TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Retos y Concursos / "ESCRIBA UN CUENTO RELACIONADO CON ALGUNA DE ESTAS FRASES", Mayo/ Junio del 2018: - [F:16:13079]


MarceloArrizabalaga,22.05.2018




Convocamos aquí a la participación de un concurso de cuentos, basado en la selección de alguna o algunas de las frases siguientes:



Sorteando obstáculos.

Bajo la falda.

El primer indicio.

Pasajero.

Una corbata azul

La discusión.


La propuesta es elegir alguna de estas seis frases, y usarla como tema o disparador para escribir un relato. No es necesario incluir en el cuento la frase seleccionada, aunque si gustan pueden hacerlo.

Se pide que el título que sea diferente a la frase. Por ejemplo si se elige “Bajo la falda”, el título puede ser: La falda roja o cualquier otro que gusten.

Al hacer el envío de los trabajos, hacer mención a qué frase está relacionado el cuento.




Podrán participar escritoras y escritores de cualquier nacionalidad, sin límite de edad.


Las obras deben tener una extensión que supere las cien palabras y que no sobrepase las mil.


Los trabajos deben ser enviados a mí libro de visitas, tildando el casillero con la opcción “ privado” : http://www.loscuentos.ne...


Una vez presentadas las obras a concurso no podrán ser retiradas, revisadas o corregidas.


Buscamos: una participación general de los escritores amantes de los cuentos.




Los aportes se irán publicando en este foro a medida que vayan llegando, sin mencionar la autoría hasta el final del concurso.


Se podrán presentar hasta dos obras por autor, aunque cada obra participa por separado.

Cada cuento deberá estar relacionado a una frase. Si escriben un segundo cuento, que sea en relación a una frase distinta de las que se proponen.


La entrega podrá realizarse desde hoy 22 de Mayo del 2018 hasta el 5 de Junio del 2018 inclusive.


A partir del 6 de Junio del 2018, hasta el 13 de Junio del 2018 inclusive, los participantes deberán votar sus relatos preferidos de la siguiente forma:


Cuentas con 10 puntos en total para repartir.


4 puntos para el que consideres mejor.

3 puntos para el segundo.

2 puntos para el tercero.

1 punto para el cuarto.




Los votos se enviarán “en privado” por mi libro de visitas: http://www.loscuentos.ne...

Los escritores participantes están comprometidos a votar.

Quien no emita votos y sea un escritor participante, estará perdiéndose la posibilidad de encontrarse con los cuentos de sus pares.

Creemos de antemano que todos los escritores valoran sus propios textos, por lo tanto recomendamos votar según su gusto y parecer los textos ajenos y no los propios, pues la idea es que todos conozcan los trabajos de sus compañeros y puedan expresar su parecer sobre ellos.

También podrán votar de la manera explicada, todos lo que así lo deseen, aunque no participen de la contienda.

Una vez terminados los siete días para la votación, se harán públicos los nombres de los participantes, así como el resultado del concurso.


Sean todos bienvenidos.

Ya pueden comenzar.

Marcelo.
 
cafeina,23.05.2018

al fin ...
nuestra vida ha cobrado sentido nuevamente
gracias Marcelo

 
yar-,23.05.2018
Yupiiiiii
 
MarceloArrizabalaga,23.05.2018
Primer cuento:

Palabra elegida: "Pasajero".



Francisco


Estaban corriendo los años 1889 en Santander en un pequeño pueblo llamado Arroyos, eran tiempos difíciles una mujer al quedar viuda tuvo que mandar a trabajar a su octavo hijo dado que las anteriores eran mujeres, en aquellos tiempos no era bien visto que las hijas mujeres salieran de sus casas así es que Francisco un pequeño de siete años fue tomado como aprendiz en una fábrica de vidrio. El pequeño menudito como era con el paso de los días aprendió el oficio, mientras su madre hermanas y su hermanito de cinco años trataban de sobrellevar la vida haciendo actividades que ayudaran a la numerosa familia a sobrevivir. En aquellos tiempos todos tenían animales que criaban para el consumo, además en el fondo del terreno siempre estaba la pequeña huerta, la madre lavaba ropa para afuera que la canjeaba por azúcar y harina, la únicas pesetas que entraban al hogar eran las que Francisco entregaba a su madre que regularidad, cuando su hermano pequeño tuvo suficiente edad también entro a trabajar soplando vidrio. Francisco recuerda esa época como muy dura para él, le costó mucho aprender a soplar el vidrio pero lo logro y se sentía orgulloso de poder colaborar con su familia. Los años van pasando, sus hermanas se fueron casando, cada vez eran menos bocas que alimentar, pero la guerra civil lo llamo al servicio de defender su patria, Francisco se puso su uniforme y se despidió de su madre, hermanas dejando a su hermano menor a cargo. Estuvo en el ejército hasta los 32 años, en ese momento decidió que deseaba conocer el mundo, se subió a un barco de los tantos que venían a América, en el conoció a Josefa, sus dos hermanas y el hermano varón que era el mayor que viajaban con su madre a encontrarse con su padre que tenía campo en la Argentina.
Francisco siguió viaje después de unos días y se dirigió a Chile, eso tampoco lo conformo sus pasos lo impulsaron hasta llegar al canal de Panamá, trabajo duro y se quedó hasta que se culminó su construcción, ese fue el momento que resolvió regresar, tomo sus pertenencias y comenzó su viaje de regreso, su retorno no tenía apuro pero si destino, iba recorriendo los países y sus costumbres, paso por Chile y después de un mes retomo su peregrinar, era la hora del mate cuando sus pasos lo llevaron a la estancia donde viva esa Española que conoció en su trayecto marítimo, entre mate y mate pan casero el padre de Josefa decidió que ella se casaría con Francisco, los dos eran de Santander aunque de pueblos distintos, para don Ventura la edad no era un problema, doña Agustina no pensaba igual menos al ver que su hija no estaba muy contenta con tal decisión, el casamiento se efectuó a pesar de los dieciséis años que tenía más que ella, no importó el amor que ella con sus veinte años sentía en secreto por el maestro. El viaje de Francisco culmino ahí de ahora en más siempre viajarían con Josefa por la vida juntos.



 
Kahedi,23.05.2018
Hermoso. Sin duda participaré 😉
 
Lgerprezmar,24.05.2018
Gracias mi amigo por tu invitaciòn, preparè un tema.
 
MarceloArrizabalaga,24.05.2018

Segundo relato:

Frase elegida:" Una corbata azul "



El ratón que quería una corbata


En un pueblito muy lejano a la ciudad vivía una hermosa familia de ratones juguetones: su mamá ratona muy grande y caderona, su papá ratón muy bueno y juguetón, la ratoncita mayor de ojos encantadores y el pequeño ratón muy guapo y cachetón.

La vida en la madriguera era de lo más tranquila para los hermanos ratoncitos, Yarita cantaba cada mañana y repasaba su lección. Isaac aprendía a caminar para a su padre poder acompañar. El señor ratón muy amoroso antes de ir al trabajo siempre un mensaje sabía dar: Yarita cuida a tu hermano cachetón, él cree que es grande y puede acompañarme a la ciudad. La ratona muy inquieta solo se dedicaba a cantar, le gustaba la poesía y a su padre quería impresionar:

¿Acaso el ratón nos quiere chantajear?
Se cree ya mayor que quiere trabajar
No puedes caminar y te quieres marchar
Si quieres laborar corbata haz de usar

«¿Corbata he de usar?» se repetía sin cesar.

A mamá no dejaba de torturar para una corbata pronto usar. Pasaron así los días y el ratón empezó a caminar, se caía y levantaba pues del suelo no había de pasar. Comía y dormía y al cielo pedía poder ya trabajar y a su padre preguntaba el día de poderlo acompañar.

En la fábrica de quesos aún no puedes entrar, estás muy pequeño y apenas sabes andar. Estoy creciendo mucho lo puedes tú mirar, en dos semanas cumpliré un año y te quiero decir que una corbata quiero usar. Ayúdame mamá y dile a papá que ya soy mayor y quiero trabajar.

Pasaron dos semanas y su madre presintió que el ratón parecía olvidar aquella idea de ir a trabajar. Yarita por su parte no paraba de cantar, mamá ratona hacía un pastel para al pequeño ratón en la noche sorprender. Llegó papá ratón después de trabajar, un beso a los tres les dio sin parar. Soplaba la velita el pequeño ratón, juicioso y bien portado para a sus padres admirar; en el centro de la mesa un pastel de naranja, galletas de coco y soda para brindar.

Pequeño ratón es hora de pedir tu deseo, soplando la velita verás hacerlo realidad. Ya sé qué pedir papi y mami, yo quiero trabajar y en casa ayudar. De pronto todos reían, Yarita cantaba y bailaba con papá.

Isaac abrió su regalo y chilló sin parar, una pequeña corbata azul. Ya tengo mi corbata ya puedo trabajar, ahora a comer mucho para pronto engordar.

Desde ahí todos los días el pequeño ratón usaba su corbata azul, mamá ratona lo miraba muy feliz. Cumplió dos años y el papá una sorpresa le iba a dar, ese día a la familia tenía que llevar para a una integración participar.

Le dijo a sus hijos que verían a papá trabajar y si a ellos les gustaba, a eso se podían dedicar. El pequeño ratón bailó de emoción pues ese día su sueño se haría realidad. Iría a la fábrica para a su padre ayudar, usando con orgullo una corbata azul que siempre amaba y cuidaba.
 
MarceloArrizabalaga,24.05.2018

Tercer aporte:


Frase elegida: "El primer indicio".




Quiromancia


El primer indicio de que aquella sería una lectura inusual lo percibió en cuanto tuvo contacto con la huesuda mano que se extendía ante ella. Un violento escalofrío la sacudió, atravesando como un rayo desde su espina dorsal, hasta la nuca. Impactada con aquella extraña sensación, nueva para ella, alzó la vista a los ojos de aquel hombre, en busca de respuesta. Sólo encontró la infinitud de un túnel oscuro y voraz, cual pozo profundo e intimidante. Sintió frío, tanto, que se quedó paralizada, perpleja.

¿Qué dice mi destino? Inquirió el hombre con voz grave y segura.

Ella hizo un esfuerzo enorme por sobreponerse. Observó las líneas con detenimiento; eran un caos de surcos y pliegues mudos, que por más que intentaba descifrar, no le transmitían nada. Con su dedo índice dibujó giros imaginarios en el centro de aquella palma. Eran el puente secreto que la llevaba a la raíz misma de las emociones del sujeto de lectura, pero en este caso, sólo encontró oscuridad y vacío. Apenas ecos de viejas existencias y muertes, muchas, muchísimas muertes. La visión le perturbó.

¿Quién eres? – preguntó al hombre.

¿Aún no lo sabes? Respondió él, con un dejo de ironía.

¿Quién es este hombre? – se cuestionó en silencio, intentado comprender.

De pronto, la realidad la golpeó.

Su mente desorientada se enfocó en todo cuanto la rodeaba. ¿Cómo había llegado hasta allí? Al fin reconoció aquel rostro, luego, aterrada comprendió. Era hora de pagar el precio pactado, a cambio de su don.
 
MarceloArrizabalaga,24.05.2018
Cuarto cuento:



Frase elegida: "La corbata azul"


Silencio

Encontró la corbata en el fondo del placard. La sostuvo unos instantes entre sus manos y luego la soltó como si le produjera escozor.
Quería llorar; pero no lo hizo. Ya no se permitía el consuelo de las lágrimas. Prefería el silencio.
Miró la corbata. Su padre solía usarla con frecuencia. Era azul. El mismo color de su traje favorito.
Ella odiaba el color azul. Le parecía tan repulsivo como los besos obscenos que había soportado durante años.
Cuando su padre falleció se atrevió a contarle todo lo ocurrido a su hermano Raúl. Recordó su cara de espanto al enterarse de la terrible verdad.
Él la escuchó y la consoló mejor que cualquier terapeuta. No hubo necesidad de recurrir a personas extrañas. Raúl siempre fue afectuoso, comprensivo, protector.
Y también muy convincente. Como su padre.
 
MarceloArrizabalaga,25.05.2018
Quino relato:

Frase elegida: La discusión



La comezón del séptimo año


Ella le lanzó una mirada, cargada de displicencia.

Él masculló un improperio, que ni siquiera pensó bien.

Ella le echó en cara los orígenes de su humilde crianza.

Él le dijo estar orgulloso de su educación, basada en valores y honradez.

Ella le grito muerto de hambre.

Él respondió vos también.

Ella le dijo te odio.

Él replicó sólo ‘amén’.

Ella le arrojó el florero.

Él le arrojó los platos, la comida y hasta el adorno que reposaba junto al TV.

Ella le lanzó un cuchillo.

Él, ofuscado, le plantó un tiro.

Entre ella y él reinó el silencio. Ninguno ganó.

Así, sin más, la discusión se acabó
 
MarceloArrizabalaga,26.05.2018

Sexto trabajo:

Palabra elegida: "Pasajero"



El pasajero


Esa noche la estación terminal del pequeño pueblito estaba repleta, Raúl y Ruli, su hijo mayor, no daban abasto atendiendo a sus fieles parroquianos, era sábado y los pibes hacían la previa en el lugar.
Yo vivía en otra localidad pero a raíz de ser boletero en una empresa de colectivos que tenia parada allí ,había hecho muchas amistades en el pueblo , algunas femeninas, pero también varios amigos.
En esa oportunidad, compartíamos una mesa : Garabito, Mi Loro , el Peludo Ramírez, el Chocho Mihovich y yo, luego de varias ruedas de aperitivos, estábamos todos más que alegres. Se sumó a la mesa José el ”Gordo” Gutiérrez, quien venía de un asado en el Frigorífico, donde trabajaba, y ya estaba bastante adobado.
Garabito, Mi loro y el Gordo, tenían fama de ” guapos” y de ser poco amistoso con los forasteros, aunque conmigo siempre se portaron muy bien y me aceptaron como un amigo mas
Cuando llego el ultimo Chevallier proveniente de la Capital Federal, rumbo a Rio Cuarto, varios pasajeros bajaron y pasaron a los baños, solo uno encaro directamente al mostrador, sin siquiera saludar tal como se acostumbraba en los pueblos, pidió un whisky on de Rock, yo estaba de espaldas, al oírlo gire y vi a Raúl, que guiñándonos un ojo le preguntaba, ¿Un quee? . El viajero , un conocido nativo de mi ciudad, Pochin Onofrio que vivía en la Capital , representante de artista y cantantes, lucía un impresionante peinado, áfrica look, vestido a la moda hippie de esos días, traje cruzado color mostaza , camisa amarilla con flores al tono, zapatos con plataforma , color rojo vino y lo más llamativo, una enorme y ancha corbata color azul eléctrico con un dragón dibujado en el centro, reitero su pedido: Un whisky en las rocas ¿ Comooo? Dijo Raúl haciéndose el que no entendía. Un whisky con hielo, dijo pacientemente el pituco. Ahora entiendo dijo el conserje sirviéndole una medida generosa
.El Gordo, que desde que lo vio bajar, ya estaba engranando, se daba manija solo. Ni saludo este cajetilla, ¿quién se cree que es? murmuraba entre si. Los otros le metían fichas, te está mirando a vos ¿será trolo decía Mi Loro? Era cierto, en ese momento, Pochin apoyado de espaldas al mostrador miraba para nuestra mesa, si me reconoció, no lo demostró, sorbía lentamente su ansiado trago, mientras sonreía para sus adentros, pensando en quien sabe que cosas.
Se te ríe en la cara le, decía Garabito,que mal educado dijo el Chocho participando el también de la discusión el Gordo levantaba cada vez más presión, eso fue el primer indicio de lo que se venía, cuando Miloro le dijo, me parece que te sonríe a vos, se está poniendo mimoso, no espero más, se levantó , sorteando los obstáculos que se cruzaban en su camino, sillas, mesas, saco una enorme y afilada cuchilla , su herramienta de trabajo, se acercó al tipo, con una mano le agarro la corbata desde su extremo inferior, y de un tajo la corto por la mitad, cercenando a la vez la cabeza el dragón que seguía arrojando llamas, mientras le decía, para que aprendas educación y a saludar como la gente. Pochin, con una cara de póquer impresionante sacudió su enrulada cabellera, pidió la cuenta, salió sin saludar, subió al mismo colectivo en que llego , y que ya se marchaba.
 
MarceloArrizabalaga,26.05.2018

Séptimo cuento:

Frase elegida: "El primer indicio"



El primer indicio


Nunca es un primer indicio, son innumerables indicios, asomos, sospechas, que dan por revelada, la trama en que se asienta la infidelidad. Pero ninguna es tan lacerante, ni provoca tanta angustia, cuando la certeza se te asoma en el bolsillo.
Es que la convivencia ha matado todo, ha desinaugurado las noches y los días, hay mantos de ostracismo e impávidas criaturas nocturnas entre los dos, al dormir en las noches de abril.
Hay pormenores que solo alguien experimentado, puede ver. El cabello mojado, un perfume avieso que se instala en las fosas nasales, y no es reconocido por ellas.
Tal vez la rutina, esa impiadosa alienación de los días: los niños, y sus crianzas, los biberones y los pañales, la perdurabilidad de la vida, y su trascendencia.
Acaso vale la pena sospechar, tener inquinas en que cuerpo anduviste remilgada.
En cuales otras curvas abrevaste tu pasión, en cuales oídos endulzaste tu verba graciosa, y procaz, esa que tanto me gustaba al principio…
En los tiempos en que nos conocimos nada me daba más placer que tu risa de uvas, tus comidas frugales, y tu inmanencia.
Verte desde una cuadra a la distancia, inquietaba mis partes pudendas, hasta merecer estar vivo.
¿Cual es la perdurabilidad del amor? ¿Acaso tiene tiempo de finitud? ¿Tiene fecha de expiración?
Así no me lo habían explicado.
Que la monogamia está obsoleta, me parecieron comentarios muy livianos.
A mí me alcanzaba tu comida y además ni siquiera seguía mirando el menú.
Estoy parado en el negocio, y alguien me toca el hombro, estoy ensimismado en mis pensamientos, ella me toma del brazo y me dice:
-Su esposa se acuesta con mi marido
-¿Qué va a hacer al respecto?
 
MarceloArrizabalaga,26.05.2018

Octavo relato:

Palabra elegida: "Pasajero"



El pasajero Nº 35.

Diego estaba apurado, en media hora tendría que estar en la terminal del ómnibus interdepartamental, tenía el asiento treinta y cinco y no quería perderlo, no quiso viajar en su auto hasta Colonia por eso prefirió ir en el ómnibus pero como empezaba la semana de turismo, casi todos estaban llenos.
Vivía a unas diez cuadras de la terminal y al ver que los minutos pasaban y no conseguía ningún taxi, comenzó a correr pensando en el encuentro que tendría con Cristina al día siguiente en Buenos Aires y un estremecimiento pasó por todo su cuerpo, estaba muy enamorado de la chica y lo único que los separaba era “el charco” como decimos en ambas orillas al Río de la Plata.
El ómnibus estaba casi lleno, lo podía ver una cuadra antes, pensando que no lo iban a esperar y siguió corriendo, cuando estaba por llegar ve un tumulto de gente alrededor de alguien tratando de reanimar a dicha persona pero siguió sin detenerse, el ómnibus estaba por arrancar, subió aprovechando que el conductor estaba hablando con el guarda y se sentó, antes de arrancar oyó la siguiente conversación:
___ Creo que el pasajero del asiento Nº treinta y cinco no va a llegar a tiempo y no podemos seguir esperándolo.
___Tienes razón ya es hora.
Diego se levantó de su asiento para decirle al conductor que ya estaba ocupando su asiento pero el hombre no le contestó y siguió la marcha.
Diego pensó que era muy mal educado al ignorarlo y volvió a su asiento pero al pasar frente al accidente que había visto unos minutos antes… lo supo, jamás llegaría a Buenos Aires.
 
MarceloArrizabalaga,26.05.2018

Noveno aporte:

Frase elegida: " La discusión"



Discusiones de madre e hija


___¿Vas a salir Josefina?
___¿Otra vez? Mamá, ya te dije que me dejes tranquila, si voy a salir.
___¿No te parece que esta no es hora de salir?
___Basta mamá, salgo cuando quiero.
___No lo creo, si estuviera tu padre no le contestarías igual que a mi
___Te contesto porque quiero hacer mi vida y contigo no se puede.
___Creo que te olvidas de un detalle, aún eres menor de edad.
___Me parece que lo que estás buscando es que me vaya y no vuelva a esta casa.
___No te preocupes, dentro de cinco meses podrás hacerlo pero eso si, si te vas no vuelvas y menos acompañada, tú entiendes perfectamente lo que quiero decirte,
Josefina sale de la habitación y se va.
Al día siguiente su madre ve que no durmió en la casa y comienza a buscarla, llama a sus amigas, al colegio y nada, ni los abuelos saben de ella, desesperada va a la policía.
___Necesito que me diga si usted tiene alguna idea de con quién puede estar, alguna amiga o un novio? Le decía el comisario Stefan.
___No señor, mi hija y yo discutimos mucho, ayer justamente tuvimos una discusión porque quería salir a las diez de la noche y yo no quise dejarla pero se escapó y pensé que volvería más tarde pero no fue así.
___Déjenos a nosotros ocuparnos, la llamaremos en cuanto sepamos algo de ella, vuelva a su casa y si regresa nos avisa.
Dos días más tarde el cuerpo de una jovencita apareció en una pensión y el comisario Stefan cree que puede tratarse de Josefina y llama a su madre.
___Venga preparada Sra. No se si es su hija pero…
La madre de Josefina acompañada de sus padres llega a la comisaría donde el comisario le muestra una fotografía de una jovencita.
___Esta muchacha ha sido encontrada muerta por una sobredosis y creo que tenía la misma edad de su hija.
La mujer con lágrimas en los ojos ve la fotografía y se da cuenta de que no es su hija pero cree reconocerla y se lo dice al comisario.
___Necesito que me diga el nombre de esta muchacha, debemos avisar a sus padres y seguiremos buscando a su hija, quizá ellos puedan ayudarnos.
Varios días pasaron sin saber nada de Josefina, su madre tuvo que ser internada por una crisis nerviosa donde no dejaba de llorar y de culparse por no haber sabido educar a su hija, hasta que una tarde cuando ya no tenía esperanza de encontrarla con vida Josefina apareció.
___Perdóname mamá te hice sufrir pero al enterarme de la muerte de Sabrina, mi mejor amiga, me puse a pensar en mi propia vida y no quiero terminar como ella, estaba equivocada siempre fuiste una buena madre y sabes que te quiero, tengo la esperanza de que ahora vamos a entendernos y dejaremos de lado esas discusiones amargas para vivir como lo que somos… madre e hija.
 
MarceloArrizabalaga,26.05.2018

Décimo trabajo:

Frase elegida: "El primer indicio"



Perdida en la ciudad


Mi primer día en Houston fue bastante estresante. La emoción del aterrizaje, las idas y vueltas por el aeropuerto, la dificultad para responder las preguntas en la aduana, el retiro del equipaje, encontrar la salida y ante todo, la falta de comunicación con mi hijo que debía estar esperándome me tensionaron un poco. Y para colmo ¡maldito sea!, no lograba compaginar mi celular para comunicarme. Esas leyendas en inglés me sacaban de quicio y no me resolvían la situación.
Cuando por fin pude reunirme con mi hijo me olvidé de ese primer desencuentro, y pudimos abrazarnos después de tanto tiempo. Se sucedieron otras emociones. La más importante, conocer a mi nieta americana, que fue algo así como estar viviendo un sueño.

Me esperaban otras aventuras en ese apartado de la ciudad que se me antojaba casi mágico, con sus calles irregulares, la armonía en la forestación y la distribución de las casas, con sinuosos caminos de piedra, y rodeados de plantas y flores. Aquella misma tarde decidí conocer los alrededores, y de paso comprar algunos regalitos para mi nieta.

Las indicaciones que me había dado mi nuera eran claras; no parecía haber complicaciones para llegar al supercenter, por lo que disfruté del paisaje mientras recorría las interminables “cuadras” caminando por la senda peatonal de la calle Kirkwood hasta llegar a la Westheimer. Allí debía solicitar el corte del tránsito, que a esas horas era intenso. Por suerte pude encontrar con relativa facilidad la forma electrónica de solicitarlo, y me apuré a cruzar antes que se reinicie el tráfico interminable de autos. Con alivio divisé el HEB, en grandísimas letras luminosas, que sería el punto de referencia por si me llegaba a desorientar. Caminé en el otro sentido hasta llegar al complejo que debía sortear para llegar al Walmart.
No lo encontré tan fácilmente y el inmenso parque de estacionamiento dio varias vueltas en mi cabeza, por lo que en mi mal inglés solicité orientación.
Ya en el supercenter la variedad de galerías abarrotadas de productos dieron algunas vueltas más dentro mío y tuve que hacer un esfuerzo para orientarme.

Después de las compras el cajero me habló algo que por supuesto no entendí. Sin emitir palabra le extendí mi tarjeta de crédito y suspiré aliviada: por suerte el idioma del dinero, como el del amor, es universal.

Ya afuera estuve dando vueltas por el estacionamiento sin decidirme a tomar una dirección.
Al fin pudo llegar a la Whesthimer, pero no tenía la más remota idea de la dirección a seguir. Mientras caminaba prestaba atención esperando ver pronto a mi ángel salvador: el HEB, pero ya había caminado mucho rato –no tenía idea cuánto- y el dichoso HEB no aparecía.

Ya oscurecía y las luces de los autos se me antojaban estrellas fugaces, sin rumbo definido. A esta altura tuve el primer indicio de que me había perdido. Decidí volver sobre mis pasos pero luego me arrepentí. Ya ni siquiera sabía en qué dirección había caminado antes.
En mi cabeza resonaban las frases de mi hijo. -No vayas muy tarde porque acá es inseguro andar a pié de noche.
Sintí que el terror me invadía.

De repente sonó el celular. Era mi hijo, pero no pudimos intercambiar palabra alguna. En el maldito aparato aparecían indicaciones en inglés que por supuesto no supe interpretar.
Guardé rápidamente el celular cuando presentí que alguien me seguía. Pude verlo con el rabillo del ojo caminando a grandes zancadas detrás mio. Era un hombre bastante desaliñado, con rastas en la cabeza y deplorable vestimenta. El pantalón dejaba ver parte de su ropa interior de tan bajo que lo llevaba.
A esta altura yo estaba a punto de entrar en pánico.
Recordé, como en un pantallazo, una frase que había leído en alguna parte. “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”, entonces, resueltamente me di vuelta, y con una seguridad que estaba lejos de experimentar le pregunté en un mal inglés: -Señor, me he desorientado en la ciudad. ¿Usted podría ayudarme?
-Si no me habla en español no podré entenderla, señora. Soy latinoamericano.
Sentí algún alivio. A menos podría entenderle en el caso de que estuviera dispuesto a orientarme.
No solamente me orientó sino que me acompañó en el camino de regreso y se ofreció a llevarme la bolsa de las compras.
Se las entregué enseguida. A esa altura ya no me importaba si me robaba, así que le agradecí y le expresé mi seguridad por la mano que me estaba dando.
Noté que el hombre se sentía orgulloso por la confianza que le demostré, por lo que, una vez divisado el HEB le dije que ya me había orientado para llegar a mi casa, pero le agradecería que me acompañara, dado lo tarde que se había hecho.
Así fue que llegué sana y salva a la casa de mi familia.

Cuando me preguntaron cómo me había ido, les respondí:
-Muy bien. Ya me hice de un amigo.
 
MarceloArrizabalaga,27.05.2018

Décimo primer cuento:

Frase elegida: "La discusión"



Desavenencias


La familia de Armando Gutiérrez era muy respetada en el barrio, tenían dos hijos, uno medico y el otro farmacéutico. El farmacéutico había instalado su farmacia en el pueblo de La Loma, a cincuenta kilómetros de la capital federal. Era un pionero, ya que fue la primera farmacia y le decían el boticario, o el idóneo.
Armando se había casada con Lucia Godoy, cuya familia de bajos recursos, recibía una asignación de Bienestar Social. Lucia era una intelectual, porque leía todo el día, y se instruía con cuanta disciplina anduviera por allí. Pero no tenía título universitario, porque tuvo que ir a trabajar a una tintorería a la edad de trece años.
Armando y Lucía se casaron. Ella tenía veinticinco años y el veintiocho. Los primeros años en La Loma transcurrieron con bastantes dificultades, ya que Lucia había nacido en la capital y no se ambientaba en el pueblito, Pero a medida que fueron naciendo sus tres hijos ya le empezó a gustar la tranquilidad, y ya había venido el asfalto con el progreso incluido.
La discusión que fomento las desavenencias del matrimonio, fue un día sábado en que la suegra de Lucia Godoy, estaba con su nuera. Los niños jugaban por allí, eran tres, Jésica, de seis añitos, Matías, de cuatro y Guillermito de dos años.
Lucia era una renegada. Con coraje y valentía enfrento a su suegra, cuando le dijo que lo único que quería era que su hijo Armando le construyera una casa igualita en la que vivía Lucia, porque él era su hijo y tenía que retribuirle todo lo que ella había hecho por él. Ella casi había hecho la carrera con él, había estudiado a la par de él, y se merecía esa recompensa. Estaba tan imbuida de su poder que tenía sobre él, que hasta lo insto a que abandonara a Lucia.
Lucia, después de lo que le grito su suegra:
-¡Desnuda y con los libros, te podes ir por donde viniste!
Se llevo a sus tres hijos, para no volver nunca más al pueblo de La Loma.
 
MarceloArrizabalaga,27.05.2018

Décimo segundo relato:

Frase elegida: "El primer indicio"



Hormigas


Jueves 24 de Mayo, 2019

La gente se agrupa ansiosamente ante la línea donde un pelotón de soldados “selecciona” quien puede tomar el transporte. Se han tomado medidas terminantes. Los que se queden tienen posibilidades de sobrevivir, muy pocas. El ejercito alienígena se acerca por el poniente. Destruye a los humanos que encuentra a su paso. Solo les interesa el planeta.

- ¿Crees podamos llegar al transportador? – dice Gabriela

Ramiro lo piensa un instante.

- No – contesta secamente

Alguien lo empuja por la espalda, casi lo hace caer de bruces. Voltea y da un puñetazo en mitad de la cara del desconocido. Bajo las circunstancias actuales se ha perdido la tolerancia. Cada uno lucha por sobrevivir como pueda. Jala a Gabriela de un brazo y la saca de la multitud.

- Debemos actuar por nuestra cuenta, sígueme.

No existen alternativas. Los extraterrestres son metódicos y selectivos. Eliminan a cualquier humano. Los animales están a salvo. Tampoco les interesa nuestra tecnología. La suya es mucho mejor. No hubo ninguna comunicación previa. Solo llegaron y comenzaron el exterminio. Parece cuestión de tiempo. Se intento todo. Se les ataco con el rayo de la muerte inventado por Tesla, y desarrollado por la potencia mundial por decenios. Nada. Ahora esta inutilizado.

Ramiro llega a una intersección de calles, hay dos bicicletas abandonadas. Gabriela lo sigue de cerca. Ambos con la respiración agitado, pues corrían.

-¡Toma esta ! - dice Ramiro mientras revisa las llantas y el sistema de frenado

Suben a las bicicletas, salen de la ciudad. Nadie los detiene, van hacia el poniente.

- ¿Qué pretendes? – grita Gabriela

- Adelante al final de la arboleda, hay una cueva, ahí nos ocultaremos

Al doblar en un codo del sendero, se encuentran de frente con un extraterrestre. Mide como dos metros. Su piel es rugosa en color marrón. Sus extremidades mas largas proporcionalmente que las humanas. Pareciera no usar ropa. Por ojos un sucedáneo monstruoso. Una línea vertical en una cabeza alargada.

Los “ve”.

Ramiro y Gabriela se detienen a veinte metros. El alíen levanta una extremidad superior. La dirige a Ramiro. Brilla un objeto en lo que sería su muñeca.

Ramiro cierra los ojos.

Todo ha terminado.

El alíen yace en el piso. Inmóvil. Ramiro toma una rama gruesa. Se acerca cautelosamente. Lo toca con la punta. Ahora lo golpea fuertemente. Nada. Observa detenidamente; Hormigas, cientos de ellas sobre el cuerpo en el suelo.

Son el primer indicio de alguna debilidad de los extraterrestres.

 
MarceloArrizabalaga,29.05.2018

Décimo tercer aporte:

Palabra elegida: "Pasajero"



La carta

Se detuvo frente a la vieja casa y extrajo una llave del bolsillo de su chaqueta. Sabía que nunca más la iba a necesitar, pero era lo único que todavía conservaba. Porque lo demás no existía. No había muebles, cortinas ni alfombras. Tampoco estaba el piano que ella solía tocar todas las tardes apenas comenzaba a caer el sol.
Estuvo largo rato parado en la entrada y finalmente ingresó. En la sala vacía, una sombra se ocultó entre las luces tenues que proyectaba la luna. No tuvo que encender el interruptor para ver las paredes descascaradas. Percibió el olor a humedad y notó una mancha en el techo que tenía forma de corazón. El suyo había dejado de latir el día de la tragedia, aunque algo extraño vibraba aún dentro de su pecho.

Recordó la carta. No quería pensar, pero su mente caprichosa le susurró cada palabra sin piedad.

Amor:
Espero que algún día logres perdonarme. Sabes cuánto te amo y cuánto lamento hacerte sufrir...
La enfermedad me consume día a día y ya no puedo seguir.

Se llevó las manos al rostro y lloró a pesar de que no podía derramar una sola lágrima.
Caminó por el pasillo hasta el dormitorio. El espejo estaba en el lugar de siempre. Quiso mirarse para ver en qué se había convertido. Solo encontró bruma. Entonces comprendió que tal vez era un simple pasajero nocturno que deambulaba por un mundo ajeno.

Imaginó la cama matrimonial y hasta logró recordar el terso edredón de plumas y el almohadón que había usado para acallar el disparo. Y luego el grito horrorizado de su esposa cuando pronunció su nombre por última vez.
 
MarceloArrizabalaga,29.05.2018

Décimo cuarto trabajo:

Frase elegida: "La discusión"



Merienda

Estaban sentados uno frente al otro. Él gesticulaba y parecía nervioso. Ella lo miraba con furia y cada tanto le decía que estaba harta de todo. El lugar se hallaba atestado de gente, pero nadie prestaba atención a la pareja que discutía en la cafetería del centro comercial.

En las tazas, dos cafés con leche se enfriaban, y las medialunas seguían intactas.
Un niño miraba la escena por una de las ventanas. Tendría unos siete años; era el único que estaba atento a lo que ocurría en aquella mesa.

Afuera hacía frío; en el aire se percibía la proximidad de la lluvia. Las nubes grises daban paso a grandes nubarrones de tormenta.

La discusión crecía en intensidad. La mujer comenzó a llorar y él perdió la calma. Arrojó la servilleta sobre la mesa, se levantó y se fue. Ella se cubrió el rostro con ambas manos; luego se secó los ojos con un pañuelo de papel. Permaneció un par de segundos absorta en su tristeza. Luego suspiró y miró a su alrededor.

En ese momento lo vio. El niño tenía la nariz apoyada en el cristal y le sonreía. La mujer le hizo señas para que entrara al local.

Entonces, mientras los dos se disponían a disfrutar de la merienda, sopló una brisa leve, y entre las nubes, comenzaron a asomarse algunos rayos de sol.
 
MarceloArrizabalaga,30.05.2018

Décimo quinto cuento:

Frases o palabras elegidas: "Todas"



Sexo en el cielo


La mujer se las ingeniaba para quedarse a solas con el Pastor cuando terminaba el culto, siempre encontraba la manera, sorteando obstáculos, de darle rienda suelta a aquella vorágine de lava y ansiedad que hacía erupción bajo su falda.

Su marido, pasajero candoroso en el tren de la vida ni siquiera sospechaba que la asidua cercanía de su esposa a la iglesia no era fruto de un deseo ferviente por mejorar su conducta y acrecentar la excelencia de su vida espiritual, sino la consecuencia de no atenderla con la fuerza y asiduidad que el voraz apetito de la mujer ninfómana pretendía.

Una discusión por un hecho intrascendente y ajeno al tema fue, sin embargo, la causa que proporcionó el primer indicio al desprevenido marido y lo puso en el camino de la sospecha y los celos. De manera imprudente y poco sensata, solamente con el ánimo de ofender, la mujer le reclamó su poca hombría y exprimió un limón sobre la herida del orgullo al gritarle que seguramente había hombres mejor dotados y capaces de satisfacer la procacidad y la excitación de una mujer joven y apetecible.

Nadie creería que el hombre, cándido y crédulo de nacimiento, también traía como parte de su equipo, los genes asesinos de un antepasado que fue colgado en la plaza publica acusado de abigeato y bandidaje. Y así, sin pretenderlo, como se enciende de pronto una llamita en un pajonal provocando un vasto incendio, esos genes asesinos despertaron y al agigantarse amenazaron con arrasar todo vestigio de cordura y templanza.

A partir de ese día, con la insospechada sagacidad y la astucia de un sabueso entrenado para la cacería se dedicó a espiar los pasos de su consorte y no tardó en comprobar lo maliciado, la supuesta adicción de su esposa por las cosas del más allá no era sino el escudo protector que escondía una pasión desenfrenada, inagotable y renovada, pues su acervo escabroso se acrecentaba con cada encuentro sicalíptico con el hombre de Dios.

El sustrato de la personalidad es difícil de cambiar y el hombre, después de todo, continuaba siendo una persona de métodos simples y despejados. La noticia del periódico lo decía todo: un hombre, motivado por los celos, estrangula a su mujer con una corbata azul.
 
yar-,30.05.2018
Oye Marcelo ?

No era requisito utilizar solo una de las frases o palabras?

Quiero subir otro texto, me dices, porfas.
 
MarceloArrizabalaga,31.05.2018
Todos pueden usar una, varias o todas las frases o palabras propuestas. Lo que les plazca para ser creativos.

Solo son incentivos para despertar el deseo de escribir.
 
MarceloArrizabalaga,31.05.2018

Décimo sexto relato:

Frase elegida: " Bajo la falda"



El erotitonto episodio de la pañoleta de Miss V.

Miss V. es bonita, mucho. Vino como nunca antes la llegué a ver, en uniforme de colegiala. Su cabello negro, liso y largo, hasta lo imposible, aunque en realidad no lo tuvo nunca tan largo. La veo más blanca de lo que en realidad es, y aún como está vestida, la veo mucha más madura que cuando la conocí. Trae maquillaje, pero eso no es raro con las colegialas de nuestros días. Dice que tiene que irse.
Se supone que estamos trabajando, pero dejamos de hacerlo. César ya sabe lo que se viene, así que se acomoda en su asiento de primera fila, estira las piernas y cruza las manos tras la nuca. Sólo le faltan las crispetas y el refresco a nuestro bonachón amigo de uno noventa. Quizá también, unas gafas 3D. Yo ya sé lo que se viene, así que me levanto y me paso la estopa por las manos.
El caso es que ella se va. Me pregunta si entonces la voy a ayudar. Voy, como obligado, como “venga a ver le colaboro para se termine de ir”, aunque todo es pose. Siento lo divertido que se la empieza a pasar el César. Ella, como si nada, pero asegurándose de que la veamos. Sabe lo que tiene y su genética le dice cómo usarlo. Yo, concentrado, a lo mío. Llego dónde Miss V., a su espalda. Parece una mujer crecida haciendo cosplay de Loli. Se acomoda medio apoyada, medio recostada, en un desvencijado escritorio viejo que se tiene en pie bajo su palabra de honor.
Anudada al cuello, lleva una horrible pañoleta amarilla que tiene el logo de una marca de cerveza de mediana calidad que patrocina al seleccionado nacional de soccer. Se la suelto con cuidado. La estiro, la sacudo para desarrugarla y, haciéndola dar vueltas de dos puntas opuestas, la enrollo de nuevo. Ahora si me acerco o más bien, me pego a ella. No hay aumento de la tensión, no hay hiperventilación ni tembladera. Lo que voy a hacer ya lo he hecho antes, y quizá después lo haga de nuevo. Ella se acomoda, toma una postura en la que me hará más fácil la maniobra, y yo, a lo mío. Esto no es romántico, ni mucho menos. Es simplemente divertido, para nada es una situación exclusiva para adultos.
Levanto esa falda, aunque no tanto como para que César, que ya no puede contener la risa, alcance a ver su ropa interior. Y que bien, porque no es ropa interior que corresponda con la jardinera de colegiala que lleva puesta. Meto mis manos, sujetando la pañoleta enrollada, bajo la falda de Miss V. Ella, como siempre, haciéndose la que no está ahí, medio sonríe, medio seria. Yo busco lo que tengo que buscar.
A primera vista, pareciera que viste media-pantalón de hilo, pero no, compadre: son pura imitación. Cada pierna viste su propia media, que le llega hasta las meras nachas. Y allí, escondido bajo un encaje exquisito que, aunque no lo vi, sé que es blanco, todo lo que no debo tocar. No porque me sea prohibido o porque no pueda, sino porque no llegar hace más deliciosa la espera hasta el momento de agarrar todo a manos llenas, cuando ya se trate de embutirse con alma, vida y sombrero en un desquiciado frenesí alimenticio. Este es un momento preparatorio. Ella se acomoda mejor, separa las rodillas y me da espacio. Yo, estoico, profesional. Le paso la pañoleta enrollada entre los muslos, y manos a la obra.
Esa sensación, la piel de Miss V.; ese espacio de desnudez entre el elástico de la media de hilo y la costura de la ropa interior. Cosa bonita, cosa bien hecha, dijo Don Ramón.
Dios, ¿Por qué no hacer lo que estoy haciendo? Que mejor manera de agradecer por estar vivo. Quiero alargar y eternizar esta sensación. Miss V., ya no está ausente. Ahí está concentrada, inmersa en la sensación de mis manos, nunca frías, siempre ideales, limpias y querendonas. Busco el lugar en tan poco espacio. Hacia abajo no, acabamos con el momento. Hacia arriba tampoco, aceleramos lo que no debe ser apresurado. La risa amordazada del César deja escapar esbozos de carcajadas. Qué momento.
¡Que no diera, por eternizarme aquí!
Ella se da vuelta, anula la escasa distancia entre los dos. Yo, ni por enterado (sí, cómo no). Estoy en lo mío. Una punta de la pañoleta en cada mano y empiezo a anudarla, suficientemente ceñida como para que no se caiga, no tanto como para que tengan que amputarle la pierna. Pero ese muslo es eterno, ¡Qué piel, por mi vida! Necesito más pañoleta. Ella sabe que me hago el de las grandes criadillas, sólo por no terminar lo que no es difícil de hacer. Justo sobre la ingle, abrazándola, rodeándola por completo, la cábala de hincha furibunda de Miss V. está lista. El equipo no pierde hoy. Pero todavía hay que acomodar, estirar, aflojar, ajustar. Hay que hacer que este momento sea eterno. Sus manos en mis hombros, su respiración en la mía. Ya no hay César, lo desvanecimos, lo ignoramos, no lo sé. Ojos en ojos. Nariz con nariz. Que no se acabe nunca.

La alarma despertadora me saca del sueño. ¡Me lleva el que me trajo!

¡De razón el disfraz de escuela! ¡De razón las risas burlonas del César! Apago la alarma con urgencia. No te despiertes, pendejo: duérmete y vamos por la secuela. Me duermo, con un sentimiento de urgencia en que todo el cuerpo conspira, más no así la mente. Miss V. se desvanece, reemplazada por otra vivencia onírica, en una situación mucho más corriente y menos erotitonta. Ya más bien dejo de soñar. Si no es con la pañoleta de Miss V., ¿qué caso tiene?
 
MarceloArrizabalaga,01.06.2018

Décimo séptimo aporte:


Frase elegida : "Sorteando obstáculos"




Un vecino peculiar

Cada tarde al regresar a casa del trabajo, me encuentro a don Manuel mi vecino de al lado, sentado cómodamente en su silla de ruedas, disfrutando de la luz vespertina a la sombra del arbolillo que crece a la orilla de la banqueta, en la esquina donde se ubica su casa. Con casi noventa años a cuestas y una mente aguda y lúcida para su edad, sus hijos lo sacan a la calle y lo dejan ahí dos o tres horas hasta que empieza a oscurecer, para que se distraiga un poco y también, seguramente, para que los deje descansar un rato de sus achaques y verborrea. Porque aún a su edad, a don Manuel le encanta conversar. Yo lo saludo cordialmente y de vez en cuando le hago un poco la plática. Me asombra su forma de razonar y las ocurrencias que tiene. Estudió apenas la escuela primaria y a los doce o trece años, ya se ganaba la vida haciendo trabajos sencillos: cargar canastas en el mercado, realizar mandados, lustrar zapatos; más tarde se hizo comerciante y no le fue tan mal con tal actividad; luego encontró una buena mujer, tuvo tres hijos, a todos les dio escuela y los supo mantener sin pasar miserias. Ahora ya anciano y viudo, cuando menos los hijos no lo dejan al garete, chueco o derecho, se ocupan de él y de sus necesidades. Desde el lugar donde está sentado, le encanta observar con detenimiento a la gente que pasa de un lado para otro, a las mujeres bonitas que no faltan y que todavía le hacen brillar sus ojillos medio miopes, y escuchar con atención los chismes y diretes de otros vecinos o de otras calles del barrio.
Una de tantas tardes al llegar, lo encontré botado de la risa, plena carcajada mezclada con breves accesos de tos, su boca parcialmente desdentada mostrando gozosa los pocos y amarillentos dientes que aún posee. Me extrañó un tanto su risa porque precisamente unos momentos antes dos automóviles acababan de chocar casi enfrente de donde se hallaba el viejo; el conductor de uno de ellos había resultado con un brazo lastimado y algunos cortes en el rostro. La gente estaba arremolinada para enterarse de lo sucedido. Yo me quedé con don Manuel y no dudé en preguntarle:
-¿Qué le causa tanta gracia, don Manuel?... ¿El accidente?
-Pos sí, chamaco. Mira nomás como ha quedado de la cara ese fulano, sin contar cómo han quedado los coches. Los dos pendejos que manejaban han corrido con mucha suerte.
- Pero no es bueno burlarse de la gente ¿no cree?
-No me burlo sin razón, así porque sí. Mira, ese idiota del coche negro, quiso cruzar la calle como si por la otra calle no fuera a venir nadie (en ese lugar, las calles forman una cruz). Ni siquiera aminoró la velocidá, se fue derechito encima del carro blanco. Y el idiota que salió herido, venía hablando por teléfono, con el celular pegado a la oreja; ni siquiera vio cuando el otro coche se le vino encima. Con este choque ya van siete que veo en esta misma esquina. ¿Y sabes?... es muy divertido verlos. Los estúpidos que vienen manejando se creen invulnerables, como si todo lo pudieran y supieran y no les fuera a pasar nada, manejan como locos, sorteando obstáculos, sin importarles si pueden atropellar a alguien o como ahorita, embarrarse con otro carro. Así que dime si no es justa mi risa y la diversión que me causa. Varios de ellos han parado en el hospital y se lo tienen bien merecido. Hasta ora no me ha tocado ver ningún muertito, pero con un poco de suerte seguro que aquí tranquilamente sentado me toca ver alguno.
-Es usted muy malo, don Manuel. No es bueno eso de andar deseando ver muertitos.
-Los malos son ellos, que manejan sin precaución, algunos payaseando con sus lentes oscuros puestos y la radio a todo volumen. Y si de casualidad voltean y alcanzan a mirarte, te miran hoscos, como si te perdonaran la vida. Así que si no son juiciosos, que se jodan-. Volvió a reírse ruidosamente.
Mientras platicaba con don Manuel, pasado el susto, la gente empezó a dispersarse; los seguros de ambos automovilistas estaban por llegar. Las cortadas del herido eran leves, así que ahí se quedaron esperando. Me despedí del viejecillo y seguí rumbo a casa. Quizá el viejo tenía razón y los conductores imprudentes tenían lo que se merecían. Me sonreí para mí mismo recordando algunas de sus palabras: “…si no son juiciosos, que se jodan”.
 
MarceloArrizabalaga,04.06.2018

Décimo octavo cuento:

Frase elegida: "El primer indicio"



La maldición de la condesa Chupesku de Rumania

Nadie supo, durante mucho tiempo, que Hema Drakell sentía una atracción morbosa por la sangre. Cuando a los diez años, una compañera se cortó con un metal, ella corrió premurosa a chuparle la herida y el gesto que se interpretó como una muestra de cariño por la accidentada fue el primer síntoma de una atracción enfermiza. Era la primera vez que Hema probaba el gusto de la sangre y se sintió durante todo ese día como embiagada. Deseó repetir la experiencia para comprobar si se repetía el efecto exaltante y mordió al gato. El animal se defendió provocándole unas arañazos deliciosos. La niña le tomó gusto al juego del yo te muerdo, tu me arañas, y lo repetía casi diariamente. Al notarle las marcas en los brazos, la madre alejó de la casa al gato.
Desde entonces, Hema se procuraba el placer como podía y, a menudo, a falta de víctimas, se infligía cortes en su cuerpo en los lugares menos visibles . Después de la succión, caía en una semi-inconsciencia, una especie de ensueño psicodélico en el que veía revolotear murciélagos de alas negras, que era como ella pensaba que debían ser los ángeles. Cuando terminó el Liceo quiso ser enfermera y no hubo alumna más diligente que ella. Estudió bioquímica y se especializó en hematología. Al poco tiempo llegó a ser jefa del banco de sangre de un hospital. En contacto diario con el plasma, era feliz y muy prudente en los retiros privados. Prefería los grupos sanguíneos 0 y 0+ que degustaba en la intimidad. Guardaba las raciones en el congelador de su casa, en una caja de plástico opaco, en la que había escrito” no tocar, veneno “ y nadie tocaba. Solía beber su néctar después de la media noche, cuando todos dormían. El momento de la libación se convirtió en un ritual; calentaba la bolsa de la sangre entonando una melodía extraña y después de cubrir hombros y cabeza con un chal negro, bebía ávidamente el contenido de la ración, sin desperdiciar gota. Cierta noche, tan enajenada estaba en el ceremonial, que no vió al padre, que había bajado a la cocina atraído por ciertos ruidos. El hombre quedó aterrorizado ante el espectáculo. Escribió un e-mail a su abuela que aún vivía en Rumania:
”Querida abuela: la maldición de tu bisabuela, se ha materializado en nuestra querida Hema. Ayúdanos, debo saber cómo actuar. Estoy seguro que conservas el diario íntimo de nuestra desdichada pariente, donde figura el antídoto del mal que creímos que ya no se iba a repetir, después de tantas generaciones. Dime con urgencia qué hacer para evitar que Hemita se convierta en vampiresa, como nuestra terrible antepasada, la condesa Chupesko.”
Dos días más tarde, el desdichado moría, truncado por un infarto. El médico notó ciertas marcas en su cuello, similares a esas que dejan las sanguijuelas, pero no les dio importancia.
En el funeral, la joven Hema lloraba desconsolada.
La respuesta de la abuela Rumania llegó unos minutos después del deceso: “...es terrible, querido mío.Te cito textualmente las palabras del antídoto: la víctima quedará libre del hechizo del vampirismo, sólo cuando succione en un prolongado beso, la sangre del propio padre.!Cuídate!”
 
MarceloArrizabalaga,04.06.2018

Décimo noveno relato:

Palabra elegida: "Pasajero"



Pasajero

Abrí mi guardarropas y en un rincón, como sepultado, estaba mi vestido despertando a los recuerdos.
Era el mismo que me había puesto aquella primera vez.
Me calzaba igual.
Me retoqué el maquillaje, me pinté cara de feliz y partí a tu encuentro.
Adiviné tu larga figura, casi quijotesca desde lejos.
Tuve que retener a mi corazón para que no se saliera de su ritmo.
No eras el mismo, no éramos los mismos. Los años habían marcado sus pasos. Me recorrió el mismo escalofrío de la primera vez.
Nos sentamos en el banco, en donde grabáramos entrelazadas, nuestras iniciales.
El tiempo se detuvo por un instante, pero hasta los árboles habían renovado sus brotes.
Ningún reproche. El tiempo había pasado como la tarde.
Miraste el reloj , mientras yo pensaba en la cena.
Cada uno de nosotros gozaba de un destino distinto.
No interferiría en él
No sería yo la que rompería los recuerdos que guardaba en el cofre de
Mis memorias
Mis hijos y mi marido me esperaban en la puerta de casa.
 
MarceloArrizabalaga,04.06.2018

Vigésimo trabajo:

Palabra elegida: "Pasajero"



El pasajero turista

Para llegar a Socotá desde la capital del departamento hay que recorrer 139 kilómetros en flota, afrontando las varadas que por la acción de la vejez del carro se presentan a cada rato, aguantando que los otros pasajeros, se le sienten a uno encima si por casualidad consiguió puesto, o las palabras grotescas de los ayudantes porque saco tiquete y no se lo pago en efectivo; lo mismo que se tiene que soportar la estancia de los buses hasta por más de una hora en cada pueblo por donde este pasa y otra cantidad de inconvenientes que no hacen muy agradable el viaje y que por lo tanto hay que afrontar por obligación si se quiere viajar, puesto que no llegaba si no una empresa de buces a este querido pueblo.
El primer pueblo que encontramos es la turística ciudad de Paipa donde se inhalan los aromas de las aguas termales que son las mejores del mundo, siguiendo nuestro recorrido a su paso encontramos la ciudad de Duitama, Perla de Boyacá y ciudad cívica por excelencia, para darnos paso a la legendaria población do Santarosa de Viterbo, tierra de grandes hombres como el jurisconsulto, pedagogo, periodista, diplomático, traductor y ensayista Carlos Arturo Torres y Rafael Quintero Torres educador, filólogo, prosista castizo y otras grandes figuras que esta población nos ha regalado para orgullo de nuestra patria; siguiendo nuestra ruta en medio de dos enormes bastiones que se alza a uno y otro lado de la vía se abre un enorme valle dorado donde están reposando fríamente Cerinza y Belén para traernos la eglogánima de Herrera Roissig como lo describe Eduardo Torres Quintero en el segundo centenario del nacimiento de Belén; aquí se nos abre la vía, si elegimos la que sale á mano izquierda estaremos siguiendo la ruta del norte que nos lleva a la población de Soata y tierras del departamento de Santander; pero si seguimos derecho sin desviarnos estaremos arribando a la Ciudad Minera de Colombia, donde se ven deslizarsen las góndolas repletas de mineral de hierro y antiguas tierras del Cacique Chitagoto; Paz de Río; escalando las montañas hacia el norte llegamos a Socha, Nodriza de la Libertad, Capital de la Provincia de Valderrama y Patria chica de hombres como Max Gómez Vergara y Fernando Soto Aparicio; más allá por la carretera central que se dirige a los Llanos de Casanare y Venezuela, en el sitio de el Alto de Sagra a mano izquierda se desprende la carretera que nos lleva a Socotá, desde donde se ve el pueblo en medio de las grandes montañas y se divisan los verdes paisajes envidia de muchos pueblos. Estamos en Socotá donde nació el orgullo de la Nueva Granada, el primer periodista e historiador el Doctor Don Basilio Vicente de Oviedo un escritor colonial; y patria chica también de una joven figura del sindicalismo en Colombia, Marco A. Córdoba actual Presidente de Fetramecol (Federación de Trabajadores Metalúrgicos de Colombia) y miembro de la FITIM (Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas) en representación de Colombia.
Socotá es tierra de todos y el pueblo está enmarcado con sauces y eucaliptus, desde donde se ven las grandes lomas que sobresalen de la Cordillera Oriental de los Andes como es Peña Negra ubicada a 3600 metros de altura sobre el nivel del mar, cerro que tuvo que afrontar Bolívar al traspasar el páramo de Pisba para llegar a tierras boyacenses, desde allí se divisan colinas bañadas por la erosión, ríos que en invierno se esponjan como mares interiores y quebradas que por su misma época se transforman en ríos, lo mismo que las cristalinas aguas de las lagunas como la Grande, Las estrellas, El Perro, El Soldado y la gran montaña que parece una jungla en límites con el municipio de Pisba en las veredas; del Oso, Chipaviejo, Pueblo Viejo y la Reforma.
Socotá está lleno de preciosidades que la naturaleza nos ha brindado, si usted admira la naturaleza y si llega a venir a Socotá no deje de visitar estas maravillas.
 
MarceloArrizabalaga,04.06.2018

Vigésimo primer aporte:

Frase elegida: "La discusión"



Malvado

La gente aplaude y ella exhibe esa sonrisa encantadora que siempre lleva pintada en su rostro. Sentado en la última fila, la contemplo fascinado. Es maravillosa.
Él también sonríe, aunque un rictus extraño en su expresión evidencia cierto malestar. Tal vez se siente disminuido ante la admiración que despierta su compañera. No sé si es idea mía, pero cuando la función termina, me parece ver un profundo odio en su mirada. A pesar de todo, la toma entre sus brazos; luego baja con ella por la escalinata.
Voy tras ellos, y sorteando obstáculos consigo llegar al camerino.
Deseo obtener un autógrafo; me acerco sin saber que seré testigo de la discusión.
-¡Estoy harto!-dice él.
Ella le grita: -¡Fracasado!
-Eres igual que las otras. Esto ya no puede continuar.
-¡Siempre digo lo que tú deseas! ¡Y encima debo soportar tus reproches! ¡Te odio!
El hombre toma un cuchillo y la amenaza.
Entonces decido intervenir. Luchamos. Finalmente consigo quitarle el cuchillo y salvo a la muñeca del ventrílocuo malvado.
 
MarceloArrizabalaga,04.06.2018

Vigésimo segundo cuento:

Frase elegida: "El primer indicio"



Destino

Cuando me invitan a salir, siempre digo: -No, gracias. Yo elegí al hombre indicado para mí hace mucho tiempo.

A los doce años lo vi por primera vez. Era el nuevo vecino. Vivía con sus padres cerca de mi casa.
Debía tener unos diecisiete años porque era mucho más alto que yo.
-¿Vives por aquí? -me preguntó una tarde.
-En aquella casa -dije señalando el chalet de la esquina.
-Somos vecinos, yo vivo a la vuelta. La casa de ventanas verdes.

Solíamos cruzarnos cuando íbamos a hacer algún mandado o al volver de la escuela.
A mí me gustaban sus ojos azules y su sonrisa pícara. Había gran diferencia entre su edad y la mía, por eso nunca le dije nada, pero estaba segura de que algún día, Juan iba a ser mi novio. El primer indicio fue notar un brillo en su mirada que nunca había visto en otra persona. Así que no me hice problema cuando lo vi de la mano de una chica de su edad.
Hay que esperar, me dije. Todo llega a su debido tiempo.
Tampoco me preocupé el día que se fue a vivir con ella a la ciudad. Esas cosas pasan. Solo había que tener paciencia.

El tiempo transcurría de prisa. Cada tanto nos volvíamos a encontrar. Y no era por casualidad. Era el destino que pugnaba por manifestarse. Él me saludaba amablemente; yo miraba sus ojos intentando ver en ellos esa chispa que esperaba desde niña.

Después no lo vi más. Fue como si se lo hubiera tragado la tierra. Durante varios años, no supe nada de Juan. Algunas noches soñaba que era él quien estaba esperando por mí. Despertaba confusa, y no lograba conciliar nuevamente el sueño.

Hace unos meses apareció de la nada. Me dijo que ya no estaba en pareja.
Por fin pude confesarle mi amor incondicional. Sonrió y puso cara de sorprendido, aunque yo creo que ya lo sabía. Pobre. Me miraba sin saber qué decir.
Entonces vi la chispa y no me pude contener. Lo abracé, pero mis brazos atravesaron su cuerpo, y a pesar de que su imagen se desvanecía, sentí que por fin era mío para siempre.
 
MarceloArrizabalaga,05.06.2018

Vigésimo tercer relato:

Frase elegida: "Bajo la falda"




Encuentro


Estaba tirada en el suelo, parecía un corte de tela; lo vi, lo levanté y extendí: era una falda, una falda color crema, con pinzas en el extremo superior. Parecía nueva. Sin darle importancia al asunto la doblé y la guardé.

Una semana después pasé por el mismo lugar y me pareció ver “algo”. Me detuve: parecía el mismo corte de tela. Lo tomé: sí, era una falda. Parecía la misma falda. Tenía el mismo aspecto, el mismo diseño, el misma color. Entonces la guardé pensando llegar a casa y compararla con la otra.

La otra sin embargo se había esfumado, la estuve buscando pero no la encontré. Entonces todo me pareció una tontería y tiré la falda al contenedor de basura. En el contenedor había un gato y el gato saltó como si le hubieran echado lumbre.

Una semana después por pura curiosidad volví al mismo sitio y, ¡oh sorpresa!, encontré otra vez la misma la falda. Sí, era la misma.

Esta vez tomé la falda con mucho cuidado, asegurándome de asirla bien, la doblé y la guardé en mi portafolio, entre mis papeles, incluso la puse entre dos hojas en blanco, luego, apretando con ambas manos el portafolio, la llevé a casa, saqué un beliz y metí la falda en el beliz, el beliz lo cerré a dos llaves y luego lo deslicé bajo mi cama.

Al otro día, sin embargo, la falda había desaparecido.

Entonces supuse la falda había retornado al mismo sitio; pero no, una vez allí en lugar de falda encontré un montón de agujeros, mucha tierra y un equipo de obreros manejando materiales de construcción.

Esta vez olvidé todo, me retiré inmediatamente pero en el camino, plagado de escombros, tropecé y caí, golpeándome la cabeza y perdiendo la consciencia. Me repuse, no obstante. Pasó el tiempo, los días, los meses, los años. En ese tiempo hice mi vida; curiosamente al lado de quien me rescató, y dio los primeros auxilios, cuando perdí el sentido; con ella tuve dos hijos y con ella viví los mejores años de mi vida, hasta su muerte.

Luego la vida me llevó a nuevas circunstancias y éstas a otras, así sucesivamente, hasta que un día, una tarde tranquila, de visita y sentado delante de dos de mis nietos, escuché decir la palabra “falda”. Mis nietos se habían encontrado una “falda”. La “falda”, decían ellos, era color crema.

¿Qué ocurrió en mí? ¿Qué pasó después?

Un frío mortal, un rompimiento de límites, una tempestad atrapada en un instante.

Salté de mi asiento. Interrogué a mis nietos. Mi ansiedad derivó en confusión. No pude entender nada. Tuve que recostarme un poco para tranquilizarme. Momento que aprovechó mi nuera para llamar a mis hijos. Mis hijos llegaron y hubo preocupación, ajetreo y una serie de preguntas. Les conté la historia. Mis nietos la suya, la de la falda: la falda, según ellos, la habían encontrado adherida al lomo de un gato, el gato corría desesperado y ellos, compadecidos, se la habían quitado. Su madre la tenía ahora.

Pedí verla, mi nuera la buscó, puso patas arriba toda la casa pero la falda había desaparecido. Ya no dije más. Todo entraba dentro de cierta lógica esperada. Una especie de llamado. Pues lo único factible en ese momento era el deseo, un deseo irreprimible de volver a aquel “sitio”. Por tanto tomé mi chaqueta, me coloqué los lentes, dije gracias y sin perder más tiempo me despedí. Al llegar a la puerta todos corrieron a abrazarme.

Rogaban me quedara. Me negué rotundamente.

Con un brillo triste en sus ojos me abrieron paso.

Tras 60 años por fin la falda parecía darme una señal, tal vez la un desenlace.

Media hora después estaba otra vez en aquel lugar, un sitio totalmente distinto; la falda, sin embargo, no.

La busqué pero no; no había nada. Entonces miré a mi entorno, la calle era ahora una calle limpia y tranquila. Habían levantado un lujoso edificio de departamentos enfrente y anchado la banqueta, compuesta ahora de baldosas color ladrillo. También olía a hierba y a tierra mojada. El sol pegaba de lleno pero frondosos árboles de pino y eucalipto daban sombra, erguidos intermitentemente, a lo largo y a ambos lados de la calle.

¿Qué pasaba entonces? ¿Qué debía pasar?...

En esas estaba cuando me tocaron el hombro, voltee; la presencia de una dama con una luminosa sonrisa tuvo un efecto aún más relajante en mí. Suspirando me dijo:

--Ah, es agradable este sitio, verdad.

--Si, –respondí --muy agradable.
Campeaba en ella un aire familiar, intimo, parecía que la conocía de años.

--¿Vive usted por acá? –pregunté.
Ella río de buena gana, con una risa limpia, brillante; luego miró hacia abajo, tomó con dos dedos cada lado de su falda y, dándose una vueltecita:

--Me la puse para ti –dijo.

Llevaba la falda, la misma falda cremita; sin embargo la falda era lo de menos: no importaba. Ni siquiera el hecho de verla nuevamente. En ese momento la persona que la portaba era lo esencial. Le sonreí y le dije:

--Se la ve bien, parece una muchacha –y di un paso atrás para contemplar mejor a la dama.

--¡una hermosa, hermosa muchacha! –dije.

Traté de ser lo más natural posible, quería gustarle. Ella dejó el contoneo, se puso firmes y dando un gracioso paso al frente, estiró los brazos, diciendo:

--Ven, ven conmigo –candorosamente.

--¿A dónde? –dije yo, tomándola de las manos.

--Por ahí –dijo.

Y por ahí me pareció sin duda el lugar más hermoso posible. Después pegó su cuerpo al mío y mi cuerpo aspiró literalmente el cuerpo suyo, luego ella entrelazó los dedos de su mano izquierda a los dedos de mi mano derecha y claramente sentía fundirse ambas manos.

--¿Me estabas esperando? –preguntó.

--Si, --dije, sin pensarlo siquiera.

--¿Sabías que llevaba esta falda cuando perdiste el sentido aquel día?

–No –dije, pero mi negativa no importaba.

--La guardé desde ese día… Es mi falda de la suerte –dijo.

Entonces comprendí todo

Los vecinos lo encontraron a unas calles de su casa bajo un frondoso árbol de eucalipto; empezaba la tarde noche y el anciano parecía descansar, acostado en la banqueta con una sonrisa apacible; no llevaba mucho tiempo ahí, seguramente, porque sus brazos no reposaban a un costado, sino sobre su pecho, apretando delicadamente una falda color crema.
 
MarceloArrizabalaga,05.06.2018

Vigésimo cuarto relato:

Frase elegida: la discusión



Festejo de bodas

Sara y Joaquín cumplían cincuenta años de casados y decidieron festejarlo –simplemente- yendo esa noche a cenar afuera.
Había que prepararse. Un baño no les vendría mal a ambos, para luego rociarse con abundante perfume -unisex - que había quedado en el botiquín del baño desde el año 2001, regalo de la tía Gina, que posiblemente lo había traído de Italia en su primer viaje a la Argentina allá por 1960.
Debía ser bueno el perfume porque todavía olía bien. Es decir: todavía olía.
Tuvieron que abrir las ventanas mientras los dos, en prendas menores, decidían qué iban a lucir esa noche.
La ropa fue un drama. Tenía que ser algo especial para la ocasión. A Sara nada le venía bien y todo le quedaba corto y apretado. Parecía un matambre.
A Joaquín, por el contrario, la ropa le bailaba. Últimamente había rebajado más de veinte kilos, debido a una complicación abdominal.
Después de varias probadas Sara decidió alargarle el ruedo a un vestido de seda salvaje que había lucido su madre para su casamiento. En esa época su madre estaba entrada en carnes (no como ahora).
Al pasarle la plancha al vestido se lamentó de que el ruedo había quedado brillante y la marca no había desaparecido, pero seguramente nadie notaría nada, ya que encima iba a lucir una capa de astracán negra, que al ser suelta no le apretaba tanto.
Joaquín se ajustó el cinturón, y ambos salieron a tomar el colectivo que los llevaría al restaurante “El buey” donde, según habían escuchado, se comía bien y barato.
Cuando entraron al restaurante la gente se dio vuelta para mirarlos. Él la ayudó a sacarse la capa y le retiró la silla para que se sentara mientras ella lo miraba sorprendida. El mozo se acercó a traerles la carta, y les ofreció una bebida bien helada.
De repente la gente, que los venía observando disimuladamente, escuchó la discusión que ambos protagonizaron:
-¡Vos siempre querés salirte con la tuya, pero esta vez me tenés el plato lleno!- La voz de Joaquín sonaba chillona y disonante.
-Serenate, querido –lo calmaba Sara- Vos sabés que tengo razón, pero lo hacés para contrariarme.
-Sarita, por favor ¡Comprendéme! Esta va a ser la última vez.
-¡ Sos un machista! Me las vas a pagar… ¡No puedo confiar en vos! -A Sara le brillaba la transpiración exudada en su cara, que pugnaba por salir atravesando la gruesa capa de maquillaje.
En el aire se olía aquel perfume, degenerado por el sudor. .
-Mirá que sos agria, Sara! - Joaquín estaba furibundo.
-¿Agria? Aquí tenés para igualarme –le dijo Sara volcándole el contenido de la botella de vinagre en la cabeza.
-¡Auch….! Esto te va refrescar….. ¡Maldita seas! Y le volcó gran parte de la bebida helada dentro del escote del vestido de seda salvaje.
Sara parecía una pantera y se puso de pie, dispuesta a arremeter con algo que encontrara a mano.
En ese momento se acercó el mozo que había sido alertado de la escena.
-¿Qué sucede , señor, señora…? Por favor, si siguen así tendrán que retirarse. ¿Se puede saber por qué discuten?
Sara habló con un hilo de voz después del remojón.
-¡Es que él quiere comer milanesas con papas fritas, pero yo las prefiero con puré!-
 
MarceloArrizabalaga,05.06.2018

Vigésimo quinto aporte:

Frase elegida: "Bajo la falda"



Por debajo de la ropa

Ya que siento correr tiempos con sed de gratitud, te escribo.
A vos y a tantas Paridoras de Historias, de las verdaderas, que al fin y al cabo de eso se trata llenarse de hijos.
Mírelo usted. Eligió ser madre, para lo cual se resignó primero, mmmh no, lo asumió. Acepta ser mujer.
Ninguna epifanía le ha dado antes mejor razón.
Falda justa en todos los sentidos.
Noventa kilos de músculo, tacos bajos y alto amor.
La biblia del cura no te perdona.
Analfabeta, ella igual va porque ahí están... espigas silvestres, manojitos de lágrima guacha y moco.
Él (vos lo sabés) al final te los bautizó a todos. Cada cual con su poquito de destino, una elección y otro par de preguntas. Tus tareas diarias; eso y la letra, la merienda, los amigos, más los malos amigos, los amores... siete vidas de cabo a rabo.
¿Qué sería si no de esos cachorros, sangre de la sangre, de tu porción materna en el machazo corazón?
Fruto de las entrañas de un pecho plano en nido de encajes raídos. Cordado deseo de princesa de villa.
Orgullo, sangre azul de su feroz arteria.
Lobatos mansos, generosos, buenos.
Buenos tipos.
Buen trabajo, Mario Mariela.
(Y nunca te olvides que si yo supiera cómo, hoy te cantaría).
 
MarceloArrizabalaga,06.06.2018
------------------------------------------------------------------------------------- --------------------------------------------------------------------------------



Se encuentra cerrada la recepción de trabajos para el concurso : "ESCRIBA UN CUENTO RELACIONADO CON ALGUNA DE ESTAS FRASES", Mayo/ Junio del 2018






A partir de hoy 6 de Junio del 2018, hasta el 13 de Junio del 2018 inclusive, los participantes deberán votar sus relatos preferidos de la siguiente forma:


Cuentan con 10 puntos en total para repartir.


4 puntos para el que consideres mejor.

3 puntos para el segundo.

2 puntos para el tercero.

1 punto para el cuarto.




Los votos se enviarán “en privado” por mi libro de visitas: http://www.loscuentos.ne...


Los escritores participantes están comprometidos a votar.

Quien no emita votos y sea un escritor participante, estará perdiéndose la posibilidad de encontrarse con los cuentos de sus pares.

Creemos de antemano que todos los escritores valoran sus propios textos, por lo tanto recomendamos votar según su gusto y parecer los textos ajenos y no los propios, pues la idea es que todos conozcan los trabajos de sus compañeros y puedan expresar su parecer sobre ellos.



También podrán votar de la manera explicada, todos lo que así lo deseen, aunque no participen de la contienda.



Una vez terminados los siete días para la votación, se harán públicos los nombres de los participantes, así como el resultado del concurso.
 
Clorinda,06.06.2018
No estaría mal que al lado del título de cada cuento que se vota se agregue el orden de presentación de la obra. Esto agilizaría la posterior relectura de los cuentos y su identificación, una vez conocido el nombre del autor.

Por ejemplo:

"Bajo la falda" (25° ..............puntos
 
Clorinda,06.06.2018
La carita es un cierre de paréntesis )
 
MarceloArrizabalaga,06.06.2018
Aceptada la moción. Ha lugar.
 
Clorinda,06.06.2018
Corrijo el ejemplo, ya que "Bajo la falda" no es un título sino la eventual frase elegida. Debería ser:

"Por debajo de la ropa" (25° ..........puntos
 
Clorinda,06.06.2018
Las caritas me persiguen. Jaja!
 
deimos,06.06.2018
me recuerdan una historia muy educativa, de esas que se transmiten oralmente y que cada quien cuenta como puede y entiende lo que quiere, pero no deja de ser linda.

Un burro se encontraba bajo la sombra y atado a un árbol. El diablo ocioso lo soltó.

El burro entonces entró al huerto vecino y se comió todo. La vecina se dio cuenta de la situación y en un acto de desesperación tomó su rifle y lo mató.

Al escuchar la detonación, el propietario del burro, salió, vio a su burro muerto y se enojó muchisimisimisimo, o sea montó en cólera, ya que no podía montar al burro, tomó entonces su rifle y mató a la vecina.

Al regresar, el esposo de la vecina la encontró muerta y salió a buscar venganza. La que obtuvo al matar al dueño del burro, los hijos del dueño del burro al ver a su padre muerto , quemaron la finca del vecino.

El vecino en revancha los mató a toditos completos.

Luego vino una erupción volcánica y los barrió a todos.

Al final le preguntaron al diablo que qué es lo que había hecho. Este respondió: Nada, sólo solté al burro.
 
MarceloArrizabalaga,07.06.2018
Jajajaj, muy bueno.

Ghandi decía : "Ojo por ojo y el mundo acabará ciego..."
 
yar-,08.06.2018
Linda anécdota Dei !!!
 
chilicote,08.06.2018
"B"

Moraleja: Porque la del burro es larga y la de la vaca es corta.

Abstenerse de dar explicaciones, opinar o votar los degenerados, violadores, eróticos y los que tengan antecedentes de acoso sexual.
 
cafeina,08.06.2018

yo acoso actrices de cine
les mando mensajes de tipo: hola mami, vos y yo podríamos redefinir la humanidad y empezar de nuevo
le mando eso a todas las actrices que me gustan, que ya son como 5604
está mal?

 
deimos,08.06.2018
vi el mensaje de chilicote y ya iba a dar mi opinión, pero creo que mejor es abstenerme por si las dudas
 
cafeina,08.06.2018

5605

 
Kahedi,14.06.2018
Hola Marcelo. Nos podrías decir cuando tendremos avances de este concurso? Estoy muy nerviosa jejejeje participé
 
Kahedi,14.06.2018
Hola Marcelo. Nos podrías decir cuando tendremos avances de este concurso? Estoy muy nerviosa jejejeje participé
 
cafeina,14.06.2018

vea, Kahedi, Marcelo usa un ábaco para hacer sus cuentas del resultado del concurso y sumar votos
según tengo entendido la gata le rompió la primera cuerda y todas las bolitas salieron disparadas calle abajo
hasta donde sé, Marcelo todavía está corriendo para tratar de atrapar todas las bolitas, sin que lo pise el colectivo (el 66)

 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
Bueno, finalmente, con la ayuda de los vecinos ( que se enteraron porque siempre lo leen a cafeina )
pude juntar todas las bolitas y enebrarlas.

La gata fue castigada ( le leeré la http://www.loscuentos.ne... mesa azul esta noche )

 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
(Privado)
jue
05
abril
________________________________________14:01 martilu

Jerusalen : 4 puntos
Niños Héroes: 3 puntos
Podría: 2 puntos
Sueño: 1 punto






(Privado)
jue
05
abril
________________________________________13:44 chilicote

A MI GUITARRA : 4 puntos
MERCADO LIBRE : 3 puntos
JACARANDAS: 2 puntos
PODRIA : 1 punto






(Privado)
sáb
07
abril
________________________________________03:54 Clorinda

Niños héroes: 4 puntos
A mi guitarra: 3 puntos
Jerusalén: 2 puntos
Inutilidad del enojo: 1 punto




(Privado)
vie
06
abril
________________________________________17:04 elsilencio

Niños Héroes: 4 puntos
A Mi Guitarra: 3 puntos
Y...: 2 puntos
Sueños: 1 punto







(Privado)
jue
05
abril
________________________________________16:36 htunelh

"Mercado Libre": 4 puntos
"A mi guitarra": 3 puntos
"Inutilidad del enojo": 2 puntos
"Sueños": 1 punto






(Privado)
lun
09
abril
________________________________________09:35 yosoyasi

INUTILIDAD: 4 puntos
JERUSALEM: 3 puntos
JACARANDÁ: 2 puntos
FUIMOS: 1 punto









(Privado)
lun
09
abril
________________________________________16:13 Yvette27

Podría: 4 puntos
Jacarandas: 3 puntos
A mi guitarra: 2 puntos
Mercado libre: 1 punto







(Privado)
jue
12
abril
________________________________________01:54 zflores

Jacarandas: 4 puntos
Sueños: 3 puntos
Podría: 2 puntos
… 1 punto






(Privado)
jue
12
abril
________________________________________16:32 AiledZullZayhev

Jacarandas: 4 puntos
A mi guitarra: 3 puntos
Mercado libre: 2 puntos
Inutilidad del enojo: 1 punto





(Privado)
jue
12
abril
________________________________________02:30 godiva

Niños Héroes: 4 puntos
Inutilidad del enojo: 3 puntos
Próximos: 2 puntos
A mi guitarra: 1 punto






 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
Descifradas, consultadas, verificadas con los votantes y ordenadas, las votaciones, este es el :
 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018

Resultado del concurso “Escriba un cuento basado en algunas de estas frases, Mayo / Junio del 2018:



1er PREMIO:
Cuento No 4: Silencio (La corbata azul)de glori ……………………….……....................................……19 puntos


2do PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 7: El primer indicio (El primer indicio) de martilu ……………………………….......................15 puntos
Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda) de pato-guacalas ………………….................................15 puntos


3er PREMIO:
Cuento nro. 12: Hormigas (El primer indicio) de yar- ……………………………….............................…..14 puntos



4to PREMIO:
Cuento nro. 8: El pasajero No 35 (Pasajero) de ome ……………….………………...............................…11 puntos

5to PREMIO:
Cuento nro. 17: Un vecino peculiar (Sorteando obstáculos) de maparo55 ……………………………..……..10 puntos

6to PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 10: Perdida en la ciudad (El primer indicio) de clorinda .………………………...............………..9 puntos
Cuento nro. 18: L. m. d. l. c. Ch. d. R.(El primer indicio) de yvette27 ………………….............…………….9 puntos

7mo PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 2: El Ratón que quería una corbata (Una corbata azul) de kahedi …………………….……………8 puntos
Cuento nro. 14: Merienda (La discusión) de mialmaserena …………………...................................…….8 puntos
Cuento nro. 24: Festejo de bodas (La discusión) de clorinda ………………….......................……………….8 puntos


8vo PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 3: Quiromancia (El primer indicio) de sheisan …………………………..........................…………7 puntos
Cuento nro. 6: El pasajero (Pasajero) de satini …………………………………….....................................….7 puntos
Cuento nro. 15: Sexo en el cielo (Todas) de -zepol ……………………………................................…………7 puntos
Cuento nro. 22: Destino (El primer indicio) de godiva ……………………………..............................………..7 puntos


9no PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 9: Discusiones de madre e hija (La discusión) de ome …………………….........…………………….6 puntos
Cuento nro. 25: Por debajo de la ropa (Bajo la falda) de nilope …………………………….................………….6 puntos


10mo PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 1: Francisco (Pasajero) de sensaciones ……………………………......................................…5 puntos
Cuento nro. 16:. El e. e. d. l. p. d. M. V (Bajo La Falda) de helomex ………………………….............…………5 puntos


11er PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 13: La carta (Pasajero) de glori ………………………………….......................................……….4 puntos
Cuento nro. 19: Pasajero (Pasajero) de yosoyasi …………………………….........................................…..4 puntos


12do PREMIO: (compartido)
Cuento nro 11: Desavenencias (La discusión) de martilu ………………………............................…………… 3 puntos
Cuento nro. 20: El pasajero turista (Pasajero) de nevers …………………………..........................……………3 puntos


13er PREMIO: (compartido)
Cuento nro. 5: La comezón del séptimo año (La discusión) de sheisan ……..........………….……………..……2 puntos
Cuento nro. 21: Malvado (La discusión) de mialmaserena ……..………………....................................….2 puntos


 
yar-,14.06.2018
Estuvo estupendo el evento Marcelo. Deveras aprecio tu esfuerzo. Que deriva en un gran incentivo para escribir... Cosa que me encanta... Je

Un abrazo a todos!!!!

Para mí todos los textos son de cuatro puntos, pero estoy limitado para otrorgarlos... 😣
 
yar-,14.06.2018
Debía aparecer una carita...
 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
Premios del concurso “Escriba un cuento basado en algunas de estas frases, Mayo / Junio del 2018:



Para glori con su 1er puesto le entregamos:

Un pase Vip para el próximo concurso de cuentos, con sala de escritura con aire acondicionado y consumición de bebidas incluidas (pueden ser de cualquier clase).




Para martilu y pato-guacalas por su segundo premio compartido les entregamos a cada uno:

Un pase al próximo concurso de cuentos, con sala de escritura personal, con aire acondicionado, sin consumición incluida.



Para yar- por su tercer puesto le entregamos:

Un pase al próximo concurso de cuentos, con sala de escritura personal con ventilador de techo.



Para el resto de los participantes del concurso, les entregamos a cada uno:

Un pase al próximo concurso de cuentos, con sala de escritura personal.




------------------------------------------------------------------------------------- ----------------------------------





Muchísimas gracias a todos por vuestra generosa participación.

He notado que la calidad de los escritos va en aumento.


Nos gustará contar con todos ustedes en el próximo concurso de cuentos, que se presentará próximamente, y que será organizado íntegramente por el amigazo cafeina, que generosamente se ha ofrecido.

Así que estén atentos que él les comunicará.



Muchas gracias.


Marcelo.
 
Pato-Guacalas,14.06.2018
De última hora cuenta la leyenda que las bolitas del ábaco han sido tomadas por los picos de una bandada de zopilotes ladrones, y que Marcelo se encuentra desesperado pegándoles de tiros (a los zopilotes, no a las bolitas), hasta ahora ha matado un pato, un canario y un porky zepellin, pero sigue intentándolo, tal vez algún día lo podamos ver nuevamente, por tal motivo me declaro ganador del concurso y su subsiguiente premio: una linda edecan de esas que anuncian el número de round en las peleas de box.
 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
El próximo concurso de cuentos será anunciado por el amigazo cafeina , que generosamente se ha ofrecido a organizarlo.

Estén atentos.
 
sheisan,14.06.2018
Felicitaciones a los ganadores!!

Excelentes cuentos llegaron para la ocasión.

Marcelo, no me cuadran los títulos en el desglose de votaciones. Creo son del concurso anterior.

Un abrazo a todos,

Sheisan
 
Pato-Guacalas,14.06.2018
Vaya, se cruzo mi comentario con el resultado de los votos. En fin. Gracias por mi premio, Marcelo, te aseguró lo disfrutaré con la edecan que menciono sin límite de tiempo. Felicidades a todos un millón de aplausos a Glori, por su primer lugar.
 
Pato-Guacalas,14.06.2018
Vaya, se cruzo mi comentario con el resultado de los votos. En fin. Gracias por mi premio, Marcelo, te aseguró lo disfrutaré con la edecan que menciono sin límite de tiempo. Felicidades a todos un millón de aplausos a Glori, por su primer lugar.
 
Kahedi,14.06.2018
Wow!! Muchísimas gracias a ti por permitirnos participar. Voy a exponer mi cuento. Para que todos me lean...
Besotes...
 
MarceloArrizabalaga,14.06.2018
Es verdad Sheisan, copié y pegué los votos de uno anterior.

Aquí están los actuales:


(Privado)
vie
08
junio
________________________________________15:06 ome

Cuento nro. 3: Quiromancia (El primer indicio)………4 puntos
Cuento nro. 4: Silencio……… (La corbata azul)3 puntos
Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda)……..2 puntos
Cuento nro. 13: La carta (Pasajero)……..1 punto





(Privado)
vie
08
junio
________________________________________09:01 Yvette27

Cuento nro. 14: Merienda (Dicusión) ………4 puntos
Cuento nro. 15: Sexo en el cielo (Todas) ………3 puntos
Cuento nro. 19: Pasajero (Pasajero) ……..2 puntos
Cuento nro. 10: Perdida en la ciudad(El primer indicio) ……..1 punto



(Privado)
vie
08
junio
________________________________________04:36 maparo55

Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda) ………4 puntos
Cuento nro. 7: El primer indicio (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 18: La maldición de la condesa Chupesku de Rumania (El primer indicio) ……..2 puntos
Cuento nro. 15: Sexo en el cielo (Todas)……..1 punto





(Privado)
vie
08
junio
________________________________________03:26 yar-

Cuento nro. 22: Destino (El primer indicio)………4 puntos
Cuento nro. 18: La maldición de la condesa Chupesku de Rumania (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 13: La carta (Pasajero)……..2 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul)……..1 punto
(Privado)
jue
07
junio
________________________________________14:52 sheisan

Cuento nro. 12: Hormigas (El primer indicio)………4 puntos
Cuento nro. 22: Destino (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 2: El Ratón que quería una corbata (Una corbata azul)……..2 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul)……..1 punto




(Privado)
mié
06
junio
________________________________________23:23 Pato-Guacalas

Cuento nro. 6: El pasajero (Pasajero)………4 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul)………3 puntos
Cuento nro. 7: El primer indicio (El primer indicio)……..2 puntos
Cuento nro. 3: Quiromancia (El primer indicio)……..1 punto
(Privado)
mié
06
junio
________________________________________23:12 D2EN2
Cuento nro.7: El primer indicio (El primer indicio)………4 puntos
Cuento nro. 6: El pasajero (Pasajero)………3 puntos
Cuento nro. 3: Quiromancia (El primer indicio)……..2 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (Una corbata azul)……..1 punto



(Privado)
mié
06
junio
________________________________________22:58 satini

Cuento nro. 2: El Raton que queria una corbata (Una corbata azul)………4 puntos
Cuento nro. 7: El primer Indicio (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 15: Sexo en el Cielo (Todas)……..2 puntos
Cuento nro. 16:. El erotitonto episodio de la pañoleta de Miss V (Bajo La Falda)……..1 punto



(Privado)
mié
06
junio
________________________________________16:25 martilu

Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda)………4 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul)………3 puntos
Cuento nro. 25: Por debajo de la ropa (Bajo la falda)……..2 puntos
Cuento nro. 14: Merienda (La discusión)……..1 punto




(Privado)
mié
06
junio
________________________________________15:08 Kahedi

Cuento nro. 8: El pasajero No 35 (Pasajero)………4 puntos
Cuento nro. 9: Discusiones de madre e hija (La discusión) ………3 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul)……..2 puntos
Cuento nro. 13: La carta (Pasajero)……..1 punto



(Privado)
mié
06
junio
________________________________________12:28 SENSACIONES


Cuento nro. 10: Perdida en la ciudad (El primer indicio)………4 puntos
Cuento nro. 9: Discusiónes de madre e hija (La discusión)………3 puntos
Cuento nro. 8: El Pasajero N 35 (Pasajero)……..2 puntos
Cuento nro. 14: Merienda (La discusión)……..1 punto



(Privado)
sáb
09
junio
________________________________________14:35 mialmaserena

Cuento nro. 24: Festejo de bodas (La discusión)………. 4 puntos
Cuento nro. 20: El pasajero turista (Pasajero)……… 3 puntos
Cuento nro. 5: La comezón del séptimo año (La discusión)…….. 2 puntos
Cuento nro. 1: Francisco (Pasajero)……… 1 punto




(Privado)
sáb
09
junio
________________________________________14:28 glori

Cuento nro. 12: Hormigas (El primer indicio)…….. 4 puntos
Cuento nro 11: Desavenencias (La discusión)……… 3 puntos
Cuento nro. 21: Malvado (La discusión)……… 2 puntos
Cuento nro. 15: Sexo en el Cielo (Todas)……..1 punto

(Privado)
sáb
09
junio
________________________________________ Clorinda

Cuento nro. 25: Por debajo de la ropa (Bajo la falda)........4 puntos
Cuento nro. 8: El pasajero N° 35 (Pasajero)........3 puntos
Cuento nro. 14: Merienda (La discusión)........2 puntos
Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul) .......1 punto


(Privado)
sáb
09
junio
________________________________________14:31 godiva

Cuento nro. 1: Francisco (Pasajero)………4 puntos
Cuento nro. 17: Un vecino peculiar (Sorteando obstáculos)…….. 3 puntos
Cuento nro 19: Pasajero (Pasajero)…….. 2 puntos
Cuento nro. 8: El Pasajero N 35 (Pasajero)…….. 1 punto

(Privado)
lun
11
junio
________________________________________15:33 nevers

Cuento nro. 16: El erotismo episodio de la pañoleta de Miss V. (Bajo la falda)……….4 puntos.
Cuento nro. 17: Un vecino peculiar (Sorteando obstáculos)…….. 3 puntos
Cuento nro. 18: La maldición de la condesa Chupesku de Rumania (El primer indicio)………2 puntos
Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda)………1 punto

(Privado)
lun
11
junio
________________________________________21:04 Nilope

Cuento nro. 4: Silencio (La corbata azul) .......4 puntos
Cuento nro. 10: Perdida en la ciudad (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 12: Hormigas (El primer indicio)…….. 2 puntos
Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda)………1 punto

(Privado)
mar
12
junio
________________________________________21:37 helomex
Cuento nro. 17: Un vecino peculiar (Sorteando obstáculos)…….. 4 puntos
Cuento nro. 23: Encuentro (Bajo la falda)………3 puntos
Cuento nro. 2: El Raton que queria una corbata (Una corbata azul)………2 puntos
Cuento nro. 8: El Pasajero N 35 (Pasajero)…….. 1 punto

(Privado)
jue
14
junio
________________________________________07:14 -ZEPOL

Cuento nro. 24: Festejo de bodas (La discusión)………. 4 puntos
Cuento nro. 7: El primer Indicio (El primer indicio)………3 puntos
Cuento nro. 18: La maldición de la condesa Chupesku de Rumania (El primer indicio)………2 puntos
Cuento nro. 10: Perdida en la ciudad (El primer indicio)………1 punto



 
Pato-Guacalas,14.06.2018
Así es mi querido Marcelo, las votaciones personalizadas son del anterior concurso, las del concurso de poemas. Se te cuatrapearon los datos.
 
satini,14.06.2018
Mis sinceras felicitaciones a los ganadoresy a todos los participantes y un agradecimiento a Marcelo por tomarse el trabajo de organizar este tipo de eventos.-
 
Nilope,15.06.2018
Felicidades a todos!
 
cafeina,15.06.2018

qué bonito concurso
he llamado a mi mamá para sacarnos foto con Marcelo, la vamos a poner arriba de la estufa a leña, con una chapita de bronce debajo que diga: Marcelo
la gente importante no necesita explicación ni apellido, como Rafael, Miguel Ángel, Leonardo, Diego Armando, Cafeina

también a instancias de mi mamá, surgió la idea de darle a Marcelo la oportunidad de participar de sus propios concursos
mi mamá me mandó una postal desde Florencia, que dice: nene, organizá el próximo concurso de cuentos, así Marcelo puede participar

puestas así las cosas, y dado que mi mamá es activista de la mafia italiana, pienso que lo mejor es hacerle caso
en síntesis, queridos niños y para no aburrirlos más, finalmente haré algo útil en mi vida, aunque sea lo único, manténgase en sintonía, ampliaremos

 
Nilope,15.06.2018
Decía, felicitaciones en especial a los ganadores y a Marcelo. Gran trabajo, muchas gracias. Saludos!
 
glori,15.06.2018
Felicitaciones para todos los participantes!!!
Espero ansiosa el nuevo concurso que va a organizar Cafeína.
Y muchas gracias, Marcelo.
 
yosoyasi,15.06.2018
felicitaciones, para votar me reservo pa la proxijma


 
walas,15.06.2018
Si es verdad que cafeina organiza un concurso, saldré de mi ostracismo, dejaré de ver el Mundial un rato y participaré.

Una ocasión así lo merece.
 
cafeina,15.06.2018

gracias, me emociona profundamente hasta la médula de los huesos y más allá
de todas formas lo único que haré es esperar que uds. escriban, luego sumaré numeritos y diré quién gana con total alegría
gracias walas, creo que lloraré los próximos 20 minutos, hasta que termine el partido de Uruguay-Egipto, y si Uruguay no gana 4 a 0, seguiré llorando


 
guy,15.06.2018
Yo la verdad entiendo que estos concursos para vagos tienen cada vez menos requisitos. Empezaron por limitar el número de palabras, después una fotito pelotuda o una frase, un titulo. Ahora escriba sobre cualquiera de estas frases. Mañana escriba lo que le canta el culo. Pasado mañana escriba algo en su casa acerca de lo que quiera cuando quiera y le enviamos a algún pelotudo que lo vaya a leer allá. Y bueno, con los premios de mierda que dan ustedes también, eh.
 
walas,15.06.2018
cafeina, propuesta para el próximo reto: escribir un cuento que parezca que lo ha escrito guy.
 
cafeina,15.06.2018
no tiene gracia, hasta hippie lo hace:

pelotudos de mierda me tienen harto
estoy tratando de escribir 3 líneas del cuento de mierda sobre la jorobada y el colectivo, ese tema de mierda que puso Marcelosaltalabalsa y creo que en este país de peronistas todos somos jorobados
así estamos, se joden todos

 
guy,15.06.2018
Lo único que faltaba, que pretenden imitarme. Para eso deberían nacer de nuevo como cuatro veces. Aunque de salir aquí la ley del aborto (o si ya la tienen en sus horrendos países) en tal caso ustedes no llegarían ni a la segunda semana de gestación.
 
Clorinda,15.06.2018
Gracias, Marcelo por organizar estos momentos que despiertan nuestra imaginación! Esto nos hace felices. Felicitaciones a los ganadores y a todos los participantes, ya que todos son originales y entretenidos. Lo demás es puro cuento.
 
Clorinda,15.06.2018
Sí, guy. Qué lastima que no los abortaron a los que votaron esa horrorosa ley, propia de sociedades en decadencia. (Los que arrojaban a los leones a los prisioneros son Heidy al lado de esto).
 
cafeina,15.06.2018

presten atención, niños
estamos por iniciar el nuevo concurso de cuentos, organizado por mí, supervisado por mí, controlado por mí, donde los cuentos deberán ser enviados al ldv de mí

sólo falta que me ponga de acuerdo sobre el tema, tengo 6 o 7 temas que están en mi escritorio, en sobre cerrado, con el lacre adecuado y esperando por mí
cuando logre avanzar sobre este asunto les daré la información adecuada sobre este concurso que viene siendo como una teletón para Marcelo



 
walas,15.06.2018
¿Propia de sociedades en decadencia? Más bien propia de sociedades progresistas que por fin desvinculan estado de religión.
 
MarceloArrizabalaga,15.06.2018
¡Qué nervios! ¿Con qué se saldrá el cuate...?

 
MarceloArrizabalaga,15.06.2018
Don Walas, se lo extraña por aquí.
 
walas,15.06.2018
Ando muy ocupado con el trabajo, traducciones y peleando en el feisbuk jajaja
 
MarceloArrizabalaga,15.06.2018
Le propongo: No descuide su trabajo, peléese menos en el facebook, y beligere un poco más por acá.

Hay rumores de que con dos acciones beligerantes en la página, participa sin costo alguno en el próximo concurso de cafeina.
 
Clorinda,15.06.2018
walas: No creo que la religión tenga mucho que ver con la decisión de los que quieren imponer esta ley del "sálvese quien pueda". Traducción: sálvese a la madre aunque tenga que matar a su hijo, porque el pobre no tiene ni voz ni voto en esta contienda. Tampoco en la de los que votaron en contra (la mitad), ya que respetan una ley natural. La religión no tiene nada que ver. Hubo religiones que ofrecían a sus hijos en holocausto; otras que creían que el hijo de Dios debería nacer de una virgen, y no de la firma "tradicional". En lo que sí puedo darte la razón es en que la iglesia es en muy buena parte responsable de haber llegado a esta encrucijada oponiéndose tercamente e históricamente a todo método de anticoncepción, a la educación sexual en las escuelas, o al "de eso no se habla" en el seno de una familia "cristiana", en nuestro caso. El libertinaje de hoy, sumado a la falta de información, o en el peor de los casos al "no me importa" es una contraposición de reglas que, de tan estrictas, produjeron el efecto contrario. En esto el ser humano no ha avanzado nada.
 
helomex,16.06.2018
La verdad no pensé ser votado una sola vez. Muchas gracias por los puntos, son como piropos inmerecidos, y gracias por la invitación.
 
ome,18.06.2018
Hola, muchas gracias a todos por leer mis cuentos y a los que me votaron, es agradable saber de vuestra lectura. Gracias por haberme invitado.
 
deimos,18.06.2018
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10
11.
12
13.
14.
15.

Vine a dejarle unos númeritos a la que no sabe contar, puede usarlos en ese orden o o revueltos, da igual, si con eso se entretiene, porque obvio no entendió lo de una vez que se empiezan a subir los textos no se trollea
 
Clorinda,19.06.2018
No entiendo lo que te pasa, deimos. Marcelo ya le había puesto un orden a los cuentos, como es su costumbre. Mi sugerencia, que no fue un capricho ni una imposición (menos un ¡¿trolleo?!), era que al votar se podría agregar ese número de orden a los cuentos elegidos para facilitar la tarea de encontrarlos en el momento de releer. (Por lo general se leen lo cuentos de nuevo una vez conocidos los autores). El resultado fue práctico y nadie más se quejó de nada. En realidad todo el trabajo fue de Marcelo, y tampoco leí que se haya quejado. ¿Algún problema?
 
cafeina,19.06.2018

gracias Deimos por traer este tema fuera del foro del concurso
yo entiendo que los números no son necesarios, y no quiero recibir cosas como esta en mi ldv:

6 - 3
12 - 2
3 -1

los cuentos tienen títulos, no necesitan ser maltratados con números
los números me recuerdan a la escuela, cuando en vez de nombres teníamos números

está abierto el llamado para quien desee organizar el próximo concurso de cuentos una vez finalice el actual (siempre y cuando Marcelo esté de acuerdo)
en este caso, ya que me toca a mí organizarlo, los cuentos no llevan números

podría haberlos numerado en romano ahora que lo pienso

 
walas,19.06.2018
El próximo que organice yo los voy a numerar en binario. Dicho queda.
 
deimos,19.06.2018
si tiene ganas de contar, que vaya a contar las silabas de sus gloriosos y trascendentales sonetos o las cucharadas de edulcorante artificial con que acompaña el té en su proceso creativo
 
cafeina,19.06.2018

en hexadecimal queda muy bonito

F0
F1
F2
F3
FC63

 
godiva,19.06.2018
¿Sonetos? ¿para cuándo un concurso de sonetos? Me encantaría participar...
 
cafeina,19.06.2018

sonectos?
no, son aquellos

 
deimos,19.06.2018
y luego llega marcelo a organizar el concurso de contar sílabas, porque el es por supuesto un caballero
 
Clorinda,19.06.2018
Repito que no quise imponer nada, pero aprovecho para decirles que de acuerdo a esta desvalorización de los números y del orden que proponen podríamos inventar un diccionario sin numeración de páginas ni orden alfabético o cosas por el estilo. Después lo buscamos al voleo, porque total hay tiempo.

Para terminar les aconsejo a más de uno que ni siquiera publican cuentos y solamente vienen a aquí a publicar comentarios ácidos, que aprovechen a publicarlos en el otro foro titulado: "Escribe un cuento sobre el mal". Seguramente ganarían el primero, segundo y tercer premio, y yo me sentiría muy honrada de haberlos inspirado.
 
cafeina,21.06.2018

hay XIX relatos en el concurso sobre el mal
póngasé a escribir

 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]