Vit...Vi...Bitácora: 1 punto.






(Privado)
vie
04
mayo
________________________________________14:00
sheisan

Códigos: 4 puntos.

Amalia ya no Existe: 3 puntos.

Confesión: 2 puntos.

Ideas Criminales: 1 punto.






(Privado)
vie
04
mayo
________________________________________02:34
Nilope

Códigos: 4 puntos.

Todo el Tiempo...: 3 puntos.

Tarde del... 1945: 2 puntos.

Dummy 1942: 1 punto.






(Privado)
jue
03
mayo
________________________________________22:18
AiledZullZayhev

Dummy 1942: 4 puntos.

Señales: 3 puntos.

Códigos: 2 puntos.

Champiñones a la crema: 1 punto.






(Privado)
jue
03
mayo
________________________________________20:25
D2EN2

Códigos: 4 puntos.

Mi padre: 3 puntos.

Ideas criminales: 2 puntos.

Confesión: 1 punto.






(Privado)
jue
03
mayo
________________________________________12:14
cafeina

4 de Julio y el otro: 4 puntos.

Confesión: 3 puntos.

Todo el tiempo del mundo: 2 puntos.

Códigos: 1 punto.



 
MarceloArrizabalaga,08.05.2018
Faltan pegar más puntos.

Se me cortó la luz.

Estoy escribiendo desde la computadora de un vecino.


Sepan disculpar las molestias.

Paciencia.

Marcelo.
 
MarceloArrizabalaga,09.05.2018

Aquí los votos que faltaban pegar:


(Privado)
lun
07
mayo
________________________________________10:52
mialmaserena


Champi&ntil de;ones a la crema: 4 puntos.

Doble vida: 3 puntos.

Tarde de 1945: 2 puntos.

El dorado: 1 punto.






(Privado)
lun
07
mayo
________________________________________02:46
godiva

Doble problema: 4 puntos.

Sin vida: 3 puntos.

Amalia ya no existe: 2 puntos.

Julio y el otro: 1 punto.








(Privado)
lun
07
mayo
________________________________________19:11
glori

Doble vida: 4 puntos.

Señor R: 3 puntos.

Ruta 66: 2 puntos.

El dorado: 1 punto.
 
MarceloArrizabalaga,09.05.2018
Resultado del Concurso “Escriba un cuento con la imagen propuesta Abril Mayo 2018”



1er PUESTO: Códigos: (de glori) 1+2+4+4+2+4+1= 18 puntos

2do PUESTO: Confesión: (de mialmaserena) 3+4+3+2+1+3= 16 puntos

3er PUESTO: Todo el tiempo del mundo: (de D2EN2) 4+2+4+3+2= 15 puntos



4to PUESTO: Mi padre: (de mialmaserena) 2+3+3+1+3= 12 puntos


5to PUESTO: Señales: (de cafeina) 4+4+3= 11 puntos
Amalia ya no existe: (de jaimecas) 4+2+3+2= 11 puntos



6to PUESTO: Champignon a la crema: (de clorinda) 3+1+1+4= 9 puntos
Dummy 1942: ( de cafeina ) 2+2+1+4= 9 puntos


7mo PUESTO: Ideas criminales: (de godiva) 4+1+1+2= 8 puntos


8vo PUESTO: Julio y el otro: (de Yvette27) 4 +2+1= 7 puntos
Doble vida: (de martilu) 3+4= 7 puntos


9no PUESTO: El dorado: (de satini) 3+1+1 = 5 puntos


10mo PUESTO: Tarde del 15/6/1945:(de AiledZullZayhev) 2+2 = 4 puntos
Doble problema: (de yar-) 4= 4 puntos


11mo PUESTO: El mal día de un vendedor viajero : (de sheisan) 3 = 3 puntos
Sin vida: (de valentin) 3= 3 puntos
Señor R: (de ) 3= 3 puntos


12mo PUESTO: Ruta 66: (de dokini) 2= 2 puntos
Vit... Vi... ¡Bitácora!: (de Nilope) 1+1= 2 puntos


13mo PUESTO: El peor día para manifestarse:(de Arenyndriel) 1= 1 punto
 
MarceloArrizabalaga,09.05.2018
Premios para el concurso “Escriba un cuento con la imagen propuesta Abril /Mayo 2018”



Se le otorga a glori con su 1er puesto:

El cuento “Don Quéjate de la mancha” por El cliente del tintorero, afamado escritor novel colombiano.



Recibe mialmaserena por su 2do puesto:

El libro “Rayuela” de Cortázar, en versión juego, con su tiza y su patio de baldosas.




Entregamos a D2EN2 por su tercer lugar:
La tabla del 3, para que pueda escribir un poco más rápido.



Todos los demás participantes reciben:

Un corrector ortográfico-gramatical electrónico desarrollado por el INTI (Instituto Nacional de Tecnología Improvisada), y un vale para: El Rincón de correcciones de Nínive por si el corrector electrónico no les funciona:

Literatura :: Talleres/Rincón de correcciones de nínive (3)





Muchísimas gracias por vuestra generosa participación.


Los esperamos en los próximos concursos.



Marcelo.




 
yar-,09.05.2018
Siiii

Felicitaciones a todos. Trabajos estupendos, para mí todos merecen cuatro votos.

Un abrazo Marcelo y espero con ansia el siguiente evento. Quiero dejar "el farol rojo"

Ja ja ja

See youuuu
 
cafeina,09.05.2018

qué bien, felicitaciones a todos y a los merecidos ganadores!
gracias Marcelo, como siempre, por darnos oxígeno
hay textos que me gustaron mucho


 
sheisan,09.05.2018

Felicitaciones a los ganadores, muy buenos cuentos!!


Un abrazo y a seguir compartiendo letras.



Cariños, Sheisan

 
sheisan,09.05.2018

Felicitaciones a los ganadores, muy buenos cuentos!!


Un abrazo y a seguir compartiendo letras.



Cariños, Sheisan

 
glori,09.05.2018
Gracias, Marcelo. Ya mismo empiezo a leer. Un abrazo a todos.
 
D2EN2,09.05.2018
Uuuuuh, la tabla del tres; te por ocho 24; sí, justo lo que necesitaba para surfear en las endiabladas olas de la imaginación. Gracias, Marcelo. Voy que vuelo a probarla.

Un abrazo a todos y mis felicitaciones a los ganadores. Aquí nos vemos en el próximo reto. Bye.
 
AiledZullZayhev,09.05.2018
Felicidades Ganadores!!!
Estupendo trabajo el de todos.
Los Premios que de Marcelo son únicos, jajajajajajajajaja

Vamos, venga un nuevo concurso!!!
 
Clorinda,10.05.2018
¡Felicitaciones a todos! Muy buenos cuentos! Derrochan originalidad! Fue una encrucijada elegir el mejor. Tuve que jugar al ajedrez varias veces y cambiar de lugar mis piezas, porque cada cuento que releía me parecía digno del primer puesto. Por fin elegí "Ideas criminales" de godiva porque, además de estar muy bien escrito, mantuvo mi expectativa hasta el final. Lo mismo me pasó con "Señales", que se superponía con los mejores (para mi gusto), y alguno, lamentablemente tuve que descartar.
El tema fue un éxito. Muy bien, Marcelo! A seguir aliviando las compulsiones!
 
Clorinda,10.05.2018
Veo que esta vez el dinero recaudado en publicidad no alcanzó para los premios, pero nos conformamos con un escarbadientes cada uno.
 
Clorinda,10.05.2018
Uf! Me había salteado los premios. No dije NADA. Jje! Gracias por el corrector, pero esta vez no he podido usarlo. (tragame tierra!)
 
Clorinda,10.05.2018
...y los comentarios que hablaban de los premios surgieron cuando terminé de escribir el mío.
 
Yvette27,10.05.2018
Felicito a los ganadores y en general a todos por participar con tanto entudiasmo.

Una observación: ¿no notaron que muchos de los textos los amigos cuenteros adoptaron el ritmo y modo del cuento norteamericano¡ sobretodo en el cuento "tarde del 15 de junio..." .no sé de quién es ¿pero en ese cuento no se te fue la mano con el uso de la H ?
 
cafeina,10.05.2018

eso de las H me recuerda la película Amadeus, la de Milos Forman
hay una escena muy bien lograda donde el rey le dice a Mozart:

Rey: su música tiene algo que no funciona... no sé cómo decirlo... estem... Salieri? cómo lo definiría?
Salieri: demasiadas notas, majestad
Rey: eso! demasiadas notas! quítele algunas
Mozart: qué notas, su majestad?
Rey: algunas, Mozart, quítele notas, funcionará mejor


 
cafeina,10.05.2018

mi memoria no es exacta, acá va la versión original:

EMPEROR: Well, I mean occasionally it seems to have, how shall one say? [he stops in difficulty; turning to Orsini-Rosenberg] How shall one say, Director?

ORSINI-ROSENBERG: Too many notes, Your Majesty?

EMPEROR: Exactly. Very well put. Too many notes.

MOZART: I don't understand. There are just as many notes, Majesty, as are required. Neither more nor less.

EMPEROR: My dear fellow, there are in fact only so many notes the ear can hear in the course of an evening. I think I'm right in saying that, aren't I, Court Composer?

SALIERI: Yes! yes! er, on the whole, yes, Majesty.

MOZART: But this is absurd!

EMPEROR: My dear, young man, don't take it too hard. Your work is ingenious. It's quality work. And there are simply too many notes, that's all. Cut a few and it will be perfect.

MOZART: Which few did you have in mind, Majesty?

EMPEROR: Well. There it is.
 
sheisan,10.05.2018

era un escarbadientes??? jajaja yo lo vi como paleta de dulce.. courage!!

 
sheisan,10.05.2018

era un escarbadientes??? jajaja yo lo vi como paleta de dulce.. courage!!

 
kupiga,10.05.2018
vine a felicitar a los ganadores del concurso, no los voté porque aun cuando las reglas lo posibilitan, no me pareció correcto hacerlo sin haber participado, pero desde luego tengo mis favoritos.

hablaba con un amigo cuentero antes de que se hiciera pública la votación de que me gustó mucho "tarde ...1945", es una historia muy visual en melancólico blanco y negro y espero que no le quiten las H's, porque es parte de lo que lo hace verse muy bien.

Me gustó mucho "señales" que es muy gracioso y aligera mucho el tono del concurso y esta excelente.

Tambien le doy mis cuatro puntos honorarios a "Vit... Vi... ¡Bitácora!", tampoco se bien de quien es, pero me gustó mucho. Da para platicar de mucho sobre esta historia y ojalá marcelo me explique de quien es para poder hacerlo con el autor. No los veo como defectos, porque estos concursos, son finalmente ejercicios, y nos da la oportunidad de retarnos a nosotros mismos y hacer experimentos de creación, me gusta eso de que aprende a hablar "humano", (no hubica un lugar y por la tanto idioma), pero para ser alien, el humano lo habla bastante decentemente. Creo que debió ser más dificil escribir mal como quien no conoce el idioma que hacerlo bien. Como lectores, creo que nos han tocado muchos libros buenos, malos regulares, entretenidos y olvidables y de todo, para escribir, creo que es válido observar como otros antes que nosotros han resuelto alguna problemática. Insisto es una observación respetuosa y la hago porque este cuento me gustó mucho, tiene algo no quiero llamarlo inspiración porque creo que es casualidad de una historia que ya habia visto, que es una novela, no tan buena de estephanie meyer (si la de los vampiros emos) en cuanto a como se visualiza a las criaturas invasoras y tiene un perfume de abandono y resignación tan intemporal a lo ángel gris, que le da un cierre magnifico.
 
MarceloArrizabalaga,10.05.2018
Hola Kupiga: Vit... Vi... ¡Bitácora! es de Nilope

nilope
 
deimos,10.05.2018
ja ubica con H.
No lo resistí, que los sancione Ninive y también castigo para los que andamos buscando la paja en el ojo ajeno
 
Clorinda,10.05.2018
Como los que se votan a sí mismos (Dios me perdone...)
 
deimos,11.05.2018
por qué tendría dios que ocuparse de perdonarlos?
aún con lo ingenuo que resulta eso de que se voten a sí mismos, con lo divertido que resulta que hagan campaña estilo reina de la primavera en jardín de niños por los lvd
 
AiledZullZayhev,11.05.2018
jajajajaja deimos, ok ok. sí, lo hice, primero porque desconocía la "regla" y segundo, porque me pareció que era el que mejor cumplía con las reglas del cuento fantástico.
En fin, no lo "vuelvo hacer". (jajajajajaja.)
Saludos.
 
cafeina,12.05.2018

ohh, así que la del nick complicado se votó a sí misma?
vaya vaya, pues con que esas tenemos, pese a la prédica permanente que llevamos adelante sobre la moral, las buenas costumbres y la honestidad intelectual

qué oprobio para esta página, qué vergüenza, qué desatino, qué desaire, qué ... no sé, me quedé sin aire

procederemos a realizar un juicio público contra la del nick complicado, por daños y perjuicios, por usurpación indebida de la confianza ajena, por actos reñidos con la moral y porque no usa correctamente la bacinilla nocturna para dejar su orín nocturno

alguien procederá a defender a la acusada?

 
deimos,12.05.2018
yo la quiero defender pro bono
 
cafeina,12.05.2018

bien, la del nick complicado ya tiene defensa
se iniciará el juicio, preside el honorable juez Cafeina

en los autos caratuladados "La página de los cuentos vs La del Nick complicado" se acusa a LDNC de no utilizar correctamente la bacinilla por las noches, ocasiando daño de orín al entorno, paredes, piso y demases

que la acusada se ponga de pie e indique cómo se declara frente a los hechos que se le imputan

 
deimos,12.05.2018

para empezar, la del nick complicado para efectos prácticos la identificaremos como LNC.
ya revisé vez la convocatoria y no hay prohibición expresa para el autovoto.
De hecho el juez de opinión inapelable o sea marcelo, lo dio por válido.
Decir que eso es éticamente cuestionable, es un poco exagerado.
Es decir, imaginen como se pondrían si los premios fuesen menos simbólicos.
Creo que lo interesante de los retos es hacer el esfuerzo de escribir, de que muchos al hacer el intento salen de sus zonas de confort estilística, para hacer el ejercicio. Es encantador ver como una imagen tan fea como la de este reto da para tantos puntos de vista.
Hay conductas que son aún mas cuestionables y como manejarse con varios clones para multiplicar el voto.
Que el juez antes del cierre de la votación exhiba a los autores dando revelando sus nombres.
Que las críticas no se hagan con el afán de que el autor mejore, sino con el deseo del crítico de mostrar su "superioridad"
Que entre participantes se revelen conque historia participan, para sesgar la votación a ciegas.
Que un autor publique usando el nick de otro.
y etc.

Lo de orinarse afuera de la bacinilla es algo que le pasa a cualquiera y si no le ha pasado seguro que a oscuras se ha tropezado con ella derramando su contenido.

en cualquier caso en este asunto el onus probandi, le compete a quien acusa y ofrece a dios por juez, testigo y ejecutor



 
cafeina,12.05.2018

abogada, su opinión personal no interesa a nadie
esto es un juicio público, donde los intereses personales, mezquinos y subjetivos, serán ignorados

la acusada ha sido conminada a declararse culpable o inocente del cargo de orines inadecuados, cómo se declara al respecto?
procederemos con el resto de las acusaciones una vez establecida la jurisprudencia sobre el primer cargo ya mencionado

 
deimos,12.05.2018
dijimos que LNC es inocente, no podríamos conseguir a otro juez?
 
deimos,12.05.2018
es que no me deja recusar y eso me pone muy triste
 
cafeina,12.05.2018

compórtese, abogada, o será exonerada de su labor por desacato con esta excelentísima corte

LDNC ha sido también acusada de uso indebido de la letra 'J', constatable en forma de excesos, utilización inadecuada en reiteración real y asociación ilícita para delinquir
contamos con el testimonio de la letra 'G' que reclama haber sido usada en forma incorrecta para encubrir las falacias protagonizadas por la letra 'J', en manos de LDNC

cómo se declara frente a este cargo?



 
deimos,12.05.2018
mi representada LDNC se declara inocente de este cargo
 
cafeina,12.05.2018

esta corte se ha tomado el trabajo de indagar a los relacionados con los insucesos referidos en el presente proceso
a tal efecto ha sido recabado el testimonio del Sr. Marcelo Balaga como presunto co-autor del referido autovoto, en calidad de omisión intencional (vulgarmente conocido como 'hacer la vista gorda) y/o negligencia a la hora de comprobar autor y texto en búsqueda de infracciones relevantes como la que nos atañe

de acuerdo al testimonio referido, esta corte manifiesta que el Sr. Marcelo Balaga no ha incurrido en ninguna falta constatable y no es imputable de los cargos mencionados

por el cargo de abuso de confianza colectiva tendiente a obtener beneficio directo con el auto voto, cómo se declara la acusada?




 
deimos,12.05.2018
Lencería es inocente, Marcelosedesbalaga es el único responsable
 
deimos,12.05.2018
Maldito corrector es LDNC donde dice lencería
 
cafeina,12.05.2018

esta corte ha determinado con anterioridad que el Sr. Marcelo Balaga no es imputable de los cargos con los que se juzga a Lencería
el testimonio del Sr. Balaga con respecto a los orines nocturnos descarta de plano su participación, el Sr. Balaga no utiliza bacinilla, no se levanta por la noche no bebe líquidos después de las 20 hs

con respecto al mal uso de la 'J' el Sr. Balaga no utiliza la letra jota ya que la sustituye por 'X'
el Sr. Balaga es de lo que ríen con la expresión xa xa xa

respecto del supuesto auto voto, el Sr. Balaga no ha incurrido en falta ya que simplemente se ha limitado a reproducir la intención original de cada autor

esta corte encuentra a la acusada, Lencería, culpable del cargo salpicaduras de orines nocturnos producto de un mal uso de la bacinilla
esta corte encuentra a la acusada, Lencería, culpable del cargo de mala utilización de la letra 'J'
esta corte encuentra a la acusada, Lencería, inocente del cargo de auto voto tratándose de un error del corrector

esta corte entra en receso mientras se determinan las penas correspondientes que serán notificadas una vez el receso finalice

se levanta la sesión
 
MarceloArrizabalaga,12.05.2018
Sr Juez:
Quisiera decir en mi defensa que soy un profesional de renombre en el mundo literario. Llevo haciendo concursitos una chorrera de semanas. Me he gastado casi toda mi fortuna en la compra de los premios.
Además, asesorado por mi abogado Don Beltrán aquí presente, he decidido confesar que: todos los participantes en todos los concursos por mi organizados, son en realidad clones míos, incluídos clorinda , ailedzullzayhev , yvette27 , deimos y cafeina .
Espero que con esta confesión, vuestra merced tenga a bien reducir mi pena al mínimo posible.
Quedo en sus manos.

Marcelo Arriba Va Bárbaro
 
deimos,12.05.2018
Por qué Marcelo quiere que le reduzcan el pene?
Creí q en esta página estaban prohibidas las penas privativas.
Además no estoy de acuerdo con esa sentencia, la voy a recurrír.
Mi representada LDNC ( a) lencería es inocente
 
Clorinda,12.05.2018
Señor Marcelo Arriba Va Bárbaro:

Quiero comunicar delante del juez y de su abogado defensor Don Beltrán (alias Clonus) que yo no soy clonada, sino clorinada (no orinada como la otra, ya que de noche utilizo la linternita de mi celular para ver por donde ando).

Además quisiera agregar que le devuelvo el corrector que me regaló, ya que no me sirvió para borrar mis metidas de pata.

Cambié de opinión: si a a alguien le gusta más su propio cuento que el de los demás, tiene todo el derecho de votarse con el mayor puntaje. ¿No se votan los políticos, aún sabiendo que no son los mejores, ni mucho menos? Son pues, decisiones personales inobjetables, inimputables y potables.

Gracias. Me retiro por el foro, con el permiso del juez descafeinado.

 
deimos,12.05.2018
Por qué Marcelo quiere que le reduzcan el pene?
Creí q en esta página estaban prohibidas las penas privativas.
Además no estoy de acuerdo con esa sentencia, la voy a recurrír.
Mi representada LDNC ( a) lencería es inocente
 
cafeina,12.05.2018

ha finalizado el receso, esta corte retoma sus funciones habituales
Sr. Marcelo Balaga Ud. no está siendo juzgado y es deber de esta corte notificarle que está siendo mal asesorado por su abogado, quien debió sugerirle que se acogiera a la quinta enmienda
por otro lado, esta corte ha sobreseído al Sr. Balaga de cualquier hecho imputable, por lo que se recomienda buscar un mejor abogado para el caso en que quiera intervenir nuevamente, siendo pasible de sanciones que pueden incluir desde 3 a 9 meses sin poder hacer spam en los ldv y/o la imposibilidad de organizar concursos por 72 a 96 horas

una vez asentados los hechos pertinentes al Sr. Balarga, esta corte procede a dictaminar las sanciones que serán aplicadas a Lencería

a. dispóngase una restricción de orines nocturnos que posibilite la ejecución exclusivamente de un orín, que debe ser correctamente depositado en la bacinilla disponible

b. dispóngase la prohibición de escribir palabras que incluyan la letra jota durante 2 años, a excepción del día de la madre en que pueden ser utilizadas hasta 4 jotas no sucesivas

comuníquese, archívese, vótese a sí mismo
se levanta la sesión


 
DonBeltran,12.05.2018
Dispués de tanto revuelo,
yo me vuelvo para el campo.
A este Juez no me lo banco,
mucho menos a Marcelo.
Han jugado con recelo,
defendiendo sus posturas.
Demostraron con holgura,
que el culpable siempre es guy ,
ese gaucho de Ibicuy,
que es un caso de locura.
 
Clorinda,12.05.2018
Voto para que no le reduzcan nada y que siga organizando concursos, que para algo es licenciado en la materia. Gracias!
 
cafeina,12.05.2018

-y...? se la cogieron a la quinta enmienda?
-no, dice que quiere llegar virgen al matrimonio

 
deimos,12.05.2018
A la quinta no se la cogen ni en defensa propia
 
AiledZullZayhev,14.05.2018
cafeina y deimos son únicos, XOXO (en substitución de la "J").

 
encantador11,15.05.2018

El destino

He caminado 25 años por el mismo camino y no sólo encuentro tristeza en mi alma, no hay fuerzas para seguir viviendo, miro hacia mi alrededor y sólo miro miserias, pueblos destruidos, cuerpos tirados en todos lados, no hay bondad en este mundo, la lluvia sigue lloviendo, aquí no hay mano amiga, hace años que sol no sale, no hay luz. Las nubes no dejan ver más allá del firmamento.

Han pasado más de 5 días y la lluvia sigue lloviendo, nadie recuerda cómo es el sol y la luna, se secaron los ríos y los mares, la fauna desapareció, nadie tiene fuerzas para luchar, miro hacia mi futuro, este mundo es desconocido para todos, sólo hay camino que llevan hacia lo más profundo de la tierra.

No hay fuerzas para salir adelante, no hay sueños, el corazón que latía para enamorarse ahora late para sobrevivir, nadie que te puede ayudar, estás sólo las estrellas desaparecieron poco a poco, miro hacia mi alrededor hambre miseria, no hay mano quien te ayude sólo hay tinieblas oscuridad, quiera borrar las imágenes pero no puedo, aquellas imágenes me persiguen a donde voy.
 
Nilope,15.05.2018
Hola a todos. No quería interrumpir y volví cuando ya comenzó otro concurso...
A esta altura más que felicitaciones les dejo saludos y agradezco tan lindo comentario de kupinga.
Cumpas, me han encantado sus historias, les dejo cariños.
 
deimos,15.05.2018
qué es eso que puso el encantador?
se equivocó de foro no es el rincón de correcciones de Ninive
 
cafeina,15.05.2018

aprovechá entonces, corregilo
este es el rincón de correcciones "corrigiendo arriba de la balsa"
Deimos maneja la balsa en este momento
leemos atentamente tus correcciones

 
cafeina,15.05.2018

te doy el puntapie inicial, porque sé que sos medio tímida
hay demasiadas comas (no sé si hay demasiadas haches no me fijé y hay también esta perla:

la lluvia sigue lloviendo

ahora sí, te dejo

 
deimos,15.05.2018
gracias señor juez:

primeramente no me gusta. No cumple con el requisito de estar relacionada con la imagen del concurso y no tener relación alguna con la materia del juicio contra LDNC.

Que si yo no sé usar comas, este amigo me dice “quítate que ahí te voy”.

Escoce eso de la lluvia que sigue lloviendo, me incomodan los análisis dogmáticos, sin embargo para efectos exclusivos de este texto usar la lluvia como sujeto resulta chocante.

Dice el texto que el sol no sale y reitera no hay luz y la lluvia llueve, como se espera de ella, pero los ríos están secos lo cual no entiendo. “sólo hay camino que llevan hacia lo más profundo de la tierra”, indica que no revisó la concordancia.

Repite innecesariamente lo de la falta de fuerzas, la mano auxiliadora, la miseria y la oscuridad.

Creo que es como el texto emo alguien escribiría en lugar de contestar el examen para el que no estudió.

 
cafeina,15.05.2018

gracias Deimos
hemos aprendido mucho de esta corrección
alguien quiere sumar su texto para para colaborar con el espacio de Deimos "corrigiendo arriba de la balsa" ?

 
cafeina,16.05.2018

si vamos al caso, "el niño la mira mira, el niño la está mirando" es como decir: la lluvia llueve llueve, la lluvia está lloviendo

maso' meno sé gual, no?

 
deimos,16.05.2018
No vine preparada, pero que suerte que siempre tengo cerca el romancero gitano, para lo que Dios disponga y para que me libre de todo mal soneto, verso, prosa y lo que se ofrezca.
Aclaré en mi unilateral y subjetivo comentario, que no me gustó la lluvia que llueve ociosamente mientras todo se seca a su alrededor, porque en este texto me resulta muy chocante.
En el caso del romance de la luna, luna, es obvio que no necesita que lo defienda nadie. Con Lorca, más allá de la angustia que produce, y de que pocas veces la muerte es tan bella de mirar como en esos versos, no hay exageración la reduplicación y anáfora, le dan cuerpo, sustancia peso, tridimensionalidad, textura, redondez, alas y viento, el matiz que hace de sus romances al mismo tiempo líricos y narrativos.
 
cafeina,16.05.2018

ohh...
pero si no se trataba de vilipendiar al inmortal Lorca, simplemente fue una extrapolación de "la lluvia sigue lloviendo" al lenguaje de Lorca
no existe nada intocable, incluido Lorca
no recuerdo quién fue que dijo "recorrí todo el mundo y no encontré nada sagrado"
los que hemos leído La Biblia varias veces buscando a Dios sabiendo que no está ahí, los que hemos renegado del ateísmo por exageradamente fundamentalistas, los que seguimos leyendo a Unamuno y escuchando a ABBA, sabemos que verdaderamente ni siquiera Lorca es sagrado

así las cosas, bien podríamos decir que "encantador llegó a la fragua, con su polizón de nardos" y aún así la lluvia seguirá lloviendo
encantador es pura poesía, sí señor

 
deimos,16.05.2018
sagrados mis hemistiquios, no dudo que el encantadorileven sea pura poesía en su polizón de nardos, pero qué puede ponerse a hacer la lluvia sino llover? y además es una lluviosidad inútil que todo seca
 
guy,16.05.2018
¿Movieron otra vez el foro de las comas, pelotudos? No puedo creer que deimos se dedique a comentar literatura. En fin. Nada. A mí me gusta que todos hagan lo que deben hacer: que la lluvia llueva, que la sirvienta sirva, que la noche oscurezca y que deimos nade.
 
deimos,16.05.2018
maldita maldición!
por qué no mejor poner de ejemplo aquel berso de machado que tanto gusta a muchos gritado y palmoteado por serrat de caminante no hay camino se hace camino al andar
 
deimos,16.05.2018
ja berso, podría culpar al teclado del celular pero mejor digamos que es licencia poética
 
cafeina,16.05.2018

a todo esto fui averiguar quién carajo es encantador
sólo encontré que publica textos repetidos, tiene dos veces el mismo text (el destino) con el mismo título y la misma agrupación de letras, palabras, espacios y signos de puntuación (eso se llama prosa, inútiles, aprendan)

mi conclusión del día de hoy, que comenzó a las 5am hora de Uruguay, es que encantador debería venir a este foro olvidado por Marcelo, presentarse, darnos los buenos días, buenas tardes o lo que mierda sea y prestarse un rato para nuestro más original juego: preguntas y respuestas que sirvan de base para poder ridiculizarlo, patotearlo, molestarlo y todo eso gustamos de hacer
si por si acaso viene un día feriado allí estará Vogelfrei para recibirlo

qué carajo! 5 am... por qué todavía estoy despierto?
 
deimos,16.05.2018
no pues con esa invitación seguro que viene, es como cuando sus esposas les hablan por teléfono y los encuentran en la cantina y les dicen, ya vente gordito no te va a pasar nada
 
cafeina,16.05.2018

a mí me pasa al revés
yo habitualmente tengo que llamar a la cantina a ver si mi mujer está ahí
no veo por qué encantador no vendría a departir un rato amable y entretenido con nosotros, si hasta somos tan graciosos que escribimos bersos para darle bacaciones a la letra 'v'


 
cafeina,21.05.2018


extraño los concursos de Marcelo
ahogo mis penas escuchando partita de Bach y tomando coca-cola light bien fría y sin hielo
a las 17hs saldré a dar un paseo por mi jardín, acompañado por mi servidumbre y más tarde recibiré al coro opus magnus que interpretará para mí la oda a la alegría de la novena sinfonía
pero estos no son más que pequeñas distracciones mientras espero por un nuevo concurso de Marcelo


 
cafeina,21.05.2018


* partitas

 
deimos,23.05.2018
tengo algunas preguntas de la nueva convocatoria:

Las reglas las modificó Clorinda?

Marcelo es clon de Clorinda?

Si voto con un clon de cafeina descalifican a azullaleiyevenazade (a) LDNC?

Si voto con un clon de azullaleiyevenazade (a) LDNC, descalifican a Clorinda?

No es más fácil decir se descalificará al participante que vote su propio texto, a todo ese rollo conciliador y pacificador que no se entiende bien?

por qué tantas frases? No se puede complacer a todos todo el tiempo.

pasajero es una frase?

 
MarceloArrizabalaga,23.05.2018
 
cafeina,23.05.2018

la palabra pasajero contiene varias frases en su interior, depende del énfasis y los signos de exclamación que se usen, sí señor
por ejemplo:

paaa! sajero! - sajero es una región de manchuria oriental y esta frase se utiliza para que las cabras no se vayan lejos, es como nuestro coloquial shuuu cabra, shuuuu!

pasa? jero - esta frase se utiliza para preguntarle a los niños de Irán, a los que se los llama genéricamente "jero" si se les calmó el dolor de cabeza. no entiendo por qué te soprendés, si Jethro Tull se llama Jethro qué hay de malo que en Irán a los niños les digan jero, eh?

pasaj ero - esta frase no tiene sentido en ningún idioma, pero fue documentada por Herodoto de Halicarnaso en el año 430 AC, es sabido que Herodoto consumía vino como un cura, y es autor de la frase: nunca bebemos dos veces del mismo vaso, no se sabe si estaba totalmente borracho o se tomaba el vaso de vino de sus amigos



 
MarceloArrizabalaga,23.05.2018
Jethro Tull... Pasé muchas horas de mi vida escuchando esa banda. Los vi en vivo dos veces. Qué nostalgia...

Por lo demás, me opongo a que revelen las verdades ocultas de la palabra pasajero.
 
Deimos,23.05.2018
Quedamos que pasajero no es palabra es frase. Lo cual en realidad no importa porque en los concursos todos hacen lo que quieren, lo cual supongo tendrá justificación en el libre desarrollo de su creatividad
 
MarceloArrizabalaga,23.05.2018
Muy bien. Si todos están de acuerdo, firmen al pié de la declaración redactada por la Licenciada Deimos. ¡Y a escribir que se acaba el mundo!
 
cafeina,23.05.2018
a escribir que se acaba el mundo?
y cuándo cogemos?
ahh cierto que como dice guy en esta página nadie coge

 
deimos,24.05.2018
Si un cuento se postea dos veces, se vota doble?
 
deimos,24.05.2018
Piensa el cuentero poetis@que todos son de su condición,
cómo que nadie coge?
no lo hacen?
 
cafeina,24.05.2018

no, nadie
cuando vos entrás en esta página olvidás cómo, por qué, y para qué se coge
es como si te hubieran eraseado las hormonas, el aparataje reproductor sólo funciona para la tarea de backup: expulsar orines
nadie recuerda que los citados aparatos tengan otra función, el cuentero de arriba orina al cuentero de abajo

y así es como funciona cuenterolandia, es como una congregación religiosa donde se ofrendan orines al señor


 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]