TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Crítica / autopsia: (sintaxis, puntuación, estilo y ritmo) - [F:5:12372]


carlitro350pajaritos,10.07.2012
Yo tan aprendiz en letras como cualquiera, invito a quienes lean mis impresiones, conversarlas para acotar si son correctas o me paso de la olla. También sería bueno aportarán las suyas, o manifestaran sus hipótesis o trucos a la hora de construir sus cuentos. Porque en esto de escribir, todavía no encuentro un libro donde se analice sobre técnica literaria, ni de fluidez de lectura o se expliquen los trucos de magia de los magos escritores. Seguro debe existir un libro así, y si alguien conoce alguno, que me diga cómo se llama.

El usuario elCaballeroDeLaTristeFigura

subió su texto para que fuera destripado. La autopsia está servida:
 
carlitro350pajaritos,10.07.2012
el texto de El usuario

elCaballeroDeLaTristeFigura

******
Aquí dejo un pequeño cuento, espero que alguien tenga la amabilidad de atacarlo sin piedad. Saludos

''El circo''

Brillantes son las candilejas que lucen por encima de todos, no todas se encienden a la vez y aun así el calor que producen es agobiante, no obstante la función es lo importante, de a poco el calor deja de ser un problema pues el constante flujo de espectadores permite que dentro de la carpa fluya una fresca brisa; aparece un hombrecillo vestido con un extravagante traje rojo escarlata y con un sombrero de copa del mismo color en el centro del escenario, extiende los brazos y sonríe dejando ver sus grandes dientes blancos casi irreales, se acomoda el delgado bigote francés al tiempo que exclama ‘’Damas, caballeros, gente dispuesta a ver los más asombrosos actos en la faz de la tierra, permitan presentarme, mi nombre es Marcel y como maestro de ceremonias tengo el placer de abrirles las puertas de la imaginación y diversión’’. Apenas hubo dicho esto un estruendo sacudió las pobres mentes de los espectadores que ahora veían emocionados a dos hombres volar por los aires directamente a un par de trapecios, sin mostrar esfuerzo alguno se sostuvieron de los columpios antes mencionados sobre los cuales generaron magnificas piruetas y suertes que desplegaban varios’’¡¡Oh!!’’ de admiración y ‘’¡¡Ah!!’ de terror; solo un momento de verdadera tensión se hizo evidente cuando uno de los trapecistas resbaló(o pareció resbalar) y se precipitó hacia la red que oh sorpresa no existía, justo en el momento de la catástrofe un obeso payaso interceptó al caído salvándole con ello la vida y haciendo con ello una gran entrada teatral al escenario.
*****
La máscara que los vigilaba no había perdido su posición desde una semana atrás, Abel le había mandado a cumplir su encargo y esta no se rendiría hasta ver el sueño de su maestro cumplido; la máscara de Abel tenía el diseño de un antifaz lo suficientemente grande para cubrir dos rostros completos, los ojos pequeños miraban como escarabajos rojos al que se le acercase, mientras que su plateado color reflejaría el terror que provoca su sola presencia; no existe un registro de cómo fue creada pero cuenta una antigua historia que en los tiempos del mito, hace ya más tiempo del que cualquier hombre puede recordar vivió una persona cuyo nombre ya se ha olvidado, dicha persona, artesano de vocación encontró una manera de forjar un metal mágico que nadie antes se había imaginado; una noche mientras dormía, un ser entró a su casa buscando el precioso metal, cuando lo halló el terror de ser atrapado lo invadió repentinamente, en un acto de auténtica estupidez asesinó al artesano mientras aun dormía; una vez en su taller, el ladrón fundió el metal para con ello poder crear un objeto tan poderoso y espeluznante que todos se doblegarían ante él. El ladrón utilizó como molde su propio rostro para unirse eternamente a la máscara que le otorgaría el control sobre todas las cosas y así fue que lentamente y con gran temor roció sobre su propio rostro el metal fundido, se dice que incluso ahora se escuchan sus dolorosos gritos en la oscuridad.
Esa noche nació la máscara de Abel.
A lo largo de los siglos ha aparecido y desaparecido dejando siempre tras de sí un terrible legado de destrucción, no existió lugar por el cual pasara que se librase de su maldición; no obstante y sin alguna explicación aparente la máscara acechaba a una mujer del circo, Abel había sido muy explícito con sus ordenes, el problema residía en que ya no las recordaba con claridad, la claridad se había ido con los milenios, pero la maldición persistía.
*****

La función terminó como se había planeado, sin accidentes sorpresivos y sin un solo contratiempo; Mildred ayudaba a recoger la utilería cuando se sintió mareada, la visión se le tornó borrosa y antes de que se pudiera dar cuenta ya estaba desmayada. Reaccionó relativamente rápido con el circo entero mirándola con estupefacción pero la muchacha no los veía a ellos, frente a sus ojos, encima de los actores brillaban un par de luceros que la observaban, lentamente la carpa se desvanecía dejando ver únicamente los grandes ojos de la máscara de Abel; lo último que pudo ver fueron esos grandes ojos rojos.
El optometrista no encontró nada, su diagnostico, ‘’tiene unos ojos perfectamente sanos a excepción claro de que no puede ver’’, frustrante dice muy poco, frustrante es una niñería comparada con lo que Mildred sentía, se estaba muriendo, eso es lo que sentía, qué puede hacer una malabarista sin ojos; NADA.
Tacto, una dura cama que tenía en un sucio remolque, acostada boca arriba trataba de recordar su propio aspecto, pero que frágil es la memoria, otra cosa, más simple, una manzana, bordes amorfos con un color que no podía recordar, sabía que las manzanas tienen un color rojo oscuro que se clarea de manera ascendiente, no obstante no lo podía recordar, se echó a llorar con los ojos muy abiertos, ahora la única diferencia entre ojos abiertos o cerrados era un leve ardor; las semanas transcurrieron lentas, pesadas, densas, pronto el único pasatiempo que tenía era sumirse en los recuerdos de su infancia, lloraba mucho a causa de sus pensamientos; una tarde especialmente calurosa optó por salir de su cama, no fue algo planeado, en realidad su decisión tenía la espontaneidad justa para serle de ayuda; sentada frente a su inútil reflejo estaba petrificada, cómo podía ser, con eternas precauciones se palpó los ojos y de inmediato retiró su mano, temblaba de manera incontrolable mientras trataba de controlarse; aquel día habría función así que todos sus compañeros se estarían preparando justo en aquel momento, rápidamente se dio cuenta de lo estúpido que era creerlo, no obstante estaba claro, lentamente giró su cabeza y se movieron en sentido contrario, cerró los ojos y desaparecieron, aunque solo fuesen dos puntos blancos no pudo evitar sentir una in euforia de poder ver.
A media noche Mildred aun no se había dormido, la máscara la miraba de cerca sintiendo su cálido aliento, moviéndose imperceptiblemente, ya casi podía sentir su piel cuando la muchacha se percató de su presencia, fue muy tarde como para poder hacer algo.
*****
Tacto, una dura máscara se posaba sobre su rostro, Mildred se sentía aterrada, intentaba controlar su agitada respiración, tacto, la máscara se volvía más suave y tibia al mismo tiempo que le dolía absolutamente todo su cuerpo, olfato, algo se quemaba bajo su nariz, oído, un crujido muy fuerte, gusto, un sabor metálico idéntico al de la sangre, vista, cielo verde y sin nubes, Mildred se sentó entre el blanco rosal mientras se miraba las manos enfundadas en guantes de lino, sin darse cuenta regresó la tranquilidad un murmullo del viento apoyaba el sentimiento, trató de tomar una rosa pero las espinas se le clavaron en los dedos; una gota de sangre bastó para teñir de rojo el campo entero; las nubes oscurecieron el cielo y el eco de unos pasos retumbaron, la muchacha no alcanzó a ver al hombre que la asía por el cuello.
*****
-Pero no puede ver ¿qué planeas que haga?
-Exacto, no ve, no podemos mantenerla, nunca habíamos tenido tan poco público, ¿sabes si tiene familiares?
-No, sólo conocía a su hermana y ve lo que pasó entre ellas, no creo que venga corriendo a ayudarla si la llamamos.
-Llámala entonces.
-No oíste lo que dije.
-Oí que no estás seguro.
-Pierdes tu tiempo, ¿a dónde vas?
-Voy a decirle a Mil que ya no podemos costearla- Y sin más salió de su remolque en busca de Mildred.
Adam no se movió se su silla como si toda su gordura le impidiera realizar la más mínima acción, Lleno de una frustración innegablemente maníaca cogió el teléfono y buscó en una abultada agenda y plasmado junto al de Mildred resaltaba el nombre de Agatha. Le tomó mucho tiempo decidirlo, sin embargo arrancó el número y lo destruyó tan bien como si lo hubiese planeado. Mientras tanto John hablaba con Mildred.
-Sin resentimientos, ok
-No hay problema- respondió la muchacha; en el preciso instante en que lo escuchó una profunda voz que le decía algo totalmente ininteligible; Mildred revolvió entre las sábanas, y ahí oculta yacía la máscara, callada como siempre.
*****
Un hombre buscaba entre los escombros de su hogar quemado, su mirada perdida delataba el dolor que sintió al encontrar el cuerpo de su mujer e hijo entre las cenizas, lo había perdido todo esa tarde; sentado sobre los escombros pasaba revista a sus pocas posesiones restantes, un pedazo de manta, pan de trigo, la sucia bolsa donde los tenía guardados y lo más importante, ‘’la piedra’’, que aunque no lo pareciera era un objeto muy especial; en aquellos tiempos los infortunios llamados incendios sucedían más a menudo de lo que cualquiera podría desear, las personas se habituaban a ese hecho de tal manera que se daba por hecho que había sido un accidente, desafortunadamente el pesar de aquel hombre no había sido un accidente; la mujer, estoy seguro de que fue la mujer, me lo quitó todo, juro que me las va a pagar, se repetía una y otra vez.
Los años transcurrieron y muchos eventos ocurrieron, de los cuales sólo uno vale la pena mencionar.
-¡LO LOGRÉ, LO LOGRÉ, SEÑORES, PRESTEN ATENCIÓN, EL ORO NO VALDRÁ NI LA MITAD DE LO QUE USTEDES CREEN DESPUÉS DE LO QUE LES DIRÉ!- El maestro artesano cuyo nombre nadie recuerda ya intentaba dar a conocer un increíble invento, no obstante los vecinos estaban ya tan cansados de toda su palabrería que simplemente fue ignorado por todos. Mientras este evento destruía los nervios de la mayoría, bastó para romper la concentración del personaje que aun no consumaba su venganza. La comunidad se reducía a unas pocas familias en la pequeña aldea, y aun con su nada impresionante vista, cada uno de los aldeanos contaba con una impresionante historia; habitaba por ejemplo una dama joven acusada por su vecino de ser la responsable de quemar su casa con todo y su familia dentro, mujer sobre la cual se centran los siguientes eventos.
Rosas, un gran campo de rosas blancas colindante a la aldea; la mujer lo visitaba cada fin de mes; el vengador la había espiado por todo un año y tenía la certeza de que en una de sus visitas encontraría el momento oportuno para atacar, el hombre no pudo dormir por varias noches antes de poner en marcha su plan, la ansiedad y el miedo le arrancaron el sueño, pero ahora podía dormir tranquilo porque antes de que la noche llegase él se habría vengado. La mujer salió tan confiada como siempre, él la miraba desde su ventana, a la expectativa, saboreando el momento, sintiendo los engranes moverse lenta y perfectamente. No había prisa alguna y la impaciencia podría arruinarlo todo, como todo un cazador la siguió después de regalarle una pequeña ventaja. El rosal. La muchacha tarareaba, sentada entre las flores miraba su dedo ensangrentado, Un capricho de la naturaleza colocó frente al cazador una roca que le hizo tropezar, recuperó el equilibrio pero la muchacha lo había escuchado; sin pensarlo se lanzó sobre la mujer que desprevenida no pudo evitar que la atrapase por el cuello; no fue una gran lucha, se revolcaron y forcejearon sin embargo la mujer tenía la desventaja de la posición en la que fue emboscada. Sólo cuando ella dejó de moverse Abel decidió aflojar un poco las manos, la mujer aprovecho el momento y contraatacó al homicida amateur, de vuelta a la refriega la mujer arremetió contra su atacante, pero él fue más rápido moviéndose y provocando con ello que la mujer se precipitara a una enorme zanja que oculta por los rosales ni uno de los dos reparó en su existencia… y ya estaba, la mujer desapareció junto a un grito callado por una serie de golpes secos…y ya estaba, Abel temblaba de pies a cabeza por la frustración, no pudo matarla, la muy egoísta se arrojó a su propia muerte, arrebatándole con ello hasta la venganza que tanto deseaba, no le permitió cumplir ni uno solo de sus anhelos, la muy maldita; pero eso no podía terminar ahí.
*****
Mildred abrió sus ojos ciegos para ver el color de la nada absoluta, le dolía hasta el último rincón de su cuerpo, de a poco recobró la conciencia de lo que estaba haciendo, el duro y apestoso suelo le recordaba el remolque de John, la muchacha se movió, fue entonces que se percató de que estaba empapada, pero de qué; sentada en el piso tanteaba a su alrededor, más liquido, con gran temor se llevó los humedecidos dedos a la boca, un sabor metálico le recordó a…¿sangre?; se tumbó en el charco nuevamente, si la sangre era suya no podía permitirse perder más, de dónde había salido, no lo podía sentir, todo le dolía, con gran cuidado palpó todos los lugares que según recordaba podían provocar tal hemorragia…nada, ni una herida, ni un rasguño, se puso de pie y avanzó a tientas en busca de la puerta, con lo que dio fue con la cama, el choque la derribó sobre esta pero algo duro sobre ella la hizo comprender la situación, blando, blando, blando, duro, ese tenía que ser su rostro, sabía que era estúpido preguntar, sabía que la sangre era de John que yacía muerto en su cama, Mildred ni siquiera intentó remover el cuchillo que aun tenía en el cuello, retrocedió asustada, qué había sucedido, recuerdos muy inciertos le venían a la cabeza, nada claro, nada relevante, ahora sólo una cosa le importaba, irse de allí.
La muchacha se detuvo en la puerta, qué pasaría ahora,¿¡acaso la culparían!?, no era probable que la ‘’pobre cieguita’’ asesinase a alguien y menos contando con que ella apenas se estaba acostumbrando a su estado, de ser así ganaría un poco de tiempo para preocuparse por las otras preguntas que ahora se formulaba, ¿por qué le dolía tanto el cuerpo?, ¿qué hacía en el remolque de John?, ¿qué le había sucedido a su ahora finado jefe?, miedo, si, tenía mucho miedo pero aquella era una mujer fuerte igual que sus antepasados, en especial uno de sus primeros ancestros, una mujer llamada Morgana.
*****
Los eventos de la tragedia de Morgana dieron inicio una noche muy peculiar de una época que hoy conocemos como la del mito, en un principio ‘’el joven’’ involucró a Morgana en un acto sinceramente descabellado, no le quiso decir los detalles de un plan a futuro, y probablemente fue eso lo que permitió que su amistad se prolongase un poco más. Una piedra mágica comenzó a contar el joven, hablaba con tan grande elocuencia y habilidad que no tardó en convencer a Morgana de que con unos pocos ingredientes mesclados de manera conveniente todos los problemas de ella, él y sus respectivas futuras generaciones se habrían resuelto por los siglos de los siglos .El día de la tragedia Morgana visitó al joven, este último hablaba con su esposa.
-No me agrada que quieras pasar tanto tiempo con ‘’esa’’ mujer.
-No es por gusto, ella tiene el canalizador, sin él ’’la piedra’’ no sirve de nada, sólo tengo que conseguir ese collar y me desharé de ella, todo lo que sabrán las personas es que un día Morgana desapareció.
-Ya sé, pero aun así, qué tal si se entera para qué sirve y nos intenta hacer algo.
-No hay manera de que se entere de eso, así que nada malo nos va a pasar, te lo garantizo.
Así que de eso se trataba, la había utilizado vilmente y ahora que ella lo sabía el pobre joven sufriría mucho, pagaría caro su traición.
Al caer la noche Morgana aprovechó la oportunidad, un plan simple y efectivo, quemar las casa y cuando las cosas se calmasen un poco tomar ‘’la piedra’’, ni lenta ni perezosa atrancó ventanas y puertas e inició un incendio que con toda seguridad acabaría con la vida de los conspiradores que planearon usarla y luego desecharla. En verdad no tenía idea para qué rayos servía, pero si alguien como Abel le había encontrado una finalidad tan grande como para querer matarla, no había razón para que ella no lograse averiguarla.
A la mañana siguiente, cuando Morgana se disponía a buscar el tesoro se encontró con la amarga sorpresa de que sobre los escombros estaba el dolido Abel, con lo cual se arruinaron todos sus planes, no obstante ella aun poseía el canalizador, razón de sobra para que el la buscase y asesinase, tenía que huir, y así lo hizo y vivió feliz por los siguientes quince años.
*****
Las miradas caían pesadas, densas sobre los hombros de Mildred, la carpa estaba llena y ni uno solo se había perdido del espectáculo, de pie en el centro hasta ella se sentía un poco incómoda; el silencio sepulcral no fue roto sino hasta que ella habló.
-Cállate, por favor cállate.
Mildred tenía puesta la máscara como siempre que aparecía para realizar sus rutinas, el problema era que algo había cambiado desde el incidente de John. Ahora su voz era más penetrante y constante; al principio podía callarla con sólo pensar en algo, pero ahora el ruido era tan insoportable que más de una vez trató de destruir a la máscara.
-Vete de aquí… vámonos juntos… yo te puedo dar lo que quieras…
-¡CALLATE!
Los espectadores temían por la salud de la maestra de ceremonias quien gritaba desjuiciadamente, pero antes de tratar de ayudarla salían del circo pues la mayoría tenían a sus hijos consigo y la seguridad de los infantes era lo primero. Adam y el resto del grupo ya la intentaban socorrer cuando los primeros espectadores salieron, pero de poco fue su ayuda, no sabían lo que Mildred tenía, parecía que perdería la cordura ahí mismo si no hacían algo rápido, ¿pero qué?, la chica se había quedado tiesa en una posición retorcida sin embargo seguía profiriendo gemidos y gritos leves, hasta que finalmente se desmayó; y en todo ese tiempo a nadie se le había ocurrido quitarle la máscara.
Mildred (ya sin máscara) tenía una expresión de enorme paz y felicidad, la cual seguramente era imaginada por las personas que minutos antes la vieron sufrir despiadadamente, recostada, dormida, casi sonriendo la dejaron dormir; de saber lo que estaba por ocurrir nunca hubiesen salido del remolque.
La máscara la veía desde el tocador de Mildred, tan vulnerable, tan dispuesta a cooperar, de poder sentir algo, la máscara habría sentido la gloria, casi en el mismo instante en que Adam cerró la puerta la máscara se lanzó hacia Mildred...
*****
La habitación parecía moverse por la luz de las velas, sentado frente a la mesa Abel charlaba animadamente con Morgana, su amiga más antigua.
-El objeto que haría falta es ese collar que llevas puesto.
-¿Qué, porqué?
-No está hecho de oro como crees, es algo distinto, tiene algo que lo hace más resistente y aun así no pierde su pureza.
-¿Y qué haremos después de fundirlo?
-Imagina poder manipular metal a tu voluntad, algo con mayor pureza que el oro, sólo para nosotros y nuestras familias.
-De acuerdo, pero yo no voy a ir contigo a buscar ‘’la piedra’’.
-No hace falta, siempre y cuando no me traiciones.
-Eso nunca.
Abel salió en busca de ‘’la piedra’’ junto con su esposa a la cual le explicó la verdadera función de la mezcla que planeaban hacer, en ese momento planearon la manera de deshacerse de Morgana, no sin antes claro está, tomar el metal de su collar.
Después de dos años regresaron del viaje, Morgana no lo sabía y en uno de sus habituales paseos escuchó voces dentro de la casa de su amigo, preocupada pero con esa personalidad que la caracterizó se acercó a ver qué es lo que sucedía, casi gritó de alegría al ver que Abel había regresado y que su esposa ahora tenía unos gemelos, quiso salir a darles la bienvenida a besar a sus bebés pero algo la detuvo, ya sea intuición o paranoia no se descubrió antes de tiempo, y con menos ganas de las que tenia por irse de ahí escuchó a la esposa.
-No me agrada que quieras pasar tanto tiempo con ‘’esa’’ mujer…
El resto es una historia más conocida, Abel había buscado por mar y tierra a Morgana, usando en ello los siguientes dieciocho, hasta que finalmente en un pueblo olvidado de Dios halló a la mujer de su vida, Morgana, no quería hacer un gran alboroto así que se instaló, y esperó a que las personas lo aceptasen y se acostumbraran a su presencia, los años lo cambiaron tanto que ni siquiera la mismísima Morgana fue capaz de reconocerlo.
…Cuando Morgana cayó por la grieta, junto con ella cayó toda necesidad o deseo de existencia de Abel, qué podría hacer ahora, se sentó en el rosal y vio la flor con la que Morgana se había cortado, con sumo cuidado la arrancó y se la llevó consigo, la colocó junto a ‘’la piedra’’ y entonces la iluminación llegó, no lo había podido ver antes por la fuerza de sus emociones, pero estaba claro, evidente, tan obvio que lo dejó pasar, parecía que todo el universo había conspirado para que él, y sólo él asesinase a Morgana. Al caer la noche entró en el taller de un hombre que el tiempo no ha tenido la bondad de recordar, con el sigilo de todo un maestro halló sin dificultad el metal precioso con el que había alardeado poco tiempo atrás fue un trabajo limpio sin incidentes mayores hasta que resbaló chocando contra una silla dejando caer el metal que ruidosamente despertó a su creador, fue un momento de confuso ajetreo, golpes gritos y empujones hasta que Abel, armado con el metal arremetió contra el hombre no deteniéndose hasta verlo muerto. De vuelta en su casa, Abel podía ver frente a si dos grandes puertas, si la aleación no alcanzaba la pureza necesaria entonces Abel moriría en vano, pero si era tan puro como el artesano aseguraba, Morgana no estaba fuera de su alcance; puso manos a la obra, una vez liquido el metal, añadió la diminuta piedra, esperó y esperó hasta que ‘’la piedra’’ ya no se pudo ver más, finalmente tomó la rosa ensangrentada Dejó caer la flor, la mezcla no tardo en atraparla y ya sólo quedaba darle forma, se recostó sobre el molde que tenía preparado para que no se derramase ni una gota, y se dejó caer el metal sobre su rostro.
*****
Encontraron el brazo derecho de Mildred bajo su cama, el resto había ido apareciendo en los alrededores, pero todos dentro de los límites del campamento; nadie podía creer que una persona le hiciera eso a Mildred, no tenía sentido, ella nunca había hecho nada para ameritar semejante final; el circo cerro después de eso.
...Mildred estaba aterrada, nuevamente podía ver, frente a ella estaba su tocador, el espejo le mostraba la imagen de una mujer que ella no conocía, su rostro era muy similar al de Mildred pero había algo distinto, con suma cautela se llevó las manos al rostro, inspeccionó cada detalle hasta que se hubo convencido de que era otro el rostro que ahora poseía, pero no sólo era el rostro, momentos después se dio cuenta de que también su cuerpo había cambiado, no se reconocía a pesar de que lucia muy similar, era casi como ver a algún antepasado que no hubiese conocido; la máscara brillaba sobre ella, la miraba con esos ojos grandes escarlatas, malditos por el odio, refulgentes de poder, Mildred comprendió que todo había sido planeado por la máscara, cuando se disponía a huir esta ultima se precipitó sobre Mildred asestándole de lleno en el pecho, derribada y sin aire se sintió como una tonta, ingenua, y muy triste, la máscara realizó un movimiento mientras Mildred intentaba defenderse, sus dedos aun se movían cuando el brazo cayó al suelo, entonces lo supo, moriría, con gran esfuerzo se puso de pie y salió del remolque para pedir ayuda, la máscara la alcanzó mutilandola poco a poco, permitiendole que se agotara, que sufriera, hasta que no le quedaban más que partes vitales, la máscara asestó el golpe final; lo ultimo que Mildred vio fue el horrorizado rostro de Adam.
El grupo quedó disuelto y la última vez que se vieron fue en el funeral de Mildred al que Agatha no asistió por razones que no son pertinentes de aclarar en este momento; la máscara los miraba desde las altas puntas de las carpas estaba totalmente confundida pues no había regresado a su amo como esperaba, ¿qué había hecho mal?, abandonó el lugar para seguir una búsqueda sin final, para atrapar a Morgana y asesinarla, a ella, a todas las Morganas del presente, pasado y futuro; mientras tanto, en algún lugar Abel no puede morir, espera el día que vea consumada su venganza, espera a Morgana para poder ir tranquilamente al infierno, no sabe que la máscara ha olvidado sus instrucciones, no sabe que su obra maestra esta forjada sobre metal impuro y por ello cada día olvida un poco de las ordenes que le fueron dadas, no sabe que esperará a Morgana infructuosamente por el resto del tiempo.
 
carlitro350pajaritos,10.07.2012
comienzo diseccionando...

- …lucen por encima de todos, no todas…

( También me pasa, pero hay que intentar buscar remplazar esa palabra, es muy fácil usar la palabra “todos”, y aquí esta pegadita)

- …es agobianTE, no obstanTE la función es lo importanTE, de a poco el calor deja de ser un problema pues el constanTE flujo de espectadores permite que dentro de la carpa fluya una fresca brisa; aparece un hombrecillo vestido con un extravaganTE…

( Molesta mucho eso en la lectura. Siempre había escuchado eso de que la rima es para la poesía, y que la rima en prosa no funciona. Pero cuando pregunté por qué no me supieron explicar el motivo de eso. Mi teoría sobre el por qué suena tan mal, es que mientras lees como que la palabra te va martillando en la cabeza, además, te hace pausar la lectura donde no necesariamente hay una pausa, es así como doy una pausa en “obstante” y en “constante”, y es precisamente la palabra “constante” donde más molesta, porque corta la frase. Más adelante hay otra rima, que no me molesta, porque precisamente la rima termina con un punto parte. Ejemplo

…el placer de abrirles las puertas de la imaginaCIÓN y diverSIÓN.)

-… de los columpios antes mencionados…

(una frase innecesaria según yo)

- …y se precipitó hacia la red que oh sorpresa no existía, justo en el momento…

( si lees en voz alta, das cuenta que falta un coma por allí. Además, entré la palabra “existía” y “justo” esta mal conectada)

- interceptó al caído salvándole CON ELLO la vida y haciendo CON ELLO una gran entrada teatral al escenario.

(Se lee feo esa expresión y no calza bien, además se repite.)

Esos son los detallitos qué pillé. Yo también lucho con ellos, cada vez que escribo, y revisó mis cuentos innumerables veces. Mis cuentos en esta página tienen años, desde el 2005 algunos. Y los vuelvo a leer y los sigo corrigiendo. Me gusta pensar que mi escritura va mejorando y por eso les sigo encontrando errores. Osea como que nunca se termina de aprender. Y me alienta la idea de que me queda harta vida por delante para mejorar, y me digo, hey Carlos, como no vas a poder escribir una novela bien escrita en tu maldita vida.

Pd: si alguien sabe de algún libro de análisis literario como el que busco, que me diga.
 
carlitro350pajaritos,10.07.2012
Planteo posibles temas o puntos a conversar:

-SOBRE TIEMPOS VERBALES

Una vez leyendo un comentario en un cuento de otra persona. Leí lo siguiente.

Comentario: está bien escrito, pero se nota que eres un simple cuentero, y no un escritor, porque como todos los cuenteros, escribes en Pretérito perfecto simple.

(yo quedé súper intrigado, porque él tipo ese, a lo mejor sabía algo que yo no sabía. Entocnes me puse a revisar mis cuentos y los de otros cuenteros. Y sorpresa, abundaba el Pretérito perfecto simple:
Acto seguido, reflexioné en qué tiempo verbal escriben los grandes. ¿Demostrará mayor oficio escribir en presente, por ejemplo? Y sí es así ¿Por qué? ¿Cuál es la diferencia en la lectura en los distintos tiempos verbales? ¿Qué efectos produzco en el lector? Sabiendo eso sabríamos cuando es mejor utilizar cual.
 
rhcastro,10.07.2012
Tengo 50 mil años pidiendo que alguien abra un foro como este en la página de los cuentos y ahora, escribo mi nick, la pass, le doy enter a los últimos diez y... Oh! En serio? Qué bien!

Gracias Carlos.
 
ninive,10.07.2012
Las observaciones de Carlitos son exactas.
Yo puedo aconsejar que se obvien gran parte de los adjetivos que no agregan nada a la idea.
 
carlitro350pajaritos,10.07.2012
EXCESO DE RETÓRICA O ADJETIVOS.

En mis primeros escritos, tenía la idea de que un buen escrito era aquel con frases bien pensadas y estudiadas, en lo posible cargadas, y que expresarán más de una idea contenida en una sola frase; como si fueran versos que quisieran significar mucho más de lo que la frase decía. Yo leía mi escrito y lo encontraba sublime. Cuando mejoró mi escritura y releeí esos sobrecargados escritos, comprobé que eran infumables. ¿Qué paso? Paso que cuando los escribí conocía la idea principal que quería decir en cada frase, y pese a las muchas ideas contenidas, no perdía el hilo de cada oración. Pero con el revisionado de eso escritos, años después, olvidé esas ideas principales y me enfrente al texto como lo haría cualquier otro lector que no fuera yo. Era una paja de escrito. Lento por lo sobrecargado y porque perdía el hilo conductor, quedando pegados en ideas o imágenes secundarias, como si leyera versos sin precisión.

Entonces comprendí que todo lo accesorio debía quedar fuera, que la idea debía ser lo más simple posible e intentar trasmitir una imagen única y precisa. Que el norte era imaginar que el lector era como un paciente bajo hipnosis con los ojos cerrados. Y si yo le decía “lluvia”, el imaginaría una lluvia, y que si decía “lluvia copiosa” ese adjetivo existía porque necesitaba para la historia que el hipnotizado (lector) imaginara una lluvia intensa. Y el decir “lluvia copiosa de grandes y pesadas gotas de aguas frescas y traslucidas” era un exceso. Y todo eso, cuando incluí la palabra lluvia en la historia porque el protagonista al mirar por la ventana, vio que llovía y luego siguió durmiendo. Así de intrascendente.

Veamos ejemplos:

-con un extravagante traje rojo escarlata

( “extravagante” es necesario para imaginar un traje que para nosotros sea raro, “rojo” nos da el color del traje, está bien eso. Pero “escarlata” eso ya está demás, ya me imaginé el traje rojo, y que me digas que es escarlata me da igual. Incluso alguien más purista podría decir que da lo mismo que digas que el traje sea rojo, porque, cada lector verá de qué color pinta un traje extravagante)

Otro ejemplo:

-…sonríe dejando ver sus grandes dientes blancos casi irreales…

(la sola palabra “sonríe” me basta para imaginar la imagen. “casi irreales” sobra indiscutiblemente. “grandes” según yo, también sobra. “dientes blancos” esto ya es más discutible y es realtivo. Porque si leo “sonríe dejando ver sus dientes” así sin más, lo lógico es imaginarse los dientes blancos, porque eso es lo normal; nunca me voy a imaginar unos dientes amarillos, a menos que me lo digas. Incluso un purista, escribiría, “sonríe” y punto. O ni mencionaría que sonríe, porque lo lógico es pensar que un presentador de un circo sonríe al presentar un show. Y además eso deduciríamos por la cordialidad de su dialogo, que luego escribiste. Entonces describiría el rostro del presentador sólo si esté estuviera triste o con un particular estado anímico contrario a la lógica.

Por eso dicen que escribir un cuento puede demorar un día, pero pulirlo y pensar en todos esos detalles, es lo que cuesta. Imagina lo difícil que debe ser escribir un cuento y quedar con la sensación de que no sobra ni falta una palabra, y que cada palabra del cuento existe porque su presencia es necesaria para la historia. Que desafió no

“Como si pulir un cuento fuera como cortar el pasto y dejar todos los pastitos milimétricamente iguales”. (Eso fue una metáfora, una imagen, que alguien podría decir que sobra, pero que intencionadamente agregué para que él hipnotizado dimensionará lo difícil que es pulir, y comprendiera mi concepción de “desafió”. Porque si digo “desafío difícil” quedaría corto, y si digo “desafío imposible” me paso. En cambio con esa metáfora trasmito que es un desafío que es difícil, pero posible, si se dedica esfuerzo y constancia. Ese es el poder de fisión nuclear de una metáfora). Y “fisión” está de más. Y “nuclear”, pero es que la puse igual porque me encanta como suena, y lo digo en serio.
 
leobrizuela,10.07.2012
El uso de los pretéritos no es caprichoso. Solemos hablar y escribir en el perfecto simple (yo estudié, p.ej.) Esto produce un texto chato, con toda acción pasada en un mismo momento, cosa poco probable en un desarrollo no demasiado sencillo. El pretérito imperfecto (ej. yo estudiaba inglés) refiere a una acción pasada y actual para el momento del pasado que contamos (ej. en aquel tiempo estudiabamos mucho) mientras que el pretérito perfecto compuesto se usa para una acción pasada que tiene consecuencia en la actualidad (ej. yo he estudiado inglés).
No hay que olvidar que el lector forma una idea con lo único que le damos: un texto escrito.
Escribir es corregir, decía Chejov. No hay más que decir.
También yo he revisado alguna vez, con risa y con lástima, mis primeras letras: una plaga de frases ampulosas, una parrafada retórica y una abundancia de adjetivos descomunales. Como si escribir bien fuera hacer alarde de un vocabulario excelso.
Aprendí que todo es practicar el oficio y, como tal, se lo aprende con tiempo y esfuerzo. Leer y borronear todo el tiempo.
En lo personal, leo dos veces los buenos cuentos: primero para disfrutarlo como lector y luego para analizar y desmontar el mecanismo que el autor empleó para lograr el efecto que me ha transmitido.
Por lo menos en mi caso me resultó interesante.
Por último, tengo para recomendarte un manual bastante conocido para los primeros años, pero te lo informaré en tu LDV por razones de ética.
Saludos.
 
Egon,29.08.2012
Supongo que el famoso "Un coup de dés" es un elemento presente en la construcción de la historia que se puede acotar en mayor o menor medida. Particularmente encuentro con frecuencia que las interpretaciones que algunos lectores de la página han hecho de mis historias son más interesantes que la interpretación que yo mismo quería imprimir originalmente. Eso podría poner en entredicho mi propia habilidad pero obstinarse en limitar las metáforas que cada lector pueda recrear además de estéril resulta esterilizante. El lenguaje es metáfora y pretender acotar el tipo de sonrisa que imagina el lector sólo consigue a la larga centrarse en detalles que impiden recrear la mental y libremente la propia historia. Por otra parte se encuentra la revisión de tiempos, aliteraciones y repeticiones innecesarias que sean pertinentes por supuesto, pero el excesivo o escaso ornato no deja de suponer una decisión de estilo.
 
Videnka,27.10.2012
La idea me parece buena, solo le encuentro un problema,
(quizá es una apreciación equivocada); me parece que solo con un fragmento de texto (uno o dos parrafos) en principo llega para hacer una valoración y desarrollar una crítica de estilo: que recursos y sintaxis nos parecen mas apropiados, donde falla el ritmo narrativo o destacar que partes del texto funcionanan y por que...
"Colgando todo el texto" se hace interminable; como si pusieramos muchos elementos bajo un microscopio, o colocasemos sólo dos o tres, entonces todos nos fijariamos en lo mismo y podríamos discutir los puntos de vista de todos. En literatura los recursos de estilo son muy varariados, y las formas "de resolver textos" también.
Por los comentarios que dejas, veo te preocupas por la cuestión estética y por la fluided de las palabras (...) en la poesía existe la rima y en prosa no funciona. Estoy de acuerdo lo que si existe en la prosa y hace que el texto funcione mejor es algo que también tiene la música: ritmo
La prosa tiene un ritmo narrativo que mejora la fluided y la sonoridad del relato. Me parece que ante los textos escritos es un buen ejercicio el pararse luego a ver las partes que funcionan y las que no ,y tratar de buscar los por que,ahí esta el camino. El uno por ciento de los escritores solventan estas dudas con talento, el noventa y nueve restante con dominio de las técnicas narrativas y con trabajo, incluidos esos que tanto admiramos.
Estaría bién repetir lo mismo, pero solo con uno o dos parrafos.

Saludos compañeros.
 
leobrizuela,31.10.2012
Coincido con Vivenka y señalo, además, que es importante también la musicalidad de las frases. En mi caso leo en voz alta -y respetando mis propias puntuaciones- los textos en corrección. Lo que no me gusta y a lo que no hallo una salida elegante, lo quito. Y lo que me endulza el oído, lo dejo. Recuerdo a Borges, cuando decía: "Lo que suena bien, está bien".
 
Videnka,01.11.2012
Leobrizuela, acabo de ver tu comentario. yo colge algo sobre la sonoridad de la narración en el foro " la crítica difícil" antes de ver este comentario tuyo. pasate por el foro y lee el comentario si te apetece (coincidimos bastante).No conocía esa frase de Borges:"lo que suena bién esta bién". Lo jodid... es que suene bien. Por cierto tengo que rebatirte el comentario que dejas sobre la frase de Borges escrita en las ruinas circulares, la verdad ni me había fijado en el gerundio de la frase; pero después de pararme no comparto tu idea, de todas maneras es un placer "recibir criticas" de ese tipo.Te daré mi punto de vista en el otro foro
un abrazo.
 
leobrizuela,03.11.2012
Celebro tu disenso. Eso fortalece el intercambio y, seguramente, alguien de nosotros saldrá beneficiado con un nuevo conocimiento o, por lo menos, con una apreciación más precisa de los actuales.
 
remos,28.12.2012
Dónde habrá dicho esa frase Borges?
A mí me parece que no suena bien, para estar en el tema, jo jo.
 
leobrizuela,02.01.2013
La frase borgiana en cuestión fue recogida por Fernando Sorrentino en una serie de conversaciones, luego editadas, con el maestro.
 
remos,04.01.2013
Interesante, pero no puedo tomarlo como un dogma, sin conocer el contexto en que lo dijo.
Creo que hay frases que suenan muy bien, pero están muy mal dichas.
 
remos,04.01.2013
Si yo dijera "lo que suena mal está mal", no creo tenga mucho sentido. Y si lo hubiera dicho Borges, qué pasaría?
 
mariaclaudina,25.01.2013
Creo que decir "lo que suena bien está bien", es casi como decir "lo que suena mal está mal". Personalmente coincido con ambas.
Leí los comentarios del foro y me parecen muy interesantes, muy enriquecedores. En el tema del abuso del pretérito confieso que caigo con frecuencia y, ahora que lo pienso, también en el asunto de la sobreadjetivación. Aunque no sé si estoy tan en desacuerdo con lo segundo...
"Extravagante traje rojo escarlata" no me parece una descripción desacertada, y no estoy tan segura de que alguna palabra sobre. Lo mismo con el asunto de la sonrisa del presentador... Sería lo mismo si el autor escribe simplemente "sonrió"? El tipo tiene que tener necesariamente los dientes blancos? Mmmm... no sé, no sé.
Obvio que una catarata de adjetivos tampoco atrae demasiado, pero a veces una sonrisa no es igual a la otra, y es necesario adjetivar hasta el rojo.
Repito: caigo en ambos errores cuando intento escribir, no es una autodefensa!
Saludos y gracias, muy interesante.
 
valdo,29.01.2013
En eso de "extravagante traje rojo escarlata", que no sé de dónde salió, seguramente busca enfatizar la potencia visiva del rojo, pero carece de sonoridad o le falta una coma, que haría la frase modesta, o extravagante. La descartaría como imagen literaria, es como que se queda a mitad del incendio, de la orgía necesaria al rojo, para que domine y capture nuestros sentidos.
 
Pony,27.02.2013
Hola Amigos este es un cuento mio, y me gustaria que lo masacraran, con toda su sinceridad:

-El Policía Pensante.

El ritmo de la noche es algo que no se puede parar. Su andar es tan profundo como los abismos en el mar. Y tanta es la profundidad de la vigilia que a veces llegan sorpresas avasallantes. E incluso en ocasiones nacen cosas buenas y cosas terriblemente malas.
Acontecía que eran ya las diez de la noche, y junto a una cafetería se hallaba un policía. Un policía que al parecer había sido olvidado por el destino y por el crimen. Ese hombre poseía un sexto sentido extraordinariamente desarrollado; tanto talento tenía que pensaba:- "Si debemos hacer lo bueno a toda costa sin importar las circunstancias. Entonces ¿adónde queda la humanidad?" Siempre hacia lo correcto en el lugar y en el momento adecuado. Sus amigos y compañeros de trabajo lo llamaban "El Policía Pensante" ya que no había cosa que no pudiera resolver. Era tan listo que incluso descubrió el escondite de los traficantes de personas, y eso no es poca cosa. La policía había buscado ese refugio por más de una década, y jamás habían dado con él, y es por eso mismo que él era el policía más listo de todos.
Un martes por la noche él se encontraba fumando la colilla de un cigarrillo barato, perdiéndose en el oscuro y gris pasado. Y entre las nubes de humo que nublaban su cara, logró mirar a una mujer rubia y a una pelirroja correr por un callejón. Y al instante él dejó su unidad y corrió tras ellas, y cuando por fin las alcanzó, el espanto recorrió sus venas. ¡Era su esposa la que corría junto a una mujer encinta! Y fue en ese preciso instante que su boca enmudeció y su rostro se tornó pálido, ya que los espeluznantes sucesos ameritaban duras decisiones. Pero la persecución no había terminado; el bandido que las perseguía había hecho una jugada audaz — ¡una terrible jugada! — ya que el policía notó un rastró de sangre en el pavimento, y mucho antes había notado que su esposa cojeaba sosteniéndose el abdomen. Eso solo significaba una cosa: Que su esposa estaba herida. No obstante ellas entraron a un edificio abandonado, y estando allí se subieron a los tablones del techo —unos tablones carcomidos por las termitas— los que sostenían el tejado de la construcción. ¡El Corazón Se le Salía del Pecho! Cuando miraba esas atroces imágenes. Sin embargo él sabía que sus ojos no le mentían, y que esa pesadilla era real. Y por consiguiente tomó acciones drásticas, iniciando por subir al techo, y al subir notó que el ladrón había tomado por rehén a su esposa, y que a la vez le apuntaba con un arma a la embarazada, y aunque eso lo hizo sentirse en un juego de muerte jamás desistió. Por lo tanto analizó la situación… y vio que el asesino solo tenía un arma, y que le apuntaba a las dos mujeres con la misma, y en ese instante su mirada se agudizó… Y sin titubear sacó su arma y le disparó a su esposa; atravesando el corazón de su amada, y el de aquel malhechor al mismo tiempo. Y en instantes ambos cayeron en el pavimento de la calle. Y cuando las ambulancias llegaron socorrieron a la embarazada y cubrieron a los obcisos.
Al llegar a la delegación, todos sus compañeros le preguntaban la misma cosa: — ¿Por qué lo hiciste?, y él calmadamente dio un par de pasos hacia la mesa de escritorio donde su esposa solía sentarse, y con los ojos quebradizos dijo: — Hace una hora encontré una carta médica diagnosticándole cáncer invasivo a mi esposa, esa carta tiene fecha de hace seis meses, y esos seis meses se vencían en este mes, y en este día. Ella había estado actuando de manera extraña últimamente, y mostraba severos trastornos abdominales, y antes de venir a trabajar encontré sangre en el baño —era uno de sus últimos sufrimientos— y junto a la sangre había una nota diciendo:
“Si pudiera detener el caminar del tiempo lo haría sin escrúpulo alguno, y si pudiera vivir un día más contigo también lo haría. Pero ya no puedo vivir con esta carga, con este dolor del alma y de mi cuerpo; porque el tiempo se me acabó. Y voy a tratar de vivir mis últimos instantes frente al lugar donde nos conocimos, y si en verdad me amas no me buscaras; no trataras de retrasar lo inevitable, y no harás más fuerte el dolor que ahora siento. Y como te conozco tan bien sé que jamás me romperías una promesa. Y si la fortuna me favorece yo quisiera que el destino te permitiera a ti cortarme el hilo entre la vida y la muerte, para poder verte por última vez, en el oscuro atardecer de mi vida. Y si esa fantasía llegara a pasar quiero que tomes ese cigarrillo barato que está en el sofá, y con eso me prometes, aunque yo ya no te vea, que cumplirás mi última voluntad, y te lo pido más como un capricho porque soy estéril, ya que jamás te di lo que más anhelabas. Y espero fervientemente que de esa manera te pague mi gran deuda.
Cuando terminó de hablar sostenía la colilla de aquel cigarrillo barato en su mano derecha, y sus ojos goteaban como el techo de una casa abandonada. Y aunque todo era tan caótico y crudo reinaba la pregunta: — ¿Por qué lo hizo?, y el rotundo silencio fue roto por la áspera voz del jefe diciendo: — ¡Aun así! ¡Pudiste haberla salvado!, y el policía respondió: — ¿Con qué propósito?, ¿Con qué fin?, ¿Para que muriera sufriendo aún más de lo que había pasado? Además ella no iba a vivir más de 24 horas. Y ¿Qué me dicen de la pelirroja? Esa otra mujer esperaba una nueva vida, a un ser que no merecía morir a causa del egoísmo de un bruto inconsciente. Sin embargo las explicaciones se quedaron cortas cuando un compañero le dijo: — ¿Crees que hiciste lo correcto? Y él le aclaró:
“Las decisiones en este trabajo deben ser las correctas, aunque el resultado sea indeseado”
Y con esas duras e impactantes palabras puso su placa sobre la mesa —junto al cigarrillo— cruzó la puerta y jamás lo volvieron a ver.
 
carlitro350pajaritos,28.03.2013
Sobre el último Texto;
-El Policía Pensante.
Del autor pony.

La historia me gustó, me enganchó. Me imaginé al prota como el de prison break, así que leí esperando encontrar esos pequeños detalles que confirmaran la premisa que bien enunciaste en el principio ( el gancho), que el prota siempre hacia lo correcto –. Por eso la frase de lo que pensaba, definió muy bien al personaje

–"Si debemos hacer lo bueno a toda costa sin importar las circunstancias. Entonces ¿adónde queda la humanidad?"

Eso invitó a seguir leyendo, a intuir que se narraría una difícil decisión. La curiosidad de saber cuál, es lo que te hace seguir leyendo.

En lo formal, noto un exceso del conector “Y”. También las utilizo mucho, en mi caso, las uso para dar velocidad a una oración, y cuando una idea me queda como colgando (como esta última línea).

En mi opinión, que no tiene por qué ser correcta, te señalo en paréntesis las que yo sacaría.

…Y por consiguiente tomó acciones drásticas, iniciando por subir al techo, (y) al subir notó que el ladrón había tomado por rehén a su esposa, (y) que a la vez le apuntaba con un arma a la embarazada, y aunque eso lo hizo sentirse en un juego de muerte jamás desistió. Por lo tanto analizó la situación… (y) vio que el asesino solo tenía un arma, y que le apuntaba a las dos mujeres con la misma, (y) en ese instante su mirada se agudizó… Y sin titubear sacó su arma y le disparó a su esposa; atravesando el corazón de su amada, y el de aquel malhechor al mismo tiempo. (Y) en instantes ambos cayeron en el pavimento de la calle. (Y) cuando las ambulancias llegaron socorrieron a la embarazada y cubrieron a los obcisos…


La 1, lo remplazaría por un punto.
La 2, reescribiría esa parte
La 3, simplemente lo suprimiría, como que la pausa de los puntos suspensivos no reclamá que aceleré depues.
La 4, por un punto
La 5, suprimiría
La 6, suprimiría


Porque eliminar tanto las “Y”. Siempre he leído que se debe buscar la no repetición de las palabras (se extiende a los conectores) porque aburren la lectura. A veces adolezco de lo mismo porque a mí me encantan las “y”, pero soy conciente del problema y las imagino como una herramienta finita y preciada, que debo guardar con celo, para utilizarlas cuando no consigo encontrar otra forma de enlazar una oración. Cuando eso ocurre, saco el comodín que todo lo soluciona y utilizo una Y.
 
morgund,01.04.2013
Excelente Pony!!!, al igual que el colega carlitro350pajaritos, que hizo una critica respetuosa y constructiva.

Sumándome a la masacre que solicito nuestro compañero Pony destacare lo siguiente:

Al principio me pareció una historia normal, hasta que le disparo a sus esposa, alli me sorprendió y eso es importante, sorprender con nuestros cuentos. Sin embargo hay ciertos párrafos que deben ser afinados, como por ejemplo el encuentro con las dos mujeres donde al alcanzarla nota a su esposa y una mujer embarazada, pero no mencionas al bandido sino después en otro párrafo diciendo que les perseguía, alli el lector puede perderse, si el las alcanzo debió alcanzar primero al bandido, esa parte es confusa, hay que afinar esa parte

cito el párrafo que digo:

blogró mirar a una mujer rubia y a una pelirroja correr por un callejón. Y al instante él dejó su unidad y corrió tras ellas, y cuando por fin las alcanzó, el espanto recorrió sus venas. ¡Era su esposa la que corría junto a una mujer encinta! Y fue en ese preciso instante que su boca enmudeció y su rostro se tornó pálido, ya que los espeluznantes sucesos ameritaban duras decisiones/b

Como puede ver estimado pony, no mencionas en ningún momento en ese párrafo al bandido, por lo que se interpreta que el policía las fue a perseguir porque corrían, nada mas, no se entiende cual es la decisión difícil que debe tomar, mencionas luego en el siguiente párrafo al bandido:

b Pero la persecución no había terminado; el bandido que las perseguía había hecho una jugada audaz — ¡una terrible jugada!/b

Como puede ver en el texto que cite anteriormente el bandido las perseguía, osea que estaba detrás de ellas. con la lectura de esos dos parrafo uno puede interpretar que el policía persigue a dos mujeres solo porque estaban corriendo y de repente salio un bandido de la nada a perseguirlas.

Para destacar otro detalle citare el siguiente parrafo, casualmente viene después del anterior

b ya que el policía notó un rastró de sangre en el pavimento, y mucho antes había notado que su esposa cojeaba sosteniéndose el abdomen. Eso solo significaba una cosa: Que su esposa estaba herida/b

En este párrafo hay una redundancia de ideas si ve sangre y la mujer cojea es obvio que esta herida, la linea despues del punto y seguido considero que es redundante, no aporta nada. poniendolo asi es mas que suficiente para comprender la idea: bya que el policía notó un rastró de sangre en el pavimento, y mucho antes había notado que su esposa cojeaba sosteniéndose el abdomen./b

Por lo demás una historia con un principio normal y que se torna muy interesante, me sorprendió, la idea es muy buena

Espero haberte sido de ayuda colega Pony, es mi opinión como lector, porque como escritor tengo muchas fallas y se lo importante que es recibir e el feedback. ahora leyéndolo nuevamente creo que tu lógica era ir descubriendo la acción con detalles en los sucesivos párrafos, pero ciertas palabras atentan contra la lógica, que se pierde al leer los párrafos juntos, esto solo sucede en los párrafo que mencione, todo lo demás esta muy bien colega.
 
remos,16.07.2017
Interesante y divertido el foro de carlitros. Buenos sus aportes. En mi opinión.
 
yastoy,17.07.2017
yo también quiero subir un texto para que me lo critiquen, me lo machaquen, le peguen fuerte con el látigo, lo escupan, le digan golfo y puto y... Ohhhh!

Bueno

con eso yastoy satisfecho
 
Ninive,17.07.2017
yastouy, sube un texto tengo ganas de machacarlo positivamente.
 
remos,17.07.2017
No será masoquismo literario, yastoy por creerlo.
 
tomasso_brusca,17.07.2017

puede publicarlo yastoy, le prometo mostrarselo a mi tio. il signore Salvatore Brusca, que no es literato sino capo napolitano.

saluti.



 
yastoy,17.07.2017
a mí la mejor idea me parece la de Videnka:
ya con una muestra tenemos para explayarnos.

A no ser la compañera Ninive; a ella no le importa machacarlo enterito (positivamente hablando). Tiemblo admirada com`pañera imaginando su crítica certera sobre mi texto
 
remos,17.07.2017
No comparto la ética de lombrizuela porque nos privó del conocer de qué manual o libro se trata.
En cuanto a los tiempos no creo en ese dogma que los cuenteros (dicho ahí como ente que no sabe aún escribir) emplean siempre un tiempo verbal determinado, en cambio los grandes otro. Pienso es un dogma, y como tal falso, porque no permite réplica.
El escribir debiera poder utilizar todas las posibilidades de las conjugaciones, hasta las más dejadas de mano, pienso yo, si la historia así lo amerita o simplemente el sonido o trino de alguna frase.
 
remos,17.07.2017
Muy bueno el aporte de videnka, pero sólo en la dimensión de un texto, porque únicamente colocando párrafos aislados me parece insuficiente. Se pierde la historia.
Quizás colocar textos breves sería más ágil y entretenido, como interesante el aprendizaje que podríamos sacar de los aportes de los demás.
 
remos,17.07.2017
Seguramente estos viejos foros aportaban mucho, había otra mística entre los cuenteros, y los aportes eran excelentes.

En cuanto al texto de Pony, y su potente y-queísmo, me parece muy bien escrito. Por ejemplo yo aprecio alunas cosas que mordung señala como innecesarias.
Por ejemplo en eso de la mujer baleada, sangrante, etc, Pony escribe:
"Eso solo significaba una cosa: Que su esposa estaba herida".
Personalmente lo leo como un sutil toque de humorismo. Lo mismo veo en otras frases similares.
Es cuando el doctor Buho observa a su paciente y sentencia: "Si el paciente no está muerto, significa que está vivo".
 
yastoy,17.07.2017
"El escribir debiera poder utilizar todas las posibilidades de las conjugaciones, hasta las más dejadas de mano, pienso yo, si la historia así lo amerita o simplemente el sonido o trino de alguna frase."

Me rindo a esta sentencia.

Pero siempre que se haga por querer y no por no saber.

Porque es como el que dice: "no, es que yo rompo las reglas."

No, usted no se sabe las reglas y piensa que nació aprendido/a. No importa, la expresión espontánea y natural es bella. Los intentos son loables... pero hay que asumir que no se sabe lo que no se sabe y ya está, sin más drama.
 
yastoy,17.07.2017
en cuanto a acceder a que se cuelgue el cuento entero:
me da igual porque cada cual es libre de editar y yo lo soy para atender; salvo que se tenga por hecho que como no te van a leer a tu página te aproveches de la buena voluntad de los foreros para que te lean y digan algo de tu cuento, y además esperes una opinión o comentario sobre el contenido y no sobre las formas del mismo.

No optante, sigo defendiendo la libertad de decir y de escuchar.

yastoy por la defensa de las libertades individuales.
 
yastoy,17.07.2017
jajaja:

no obstante.
 
yastoy,17.07.2017
y me disculpan que antes he tenido que dejar a medias el pot:
A la compañera Ninive le diré que, aunque timorato, tengo un cuento que fue el primero que colgué cuando abrí la cuenta en esta página, "Más Sabe el Viejo", al que ¡no visitaron ni los uneadores! (y eso ya sí es frutrante, aunque a estas alturas dudo de que los/las mismos sepan leer; de lo que si dejan constancia es de que no saben escribir, al menos su opinión, o no tienen agallas, lo que es más ridículo).

Hoy no tengo tiempo pero mañana lo pondré a sus pies.

¿cómo me voy a amilanar ante una oferta de una dama aunque sea con la sana intención de machacarme (positivamente)?

mis promesas no son valadíes:

"ardí en cualquier fuego
jugué a cualquier juego"

¿

Y ahora, si me disculpan, agradable compañía, me tengo que marchar... "volando".

Yastoy cambio y corto
 
tomasso_brusca,17.07.2017

Es como animarse a una camorra yastoy.

 
Daky,18.07.2017
Tengo la teoría, ojo al dato, señores/as (damas/os) payadores de que, viendo las letras de estornuditos (¡yastoy!) en sus cuentos, yo haría inventario en el acervo de décimas de su rincón, porque me da que alguno habrá tenido que andar rapiñando para sacarse alguna décima ingeniosilla.

O sea, que este no es el lugar de las teorías.

La culpa es del espíritu combativo de nordesesperada, que no deja de perseguirme, ...pinches racistas cuelganegros quemacruces malparíos!

Oiga sor_desaforada, "dirígete hacia la luuuuzzz"

 
yastoy,18.07.2017
Vaya, con él llegó el escándalo:

Anda a echarte otra siestecita de esas de las tuyas, y no te olvides de la ventilación.

Por cierto, yo no sé si esperas que alguien siga esa presunta historia de vos por entregas como una telenovela y menos sabiendo de antemano como acaba: contigo haciendo el gil por acá.

Yastoy desintrigado.

 
yastoy,18.07.2017
Por partes, "haller" (ya para encadenar) tenía el día tonto:

Baladí.

Y aprovechando para ver si acá admite el código html:

ibaladí/i

En cualquier caso, ahí deposito mi cuento para que le den un pequeño repaso (sean piadosos que dentro de este indolente cuentero late un riñoncito sensible).

Tomaaad, fierecillas, tomaaaad...

Amiga Nínive: sivase a su gusto y al menos lubrique la fusta.



Y gracias por no poner emoticonos en esta página (aparte de alguno puntual). Quien no sabe expresar con palabras las emociones nada tiene que hacer en este lugar. Lo mandaremos a facebook o al second-life o algo de eso. A su casa no, que es probablemente desde donde estará emitiendo.

Y por último, quería compartirles esto al hilo de lo aportado por remos:

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Palabra viva y de repente

Me gustan las palabras de la gente.
Parece que se tocan, que se palpan.
Los libros, no; las páginas se mueven
como fantasmas.
Pero mi gente dice cosas formidables,
que hacen temblar a la gramática.
¡Cuánto del cortar la frase,
cuánta de la voz bordada!
Da vergüenza encender una cerilla,
quiero decir un verso en una página,
ante estos hombres de anchas sílabas,
que almuerzan con pedazos de palabras.
Recuerdo que una tarde
en la estación de Almadén, una anciana
sentenció, despacio: “-Sí, sí; pero el cielo y el infierno
está aquí” Y lo clavó.
con esa n que faltaba.

..............................................(Blas de Otero)
 
yastoy,18.07.2017




buMás Sabe el Viejo/u/b

i(yastoy para el sacrificio)/i

Vendió su alma al diablo y el diablo lo colmó de favores. Sentado a las puertas de la catedral mirando las palomas revolotear a su alrededor hizo balance de su vida dichosa. La esposa más cariñosa, bella, abnegada y complaciente que un hombre de su condición podía haber deseado, pero ya había partido. Unos hijos maravillosos a los que había podido dar las mayores atenciones y que en este momento, distanciados y mal avenidos, sólo anhelaban heredar. Poseía un acaudalado patrimonio y a tantas personas que lo odiaban o envidiaban como fuera posible.

Y ahora, en el cenit de su vida, habiendo sobrevivido a tres infartos y con un diagnóstico terminal por cáncer de colon, esperaba allí esa tarde, plácidamente, cuando ya hasta el último de los feligreses había abandonado el templo tras el oficio de las ocho y media al que, por supuesto, no había asistido. Y por último salieron el obispo de la diócesis acompañado de su sacristán, quien se afanaba servicial en cerrar cancelas y asegurar con llaves las cerraduras.

Tuvo que hacer un gran esfuerzo para levantarse y llegar hasta el centro de la acera. Cuando aquellos dos hombres religiosos estuvieron a su altura, haciendo acopio del último resquicio de fuerza que quedara en lo más recóndito de su decrépito ser les gritó a la cara: « ¡iMe cago en Dios/i! » El prelado escandalizado se persignó con vehemencia y luego lo bendijo diciéndole: « iHijo mío, yo te absuelvo y que El Señor se apiade de tu alma/i».

No necesitaba más. Sin mediar palabra y con la misma parsimonia se dirigió al borde de la calzada y se precipitó arrojándose ante el primer vehículo que pasara, que fue un camión de la basura.





 
tomasso_brusca,18.07.2017

ES un cuento surrealista en todo el concepto de la palabra.

 
remos,18.07.2017
Todo sumado al personaje le fue bastante bien con el pacto: disfrutó de una buena vida y en plenitud. Los problemas, todos bastante terrenales; no sé si estaban contemplados en el contrato con don Sata.
El hecho es que el vendedor de su alma no respetó el trato, me parece, porque no esperó que llegara el maligno a buscar lo que le correspondía, lanzándose a las ruedas del camión basurero.
A este punto no sabría decir si el alma se escapó antes del cadáver, impidiendo así la llegada del susodicho. Conclusión: traicionó el pacto.

En cuanto a lo que nos interesa, es decir utilizo del arsenal de escritura; por mi parte leí con fluidez la historia. No tropecé en nada.
Sólo dos detallitos intrascendentes que señalo, más bien, para decir algo nomás.
1. "les gritó a la cara" (les gritó
2. "y se precipitó arrojándose" (y se arrojó
 
remos,18.07.2017
Nota: esos monos cerrando un ojo no sé cómo aparecieron ahí.
Una broma de don Sata?
 
tomasso_brusca,18.07.2017

les gritó a la cara: « ¡Me cago en Dios!

Afortunadamente no estaba en la escena mi tío, il signore Don Salvatore, hombre muy religioso y capo de la cosa nostra napolitana, por que de escuchar su flasfemia, le hubiese disparado una ráfaga de plomo a corta distancia. Mi tío ayuda a la iglesia con aportes y es amigo del obispo, incluso el arzobispo cena en su casa.

Pero sino le hubiese disparado mi tío, yo mismo hubiese descargado mi automática en tal insolente blasfemo, por cierto luego me hubiese persignado. Y mi tío hubiese enviado coronas de flores al funeral del blasfemo (costumbre napolitana)





 
guy,18.07.2017
Hola, Jeños de la gramastica. A ver si encuentran el error en el pequeño fragmento que les dejo. De paso vean cuántos de acá lo escriben igual.
Ah, y léanse el cuento entero, que es una belleza.

http://bit.ly/2u5GUyB

«A esa altura el bote casi ni se movía, avanzaba suave sobre el espejo de agua y a ella fue quitándosele el miedo. Entonces se dio cuenta que tenía frío, y un poco de hambre. Recién empezaba a amanecer. El pescador armó su caña, dispuso los anzuelos, y empezó a trabajar. Ella preguntó si su madre les había preparado algo para desayunar, pero el pescador le chistó y le hizo una seña para que permaneciera en silencio. Entonces preguntó si tenía algún abrigo de más en el bote. El pescador volvió a chistar».
 
Vogelfrei,18.07.2017
El cholo vallejo escribía "poyo". Si lo pueden interpretar.-
 
remos,18.07.2017
Interesante el ejercicio propuesto por guy.
En lo personal no veo ni leo nada extraño en el párrafo.
Tampoco sabría decir si cambia algo al eliminar la coma en:
"Entonces se dio cuenta que tenía frío, y un poco de hambre".
Pero como de reglas no entiendo, espero las opiniones de los cuenteros.
 
remos,18.07.2017
Demasiadas pocas pistas Vogel.
¿De qué vallejo se trata?
 
godiva,18.07.2017
Entonces se dio cuenta DE que tenía frío, y un poco de hambre.
 
remos,18.07.2017
El dequeísmo nunca me ha preocupado y ni siquiera lo entiendo. Si lo dice godiva, le creo que falta la DE.
Sin embargo, como lo escribió la autora nada impide saber que la chica tenía frío, y con coma o sin coma que tenía hambre. Creo que en la escritura el secreto es otro.
El cuento lo leí y me pareció enigmático y particular. Disfruté en muchos pasajes del estilo y la forma de presentar la trama.
Aunque, para mí, esto de no poder atar los cabos no me gustó, aunque lo retengo un detalle. El proceso de lectura es lo que cuenta, el resto desaparece, son partículas subatómicas que visitaron, como un fuerte viento, las neuronas y la memoria, para desaparecer con la misma velocidad que llegaron. Qué es lo que realmente queda, en algún lado del lector? He ahí el problema.
 
Vogelfrei,18.07.2017
Del cholo Vallejo -Cèsar Vallejo-. Existe el cabro vallejo -el colombiano- y hay un español llamado vallejo nàgera, que tiene un librito sobre Josè Bonaparte.-
 
remos,18.07.2017
Ah, el poeta. Un potente y grandísimo poeta, una voz que dice, y sabe decir, su tiempo y lo atemporal.
A los otros dos no los he leído. Algunas cosas de Fernando Vallejo, un ser demasiado atormentado, quizás la homosexualidad que significa falta absoluta de la mujer, sea su drama. Del otro ignoro su existencia napoleónica.
 
-kurtz,18.07.2017

Soldado Vogelfrei, bueno seria que nos hablase de aquel escritor Vallejos que habla sobre Napoleón, genio militar admirado en todos los tiempos modernos.

NO creo que sea el cholo.



 
yastoy,18.07.2017
remos, estoy tan agradecido como decepcionado.

Yo que estaba dispuesto a sufrir, a ser dominado, maltratado y vilipendiado, me encuentro con su amabilidad y razonado escrutinio de mi post.

Chúpense esa uneadores!

Veremos si Nínive se muestra tan condescendiente, que lo dudo. La incombustible compañera tiene fama de ser incisiva. Espero ansiosamente ver el resultado de su certero análisis.

Yastoy comiéndome las uñas.

 
yastoy,18.07.2017
Muy civilizada costumbre por cierto las coronas al funeral, Signiore Tomasso de la noble familia Brusca.

Me da que al viejo, ya con sus ideas fijas, poco le hubiera importado el plomo que la rueda del camión, el ya se salió con la suya y el diablo desde entonces no se fía de los viejos.

Saludos y a crear letras, compañero/as.

 
guy,19.07.2017
Poné bien las comillas, yastoy.
«¡Me cago en Dios!»
Coincido con remos en el 2)
El cuentito ese es una cagada, vamos, no merece demasiado análisis.
De nada.
 
guy,19.07.2017
...Ah. Y claro que falta el DE.
 
Daky,19.07.2017
Al hilo de sus razonamientos, estornuditos:
«Podemos perdonar a un hombre por haber hecho una cosa útil en tanto que no la admire. La única disculpa por haber hecho algo inútil es admirarla intensamente.» (Oscar Wilde)

Así que admírese enormemente, con onanismo, con narcisismo, con autocomplacencia (cosa que parece que se le da bien)... y quizás lleguemos a disculparlo.


i... que os poneis fúricos!!! fétidos, físicos, fálicos, fónicos, fáciles...!!!/i

ea, ea, nor_mediatarada. Déjelo ya, cansina. ¿Dónde está la pastilla que tenías que ponerte bajo la lengua? ay, XD, qué castigo....

Pues volviendo al cuento...

i...pinches, malparíos!!!!/i

tssss! hala, cierra los ojos...

pues le decía que, opino que en un cuento corto, lo que prima es el ingenio. Porque no es fácil equivocarse con dos verbos, un pronombre, un adjetivo y algún determinante. Lo que se economiza en espacio se debe reflejar en el esfuerzo por lograr la contundencia y hacer honor a aquella sentencia: "Lo bueno breve..."

En este caso, la idea es simple: el viejo engaña al diablo y le escatima el pago de su alma por los favores en vida, y engaña a san pedro porque sin hacer méritos se cuela en el cielo.

El desarrollo está lleno de clichés, tanto expresivos como estructurales. Lugares comunes que si bien podrían ser disculpables en un relato convencional, en un relato corto denota vaguedad y falta de imaginación artística del autor.

Cómo le diría: lo que haga falta. Para eso estamos los enemigos.

 
yastoy,19.07.2017
no sé si fiarme, guy. Con esa labia que tenés, lo primero que pienso es: eso se lo dirás a todos.

Pero me haré que te creo y te agradezco el halago. Estoy de acuerdo en lo principal de tu crítica tan elaborada y orientativa.

(el cuento será una cagada, pero vaya mierda de crítica) .



Lo de Daky no, eso se nota que es de cariño. Usted que me mira con esos ojitos, hombre, pero no me diga esas cosas acá en púbico que me ruboriza.

Digo yo que ahora que convive maritalmente con el espectro de la ausente norinesparada, tendrá más controlada la higiene en su guarida. Ya sabe, por los residuos del ectoplasma y esas cosas añadido al detritus natural que exuda su presencia...

yastoy por la sanidad

Gracias por sus opiniones.
 
guy,19.07.2017
¿Cariño? Debo haber leído mal, porque me pareció que Daky habló de tu falta de imaginación (capaz que te conoce, vaya uno a saber. Yo no). Yo nomás me refería a tu cuento.
Yo creo que es una cagada por la cantidad de palabras al pedo y aclaraciones inútiles que tiene. Hay chistes malísimos que hacen reír y la gracia justamente radica en que son malos (suelen ser brevísimos) pero ese texto pretende ser corto y tiene muchas palabras, repito, que sobran (inútiles).
 
Vogelfrei,19.07.2017
Ya. Vallejo- Nágera tiene un libro titulado "Yo, el rey" sobre José Bonaparte, su ascenso y caída. No es la gran cosa, pero sirve para pasar el rato.-
 
Vogelfrei,19.07.2017
El cholo era un gran brichero, arrasaba con las gringas, que lo veían como un animal exótico. Hasta que cayó en las redes de una francesa ignorante, llamada georgette, que lo tuvo totalmente sometido.-
 
Ninive,19.07.2017
Aquí llego a comentar y sugerir
Cuando a un hombre le falta una pierna se cae. Cuando a un escrito le faltan dos piernas se derrumba.
Las dos piernas de un escrito son el fondo y la forma. El fondo esta compuesto de una tela muy fina que hay que tejer y retejer para que la forma le de vida.
La forma es el modo en el que va a desarrollarse esa tela o trama.
Desdués de este preámbulo que pretende ser rega eneral para todo texto digo que tu escrito falta de las dos piernas necesarias para sostenere,

Trama:en un minitexto por má MINI que sea se le pone nombre al personaje. Decir que hizo un pacto con el diablo debía ser el punto fuerte de la trama y se nos queda en una frase inicial que dice poco o nada del pacto. El pacto parece que no funcionó dadas las condiciones personales,familiares y espirituales en que lo encontramos .

Forma: el uso del os verbos es flojo “vendió su alma al diablo y el diablo lo colmó de favore
Los dos verbos vendió y colmó están en el mismo tiempo. A perte el hecho de que una acción antecedió a la otra te hago notar que son muy molesta estas dos terminaciones agudas a tan poca distancia Sugiero: FULANO HABÍA VENDIDO SU ALMA AL DIABLO (Y EL DIABLO) QUIEN LO COLMÓ DE FAVORES .¿Por qué repetir diablo¿
En general no está mal escrito pero no nos dice nada que justifique el final.Lo que molesta en toda la lectura es el que no vemos cómo un pacto con el diablo lo dejó en las condiciones que lo llevan al suicidio. Positivamente te digo que el texto adolece de serios problemas .








 
MarceloArrizabalaga,19.07.2017
Quisiera hacer una acotación sobre el uso de la palabra cenit, en el cuento analizado.
-Cenit es un concepto que se utiliza en la astronomía y que permite nombrar el punto en el que se interceptan la vertical de un espacio con la esfera celeste. Se trata del punto más elevado en el cielo por sobre quien observa, a 90 grados de su cabeza.

-La noción de cenit también se utiliza para nombrar al auge o época cumbre de algo o de alguien. Por ejemplo: “Con esta nueva conquista, el boxeador está en el cenit de su larga trayectoria”, “Alcancé el cenit de mi carrera a los veinte años y, desde entonces, todo fue cuesta abajo”, “Creo que el cenit del concierto llegó con los últimos dos temas”.

Si lo que desea expresar el escritor, es que el protagonista está en el ocaso de su vida, pues el término cenit resulta antagónico.
O quizás
 
MarceloArrizabalaga,19.07.2017
O quizás decía no interpreté bien al escritor.
 
guy,19.07.2017
Supongo que de distintos criterios se trata. No coincido en nada de lo que dice Ninive.
«Vendió su alma al diablo y el diablo lo colmó de favores» es la manera más simple, clara y, sobre todo, honesta de escribir esa frase. Eso de cuidarse de repetir palabras a veces es peor y uno queda como un pelotudo que camina esquivando soretes. Ahora puede venir otro a decir que no está de acuerdo con mi criterio y el de ninive.

Les dejo un parrafito del cuento que les dejé antes. Miren cómo se cuida de repetir esta mujer. De paso háganse un favor y lean el cuento entero.

«Cuando la mujer de la camilla tenía diez años vivía con su madre cerca del río. Era una zona que a veces se inundaba y las obligaba a mudarse a lo de su tía, que vivía unos metros más arriba, en una casa montada sobre una estructura de madera. Una vez, cuando la mujer de la camilla estaba haciendo su tarea en el comedor de la tía, vio por la ventana que un pescador merodeaba su casa, la de su madre. Había llegado en un bote, que ató a unos árboles. Unas botas altas lo protegían del agua, que le llegaba casi hasta las rodillas. Lo vio desaparecer por un lado de la casa, y después volver a aparecer por el otro. Espió por las ventanas. Pero en ningún momento golpeó la puerta o los vidrios. Cuando la madre lo vio le hizo una seña y lo hizo pasar. La mujer de la camilla podía verlos si se mantenían cerca de la ventana. Su madre le ofreció té caliente y se sentaron en la mesa. Después se alejaron. Cuando la mujer de la camilla regresó de la otra casa hablaron de los viajes que él hacía, de su trabajo de pescador, del río.»
 
guy,19.07.2017
Ja ja «se sentaron en la mesa» dice.
 
Ninive,20.07.2017
guy :dije que el uso de los verbos es flojo que se puede mejorar y sugiero no repetir sonidos. amó cantó salió perdió .
 
Ninive,20.07.2017
guy:
«A esa altura el bote casi ni se movía, avanzaba suave sobre el espejo de agua y a ella
SE LE FUE QUITANDO EL MIEDO( fue quitándosele el miedo). Entonces se dio cuenta que tenía frío, y un poco de hambre.( Recién) empezaba a amanecer. El pescador armó su caña, dispuso los anzuelos, y empezó a trabajar. Ella preguntó si su madre les había preparado algo para desayunar, pero el pescador le chistó y le hizo una seña para que permaneciera en silencio. Entonces preguntó si tenía algún abrigo de más en el bote. El pescador volvió a chistar».
 
Ninive,20.07.2017
guy:Leí todo el texto que señalas, me pareció demencial, sin pies ni cabeza.
 
remos,20.07.2017
La riqueza está en la diversidad, que es infinita, de los puntos de vista.
La escritura contra la corriente, esa que que experimenta posibilidades nuevas fuera de las reglas convencionales o del momento (la lengua está formada por células vivas) es la que descubre nuevas tonalidades, antítesis que hasta ahora ni las águilas han osado.
De igual modo la literatura que se mueve dentro a reglas estrictas e inviolables, de natura matemática, pero que permite infinitas posibilidades, constituye un universo nuevo, donde las perplejidades del lector son bien nutridas.
En suma, el juego con las palabras permite abrir pequeños y grandes arcanos, ya desde la lectura, como desde la artesanía de la escritura.
Apariencias vagas y fluctuantes a un primer golpe de ojo, pueden ocultar una concisión de estilo sin igual.
Seguramente para describir, por ejemplo, los olores hay que descubrir su sintaxis, las reglas que los gobiernan...
Digo, un pato se desliza sobre el agua en perfecta armonía y, al parecer, sin esfuerzo alguno, pero debajo de la superficie hay un intenso trabajo y consumo de energía de sus palmadas patas.
Apreciables los puntos de vista de ninive y de guy, con sus diferencias.
 
remos,20.07.2017
Personalmente no me di cuenta de: "se sentaron en la mesa", cuando leí el cuento.
No sólo porque no dice "se sentaron sobre la mesa", sino porque dice que la madre les ofreció té caliente. Entonces la situación está y la lectura fluye.
Pregunto si se hubiera o hubiese colocado una coma, no habría resaltado lo de la mesa, y su aparente extrañeza: "Su madre le ofreció té caliente, y se sentaron en la mesa".
No es que los pescadores dicen "se sentaron en la mesa"?
 
remos,20.07.2017
Me hizo reír ninive con su juicio categórico, inapelable y honesto acerca del cuento que, seguramente, es interesante leer, aunque sea por curiosidad.
 
yastoy,20.07.2017
"...y uno queda como un pelotudo que camina esquivando soretes." Guy: me parte esa frase. te la plagiaré algún día.

Pues tras el resquemor de ayer ( ), y tras la lectura de todo lo que ha dado de sí este ejercicio, me siento satisfecho no sólo de que se haya tenido la amabilidad de patear con saña mi intento de cuento, también el poder disfrutar de tan variadas, divertidas, lúdicas y lúcidas y, por supuesto, muy instructivas y constructivas prácticas de crítica fundamentada.

Permítanme reservarme mi diagnóstico en lo que al particular se refiere y prometo intentar no volver a hacerlo (escribir un mal cuento), aunque ciertamente yo me conformaría con, tras múltiples fracasos, escribir al menos un sólo cuento bueno una vez en mi vida. Habría valido la pena tanto intento (tanta cagada, por usar el lenguaje adecuado).

Esto queda dicho para todo/as menos para el tocaguindas de los cuernillos, para quien no tengo más que insano desprecio. Y más bien debiera él tomarse el antipsicótico, porque me parece que la insuperable norinesparada es la parte más estable y cuerda de esa familia.

Muchas gracias por el aúpe, estimado/as cuenteros.net

Un placer sucumbir a sus pies.

Yastoy encantado.
 
yastoy,20.07.2017
bPensamientos/Dichos Antológicos:/b
i...En suma, el juego con las palabras permite abrir pequeños y grandes arcanos, ya desde la lectura, como desde la artesanía de la escritura."/i (remos)
 
-kurtz,20.07.2017
soldado remos, sino se dice "se sentaron a la mesa", entonces cómo se dice ?

Hay que hacer diferencia de la expresión popular hasta el concepto de la lógica, si esto fuera posible.


 
-kurtz,20.07.2017

En mi opinion y leyendo el cuento de yastoy, yo no hubiese enviado a dos sacristanes al rescate del viejo terminal que optaba por el suicidio, sino hubiese enviado a dos soldados con una orden determinante :

Levanten a ese soldado maltrecho y pongale en fila !!!


Por lo menos hubiese servido los últimos días de su vida a la patria en algún batallón de infantería.

Otra cosita soldado yastoy, los camiones no pasan frente a la catedral, está prohibido. Como dice Daky, demasiada ciencia-ficción.

Saludos de
Walter E. Kurzt Colonel.

 
remos,20.07.2017
Sólo un detalle, soldado Walter, la frase en cuestión es «se sentaron en la mesa».
Se sugiere leer el cuento.
 
-kurtz,20.07.2017

Soldado Walter ? suerte tiene usted que no le envie como limpia minas al desierto y sin traje de protección.

Colonel !!! que no sabe del escalafon militar ?

Deme 10 kilómetros de marcha forzada !!.

 
-kurtz,20.07.2017

Ahora, en lenguaje militar es lo mismo "se sentaron en la mesa" o "se sentaron a la mesa".
acaso alguna batalla se ganó jugando a las palabras ?

Disciplina soldado.


 
-kurtz,20.07.2017

Ahora en el aspecto lógico, no entiendo la razon de que dos sacristanes hayan ido en ayuda del aquel pobre anciano ateo y suicida, pues el arzobispo ya le había bendecido y eso era suficiente para morir con dignidad.

De haber estado en la escena, yo mismo le disparo con mi arma de servicio.

Lo que recomiendo al soldado yastoy es que escriba con más lógica y disciplina.

 
tomasso_brusca,20.07.2017

Leyendo nuevamente el cuento de yastoy y pensando un poco más profundo, yo creo que el anciano le debía algún dinero a mi tío, il signore Salvatore Brusca y deberle dinero a la Camorra Siciliana es peor que hacer un pacto con el diablo.

De modo que o moria bajo las ruedas del camión basurero o de un coche bajaban tres mafiosos y tres ráfagas de ametralladoras hubiesen puesto fin a sus infelices días.

Bueno, la diferencia está en que mi tío le hubiese celebrado un funeral de lujo, con muchas flores y coronas fúnebres, incluyendo una banda típica siciliana.
Al fin, cada cual muere como mejor lo desea.

 
Vogelfrei,20.07.2017
Bueno. Terminaré con lo de "Poyo", aunque es bastante dificil traducir o interpretar ese tipo de cosas, por eso los traductores prefieren mantenerlo en su idioma original -veré la traducción de Hermano Miguel al inglés-. Poyo es una especie de grada o gradería o banca o mesa que se ubica en la puerta de la casas del cholerío, algunos gamonales también la construían. Básicamente estaba hecha de barro, pero también podía ser de cemento o piedra. Se usa hasta la actualidad.

El cholo menciona que en su casa existía uno.-
 
remos,20.07.2017
Es un banco de piedra arrimado a la pared, que se usa en cualquier parte del mundo.
 
guy,20.07.2017
Yastoy, de eso se trata, de escribir al menos un cuento bueno en la puta vida. Yo el día que lo haga capaz que lo ponga en esta página y quienes los lean no tendrán la menor duda porque cuando den clic al título para abrirlo enseguida se van a encontrar con una leyenda más o menos así: lo que está acá abajo es un cuento bueno.
 
rhcastro,20.07.2017
Algún día...
 
remos,20.07.2017
EL CUENTO, yoyanoloescribí; pero a mis simulacros les tengo afecto porque me acompañaron, en su momento, camino a la venta. Modestamente, claro está.
 
yastoy,20.07.2017
Sea como sea, yo no engaño a nadie:

biDe cada diez palabras que escribo,
cinco
son la mitad/i/b

yastoy usando la lógica matemática.
 
yastoy,20.07.2017
pero ante todo, carajo, son ustedes unos desmedidos:

Empezaron con el cuentillo expiatorio y como se les hizo poco ahí me tienen al viejito ya que el hombre ya no sabe ni de qué murió y ya ni si está muerto o aún lo andan vapuleando en los foros.

Señor! sí señor! pero no me lo ponga a limpiar letrinas que ya está el hombre acabado. Mas bien llevelo al frente a que el enemigo gaste munición.

A sus órdenes mon cogonel.


PD:

A mí el que me gusta es el de rhcastro:

"Algún día..."

Joder, ese sí es un relato corto en toda su extensión, lo dice todo y se queda el lector como con ganas d más.

yastoy con 5*
 
remos,20.07.2017
Le pregunto a guy por qué considera, si es así, un buen cuento el del link.
 
remos,20.07.2017
Cogonel? Por mucho menos me mandaron al desierto como limpia minas, y sin traje de protección.
 
-kurtz,20.07.2017

en el cuento de yastoy hay que buscar una muerte para aquel ciudadano y que deje conforme a todo el mundo.

Yastoy quiso exponer un muerte indeterminada con tal que hubiese contexto con esa muerte por cierto, necesaria.

Sería bueno ayudar a yastoy en ese aspecto.

 
yastoy,21.07.2017
Yoi sigo intentando desentrañar el relato de rhcastro. Oiga, eso sí es un relato con potente carga de profundidad.

Señor, sí señor, pero lo que usted propone, cogonel, es una ejecución consecuente con el resultado de un sufragio.

Me parece cruel y retorcido, señor. Propio de un estratega de su altura:

Dele entonces: a ver con qué método puede el ínclito consumar su huída.

 
remos,21.07.2017
"La única manera, creo, de aprender a escribir cuentos es escribirlos, y luego tratar de descubrir qué es lo que se ha hecho…" [Flannery O'Connor)
 
remos,21.07.2017
"Si algo hay evidente es que un plan cualquiera que sea digno de este nombre ha de haber sido trazado con vistas al desenlace antes que la pluma ataque el papel. Sólo si se tiene continuamente presente la idea del desenlace podemos conferir a un plan su indispensable apariencia de lógica y de causalidad, procurando que todas las incidencias y en especial el tono general tienda a desarrollar la intención establecida".
(Allan Poe)
 
remos,21.07.2017
Es curioso, pero he sentido decir al gran Cortázar, algo distinto a lo de su maestro Poe, aunque hablaba del cuento y no de la novela, y de su experiencia personal.
Decía el Cronopio major, algo así, que cuando él escribía un cuento, la idea o el estímulo patía de una situación cualquiera e inesperada que lo visitaba en cualquier momento y circunstancia del día. Entonces él se ponía a escribir, pero sin tener idea del final ni hacia donde iba el personaje o los personajes, los que se encargaban de escribir el cuento. Ni más ni menos.
Tanto así, decía bromeando, que se avergonzaba un poco de colocar su nombre al final del cuento, porque éste se había escrito sólo, y él era una especie de medium nada más.
Me parece extraordinaria esta confesión, dicha un poco en broma y un poco en serio. No puedo no pensar que Cortázar fue un escritor feliz.
Seguramente desde afuera nada llega, las musas no existen, a nadie le cae un rayo dorado que penetra en su mente, y los cuentos se escriben solos. Es claro, pero la imagen que nos regala Cortázar es muy sugestiva.
Esto el lo maravilloso de la literatura, donde nada se ha dicho en forma definitiva, y las cosas siempre están evolucionando, según el espíritu del tiempo de cada época y donde los grandes y los liliputienses pueden decir la suya según la propia e irrepetible unicidad y originalidad de seres contingentes.
 
Daky,21.07.2017
Oiga, amigo remos:

¿ahora sería usted capaz de soltar toda esa parrafada pero del revés? y sin tomar aire, así, de corrido...

Es usted un pensador fúrico...

¡ipinches malparíoooos! racistas desteñidos qué les pasa con los negros...?/i

ay, norita qué sobresaltos me da usted... ¿pero no estaba dormida, almita de Alfonsina?
 
yastoy,21.07.2017
¿Vos no descansás nunca, descentrado, de abrir esa boca sólo para decir necedades, especie de brisa rectal?

i"...la crítica no es la pasión de la cabeza, sino la cabeza de la pasión. Su objeto es su enemigo, a quien ella no pretende refutar, sino aniquilar."/i (Karl Marx; criticón a tiempo completo)
 
remos,21.07.2017
No sé si eres una aliena o algo por ahí, digo por la foto de tu página.
En cuanto a la parrafada, ésta me exige oxígeno a la neurona, y como no soy anaeróbico, para traerla
de vuelta, a la parrafada, no podría esputarla en sentido opuesto sin tomar aire, aunque apreciaría esa facultad.
 
remos,21.07.2017
En todo caso te recomiendo, daky, incursiones en la mesa redonda, creo sería ampliamente apreciada/o.
Po estos lados, en breve no serás leída/o, y ocuparás sólo espacio.
 
-kurtz,21.07.2017

Este es el problema de la vida civil, demasiadas consideraciones y filosofia.
En mi caso, como colonel, envio a dos soldados a que quiten a ese anciano de la calle o del frontis de la iglesia y le envien de inmediato a una unidad militar a servir a la patria, que haga aseo a los tanques, a los morteros, lubrique ametralladoras pero que deje de perder su tiempo.

Soldado remos, si continua con tanta palabreria le voy a enviar a servir al batallón de morteros.

 
Ninive,21.07.2017
otra vez LÁSTIMA que un foro que parecía bien encaminado se vea contaminado por diálogos no pertinentes. invito a proponer otro texto para el análisis y desde hoy voy aborrar todos los mensajes no adecuados al tema del foro.remos sugiere la mesa redonda, apoyo la idea.
 
remos,07.09.2017
Ambas cosas son dos falsos problemas.
Uno, el escribir o subir varios textos al home no le quita nada a nadie, poque todos tienen igual posibilidad de escribir sus obras maestras o sus bodrios. No es necesaria una vitrina donde pelear, con dientes y muelas, para ganarse lectores.
Ambas osas son dos falsos problemas.
Uno, el escribir o subir varios textos al home no le quita nada a nadie, poque todos tienen igual posibilidad de escribir sus obras maestras o sus bodrios. No es necesaria una vitrina donde pelear, con dientes y muelas, para ganarse lectores.
 
remos,07.09.2017
Dos, en el caso de aprendices de artesanos de la escritura, en busqueda obsesiva de lectores, se puede considerar una suerte el que sean plagiados, porque esto permite una mayor difusión de los propios textos, ergo, mayores lectores. Elemental Wattson.
 
henrym,05.01.2019
Napoleón no fue ningún genio militar, sino un simple pelele. Leer Guerra y Paz, donde el sí genio de la literatura, don León conde Tolstoi lo pulveriza, no con banales opiniones sino con riguroso análisis histórico y lógico.
Napoleón Bonaparte tuvo el mérito de inventar un teorema geométrico, y eso sí que no es cosa de poco.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]