TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Poesía / poesía chilena - [F:8:345]


bolbaran,23.07.2003
pongan aca los poemas chilenos, para dar a conocer de nuestro país la poesía q se escribe aquí
Ete es el último q escribí

ya no te veo,
ya no te siento,
y ahora lo único q anhelo es tenerte,
pero lo único q me queda es recordarte.
Recordar esos momentos,
recordar esas alegrías,
recordar todo lo q vivimos,
recordar es tan doloroso,
pero esta es mi sentencia,
esta es mi cárcel,
este es mi destino
por no saber apreciarte
 
daimonion,25.07.2003
Cualquiera de Huidobro nos vendría bien... Voy a buscar uno...
 
cayo,04.08.2003
Soy chileno y quiero poner esto, leelo amante de Huidobro...

Soy el Aire que llena pulmones de flemáticas palabras
Porque soy la úlcera de los que leen poesía bonita
Y la toman muy en serio
Sería Neruda si se leyeran estos versos al reves
Sería Cervantes si estos versos fueran versantes
Sería más "juvenil" si me vendiera a la calentura de las seis de la tarde
Pero no...
Soy exactamente lo que en mi país
nadie quiere que sea la juventud
Un cristiano revolucionario
Un amante de la Poesía inteligente
Un comunista Creyente y con fé de hierro
Un tonto que les escribe en pocas palabras
El mundo que en su sabiduría
No pueden tener de otra forma que leyendo esto...

Por Que no parra? Quiero saber de otros poetas chilenos plis... pero weno sí.
 
evaristo,05.09.2003
Chile quince millones de habitantes, quince millones de poetas. El vervo no está en la biblioteca. En Chile está en la calle...
 
azarias,09.09.2003
Entre el pueblo, los cordones marginales
el verso de una cueca diciochera
la poesía vive en mi gente, en mi barrio.

El viejito que canta en las micros
al son del motor
las bocinas.


allí...allí señores vive la poesía.
 
adanir,20.09.2003
Sin tus canciones, sin tu poesía,
en ésos bellos valles no habría vida.
Ni palabras de tus poetas
de sus bocas saldrían.

Los Andes imponente no serían,
tus niños felices tampoco.
Y éstos versos no podrían
ser escritos por éste loco.

Y los ovejeros caminantes
del Sur no me verían.
Si por tu desierto no andaría
Perdido, sin ti, como antes.

Chile de mis amores yo decía.



 
noir,04.12.2003
algo de anti poesia de Nicanor Parra

Que Dios nos libre de los comerciantes
sólo buscan el lucro personal

que nos libre de Romeo y Julieta
sólo buscan la dicha personal

líbrenos de poetas y prosistas
que sólo buscan fama personal

líbrenos de los Héroes de Iquique
líbrenos de los Padres de la Patria
no queremos estatuas personales

si todavía tiene poder el Señor
que nos libre de todos esos demonios
y que también nos libre de nosotros mismos
en cada uno de nosotros hay
una alimaña que nos chupa la médula
un comerciante ávido de lucro
un Romeo demente que sólo sueña con poseer a Julieta
un héroe teatral
en connivencia con su propia estatua

Dios nos libre de todos estos demonios

si todavía sigue siendo Dios.

 
shimapi,16.12.2003
Va caminando
triste y solo
y piensa que está sobrando
en este cruel y vil mundo
que lo ahora rodea
y que siempre lo ha tratado mal.
Por eso se aísla,
por eso llora,
por eso no se siente vivo,
por eso no se quiere,
por eso sufre diariamente
al sentir que su vida no vale nada,
y al pensar por qué vivir en un mundo
que no te quiere
que no te respeta
que no te acepta
que no te valora
que prefiere ignorarte a aceptarte,
que piensa que no vales la pena...

Pero lo que él no sabe es que
Hay por lo menos una persona
que sí te quiere,
que sí te acepta,
que sí te comprende,
que sí te valora...
Pero, lamentablemente,
tú a esa persona,
no la quieres escuchar,
no la quieres amar ni dejar que te ame,
porque estás tan cegado a tu mediocridad,
que no aceptas que otro ser piense distinto a ti,
y ese alguien soy yo.
 
evaristo,16.01.2004
Muchos más, Lihn, Tellier, Garrido, etc..., la poesía vive en las calles y no llega a las bibliotecas, así es Chile. Nos basta con tener al poeta vivo más importante de habla hispana, su majestad el Vervo Nicanor Parra. Mis respetos y saludos.
 
opeoraun,17.01.2004
1:38 pm
despierto sin fundamento
el movimiento de lo dado empezó
sin mi
perfecto
franjas acidas de sol acechan mi apasionante modorra, mierda,
me giro
me tumbo como inocente insecto tragico
arremango las sabanas
arremango la vitalidad
erijo la insipidez
dirijo la mano al que esta doblado
y lo pongo hacia arriba

las ganas de mear me despiertan
hecho un vistazo a ojos semiabiertos:
mala ventana alli
anunciandome vida de otros
ojos solo por dentro
callate cerebro
mundo que se abre hacia que
pies que avanzan hacia que
podria ser otra cosa
si
una quietud eterna
existir como una chomba
ser la voluntad y no la interpretacion

entre bocinazos y ruido de ollas
fuerzo el sueño

...flores venenosas
ideas amarillas inacabadas
es lo que tengo
o padezco
vaga excitacion provisoria de un sueño que no fue
sueño que despierto
o sueño que sueño
pongo un pie en el suelo:
circulacion
huesos
proyeccion
aprehension
sensacion inexorable de uno
-una mierda, una mierda extensiva que se acumula
y da caracter de fundamento a tal acumulacion-
o sea uno mismo que es por que se sabe
gracias a esto:
dias estupidos
pidiendo sentido
cortinas que se abren historicamente
aleatorios hombres en calconcillos a las 7 de la mañana
calentando agua
tostando pan
trepando por la mano arrugada
de la oportunidad
oportunidad de democracia
oportunidad de sabanas
oportunidad de intercambiar fluidos
oportunidad de cemento y sombra

cara frente al espejo
agua
voy rebotando entre los muros
maldiciendo entredientes
me planto en medio de la habitacion
miro al todo voraz
la cama existe cada vez mas
mi columna y los brazos comienzan a existir
progresivamente
 
mariog,17.01.2004
¿Qué pasa con los demás Parra? Aquí en una época se difundió mucho la obra de Violeta Parra... ¿quiénes quedaron de ellos?
 
Femme,20.01.2004
Hasta el momento, este es mi favorito de Pablo Neruda.

Poema 20
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
 
mariog,21.01.2004
Trato de conocer la poesía chilena ya que soy argentino. Con Evaristo hemos tenido una jugosa charla: él sostiene que ustedes en Chile son poetas por naturaleza; yo aprecio que, sacando a Neruda son muy pocos los autores chilenos conocidos que la gente recuerda. Más allá de los aportes de los poetas de la página y de las menciones ya hechas de Huidobro y Parra, ¿de qué poeta chileno puedes hablarme?
 
Femme,22.01.2004
Aquí tienes un poema de Miguel Arteche:

Thomas Wolfe camina por Virginia

A través de la noche vas dejando tu ausencia,

sin hojas que desde el bosque anuncien lo que has dejado,

sin puertas que penetren tus pasos oscurecidos.

Oh impalpable, oh músico de viejas y enterradas ciudades,

escucho, uno a uno, tus pasos bajo la noche

-la noche sobre Virginia- cuando llegaste a Richmond

mordiendo tu corazón, abandonado en vida

como una profunda ola en un mar lejano.

Pardas y tristes glorias cubrieron tus tristes ojos.



We shall not come again.

We never shall come back again.



No pasarán los aires sobre tu lento cuerpo.

Tú, el más extraño, el eco de un amor oscurecido,

el más lejano en tu aventura por la tierra,

ven a recibir la mano que no encontraste,

ven a abrir la puerta, ven

a recordar los nombres que en tu memoria huyeron,

ven a buscar el niño delicado y confuso,

perdido en la colina,

ausente porque el tiempo pasaba entre los arces.



Desde entonces, desde ahora

entras sobre la mano rugosa de nuestra América,

Thomas, Tomás, apellidado angustia,

Thomas, Tomás, apellidado furia,

Thomas, Tomás, apellidado muerte;

vienes sobre los hombros del caballista duro,

caes sobre los pasos cansinos del solitario,

cantas en los fogones tu extraña vidalita;

Thomas, Tomás, tu cuerpo se ha extendido

y en la noche profunda tú has mordido el relámpago

y has muerto de la última muerte que deseaste.



We shall not come again.

We never shall come back again.



En el océano lechoso de una antártica niebla

un día atravesaste los caminos de Francia.

Fuiste sucesivamente rompiendo tu vida,

fuiste destrozando callado el aire que te rodeaba:

eras demasiado amor para el estrecho círculo

de Asheville, de Park Avenue, de París o de Londres,

eras demasiada angustia para Esther desolada:

Mrs. Jack, su mundo planetario,

la joya derrotada de su amor en la noche.

Oh corazón: pregunta en nuestra América oculta

si tu efímero sonido de hombre destrozado

encontró, por fin, un eco que se volviera piedra,

un canto hecho de furia, un canto hecho de viento.



Virginia, los pinos de Virginia, las playas con secretos,

la estación neblinosa,

el mar como mujer dormida:

todo pasa a tu lado, pero tu amor persiste;

cada paso tuyo es un paso hacia la muerte,

así como los tristes fantasmas de las hojas

tras tu espalda cansada, así como esperan

al llegar a tu casa la muerte de tu hermano.

Y alguien entona al tiempo de morir solitario

una antigua canción de angustia y de nostalgia.



We shall not come again.

We never shall come back again.



Vuelve, vuelve ahora, reposa, hermano,

para que desde lejos, de todas partes vengan

a recibir tu cuerpo que traspasan las sales,

para que pongan calma en tu cuerpo dormido,

para que llenen de música tu nombre,

para que cubran de silencio tu angustia.
 
blanquita,23.01.2004
Y Gonzalo Rojas que acaba de ganar el premio Cervantes, no lo olviden.
 
borges,11.02.2004
Pese a mi nick -el que escogí porque mi escritor favorito es Bolaño y no me lo permitían por la Ñ- soy chileno. Y a mucha honra en lo que a literatura respecta. Alguien menciona que Chile es un país que destaca en lírica sólo por la intervención de Huidobro, Neruda y Parra. Está bien, que cada uno diga lo que quiera; pero, ¿qué hay de la mágica poesía de Gabriela mistral? Si bien es de formas descuidadas y rima imperfecta, su contenido casi al borde del abismo, de un género tan cautivador. La mejor poetisa de Sudamérica. Quizá junto con Alfonsina Storni. Cómo olvidar la mágica facildiad de Tellier para lelgar a las entrañas del lector; cómo olvidar a Enrique lihn, su poesía -y su prosa- teñida a la vez de lo cotidiano y lo imprevisto; cómo olvidar a Rojas, a Arteche, a Bolaño, que si bien no es un increíble poeta es el mejor prosista que nuestras tierras han dado.
Chile es un país de poetas. Te apoyo, Evaristo.
 
evaristo,11.02.2004
Me parece que en justa medida, borges ha sacado a relucir a la Mistral, desdeñada por Desaolación y amada por Tala. mariog se acordó, además, de la Violeta y sus maravillosas décimas. Hay muchos otros, Oscar Hanh, Villalobos, el mismo Zurita, Rosamel del Valle, que es muy bueno, Violeta Quevedo, que, a pesar de no ser poetísa, tiene una prosa muy inspiradora. Dejo a otro escritor chileno para su juicio, se llama Juan Emar; particularmente original, se crió en Francia y escribio una suerte de compilado, que nunca terminó. Una rosa para la solapa sud-americana, lamentablemente, desconocido. Mis saludos y respetos.
 
mandrugo,12.02.2004
Patricio Manns, Juan luis Martínez, Adolfo Couve, Volodia Teitelboim, Alejandro Jodorowski, Raquel Weitzmann, Carmen Yáñez. Saludos!
 
mariog,12.02.2004
¡Finalmente! Gracias y un saludo.
 
ZephiruS,03.03.2004
hay un montón de poetas...
 
koji,03.03.2004
Soy chileno y me gusta la poesía chilena. Este es del gran Enrique Lihn:


bEl estilo es el vómito/b

Palabras que nunca caben en una misma frase
se apretujan en ella
una pandilla de borrachos a la salida del saloon
Y la poesía vocifera excitada por la velocidad
de las asociaciones. Sus adictos
hacen caso omiso de las señales del tránsito
Palabras que se acoplan unas a otras hasta perder el sentido
en esos excesos
El estilo es el vómito.

(Del libro “A partir de Manhattan”, de Enrique Lihn)

 
bee,05.03.2004
De una chilena: Gabriela Mistral.

DESOLACIÓN

La bruma espesa, eterna, para que olvide dónde
me ha arrojado la mar en su ola de salmuera.
La tierra a la que vine no tiene primavera:
tiene su noche larga que cual madre me esconde.

El viento hace a mi casa su ronda de sollozos
y de alarido, y quiebra, como un cristal, mi grito.
Y en la llanura blanca, de horizonte infinito,
miro morir intensos ocasos dolorosos.

¿A quién podrá llamar la que hasta aquí ha venido
si más lejos que ella sólo fueron los muertos?
¡Tan sólo ellos contemplan un mar callado y yerto
crecer entre sus brazos y los brazos queridos!

Los barcos cuyas velas blanquean en el puerto
vienen de tierras donde no están los que son míos;
y traen frutos pálidos, sin la luz de mis huertos,
sus hombres de ojos claros no conocen mis ríos.

Y la interrogación que sube a mi garganta
al mirarlos pasar, me desciende, vencida:
hablan extrañas lenguas y no la conmovida
lengua que en tierras de oro mi vieja madre canta.

Miro bajar la nieve como el polvo en la huesa;
miro crecer la niebla como el agonizante,
y por no enloquecer no encuentro los instantes,
porque la "noche larga" ahora tan solo empieza.

Miro el llano extasiado y recojo su duelo,
que vine para ver los paisajes mortales.
La nieve es el semblante que asoma a mis cristales;
¡siempre será su altura bajando de los cielos!

Siempre ella, silenciosa, como la gran mirada
de Dios sobre mí; siempre su azahar sobre mi casa;
siempre, como el destino que ni mengua ni pasa,
descenderá a cubrirme, terrible y extasiada.

 
bee,05.03.2004
Y este de Jorge Teillier que me apretuja el corazón cada vez que lo leo.

CUANDO EN LA TARDE APAREZCO EN LOS ESPEJOS

Cuando en la tarde aparezco en los espejos
Cuando yo y la tarde queríamos unirnos
Tristemente nos despedimos
Tristemente nos hablamos en el espejo que disuelve las imágenes
Quién soy entonces
Quizás por un momento
De verdad soy yo que me encuentro

Quién soy yo sino nadie
Alguien que quisiera pasarse los días y los días
Como un solo domingo
Mirando los últimos reflejos del sol en los vidrios
Mirando a un anciano que da de comer a las palomas
Y a los evangélicos que predican el fin del mundo

Cuando en la tarde no soy nadie
Entonces las cosas me reconocen
Soy de nuevo pequeño
Soy quien debiera ser
Y la niebla borra la cara de los relojes en los campanarios.
 
conchitasv,17.03.2004
Soy española y considero que la poesía chilena es muy superior a la argentina, la venezolana, peruana, etc etc, aunque Neruda sea uno de los escritores más odiosos
 
atilavicius,18.03.2004
soy chileno ...

hoy es mi primer dia aqui y me a gustado.....

tengo mi propia poesia en mi mente..espero plasmarla en letras y hacerlos sentir como yo.......ciao...me leeran pronto
claudio
 
atilavicius,18.03.2004
escriban ...
 
koji,29.03.2004
Esto es un fragmento de uno mis poemas favoritos de Vicente Huidobro.

/bEL PASO DEL RETORNO/b

A RAQUEL QUE ME DIJO
UN DÍA CUANDO Tú TE
ALEJAS UN SOLO INSTANTE,
EL TIEMPO Y YO LLORAMOS

Yo soy ese que salió hace un año de su tierra
Buscando lejanías de vida y muerte
Su propio corazón y el corazón del mundo
Cuando el viento silbaba entrañas
En un crepúsculo gigante y sin recuerdos
Guiado por mi estrella
Con el pecho vacío
Y los ojos clavados en la altura
Salí hacia mi destino
Oh mis buenos amigos
¿Me habéis reconocido?
He vivido una vida que no puede vivirse
Pero tú Poesía no me has abandonado un solo instante...

De Últimos Poemas. Póstumo, 1948


 
anemona,29.03.2004
Odio caer en esto, pero Mariog, limpiate la boca antes de hablar con desprecio de Pablo Neruda, tal vez está muerto para tí, pero para muchos su legado es imperecedero, bueno no sé si lo entiendas. Pero por favor respetemos, yo te respeto a tí, tu por favor no descalifiques.

Poema 12

Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.

Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.

He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto, como un viaje.

Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.
 
dark_kakko,05.04.2004
Neruda representa lo mágica y especial que es la poesía chilena en el mundo... Es el cónsul de los versos chilenos en todo el mundo... El que lo entienda de otra forma y lo sienta tan insistente, es por que no sabe que cualquier verso exportado, lleva su nombre en la frente y aún así no pierde su individualidad. Habrán más nerudas, habrán más poetas que pondrán el nombre de la poesía chilena en el mundo, esperen y veran...

Aqui el poema que angosta mi pecho cada vez q lo leo...


Poema 15

Me gustas cuando callas porque estas como ausente,
y me oyes desde lejos y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante,
y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.
 
PabloSaavedra,08.04.2004
HOLA AMIGOS, LES DOY LAS GRACIAS POR CREAR SITIOS PARA POESIA. BUENO AQUI HAY UN POEMA TRAGICO/NATURALISTA, ESTE POEMA NACIO DE UN CASO REAL OCURRIDO EN LA VIII REGION DEL BIOBIO, ES UNA HISTORIA DEL CAMPO MUY ANTIGUA QUE RESCATE DE UN SABIO ABUELO, SE TRATA DE UN HOMBRE QUE SE SUICIDO PORQUE SU MUJER LO ENGAÑABA, ES UN POEMA TRISTE PERO QUISE HACERLO ASI PARA PODER REFLEJAR UNA SITUACION DOLOROSA, ESPERO QUE OS GUSTE

Nada cae en la subida
solo hojas sin palabras
quietud solo en las aguas
junto a tejas quebrajadas
Seda, olor a pan, a arroz quemado
guindas secas, un fogon
y olores de desesperanza

El otoño esta en lo cierto
nada dice nada teme
nada cae, solo llueve
bajo el monte acrisolado
Espejismo de la gloria, unitario solo y grande
lluvia, aji, pan tostado
casa vieja barro y pasto

Solo el hombre caminando
manto oscuro muy mojado
rondando heras y rios
frotandose ambas manos
toma firme su cuchillo
mango de hueso, desgastado
mira al bajo, solitario
mira al perro a su lado
suena el aire, viento llano
el cuchillo ya no es malo
el cuello del hombre solo
lentamente ensangrentado

Atras quedo el otoño
los ajies y el tostado
la casa yace en miseria
sin una mujer a su lado

Mujer infiel y culpable
que en tu años solo amaste
ahora vuelves la espalda
a tu unico enamorado
mujer infiel y culpable
no solo te has marchado
tambien cargas con muerte
de un hombre atormentado.
 
dark_kakko,12.04.2004
Es Excelente, la verdad me hizo sentir un poco melancólico. Felicitaciones...

Saludos
 
Pablo_Rumel,19.04.2004
Este es Pablo Díaz.. intersante por su propuesta bofista.

bEl temor de las sombras/b

La oscuridad y el hombre
van de la mano sin
mirarse entre si
por temor a los espejos.

La oscuridad teme ser la
gran respuesta del
hombre.

El hombre teme ser
La incisiva pregunta de
los abismos.

Por eso las sombras
callan, y el hombre
ultraja al vacío
en las cavernas oscuras;
ambos se mezclan en un
coito eterno
en la profundidad de las
cuevas y de las mucosas,
donde se crían por igual
los mosquitos, los
reptiles,
las, los demonios...

Donde se refugian las
bestias,
y los hombres
pintan ídolos deformes.


 
koji,20.04.2004
/uDe Rodrigo Möller:

"...El mundo tuvo dos principios,
uno anverso y otro inverso,
el vínculo
que desata
la antelación de cada uno
aún está próximo a su término..."

("La demora declina", del libro "Morada del Paso")./u
 
koji,25.04.2004
A Rodrigo Möller
b
Añoro Desierto
La memoria de la sal
me acompaña en el abismo.

Claudio Villablanca I.
/b

Koji.
 
lautreamont,04.05.2004
Pedro Díaz nació de la ubre de C. Valdebenito y su "amante de la china cochina" el "bofismo" ¿fue? ¿es? una muestra de nada, basada en palabras al azar, con un léxico de carnicero a la última moda dadaísta. Pedro D. no caigas en el juego de esa cofradía bukowskiana que es Valdefeíto
tú eres mejor
 
carolala,06.05.2004
Más que interesarme

Más que interesarme quién soy
me interesa lo que parezco.
¿Pareceré canela,
pareceré cadáver?
He pasado por cuesco,
por habichuela,
y lo que queda es hoy
lo que no cabe por mucho que caven.
...
Uribe, Armando.
Más que interesarme, de "Los ataúdes-Las errratas", Be-uve-dráis Editores, Santiago de Chile, 1999. pág. 51.

 
Al-Duende,07.05.2004
Poesía chilena... y poesía desde España sobre Chile -sobre lo poquito que conozco de Chile; por cierto, Chile, el acento más bonito de toda América Latina-. Os invito a leer, con todos mis respetos, "Reivindico tu conciencia" (uno de los textos que aparecen al pinchar mi nick).
 
evaristo,14.05.2004
Alma no me digas nada que para tu voz dormida ya està mi puerta cerrada.
Una lampara encendida esperò toda la vida tu llegada, hoy la hallaras extinguida.....
Juan Guzmàn Cruchaga (Canción, fragmento)
 
garox,13.12.2004
Eso de que Chile es un país de poetas es un mito, un puro cuento, la gran mayoría han sido reconocidos por buenas campañas publicitarias.
Yo conozco uno que vive apartado en su refugio, sin afán de figuración, su nombre Sergio Hernández, y es poeta de tomo y lomo, y recorre las calles donde unos pocos le reconocen. Su poesía lo hace poeta, y no la editorial que lo publica.
Este país no es tierra de poetas, no nos subamos al barco que han construído otros. Si fuera por eso, Argentina sería tierra de Cuenteros, porque Borges y Cortázar eran argentinos. Y si fueramos país por país nos daríamos cuenta que todos postulan a ese título.
Y lo mejor por estos días es dedicarse a lo nuestro, escribir y escribir, lo demás es paja que se lleva el viento. (¿Además de las Chuchadas que hacemos los chilenos?)
 
Pubis,15.12.2004
Sin duda que el género literario más potente en Chile es la poesía... y creo que si de poetas habláramos, Chile se llevaría uno de los primeros puestos en lationomérica... no así en otros géneros, pues la prosa no ha sido tan fuertemente desarrollada como -por ejemplo- en Argentina... creo que la tradición literaria de un país se va forjando a partir de ciertos íconos... en el caso de Chile, los íconos serían Alonso de Ercilla, Carlos Pezoa, Gabriela Mistral, Pablo Neruda, Vicente Huidobro, Pablo de Rokha y Nicanor Parra (las figuras literarias más potentes de Chile... y todos poetas)... si nos remitimos a Argentina, es innegable que los legados de Borges y Cortázar son piezas fundamentales dentro de la configuración literaria del vecino país... y, en ambos casos, la prosa toma mayor fuerza que la poesía (aunque Borges escribió gran poesía, pero -a mí juicio- se destacó más por la prosa)... en el fondo los países somos herederos de ciertas figuras, las que nos llevan irredimiblemente a querer continuar con su legado... en el caso de Chile con la poesía, en el caso argentino con la prosa...
(es posible verlo de esta manera: si en un país los mejores jugadores de fútbol han sido delanteros, lo más probable es que todos quieran ser delanteros... así pasa también con la literatura).
 
Juan_Poeta,15.12.2004
el unico
espacio
del poeta .
No es solo Chile

es la poesia en Chile..!!

entre trabajadores
y hombres
del desierto grande

los poetas
nacen en cualquier lugar
Chile es un de ellos..
Juan
 
mandrugo,16.12.2004
Carlos Pezoa Véliz y Juan Luis Martínez tienen poesías que no dejan de acompañarme.
Pareciera na'que ver con el foro. En fin...
 
dawn,08.08.2005
CONOZCAN A ARMANDO RUBIO

pubis,25.01.2005
Poeta chileno suicidado y olvidado... ha quí algunos de sus poemas:

TARDE TENDIDA

Cuelgan enaguas y camisas y paños de cocina.
La tarde y su silbido errante
como niños de arrabal
agujerea los slips.

Y hay un olor a diente rabioso
en la boca de estos hombres,
a diente rabioso que desflora
el pan sobre la mesa sin mantel ni codo.

No esconde el vecino sus ropas,
nadie oculta sus sábanas con manchas amarillas
en estas casas pobladas de insectos,
mamíferos y aves
que traen un voto de pobreza
a estas señoras que tejen con orejas
que tejen ardides, que saben cuentos.

Cuelgan enaguas, pantalones y paños de cocina.
El viento va llevando lo poco que guardaban.
Cuelga, cuelga la mirada
Y hay una metáfora feroz en los alambres.

SECRETO

¡Qué buen amigo del hombre
el perro!
Lame todos los huesos
y los entierra.
Y el hombre perpetúa sus actos.

EDIPO

El hombre cansado
apoya su cabeza en la mano
y dice:
está todo dicho,
ahora voy a dormir.
Y ve de pronto a una mujer que duerme
y se pone a trabajar nuevamente.
Pero la mujer no despierta,
es otra la que llega
y lo hace olvidar a la que duerme.

NIEBLA

Negras humaredas emergen
desde el fondo de algún sueño inconfesable,
y una hojarasca de perros
se duerme
a la intemperie de los puertos.
Hierro y aceite tiene el mar en la frente.
Nocturno vibra el ulular de una sirena
y un hombre se arroja, lentamente, bajo el muelle.
Blancos perros se extienden, delgados, leves,
y se enrollan mutuamente, y se duermen.

Mar adentro surgen naves,
naves sordas como bueyes
rumiando el mismo mísero aceite
que agrava sus frentes
perpetuando
la soledad de los perros por el mundo.

...

Esta vieja costumbre es consecuencia
de amanecer cada día más cansado
y con la misma cara de siempre, el mismo aspecto
de carnero estupefacto -¡no hay derecho!
y la congénita liturgia de mirarme en el espejo
descubriéndome in fraganti con dentífrico y peineta
(mansa bestia: esa conducta no le asienta),
y la constancia de estar vivo y respirando
y por qué objeto, tú que sabes, y otras cosas
que últimamente no tolero:
la fidelidad conyugal de mis zapatos
y la plena autonomía de mis gestos.

EL AZAR Y LA NECESIDAD

El hombre es cóncavo, fortuito, necesario.
Y no nace solo, en lo oscuro y lo redondo.

Nada que hacerle:
el hombre nace torpe, intransigente
en su láctea condición, subordinado
al insípido pezón que se le ofrece.

El hombre llora y hace gestos,
quien le mueve, es el tiempo.
El hombre es un niño despechado,
sorprendido de pie por sus zapatos.
Entonces toma nota de su sexo,
certifica su origen y crece
mansamente, y reservado,
y muy cordial, y precavido y suficiente.
El hombre mira, y se enamora.
El hombre sueña, y edifica.
Y rueda por los días como una rara paloma.
El hombre se arrodilla, se persigna,
se cruza de piernas, se convence
definitivamente
de un dolor ignoto que le mueve.

...
Como un animal oscuro y redondo,
pone muros, puertas, piedras,
y se empecina en su fiesta y suma
y acumula, y mira en frente, siempre,
sin hallar el punto que le duele.
Al final la verdad es una sola:
el hombre nace, crece y se evapora.

de CIUDADANO (1983)

DISTANCIA

Indiferencia del mundo
y de las cosas
hacia mí;
indiferencia mía
hacia el mundo y las cosas:
mutua correspondencia.
Transito
y caigo
de pie.
La misma puerta
entreabierta
en un desierto
marchito de sol.
La gaviota extraviada
en un espejismo de mar,
abre sus alas,
yerta,
sobre el vacío de las cosas.

EN EL BAR

Voltereta de dados sobre la mesa,
voltereta de labios y de vino,
revolotear de moscas ebrias
sobre las grises cabezas.
Viejas palomas se escurren
portando botellas y bandejas.
El azar se ha montado a la mesa
y en roncas carcajadas se despliega.
Dados, moscas y palomas:
todo revolotea y se da vuelta.
Pero el vino germina
secretamente en las venas.

FRAGMENTO DE UN DIARIO

El crepúsculo y toda su pompa ya no me conmueven;
el lenguaje de los pájaros me parece indescifrable
-además, sé que no cantan para el hombre—;
detesto al sol cuando se afiebra;
prosigo blanco,
y mis brazos se estiran como un lienzo
en la gimnasia cotidiana;
tengo un desorden monumental en la cabeza,
porque sé, de razón no vive el hombre,
sino de sed, de hambre y de locura.

Tantas palomas negras:
huelen a chimeneas:
perros lamen veredas:
yo, en medio, como un trompo,
olvidado del ansia primeriza
de abrazar al crepúsculo en su fuga.

Tanta frente de bruces,
y aunque a veces yo cante cualquier tarde
de improviso en las calles celebrando
el acontecimiento de mis pies que caminan
y caminan,
siempre vuelvo a esta burda indiferencia,
a este clavar los ojos en el suelo
respirando un cigarro
como un murciélago quizá.

Así alzo la mirada solamente
si la noche se cierne
silenciosa y abierta,
y tiemblan los espacios como gran arboleda
encendida de grillos,
y parece que algo va a nacer.
Entonces, solo entonces,
alegra el respirar.

CONFESIONES

Soy bestia umbilical, delgada y andariega,
con un aire de pájaro en la calle.

Atado a los semáforos
por ley irrevocable.

Suelo ser atacado por mis hábitos
y por los vendedores ambulantes
que me auscultan la cara
de bar destartalado y decadente.

Amo la ciudad más que a nadie:
las calles y edificios,
noches pobladas de mamíferos
domésticos y astutos, que transitan por bares,
y beben, y comen, y se ríen, y se ríen, y se mueren.

Soy bestia siempre en celo,
pájaro individual, enfermo.

Confiado ciegamente en mis zapatos,
no me pierdo un detalle
de lo que está pasando, que es muy grave.

Me entristecen los hombres, me deprimen
sus orejas, sus dientes, y las blandas
extremidades; las ojeras;
y los rostros desérticos, tortuosos;
bigotes, anteojos, pelos, anillos, monedas;
cigarros defendidos
contra viento y marea; el fraudulento
pudor de las camisas;
y el orgullo, ese orgullo inconcebible...

Sobre todos,
los hombres que van solos por el mundo,
unánimes espaldas, hombros, rabia.
¡Voltear los autobuses, y tocarles
la oreja a los absurdos transeúntes,
saber de abuelas suyas y de hermanas,
y de la fecha atroz en que nacieron!
Cordialmente aborrezco
a los hombres de gafas, que saludan
suficientes, constreñidos,
con una mano blanda, lisa, como de nieve,
y se vuelven, y mueren
de cara ante el periódico;
a todos los que pasan
las horas entre muslos y aguardientes
perpetuando la fiesta de este mundo.

Extraña la ciudad cuando parece
no haber nadie, ni voces de Zutano o Mengano,
cuando una sombra inmensa, resollando
se descuelga de muros, y se manda a cambiar,
de una vez por todas, hacia un patio sin hambre;
aunque haya transeúntes
con ojos de paloma y pecho duro,
y algunos que se tienden en las calles
con un olor a muertos
y a padre avejentado por sus sueños.

Ninguna novedad hoy en la tarde.
La ciudad y su curso inevitable.
Yo, bestia umbilical, pájaro enfermo,
he de seguir de noche
atado al parpadear de los semáforos,
a la misma ciudad donde parece
que ya no habita nadie.

BIOGRAFÍA ANÓNIMA

Soy un oscuro ciudadano
abandonado en medio de las calles
por el cuchillo sin pan de mediodía,
despojado y marchito
como el reloj de las iglesias,
sin otro oficio que vagar entre disfraces.

Soy el familiar venido a menos,
enraizado a las tabernas
y a la complicidad del bandolero.
Mi voz naufraga en los cristales de las tiendas,
y he perdido la vista en los periódicos,
pero tengo los pies bien puestos sobre la tierra
y una almohada que vuela por los hospitales
y por los dormitorios del oscuro hogar de nadie.
Tengo una celda amable en las comisarías,
y suelo bailar a hurtadillas bajo la noche
con mi camisa blanca
y mi corbata deshojada.

Soy un oscuro ciudadano
extraviado por el mundo:
voy cogiendo colillas de cigarros,
y canto en los tranvías,
y me peino hacia atrás, valientemente,
para mostrar mi noble frente anónima
en los baños públicos y en los circos de mi barrio.

Soy un oscuro habitante; no soy nadie;
en nada me distingo de algún otro ciudadano;
tengo abuelas y parientes que se han ido
y una espalda ancha que socava
la pared amiga de las cervecerías.

Soy una ola entre todas las olas,
una ola que se levanta
a las seis de la mañana
porque ya no puede
oler el polvo de su casa,
una ola que se alza, alborozaba
hacia las playas
para un retorno interminable al centro de las cosas
donde las olas todas
se empujan mutuamente
estériles y solas.

Porque no soy digno de mi semen,
Señor, yo no soy nadie;
estoy en medio de las calles
girando como un organillero
con mi camisa gastada, inamovible,
mirándome la punta del zapato
por si alguien quiere darme
una moneda que no quiero,
aunque nadie me ha visto pasar
esta tarde ni nunca,
porque nunca soy alguien,
ni siquiera un oscuro ciudadano
resucitado por el hombre.

Mi voz ha muerto en los cristales de las tiendas,
y tengo una espuma de mar aquí en la boca, ebrio,
porque soy una ola entre todas las olas,
que viene a morir en esta arena de miseria
decentemente con su traje de franela
y su ciega corbata
como buen hombre que era.

Fui un oscuro ciudadano,
Señor, no lo divulgues,
cesante, ¡sí!
Hasta aquí llegó la vida,
pero recuerda al fin:
yo nunca pedí nada
porque tuve camisa blanca.

CIUDADANO

No sé de donde viene mi costumbre
de agravarme a las siete de la tarde.
Quizá solo por ser un transeúnte
sin bigote o pañuelo, sin zapato ni amante.
No sé para qué vivo y por qué muero,
si ha tiempo me dijeron las gitanas
que tendré vida cara con final de perros:
o sea que no pienso morir como dios manda.
Conozco bien las piedras de andar, la vista gacha;
recojo los cigarros que pueblan las cunetas
agradeciendo todo en mis andanzas
de oscuros pies de barro y de madera.
Si yo fuera un cantor como soñaba,
me iría por el mundo cantando mis desdichas
para vivir del canto mío y que me escucharan
los que sueñan con una risa limpia.
Pero no tengo voz, ni pañuelo, ni amante;
no sé por qué me vuelvo amigo de los perros
cuando soy un transeúnte de la tarde
sin saber por qué vivo y por qué muero.

MONEDAS

Engominado, pulcro,
penetro en las iglesias
altivamente cirio
con mi cara de hostia
dominguera.
Y me arrodillo,
y me confieso, y me persigno,
y regreso a la calle
para comprar barquillos
con monedas hurtadas al abuelo.


ARMANDO RUBIO 1955 - 1980


 
dawn,08.08.2005
Poemas de Patricio SANCHEZ


dryver,10.03.2005
(Poemas de Patricio Sánchez. Chile, 1959. Reside en Francia).




EXTRANJERO

Tu semblante son los trenes que se duermen con el alba.
Llevas equipaje transitorio,
viajas.
Desciendes en un andén, te preguntan tu nombre,
no respondes.

Sin embargo, debes ser feliz porque estás vivo.
Vivir es algo sumamente serio para ti.

Extranjero,
Las aves se beben tus pestañas.
Recibes una carta.
Alguien te ama.
Una mujer te ama.
Una mujer espera que vuelvas a sus brazos.
No hay regreso.

Avanzas en un tren mas retrocedes en espacio.
Tu territorio lo has perdido.
Tu patria no te pertenece.

Los años son las moles de tu casa.
Tu nombre es el exilio.

¿Qué buscas extranjero?
Las horas te amenazan.

(Italia, Florencia, 1980)


-------------------------------------------------------------------------- ------


EL PARAGUAS ROJO


arriban a este puerto cansados trasatlánticos
y hendidos en la proa desertan ante el vino
y abócanse a los vasos recios hombres
con barbas pusilánimes

son viejos marineros que acódanse a la barra
confiados como mástiles
y beben vino a sorbos al son de una guitarra

sois bravos marineros murmuran las rameras
buscando ser amadas
oh rojas jarreteras!
y caen rojos guantes ya ebrios sobre el suelo
y glúteos que se abren
agólpanse en un sexo

las copas en las mesas conservan sus latidos
de copas postergadas
al son de una guitarra y en fin los marineros
de un barco de otros puertos
exploran nuevas aguas al son de una guitarra

sois bravos marineros
la noche ya se acaba!

(Cabaret de Barcelona, 1987)

............................................................................ .................................................................




MEDITERR&A acute;NEO

Sobre la grava azul de Canet Plage busco
el sonido del albatros. No sé si es Ezra Pound
quien en lontananza me hace señas, hoy vivo por
la estrella de otros versos; en el botón de mi solapa
han cagado unos pájaros.
La noche ha sido larga, poco he dormido,
las olas de este mar Mediterráneo golpéanme
incesantes los pies con sus martillos, mas, no deseo
esperar a que transidos pescadores me socorran,
y por lo mismo he de liberarme de la sal
dormida en mi cuerpo.
Extrañamente no puedo respirar
como es costumbre en los poetas, mover estas
arenas sería delatarme. Cuán frío es el aire
sobre mis párpados secos.

(Mar. Tu imantado corazón nunca termina de latir.
Un sorbo beberé de tu ambrosía en un vaso de
cristal guarnecido de zafiros.)

(Perpignan, 1987)


-------------------------------------------------------------------------- ------



HAY DíAS

Hay días, y son los más, eternamente breves.
Días para grabar en un mármol.
Días que parecen días, y no lo son.
Días de dos noches y cuatro atardeceres.

Hay días, mi Dios, de fuego consumido.
Días para arrancar del calendario.
Días en que te dicen iBuenas Noches!
Días cual una piedra inmensa en tu zapato.

Hay días de recuerdos, con sabor a café.
Días...en tu hastío mental de estar cansado.
Días sin ton ni son, y nadie al otro lado del espejo.

Días, ¡caray!, de tanto anonimato.
Días en que pasas agotado de esperarte en un zaguán.
Días, a medianoche, de alguna tarde de un jueves.


***



 
magoscuro,08.08.2005
Romance (del Aventurero de Saba)
por Humberto Díaz-Casanueva



Fue allá en el pueblo y en la escuela que se abría como una
novela
Arrimé las piedras afirmé la muralla del goce persistente

Diez cazadores movieron el cielo cayeron los pájaros como frutos

Te amaba con señas
Ahora pienso

La noche cobra forma de lámpara
Dan vueltas las altas estrellas afanadas como mariposas aturdidas
Flamea del viento nocturno mi carpa vagabunda
Quiere referir el aviso

Aquí duerme un gitano

De mi no se apartaba la tristeza

Mientras cantan mis sienes en el tambor del recuerdo
La luna nueva en las manos de un segador corta los trigos

Aquí su boca mentirosa y oculta como frutilla
Desenterrada y la enciendo con la ayuda de un beso

Acuérdate acostumbrada dolida

Ping Pong

Mañana va a llover Quién te enseñó a besar

*************************

LA SIRENA EN EL JARDÍN

por Rosamel del Valle

Un poeta debe dejar huella, no pruebas. Sólo las huellas hacen soñar.
--------------------------------------------------------- René Char

Por ese tiempo tenía yo de visita a una visión identificable y comunicable. Más aún, no puedo comprender el poco o el vago interés con que me dejaba encantar por ella ni explicarme a la vez la especie de familiaridad con que me permitía aceptar sus seducciones, el misterio natural de su existencia, el golpe insólito que en otros días hubiera sido para mí como la inconfundible aparición de un ángel. Quizás la única explicación posible de esa displicencia, de esa audacia o de esa irresponsabilidad sea la idea de que en tal tiempo nada me era sobrenatural, extraordinario, de otro mundo, y nada más que porque lo visible y lo invisible se habían apoderado de mí de tal modo que me parecía lo más natural de la existencia oír voces, recibir visitas ni conocidas ni invitadas o conversar con personas-objetos, a veces más objetos que personas, y como si la vida se hubiese transformado de pronto en lo que debía ser o en lo que es verdaderamente. Es decir, una vez más la inocencia, la pura inocencia de la cual todos tratan de desprenderse y que para muchos no es sino la noche o la muerte. Mas todo parece ser identificado y resuelto, al fin. Así, por entonces mi ser total parecía poseído por una idea fija: la de que todo nacía, surgía y venía del hechizo cierto que ejercía su imperio sobre mí y que no era sino el aire hipnótico del Bar de los Acróbatas. Había ahí un demonio alado parecido a una mujer y cuyas alas le salían de la boca para reinventar el mundo desde el trapecio. Oh ese acto superior y de tan alta jerarquía como el de una visión en visita permanente. Pero, para ser sincero y para no alterar el orden o el desorden de mis contradicciones de entonces, no era reinando en su mundo aéreo donde yo la veía en su verdadera majestad sino distribuyendo silencio a manos llenas junto a sus amigos en uno de los rincones del bar. Esa idea se me impuso a cualquier otra debido sin duda a esa inseguridad cierta en que yo la veía en el aire de su propia vida y tan diferente a la seguridad y al dominio de sus nervios y su espíritu de que parecía hacer alarde en el trapecio. Su cuerpo mismo, dispensador de grandes fantasías para la mente pronta a dejarse atrapar de la multitud, era para mí más flexible y luminoso en aquel cielo sin colores del bar. Ahora en cuanto a su belleza nunca me pareció estar en mayor contradicción con los espectadores del circo que cuando se la veía nadar en el aire y tanto porque daba la sensación de que ella no hacía nada por retribuir ni en mínima parte la pasión anhelante y desbordada de quienes la contemplaban pasar de un mundo a otro entre las argollas del trapecio, como porque yo estaba absolutamente seguro de que ese acto era para ella como asomarse a la ventana a mirar pasar los pájaros mientras su cuerpo permanecía de hierro al recibir las flechas no poco envenenadas de deseo de los espectadores. Nada de eso sucedía en su cielo privado. Ahí su cuerpo era para mí un oleaje soberbio y su inseguridad ante la vida una playa lejana a la que ella no quería llegar porque ahí el mundo perdía por completo su razón de ser y ella misma no sería ya sino el resto flotante de un naufragio. ¿Ideas? Quizás. Lo cierto es que yo iba a verla al circo, a su vida pública, y la seguía luego al bar, a su muerte privada. Precisamente, era su disolución mágica, su muerte sonriente, lo que empecé a amar en ella con una fuerza irresistible. No contaba yo las horas ni las noches para regocijarme en ese amor, para otros sin color ni calor, pero para mí más placentero que cualquier otro amor y tan dentro del orden de mis visiones aunque la única realidad que ella se dignaba obsequiarme era la flor de su silencio, una flor marchita que un garzón invisible ponía indefectiblemente sobre la mesa poco después que ella se marchaba a su tercer mundo. Con ese don yo recuperaba mi vida por completo y recibía la fuerza necesaria para volver a ser, a la noche siguiente, el admirador desapasionado y, como ella, seguro de mis habilidades del todo diferentes a las suyas, pero de cuya constancia y progreso me parecía depender el equilibrio y la seguridad de su pensamiento. Cuando aquello terminó, si es que algo termina alguna vez, sentí que ella no sólo me había hecho traspaso de su habilidad y su silencio sino a la vez del oleaje de su mar vestido de león, de su playa petrificada y hasta de su destino total. Como nunca supe su nombre, la estuve recordando por largo tiempo con el que suelo llamar a las personas o cosas que atravesaron para siempre el reino al cual no hago más que encaminarme pero al que nunca llego a pesar del deseo y la avaricia con que lo persigo al través de todos los resplandores terrestres.

De El Sol es un Pájaro Cautivo en el Reloj
 
dawn,08.08.2005
Hojas de tilo (del poeta franco-chileno Patricio Armando SANCHEZ


dryver,19.03.2005


A Efraín Barquero


Perdí esos caminos por donde otrora pasé tantas veces, apresurado,
huyendo de una montaña a otra a causa del viento.


Perdí los instantes más bellos de mi vida al paso de un puñado
implacable de gaviotas.


Perdí la voz en la multitud, pues el bullicio me condujo
inevitablemente al silencio.


Perdí los ojos en el vientre de una ballena que nunca me invitó a ver
la luz del mar.


Perdí el olfato tras oler largamente unas hojas de tilo, a orillas de
un afluente que jamás existió.


Perdí incluso el rostro en una riña encarnizada con los años y las horas.


Perdí las llaves de mi ciudad, que amé y que amo aún, pero que ahora
fue borrada del atlas por una mano despiadada.


Perdí también el tacto al caminar a oscuras contra muros de barro y piedra fría.


Perdí, en fin, todo, como el aliento y la saliva.


Mas en aquel despeñadero atroz, cogí - cual una piedra partida-, este
pedazo de alma rota, que es lo único que me acompaña en esta vida.


*

Patricio Armando Sánchez,
(Talca, Chile. 1959).
Poeta y profesor de Español.
Dirige actualmente el taller de poesía Rencontres Poétiques en Francia.

http://www.portaldepoesi...




 
ANTRIX,03.02.2006
Un pequeño aporte de este aparecido:

VIDA:

Al contrario de los hombres
en la guillotina
los libros nacen



 
curiche,04.02.2006
mas que nacer de la gillotina, sijmplemente acaban de salir
 
antrix,04.02.2006
curiche, al salir del canal vaginal el bebé solo termina de nacer, y decimos que nace pues inicia su vida independiente. El libro igual... al salir de la guillotina ya es persona.
 
Suu,05.02.2006
Gabriela Mistral
La Pajita

Esta que era una niña de cera
pero no era una niña de cera
era una gavilla, parada en la era
Pero no era una gavilla
Sino la flor tiesa de la maravilla
Tampoco era la flor sino que era
Un rayito de sol, parado en la vidriera
No era un rayito de sol siquiera
Una pajita dentro de mis ojitos era
Alleguense a mirar como he perdido entera
en este lagrimón
Mi fiesta verdadera.

Víctor Jara
Manifiesto
Yo no canto por cantar
ni por tener buena voz
canto porque la guitarra
tiene sentido y razón
tiene corazón de tierra
y alas de palomita
es como el agua bendita
santiguas glorias y penas
aquí­ se encajó mi canto
como dijiera Violeta
guitarra trabajadora
con olor a primavera

Que no es guitarra de ricos
ni cosa que se parezca
mi canto es de los andiamos
para alcanzar las estrellas
que el canto tiene sentido
cuando palpita en las venas
del que morirá cantado
las verdades verdaderas
no las lisonjas fugazes
ni las famas extranjeras
sino el canto de una lonja
hasta el fondo de la tierra

Allá­ donde llega todo
y donde todo comienza
canto que ha sido valiente
siempre será canción nueva
siempre será canción nueva
siempre será canción nueva
 
pizarnik,06.02.2006
Las Babas del Diablo
Quizá inspirado en Cortázar...


Las babas del diablo
bañan los rincones de la pieza,
fotos, instántes nítidos
de un terror escapado de un parque.

Las babas del diablo
castigan con látigos a arañas
y otros seres, habitantes de un asiento
en un parque con parejas nupciales,
¿o funerarias?, que esperan a un fotógrafo.

Aquí va el mío.
 
dios_muerto,08.02.2006
que es chile? se come? nesecito saberlo mi carnet dice que soy chileno, yo me considero distinto a los habitantes del mundo por que debo ser chileno?

hablar en nombre de 15 millones de personas es una falta de respeto, tu eres tu.

que liberes endorfinas y sientas un calorcito especial al sentirte parte de algo es otra cosa.

yo escribo para el que piensa, no para el fanatico
 
Suu,09.02.2006
Obviamente te vas a sentir diferente, que uno haya nacido en chile, o en italia o en donde sea, eso no tiene nada en especial, es un detalle más de tu vida o un dato importante al momento de recordarte, si llegas a ser importante aunque seas diferente al resto, lo primero que hará sentir orgulloso a la tierra donde naciste será: nació en chile el día...
Bien que escribas para el que piensa, nadie te dice lo contrario. Es cierto, te recordarán por lo que escribiste para que las personas que piensan tal ves tomen conciencia, pero no podrás evitar que donde naciste será importante algún día y tampoco nadie te pide que hables por todos los millones de habitantes del país, igual se supone que quien escribe no solo escribe egoístamente para solo quienes piensan o para sí mismo, si lo publicas es para muchos que pueden sentirse representado por eso.
 
ALMIR,13.02.2006

Caminaremos juntos por las sendas floridas
mirándonos los ojos con las manos unidas...
conversando quedo de cosas ignoradas
poniendo ritmo al paso y fuego en las miradas...
Ansiando el infinito se apagarán los días,
y al final de la senda, tus manos temblorosas
¡aún sostendrán las mías...!

Marina Teresa Castro

--Lo encontré de casualidad, como tantas cosas, en una pagina chilena-- Desierto de Atacama - Chile
Oficinas Salitreras de la Provincia de Antofagasta me encantan esos nombres !!..me gustaría tener el libro pero es de 1960 y es imposible.

 
wara,20.02.2006
Chiloe

Siguiendo la cruz del sur
Se aparece ante mi insignificante presencia
Dos brazos azules
Mágicos
Se abren de par en par
Dirigidos al este y al oeste
Es el canal del Chacao
Místico
Me llama, dice mi nombre
El viento, el mar
La fantasía de su historia
Justo al frente
Esta como dormida
Apacible, quieta
Es la gran Isla de Chiloe
Canta la Pincoya
Me espera
Me embruja
Y llego
A la tierra en donde los Ángeles se han convertido en Iglesias de Alerce
Y los demonios se han hecho leyenda viviente en licor de oro y curanto
Chiloe es todo
Recordaré eternamente tus noches de estrellas fugaces
Y la posesión de mi alma
Atracada como barca
En el derrotero de tus costas sureñas


Wara
 
_poemme_,24.02.2006
El turno de la poesia de Oscar Castro.


Oración para que no me olvides

Yo me pondré a vivir en cada rosa
Y en cada lirio que tus ojos miren
Y en todo trino cantaré tu nombre
Para que no me olvides

Si contemplas llorando las estrellas
Y se te llena el alma de imposibles,
Es que mi soledad viene a besarte
Para que no me olvides

Yo pintaré de rosa el horizonte
y pintaré de azul los alelíes
y doraré de luna tus cabellos
para que no me olvides.

Si dormida caminas dulcemente
por un mundo de diáfanos jardines,
piensa en mi corazón que por ti sueña,
para que no me olvides.

y si una tarde, en un altar lejano,
de otra mano cogida, te bendicen,
cuando te pongan el anillo de oro,
mi alma será una lágrima invisible
en los ojos de Cristo moribundo
¡Para que no me olvides!


 
_poemme_,24.02.2006
Mas Oscar Castro.


Descubrimiento de América

Habría que empezar de nuevo.
Partir de la raíz del indio.
Ir al origen puro sin conceptos ya hechos.
Sólo así encontraremos la América no descubierta,
la América del vientre claro y los jocundos pechos,
la América con su propio idioma cantador,
galopando su libertad de yegua joven bajo cielo.

Tenemos cuatro siglos de invasiones.
No sabemos usar nuestros ojos.
Pies extraños caminan por nuestras heredades.
Extranjeras palabras definen gestos nuestros.
Oro, cobre y sudor americanos
-amalgama de gritos y protestas-
surcan el mar en barcos de incomprensibles nombres.

América. Digo: la América de los bananos,
y los cafetales, y las caucheras y los minerales.
La América que pare abundancia.
La América de los grandes ríos y las montañas grandes.
El Nuevo Mundo que amamanta el mundo viejo.
La tierra en que mis hermanos los parias tienen hambre.
La América, si, la América quo no necesita nodrizas,
porque bebe leche de cielo en la cumbre del Aconcagua.

No la escolar América sabida por los mapas:
tierra tatuada de nombres y colores,
partida en Panamá por un canal de fierro
y comida en el Sur por los hielos australes,
sino ésta otra, ésta que nace
en el pétreo filo de los Andes
y cae como un poncho verde a dos mares azules.
Esta que va en mi canto americano,
resonando en el galope del charro,
del huaso, del llanero, del indio y del gaucho.
Esta que va en la espalda del cargador de muelles,
y en la espuela grandona, y en el sombrero floreado,
y en la ojota besada por aguas y tierras,
y en el olor del mate amargo,
y en el lamento de la quena y la trutruca,
y en el aroma de la piña madura,
y en el maíz que ríe con risa de sátiro,
y en el coco y la jícara que recibe su jugo.
Esa es la América, hermanos.

Es pura la mañana. Cantan los pájaros.
Canta el sinsonte y el quetzal es un relámpago.
Vamos a descubrir la América nuestra.
El día agita sus banderas anchas.
Es hora de partir y amanecer.
Partamos.

 
_poemme_,24.02.2006
Y gran final con Oscar Castro.


Romance de barco y junco

El junco de la rivera
y el doble junco del agua,
en el país de un estanque
donde el día se mojaba,
donde volaban, inversas,
palomas de inversas alas.


El junco batido al viento
-estrella de seda y plata-
le daba la espalda al cielo
y hacia el cielo se curvaba,
como un dibujo salido
de un biombo de puertas claras.


El estanque era un océano
para mi barco pirata:
mi barco que por las tardes
en un lucero se anclaba,
mi barco de niño pobre
que me trajeron por pascua
y que hoy surca este romance
con velas anaranjadas.


Estrella de marineros,
en junco al barco guiaba.
El viento azul que venía
dolorido de fragancias,
besaba de lejanías
mis manos y mis pestañas
y era caricia redonda
sobre las velas combadas.

Al río del pueblo, un día,
llevé mi barco pirata.
lo dejé anclado en la orilla
para hacerle una ensenada;
mas lo llamó la corriente
con su telégrafo de aguas
y huyó pintando la tarde
de letras anaranjadas.

Dos lágrimas me trizaron
las pupilas desoladas.
en la cubierta del barco
se fue, llorando, mi infancia.

 
JaimeCorrea,24.02.2006
biChile

Ese País de extensas montañas,
con paisajes diversos y hermosos.
Y los hombres, cuentan sus hazañas,
son gente sencilla y afectuosos.

!Oh! Chile, mi patria tan querida,
con extensas costas y volcanes.
Tus bellezas dan la bienvenida,
con esos tan bellos arrayanes.

Poema : Chile
Autor: Jaime Antonio Correa Fuentes - País: Chile
Copyright® Todos los derechos reservados
Poemas - (portugués - español - frances)
24 -febrero - 2006/i/b

 
emilianodeluxe,02.08.2006
Algo de mí... casi un poeta.


casi te amo.


Yo no soy ni seré
ni la mitad de un poeta
ya que cuando escribo lo hago a medias
por que me reprimo
yo sólo me someto
y me auto penetro heridas corto punzantes,
que forman palabras ensangrentadas
con vocales infectadas
y consonantes desgraciadas
que se apoderan tristemente de mi discurso,
crudo y burdo
como lenguaje de burdel
casi de puta muda
que te quiere regalar su calentura
a través de obscenas miradas
y expresiones vulgares
que intentan describir
y prescribir un vocablo muerto
que pronuncia una señal a lo lejos
y un macabro “casi te amo”
por que si te amo
lo hago a medias
ya que me hace muy mal amarte
y demostrarte este amor de ramera
o casi de poeta
por que el poeta completo que yo era
es ahora un fulano amargado y ensimismado
que te escribe desde el mismo limbo
luego de haber asesinado al cristiano prostituto
que en mí vivía
bautizado y encarnizado
por todo el flagelo de tu amor.







Emiliano Del Valle

 
antrix,19.09.2006
ABRIGO

¿Cómo no va a ser calentito el plumón
si contiene un millón
de nidos secuestrados?

Copyright © 2006
 
_poemme_,20.09.2006
Demos ritmo a este foro

GONZALO ROJAS

Biografía

Poeta chileno nacido en Lebú, Arauco, en 1917.
Estudió Derecho y Literatura en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Fue profesor de Estética Literaria y Jefe del Departamento de Castellano en la Universidad de Concepción. Ejerció la docencia en Utah, EE.UU., Alemania y Venezuela. Organizó a partir de 1958 los famosos Congresos de Escritores en Concepción, reuniendo lo más selecto de la literatura latinoamericana. Fue diplomático en China y Cuba. Perteneció al grupo surrealista reunido en torno a la Revista Mandrágora, 1938 - 1943.
Ha recibido numerosos premios internacionales entre los que se cuentan: Premio Sociedad de Escritores de Chile por «Poesía Inédita» 1946, Premio Reina Sofía de poesía de España, Premio Octavio Paz de México y José Hernández de Argentina, además del Premio Nacional de Literatura de Chile en 1992 y del Premio Cervantes de Literatura 2003.



ASMA ES AMOR
A Hilda, mi centaura

Más que por la A de amor estoy por la A
de asma, y me ahogo
de tu no aire, ábreme
alta mía única anclada ahí, no es bueno
el avión de palo en el que yaces con
vidrio y todo en esas tablas precipicias, adentro
de las que ya no estás, tu esbeltez
ya no está, tus grandes
pies hermosos, tu espinazo
de yegua de Faraón, y es tan difícil
este resuello, tú
me entiendes: asma
es amor.



 
_poemme_,20.09.2006
GONZALO ROJAS
LA PALABRA PLACER

La palabra placer, cómo corría larga y libre por tu cuerpo
la palabra placer
cayendo del destello de tu nuca, fluyendo
blanquísima por lo vertiginoso oloroso de
tu espalda hasta lo nupcial de unas caderas
de cuyo arco pende el Mundo, cómo lo
músico vino a ser marmóreo en la
esplendidez de tus piernas si antes hubo
dos piernas amorosas así considerando
claro el encantamiento de los tobillos que son
goznes que son aire que son
partícipes de los pies de Isadora
Duncan la que bailó en la playa
abierta para Serguei
Iesénin, cómo
eras eso y más para mí, la
danza, la contradanza, el gozo
de olerte ahí tendida recostada en tu ámbar contra
el espejo súbito de la Especie cuando te vi
de golpe, ¡con lo lascivo
de mis dedos te vi!
la arruga errónea, por decirlo, trizada en
lo simultáneo de la serpiente palpándote
áspera del otro lado otra
pero tú misma en
la inmediatez de la sábana, anfibia
ahora, vieja
vejez de los párpados abajo, pescado
sin océano ni
nada que nadar, contradicción
siamesa de la figura
de las hermosas desde el
paraíso, sin
nariz entonces rectilínea ni pétalo
por rostro, pordioseros los pezones, más
y más pedregosas las rodillas, las costillas:
-¿Y el parto, Amor, el
tisú epitelial del parto?

De él somos, del
mísero dos partido
en dos somos, del
báratro, corrupción
y lozanía y
clítoris y éxtasis, ángeles
y muslos convulsos: todavía
anda suelto todo, ¿qué
nos iban a enfriar por eso los tigres
desbocados de anoche? Placer
y más placer.
Olfato, lo primero el olfato de la hermosura, alta
y esbelta rosa de sangre a cuya vertiente vine, no
importa el aceite de la locura:
-Vuélvete, paloma,
que el ciervo vulnerado
por el otero asoma...


 
joirre,11.11.2006
No soy chileno, pero me gusta muchísimo la poesía que se hace en Chile, posiblemente la mejor del continente. Por eso quisiera que me dejaran leer a Enrique Rosenblatt. ¿Alguien tiene algo de él por ahí? Datos biográficos también. Gracias.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]