TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Talleres / Los chismosos - [F:9:13050]


MarceloArrizabalaga,26.10.2017




En este foro intentaremos promover la escritura de cuentos cortos, partiendo de frases de diálogos oídos al pasar…
No importa si la frase es realmente "oída al pasar" o es de nuestra inventiva.

La usamos como parte integrante del relato, que completaremos con nuestra imaginación.

Al terminar el cuento y publicarlo, dejaremos una nueva frase para el escritor siguiente.


Ejemplo de una frase:


- Te imaginarás que no puedo decirle que no, ¿verdad?




Ejemplo de un cuento que integra a dicha frase:



La invitación


La cereza cae del balcón del quinto piso.

En la acera del edificio, tres personas conversan.

Una cereza pesa solo algunos gramos, pero si agregamos al peso la aceleración de la gravedad, puede que al impactar, su golpe tenga una intensidad apreciable.


- No insistas Roberto. No quiero ser descortés, pero no te veo como mi compañero de baile para la fiesta.


No hay viento en superficie que pueda desviar el trayecto de la cereza.

La dama que ha recibido la propuesta, gira su rostro y dice a su amiga en voz muy baja:


- Además con ese sombrero que usa, luce tan anticuado…


Luego de descender cinco pisos, finalmente la cereza impacta sobre el ala derecha del sombrero de Roberto, dejándolo ladeado de una forma singular, al tiempo que el impacto sorpresivo le hace levantar las cejas preguntándose qué sucedió.
Como resultado final, su rostro luce una expresión muy atractiva y simpática, coronado en forma elegante por un sombrero que se porta con un aire fresco y moderno.


Ella vuelve su rostro y lo observa fascinada. Se vuelve nuevamente a su amiga y le dice:


-Te imaginarás que no puedo decirle que no, ¿verdad?



---------------------------------------


En este caso la frase fue usada como final, pero podría estar ocupando cualquier lugar de la historia.

Intentemos dejar una fase que motive al siguiente escritor.




Comenzamos:

Frase propuesta:


- ¡Tres días estuve buscándote!
 
glori,27.10.2017
Confusión

Pablo, el hijo de mi hermana Marta, es mi sobrino favorito.

Ya todos estamos acostumbrados a la música a todo volumen en horarios "inadecuados".
Sus padres no han conseguido que se concentre en los estudios como ellos desean y es común escucharlos debatir con él para tratar de hacerlo razonar sobre su conducta.

Ayer me sorprendí cuando oí que Marta lo regañaba por un motivo distinto. Estaba muy preocupada, por eso decidí que era hora de que yo también hablara con mi sobrino.

-Que sea la última vez que desapareces de esa manera. Tres días estuve buscándote. -decía mi hermana.

Que un adolescente desaparezca durante tres días es algo para alarmarse, pensé mientras entraba a la sala.

En ese momento recordé que a esa hora Pablo estaba en la escuela.

Entonces busqué a Marta y la encontré en el jardín hablando animadamente con su tortuga.




 
glori,27.10.2017
Frase propuesta:

-¡Es una idea excelente! ¿Cuándo comenzamos?
 
MarceloArrizabalaga,28.10.2017
La propuesta


Alguien lo tomó del brazo.

- ¿Luis?
- Sí…
- Fernando.
- Mmm, no te recuerdo.
- No importa, tengo una propuesta.
- ¿Una sola?
- Sí, porque es la mejor.
- Soy casi todo oídos. Tengo otras partes también.
- Te propongo ser mi socio.
- ¿Miti- miti?
- Conservo la acción de oro.
- Ufa… ‘tá bien.
- ¿Qué tal si bajamos el sol, y lo dejamos más cerquita?
- -¡Es una idea excelente! ¿Cuándo comenzamos?
- Ayer por la tarde, a la misma hora de mañana.
- ¿Y que tal nos salió?
- Fijate, detrás tuyo.
- ¡Hermoso verlo tan de cerca! ¿Quema?
- Para nada. ¿Tenés huevos?
- Sí, dos.
- Hagamos huevos fritos.
- ¡Con salchica!

El Dr. Fernández trataba de contener la risa mientras los observaba. Y se preguntaba porqué él no era así de feliz.
Betty, la enfermera, se le acercó y consultó si podía darles la medicación.

- Claro Betty. Pero no me los arruines.








Frase propuesta:


- No quedará nada en pié.
 
mialmaserena,29.10.2017
Ataque al castillo

Aquel día los vándalos no tuvieron compasión y mientras avanzaban destrozando muros y paredes los oí decir:
-No quedará nada en pie.

Estaba desesperada. Grité con todas mis fuerzas y a lo lejos divisé al caballero que venía a rescatarme. Se acercaba decidido cruzando sin problemas el foso que rodeaba al castillo.
Yo esperaba con ansias a aquel valiente; los agresores reían al ver los resultados de su violento ataque.

Cuando mi salvador llegó, del castillo solo quedaba un sector sin derribar.
Lloré desconsoladamente mirando a papá que trataba de reconstruirlo, pero mis hermanos eran más rápidos.
Entonces una ola los desparramó sobre la arena. Mamá, desde su sombrilla, no dejaba de reír.
 
mialmaserena,29.10.2017
Frase propuesta:

-Es mejor así. En realidad no lo necesitabas.
 
glori,31.10.2017
Desilusión

Ana lo había estado buscando por toda la ciudad sin resultados. Se sentía defraudada y estaba a punto de llorar.
Le dije seriamente:
-Es mejor así. En realidad no lo necesitabas. Si no lo has encontrado, estoy segura de que te está esperando algo mucho mejor. Confía en mí.
-Puede que tengas razón -dijo ella -pero me gustaba mucho.
-Tal vez encuentres otro que también te guste.
-Me va a costar. Toda mi ropa tiene su aroma...
-Bueno, no te preocupes. Mañana vamos al centro comercial, y entre las dos buscamos un perfume parecido.
 
glori,31.10.2017
Frase propuesta:

-Cuando lo vi aparecer, casi me desmayo.
 
mialmaserena,06.11.2017
Una flor

-Era una cita a ciegas. De esas que se aceptan para ver qué pasa, sin demasiadas expectativas -dijo Susana
-¿Y dónde se encontraron? -pregunté.
-Había escuchado que lo mejor es elegir lugares públicos, así que le dije que lo esperaba en una plaza.
-¿Cómo hicieron para reconocerse? La flor en el ojal ya no se usa. -pregunté riendo.
-¿Sabes? Él hizo una broma respecto a eso. Dijo que iba a llevar una galera para que yo pudiera reconocerlo.
-Tenía buena onda, entonces.
-Sí. Me pareció simpático. Le dije que me iba a reconocer por mi cartera roja y el corazón azul estampado en la remera.
-Bueno...¿entonces te gustó? Contame, dale. ¿Lo reconociste enseguida?
-Sí, cómo no reconocerlo. Cuando lo vi, casi me desmayo.
-¿Por?
-Encontré a unos cuantos chicos en medio de la plaza rodeando a alguien. Todos parecían felices.
-Entonces...
-Apenas me acerqué se quitó la galera, sacó unos pañuelos anulados, y mientras todos aplaudían me regaló una flor.
 
mialmaserena,06.11.2017
Título propuesto:

-Me quité los zapatos para no hacer ruido.

 
godiva,30.11.2017
Inocencia

-¿No escuchó nada? -pregunté
-Me quité los zapatos para no hacer ruido -respondió mi esposo.
-Estaba dormida ¿verdad?
-Me parece que sí.
-Espero que no sospeche. Si se llega a enterar...
-Sería un problema.
-Y...sí. Tendríamos que decirle la verdad. Yo no estoy preparada todavía.
-Pero en algún momento se va a enterar. Y él también. -dijo mi marido señalando al más pequeño.
-Lo sé. Pero por ahora prefiero que sigan felices en su inocencia.

Nos acostamos y mientras pensaba en la felicidad de los niños cuando abrieran los regalos al día siguiente, escuché un ronquido.
Papá Noel se había quedado dormido.

Frase propuesta:

-¿A usted le parecía que ella estaba mejor?

 
MarceloArrizabalaga,30.11.2017
Terapia

Subió al taxi en la esquina de Córdoba y Dorrego.
-Parece que va a llover -le dije para iniciar conversación.
-¿Le parece? yo creo que no -dijo ella mirando el cielo gris.

Así empezó todo; hablamos del clima de Buenos Aires, de música y de arte. Después la invité a salir.
Fuimos al cine, luego La acompañé tempranito hasta su casa; no estaba bien visto que una señorita anduviera de noche por ahí.
El noviazgo duró un par de años, siempre bajo la mirada atenta de su madre.
Tuvimos una boda sencilla, solo los familiares y algunos amigos.

Me detuve para mirar a mi psicólogo que me escuchaba atento.
-Continúe -me dijo
-Al principio todo iba bien. Liliana parecía feliz.
-¿Y cuándo comenzaron los problemas?
-Empezó a tener miedo de todo, no quería estar sola, no podía dormir por las noches, se mostraba agresiva. Dudaba de mí.
-¿Usted cómo se sentía al verla así?
-Yo estaba desesperado. Notaba como ella empeoraba día a día.
-¿Lo acusaba?
-Exacto. Decía que yo era el culpable de su tristeza, que conmigo no era feliz. Discutía por tonterías.
-¿Qué tipo de tonterías?
-Decía que yo quería quedarme con el dinero que había heredado de su padre. Estaba obsesionada con eso.
-¿Buscaron ayuda?
-Me costó convencerla pero al final consultamos con un terapeuta.
-¿Mejoró entonces?
-Al contrario. Sospechaba de él; creo que sospechaba de todo el mundo.
-Pero sobre todo de usted ¿verdad?
-Yo no sabía qué hacer. Liliana me insultaba, lloraba y se encerraba en el dormitorio durante días.
-No era nada fácil. Comprendo.
-Lo peor de todo era verla sufrir de esa manera.
-¿Usted quería que dejara de sufrir?
-Sí. Por eso busqué un especialista que tuviera experiencia. Me recomendaron varios y opté por el más capacitado. Dijo que era fundamental un tratamiento psicológico y medicación para aliviar los síntomas que ella padecía: antidepresivos, reguladores del ánimo y somníferos.
-Cuando empezó a tomar esas pastillas ¿notó algún cambio?
- Creo que la notaba más tranquila y por lo menos podía dormir.
-¿A usted le parecía que ella estaba mejor?
-No sé. En realidad se la veía más callada y pensativa. Yo trataba de dejarla descansar. Liliana había padecido de insomnio durante meses.

Hice una pausa. Él tomó unas notas y luego dijo:
-Continúe, por favor.

-Recuerdo que esa noche al entrar al dormitorio percibí que algo extraño ocurría. Entonces vi la escena.
Ella estaba recostada en la cama. Sobre la mesa de noche, un vaso de agua, y en una de sus manos, el frasco de somníferos vacío.
 
MarceloArrizabalaga,30.11.2017
Frase propuesta:

-No me gusta colocar a nadie entre la espada y la pared.
 
MarceloArrizabalaga,01.12.2017
Deporte:

Bajé del taxi, saludando al conductor. Una linda aunque breve charla había tenido lugar en el viaje.
Le conté de mi afición al deporte y él, un hombre que ya pintaba canas me confesó que hacía ya mucho tiempo que llevaba una vida sedentaria.

Atravesé el umbral de la puerta del club.

Caminé hacia los vestuarios. Allí fui blanco de las bromas habituales de mis amigos, y también los hice reír con algunas de mis ocurrencias.

En 10 minutos ya estaba listo. La ropa adecuada, con la protección, y el infaltable elemento que para mi era todo un símbolo de la actividad.

Un pasillo de unos quince metros me conducía al salón. Al dar la última vuelta y salir, escucho a mi maestro terminar una conversación:


- No me gusta colocar a nadie entre la espada y la pared. – dijo muy serio, y apoyó el teléfono en un banco.


La clase de esgrima comenzaba.
 
MarceloArrizabalaga,01.12.2017
Frase propuesta:

- Y me fui sin saludar.
 
Marcelo_Arrizabalaga,16.02.2019
Frase oída al pasar:

"Y me fui sin saludar"



El bullicio era grande, lo que indicaba que la fiesta era animada.
Abrí la puerta con sigilo, porque aún en los festejos siempre llevo un perfil bajo.
Al verme dejaron de hablar, y fui blanco de las miradas.
Tardé unos segundos en darme cuenta de que me había equivocado de dirección.
Puse cara de no importarme.
Y me fui sin saludar.



Para el siguiente:

Frase oída al pasar:

"Ni pienses que lo voy a hacer."
 
Ninive,17.02.2019
Ni pienses que lo voy a Hacer

Que Pablo estaba deprimido todos lo sabíamos pero a nadie se le ocurrió que pudiera llegar a suicidarse . Yo lo visitaba cada jueves al salir del trabajo y lo encontraba siempre tirado en la cama casi en la misma posición en la que lo había dejado la semana anterior. Ese jueves, en cambio lo encontré vestido,sentado y ocupado en limpiar algo. Al acercarme y ver de qué se trataba el corazón me dió un salto."Ehh Pablo ¿qué es esto?
No pienses que lo voy a hacer me dijo y se encajó el revolver en la boca.

Próxima pregunta"¿qué va a pensar de mi?"
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]