TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / General :: Ensayos y Comentarios / Clínica de Cuentos. Tratamientos y Cirugías - [F:4:6710]


Nun,04.08.2006
La enfermera Neftali junto al cirujano Calamitatum y el doctor Nun ponen a su disposición lo servicios de bTratamientos y Cirugías a sus Cuentos/b.

Venga a nuestro Centro Médico y pida su hora con la señorita enfermera Neftali.

Traiganos un cuento y llevese uno peor.




Mejor, digo.




 
Ebriero,04.08.2006
mmmmmmm?
y cual es el plazo de la garantía?
digo!, quiero que me escriban comentarios por lo menos durante 6 meses.
 
Calamitatum,04.08.2006
Mientas cicatriza el cuento, puede contar con sus comentarios. ¿Cierto colega Nun?
 
Nun,04.08.2006
Colega, el regreso le ha afectado seriamente la cabeza. O las articulaciones. O el teclado, no sé. El caso es que no se le entiende un carajo.

 
Calamitatum,04.08.2006
Quiero responder a la pregunta del señor ebriero (¿qué es un ebriero?) con algo de soltura, por estrenarme nomás. Y usté viene y me planta semejante bofetada. Le doy la razón a cierto foro en el que se habla de su dureza.
 
neftali,04.08.2006

Ebriego:
nuestros profesionales de la salud cuentera de nuestra clínica tratan de mejorar el estado de los pacientes pero no interfieren en el gusto de los lectores.

 
Calamitatum,04.08.2006
(un poco más y se me salen las lágrimas)
 
neftali,04.08.2006

* perdón por la redundancia del término "nuestro", es producto de un afán de posesión mezclado con el de compartir.



 
Nun,04.08.2006
Lo dicho, dicho está Nef

 
Calamitatum,04.08.2006
Nef! no había tenido el gusto de saludarla. ¿Vio? Ahora somos compañeros de trabajo. Las vueltas de la vida.
 
neftali,04.08.2006

Encantada de saludarlo Dr. Calamitatum, es un placer que las vueltas de la vida nos permitan el reencuentro. Ojalá no nos mareen.

 
Nun,04.08.2006
buA los Pacientes:/u/b

La dinámica del foro es muy sencilla.

Usted deja acá el enlace a su cuento y nosotros lo comentamos extensamente en este mismo foro.

Si no sabe poner el link a su cuento, la señorita Neftali (tan linda ella) le ayudará a hacerlo.

Si su cuento no está demasiado enfermo, le daremos una aspirina y que pase el siguiente.

Si su cuento está muy grave, se lo diremos de la mejor manera posible para evitarle el dolor. Contamos con psicólogos que nos asesoran en estos asuntos. La cuenta -eso sí- la paga igual, no ponga esa cara.

Tenemos convenios con funerarias, para ahorrar costos en el entierro del finado, pobrecito.


 
Viudanegra,04.08.2006
ok ahí va:

http://www.loscuentos.ne...
 
Calamitatum,04.08.2006
Nef, tenemos un problema.
 
neftali,04.08.2006

Srta. Viudanegra:
Le agradecemos infinitamente que haya depositado su confianza en nuestra Institución Médica pero debemos aclararle que la especialidad a la que nos dedicamos es la prosa, preferentemente cuento; debido a ello nos vemos obligados a informarle que para la atención de su hermoso poema (no dudamos de la belleza del mismo) deberá dirigirse a otros foros volcados a ese género. Sugerimos consultar la lista que obra en la Sección Foro de la página.
La saluda atentamente,
Nef
recepcionista de "Clínica de Cuentos"


 
scatolocos,04.08.2006
A ver:

http://www.loscuentos.ne...

Buenas noches.
 
Nun,04.08.2006
Un pequeño detalle: el límite de palabras para los cuentos que serán revisados es de 700 palabras.

 
Calamitatum,04.08.2006
Empiezo con el cuento de scatolocos: Manifestación de xenofobia.
 
Calamitatum,04.08.2006
Empecemos. Tendré a mi cargo hacer las sugerencias correspondientes a la forma de los cuentos. En este caso particular encuentro algunas cosillas que, a mi juicio, resultan incómodas, ya sea porque cortan la fluidez del texto, ya porque generan repeticiones.

-----
\\/
/
August, 13 2006.
\From: rositaflores@jotmail.com
\To: undisclosed recipients
\Subject: [aberration in Tasmania]
/
/
\\/


Entremos en materia:

Este mail es una nota desesperada (iyo cambiaría esa frase y la dejaría así: iEste mail es la nota desesperada…/i. Y lo haría porque son casi cacofónicas las terminaciones en da que le siguen; así siento que se contrarrestaría un poco ese efecto/i) de una joven madre de familia horrorizada e indignada, y tiene como objeto reunir tres millones de firmas para evitar el abuso de la televisión en Tasmania y fomentar el respeto y la moral para con esa sagrada institución que es la familia. Me tiembla el pulso con lo que me dispongo a narrar.
/
El 23 de julio de 2006 el principal canal de TV de Tasmania ha puesto al aire un comercial de una fábrica local de condones que comienza con una escena en la que un hombre vestido de blanco barre un feto abortado (claramente se ve que es un feto humano abortado) en una sala de un hospital público (i¿cómo se ve que es un hospital público?/i). Luego el señor viendo a la cámara dice, con una sonrisa difícilmente calificable:
—Si no quieres que tu hijo se vea así, no olvides usar condones Matrix.
/
No contentos con semejante manifestación de xenofobia (i”xenofobia. (De xeno- y fobia). 1. f. Odio, repugnancia u hostilidad hacia los extranjeros.” Seré muy tarado, pero no he visto aún alguna manifestación xenofóbica en el texto/i) , acto seguido la pantalla se vuelve negra y dice (IEso de “dice” me parece que podría ser cuestionado con: “¿dice? ¿quién dice?”/i), en letras de imprenta:
O PEOR AÚN…
/
Y entonces aparece una escena en la que un niño rubio y de ojos celestes de rostro angelical (iPreferiría poner: i…un niño rubio, de ojos celestes y rostro angelical/i/i) llora desesperadamente en la fila de un cine, al que cuyos (iEso de “al que cuyos padres” me molesta. Yo lo habría puesto así: “llora desesperadamente en la fila de un cine; sus padres le ofrecen primero un biberón…”/i) padres primero ofrecen un biberón, luego y como sigue llorando le muestran dulces, luego (iHay dos “luego” en la misma línea; usaría un “en seguida” o algo por el estilo/i) la madre trae unos hermosos globos y por último, como el infante no deja de berrear, (iSiento que se pierde fluidez cuando se dice: “como el infame no deja de berrear, el padre le da una patada en el culo…”; recobraría esa fluidez diciendo: “como el infame no deja de berrear recibe una patada en el culo por parte de su padre”/i) el padre le da una patada en el culo y la pobre criaturita es atropellada por un autobús. Y la indignante sonrisa en primer plano de la madre que dice al hombre:
—Querido, la próxima vez ya sabes:
\\/
Y la pantalla se pinta de colores y letras grandes:
CONDONES MATRIX
\\/
Yo soy Rosita Flores y vivo en Santa Gertrudis Trinidad del Espíritu Santo Tomé de las Misiones Cristianas, en Nuevo México. Soy una madre honesta que cuida a sus hijos y (iPor joder nomás: “Soy una madre honesta que cuida a sus hijos y que está triste”. Las dos formas me gustan./i) estoy triste. Es triste que esta gente… estos salvajes de mierda… estos hijos de mil putas, ignoren el precepto básico de la concepción y la convivencia y la felicidad del matrimonio y el tesoro que son los niños.
Me opongo a este acto de barbarie ciega, racista, genocida, contradictoria, obscena, de mala fe y mala muerte. Quiero condenar esta aberración e intolerancia.
\\/
Nos hemos reunido un grupo de amas de casa y madres de familias de todo México y a través de Internet para (iYo pondría “…con el fin de juntar firmas…” evitando así la repetición de “para”/i) juntar firmas para que esos miserables asesinos sean censurados y ajusticiados. Nosotros respetamos y promovemos la vida en todas sus formas y es por ello que sugerimos la inmediata intervención a esa isla mugrosa que es Tasmania y en caso de resistencia pedimos a los gobiernos justos y poderosos del mundo que tomen cartas en el asunto, que obliguen a las autoridades locales a quitar el comercial de la televisión y de ser necesario que fusilen a los responsables y quemen sus casas.
\\/
En este momento tengo a mi hijito Tomás en brazos, el pobre no cesa de llorar porque tiene conjuntivitis y una infección en el testículo izquierdo. Pienso en qué derecho tienen esos hombres de dirigirse de un modo soez a un público sensible. Mi hija Carmelita cuida de mis otros cuatro hijos porque yo estoy escribiendo con Tomás, pobrecito, mi chiquito enfermito. Yo soy una madre católica y honesta que defiende a la familia.
\\/
La compañía estadounidense de insecticidas Microkill y la fábrica de armamento nuclear inglesa, la Brutus & Cop, se han comprometido a donar medio centavo de euro (ipor/i) cada diez mil firmas en pos de una campaña de vacunación de niños en Uganda y, por qué no, (iPara ser consecuentes escribiría: “…y, por qué no, de la censura de la…”/i)a la censura de la televisión de Tasmania.
\\/
\\/
Entonces (iDe nuevo, para mantener el hilo del párrafo pondría: “Entonces, a ti, que podrías estar en mi lugar, en mi privilegiado lugar, te pido…”/i) tú, que podrías estar en mi lugar, en mi privilegiado lugar, a ti te pido en nombre de miles de madres del mundo que envíes este mensaje a todos tus contactos en los próximos diez minutos porque (iNo me gusta que el “porque si no lo haces” siga a la casi súplica que hace el personaje. Yo que vos los separaría por un punto y coma: “en los próximos diez minutos; si no lo haces…”/i) si no lo haces obtendrás quince años de mala suerte y tus hijos se harán adictos a las drogas y tus hijas serán putas que se contagiarán el sida y tu esposo se acostará con tu mejor enemiga (i¿tu mejor enemiga? ¿Hace parte del sarcasmo que maneja el texto?).
\\/
\\/
/
/
/
\\/Bye, Gracias. \\/ \\/ \\/ \\/ \\/ \\/
------
Disfruté mucho del texto. Me hizo reír cada párrafo en cada relectura. Destilás un sarcasmo provechoso y, sobre todo, hacés gala de un gran poder imaginativo. Ya un comentario más profundo sobre contenido lo hará mi colega.
 
petrodelhum,04.08.2006


Me prendo.
Ahí va
Que les haga provecho.
 
petrodelhum,04.08.2006


Ups!
Acabo de ver que me excedí en palabras.
Bueno.
Corrijan hasta la palabra número 700 y listo.
 
Calamitatum,04.08.2006
Resalto que los comentarios entre paréntesis y en cursiva son los míos.

(Gulp! mi primer cirugía!)
 
Calamitatum,04.08.2006
(lo que me temía, el petro)

Con mucho gusto maestro.
 
xwoman,04.08.2006
Mis cuentos y poema son como yo, ni volviendo a NACER!


:p
 
Obrero-del-arte,04.08.2006
ok, un analisís a:





Es cortito, no creo que la operación demore mucho.
 
OrlandoTeran,04.08.2006
¿Cuánto costaría el implante de prótesis mamarias a mis cuentos más chatos?
 
gabygaby,05.08.2006
Hola, quisiera saber si le pueden dar un diagnóstico a mi cuentito, espero que les guste, es el más nuevo que he hecho:
http://www.loscuentos.ne...
 
rnahimla,05.08.2006
Repasé con el ceño fruncido la cirugía del Dr Calamitatum por ver si operaba sin licencia, investigué cada una de sus correcciones buscando pruebas de intrusismo profesional, pero me parecieron todas estupendas.
Mis felicitaciones más sinceras, recibirán siempre que lo necesiten todo mi apoyo para que el foro siga funcionando sin interferencias. Son este tipo de iniciativas las que permiten que crezcamos como página literaria.
Un abrazo fuerte y ánimo mis valientes.
 
mandrugo,05.08.2006
Mis felicitaciones por la iniciativa, que se suma al trabajo de Ninive, y otros que se han ido quedando en el camino.
 
Sandi,05.08.2006
¿Cómo no aprovechar esta oportunidad?


b/b



(Le dejo un beso especial a la recepcionista)
(Tal vez así logre algún tipo de descuento o bono de obra social, qué se yo... )
 
trotskki,06.08.2006
Inicio / Cuenteros Locales / trotskki / EN EL CUARTO FELIZ .

Señores, agradeceré atender a este enfermo...reciben bonos para la atención...o solo atienden particular?....sirve fonasa?
 
trotskki,06.08.2006
http://www.loscuentos.ne...

parece que tambien me tendrán que atender a mí....
 
ebriero,06.08.2006
http://www.loscuentos.ne...

Eso sì!, solo puedo pagar con 3 chuecos a 30, 60, y 90 dìas respectivamente
 
ebriero,06.08.2006
digo cheques
 
neftali,07.08.2006
Se comunica a los pacientes que este es el orden en que serán atendidos los textos que se presentaron hasta el día de la fecha para ser tratados por los profesionales médicos de la "Clínica de Cuentos"

1)http://www.loscuentos.ne...

2)Catalepsis in love

3)Lo siento pero...

4)http://www.loscuentos.ne...

5)The Shadow Of Your Smile

6)http://www.loscuentos.ne...

7)http://www.loscuent os.net/cuentos/link/224/224408/

Aguarde su turno será atendido por orden de llegada.
Se ruega hablar en voz baja en la Sala de Espera, recuerden que esto es un centro de atención médica.
Les agradecemos su buena disposición.

nef ,
recepcionista de "Clínica de Cuentos"
 
neftali,07.08.2006
Se comunica a los pacientes que este es el orden en que serán atendidos los textos que se presentaron hasta el día de la fecha para ser tratados por los profesionales médicos de la "Clínica de Cuentos"

1)Scatolocos - Manifestación de xenofobia

2)Petrodelhum -

3)Obrero-del-arte -

4)Gabygaby - Octogal, un extraño y pequeño país de ocho habitantes que funciona

5)Sandi -

6)Trotskki -

7)Ebriero -

Aguarde su turno será atendido por orden de llegada.
Se ruega hablar en voz baja en la Sala de Espera, recuerden que esto es un centro de atención médica.
Les agradecemos su buena disposición.

nef ,
recepcionista de "Clínica de Cuentos"
 
Nun,07.08.2006
¡Putamadre!
¿Tanto trabajo?

Señorita Enfermera, recuérdeme subir las tarifas.
 
neftali,07.08.2006
Dr.!!!
Un nuevo paciente!!!
Ya lo agregué a la lista, aguarda en Sala de Espera.

La lata
 
neftali,07.08.2006
(autor: Sindari)
 
_poemme_,07.08.2006
sala de espera de hospital estatal...je
 
FACUNDOJAVIER,07.08.2006
FACUNDOJAVIER
 
petrodelhum,08.08.2006


bi¡Ajummmm!!!!/b/i
 
neftali,08.08.2006

¿Qué significa esa expresión? Alguna queja por los servicios que brinda la Clínica de los Cuentos?

 
neftali,08.08.2006

N O T A:

La Clínica de los Cuentos lamenta informar a sus pacientes que por razones técnicas el orden de atención se encuentra levemente demorado.
Estimamos que en breve plazo las actividades se encontrarán normalizadas y la atención se llevará a cabo de la manera habitual.
Los saludamos muy atentamente y les pedimos las disculpas del caso.
Nef
(secretaria de Clínica de Cuentos)

 
petrodelhum,08.08.2006


Ahí tiene la respuesta, mhijita...
 
Calamitatum,08.08.2006
Lamento la tardanza de mi parte en el tratamiento a los cuentos que esperan. Este fue un lunes feriado en Colombia y sepan que yo respeto tales días.

Me pongo, ya mismito, a trabajar.

Secre, cómo la trata la vida?

Saludos a algunos conocidos por ahí.
 
barrasin,08.08.2006
Me compadezco de aquellos con cuentos enfermitos, que dios se apiade de ellos...
 
iolanthe,08.08.2006
aquí reparten las inyecciones de inspiración... creo que aquílso cuentos expiran... mejor me piro
 
Calamitatum,08.08.2006
Temía mucho encontrarme un texto de Petro, porque la “forma” de sus textos es la “forma” dentro de la “forma” misma. Sus cuentos están poblados de frases cortas, cada una más contundente que la anterior. Dentro de esa velocidad es difícil incurrir en violaciones semánticas o sintácticas; admiro mucho la capacidad que tiene para lograr los efectos que logra con tan pocas palabras. Eso dentro de lo más característico de su estilo: los puntos seguidos; porque cuando alarga la frase logra una densidad envidiable a la vez que una desparpajada pulcritud. Así que no encontré mucho para sugerir o mencionar en esta gran historia, salvo algunas tildes y una que otra incomodidad que me surgió por ahí. Le diría, por último, que tuviera el cuidado de usar las mayúsculas después de sus inseparables amigos: los puntos.

Y va.

bCatalepsis in love/b
Petrodelhum



Cómplices.
el (iUna tilde por ahí; las usas con intermitencias en el texto: “él”/i) moriría, y con él, las esperanzas.
quedaría sola.
(eso haría creer).
y para que la herida no estuviera en tanta carne viva, se mudaría a la ciudad.
allá se encontrarían.

Un plan simple.

Antes, ella habría cobrado el seguro de vida de su esposo.
(de él, claro).
un futuro de gloria íntima, en el confort -supremo- de una vieja estufa.
una estafa.

Él no haría más que simular su muerte.
un truco.
(y alguna que otra previsión).
movimientos de ajedrez calculados en la cama.
siempre antes de amarse con suma excitación.

Convinieron que ella fingiría que se enamoraba perdidamente del juez del pueblo.
y él tener que bancarse que la mujer se le acostara con otro.
lo lloraron juntos y ella, dándole ánimos por largas horas, cruz decapitada, bajo las sábanas.
todo por amor.
por el amor que ambos se profesaban.
eso sentía él, con religiosidad vital, cada vez que se imaginaba que tal vez en ése instante ella gemía para fingir un orgasmo.
algo explotaba en chisporroteos en él cuando ella regresaba. le abrasaba los labios con sus labios, en señal de reverente sumisión al sacrificio que ella hacía... por él.

En el boliche lo miraban.
de una manera cuando el no los veía.
de otra cuando los miraba.
de todas maneras, él sabía cómo eran todas las miradas.
no podían engañarlo: se reían de que su mujer lo hacía cornudo.
todo el pueblo sabía que ella se arrodillaba bajo el escritorio del juez, mientras éste dirimía pleitos y dictaba sentencias que terminaban, indudablemente, en garrapatos indescifrables, plasmados con negra tinta china en los libros de páginas numeradas.
no se molestaría siquiera a ver el informe forense para decretar la muerte de él.

Esto los alertó.

Hablaron sobre reasegurarse.
deberían contar con la segura (iSacaría el “segura” pues suena repetitivo con el “reasegurarse” de la línea anterior./i) aprobación del médico del pueblo.
tanta como para no dudar en darlo por muerto, cuando lo mirase, sensual, el día que la policía lo lleve al lugar en el que ella encontrará a su marido muerto (iAquí los tiempos verbales han dado un salto incómodo; hay que releer la frase para hallar el sentido; también algunos personajes se mezclan. Lo interpreto así: Tanta como para no dudar en darlo por muerto (al marido), cuando lo mirase (la mujer al médico) el día que la policía (esos…) lo lleve (entre mirase y lleve está la incomodidad) al lugar en el que ella encontrará (de nuevo un salto) a su marido muerto/i).
ella se cuidó de que el juez, sempiterno celoso, no lo supiera por constatación.
pero se descuidó de que la viera medio pueblo, bocabajo en la camilla del viejo consultorio -ventana indiscreta-, para comidilla de los parroquianos del boliche al que iba su marido.
él -¡los regresos...!- abrevaba y devolvía fluidos, en las lágrimas de una impotencia marcada por el destino que, suponían, les había tocado en suerte (después de la culpa).

En el boliche les costaba simular la sorna.
el vaho, en vano pudo haber intentado enmascarar la burla generalizada que eslabonaba cómplices: él vería hasta la más insignificante señal pretendidamente escondida en un rictus milimétricamente asimétrico.
lo que nadie captaría sería su risa interior, esa ebullición que no debería llegar a erupción.
explotar sería dar pistas.
la sonrisa de perversidad se ve a través de la máscara de la petulancia, asi que, por las dudas, para enmascararla, ella comenzó a ver de cerca el brillo del sable del comisario.

En el boliche nadie simuló y todos lo trataron como lo que veían: un cornudo.
-«¡Capitán Guampa!»- le gritaron desde el anonimato del tumulto, con voz fingida, estridente y payasesca.
una yesca.
y se incendiaron las risas.
como bengalas, chisporrotearon los dientes que flotaban sobre el mostrador, alrededor de las dos mesas de truco, sobre las sillas que rodean la mesa de casín...

El comisario del pueblo -nada menos- también era, pues, amante de ella, su mujer.
así lo habían convenido.
por seguridad.
por amor.
por precaución: que no metiera la nariz en la muerte de él.

Llegaba ella a la comisaría y los milicos debían abandonar la siesta para huir, en estampida, tras rebencazos en el aire cuyo eco hacía simbiosis con los gruñidos de bárbara felicidad de la máxima autoridad policial del pueblo.
le resultaba difícil abstraerse de la lúgubre belleza del calabozo donde el comisario, invariablemente, la sodomizaba.
eso lo sintió el jerarca, por el accionar coordinado de los esfínteres y sus caderas.

El comisario, cuando ella dijo que lo había encontrado tirado allí, en el suelo, junto a dos frascos sin restos de píldoras somníferas, ni se dignó en mirar y ordenó que llevaran el cuerpo del suicida a la morgue.
y la consoló (festejaron) en el vehículo patrullero.

El médico pidió que estuviera presente en la sala, y allí, con ella inclinada sobre el cuerpo de su esposo, el facultativo celebró aquella muerte, porque ya nada se interpondría en su amor.
y lo declaró muerto, a poco de eyacular.

El juez la vió (ivio, sin tilde/i) llegar a su encuentro.
ella se colgó de sus hombros y él pidió que los dejaran a solas.
cuando la erección judicial con olor a sus labios, abandonó su postura rígida, firmó el documento en el cual declaró probadamente difunto a su esposo.

Él despertó mansamente del letargo inducido.
en el inicio de la retoma de conciencia alcanzó a oir a ella que pedía:
-«Por favor, déjenme sola».
el sonido de un mar encrespado de suelas yéndose hacia lo profundo de la salida, bajo un cielo de murmullo piadoso y chusma, zumbando entre los pinos del cementerio, llegó a sus ansiosos oídos.
mutiló la cerrada oscuridad del ataúd la luz del teléfono celular, escondido bajo sus manos cruzadas sobre el pecho, vibrando.
ella le envió un sms:
-«Mi amor... el enterrador...»
(vaya! ese punto sí que lo había olvidado!)
pero ella estaba capacitada para resolver en el acto.
él tuvo que bancarse cómo, ahí afuera, vistos por los ojos de los muertos en las fotografias esmaltadas que se salpicaban en esa galería de nichos, ella, por amor, fingía un orgasmo con la penetración del sepulturero.
...dos, en realidad.
...bueno, tres.
todo -sonrióse, adulándose como valiente- para premiarse con la alegría de oír el tintinear de la cuchara de albañil, retirando los ladrillos y el cemento que habían comenzado a ser colocados como forma de simular su muerte...
sin embargo, su semblante cambió cuando, luego que zumbara en su pecho el llamado, con las puntas de los dedos de ambas manos levantó el celular para leer un sms que, bajo el nombre del mismo remitente del mensaje anterior, decía:
-«Morite!»
a poco que se dió cuenta que la cuchara no sacaba, que ponía ladrillos, también se percató que el acceso a las llamadas desde su aparato celular, estaba bloqueado por crédito agotado.
ella, sonriente, se fue yendo, tras las huellas invisibles del eco de los pasos de la multitud.
no sabìa que uno de los tres, no cualquiera de sus amantes, el juez, acechante, la observaba, enterado.

Hubo, para ambos, dos últimos movimientos en el templo de la muerte.
ella, antes de ceder a la asfixia...
él, sin claustrofobia, en el féretro...
sonrió cada cual.
 
Calamitatum,08.08.2006
Un texto corto para compensar tantos desmanes.

bLo siento, pero…/b
Obrero-del-arte


Esperaba escribir un buen relato para ustedes, lamentablemente, no se me ocurre ninguna wea (iUna coma entre “Esperaba escribir…” y “lamentablemente” ofrece una pausa muy corta para el caso. Usaría un punto seguido/i)


Agradeciendo su comprensión y prometiendo texto (iPrometer “texto” es algo poco comprometedor; podés salir del paso con facilidad; ¿qué tal si nos aclarás qué tipo de texto?) se despide atentamente. (iNo usaría un punto ahí, preferiría una coma/i)



El Escritor.
 
Calamitatum,08.08.2006
Falló el formato. De nuevo.


bLo siento, pero…/b
Obrero-del-arte


Esperaba escribir un buen relato para ustedes, lamentablemente, no se me ocurre ninguna wea (iUna coma entre “Esperaba escribir…” y “lamentablemente” ofrece una pausa muy corta para el caso. Usaría un punto seguido/i)


Agradeciendo su comprensión y prometiendo texto (iPrometer “texto” es algo poco comprometedor; podés salir del paso con facilidad; ¿qué tal si nos aclarás qué tipo de texto?/i) se despide atentamente. (iNo usaría un punto ahí, preferiría una coma/i)



El Escritor.
 
Calamitatum,08.08.2006
Me llevo los demás textos para la casa. Apúrese señor Nun, le llevo tres de ventaja.
 
Calamitatum,08.08.2006
Nota: por algún motivo no puedo entrar a mi ldv por lo que si alguien esperaba una respuesta trascendental por ese medio tendrá que esperar hasta mañana. Cosas que pasan.

Abrazos.

(Por cierto, rnahimla, me encanta verla por ahí. Y gracias por sellar como aprobada mi licencia; me halaga)
 
neftali,08.08.2006

;
Hola dr. Calamitatum. Me alegra verlo luego del fin de semana largo.

 
Nun,08.08.2006

Doctor Calamitatum voy a fumarme uno de 'esos' a ver si el trabajo me sale más rápido y lo hago perder la ventaja que me lleva.

¿Ha pensado en que podríamos recetar 'eso' a los pacientes?
Seguramente saldrían textos mejor ¿no cree?
 
Nun,08.08.2006

a parte, hacemos un dinerillo extra

 
rnahimla,08.08.2006
Me halaga que le halague..

(es que calamitatum me echó el humo y yo.. perdón no interrumpo más)
 
petrodelhum,09.08.2006


bUn honorazo, gracias!/b

Sus observaciones tienen mis respetos: coincido en unas y disiento en otras.
Ya veremos...
 
Nun,09.08.2006
Texto:
De: [PetroDelHum]

i[Enfermera, mis guantes por favor. Gracias]/i
¿Nota el detalle de las mayúsculas que le metí a su nick, don Petro? Pensé en mil explicaciones para ello pero todas –invariablemente- desembocaron en la misma fracesilla: así se me antoja. A cierta edad uno empieza con los caprichos, si lo sabrá usted, así que –imagino- esto de las mayúsculas en su nick obedece básicamente a un capricho de este humilde servidor.

i[Anestesia. Póngale mucha. Gracias]/i
Me gusta la dinámica de sus cuentos don Petro. Usted siempre se encarga de meterle un humor ácido y amarguito que deja un gusto agridulce en el paladar. Me leo su cuento varias veces y siempre termino con la misma imagen en la cabeza. ¿Vio –alguna vez- al coyote persiguiendo al correcaminos?

i[Pinzas]/i
No, no creo, pero alguno de sus hijos puede contarle. Pasa que el cazador cazado es una imagen muy potente en la cabeza. Ya don Juan Tenorio nos dio un ejemplo trágico. El Coyote una millonada de ejemplos muy graciosos. Don Alfred Hitchcook nos regaló varios ejemplos espeluznantes. Es un tema usado varias veces. Caemos entonces en que toda obra es la copia de una obra anterior. O sea, nada nuevo bajo el sol.

i[Bisturí]/i
¿Dónde está entonces la gracia de su cuento? Si me lo permite –y con todas las limitaciones que en esta cabeza vieja mía estorban- me parece que el principal atractivo que tiene su cuento es el tratamiento que le ha dado a los personajes y a la narración.
uA los personajes/u porque mediante sus actos va diciendo cómo es cada quién. Un juez corrupto, un médico calentón, un policía abusador, un enterrador oportunista, el grupo de amigotes en el bar, y hasta un enterrador que no pierde ocasión de despacharse un polvo. (No dos. O tres, no sé Lo que quiero decir es que las características de los personajes van apareciendo claras a los ojos del lector a partir de las cosas que hacen. Es muy odioso cuando el narrador nos dice que Fulanito es así o que Sotanito es asá y cuando avanzamos un poco en la lectura encontramos algunas contradicciones en el comportamiento de los individuos. Y de la mina mejor ni hablar. Con tanto polvo el cuento terminó con letras viscosas. Usted me entiende.
uA la narración/u porque el marido casi ni entra en la historia. Y resulta que era uno de los protagonistas. Era nada menos que el tipo que sería enterrado. Y yo me pregunto ¿será necesario meterle mano a eso? Y me respondo altiro: ¡de ninguna manera! Ahí es cuando yo aplaudo estas cosas porque contar esta historia casi sin tocar a uno de los protagonistas es de verdad un gran mérito. Tangencialmente nos enteramos que el tipo sufría con todo eso pero que lo mantenía la esperanza de una vida mejor a costa de la compañía de seguros. Poca cosa –las apariciones de uno de los protagonistas- si consideramos que su funeral fue al revés: primero lo entierran y después se muere.
El título no pudo ser mejor elegido. Eso no resiste mayor análisis porque la sonrisa que se dibuja en uno cuando termina de leer el cuento y vuelve a repasar el título, no tiene precio. A parte es muy difícil de conseguir así que me limito a decir que el título no pudo ser mejor elegido.

i[Oxígeno]/i
Lo que podría recibir un tratamiento un poco mejor es el final. Uno lee las trece primeras palabras y ya sabe en qué va a terminar esta historia. Es demasiado predecible. Ocurre que usted tiene la particularidad de ser muy ameno para contar las cosas. Pero si no tuviera esa virtud el cuento se le va a la mierda con las primeras trece palabras porque se ve clarito que el enterrado se va a quedar enterrado. Por traición o por lo que sea.

[Medicación]
Le voy a recetar –don Petro- una dosis importante de pulcritud en el trato que le va a dar al lector. Ya sé, usted me va a salir con que ese hijueputa del lector no merece tan buen trato, pero creamé que si lo merece. No le diga de inmediato en qué terminará su cuento. Tómelo de la manito y den un paseo juntos. Para despistarlo un poco ¿se fija? Invítelo unos tragos para que se maree un poco. Muéstrele una foto de su ex - novia Cafeina y cuéntele del romance apasionado que vivieron juntos y de cómo se tiró a su hermana que tenía las piernas tan peludas. No sé, usted invéntese algo para distraerlo, pero no le muestre todas las cartas antes de comenzar el juego.


Agradecido le saluda


Nun

 
Nun,09.08.2006
Texto:
De: Obrero-del-Arte


Joven:

Las escasas veinticinco palabras de su texto me hacen pensar que esta será una intervención ambulatoria. De esas en que el doctor no alcanza ni a preguntarle el nombre cuando le está diciendo que ya se puede ir a su casa.
Verá, le voy a ser franco, lo primero que se me vino a la mente cuando terminé de leer su texto fue esa vieja sentencia de que el silencio vale por mil palabras. Después pensé en que las explicaciones agravan la falta. Es que su texto es una explicación. Y al pedo porque nadie le ha exigido que escriba nada.
Le propongo –sin embargo- que intentemos verlo desde un punto de vista un poco más romántico. Ha oído hablar del momento trágico en que el escritor se enfrenta con la hoja en blanco y las manos le tiemblan porque no se le ocurre qué carajo escribir. Es altamente probable que muchos escritores se hayan visto en la tentación de escribir algo parecido para disculpar la falta de inspiración. ¿Por qué no lo hicieron? No lo sé. De verdad que no lo sé. Pero le pongo un ejemplo: cierta madrugada cuando el panadero se enfrentó a la misma masa de todos los días descansando en su mesón de amasar, se preguntó si hacer tortillas o hallullas. Y se le fueron los minutos y las horas en tomar la decisión. Cuando llegó la primera viejuja a comprar el pan (la vieja de la esquina, la más jodida) el panadero colgó un cartel que decía: “Lo siento pero hoy no hay pan. Es que no supe si hacer hallullas o tortillas” ¿Qué cree que le dijo la vieja jodida de la esquina? Precisamente. Le dijo que se fuera a cagar a otra parte, que ella necesitaba pan para desayunar porque no iba a comer mantequilla a cucharadas ¿se fija?
O sea, yo puedo exigirle a usted que escriba. Un cuento, una fábula o cualquier cosa. Pero esa explicación no se la acepto. ¿Sabe por qué no se la acepto? Porque si el que firma es el estudiante lo dejo pasar. Si la firma es del abogado, también lo acepto. Pero la firma no es del estudiante ni del abogado. La firma es del escritor. ¿Y qué hacen los escritores? Escriben. Y no escriben explicaciones chistosillas acerca de su falta de inspiración.

[Medicación]
Mire, si hace falta, usted encienda el televisor y mire un ratito las telecebollas llenas de culebrones y tragedias que deprimen a cualquiera. Ahí tiene material. ¿No le sirve? Entonces métase al baño y mastúrbese conteniendo la eyaculación durante unas dos o tres horas hasta que el dolor sea insoportable. Ahí tiene más material. O no sé, invente algo que le provoque alguna emoción y use su creatividad para armarse una historia con esas emociones. Y escriba. Imagine. Sienta. Escriba. Imagine. Sienta. Escriba. Imagine. Sienta.

Pero no me venga con huevadas ¿quiere?


Afectuosamente,


Nun
 
Nun,09.08.2006
Texto: Octogal, un extraño y pequeño país de ocho habitantes que funciona
De: Gabygaby


Señorita:

Imposible no evocar las historias de Cronopios y Famas de Cortázar. (Y de Esperanzas, claro, cómo no mencionarlas, tan sensibles ellas, pobrecitas las Esperanzas) Siempre tuve la impresión de que estos cuentos del absurdo son un intento por mostrarnos lo absurdo de nuestro propio comportamiento. Algo así como una crítica social. No tanto de nuestro pequeño y limitado mundo sino de nuestras tan pequeñas mentes. Esas mentes que –a punta de enredo administrativo- terminan complicándolo todo. Se mezclan en su texto la comunicación, la organización social, la justicia, la administración del tiempo y hasta la cotidianeidad. O sea, el comportamiento humano sintetizado. Se burla de nosotros. Nos muestra un mundo simple, con personas simples y con soluciones simples. Es como cuando a uno le dicen que los problemas se dividen en los que no tienen solución y los que se resuelven solos. Así que mejor ni preocuparse. Son visiones –a mi humilde modo de ver- demasiado románticas del mundo. Me quedé pegado en el final. ¿Tiene idea de cuántos artefactos que no necesitamos poseemos? Claro, seguramente lo sabe. ¿Y sabe cómo reaccionamos cuando alguien nos hace ver esa situación? Yo diría que somos bastante susceptibles así que en eso concuerdo con usted. Es una crítica muy ácida que nos hace.


Si la idea era decirnos que las cosas podrían ser mucho más sencillas, me parece que es un cuento bien logrado. Si la idea era otra, tendré que pedir vacaciones.


Agradecido,

Nun
 
Nun,09.08.2006
Texto:
De : Sandi


Yo siempre me pregunto –Sandi- qué es lo que quiere conseguir uno con un texto. Cuando me leo un cuento como el de Petro allá arriba (¿lo ve?, no, no a Petro, al texto, ganso) yo sé claramente que el tipo quiere contarme una historia. Y quiere que yo la oiga, que la conozca, que me entere de esa historia, que me sienta protagonista de ella. Son cuentos que uno tira al cielo y al que le cae, le cae. El azar tendrá que decidir a quién se la muestra. Para que la viva. Para que la haga suya. Pero su texto –jovencito- su texto es tan íntimo, tan dirigido, tan… tan… personal. Claro, yo me dibujo esa sonrisa en la cabeza y veo aquella sombra y estoy ahí sentado al lado suyo mientras usted la mira con cara de baboso y se siente tan poca cosa frente a tanta belleza. Pero no soy usted. No soy el narrador, digo. Yo lo que hago es solidarizar con su calentura por la mina, por decirlo de alguna manera. Ambos nos estremecemos con esa mujer. Pero sigo sin ser el narrador. ¿Comprende a qué me refiero cuando le digo que es un texto íntimo? Es de esas cosas que de tan personales le impiden a uno ponerse en el lugar del narrador y prefiere presenciar la escena calladito. Son el equivalente a un misil teledirigido. Sólo que en este caso el objetivo no es un puente qué cruzar o un aeropuerto en el que aterrizar. Bueno, si, puede ser para aterrizar pero con la nariz.
Me gusta mucho la forma en que las cavilaciones le inundan la cabeza al narrador. Esa clase de pensamientos los provocan esas mujeres que logran turbarlo a uno con su sola presencia. Y el tipo se da tres mil vueltas en el aire intentando sentirse un poco mejor. Sentirse importante. Porque hay las mujeres que hacen que uno se sienta un perrito faldero. Esas que –sin proponérselo- lo dejan a uno en el piso de puro enamorado. Y uno que trata de explicárselo de algún modo racional y dale con pensar y dale con sacar cuentas y todo para llegar a la sencilla conclusión de que no es más que admiración. Admiración por el efecto que provoca en uno esa simple sonrisa, el pequeño efecto de una sombra sobre un rostro hermoso.

Y no me haga volver sobre el objetivo de su texto porque es muy probable que ya haya cumplido su cometido y ahora mismo esté metido en la cama acariciando el pelo de la mina mientras lee estas líneas y se sonríe levemente y yo como los huevones escribiendo tonterías en vez de tomar el teléfono y llamar a mi chica. Sólo para vengarme de usted.


Nun
 
petrodelhum,09.08.2006

Estimado señor bnun/b:
agradezco la disección, realmente un lujo.
respecto a lo de anunciar el final desde el comienzo, es un recurso hecho masivamente famoso en las letras latinas con "Crónica de una muerte anunciada" que uno, humilde copioncillo, intenta emular a su manera.
ese sería mi justificación, en este caso.
un saludazo.

ip.d. : esteeee... ¿en qué momento dije que las piernas de la hermana de cafeina eran peludas... ehhhh?/i
 
Obrero-del-Arte,09.08.2006
Muchas Gracias doctores Calamitatum Nun.

El primer facultativo certero en su opinión, conciso.

El segundo galeno es más como un médico de cabecera, se da más vueltas en el agua, parece de la vieja escuela (y si digo vieja, me refiero a que el debió de asistir a clases con Hipócrates)

Muy buenos diagnósticos, agradecidos de ambos.
 
Calamitatum,09.08.2006
Retomo:

BOctogal, un extraño y pequeño país de ocho habitantes que funciona/B
GabyGaby


Octogal es un pequeño, muy pequeño país cerca del mar. Una tierra gobernada por un rey, Octavio Ochoa VIII, quien era el octavo (iAquí encuentro dos cosas: primero, el "era" que hace alusión a lo que era Octavio rompe el tiempo verbal con el que inicia el cuento, pues Octogal "es" una tierra gobernada por él. Segundo: yo que vos aclararía qué clase de octavo es Octavio con relación a la dinastía; queda un poco flojo eso de decir "quien era el octavo de una respetada dinastía". Podría tratarse del octavo miembro que creo que es lo que quieres decir, o podría ser también, no sé, el octavo enemigo. Me parece importante construir frases que no generen ambigüedades./i) de una respetada dinastía, amado por sus pocos, muy pocos súbditos.
El último censo, completamente exacto y confiable informó que vivían allí 8 habitantes, de los cuales 4 estaban en prisión debido a daños causados a los otros cuatro, pero aún así, la gente de Octogal se resolvía para ser feliz. (iEste párrafo lo siento demasiado precipitado por lo que te sugeriría usar una pausa más conveniente. Yo lo pondría así. "El último censo, completamente exacto y confiable, informó que vivían allí 8 habitantes. Cuatro de ellos estaban en prisión debido a daños causados a los otros cuatro. Aún así, la gente de Octogal se resolvía para ser feliz"./i)
No eran muy complicados, tan sólo de ocho palabras contaba su lengua, y ocho palabras era todo lo que necesitaban para hacerse entender. Una de ellas, sonido agudo y alegre la decían cuando estaban cómodos, felices, de acuerdo con alguien o celebrando. Otra más grave, un gruñido ante los oídos de quienes no conocen el octogués, se usaba para significar molestia, disgusto o ánimos de buscapleitos.
Es difícil hallar una traducción exacta a ese lenguaje, pero quien ha visitado Octogal conoce esa inexplicable sensación de entender todo lo que la gente le dice; es que la forma y el contenido de sus palabras está tan relacionado que la comprensión es instintiva.
Octavio Ochoa VIII, es un rey un tanto excéntrico, y su gente parece ser igual. Decretó un año de 8 meses “Del Rey” y otros 4 “De Rellenito”. Semanas de ocho días que se descuadran al final hacen que la gente prefiera no llevar la cuenta; eso en parte ha creado una cultura relajada pero también da pie (iDe puro maniático, expresaría esa idea así: "...eso en parte ha creado una cultura relajada pero también ha dado pie a...". Ya lo dije, de puro maniático, pues no está mal como lo haces/i) a malos entendidos constantemente.
Por ejemplo, todos recuerdan la vez que el Octor Octubre pidió un préstamo a su vecino y acordaron que el pago sería en una semana, pero era una semana de rellenito y pasaron los días. Octubre no supo por qué su vecino rompió con ocho pedradas las ocho ventanas de su casa, pero fue porque (iAgregaría "pero fue porque este último". Lo haría para hacer una alusión al vecino, pues queda un poco en el aire el sentido de la frase/i) pensó que Octubre había decidido no pagar.
Esa vez las palabras no fueron suficientes, pero ellos saben que un caso aislado no ha de cambiar un sistema que les sirve.
Además, la condena en prisión nunca es larga.
La cárcel de Octogal, “El octágono” sólo puede soportar a 4 prisioneros a la vez así que las sentencias sólo duran hasta que alguien comete una nueva infracción lo cual es un tiempo bastante breve (afortunadamente no son gente violenta y nunca se matan entre ellos, no le ven la necesidad y saben que son pocos). De ese modo, se rotan los habitantes y se mantiene razonablemente limpia.
A pesar de que los octogueses no buscan turistas, ocasionalmente llegan (iDe nuevo, agregaría un "estos" entre "ocasionalmente" y "llegan" para hacer alusión a los turistas; esto de puro maniático, pues se suponque que los que "llegan" son siempre los turistas./i) para presenciar el modo de vida de esta gente. Aun en tierras cercanas creen que es un chiste lo de las ocho personas y al verlo se sorprenden. Se mantienen bastante bien (iPondría: "Se mantienen bastante bien los octogueses" pese a que se supone a simple lectura que se habla de ellos en esa frase; pasa que uno no sabe quién lea su texto y acaso se podrían interpretar esas frases de otra forma./i), especialmente a base de bisutería que exportan y otros productos de diseñador (i¿Productos de diseñador?/i) que son realmente costosos.
A veces cambian su delicada joyería por cosas que necesitan y son gente muy feliz, pero bastante susceptible.


-----


Me gusta; como dice mi colega, uno recuerda a los Cronopios y a los Famas de Cortázar. Toma lo que menciono como meras sugerencias. Sobre todo te sugeriría que leyeras tus cuentos en voz alta siempre para encontrar aquellas fracturillas que encuentran los lectores.
 
Nun,09.08.2006
Doctor, ha hecho usted un gran trabajo.
Lo felicito. Deberíamos subir las tarifas.




(putamadre!, si no nos felicitamos entre nosotros ¿quién lo va a hacer?)

 
Calamitatum,09.08.2006
bThe sadow of your smile/b
Sandi

Lo encuentro formalmente perfecto pese a que algunas pausas se irrespetan. Me parece que eso es intencional y además muy agradable. Me gustaría a mí lograr ese tono en mis textos, esa calidez, esa melancolía. Para eso se necesita cierta erudición y yo soy cirujano. O eso dice en el cartel pegado arriba.

Le felicito señor Sandi.
 
Calamitatum,09.08.2006
Doctor Nun, lo he alcanzado. Sobre lo de subir las tarifas estoy de acuerdo. Eso sí, lo del máximo de palabras sigue intacto. Y que nos acusen de neoliberales.

Por cierto, le voy a dejar con la Secre uno de 'esos' pa que no se venga con las extensas disecciones que puso a Sandi y a Obrero. Mire que sí parece usté un galeno de esos, charlatanes, del corte de Hipócrates.
 
Calamitatum,09.08.2006
bEl cuarto feliz/b
trostkki

Tanto había oído decir y tanto había leído, que los verdaderos cuerdos eran en realidad los locos y por supuesto los supuestos cuerdos estaban en realidad enajenados, atrapados en una realidad alienadora, aterradora, estresante.
Al final decidí comenzar a irme lentamente al mundo de los “cuerdos”. Al mundo de la libertad, de los genios en fin de la felicidad. (iNo estoy seguro de si la frase sea cómo la escribiste o le hagan falta pausas, porque, de ser así, la habría escrito de la siguiente forma: "... de los genios, en fin, de la felicidad."/i)
Lo primero fue recordar esas caídas estrepitosas de los infantiles juegos (i¿Infantiles juegos? Creo que sería mejor decir: "De los juegos de niños"./i)
y esa extraña sensación de irrealidad que me llevaba a ver todos mis amigos alrededor mío, yo desde el suelo los miraba como suspendido en el aire(iEn esta parte has sacrificado el ritmo./i)
.
Buscando sentir esa misma sensación (i'Sentir esa sensación' es redundante. Lo pondría yo así: "Buscando captar esa misma sensación"/i)
experimenté con alcohol primero y luego con drogas suaves al principio y duras al final (iFalta un signo de puntuación aquí/i)
cuando estaba a punto de lograrlo se me pasaba el efecto y me quedaba con una angustia tan grande como al principio, (iCambiaría esa coma por un punto seguido./i)
me refugié en la literatura (i,/i) en el esoterismo y me fui yendo de apoco para dentro, fui dejando de lado al mundo y(i,/i) concentrándome solo en mí(i,/i)
reduje al mínimo la ingesta de alimentos y de agua, no recuerdo muy bien como (iCómo, con tilde/i) fue pero al cabo de unos cuantos meses de pronto (iSuprimiría el "de pronto"/i) desperté y me vi de nuevo en el centro de una ronda con mis amigos... yo los miraba como levitando. Todos hablaban y preguntaban pero yo no los entendía a ellos, algunos tenían agua en sus ojos y me traían alimentos y jarabes.
Yo la verdad es que no (iLo escribiría mejor así: "Yo, la verdad, no comprendía el..."/i) comprendía el por qué de todo eso, mi estado era de una total tranquilidad, nada ni nadie me perturbaba , nada existía en realidad (i,/i) todos no eran otra cosa que personajes de un sueño.
La habitación era espaciosa , vacía, solo una cama, una mesa y una silla que rara vez ocupaba, el cuarto tenía una ventana con unos gruesos barrotes no para impedirme salir , que por lo demás era inútil, porque yo no tenía ningún motivo para dejar todo aquello, si mas (i"Sí más bien..."/i) bien para impedir la entrada a los perturbadores.

----

No sé si mis sugerencias vayan en contra del ritmo que pretendes imponer al texto, sin embargo, considero apropiadas algunas comas y esas cosas.
 
Calamitatum,09.08.2006
Perdón, trotskki, me equivoqué en tu nick. Pero tú te lo buscas.
 
Calamitatum,09.08.2006
bLa playa/b
Ebriero

Capitulo XV.

Un pequeño claro de luna, se deja entrever en mi cuarto, deben ser cerca de las 6.00 de la madrugada me digo.

Tal como me había dicho ayer, el levantarme de la cama al otro día no podía ser mas que asunto del tiempo, ese que esta (iestá, con tilde/i) dentro de mi (imí, con tilde/i), no el del despertador, no el de la dictadura de mi conciencia, no!..., debía ser libre y espontáneo. Así fue nada mas, que me impulse(iimpulsé/i) hacia adelante, tome(itomé/i) mi ropa y me vestí lo mas rápido posible, sin cruzar ideas ni pensamientos, solo acción, solo consecuencia con el reloj universal de la vida, ese que desvía mercurio cada cierto tiempo, siempre un poco más allá, pero nunca donde mismo (i"¿Donde mismo?" Esa pretende ser una frase audaz pero se queda en una complicación innecesaria./i). Ya habiendo ordenado todo lo que necesitaba, y colocado los zapatos, tome las llaves del cuarto y me dirigí rumbo a la costa.

Al llegar a una playa que no esta muy alejada de la ciudad, me detuve, y comencé la travesía de conseguir los preciados moluscos.

La rompiente estaba más brava de lo habitual, ya que la marea estaba de alta para esas horas de la mañana. Observe (i¿Me cuentas que observaste o me instas a observar? Observé, con tilde/i) si alguien más se encontraba en ese momento en la playa, y no pude más que divisar a las gaviotas. Después de recorrer unos 20 metros mar adentro y ya con el agua hasta las rodillas en las venidas, esperé que estas se recogieran para entonces poder divisar a los locos, lapas, e inclusive almejas, pero para estas debía buscar un playa un poco menos rocosa. Lo de ahora eran los locos, había prometido a Chela llegar con un par de docenas y además le dije que invitara a mi hermano para el almuerzo.

Cuando mi saco ya tenia (itenía/i) cerca de 4 docenas, y fatigado por el esquivo de la rompiente, comencé la retirada hacia la orilla. Pensaba en ese momento, lo contenta que estaría mi familia de tener este manjar de plato en su mesa, (iCambiaría esa coma por un "y"/i) más contento me sentía de poder llevárselos, pero mi alegría también se debía al momento, pues ninguna de mis aflicciones había aparecido, ni las deudas pendientes, o los problemas para seguir con los estudios, nada, no existía nada mas que la comunión del hombre con la naturaleza, y poder tener esa experiencia era lo más preciado para mi.


----


Formalmente está bien. Te recomendaría revisar tu uso de tildes pues al faltar quitan precisión al texto. Buen trabajo.
 
Ebriero,09.08.2006
Oiga doc, le agradezco su trabajo, lo que si no he entendido, es como se produce aquello que ud dice:

("¿Donde mismo?" Esa pretende ser una frase audaz pero se queda en una complicación innecesaria.).

Expliqueme porfavor.
 
Calamitatum,09.08.2006
Le explico, claro.

Usté dice que el 'reloj universal' desvía a mercurio cada cierto tiempo, sin desviarlo nunca a donde antes lo haya hecho. Usté lo expresa así: "...ese que desvía mercurio cada cierto tiempo, siempre un poco más allá, pero nunca donde mismo..."

Bien mirado, eso es un modo válido para expresar la idea pero se me hace innecesario que se exprese así, casi que con el único fin de crear una frase audaz, como la llamo. Me recuerda un poco a esas personas que andan hablando con palabras recién sacadas del diccionario. Lo digo, sin ánimo de ofender; simplemente tratando de que note que el "donde mismo" resulta pretencioso.
 
Calamitatum,09.08.2006
Por cierto, Ebriero, me recuerda usté a mí cuando recibo los dictados del doctor.

- Doctor, ¿oleopancreaqué?
 
Ebriero,09.08.2006
He quedado convencido, le agradezco doc, que Dios se lo page!
 
Ebriero,09.08.2006
digo, pasaré a hablar con la secretaria.
 
neftali,09.08.2006

Dres.

Esta es la nómina de pacientes que aguardan en Sala de Espera
Aguardan al Dr. Nun:

1)Trotskki - EN EL CUARTO FELIZ

2)Ebriero - La costa (Fragmento)

sindari - La lata

Aguardan al Dr. Nun y al Dr. Calamitatum
Sindari - La lata

Se deja constancia que el paciente -
es retirado por su autor en virtud del exceso de palabras del texto. Esta actitud la ha tomado de común acuerdo con la recepcionista de la Clínica en virtud de la normativa vigente.

SE RECUERDA

Los textos no deberán exceder las 700 palabras

Los saluda atte
nef
secretaria de Clínica de Cuentos



 
Estrella_Sol,09.08.2006
Bueeeno, mi cuento supera las 700 palabras... Si fuera posible que el Dr. Calamitatum me dedicara un poco de su preciado tiempo lo agradecería enormemente http://www.loscuentos.ne...

Por cierto, que buena labor. =)
 
Sandi,10.08.2006
Bueno, les agradezco mucho los comentarios, muchachos. Debo admitir que no me llevo bien con los médicos en general, pero siempre es mejor decirlo después, cosa que la cirugía resulte exitosa, jaja...

¡Un abrazo, che!
(Y otro beso a la secretaria, claro)
 
Calamitatum,10.08.2006
Estrella_Sol:

Su cuento sí que excede el límite de palabras. Sin embargo, haré la excepción con usté porque amanecí de buen ánimo. No comprometo con esto al dr Nun, por tanto es probable que no tenga usté servicios de parte de él. Para hacerlo más fácil, dividiré el texto en cuatro partes que iré posteando, ¿le parece? Aclaro también que será la última vez que amanezca de buen ánimo este resto de año por lo que no haré más esto de revisar textos tan extensos.



 
Calamitatum,10.08.2006
bLa lata/b
Sindari

No puedo dejar de mirarla, (iAgregaría un “de” antes de “verla”/i) verla. Esa lata me tiene atrapado. No debo quitarle la vista de encima, sé que algo terrible se esconde en ese cilindro de hierro y papel, y si parpadeo o me voy saldrá para atacarme.

Sigo.

No sé si pueda más.

Los ojos rojos casi se rinden, (iCambiaría el “e” por un “pero”; está bien el “e” pero me gusta más el “pero” en este caso/i) e insisto.

Un esfuerzo más.

Otro.

Ya ni respiro, el temor es más fuerte.

Casi cierro los ojos... casi... casi... así... sí... y...

No. No era esa lata.

Pero en algún lugar está.


----


No son errores lo que señalo en tu texto; hago meras sugerencias de forma pues en este aspecto el texto está bien. Me hizo recordar a ese paranoico fragmento de "La Náusea" en el que Antoine Roquentin corre despavorido por la ciudad huyéndole a un fenómeno desconocido que, presiente, ocurrirá en cualquier momento. La aclaración que hacés al final sobra; casi que le quita peso al texto. Ya dará un diagnóstico más amplio el dr Nun.
 
Nun,10.08.2006
Doctor Calamitatum sepa usted que me alegra saber que anda de buen ánimo. No es muy bonito ver a un profesional de la salud que ande con malas pulgas gritoneando a los pobrecitos pacientes. Dejeme decirle, sin embargo, que el límite en la extensión de los textos ya se discutió largamente en la última junta médica que tuvimos en la piscina de su casa. Resulta que usted estaba demasiado distraído con las piruetas que la señorita Enfermera hacía mientra nadaba y probablemente no escuchó que el máximo de palabras que acordamos para los textos a revisar es de bsetecientas palabras/b. Así que aunque me alegra y celebro que ande de buen ánimo y aunque estoy cierto de que sus clases de natación a la señorita Enfermera fueron muy provechosas para ambos, le voy a pedir que no se pase por su estudioso orto los acuerdos que se toman en la junta.


Cordialmente,

Nun

 
trotskki,10.08.2006
Doc....
Muy agradecido pr el tratamiento a mi texto.
estoy totalmente de acuerdo con el tratamiento sugerido...lo revisaré para hacer los cambios necesarios.
Gracias
 
neftali,10.08.2006

NOTA:

Cabe aclarar que la Srta. Enfermera no se hallaba nadando por el simple placer de hacerlo sino en una sesión de hidrokinesiología, parte del tratamiento de una paciente.

Cordialmente,
nef
secretaria de Clínica de Cuentos
 
Nun,10.08.2006
¿no hay fotos de eso?

 
neftali,10.08.2006

Sí Dr. las hay.
Diríjasé, por favor, a la historia clínica de la paciente cuyo tratamiento se menciona en la nota anterior.
Cordialmente,
nef
secretaria de Clínica de Cuentos


 
Calamitatum,10.08.2006
Estrella_Sol:

Ya vio usté que acaban de reprenderme en público por andar de buen ánimo y querer ayudarle con su texto. Eso, desafortunadamente me ha quitado el tan mentado buen ánimo (aunque recordé, sí, la imagen de la enfermera nadando; la imagen se me había borrado porque ese día el buen ánimo me lo había puesto una extraña humareda que se me metió por los pulmones; hoy también era por lo mismo pero no viene al caso contarlo) y como tengo que cuidar el puesto de trabajo (para subisdiarme el humo del buen ánimo) pues creo que no podré atender a su solicitud. Como bien ha dicho el dr Nun, no debo pasarme el reglamento por el orto. Comprenderá usted, el orto es el orto, perdón por decirlo, y no se anda uno pasando cualquier cosa por ahí.

Pero, para no quedar tan mal le propongo algo: someta otro de sus cuentos a nuestro tratamiento; si cumple con la regla al respecto del límite máximo de palabras lo evaluaremos con mucho gusto. O también le puedo ofrecer algo del humo que me da el buen ánimo y felices y contentos los dos. Podemos ir a nadar a mi piscina, o algo. ¿Qué me dice?
 
Calamitatum,10.08.2006
Nef, ¿hidrokinesioqué?
 
neftali,10.08.2006
Dr. Calamitatum:

Le agradecería que no haga este tipo de bromas en las que simula desconocer ciertos términos médicos.
Cualquier paciente puede ser tomado por sorpresa y deducir que su tan mentada sabiduría (de ud.) no es tal.
Por otro lado, ante las posibles consultas que esa duda acarrearía, me encontraré en situación de ocupar demasiado tiempo en el teléfono respondiendo a las mismas, lo que actuaría en detrimento de mi eficiencia en el desempeño de mis funciones.
Un saludo,
nef
secretaria de Clínica de Cuentos
 
Nun,10.08.2006
(tomá!)

 
Calamitatum,10.08.2006
Aclaro a la distinguida cliente que sé muy bien qué tipo de proceso es la hidorkinesiología, pero que hice la pregunta debido a que no era eso lo que estaba haciendo la enfermera. O no que yo me acuerde.
 
Calamitatum,10.08.2006
*distinguida clientela.
*hidrokinesiología
 
neftali,10.08.2006

Estimadísimo Dr. Calamitatum

Recuerde lo que ud. mismo ha reconocido:

"... la imagen se me había borrado porque ese día el buen ánimo me lo había puesto una extraña humareda que se me metió por los pulmones;..."

Le rogaría discreción. No eche más "humo" sobre el caso.

Un atento saludo
nef
secretaria de la Clínica de Cuentos

 
xwoman,10.08.2006
A ver vengo a proponerles un textito mío, está un poco enfermo...se puede?
 
neftali,10.08.2006
Srta xwoman:
Pase no más, tome asiento en la Sala de Espera.
Nos sentimos muy honrados de que se acerque a nuestro foro con su textito enfermucho.
Dejeló en las manos de los dres Nun y Calamitatun que son de entera confianza.
Puede dejar el enlance que será debidamente agendado
 
xwoman,10.08.2006
Disculpen!! mi conexión está hecha una m...
:$

Aqui les dejo trabajito!!
Besos

 
neftali,10.08.2006

Muchas Gracias, es un honor!

 
Calamitatum,11.08.2006
Nef: CalamitatuM para usté.

Xwoman, es todo un placer tenerla por acá.
 
Calamitatum,11.08.2006
bEn la Calle 25/b
xwoman

Mario me espera. Ojalá tenga esos ojos verdes que siempre aparecían en mis sueños de adolescente. Ahora que tomaremos el té en la Calle 25, sólo esos ojos me darán la respuesta que necesito para saber si mi destino está escrito con alguna pluma.

Fue mi mejor amiga y jefa quién(iquien, sin tilde/i) me habló de Mario, quién nos contactó por teléfono. A mí me gustó su voz desde el primer momento en que la oí. Tardé mucho en aceptar un encuentro con él, pero Mario tuvo paciencia.

Nunca me había visto y no parecía interesarse en mi aspecto. Él era mucho más seguro. Dijo sentirse impresionado desde la primera vez que nos hablamos. Yo no entendía cómo un medio tan impersonal como el teléfono podía haberlo obsesionado de esa manera. Hablamos durante un año, mientras tramitábamos desde la distancia los embarques y mi matrimonio se venía a pique.

Detestaba mi vida. Nunca realicé mis sueños, jamás hice lo que quise. Me casé con la vana ilusión de llenar mis vacíos y nunca tuve oportunidad de defender mis criterios.

Cuando supe que era estéril ya nada tuvo sentido. ¿Hijos? Realmente no me interesaba tenerlos, pero él los ansiaba. Mi “sequedad” femenina terminó por cansarlo y tuve que salir de mi propia casa.

Luego llegó mi trabajo, esta oficina, y Mario.

Supe que ya no le quedaba más esperanza a mi vida que este encuentro desesperado. Tantas horas sin descubrir qué sería de mí si seguía con esta vida de desaciertos. Yo sentía que para algo debía haber nacido, pero no sabía para qué.

La vida misma se me había hecho una incertidumbre. Ahora que conocería a Mario sentía mucho miedo de que me viera, no quería que al verme(iCambiaría el "verme" por un "hacerlo"; quedaría así: "...de que me viera, no quería que al hacerlo..."/i) decidiese marcharse para siempre. O quizá era eso lo que deseaba, acabar con esto de una buena vez y seguir con mi vida tal cual era.

Odio las complicaciones. Las simplicidades me hacen feliz (iEste trozo es muy precipitado; yo usaría una pausa como un punto y coma o hasta un punto seguido./i) o tal vez no, tal vez me hacen sentir libre. Ahora con Mario percibía que se me complicaría la vida; deseaba tanto verlo y deseaba tanto escapar....

Antes de llegar miraba mi reloj desesperadamente (iHas sido recurrente en el "desespero"; podrías reemplazarlo en esta oportunidad con algo como "ansiedad")/i) pensando que el autobús tardaba demasiado, me asustaba llegar tarde o quizá temía llegar.

Ahora lo veía allá, sentado de espaldas en la mesa 14. Era él porque traía un saco negro, justo como me indicó que haría(iEl "haría" siento que sobra; uno no "hace eso de traer un saco negro./i). Me acerqué…

-¿Mario?...

Finalmente me encontré en su mirada. Me regocijé en sus ojos verdes y ya no tuve miedo. En medio de su oscuridad ocular supe que había algo más que seguir con esta vida de miseria.

Justo ahí supe que Mario es ciego y no puede ver mis fealdades internas, mis reproches absurdos, mis lamentos mezquinos. Ahora sé que debo salir de este hoyo, de las complicaciones inventadas, y simplemente darle un beso. Ahora sé que nací para este momento.


-----

Muy buena historia; de esas esperanzadoras. Encuentro que los párrafos son cortos y cargados de disyunciones lo que aumenta esa sensación de ansiedad, lo que hace que uno quiera precipitarse sobre el final. No econtré muchas cosas para advertir; escribes bien. Es un poco predecible el asunto de la ceguera de Mario, pero no importa demasiado.
 
Nun,11.08.2006
A estedeben pagarle más que a mí, por eso se esmera más
 
La_columna,11.08.2006


http://www.el-galo.blogs...
 
Calamitatum,11.08.2006
Y, eso último es?
 
Nun,11.08.2006
ni idea

 
neftali,11.08.2006

NOTA:

A través de la presente nota quiero advertir a los doctores y a los pacientes que el enlace que más arriba aparece no es un texto a la espera de su atención.
Suponemos que se trata de presión publicitaria.

Un saludo,
nef
secretaria de Clínica de Cuentos

 
Calamitatum,11.08.2006
Fiu!
 
Calamitatum,11.08.2006
Ya iba a empezar a contar las palabras.
 
aniuxa,11.08.2006
Ejem!!

Traigo uno
 
Calamitatum,11.08.2006
Aniuxa! Usté? Tan saludable siempre y...

En cuanto la secre me confirme la cita la atiendo. No quiero saltarme el conducto regular.
 
derian,11.08.2006
Yo quiero que Calamitatum me atienda.
 
Nun,11.08.2006
yo no

 
Calamitatum,11.08.2006
Señorito derian. Le informo que tiene que ser claro al respecto de qué es lo que debo atenderle. Entienda que si no lo hace esto se puede prestar para malentendidos bochornosos. También, le informo que este espacio está destinado al tratamiento de cuentos y que este tratamiento se aplica en dos áreas: forma y contenido de los mismos; para lo primero estoy yo que soy el cirujano y para lo otro está Nun queDiossabequécarajoses. Cualquier atención que no esté contemplada en lo anterior debe ser expresada en otros ambientes.

He dicho.
 
neftali,11.08.2006


............................. N O T A ............................

....................... L O S ... T E X T O S ................

.................... N O ... E X C E D E R A N ..............

............... L A S ...... 700 .....P A L A B R A S.......


............................ ¡ C H E E E ! .......................

 
derian,12.08.2006
Ah 700 palabras. Me hubiesen dicho que era para cuentos amateurs =D
 
derian,12.08.2006
Señorita cala, usted ya sabe que debe atenderme. Por lo demás, nosotros tenemos pendiente un disco de Sabina (enemigos íntimos) que no viene al caso. No me estoy haciendo rogar, y menos lo hago sufrir. Pero me muero porque usted me atienda jaja
 
Blimunda,12.08.2006
Hay algún médico disponible?
traigo un texto suicida
 
Blimunda,12.08.2006
Rayos!

Eso me pasa por venir en horarios inconvenientes.

Saludos!!!!!!

 
aniuxa,12.08.2006
Me voy de este foro... como discriminan mi texto... como que 150 palabras le fueran a ocasionar mucho estrés!!

jijiji

:p

:P
 
Estrella_Sol,12.08.2006
Gracias por el ánimo inicial, doc. Entonces sometamos a cirugía a este "hijo" mío.

http://www.loscuentos.ne...
 
xwoman,13.08.2006
Señor Calamitatum, el placer es mío. Millones de gracias por sus sugerencias tan acertadas. Prometo tomarlas en cuenta. Volveré pronto con algún textito asmático, o quizá infigestado...créame que no es fácil hacerlos estar completamente bien...y luego el trabajo, y las rutinas no hay tiempo para atenderlos bien...jejeje

Un beso a mi amiga del alma NEFTALI! (IDOLA!!) y mi negro NUN!!
 
xwoman,13.08.2006
indigestado*
:$
 
derian,13.08.2006
Voy a hacer un cuento de 701 palabras y lo voy a traer acá porque me la banco
 
petrodelhum,13.08.2006


Nunca falta un enano beligerante que aparezca a complicar la vida en el chiquero.
Botija bderiancete/b, salga de la sala de cirujìas que contamina el recinto!!!!!
 
neftali,13.08.2006

bEsperamos impacientes el cuento de 701 palabras de Derian, nos encanta la gente que se la banca.
Déle no más, che, traiga... traiga!
 
derian,13.08.2006
Jajaja. No sé, no sé, lo estoy pensando. Dudo que mi amiga Calamita se anime a tal cosa semejante.
Y a ud votyja petro, lo espera el urólogo, corra!
 
petrodelhum,13.08.2006


bderiencete/b es garqueta!!! larái larái laráaaaaa!!!
 
pedropensador,13.08.2006
Compermiso via dentrar
aunque no soy convidau
 
neftali,13.08.2006

bDentre no má don pensador, es usté bienvenido, poh!/b
 
neftali,13.08.2006

Srta. Blimunda deje no más su texto antes de que lleve a cabo su intención suicida, estamos prestos a atenderlo.

 
neftali,13.08.2006
bNOTA:/B

iSe corre el rumor que Derian no se la banca tanto como anunció en su momento.
Nef/i
Secretaria de Clínica de Cuentos
 
derian,14.08.2006
Jaja. No me sale un cuento de dichas características, son muy pocas palabras para mí y no soy tan escueto.
Pero conozco a alguien que puedo plagiar, petro.
 
neftali,14.08.2006
bNOTA:

Solicitamos no crear falsas expectativas. Evidentemente el sr. derian sólo busca destacarse y obtener sus 20´de fama a costa de nuestra renombrada Clínica.
Hambrientos de Popularidad abstenerse.
Sugerimos presentar méritos propios.

Un cordial saludo,
nef, secretaria de Clínica de Cuentos

(Queda establecido formalmente que todo plagio será rechazado por calificarse como infracción al reglamento de la Clínica de manera independiente respecto de cualquier otra reglamentación superior)/b
 
neftali,14.08.2006

(no se me ofenda don Derian, es con buena onda )
 
Nun,14.08.2006
tenemos reglamento?
putamadre!, ¿¡cómo no avisan!?

 
caricia,14.08.2006

¡Pongasé al tanto Doctor!

(Dentro del reglamento figura la obligación de pagarle un sueldo a la enfermera/recepcionista/secretaria, recuerde eso)
 
petrodelhum,14.08.2006


Te entendemos, bderianoano/b.
Sos tan enbanoano/b que lo único que se te ocurre es tener grande un cuento.


bJuas!/b
 
neftali,14.08.2006
bR E S U M E N/b

A diez días de iniciada la actividad de la Clínica de los Cuentos, los siguientes cuenteros se han acercado para que sus textos sean analizados:

Scatolocos
Petrodelhum
Obrero-del-arte
Gabygaby
Sandi
Trotskki
Ebriero
Sindari
xwoman
Blimunda
Estrella_Sol
Viudanegra
aniuxa
FACUNDOJAVIER

Por diversas razones tales como, exceso de palabras o no pertenecer a la categoría Cuento, algunos textos no han sido aceptados pero en todos los casos los cuenteros han recibido las explicaciones respectivas y la sugerencia de cambiar de texto.

bInvitamos al resto de los cuenteros interesados en que sus cuentos se revisen a dejarnos el enlace o comunicarse con Nef, que cumple las funciones de recepcionista de la Clínica de Cuentos.

Los Esperamos!/b

iNota: aún no ha sido revisada la totalidad de los textos por los dos médicos especialistas, esto será cumplido a la brevedad/i

Un saludo
Nef

b¡¡¡¡VAMOS CHE, NO SEAN ASÍ, VENGAN QUE NECESITO EL LABURO!!!!/b






 
sindari,15.08.2006
Sólo por el gusto de ver transpirar a la enfermera, algo así como hacerle participar de un certamen de remeras mojadas, y si no es mucha molestia, pondría ante sus ojos críticos http://www.loscuentos.ne...
 
neftali,15.08.2006
Aaay, sindari!!!!
Qué cosas dice ud.!!!!
Queda agendado su texto:

Un saludo atento y pudoroso.
nef,
secretaria de Clínica de Cuentos
 
sindari,16.08.2006
¿Qué digo yo?
¡Qué cosas inspira Ud.!!!!
 
derian,16.08.2006
Yo no me he acercado porque mis cuentos sobrepasan las 700 palabras. He dicho.
 
petrodelhum,16.08.2006

No mientas, benanus/b!
No te acercás porque estás lejos de todo... menos del pido!!!

bJuas! Juas! Juas!/b
 
petrodelhum,16.08.2006

Esteeee....




bejem!/b


y del bpiso/b también.
 
neftali,16.08.2006

¡¡¡¡¡¡Por favor, sres.!!!!!!

b SSSSSSSHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHTTTTTTTTT/b

.......................... C L Í N I C A ........................
 
Calamitatum,17.08.2006
Después de unas merecidas (?) vacaciones... Bueno, es que me fumé un amigo verdoso, fui a parar a la estación por porte de sustancias psicoactivas, salí a los tres días, fui a tomarme unos tragos y me encarcelaron de nuevo por quitarme la ropa en plena Av 6... en fin, después de todo eso, vengo dispuesto a revisar los textos que han puesto.

Derian, le aclaro, me importa muy poco que usté se la banque; lo que si no tolero es que venga a hacerme escándalos al trabajo, mire que me costó mucho el puestecito. Deje lo personal detrás de la puerta, por favor.

Y bueno, Nef, no encuentro una lista de cuentos, no sé con cuál empezar.

(vine mandón hoy)
 
neftali,17.08.2006

Dr. CalamitatuM

Si mi revisión no es errada a ud. le queda pendiente la atención de:

Estrella_Sol -
sindari -

bY le rogaría encarecidamente que reserve su tono mandón para su colega, el demorado Nun/b

 
Nun,17.08.2006
¿eh?

 
neftali,17.08.2006

bN O T A/b

i El Dr. Nun se disculpa ante sus pacientes pendientes de atención.
Inesperadamente deberá asistir a un Congreso que tratará el tema: "Guiones de Atención Medico-Cinéfila" de gran importancia para su preparación como médico clínico general.
El mismo se prolongará hasta el 31 de Agosto. Pasada dicha fecha, se reintegrará a sus labores habituales./i
(Esperemos que con más bríos y sentido de la responsabilidad)

Los saluda atentamente,
Nef,
Secretaria, enfermera, recepcionista de Clínica de Cuentos.
 
neftali,17.08.2006

bN O T A:/b

Dr. CALAMITATUM, LE PIDO DISCULPAS... TAMBIÉN LE QUEDA PENDIENTE DE ATENCIÓN...

bD E R I A N

(entiendo que se trata de un caso de atención especial por lo que he leído en posteos previos)/b

Un saludo disculposo
nef,
secretaria, recepcionista, enfermera y hasta portera de Clínica de Cuentos

 
Calamitatum,17.08.2006
Tengo la impresión, Estrella_Sol, que usté solicitó una revisión a su cuento para que al no encontrar yo (Dr. Calamitatum, cirujano y jíbaro) errores formales, y advertírselo, su ego creciera considerablemente. Es un texto bastante depurado; disfruté mucho leyéndolo pues tiene cierto ritmo caótico que le sienta muy bien, más aún por lo que narra. Sólo encontré algo sobre lo cual llamarle la atención, pero no es gran cosa.

bSin raíces/b
Estrella_Sol


Sin tierra, sin suelo, sin nada. Así se sentía. A la deriva, en un mundo, en un lugar lleno de cosas y de personas, y a la vez tan vacío. Sólo hay algo que hacer para aterrizar de nuevo. Toma el teléfono y marca el tan conocido número. Timbra una, dos, tres veces. (iUn saltito en los tiempos verbales que podrías revisar. Otra cosa: “marca el tan conocido número” es una frase que podrías cambiar por otra en la que hicieras alusión a “su” conocimiento del número, pues, yo de inmediato pensé en el 911, ése conocidísimo número, y creí que estaba usté a punto de delatarme por lo de... bueno, no viene al caso/i)

- ¿Aló?
- Hola.
- Hola.
- Tenemos que vernos. Creo que tengo problemas.
- ¿Es algo grave?
- No sé. En el café a las cuatro. Yo invito.
- Está bien. Nos vemos.
- Adiós.

La cita al otro lado de la ciudad. Los buses. La gente trasiega por las calles; la vida avanza impasible, con su bullicio, llevándose todo y a todos por delante. Edificios, árboles, más gente, más autos, más nada. Nada. Estoy flotando en el vacío. Nada me ata a esta tierra. Soy un árbol sin raíces. El recorrido termina.

La dama gris bosteza y enciende sus luces, preparándose para la noche. Todos caminan, corren sobre su piel de asfalto. Sólo hay que caminar unas cuantas calles. ¡Cuántos árboles! ¡Cuánta gente! Los niños que salen de la escuela; las madres, de sus trabajos. El smog, el olor a comida de la calle. Ya está cerca. Todos viven sin saber por qué. ¿Nadie percibe la nada? Está allí, envolviéndolos en su manto, como niebla, poco a poco los ahoga, se los lleva. Se alza, en medio de la calle, ese pequeño lugar, que huele a madera y a incienso. Todos los que salen de allí tienen cara nueva. Ojalá sea mi día de suerte. En la mesa del fondo, que da a un patio típico, descuidado, está él. Sentado, con la expresión de siempre, de atávica sabiduría. La mirada centrada en la mesa, en sus adornos, el candelabro, la vinagrera y el salero, que una mesera se llevará después.

- Hola. Perdón por el retraso.
- No te preocupes. Es un buen lugar éste, ¿verdad?
- Sí, me encanta. Hay un no sé qué que me hace sentir mejor.

¿Y bien?

- ¿Y ahora qué sucede?
- ¿Té de frutas?
- Sí, pero no te desvíes del tema.
- No es lo de siempre, bueno realmente es algo de eso. Pero ahora sí es diferente. En cierta forma.
- No calles.
- ¿Por dónde empezar? Es una sensación de desarraigo, de no tener nada, de no pertenecer a ninguna parte. Y al parecer sólo yo lo noto
- ¿Y qué puedo hacer para que esa sensación desaparezca?
-¿Sabes algo que pueda hacer para tener de nuevo los pies sobre la tierra?

Sonríe y toma su mano. El té jamás llega. Y salen corriendo, volando, hacia la calle. Ya la gran dama ha despertado. Las calles, la noche y la gente brillan. De nuevo, en un auto, atraviesan la ciudad.
Lejos del ruido y del casco urbano. ¡Cómo si fuera posible! Ante ellos, la ciudad iluminada y la bóveda celeste, majestuosa, infinita para los sentidos. En los cerros, con olor a eucalipto.

- Volemos.
- ¿Volemos? Creo que estás peor que yo.
- No digas nada. Sólo vuela sobre la ciudad, sobre todo. Vamos a buscar lo que es nuestro.

Un beso largo y profundo antes del salto. Los cuerpos flotan, los pies se despegan del suelo y abajo, las casas, los parques, las plazas, los teatros. Tantas cosas que son mías. ¿A dónde vamos? A donde sea. Este es nuestro hogar, nuestra tierra. Recuerda el sol del día en que nos conocimos. Y la luna de hoy que se asoma sobre las montañas. Ya tienes algo. Ya lo encontraste hace mucho tiempo. Me tienes a mí.

 
OrlandoTeran,18.08.2006
¿Se molestarían si les dejo Las razones de la palabra?
 
Calamitatum,18.08.2006
bEl abuelo/b
Sindari


Como casi todos los inmigrantes, el abuelo se llamaba Andoni pero fue rebautizado como Antonio en el puerto de Buenos Aires, y simplemente como El Vasquito cuando se instaló en el pueblo, y El Vasco cuando finalmente se hizo hombre a fuerza de duro trabajo de campo.

Llegó a América con apenas 14 años, un mal español y un euskera rural de su Guipuzcoa natal que sólo entendían fluidamente sus paisanos. Tal vez por eso, cuando todo el mundo comenzó a llamarlo El Vasquito, él mismo lo adoptó, pero en su boca sonaba como Evaristo.

Así quedó registrado para todo el pueblo, como Evaristo Olarra.

Así lo conoció la abuela, Celestina Basso, hija de italianos, que después de un breve y formal noviazgo se convirtió en la mujer de Evaristo Olarra, natural de Guipuzcoa, España, trabajador rural.

Tal vez por haberlo mamado desde chico en las montañas guipuzcoanas, el anarquismo fue su pensamiento, aunque posiblemente nunca haya (iLo escribría así: “…aunque posiblemente nunca hubiera pronunciado ésa palabra…”/i) pronunciado la palabra anarquismo. Eso hizo que siempre tuviera problemas con los patrones, quiénes (iquienes, sin tilde/i) quiera que fuesen.

Fue así que después de haber ido a trabajar a Nogoyá, discutir con sus patrones por el trato que tenían para con él y los otros trabajadores, regresó a Victoria con menos dinero que el que le habían prometido, pero compensándolo (i”…pero siendo compensado…”; es mejor así ya que la frase está planteada para Evaristo y el “compensándolo” vira hacia los patrones./i) con dos lechones.

Por aquel entonces, el pueblo era lo suficientemente chico como para que todos se conociesen.

Tal vez por eso, cuando llegó desde Nogoyá una comisión policial para buscar a Antonio Olarra, oriundo de Guipuzcoa, España, peón rural, acusado del robo de dos lechones, la policía de Victoria informó que el único Olarra que había en el pueblo se llamaba Evaristo Olarra, también oriundo de Guipuz(ic/i)oa y peón rural, casado con Celestina Basso, padre de doce hijos.

No contentos con la respuesta, la comitiva vestida de azul, y ampliada por dos efectivos locales, marchó a caballo hacia la casa de los abuelos, donde los atendió la abuela.

El cabo al frente del destacamento preguntó por un tal Antonio Olarra, y la abuela contestó que el único Olarra mayor de edad que vivía en esa casa era Evaristo.

Preguntaron por si tenía hermanos o parientes del mismo apellido, y la abuela respondió que había llegado sólo de España, a los 14 años.

Ante la ausencia del sospechoso por razones de trabajo, y confirmada la información oficial que afirmaba positivamente (i”confirmada”, “afirmaba”, “positivamente”/i) que se trataba de otro individuo masculino de apellido Olarra, también oriundo de Guipuzcoa, España, la comitiva regresó a la Jefatura a dar parte del curso negativo del operativo montado para detener al sujeto acusado del robo de dos lechones.

Esa noche, después de haberle dado doce hijos, (iCorrige esta frase, pues queda la sensación que esa noche la abuela le dio doce hijos al abuelo; y la sensación no me gusta del todo, como entenderás./i) la abuela se enteró del verdadero nombre del abuelo.

Esa noche, también, cenaron el lechón que estaba asándose en el horno de barro cuando llegó la policía.




Un gran cuento, ingenioso, que me deja de buen humor. Es una historia de esas que cuentan los abuelos, al calor de una chimenea, para hacernos reír toda la noche. Y para hacernos reír de la policía, lo cual resulta tanto mejor. Escribí algo por ahí sobre tres palabras que re-confirman una idea y no creas que me disgusta, por el contrario, hace que el párrafo resulte tan caótico como el operativo mismo.
 
Calamitatum,18.08.2006
Señor OrlandoTeran, su texto está bastante depurado y es formalmente perfecto (debo aprender a expresar ese diagnóstico de formas diferentes por personas como usted) por lo que no tengo necesidad de transcribirlo (nunca uso Copy + Paste). Y me temo que el señor Nun, con lo senil que anda (ahora a la demencia senil le llaman "Congreso"), tardará mucho en darle un diagnóstico de fondo a su texto, por lo que ha resultado casi improductiva su visita al consultorio. Nada nuevo bajo el sol; por lo menos en algún tiempo.

Finalizando, le digo que el texto me parece bastante contundente y que me trae un recuerdo especial (no de cuando fui Dios, no) por lo que lo he disfrutado más aún.
 
Ajbdulcitth,18.08.2006
Muchísimas gracias por la diagnosis.
 
Ajbdulcitth,18.08.2006
Por cierto, Orlandito estará contento...
 
OrlandoTeran,18.08.2006
Claro que estoy contento... ¿Será posible? No tomo la pastilla y aparece usted...
 
La_Prensa,18.08.2006
oiga teran, lea bien... cirugía no bpsquiatría/b
 
OrlandoTeran,19.08.2006
Leeré bien, cuando usted escriba bien...
 
Sandi,19.08.2006
b/b


(Si es que se puede repetir)
(¡Saludos!)
 
Estrella_Sol,20.08.2006
Gracias Doc, en realidad mi ego llegó casi hasta el cielo. Y agradezco sus críticas constructivas, cosa extraña hoy día. Por cierto, voy a tener en cuenta lo de los tiempos verbales, mal que me aqueja desde hace mucho. ¿Podemos seguir contando con los excelentes servicios de la clínica de cuentos?
 
Nun,21.08.2006
¡Demonios!
¡Cuánto trabajo acumulado!

Desde el uno de septiembre comienzo a comentar todos los cuentos que tengo en la gaveta.

 
sotano,22.08.2006
¡Felicitaciones jóvenes!
¿Puedo dejarles un mamarracho de mi autoría?
Bueno, ya que dicen que sí, acá se los dejo:



... con las muchas gracias del caso.
 
Calamitatum,23.08.2006
Claro que se puede contar con la clínica aún. Faltaba más!

Ya me pongo al día.
 
rnahimla,23.08.2006
Bueno, pero date prisa que nos vamos de picnic el viernes.
 
Calamitatum,24.08.2006
bLos Parejistasb/
Sandi


No encuentro mucho que decir sobre su texto que, como todo lo que he leído de usté, está bien escrito; es decir, en lo tocante a forma no tiene algo sobre lo que llamar la atención. Si bien es un texto prosaico, es de un tipo de prosa que da la facilidad del juego, de la improvisación, y en eso, debo decirlo usté es brillante. Me reí mares (como los que lloran mares) leyéndolo.

Pese a lo anterior, dígale a la secretaria que cobre la misma tarifa. No nos venga con rollos.
 
Calamitatum,24.08.2006
Sobre todo, porque en su caso, Sandi, usé negrillas. Eso cuesta más, ¿ve?
 
Calamitatum,24.08.2006
Auch! las negrillas!
 
Nun,24.08.2006
Colega...

 
Calamitatum,24.08.2006
Aquí, trabajando, ¿y usted?
 
Nun,24.08.2006
Aqui, mirando.

 
rnahimla,24.08.2006
Qué bueno que preguntaran por mí.

Empezaba a aburrirme.
¿Quiere que le borre el texto en negrilla y lo pega de nuevo sin negrillas?

Sólo tiene que pedirlo y estará hecho en un momento. (Es que están siendo tan buenos que no tengo que borrar...)
 
rnahimla,24.08.2006
Bah.
Ya me pedirán que vuelva. Ya..
 
Calamitatum,24.08.2006
Dos cosas:

Nun, no puede usté en otro foro andar comportándose como corrector si aquí va a escribir aqui.

Rnahimla, sí puede ayudarme borrando los mensajes en negrilla y borrando el suyo pues le falta un acento diacrítico en "no tengo qué borrar."

Digo, debemos comportarnos.
 
rnahimla,24.08.2006
Tres mil cosas:

Calamitatum, ya está o mejor: ya no está su comentario en negrillas.
Estaba pensando en contratarle a tiempo completo, acabo de perder un montón de puntos en otro foro por unos idem suspensivos de nada.
Si tiene cualquier otra cosa que borrar o simplemente desea decirme lo fantástica que estoy con este vestido rojo nuevo no tiene más que pasarse por mi libro de visitas, o si éste estuviera cerrado por el de nun que es como mi segundo hogar (el libro, vd ya sabe que a nun no le puedo ver).

Nun: júm...
 
Nun,24.08.2006
Claro, su segundo hogar.
Por eso me deshice de la motosierra
Y regalé al conejo



 
rnahimla,24.08.2006
No sé de qué me habla.

¿Motosierras? ¿Conejos?

¿un truco de magia que salió mal?
 
Calamitatum,24.08.2006
Rnahimla, se ve tan linda vestida de rojo.
 
rnahimla,24.08.2006
Aaaahhhh- dijo rnahimla mirando risueña a calamitatum y añadió suspirando- mañana es viernes.

 
Nun,24.08.2006
Alguien tendrá que darle algunas explicaciones a la señorita enfermera...

 
Calamitatum,24.08.2006
Sí, alguien...
 
Calamitatum,24.08.2006
bBarbie terapia/b
Sotano


No lo soporté más: crucé a la juguetería y adquirí la “Barbie in Japan”, edición única a precio de coleccionista.
Habían sido demasiados días viéndola en el escaparate, con su quimono rojo, labios carmesí, ojos rasgados y colorete en las mejillas.
Lucía hermosa en la cajita con tapa transparente y pedí que no me la embalaran, para disfrutar de su mirada, camino a casa. I'm a barbie girl, in a barbie world…

La apoyé sobre un rallador de zanahorias y le até hilos en las manos y pies. Enrollé los extremos en palitos de comer arroz y comencé a girarlos: el potro funcionaba magníficamente –las instrucciones sobre como armar potros caseros, del gran Torquemada, siguen siendo muy vigentes-. Las rebabas del rallador se incrustaron en la tierna espalda, arrancando pedazos de piel y poniendo al descubierto trozos de algodón: life in plastic, it's fantastic…
Seguí tensando las cuerdas. Un brazo cedió a la presión y fue arrancado espectacularmente, pero las piernas aún sobrevivían. Dress me up, make it tight, I'm your dolly…

Cosí cuidadosamente el brazo en su sitio y luego, con un hacha de picar cebollas, le corté todos los deditos de la mano. Con un cuchillo al rojo vivo, abrí un orificio en su boca y empujé los cinco dedos dentro. ¡Éxito total desde el meñique al pulgar!, todos estrenaron un nuevo esófago.
Le clavé sendas agujas de coser, una en cada pie, que asomaron cariñosamente sobre la cadera. Esperaba ver huesos fracturados, pero no ocurrió nada por el estilo; para mi tristeza, las Barbies no traen huesos –según el tomo II de los métodos de la Santa Inquisición, esta terapia era muy buena para que el confesado hablara, pero mi Barbie insistió en su silencio inoportuno-. Make me walk, make me talk, do whatever you please…

Busqué algún orificio similar a un ano, pero no traía nada por el estilo, así que le practiqué un ano contra natura con el mismo cuchillo anteriormente citado (i”Con el mismo cuchillo anteriormente citado” es una frase redundante. Bien puedes quitar el mismo y queda completa la idea./i). Luego introduje con gran habilidad una rama de pino convenientemente engrasada –Atila aplicaba este método con gran eficiencia-, hasta que la rama asomó por la boca y Barbie escupió los cinco deditos, ¡Qué maleducada, por Dios! You can brush my hair, undress me everywhere…

Con un pañuelo y un destornillador afilado, apliqué un torniquete sobre su cuello, hasta que las vértebras sonaron a hueso molido –o eso creí escuchar- y el destornillador (i”Destornillador” se usa dos veces muy cerca; podrías cambiarlo por algo como “herramienta”./i)asomó a escasos centímetros de la lengua. Imagination, life is your creation...
Con un cenicero de mármol, simulando una rueda de carro, le fracturé los huesos de las piernas -supongo que estarían en ese lugar- que felizmente quedaron en su sitio gracias a las agujas de coser. Debo agradecer al tomo VI de los métodos de la S.I., por haberme proporcionado esta idea.
Finalmente, para aliviar el sufrimiento, alisé sus pechos turgentes con una plancha a 150 grados centígrados –agradecimientos en este caso, a los métodos aplicados con las brujas de Salem-. Come jump in, bimbo friend, let us do it again…

Lo inoportuno fue el goteo incesante de la tinta cuando la quemé sobre una fogata de madera verde –método popular para alegría de las masas-. Oh, I'm having so much fun! Well Barbie, we're just getting started...

Debo confesar que me cansé, pero la terapia dio su resultado: ahora sólo pienso en los cuidados que le voy a prodigar a la Barbie Ejecutiva, ya no pienso (iSiento un poco “cortado” este fragmento. Yo lo escribiría así: “ahora sólo pienso en en los cuidados que le voy a prodigar a la Barbie Ejecutiva sin acordarme ya de la Barbie in Japan. Ha sido un gran avence.”/i)más en la Barbie in Japan, ha sido un gran avance. Come on Barbie, let's go party!


****

El texto es toda una oda a la tortura; me gusta pues tiene un dejo de puerilidad, de infantilismo que hace que se pierda un poco la imagen del narrador o narradora; tiene por allá también algo de sensualidad que no alcanzo a precisar. Escribes bien.
 
Calamitatum,24.08.2006
Por cierto, gracias DiDi.
 
sotano,25.08.2006
Ahora me corresponde agradecer: ¡gracias!
Me gustaron las sugerencias/correcciones.
Gracias por el tiempo, la paciencia, la lectura, bla bla bla, etc.

 
jeronima,25.08.2006
¡Dénme una hora por favor!



CONFESION

Como cada jueves a las seis de la tarde, la niña entra en puntillas al silencio sacro y espera. Espera hasta que el hombre, seguro de soledad, la llama de lejos con su mano regordeta. Camina hasta el confesionario. El abre la pequeña puerta, se sienta en el sillón y la invita a entrar, sentándola sobre sus muslos fláccidos. Ella, en susurros, recita la lista de pecados aprendidos en un manual de confesión, mientras él, comienza a recorrerla lentamente, desde los tobillos, subiendo por las piernas, hasta las rodillas que tiemblan. Con su boca hunde el lóbulo pequeño, diciendo, quieta niña, quietita. Bordeando el calzón blanco, alarga dedos ansiosos y frota primero para luego acariciar los húmedos labios.
Cuando la niña calla, el hombre la aleja de sí y tomando su cabeza gacha la absuelve, vete en paz María Gracia y sé buena esta semana.

 
neftali,25.08.2006

Si algún interesado/a necesitare un turno con los doctores, favor de dirigirse a la Secretaria, enfermera, recepcionista, portera, curandera, alquimista y demás actividades legales, honestas, aprobadas por el clero y demás autoridades médicas, judiciales, gubernamentales, etc. etc.
Leasé:

bN E F T A L I/b

(Siempre soñé que mi nombre pudiera destacarse de alguna manera)

 
Sandi,25.08.2006
¡Jaja, a la mierda con las negrillas entonces!
Muchas gracias, doctor, aprecio su diagnóstico.

(Contesto ahora porque estuve esperando que Romina se fuese a dormir. No vaya a ser cosa que se nos despiplume el foro y se piante al pirinchúlico de su candifa. Digo, por ustedes; porque si fuese por mí...)

¡Saludos!
 
rnahimla,25.08.2006
Romina no duerme: acecha.

(parafraseando a obrero-del-arte)
 
rnahimla,27.08.2006
He visto un par de comas y puntos y repeticiones, pero las he dejado para vds.
¿No es para eso que les pagan?

 
neftali,28.08.2006
bSE COMUNICA A LOS PACIENTES QUE EN EL DÍA DE LA FECHA LA CLÍNICA DE CUENTOS SUSPENDERÁ LA ATENCION EN VIRTUD DE CELEBRARSE EL NATALICIO DE UNO DE SUS DIRECTORES, EL BENEMÉRITO DOCTOR N U N

MUCHAS GRACIAS/b


 
rnahimla,28.08.2006
Pero.. pero, eso no es posible, lo necesito lindo y envuelto que es para regalo.
Qué contrariedad...
Miren que me voy al taller de ninive que ella sí es una persona seria.
 
cramberria,28.08.2006
TODO POR LA PATRIA (véase rnahimla)
 
cramberria,28.08.2006
Valor semántico concreto de PATRIA: amiga
 
rnahimla,28.08.2006
(Me vas a hacer llorar, que me levanté sensible esta mañana.. Te quiero mucho cram)
 
cramberria,28.08.2006
(no más que yo, lloremos las dos, tengo pañuelo lágrimas tan grande como nuestras lunas)
 
Nun,28.08.2006
Es una lástima que no tengamos psiquiatras entre nuestros especialistas.


 
cramberria,28.08.2006
Habló quien pudo, señor embudo
 
Ebriero,28.08.2006
Un saludo afectuoso al Doctor Nun en su día de natalicio, venga ya ese día propicio que se le vea operar en laburo.
 
Nun,28.08.2006
Muchas gracias, joven.

 
Ebriero,28.08.2006
Gracias por lo de joven, espero seguir siendolo, yea!
 
Nun,28.08.2006
Me llevo trabajo pa la casa


 
Nun,29.08.2006
Algo hice anoche. No sé bien el orden así que los subiré según mi antojo y según las ganas que se me canten en el páncreas.

 
Nun,29.08.2006
Cuento:
De : xwoman

Marce:

Antes que cualquier cosa quiero quitarle algunas líneas del comentario que debo hacer de su cuento para disculparme con usted y -a través suyo- con el resto de los cuenteros por la tan prolongada ausencia a la que los he sometido luego de haber inaugurado, junto al excelentísimo Doctor Calamitatum y la siempre guapa y bienintencionada enfermera señorita Neftali, esta Clínica para Cuentos. Ha sido completamente involuntario y por un fin que -aunque personal- justifica plenamente el tiempo que no estuve. Claro, no va a faltar el que va a saltar de su silla para tirarme en la cara que lo más bien que tenía tiempo para andar tonteando en los foros en vez de dedicar el tiempo que la Clínica demanda. Bien, pues a ese que me lo grita no puedo decirle otra cosa que si, que es cierto y que como es cierto y no me deja argumento para responder como dios manda, bien puede irse un ratito más o menos largo a la súper chucha. Con todo respeto.

Dicho lo cual, procedemos a comentar el texto. No sé muy bien por qué pero nunca me tragué eso de que vivieron felices para siempre. Los finales felices son muy difíciles de armar porque todo debe calzar a la perfección para que la felicidad eterna se haga presente y en su cuento se detectan algunas cosas que hacen imposible la felicidad de la narradora junto al ciego. O por lo menos que nos hacen dudar de que así ocurra. Usted me conoce Marcela y sabe de mi obsesión por buscarle los desajustes a los cuentos. Y encontré algunas cosillas. La esterilidad de la mujer -por ejemplo- fue, durante su matrimonio, un asunto determinante. Tanto es así que el marido la despachó porque no podía darle los hijos que él quería. ¿Y si le pasa lo mismo con el ciego? Es probable que Miguel quiera tener hijos. Es posible que el hombre no pueda ver pero hay cosas que hasta con la luz apagada funcionan de lo más bien gracias.
¿Notó la cantidad de inseguridades de la narradora? Si ya tiene una carrera, un trabajo y un matrimonio fracasado en el cuerpo, no podríamos decir que se trata de una chiquilla. Entonces ¿a qué viene tanta inseguridad? Las mujeres que rondan los treinta suelen ser un poco más seguras. Por eso son tan atractivas. Pero nuestra narradora cree que encontrará su destino en los ojos de un desconocido. Cree que no hay otra salida para su vida que no sea este encuentro en que -cualquiera de nosotros- no pondría ni la mitad de sus esperanzas porque las cosas pueden ser muy lindas por teléfono pero cuando el sujeto que está enfrente no es como lo imaginamos las probabilidades de ser sólo una cita más son enormes. Encima ni siquiera ella hizo el contacto; la tuvo que presentar su jefa porque ella misma no fue capaz de conocer gente a través de uno de los medios más utilizados por la gente que ha perdido las esperanzas y que sufre de inseguridades crónicas. Donde mejor podemos ver las inseguridades de nuestra protagonista es en el final. Fijesé que la mina cree que porque Miguel es ciego no podrá ver sus ‘fealdades internas’ cuando en realidad lo que el ciego no puede ver (aunque si puede palpar) son las fealdades externas, las del cuerpo, las de la piel. Pero las internas se ven hasta con los ojos cerrados.
Ya, dejemos a nuestra narradora tranquila que ya bastantes palos le hemos dado. Lo que le quiero decir, en síntesis, es que los personajes deben ser creíbles, deben ser gente como usted o como yo, gentes que -por desquiciados que estén- el lector alcance a imaginarlos tomando el mismo autobús o haciendo la fila para pagar el boleto del metrotren ¿comprende?

Me gusta el final. Básicamente porque uno podría esperar que la mina lo mandara al carajo porque para colmo de males su cita a ciegas le sale a ciegas lo que se llama a ciegas. Pero no, ella no lo manda a ninguna parte. Más bien lo ve como la luz que iluminará los caminos que aún debe andar (adoro esa metáfora de los caminos iluminados) y, de paso, reconoce que la mayoría de sus problemas son inventos autodestructivos. ¿Sabe cuánta gente hay que se inventa problemas porque en verdad no tiene eso que llamamos problemas propiamente tal? Pues es mucha. Y ¿sabe cuántos de ellos reconocen que se están inventando los problemas? Pues ninguno. Entonces, ahí es donde su cuento se gana varios puntos porque la narradora, hacia el final, dice una verdad que quisiéramos oír mucho más seguido; la mayoría de los problemas son inventos propios.

Por eso, por esa tremendamente compleja y, a la vez, tan simple reflexión, el cuento se eleva vertiginosamente hasta las alturas a las que usted ya nos tiene acostumbrados con esa prosa fluida y siempre innovadora.

Los agradecimientos son infinitos pues su cuento me ha permitido olvidar una montonera de problemas que me había inventado hoy.

Suyo,

Nun
 
Nun,29.08.2006
Texto: La lata
De: Sindari

Doña:

Podemos dividir su texto en dos partes. La primera que es cuando la narración tiene menos puntos y la segunda en que las pausas le dan el toque de vértigo que hace falta para este tipo de cuentos. Cuando el narrador quiere transmitirnos la ansiedad que le provoca algo, nos relata con muchas pausas. Y funciona. Pero hay que cuidar que esas pausas no se interrumpan por líneas demasiado largas para las pausas que nos tenían en vilo. Por ejemplo en la línea que dice

“Los ojos rojos casi se rinden, e insisto.”

Podría decir

“Los ojos rojos casi se rinden.

Insisto.”

Así, con el punto y a parte, le agrega una pausa que hace al lector sentir la ansiedad de saber qué mierda hay dentro de la bendita lata. Lo mismo puede aplicarlo a la línea que dice “Ya ni respiro, el temor es más fuerte.” Eso, en todo caso, obedece más a un capricho de este servidor porque hay otras maneras igualmente buenas de provocar el mismo efecto de caída libre en la lectura.

Me disculpo con el colega Calamitatum por meterme en su especialidad pero no pude evitarlo. A parte, estoy seguro que ni cuenta se ha dado el muy vago porque con esos pastos que se mete ya la realidad se le mezcla con los ángeles amarillos vestidos de cheerleaders travestis que imagina cuando se encierra en el baño con esas bolsitas con medicinas naturales en el bolsillo.

Del contenido, mi querida Sindari (es usted una chica ¿no?) digamos que el lector imagina desde el principio que se trata de los desvaríos de algún paranoico sin remedio que se ha topado con una lata de sardinas e imagina que de su interior saldrá el demonio que esta mañana le habló mientras se cepillaba los dientes y le amenazó con salir de una lata para destruir el supermercado que es de un tío del paranoico a quien le tiene mucho cariño (el paranoico, no el demonio) y como no quiere que la mujer de su tío, o sea la tía, como no quiere que la tía se quede en la ruina con tamaña destrucción, pues ha ido al supermercado a examinar una a una las latas de sardina para ver si atrapa al demonio que esta mañana no le dejó cepillarse los dientes como dios manda y que, por eso, le va a provocar un mal rato cuando tenga que ir al dentista, si es que alguna vez se decide a ir porque siempre le ha tenido pánico a los dentistas, desde aquella vez en que, siendo pequeño, su madre le dijo que si no se comía toda la comida el dentista le arrancaría los dientes sin anestesia, cosa que provocó que el paranoico perdiera todo el cariño que sentía por su madre y se refugiara en el cariño de la tía, la mujer del dueño del supermercado y que el paranoico no quiere ver en la ruina porque, aunque ahora tiene los dientes como trapo de piso, el cariño que le dispensó siendo niño fue mucho y gratuito, no como las latas de sardina que cuestan un huevo y eso que yo vivo en Valparaíso que es un puerto, de esos frente al mar, no como los puertos secos que ahora inventaron para que los camiones, cargados con latas gigantescas, no entorpezcan el camino de los turistas que gustan mucho de comer sardinas al almuerzo a pesar del precio que tienen, porque son turistas y los turistas nunca se han fijado mucho en los precios de las sardinas así que menos se van a fijar en el paranoico que está examinando una a una las latas en busca del demonio ese que esta mañana le habló mientras se cepillaba los dientes.

¿Comprende cuando le digo que el vértigo es contagioso para el pobre lector?


¡Ahora no sé cómo haré para dormirme!


Desveladamente,

Nun
 
Nun,29.08.2006
Bien, supongo que el caballero sabrá disculpar la confusión.

¿Le dije que hacemos cambio de sexo en esta Clínica?

 
_poemme_,29.08.2006
jajajaja...y todo por el mismo precio?
 
Nun,30.08.2006
Cuento :
De : Aniuxa



Anita querida:

Debió ser casualidad que precisamente cuando terminé de leer su cuento, en mi estéreo sonaba Giros, del Fito, y hubo un trozo de canción que me quedó dando vueltas insistentemente:

iGiros
Existe un cielo y un estado de coma
Cambia el entorno de persona a persona
/i

Y usted me va a preguntar que qué tiene que ver eso con su cuento y yo le voy a decir que mucho. Porque dentro de un bus hay tantos universos como personas viajando. Incluido el conductor. Y afuera el entorno es el entorno dependiendo de quien lo mire. El iafuera/i, como le llama nuestra narradora. Y el tiempo que tarda el viaje es distinto para todos los ocupantes del autobús. Porque el tipo del fondo va al dentista pero no quiere llegar porque se caga de susto. Y la señora que va allá adelante va al cementerio a visitar a su marido que se murió apenas hace dos semanas y se muere de la pena y el tiempo se le va volando mientras recuerda los buenos momentos que pasó con el marido, pobrecito el marido, venir a morirse precisamente cuando los hijos ya estaban criados y era tiempo de goce para ellos.

Hace unos días, Anita mía, estuve conversando con un amigo mío acerca del tiempo y mi amigo planteaba que bastaría con meter todos los relojes del mundo en un contenedor bien cerrado y enviarlos a vagar por el espacio por el resto del tiempo y yo le pregunté que cómo diablos iba a saber que estarían allí por el resto del tiempo si no tenía cómo medir ese tiempo porque todos los relojes estarían en el contenedor. Así que la conclusión fue una sola: estamos fritos. Desde el día en que al primer individuo se le ocurrió que medir el tiempo sería una muy buena idea comenzamos a freírnos. Y a medida que los tiempos nos van exigiendo ser cada vez más responsables y ejecutar mayor cantidad de actividades diariamente, nos vamos friendo cada vez más. Al principio estábamos doraditos pero ahora, ahora ya cagamos. Ahora estamos fritos. Porque todo lo hacemos en función del tiempo que tarda cada actividad en ser ejecutada. Me levanto calculando cuánto tiempo tardo en la ducha, cuando demoro en ordenar mi habitación, calculo cuánto tiempo estaré desayunando y estimo el tiempo que tardaré en llegar al trabajo. Así que no me levanto cuando mi cuerpo considera que ha descansado lo suficiente. Lo que hago es dormir el tiempo que las actividades me dejan libre para dormir. Y si el tiempo para dormir fue poco, cagué, me la banco calladito porque si me quedo dormido el jefe me estará esperando con mi carta de renuncia lista para ser firmada.

Lo peor de todo es que el resto de las cosas comienzan a perder importancia frente a lo apremiante del tiempo. Entonces, la pobre señora que llora amargamente la pérdida de su marido, pasa a ser Cabeza 1. Y el jovencito que viaja ilusionado por el profundo amor que siente por su novia, a quien va a visitar, pasa a ser Cabeza 2. Y Cabeza 3, bueno, Cabeza 3 puede joderse porque no tengo tiempo para inventarle una historia. No tengo tiempo. Tengo que llegar cuanto antes a mi destino. Siempre de prisa. Siempre apurados. Atrasados. Invariablemente preocupados de llegar, salir, comenzar, terminar, detenerse o continuar a la hora.

¿Por qué?
¿Para qué?

El amor, la tristeza, las ilusiones y las esperanzas comienzan a diluirse frente a las horas. Y todo para terminar convertidos en pequeñas líneas grises sobre el pavimento.

Me gustan estos cuentos que nos hacen cuestionarnos las cosas verdaderamente importantes. O sea, las cosas pequeñas. Esas de todos los días. Los errores inadvertidos. Estos cuentos nos abren los ojos, nos toman por los hombros y nos remecen para hacernos comprender que lo relevante no sabe de horas ni de atrasos y que si nos adelantamos a los relojes la felicidad llegará mucho antes.


Atrasado,

Nun



 
Nun,30.08.2006
Cuento:
De : Ebriero



Joven:

Ya de entradita le digo que comentar extractos no ha sido nunca fácil. Es como cuando una vieja se envuelve el cuello con una cola de zorro. ¿Ha visto alguna vieja así? Claro, todo el mundo ha visto a una. Es curioso pero una cola luce mucho mejor en el culo de un zorro que en el cuello de una vieja. Por elegante y distinguida que sea la vieja, la cola pertenece al culo y no al cuello. Bien, pues los fragmentos son algo así como la cola de un zorro envolviendo el cuello de una vieja. Por eso las lecturas dominicales en la iglesia son interpretadas a la pinta del sermoneador de turno. Otra cosa sería si se despacharan una maratón religiosa y se leyeran el Antiguo Testamento de un tirón.
Obviando lo odioso de su fragmentación y lo despreciable de mi comentario anterior, debo decir que no me costó ni el menor esfuerzo comprender a cabalidad al narrador de su cuento. Salvo porque ignoraba que los locos, las lapas y las almejas viven pegados a las rocas así que mientras más se alejaba de las playas rocosas menos probabilidades tenía de llenar el saco con cuatro docenas de locos. Pelos de la cola para un cuento pero que bien vale la pena corregir.
Yo lo que hago es llamar por teléfono a mi hermano y preguntarle que a qué hora será la pleamar. O la marea alta, si lo prefiere. Por alguna razón mi hermano siempre ha sabido a qué hora despierta el mar. O tal vez sepa a quién preguntarle. No sé. El caso es que nos instalamos en la playa con nuestras cañas de pescar y nos largamos a conversar de mil y una tonterías. A veces hasta se nos olvida mirar las cañas por si algún pez se atrapa. Es que el objetivo no es sacar peces sino encontrarnos solos en la playa, sin teléfonos y sin gentes, sin problemas y sin prisa. Y conversar. Conversar de lo que sea. Entonces, cuando regresamos a casa, la mujer de mi hermano pregunta que si realmente fuimos de pesca porque nunca regresamos con pescado alguno. Y nosotros sonreímos porque venimos felices. En verdad ir de pesca es una excusa para conversar. Por eso le digo que nada me ha costado comprender al narrador de su cuento. Pero si yo no hiciera el ejercicio de ir de pesca frecuentemente, ya la cosa cambia. Principalmente porque el narrador se concentra en describirnos algunas situaciones que no tienen ninguna importancia para lo que nos quiere transmitir. La hora en la que se levanta, incluso, es de suma importancia si quiere encontrar el mar en buenas condiciones para la recolección de moluscos. Por el asuntillo de la pleamar que le decía hace un rato. Entonces, ese largo segundo párrafo que se gastó para decirnos que se levantó a la hora que se le cantó en el páncreas, es completamente contradictorio con la actividad que pretendía desarrollar. A menos que sea un tipo tan afortunado que despierta justo cuando la marea está baja. Y no vamos a detenernos en el detalle de que para extraer moluscos la mar debe estar baja y no alta como nos dice usted en su cuento.
Pero lo que realmente me ha resultado incómodo en su cuento es lo mezquino que ha sido para describirnos el momento más importante de toda la narración. Mire, su cuento tiene trescientas noventa y una palabras. ¿Sabe cuántas palabras, de esas trescientas noventa y una, utilizó para describirnos la recolección de los locos? Veintitrés. Sólo veintitrés palabras para describirnos aquello que tanta emoción le provocó. Porque, claro, llegar con los locos a casa ver la cara de felicidad de Chela y el gesto de satisfacción del hermano con media docena de locos en el estómago era gratificante pero no fue lo que realmente lo emocionó. El objetivo del narrador, según él mismo nos dice, era esa icomunión del hombre con la naturaleza/i que en la ciudad no se consigue fácilmente.

Así que, si me pregunta (que seguro no lo haría) yo le diría que tomara su tijera y quitara del texto todas las distracciones que desvíen la atención del lector y, terminada la poda, desarrollara un poco más el momento en que se provoca el nexo entre la naturaleza y el hombre.

No me pregunte cómo sea hace porque el escritor es usted, no yo. Sea responsable.



Fragmentado,

Nun



 
Nun,30.08.2006
Cuento:
De: Trotskki


Su huachaca:

Siempre he querido saber qué utilidad tiene descubrir lo que pasaría si los locos gobernaran el mundo. Principalmente porque me parece que es inútil intentar descubrirlo. Es que nadie está completamente cuerdo. Todo el mundo está (poco más, poco menos) loco. Usted mismo debió estar loco cuando se le ocurrió venir a esta clínica a someter a revisión un cuento suyo. Y los locos tampoco están completamente locos. (Salvo la señorita enfermera Neftali, claro, pero con ella mejor no meterse) Si los locos fueran los cuerdos y los cuerdos fueran los locos nada cambiaría. Usted y yo estaríamos encerrados en una habitación blanca y un loco estaría acá escribiendo cuentos para que luego viniera otro loco a hacerle un comentario.

¿Y?

Y nada pues. Todo sería igual. A veces me canso de ese discurso inútil. Pero no es por usted ni por su cuento, Trotskki, creamé. Es porque me parece que gastamos el tiempo en problemas que en verdad no son problemas. Es como cuando Cerebro le anuncia a Pinky que conquistarán el mundo. Nada pasaría si lo hicieran. Finalmente Bush, que hoy nos gobierna a todos, no es más inteligente que el propio Pinky.

Así las cosas, no es mucho más lo que me atrevo a decir del contenido de su cuento. Salvo agregar que es muy interesante el planteamiento de querer volverse loco a voluntad. Generalmente lo que hacemos es hacerle el quite a la locura, por eso anda tanto psicólogo suelto en Santiago. Pero que venga un tipo y me diga que quiere volverse loco a voluntad y por decisión propia me parece, por decir lo menos, interesante. Ese, creo, ha sido, básicamente, el fondo de su cuento. Pero hay que trabajar un poco más en decirle al lector cómo es que una persona toma una decisión como aquella. O sea, qué lo llevó a eso. Y luego intentar describir un poco mejor qué se siente estar loco. Aunque para eso, conozco a varios que podrían darnos cátedra. Estoy seguro de que Curiche, que es un orate muy joven o el propio Newton, que ha sido encerrado varias veces en el psiquiátrico, estarían encantados en darnos una mano en esto ¿no cree?


Desquiciadamente,


Nun


 
Nun,30.08.2006


(no es mi culpa que el ganso este haya quitado el cuento antes de recibir el comentario)

 
neftali,30.08.2006
EL DOCTOR NUN HA CUMPLIDO AÑOS Y SE PUSO RESPONSABLE
YA ANALIZÓ LOS TEXTOS DE:

Ebriero
xWoman
Sindari
Trotskki y
Aniuxa

Felicitaciones a los favorecidos!
Recomendamos paciencia a los restantes que aguardan.

 
Ebriero,30.08.2006
Agradezco las críticas Doc Nun. He leído con atención su diagnóstico, quedando muy satisfecho con el mismo.
 
Aniuxa,30.08.2006
Muchísimas Gracias Nun! Yo pense que mis 150 palabras en exceso, moriría mi cuento :

Pero nooooo Gracias otra vez. Y claro Fito le queda muy bien al cuento... esa canción o aquella "tiempo, maldita daga, comiendonos los pies"
 
derian,30.08.2006
. Menos de 300 palabras. Pero me parece que me voy a quedar con los largos, porque los cortos no son lo mío. Ahí se los dejo sobre la camilla.
 
Calamitatum,30.08.2006
¿Está seguro que los cortos no son lo suyo derian?

Querrìa tener una lista de lo que debo revisar.
 
trotskki,31.08.2006
Señor nun....o debo decir doctor nun?
Primero que nada, quiero decirle que, tal parece que la clínica tiene un grave problema de coordinación...¿ es posible que a un mismo paciente se le de doble tratameinto?....usted hace un comentario referente al paciente enviado por mí...pero que en nada ayuda a sanarlo y menos a mejorarlo....además que lo que en
realidad a hecho es un comentario acerca del tema que trata el cuento...y por último...llegó tarde....el tratamiento ya fué hecho por el doctor Calamitatum el día 9 de Agosto de 2006, y fué un muy buen tratamiento...a quien por supuesto le agradecí en su momento.
Atte...Trotskki
 
Calamitatum,31.08.2006
Señor Trotskki, permítame aclararle algo:

Se aplica dos tipos de tratamiento en la clínica: el primero, aplicado por mí y el cual me alegra le haya gustado, es un tratamiento a la forma del texto (léase redacción, ortografía, sintaxis, etc.) y el segundo es un tratamiento-comentario-sugerencia sobre el fondo o el contenido del texto; este último es aplicado por el benemérito y ancianísimo doctor Nun.

Es decir, usté paga por uno (porque pagó, ¿no?) y se lleva dos.
 
Nun,31.08.2006
Buen día, doc
 
Calamitatum,31.08.2006
Buen día, colega.
 
neftali,31.08.2006
Buenos días, doctores.

En mi función de secretaria,enfermera, recepcionista, telefonista, mucama, portera etc etc de la Clínica, hago la siguiente aclaración:

bEN TODOS LOS CASOS LOS TRATAMIENTOS CONSISTEN EN LA REVISION DE LOS TEXTOS POR PARTE DE AMBOS GALENOS A CARGO DEL ESTABLECIMIENTO.
EL DOCTOR CALAMITATUM SE OCUPARÁ DE LA FORMA Y EL ANCIANO DOCTOR NUN DEL CONTENIDO DE LOS MISMOS/b

bSi esto no ha quedado debidamente aclarado en tiempo y forma me hago cargo del error y pido disculpas (Para eso estamos las simples y pobres empleadas, no? Buuuuuaaaahhhhh! Exijo al menos que me atiendan un cuento gratis o les hago un piquete)/b
 
Calamitatum,31.08.2006
No sé si esté permitido hacerlo (trabajo aquí y tengo que pedir permiso) pero quiero hacerle a los pacientes y a mis compañeros un regalito: JAZZ, de Ollaida.

Asúmanlo como una revista de esas que se dejan en la sala de espera y en las que uno puede encontrar grandes derroches de talento, literariamente hablando.
 
neftali,31.08.2006

Como siempre muy acertada su recomendación, la buena lectura es parte de la terapia.
Adhiero. Excelente texto.

 
sindari,31.08.2006
Muchas gracias, doctores, por sus comentarios, me fueron de suma utilidad.
En cuanto a la enfermera... bueno... como siempre, un beso, y procuraré no caer en la tentación de levantarle la falda.
 
neftali,31.08.2006
Gracias por el beso Sr. sindari y trate de esforzarse por no ceder a la tentación.
Ud. sabe que en la Clínica se exige que el personal se comporte seriamente y su actitud me comprometería.
Un saludo cordialísimo
nef
 
neftali,31.08.2006
Atención Doctores
Acaba de ingresar un nuevo paciente, se trata de:

del señor barrasin

Le damos la bienvenida y le rogamos que tome asiento en la sala de espera.
Ya los doctores se harán cargo de su problema.
Gracias por recurrir a nuestros servicios
Un saludo,
nef
 
trotskki,01.09.2006
Bueno..hubieran aclarado esto del doble tratamiento antes....¿acaso creen que nosotros los simples clientes de vuestra clínica,tenemos una bola de cristal?...no señores...las mias por lo menos no lo son...y sirven para otros menesteres..pero no así para hacer adivinaciones.
Aclarado el tema...pido disculpas al ancianisimo doc Nun..por mis exabruptos.....pero que conste que él quisas debido a su avanzada edad...me trató de ganso...lo cual....sin no es por la señorita secretaria...le habría hecho merecedor de una golpisa....( que no es una pizza gold)....asi es que señorita secretaria. le agradesco sus atenciones para conmigo y gracias por persuadirme de no tomar medidas más severas ante tamaño insulto del anciano doc.....por cierto...no cometeré la ordinariez de algunos de querer propasarme con usted señorita...me basta solo con su sonrisa...gracias
 
Nun,01.09.2006

bueh




 
xwoman,01.09.2006
"¿Comprende?"
Sí, señor "mío" Nun. Comprendo. Mi défcit atencional no llega a los extremos. Es una pena que el personaje según usted se "poco creíble". Es lógico que en este mundo tan desastroso, desporporcionado, en donde nos sentimos desposeídos hasta de nosostros mismos, un cuento que termine "feliz" sea poco... ¿creíble?

No lo culpo a usted, ni me culpo a mí. Culpo a mi subconsciente por crear este "utópico" personaje.

Pero la verdad, es que es no tiene nada de final feliz. En ningún momento se dice que sean felices por siempre. Si bien es un final esperanzador, eso no cambia la "realidad". Sabemos que la narradora se da cuenta de que ese momento es el más importante de su vida...pero es un INSTANTE. La idea es que las personas debemos descubrir esos pequeños instantes en lugar de andar lloriqueando por los rincones y dejarnos vencer por las inseguridades y la amarguras que vamos acumulando a lo largo de la vida...ya sea que tengamos 20, 30, 50 ó 70 años!

Algo muy atinado en su excelente aporte: la fealdad interna se ven aún siendo ciegos... La protagonista se visualiza como un ser "feo", porque todo en ella está mal...según su parecer...pero es por esto que el texto no nos eleva a un final FELIZ, porque ella aún no resuelve nada en sí misma, sólo vive un instante que sabrá único, y como lectores no sabesmos si perdurará.

Un abrazo inmenso por su comentario a mi cuento. Será de gran ayuda para mí. Tomaré en cuenta su esfuerzo interpretativo para descubrir fisuras enunciativas.


siempre suya.
XW
 
Calamitatum,01.09.2006
Mucho me costó encontrar algún "error" en este texto sobre todo porque estuve siempre obnubilado por la belleza que del mismo (y dicho sea de paso: de la autora) encontrara a la primer lectura. Y fue tan difícil que tuve que inventarme pormenores para practicar un poco pues, acaso, lo que encontré y señalé son simples manías artesanales. Es un gran texto el suyo, noviadeviernesmía, por lo que me quito el sombrero.


----


bLa realidad tiene grietas/b
Rnahimla


Lo descubrí hace muchos años ya, cuando con estrechas y cuidadas letras góticas escribí que me iría a vivir al espacio infinito surcado de estrellas y planetas.
Sopesé(iSopesar es, de por sí, un acto cuidadoso. Ahora, si bien sopesar es estimar los pros y contras de un asunto, es difícil sopesar un asunto a futuro, como el de cuál será la cortina que usaremos para la ventana que da de nuestro cuarto a la calle, en el sitio donde por fin vivamos juntos./i) con mucho cuidado cómo debía ser mi casa mientras viajaba de galaxia en galaxia. Me costó decidir con qué material iba a construirla y durante una semana fui apoyando mi espalda en distintas superficies: la esquina izquierda del aula de la clase de Música, resguardada del resto del mundo por dos frías paredes, la parte de abajo del tobogán pequeño del patio de recreo que formaba un triángulo (iEl triángulo aquí no se constituye en un elemento espacial, por lo que no conviene el “donde” que le sigue./i) donde uno de los lados era de césped, otro era una escalera y el último y en el que prefería apoyarme era por un lado una enorme lengua metálica por donde bajaban ruidosos niños y un oasis de paz y escondite seguro por su cara interna y el baúl forrado de papel coloreado en el que guardaba todos mis juguetes.
Me decidí por la parte de abajo del tobogán por que era la que me proporcionaba mejores vistas. Pensé en forrarlo con las sábanas blancas y perfumadas del tendedero sin vigilancia de mi abuela y coserle una ventana redonda por la que podría ir viendo el paisaje exterior.
Decidí que zarparía-era un barco cohete al fin al cabo- en uno de esos amaneceres de invierno en los que un sol rojo inmenso baña de luz rosada el horizonte. Así (i,/i) y usando la sábana como vela, mi creación se alzaría dejando atrás la exhuberancia húmeda y verde de mi tierra. Los árboles se irían viendo (iUso recurrente del “ir viendo”/i) chiquitos como pequeños palillos de dientes ahí abajo mientras una estela delgada, tenue y brillante como la de una estrella fugaz iría anunciando discretamente mi marcha.
Tiempo después me perdería en años luz y vientos siderales hasta desaparecer del todo: de álbumes familiares, fiestas navideñas, de los corazones y los espejos hasta que finalmente un día desapareciese de la memoria de todos (iMuy cercano el uso de “todo-todos”/i). Perdida en el tiempo y el espacio me abstendría de hablar o de escribir cualquier cosa parecida a un diario de navegación y la soledad daría paso finalmente a mi verdadera naturaleza. Dos ojos grandes, enormes y curiosos muy abiertos registrarían el universo conocido de uno al otro confín.
Para finalmente, tras largos años de infatigable navegación darme cuenta de que echaba de menos el sol, el viento, el vaivén del agua del mar, el rocío que baña el césped de mi jardín. Entonces, y tantos miles de años después, anciana ya, sólo me quedaría esperar a que un cometa o una estrella fugaz me acercaran a mi órbita. Moriría sin duda, un segundo antes de llegar porque los finales dramáticos son hermosos cuando tienes 6 años.

Y cuando aquel carguero neozelandés encontrara el rastro de mi estela plateada lo seguirían (iPara que convenga el “seguirían”, en plural, deberías especificar que cuando los tripulantes de aquél carguero neozelandés encontrarán…/i), pensando que jamás vieron nada tan hermoso. Dentro de mi nave-tobogán encontrarían libros manidos y viejos pero nada más. Ni un diario de navegación, ni una fotografía, ni un porqué sí o porqué no (iEl porqué es un sustantivo; ya que estás, deberías aprovechar el instante para construir el sustantivo propicio para los porquesíes y los porquenoes/i) y mi cadáver desecado por el salitre del océano acabaría por deshacerse y convertirse en arena.

La realidad tiene grietas. Hace años podía meter toda la cabeza, ahora aún puedo meter un dedo.


Feliz cumpleaños nun.
Tú eres una de mis grietas. (iEsta última frase me deja la impresión de que a Nun (como a las grietas de la realidad) se le puede meter el dedo y que cuando tú eras chica se le podía meter (a Nun, como digna grieta de la realidad) la cabeza(¡. Un impresión, nomás/i)
 
Calamitatum,01.09.2006
bEl vómito/b
Derian


El vómito, que se había esparcido por lo ancho de la acera hasta cubrirla por entero, agrupó a un considerable número de curiosos alrededor. Muchos de los paseantes, al ver el gran tumulto reunido, se acercaban para saber qué había ocurrido allí. De la mancha verdosa manaba un olor insoportable que mantenía alejados, por espacio de medio metro, como una valla invisible, a los curiosos.
Hasta ese momento se desconocía el autor de tan monolítico vómito; (iPodrías cambiar este punto y coma por una coma, dando dinamismo/i) y aunque causase repugnancia entre la multitud, las personas seguían reunidas experimentando un sentimiento de asombro o de descompostura. Estos últimos eran los que abandonaban rápidamente el lugar, alborotados, con náuseas y mareos de los que parecían desmayarse(i¿Desmayarse de un mareo?/i). Un leve murmullo cubría la acera. Sin embargo, el ciclo de paseantes se iba renovando. Mientras que unos ya habían visto el vómito gigante, que ahora se esparcía por el cordón llegando hasta la calle en hilos finitos(i Si iban los hilos desde el vómito hasta la calle, eran finitos; eso siempre y cuando “finitos” haga referencia a su finitud /i), otros se percataban de lo sucedido y se detenían a mirar. Así, los paseantes fueron renovándose una y otra vez. Para cuando el vómito se hubo secado, cubriendo casi toda la cuadra, se habían reunido ya una numerosa cantidad de personas superable a (i…la de…/i) los bares nocturnos o fiestas dominicales.
Por eso, con el tiempo, llegó a constituir una atracción turística de la cual el intendente de (iCambiaría el “dicha” por “la”; nunca has dicho cuál ciudad. /i) dicha ciudad, y luego el presidente del país, sacaron provecho. Pero, claro, transformaron el vómito en un don de la naturaleza paleolítica: sin muchos trámites, convirtieron al ahora encubierto vómito-gigante en una especie de octava maravilla como habían hecho tantas veces en el mundo con monumentos patrios o, sin ir más lejos, con edificios religiosos como el Panteón o el mismo Vaticano.


-----


Creí que usted iba a hacerme vomitar con un cuento sobre tal tópico, pero sólo pensarlo se constituye en un agravio contra su, siempre potente, prosa. Como ve, no había mucho que decir.
 
Calamitatum,01.09.2006
Ve derian? Nada más su nick es un chiste.
 
Calamitatum,01.09.2006

bFIGURAS DE LA PASIÓN: LA VIRGEN./b
Barrasin

Dormía plácidamente, tal vez como hacía años que no le había ocurrido, recorría su cuerpo una sensación de agradable paz interior, (iUsaría otra pausa; una más alargada como un punto y coma/i) incapaz de moverse, de girarse, siquiera entreabrir los párpados. No tenía conciencia ni memoria de lo ocurrido antes del sueño...
Escuchó una voz amiga, honda, tranquilizadora, que, como un murmullo le escurría con suavidad una(is/i) palabras:
- María, no temas, no sufras, estoy aquí para protegerte, llegué a ti porque has sido la elegida. Eres, entre todas las mujeres, la más dulce y linda...
Oía María estas palabras mientras notaba una suave mano que rozaba su terso rostro.
No tardó mucho en despertar (iSuprimiría en esta línea el nombre/i) María, intentó incorporarse pero estaba atada de pies y manos, y esa dulce voz que había oído antes, le dijo a su espalda:
- Ya te pasó el efecto, no temas, no sufras, mi niña...

Ciudad Juárez 2006...................................

-----

Curioso texto. Me deja muchos interrogantes a los que quizás se responde con la imagen de la mujer atada. No hubo mucho que sugerir.

 
Nun,04.09.2006
Cuento: Las razones de la palabra
De: OrlandoTeran

Doc:

Recuérdeme preguntarle, la próxima vez que lo vea, cómo hago para evitar las enfermedades que me provoca el cigarrillo. Pero sin dejar el cigarrillo, naturalmente. Es curioso que siendo usted el doctor, me halle yo auscultando su cuento ¿no cree? El mundo al revés, diríamos.
Este cuento suyo, Las Razones de la Palabra, había sido leído por este pechito, hace mucho tiempo. Ese día, el día que lo leí, se ganó usted mi admiración. Principalmente por el talento que tiene usted para tomarle el pelo a uno. Ocurre que uno se sienta con las mejores intenciones a leer el cuento de un completo desconocido y resulta que ese desconocido termina burlándose de uno gratuitamente. Es que es imposible adivinar que estamos hablando del creador durante la lectura. La trampa es perfecta. Claro, uno lo lee por segunda vez y pone la cara de idiota que seguramente se vería en la cara de estafado cuando descubre el modus operandis de sus victimarios. El paseo por la mente del creador es, de verdad, magnífico. El intento de quitarse la tristeza escribiendo y luego el intento de entristecerse para escribir y, finalmente, el circulo eterno de la adicción. Luego el golpe de gracia para quienes escribimos; lo escrito no sirve de nada en tanto nadie lo lea. Eso lo dijo Sastre hace no sé cuántos años. Y ese, precisamente, es el problema con la verdad; que siempre ha sido verdad y siempre será cierto. No hay nada que hacer con la verdad.

Pero, claro, el gran mérito de su cuento está en las últimas nueve palabras. ¿Tiene usted idea de cuántos somos los que nos rompemos la cabeza intentando lograr ese efecto? Claro, lo sabe, por eso pone esa cara de orgullo y de ‘yo lo conseguí facilito’. Y por eso los aplausos, porque se siente en el texto el trabajo creativo y la constancia del oficio de escribir. Porque, claramente, el texto tiene varias revisiones. Y porque el título se une con el cuento recién sobre el final y la sonrisa que se dibuja sobre el lector no tiene precio.

Usted, jovencito, debería instalar su propia clínica.

Envidiosamente,

Nun
 
Nun,04.09.2006
Cuento:
De: Estrella_Sol


Buenos días.

Le aclaro que parto escribiendo este comentario cuando faltan dos minutos para la una de la madrugada. Se lo digo desde el principio para que no espere un gran comentario y para que no se sorprenda si le aparecen unas zetas entre el texto.

Su cuento me ha recordado los tiempos en que me fui de casa a vivir solo. Debí tener dieciocho o diecinueve años. Me fui a una cuidad distante unos mil kilómetros de Santiago que era donde vivían mis padres. Esa fue la primera vez que sentí esa sensación de estar en ningún lugar. De no pertenecer a nadie ni a nada. Es horrible. Parece que a nadie le pasara, pero a todo el mundo le pasa. Es que cuando uno está en el agua cree que el resto de la humanidad esta sequito en su casa desayunando muy bien, gracias. Pero no. Después, claro, ya me fui acostumbrando a la falta de raíces. Encima me casé, tuve hijos y ya sentí nuevamente que les pertenecía. O sea, fui echando raíces nuevamente. Entonces uno cree que no le va a pasar nunca más, que ya no volverá a sentir esa sensación de ser de ningún lugar. Pero tampoco. No por nada el mundo es redondo y gira ¿comprende? En un momento está arriba y al rato está abajo. Y hay que adaptarse. Se lo digo porque cuando me divorcié las cosas volvieron al principio. Todo de nuevo, pensé. Y me recagué de susto, porque no es cosa de ir echando raíces a cada rato, usted lo sabe, la vida no es tan sencilla. ¿Qué se hace en esos casos? Supongo que lo que usted nos dice en su cuento es el secreto para darnos cuenta de que nunca, en realidad, dejamos de tener raíces. Que aunque uno tenga la sensación de que todo el campo le pertenece a cualquiera menos a uno, en verdad está equivocado porque a la primera de cambio, aparece un pelafustán incondicional que uno hasta había olvidado y el tipo le tiende una mano, se pone en sus pantalones (por decirlo de algún modo) y le hace sentir bien, le hace abrir los ojos y darse cuenta de que, en tanto alguien nos recuerde, en verdad nunca estamos solos ni en ninguna parte. Ahora mismo, por ejemplo, mientras usted lee estos desvaríos, está usted pensando en mí. O sea, que yo pertenezco, durante el tiempo que tarde en leer esto, a su mente. De ahí soy. Y claro, no voy a estar para siempre, pero tal vez salte de su mente a la de mi madre que estará lavando mi ropa y pensando en cómo diablos lo hago para ensuciar tanto los puños de la camisa. Y de ahí me voy a la mente de mi hijo mayor que me va a recordar en la mitad de una prueba de inglés para la que estudiamos el fin de semana porque se le va a venir el verbo to know precisamente cuando más lo necesitaba.

O sea, los amigos lo llevan a uno a todas partes. Así que uno es de todas partes. Como usted que está en mi escritorio en una fría madrugada de septiembre. ¿Qué me dice?


Amistosamente,

Nun
 
Nun,04.09.2006
Cuento: Confesión
De: Jeronima

Señorita:

Usted debe haber oído más de una vez el dicho ese que reza que la culpa no es del cerdo sino del que le da el afrecho. O lo que sea que le den. Si un cerdo está comiendo rosas probablemente es que alguien se las ha dado. O sea, que la nena llegó al confesionario porque la madre, el padre o quien quiera que haya sido el tutor, la mandó a arrepentirse de cosas de las que ni siquiera tenía conciencia de haber hecho. Puede ser exceso se confianza en el cura o ignorancia de padres con poca educación. En verdad puede ser cualquier pretexto que usted quiera darme pero finalmente el cura tuvo a la nena sobre sus piernas y la sometió a los excesos que usted nos describe. Estos textos resultan dolorosos para quienes tenemos hijos y, por lo mismo, es muy difícil comentarlos. El cuento puede estar muy mal escrito pero la bronca que da enterarse del asunto hace que uno sienta la emoción que el autor quiso imprimirle al cuento. En verdad, en estos casos, me parece que la historia supera al autor, al lector y hasta a los mismos protagonistas. Con estos temas el autor va a la segura. El lector va a sentir repugnancia aunque el texto sea muy pobre.

Imposible no preguntarse cómo es que ocurren estas cosas todos los días frente a nuestras narices. Y sobretodo, es imposible no preguntarse cómo es que venimos a notarlo sino cuando ya es muy tarde. El daño que se provoca a los niños es mucho más grande que el que podamos imaginar. Si de algo sirve su cuento es para recordarnos a los padres que no podemos quitar los ojos de encima de nuestros pequeñitos porque al primer descuido aparece uno hijoputa que abusa de ellos.

Sepa comprender lo pobre de mi comentario pero creamé que la bronca que me ha hecho sentir es supremamente mayor a las ganas que tengo de continuar comentando.


Respetuosamente,

Nun
 
Nun,04.09.2006
Cuento:
De: FacundoJavier

Facu:

Hace un tiempo, desde el Perú, llegaron a Chile noticias respecto de una tremenda batahola que se armó en no sé qué ciudad de allá, en torno al verdadero origen del Pisco Sour. Acá estábamos tan preocupados del origen del pisco como en Nigeria estaban preocupados del encierro al que se someten diariamente a las jirafas en el zoológico de Moscú. O sea, ni nos enteramos. Entonces, los que aparecieron haciendo bonitas declaraciones acerca de la chilenidad del pisco fueron los productores, los comerciantes y algún alcalde con mucho tiempo libre. Porque es un tema económico. La cosa salió durante varios días en el noticiero central pero en los bares del país el brebaje en cuestión seguía sirviéndose como siempre y los supermercados seguían expendiendo botellitas de pisco cuyo origen no tenía muy preocupado a nadie. Y no podía ser de otro modo porque la gente no repara en detalles tan insignificantes. Si la gallina que puso los huevos que me como al desayuno era boliviana o si era pakistaní, créame que me tiene sin cuidado. Otra cosa es si les falta sal, ahí ya estamos hablando de problemas de verdad ¿se fija? Así que si el pisco sour nació en Perú, fantástico. Y si nació debajo de un puente en el río Mapocho porque un tipo no sabía qué hacer con los limones que le regalaron en el mercado y decidió exprimirles el jugo para mezclarlos con el trago que pensaba despacharse antes de dormir, pues, da igual. Que sea peruano. O marciano, no sé, da lo mismo.

Sobre su cuento, no hay mucho qué decir. Es una especie de homenaje a un hotel en el que hasta un caballo se sentó en la barra a brindar con los comensales. Seguramente alzó la copa en nombre de la yegua que lo esperaba en casa, eso no lo sabremos nunca. Si, en efecto, se trata de un homenaje al hotel, me atrevería a recomendarle, jovencito, que intente internarse más en la historia del hotel que en el origen de tal o cual bebida. Reparé en el pequeño detalle (manías de anciano, sepa comprender) de que se gastó apenas 149, de las más de mil palabras del texto, para decirnos algo de la historia del hotel. Entonces, usted se va a enojar pero tengo que decírselo, me parece que su cuento no es más que un pretexto para decir que el pisco sour es peruano. Más aún, me atrevería a decir que su objetivo no era decirnos de dónde es el pisco sino de remarcar de dónde no es. Muy linda la alfombra, lindas las maderas, pero, finalmente, ni siquiera supimos cuántas habitaciones tiene el hotel. Tampoco nos habló de las estrellas que ostenta ni de cómo las consiguió. Sobre el final, encima, nos mete un retaurante donde el protagonista irá a comer no sabemos qué y que no hace otra cosa que despistar aún más al lector.

Así que, lo dicho; cosa de esclarecer el objetivo del texto al principio y luego largarse a escribir. Y el objetivo no es otra cosa que preguntarnos qué efecto queremos crear en el lector. Si su objetivo era que el lector sintiera ganas de pasar, al menos una vez en la vida, por el Hotel Mauri, me parece que el cuento amerita una revisión. Si el objetivo, en cambio, era restregar en la cara de los chilenos, que el pisco es peruano, usted debe ser productor de pisco o algo así. De otro modo no se explica el interés en un tema completamente mercantil.

Afectuosamente,

Nun
 
neftali,04.09.2006

A nuestros pacientes:

Informo que el Dr. Nun ha presentado el análisis de los textos de Jerónima, OrlandoTerán, FacundoJavier y Estrella Sol.

nef,
(secretaria de Clínica de Cuentos)
 
neftali,04.09.2006

A PARTIR DE LA HORA 12 DE ARGENTINA ME TOMO ASUETO DEBIDO A QUE HOY AQUÍ FESTEJAMOS EL DÍA DE LA SECRETARIA/b

 
Nun,04.09.2006
Pst!, colega Calamitatum ¿usted le dió permiso?
que si no, le descontamos el día

 
jeronima,05.09.2006
Doctor Nun, siento mucho haberle provocado tal horror, el tema no lo elegí para "ir a la segura", ni siquiera porque esté de moda, (mi enfermedad nació en 1992). Lástima que lo provocado no le haya permitido analizar la parte literaria, dice algo como " el cuento puede estar mal escrito..." y "si de algo sirve su cuento"...¡pero doctor! necesito certeza y tratamiento, eso si, debo agradecer lo extenso del análisis que va mucho más allá que el texto. ¿Y la receta?
 
Nun,05.09.2006
Lamento si me expliqué mal, Jeronima. Lo que quise decir es que un cuento que trata de amor puede ser pobre y el lector va a notar que es pobre. Pero un cuento que trata de los abusos a menores va a funcionar igual por muy pobre que sea la narración. Porque la bronca se siente por la noticia, no por el modo en que nos enteramos ¿comprende?. No digo que su cuento sea pobre, lo que digo es que me resulta imposible saberlo en tanto el efecto sobre el lector se logra por el solo tema tratado y no por el tratamiento que el autor le da a la narración.
En términos generales, de todos modos, me parece que el cuento está muy bien armado, la extensión parece ser la necesaria y (sobretodo) se agradece que no haya gastado mucha tinta en los detalles del abuso.

Con afecto

Nun

 
Nun,05.09.2006
Texto:
De: Sotano


Joven de abajo:

Bonita descripción de la humanidad se ha despachado usted. Cada uno de los métodos de tortura que le fueron aplicados a su muñeca, fueron inventados por usted y por mí. Y por quienes lean esto. O sea, por la humanidad. No es una razón para enorgullecerse, eso está claro, pero tampoco vamos a poner cara de santitos y decir que no, que por dios, que a mí jamás se me ocurriría hacer una cosa así. Esto de las torturas viene de muy antiguo y siempre con el mismo objetivo: intimidar. Unas veces se disfrazó de religiosidad y se sacrificaron jovencitas vírgenes en la hoguera. ¡Tremenda pérdida! En verdad las razones que se esgrimieron fueron siempre muy absurdas; temor a los dioses, eliminar razas impuras, conseguir información, y una serie de otras torpezas con las que se explicó el uso de los métodos de tortura. El tema, si se plantea como parodia de la Santa Inquisición, puede resultar hasta graciosa, considerando el tiempo que ha pasado. Pero cuando revisamos los años recién pasados descubrimos que a don Víctor Jara, por ejemplo, se le aplicó la misma tortura en los dedos que a la Barbie en su historia. Entonces la historia ya no es tan graciosa porque la mujer de don Victor aún llora la pérdida de su marido. Esa vez lo hicieron porque el tipo tocaba muy bien la guitarra. Imagino, entonces, que las personas a quienes les fue abierto el estómago y que luego fueron lanzados al mar, habían comido algo indigesto y por eso los asesinos de la dictadura militar chilena los hicieron desaparecer de esa manera tan horrorosa.
El problema, Sotano, es que usted y yo somos parte de esa humanidad. No estoy completamente seguro, pero me parece que, por compartir la especie, algo de responsabilidad tenemos en estas cosas.
Entonces, si su texto fue una confesión abierta y honesta de lo siniestra que puede llegar a ser la mente de las personas, yo soy el primero en aplaudirlo.

Afectuosamente,

Nun


PD: El título me parece magnífico.
 
Nun,05.09.2006
Cuento:
De: Sandi

Madeja:

Usted vino a repetirse el plato, no crea que no me di cuenta. Ya una vez vino con uno de esos textos enredados como madeja que lo dejan a uno perplejo y lo obligan a usar las pocas células vigentes que quedan en la cabeza. Pero esta vez -por fortuna para todos- vino con una de esas confesiones cargadas de intimidad eufórica que algunos ciudadanos sentimos cuando vamos de paseo por la plaza y se nos dibujan figuritas que -de tanto desear- terminamos por repulsar. Yo, que he estado en ambos lugares, en las figuritas y sentado en el barro intentando hacer el amor a una paloma (que dicho sea de paso, nunca se dejan) conozco, más o menos, cómo se siente ir de parejista por la vida. Suele ser una contradicción de emociones que van desde la pasión hasta el delirio pasando por el desánimo y el cansancio. No siempre los parejistas están felices. Hay los parejistas que se hacen los huevones cuando sienten el aliento repugnante de su complemento un domingo por la mañana. Otros lo adoran, eso depende del parejista y del domingo y del estado de salud, porque hay las mañanas de otoño en que la alergia no deja respirar. Pero los parejistas están casi siempre felices. Casi, casi. Aunque, hay que decirlo, con esto de la modernidad, también han aparecido los terceristas que son como los parejistas pero de a tres. Y ni hablar de los cuarteristas o los quintinistas que se hacen los felices pero, creamé, que el olor a culo que inunda la habitación en que se desacoplan para convertirse en individuos enredados como pelea de gatos, no haría felíz ni al mismísimo Satanás. Así que no hay que creerse esas caritas de felicidad de los terceristas, cuarteristas o quintinistas. Claro, para los parejistas es más sencillo porque no hay que hacer una reunión para decidir si té o café. El quilombo se arma cuando aparece el tercerista proponiendo chocolate.

Y los individuos los ven pasar intentando comprender cómo es que soportan abandonar su individualidad para convertirse en dualidad, en par, en dos. Y no se puede explicar porque no tiene explicación. Un día el individuo tiene casi convencida a una paloma de irse juntos a una habitación de hotel cuando, repentinamente, aparece una individua que se agacha para oír la conversación entre el individuo y la paloma y el individuo le siente el olor de la piel (a la individua) y cuando vuelve a mirar a la paloma no ve otra cosa más que una paloma roñosa y piojenta de una plaza común. Entonces quien lo acompaña a la habitación de hotel es la individua y cuando amanece, ambos salen a desayunar (porque el individuo nunca fue un desconsiderado y si hay algo que hace falta luego de encerrarse con una individua en una habitación de hotel, es, precisamente, desayunar bien) y caminan de la mano, y cuando entran al restaurante, desde el fondo del lugar, un individuo los mira y se pregunta que qué decir de los parejistas.


Vale, ya sé que no se entiende un carajo lo que quiero decirle. Es muy sencillo; eso que llaman amor no se explica mientras no se siente. Cuando lo sientes. Ah! cuando lo sientes! Ahí te quiero ver SandiLaguna. Ahí te quiero ver!


Cordialmente,

Nun

 
Nun,05.09.2006
Cuento:
De: Rnahimla


Señorita:

A mi lo único que me va faltando saber de los artistas es cómo lo hace esta gente para sacar estos derroches de talento, creatividad y buen oficio que dan como resultado textos tan bien elaborados y tan hermosos como el cuento con el que vino a deleitarnos. Si, le digo bien cuando uso el verbo deleitar porque si esta fuera una clínica que escapara a la virtualidad y contáramos con edificio y estacionamientos con quirófano y enfermería es altamente probable que reuniéramos a todos los pacientes en la cafetería y les permitiéramos beber un café negro muy cargado y fumar un cigarrillo para disfrutar de la lectura de su cuento. Naturalmente la repartición de cigarrillos estaría a cargo del Excelentísimo doctor Calamitatum y la lectura caería –sin dudarlo ni un solo segundo- en la hermosa voz de la señorita Enfermera Neftali. Poco a poco el lugar iría llenándose de la entonación de la bella Neftali y cada palabra, cada sílaba, recorrería una a una las mentes de los asistentes y afuera el sol brillaría y dentro de cada uno de los oyentes nacería esa esperanza que siempre es tan esquiva y –por lo mismo- siempre tan necesaria. Y la viejita que por la mañana despertó llorando porque quería morir cuanto antes, sonreiría feliz e ilusionada con la visita que por la tarde le harían los nietos. Y el viejujo que se paseaba por el pasillo maldiciendo a los médicos, terminaría inclinado sobre sus rodillas, con los brazos cruzados y la cabeza perdida entre sus manos intentando contener las lágrimas que le provoca la sensación de pasear nuevamente sobre la arena blanca de la playa donde pasó tantos veranos cuando era apenas un niño. Sería así, como se lo digo. Lo sé porque esa es la sensación que me deja su cuento. Dan ganas de caminar descalzo, de comer con la mano, de jugar al fútbol en la calle, con los amigos, de comer ciruelas verdes aunque la cagadera resultante sea para las olimpiadas. Dan ganas de ser niño otra vez.

La gente no tiene conciencia de esas grietas que usted nos muestra. Yo no tengo conciencia de eso. Por eso emociona; porque de pronto alguien enciende la luz y uno cae en la cuenta de que las cosas no cambiaron tanto. Un par de arrugas y algunas canas. ¿Y qué?

Las cosas no cambiaron tanto, Rosalía. Uno es siempre el mismo pendejín con los mocos colgando que sólo quiere jugar a descubrir mundos nuevos.


Así que muchas gracias por encender la luz. Ya el lugar estaba muy oscuro.



Iluminado,

Nun


 
Sandi,06.09.2006
Jajajaja... Me sacó una buena carcajada, Nun; justo en un día (cuidado, hablaré coloquialmente) del orto.
Después pasemé el fono de esa Paloma.
¡Saludos!
 
neftali,06.09.2006
Doctores
En la Sala de Espera aguarda un nuevo paciente con dos textos a ser analizados por ustedes.
Se trata de RIGOBERTO y -
Ustedes serán quienes determinen el orden de atención de los mismos.
un saludo
nef
(secretaria de la Clínica de Cuentos)
 
neftali,06.09.2006
El mal que aqueja al paciente RIGOBERTO
es, según sus palabras, el siguiente:

"Me duelen los adjetivos y algunos signos de puntuación, quizá pueda hacer algo con eso."

Creo que es importantísimo ocuparse de su situación.

 
Nun,06.09.2006
Ah, bueno, los adjetivos son la especialidad del colega Calamitatum. Seguramente habrá que investigar para saber si es maligno y si ya tiene ramificaciones. Son dolorosos los adjetivos, claro, siempre lo han sido. Pobrecito, el joven Rigoberto. Señorita Neftali, pásele una revista u ofréscale café para que no sea burra. Para que no se aburra, quiero decir.

 
neftali,06.09.2006

Bien, doctor. Me ocuparé de que el paciente no se aburra durante la espera


 
Estrella_Sol,06.09.2006
Gracias por su comentario, dr. Nun. Y sí, efectivamente, vamos a todas partes, porque así estemos asentados en las grandes ciudades, seguimos siendo nómadas por dentro. El miedo a echar raíces es en realidad el miedo a tener que cambiar de lugar... un miedo al cambio en general.
 
neftali,08.09.2006

b¡ V I V A

L A

C L Í N I C A

D E

C U E N T O S !/b

iTODO SEA POR DARLE UN POCO DE VIVACIDAD AL FORO/i

u¿ Dónde están los facultativos que aparecen tan poco ?

¿A qué se dedican cuándo dejan de trabajar aquí?

EEEHHH??? a QUÉÉÉÉÉÉÉ?/u
 
Ebrierau,08.09.2006
Aprovecho de saludar a la secre de la Clínica que ha tenido muy buena atención con los pascientes.
 
Ebrierau,08.09.2006
y con los menos pacientes también, claro está.
 
neftali,08.09.2006

bG R A C I A S

E B R I E R A U/b

( La próxima vez le incluyo internación )
 
Calamitatum,08.09.2006
Sobre , de Rigoberto no tengo mucho que decir. Hay una par de pausas demasiado abruptas por ahí pero no valía la pena señalarlas. Escrito con buena pluma.
 
Calamitatum,08.09.2006
bAmor ciego/b
Rigoberto

Acostumbra la naturaleza - para que puedan admirarla - proveer a los hombres de cinco sentidos. A Juan, confirmando la regla, lo privó de uno, quizá del más exuberante de todos: la visión. (iSerá la única objeción que encuentre en este texto: dices que la naturaleza acostumbra a dotar de cinco sentidos a los hombres. Bien, eso es una ley consuetudinaria, por lo que privar a Juan de uno de los sentidos no es confirmar la regla, sino generarle una excepción. La única regla que se confirmaría sería la que promulga que cada norma tiene su excepción./i)
---
No encuentro más qué objetar. De nuevo una gran muestra de buena escritura (con su aplia acepción).
 
Calamitatum,08.09.2006
Olvidé saludar. Buenos días, damas y caballeros, pacientes e impacientes.
 
RIGOBERTO,08.09.2006
Gracias doctor, fue muy generoso con sus comentarios. Yo pensaba que en la operación me iban a descuartizar. Muchas gracias.
Con respecto a su objeción, intenté decir que, justamente, la falta de visión era una excepción que confirmaba la regla de proveer cinco sentidos. Evidentemente no supe expresarme.
Otra vez, muchas gracias. Mis saludos al dr. Nun y a la srta. Neftali
 
RIGOBERTO,09.09.2006
La srta. Neftali, me hace notar que no quedó claro que mi agradecimiento iba dirigido al Dr Calamitatum.
Bueno, lo dejo claro:
Muchas gracias Dr. Calamitatum, fue muy considerado en su análisis.

La secretaría también me advierte que aún no me dieron de alta y me mandó de vuelta a la salita a esperar el diagnostico del Dr. Num.
Y yo pensaba que ya me habían operado... (con razón no me veía la cicatriz).

¿No tendrá otra revista? Ya me las leí a todas…
 
neftali,09.09.2006

Claro, cómo no!
Sírvase estimado Rigoberto, con pacientes como ud. la profesión de recepcionista, enfermera, secretaria, mucama, portera, jefe de relaciones públicas y afines... se hace más llevadera.
¿Gusta un cafecito?

 
jeronima,11.09.2006
Doctor Nun, ahora le entendí muy bien, gracias, a la vuelta le pago.
 
Aniuxa,11.09.2006
Todavía se puede?

 
Nun,11.09.2006
Honor que nos hace, señorita
 
anggelbueno,12.09.2006
puta , estos tios son atodo dar, carajo , parecen un contestador telefonico, jejejjeeeeeej
solo les quiero decir
pasen por mi alfombra roja, ahi hay muchooooooooo pacientes esperando por Uds, ¿por que no los he traido?,pues no quiseron venir, y son algo rebeldes asi que como buenos doctores y cirujanos deben de ir a la misma csa del paciente.
ERA NAVIDAD ENTONCES.
TRISTEZA.
AMOR PROHIBIDO
HOPE TO HULDA
SOLO QUERIA UN AMOR.
BUENO les digo que ya hable con las asistenta social para que no se me cobre la estadia ni la cama, y las cirugias corre por parte de una causa benefica. saludos doctores ya les llego chamba y a chorros. saludosssssssssssssssssssss los espero en mi alfombra roja.
 
neftali,12.09.2006

¡Disculpe, señor!
¿Ud. necesita que sus textos sean atendidos en la Clínica de Cuentos?
Deberé consultar con los doctores, tengo entendido que no se realizan visitas a domicilio.
Todavía no ha llegado ninguna orden de internación de ninguna asistenta social.
Su caso será estudiado debidamente por los profesionales que están a cargo de la dirección del establecimiento.
Según lo que ellos me indiquen le informaré en su ldv acerca del orden de atención de sus textos.
Un cordial saludo
nef
(secretaria de Clínica de Cuentos)
 
caricia,13.09.2006
bLISTA DE PACIENTES A LA ESPERA DE ATENCION

Aguardan al Dr. Nun:

derian: El vómito
rigoberto: y
barrasin: :
Aniuxa:

Aguarda al Dr. CalamitatuM

Aniuxa:/b

iRuego a los pacientes que si encuentran algún error u omisión, no duden en hacermelo saber en mi ldv./i

Muchas gracias
nef
(Secretaria de la Clínica de Cuentos)
 
jeronima,14.09.2006
Alo!!!señorita nefatli solicito una hora con los DOS doctores de esta afamada clínica, he sabido que uno atiende la forma y el otro el contenido de la enfermedad, necesito en este caso, especialmente, el diagnóstico de ambos. Gracias, hasta mañana entonces.
 
jeronima,14.09.2006
Santiago, 11 de septiembre de 1993


Señor
Salvador Allende
PRESENTE

A veinte años de aquella mañana, en que usted respondió con su vida en La Moneda, al insolente pedido de rendición por parte de aquellos, que tan bien denominó como traidores y rastreros, le escribo esta carta póstuma.
No quiero, aunque motivos no falten, que el llanto o el lamento se me escapen. Hemos lavado una y otra vez las calles de Santiago con lágrimas que estallaron en mar, su sal tal vez secó nuestros ojos, pero no la mirada.
Escucho sus últimas palabras cada primavera que comienza, en ese que usted llamó “momento definitivo” y mi asombro es el mismo siempre; en esa hora finita, le roba un instante a la muerte y nos envía su legado de esperanza simbolizado en semillas y alamedas abiertas.
Pero…señor Allende, yo le quiero contar hoy, que algo ocurrió en la siembra, somos muchos aún que perplejos, no podemos reconocer los frutos, nos parecen ajenos. Usted, testigo en el más allá o en el más acá, sabe que todos los herederos de su palabra, dimos lo mejor de cada uno, de cada una para recuperar lo robado y festejar bajo el mismo sol la cosecha. Y morimos y luchamos y creímos más tarde en ese arcoiris anunciado que confirmaría su último mensaje.
Don Salvador, no alcanzo a precisar el cómo ni el cuando, la hora y el momento en que un huracán enrarecido se apoderó de los campos avanzando hasta la ciudad y cegó conciencias, estrechó caminos, arrancó utopías. Muchos, lo mantengo, aunque los que ensordecieron hablen de minorías, pudimos esquivar el fenómeno y corrimos hacia los cerros; más de algo se nos perdió en la carrera, sin embargo, llegamos enteros a las cimas. Luego, por distintos caminos bajamos lento, pero con los sueños intactos, extraños y de algún modo marginados en el nuevo paisaje. Somos nosotros, hombres y mujeres de todas las edades, a veces cansados, a veces llenos de impotencia, pero porfiadamente de pie. Y, señor Allende, esa mirada adulta, joven, que no secó la sal del llanto, está puesta en aquellas grandes alamedas que, algún día, abriremos definitivamente.

Con el aprecio y respeto de siempre se despide de usted

Una Mujer


P.D. Olvidé contarle que la Cordillera de los Andes, está allí, majestuosa e intocable y su nombre no ha sido alterado.
 
jeronima,14.09.2006
Señorita neftali, olvidé decirle que mi texto se llama "Carta Póstuma".
 
neftali,14.09.2006
Buenas noches, no se preocupe Jerónima, ya dejo constancia del ingreso de su texto.

jeronima :

Un cordial saludo,
nef
(secretaria de Clínica de Cuentos)

 
neftali,14.09.2006
bNOTA:
DEJO CONSTANCIA, SRES. DOCTORES, DEL INGRESO A LA CLÍNICA DE CUENTOS DEL PACIENTE ASENTADO EN EL POST INMEDIATAMENTE SUPERIOR AL PRESENTE.b/

i ¡ Le damos la Bienvenida ! ¡ Gracias por elegirnos !/i

nef,
(secretaria de Clínica de Cuentos)
 
petrodelhum,14.09.2006

Bueno...
Buenas...!
Bueno...

Les traigo

Espero estar a la altura de las circunstancias y no defraudar las expectativas médicas.
 
Calamitatum,14.09.2006

Aniuxa

En este texto se puede contemplar a la Aniuxa (la hormiguita tan querida por todos, ella, la súper heroína de la página) en toda su dimensión. Y las dimensiones de Aniuxa son las de una gran escritoraeconomistasalvadoreñaojibonita. Y claro, todas las escritoraeconomistasalvadoreñaojibonitas no necesitan mucho una revisión formal para sus textos. Por tanto, a la espera del dr Nun. Gran texto, amiga.

iA ti te estoy hablando, a ti
que nunca sigues mis consejos.../i
 
Calamitatum,14.09.2006
bCARTA PÓSTUMA
Jeronima/b


Santiago, 11 de septiembre de 1993


Señor
Salvador Allende
PRESENTE

A veinte años de aquella mañana, en que usted respondió con su vida en La Moneda, al insolente pedido de rendición por parte de aquellos, que tan bien denominó como traidores y rastreros, le escribo esta carta póstuma.
No quiero, aunque motivos no falten, que el llanto o el lamento se me escapen. Hemos lavado una y otra vez las calles de Santiago con lágrimas que estallaron en mar, su sal tal vez secó nuestros ojos, pero no (iCambiaría el "la" por "nuestra"/i)la mirada.
Escucho sus últimas palabras cada primavera que comienza, en ese que usted llamó “momento definitivo” y mi asombro es el mismo siempre; en esa hora finita, le roba un instante a la muerte y nos envía su legado de esperanza simbolizado en semillas y alamedas abiertas.
Pero…señor Allende, yo le quiero contar hoy, que algo ocurrió en la siembra, somos muchos aún que perplejos, no podemos reconocer los frutos, nos parecen ajenos (iLas pausas resultan un tanto incómodas/i). Usted, testigo en el más allá o en el más acá, sabe que todos los herederos de su palabra, dimos lo mejor de cada uno, de cada una para recuperar lo robado y festejar bajo el mismo sol la cosecha. Y morimos y luchamos y creímos más tarde en ese arcoiris anunciado que confirmaría su último mensaje.
Don Salvador, no alcanzo a precisar el cómo ni el cuando, la hora y el momento en que un huracán enrarecido se apoderó de los campos avanzando hasta la ciudad y cegó conciencias, estrechó caminos, arrancó utopías. Muchos, lo mantengo, aunque los que ensordecieron hablen de minorías, pudimos esquivar el fenómeno y corrimos hacia los cerros; más de algo se nos perdió en la carrera, sin embargo, llegamos enteros a las cimas. Luego, por distintos caminos bajamos lento, pero con los sueños intactos, extraños y de algún modo marginados en el nuevo paisaje. Somos nosotros, hombres y mujeres de todas las edades, a veces cansados, a veces llenos de impotencia, pero porfiadamente de pie. Y, señor Allende, esa mirada adulta, joven, que no secó la sal del llanto, está puesta en aquellas grandes alamedas que, algún día, abriremos definitivamente.

Con el aprecio y respeto de siempre se despide de usted

Una Mujer

P.D. Olvidé contarle que la Cordillera de los Andes, está allí, majestuosa e intocable y su nombre no ha sido alterado.

---

Verás, no encontré mucho que corregir. Me agrada un poco cuando logras soltarte las pausas pues alcanzas un ritmo que hace más placentera la lectura. Bello texto.
 
Nun,15.09.2006
Texto:
De: Aniuxa

Anita:

¿Le gustan los huevos revueltos? Conozco gente que los prefiere acompañados de una taza de té pero yo los prefiero con café. Y pan, naturalmente. Dos huevos revueltos tengo en la paila, una tacita de café (muy negro) en mi escritorio y uno que otro pan bailando sobre la mesa y esparciendo unas migas que voy dejando. Estoy –como ve- cenando mientras escribo esto. Que qué le importa a usted eso; pues nada, pero quería contárselo.

Mire, leí varias veces su cuento intentando buscarle un detalle en especial que me pareció podía tener. El problema es que no se lo encontré. Eso, por joder no más porque mi trabajo no es buscarle detalles a los cuentos sino comentar el contenido. ¿Cuál detalle? Fácil; los desvíos. Ocurre con mucha frecuencia que el narrador pierde el rumbo a medida que avanza en el relato y el lector siente eso, que el narrador anda medio despistado. Pero acá no pasa eso. Porque la narración se pasea por la mente del protagonista de una manera muy bien trabajada. Me gusta por ejemplo, la línea que dice i Odio las suciedades del techo ( … ) Tenía bonita voz. Se oía simpática. Limpiar el techo es importante./i Entonces, uno podría preguntarse que cómo hizo para cambiar tan pronto de opinión pero, como más arriba se nos advirtió que el narrador no tiene muy claro cuál de las dos personalidades del tipo es la que habla, pues ya sabemos que bien podrían ser ambas, una reflexionando y la otra concluyendo. En los tres escenarios parece ser el mismo tratamiento; una parte de Martín piensa y la otra parte cuestiona o justifica o ambas cosas. Mire, revisemos un pedacito de texto

i( &#8230 Es increíble su capacidad para cosificar bla/b rabia. Mi rabia es un ventilador. Eso es mucho más manejable que mi rabia es el calor./I

Este micro texto podría corresponder, sin ningún problema, a un diálogo entre dos personas. La primera cuestionando que la rabia deba ser cosificada y la otra entregando una explicación completamente coherente para tal cosificación. A eso me refiero cuando digo que el tratamiento dado al personaje parece estar muy bien trabajado.
Hay una línea en especial que nos muestra lo distintas que son las dos facetas que presenta nuestro personaje, a saber: i Martín deja las fórmulas y se concentra en el reloj. El otro se concentra en la silla vacía que le interroga en la horizontalidad de su mirada/i. Es completamente distinto estar preocupado de la hora que de los artefactos. Los hombres racionales, los que vivimos en función del tiempo, los huevones digamos, estamos siempre pendientes del reloj. Los otros, los sensibles, aquellos que reparan en los detalles realmente importantes (y que se pasan el reloj por el culo), esos otros individuos son los que intentan responder las interrogantes que una silla les podría plantear.

Indudablemente que la mayoría de las personas pasan por distintos estados anímicos y reflexivos durante una jornada común. La diferencia con Martín, es que las personas no lo hacen en forma simultánea. Es decir, o miro el reloj o me quedo mirando la silla, pero no ambas cosas a la vez. Para Martín todo es doble porque él es doble en todo momento, así que bien puede estar examinándose los dedos de los pies en el preciso momento en que está odiando los titulares. No a los periodistas, sino a los titulares.
¿Una última muestra de la coherencia que el narrador ha tenido para mostrarnos las diferencias entre una personalidad y la otra de Martín? Vale, mire: iLa pesadez del camino y la certeza que hay que usar la llave para entrar a casa./i Hay una parte de Martín, la parte más racional por llamarla de alguna manera, que está pendiente de si lleva las llaves para entrar a casa. La otra parte, esa parte más romántica, está pendiente en lo dificultoso que es andar. Avanzar. ¡Vivir!

Me he concentrado intencionadamente en el tratamiento que le ha dado usted al personaje precisamente porque me parece que, de verdad, está increíblemente bien armada y sostenida. Es lo que destaca de la narración. Esto, naturalmente, sin desmerecer algunas metáforas exquisitas que hay por ahí entre líneas y más de una reflexión acerca de la soledad, el paso del tiempo, el humor y las pasiones.

Ahora dígame de una buena vez ¿le gustan los huevos revueltos?




Afectuosamente,

Nun

 
Calamitatum,15.09.2006
A mí no me gustan los huevos revueltos. ¿Que no les importa? Pues bueno, quería decir algo.
 
Calamitatum,15.09.2006
Hablando de huevos revueltos, en nombre de la Clínica de Cuentos quiero felicitar a los creadores, participantes y throlls de la página en su aniversario (el de la página). No sé cuántos años se cumplen, sólo sé que es hoy el día. Felicidades.

(quiero ahorrarme los impuestos)
 
Nun,15.09.2006
Fué allá por el añor noventa y ocho
O sea que se cumplen ocho años

 
Nun,15.09.2006
tenemos que abrazarnos ?
 
Neftali,15.09.2006

bEn nombre del personal de la Clínica de Cuentos me uno a la felicitación que el Dr. CalamitatuM hace llegar a esta página que nos alberga.

¡ F E L I C I D A D E S !/b



 
Neftali,15.09.2006
N O T A :
El personal, en virtud del festejo, se abrazaría gustosamente con los directivos del establecimiento.

 
Aniuxa,15.09.2006
Me gustan los huevos revueltos... por supuesto... pero acompañados de frijolitos fritos y tortillas tostadas

Muchas Gracias....


"La certeza que hay que usar la llave para entrar a casa"... ahi van dos intenciones... porque si uno vive solo, siempre hay que usar la llave, no hay quien abra... :P

Pero quizás es demasiado sutil.


Saludos y como siempre gracias!!
 
Nun,15.09.2006
me lo dice a mi que me la paso entrando por la ventana porque olvido las llaves

jeje

 
jeronima,16.09.2006
Dr. calamitatum, una calamidad, usted me ha dejado a la interperie.
 
neftali,17.09.2006
¡Por favor, de ningún modo, jerónima!

¡Resguardesé aquí, bajo el reparo de nuestra clínica!
 
aurelio,18.09.2006
huevos revueltos con que?
 
aurelio,19.09.2006
Con chorizo, longaniza, jamón, salami, etc.

A mi me gustan con tomate, tallos de cebolla únicamente. A conchitasv, le gustan duros, pero ese es su problema.
 
neftali,19.09.2006

Atención señores!!

Esto es un establecimiento para la atención de pacientes con problemas de salud.
Las comidas que aquí se sirven son altamente sanas y nutritivas, les rogaría tengan la amabilidad de no hacer mención de otro tipo de alimentos prohibidos en la dieta de la Clínica.

 
aurelio,19.09.2006
Llegó al anocher a la cobacha que servía como comedor. -Que vas a querer Felipe, dijo ella distraidamente..
.Huevos, respondió Felipe con contundencia. La noche se habia encampotado y amenazaba con la misma lluvia de los días anteriores. Los grillos se habían silenciado y el ladrido de los perros escuálidos del vecindario predestinaban inundaciones brutales.
.-Acuerdate que comiste huevos ayer, el dia antes de ayer, el sábado y el viernes, no quieres mejor unos chorizos que compré esta mañana.- refunfuño Ramona.- -Por favor no discutamos otra vez, si deseas hasme los chorizos, pero quiero huevos tambien.- Respondió ahora Felipe con mas autoridad.- Ramona no respondió en esta oportunidad ,se dirigió al pollo para prepara los huevos que Felipe le había pedido. Sacó tambien los chorizos que tenía dentro de una nevera destartalada que su abuela le había regalado para sus quince años. Cuidadosamente reanimó el fuego de los leños en de la cocina, mientras dejaba el sarten reposar directamente encima de las brasas. Puso a freir un poco de manteca de cerdo, tomate y cebolla picada y luego dejó caer los chorizos y cuatro huevos frescos del día dentro del recipiente negro. Instantanemente el olor de esa combinación inundó la choza y salió por la puerta para atravesar el maizal y llegar a toda la comarca. Los loros de las casas, y los perros vagabundos iniciaron un bullicio espectacular y los vecinos se pusieron intranquilos. Pero el olor era irresistible y no soportando más dentro de todoa las chozas de la comarca se preparaban huevos tambien.
Felipe sabía muy bien que no había en la comarca, mejor vianda que los huevos para la cena.
 
sindari,20.09.2006
(voz de Homero Simpson)
hmmmm... altamente sanas y nutritivas... cerveza con pizza de muzzarela, con salsa calabresa, huevos, hamburguesas, palmitos, ketchup, ananás, lechón, trucha ahumada, aceite de oliva y dulce de leche... hmmmm
 
aurelio,20.09.2006
Donde consigo eso sindari.
 
neftali,20.09.2006

¿Qué pasó con la Clínica?

¿Ahora es un restaurant?

 
aurelio,20.09.2006
Es que ahora es una clínica para saber comer o mejor dicho, disfrutar comiendo.
 
Ebrierau,21.09.2006
va!, que paso aqui, y los docs?, y la secre?
 
neftali,21.09.2006

¡Presente!
 
jeronima,22.09.2006
¿Dónde está el alero, srta. enfermera? No, no, no, el doctor me dice "no tengo nada que corregir", "bello texto", no, no ,no, estoy dudando de su capacidad de análisis, o, habrá estado en huelga? y....salió del paso no más...¿ve usted? Voy a buscar en las páginas amarillas...
 
xwoman,22.09.2006
Hola...
Estimados doctorcitos, me encantaría que analizaran mi texto...

Un beso
Marce
 
xwoman,22.09.2006
ahh
un beso pa la NEF!
 
Nun,22.09.2006
y pa mi?

nada?
 
neftali,22.09.2006

Jerónima, venga! tranquila, querida.
Vengasé conmigo a la oficina, no haga caso del cartel: "SÓLO PERSONAL AUTORIZADO".
Ud. pase no más, yo me ocuparé de su caso.
Gracias xwoman!

Los/as pacientes son más delicados y atentos conmigo que los doctores.
Para el Día de la secretaria, no me felicitaron... ni un bombón medio derretido siquiera, para el día de la primavera ni una flor miserable!
Yo intenté ser eficiente, pero en cualquier momento renuncio!!!!

b¡ ¡ ¡ S O C O R R O . . . S I N D I C A T O ! ! !/b

 
Calamitatum,22.09.2006
Pacientes como Petrodelhum no deberían pasarse por las Clínicas. Irradian salud y acaso podrían contagiar de eso a los demás. Se nos arruinará el negocio.

Sobre Corazón Adentro... pues: ¿que me quito el sombrero sirve?
 
petrodelhum,22.09.2006
No se me ponga vago, señor bCalamitatum/b
 
aurelio,28.09.2006
Que pasó ya no hay doctores para diagnósticos. Ya subi mis dolores y hasta la fecha no he recibido la receta y es que la fístula tomó forma de pelota de futbol.
 
Calamitatum,29.09.2006
Aurelio, en vista del color negrito de neftali (que me entristece tanto), le rogaría, nos recordara el texto a revisar.

Un saludo.
 
xwoman,30.09.2006
Qué pasó con la nef??????????????????
No acepto que no esté!!!
 
jeronima,30.09.2006
Por usted enfermera, me acercaré de nuevo a la clínica, deme con el dr. que usted crea mejor.
 
Antioquia,30.09.2006
http://www.loscuentos.ne...

Ahí le va, sr. Calamitatum (perdón, doctor).
Revíselo y cuando tenga un dictamen, me lo hace saber, vale?

Comprenderé que mi caso tenga que ser expuesto.
Hágase con mi texto lo conveniente.

Llámeme cuando tenga los resultados.
Gracias por la atención.
 
jeronima,30.09.2006
De Un Día Para Otro


Era primavera, ¿o aún no? septiembre, si, eso es y de un día para otro, la ciudad quedó a oscuras. Estuve ausente, ¿un mes? ¿un año? Alguien me trajo de vuelta a casa, en un auto, parece que me dejó tirado en la acera. Cuando pude levantarme la recordé , estaba allí, empujé su puerta, estaba vacía de gente, pero llena de cucarachas, el piso se ondulaba. Sentí miedo, a saltos llegué a la cama para no pisarlas. Me acosté. Tenía hambre. En algún momento golpearon a la puerta, debo haberla dejado abierta porque entró un hombre. Pasó por encima de los bichos sin verlos y se sentó en el borde del colchón.. Hola, me dijo, entonces lo reconocí,más por la voz que otra cosa, mi oído es agudo ahora. ¿Cómo estás? preguntó. Parece que bien, le respondí, pero me molesta esta oscuridad y los bichos. Comprendí que no veía lo que yo. Entonces no quise contarle de las voces, me sentí distinto, aislado. Tomó mis manos con apuro, nervioso, como queriendo largarse luego. En la cocina te dejé algo de comida; pronto pasará todo, ya verás. Yo asentí, quizás por pudor, o por lo cansado de insomnio que estaba. Entonces se fue, me dijo que en cuanto pudiera volvería. No lo hizo.
Hoy, con las manos dormidas y los ojos abiertos mi mente escucha. Las voces violentan mis oídos, los tengo hartos de informaciones contradictorias. Yo sé que alguna vez fui, debo creerles, no puede existir una mentira tan larga. Incluso, tengo síntomas de ser, aunque permanezca suspendido en un do interminable del pentagrama. El síntoma más fuerte es que sigo esperando la primavera. Pero no salgo, si lo hago vuelven los insectos.
A veces, me abruma no ser lo que dicen que fui, me gustaría serlo. Pero ¿y si desde entonces ya estaban todos ciegos? Me lleno de dudas. Tal vez esté perdido, o escondido en un secreto no revelado. Muevo las manos para despertarlas, cierro los ojos, me levanto, camino hacia el baño. Abro los ojos, me paro frente al espejo, pestañeo, pero este me devuelve una y otra vez el reflejo de la cortina azul, cerrada.

 
Antioquia,30.09.2006
Por cierto: el texto se llama iConversación Nocturna/i.


Tuuuuuuuum tuuuuuuuuum tuuuuuuuuum

[Su mensaje ha sido registrado en el buzón de voz.
Ahora puede:

1) Escucharlo
2) Eliminarlo
3) Volverlo a grabar]
 
petrodelhum,30.09.2006
i"petrodelhum,14.09.2006

Bueno...
Buenas...!
Bueno...

Les traigo/i bCorazón adentro/b

iEspero estar a la altura de las circunstancias y no defraudar las expectativas médicas. /i


bEsteeeeeee....../b
 
ebrierau,26.10.2006
Se le extraña señorita Neftali, a los doctores (plagiando a pickman), bhaaaa!
 
PUCCA_PSICODELIC,29.10.2006
bO(~_~)O
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]