TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Talleres / UNA DOCENA DE GIFS - [F:9:13146]


Marcelo_Arrizabalaga,04.02.2020


Convocatoria abierta para presentar cuentos basados en alguno de estos doce gifs:


1 - http://i.gifer.com/Czjn.gif

2 - http://i.gifer.com/12xv.gif

3 - http://i.gifer.com/Yevb.gif

4 - http://i.gifer.com/DmGF.gif

5 - http://i.gifer.com/75kB.gif

6 - http://i.gifer.com/LS4C.gif

7 - http://i.gifer.com/gUe.gif

8 - http://i.gifer.com/MF0D.gif

9 - http://i.gifer.com/SXIp.gif

10 - http://i.gifer.com/59pI.gif

11 - http://i.gifer.com/Gh9m.gif

12 - http://i.gifer.com/J5Gl.gif

Usar la escena elegida como un momento de la historia a presentar.
Escribir con libertad de estilo.
La extensión del cuento es a gusto del escritor.
Pueden escribir de uno a doce cuentos máximos.
Presentar los cuentos aquí mismo en el foro, publicándolos ustedes mismos, de la siguiente manera:

Por ejemplo:

1: http://i.gifer.com/Czjn.gif

El título.

El cuento

El autor.


Esto es solo un taller para motivar a escribir.

Duración de la convocatoria: Todo el mes de febrero.

Ya se puede comenzar.

Saludos.
 
kone,04.02.2020
Suena excelente.

Me apunto.
 
Marcelo_Arrizabalaga,04.02.2020
Bienvenida kone.
 
Eversangel,04.02.2020
Gracias por la invitación
 
Marcelo_Arrizabalaga,04.02.2020
Bienvenido Ever.
 
IGnus,04.02.2020
Gracias por la invitación. Después miro los GIFs a ver si se me ocurre algo...
 
Steve,04.02.2020
Voy volando!!!

🏃💭💭💭💭
 
Steve,04.02.2020
http://www.loscuentos.ne... =http://i.gifer.com/Czjn.gif
 
Steve,04.02.2020
Estaba haciendo una prueba

Me dedico a buscar ideas

Gracias Marcelo!!!
 
facundoareileb,05.02.2020
Genial, voy a participar. Me gusta la idea
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Bienvenidos Ignus, Steve y facundoareileb.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Bienvenidos Martilu, Spirits, Entreríos y Clorinda.
 
spirits,05.02.2020
Gracias por la invitación estimado Marcelo saludos a los colegas
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Bienvenidas Yvette y Yosoyasi.
 
sigfrido,05.02.2020
Empece a ver los gif, al noveno ya estaba aburrido, iba tirar la toalla y decidí seguir, al once me dije; creo que no participaré y no iba a ver el doce je je je decidí abrir el doce y empezaron a brotar mil imágenes para describir en letras todo lo que sentí!
 
Martilu,05.02.2020
3.http://i.gifer.com/Yevb.gif
El buen policía
Martilu


En casa todo parecía normal, hasta que el empezó a sospechar que su mujer lo engañaba.

Tomas era policía y bombero y portaba tres armas reglamentarias. Era alto, musculoso, pletórico de vida. Eso sí, no demostraba un sentimiento, poseía una vasta cultura general y hablada de corrido cuatro idiomas.
No conseguía demostrar un sentimiento. Su rictus era siempre. “Soy feliz”
Cuando puso la cámara oculta en su casa, no atino a pensar, que quizás descubriría algo que no querría saber.
Allí estaba ella, la rubia de su esposa, en el sillón, recostada besando a alguien.
¿Quién sería?
"Pues lo averiguare, pensó”.
Así descubrió al amante de su mujer. Lo hizo seguir, y luego se tatuó en el pecho, la insignia en latín, donde decía” el honor nunca muere”.
Cuando Alida vio ese tatuaje en el pecho de Tomas, supo que el sabia.
Estaba con el torso desnudo a propósito, para ser descubierto.
Ella empezó a beber a escondidas, copa tras copa. Los días eran interminables...
No sabía exactamente qué hacer.

Hasta que supo que estaba embarazada de su amante, pues con Tomas las relaciones eran nulas.
Preparo una valija pequeña y se alejo de su casa.
Cuando Tomas llegó a su habitación, y abrió el placard, se dio vuelta y se dirigió a su escondite, tomo su arma reglamentaria.
El ruido se escucho desde las cercanías.

Nadie sospecho del buen policía.
Lo encontraron varios días después.
El chisme corre por el barrio hasta el día de hoy.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
La vida te da sorpresas, Sigfrido. Bienvenido.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Gracias , Martilú por el primer trabajo.

Comentarios, valoraciones, etc pueden ser dejados aquí en el foro a medida que vayan llegando los textos.

A fin de mes, cuando se hayan recibido todos los trabajos, se podrán manifestar las preferencias personales entre todos los cuentos y explayarse sobre eso.

También en ese momento, todos los observaciones que ayuden a enriquecernos como escritores serán bienvenidas.
 
kone,05.02.2020
Si está Ignus, ya se puso bueno
 
facundoareileb,05.02.2020
Macelo, me encantan todos los gif, se me ocurren miles de historias, te felicito por la elección de los temas.
 
godiva,05.02.2020

12 - http://i.gifer.com/J5Gl.gif

Sentido

Mucho tiempo después, a pocos minutos de su muerte, Elena pensó en Pablo.
La primera vez que se cruzó con él en una playa de Brasil, ella miraba tan fijamente el mar que ni siquiera se percató de su presencia. Pablo la había fotografiado de espaldas; el largo cabello rubio se mecía despacio, mientras las olas tentaban con cierta promesa de paz.
Él la saludó tímidamente y leyó sus pensamientos en los ojos oscuros. El atardecer traía una llovizna leve que comenzaba a humedecer la arena. Entonces corrieron hasta el parador más cercano y conversaron de banalidades.
Él no quería preguntar, ella apenas si se atrevió a contarle de su depresión y tristeza.
Pablo pronunció las palabras que ella nunca pudo olvidar.
Hace tiempo -dijo -decidí que la vida carece de sentido, pero a cada instante encuentro algo que me hace valorar que estoy vivo.

Hubo otros encuentros. Y otros atardeceres, festejos, ilusiones. Un día, Elena le confesó a Pablo el resto de su historia; entonces él comprendió algunas cosas.
Ella se sentía fuerte cuando intercambiaban algún mensaje o se veían unos minutos en el hospital.
Pablo era psicólogo pero jamás fue su terapeuta, prefería ser su amigo.

Cuando de la larga cabellera rubia no quedó nada, y su piel se adhería sin fuerzas a los huesos flacos, a él le faltó coraje para seguir acompañando a ese fantasma agonizante. Elena lo aceptó con la misma calma que la vida le había enseñado durante esos años. Antes de morir recordó a Pablo y sintió su mano sobre la suya; y hasta pudo escuchar aquella voz tan querida que decía: "dulce amiga, ahora sí es el momento, has vivido todo lo que necesitabas vivir. Vete en paz."
Todo fue confuso y otros recuerdos pugnaron por mezclarse anulando su capacidad de pensar. Por eso no supo que Pablo realmente estaba allí.
 
Clorinda,05.02.2020
2 - http://i.gifer.com/12xv.gif
La vacante
Clorinda

El aviso decía bien clarito:
“Se necesita señora o señorita con habilidades para… “

No quiso seguir leyendo. Todos los avisos decían lo mismo. En primer lugar se requería buena presencia. Ella la tenía. Atractiva, desenvuelta, desprejuiciada, sin inhibiciones, libre de ataduras, independiente, elegante. Todo eso figuraba en su currículum. ¿Qué otra cosa podían requerir?

El día anterior a la cita planificó la entrevista hasta en el menor detalle. Se puso los ruleros y durmió sentada toda la noche para no malograr el efecto deseado, ya que la primera impresión es lo que cuenta —ya se lo había dicho su tía más de un millón de veces. Aparte se depiló piernas y axilas con cera depilatoria y se aplicó en la cara una novedosa crema de limpieza.

Al otro día le dolía todo el cuello por la incomodidad de los ruleros y amaneció con antiestéticas ojeras. Observó que su piel lucía enrojecida por efecto de la depilación, y su rostro poroso a causa de la crema que, como buena era buena, pero ese efecto era previsible, de acuerdo a las palabras de una cosmetóloga amiga (todas las cosmetólogas aconsejan algo que después te quieren vender). Además esas imperfecciones se podían tapar fácilmente con un buen maquillaje, por lo que procedió a maquillarse con más cuidado que nunca, sin escatimar los buenos productos que tenía en el tocador. Luego se fue probando toda la ropa que tenía en su guardarropa, haciendo caritas frente al espejo para lograr su propia aprobación.

Se decidió por un ajustado vestido negro de noche con insinuantes recortes de encaje en el corset y finos breteles que se cruzaban en la espalda, falda tubular y, para completar el atuendo, un hermoso collar de plata con detalle de piedras negras facetadas.
Cuando iba por la calle para dirigirse al lugar de la cita, taconeando con sus zapatos charolados tipo aguja —bastante incómodos por cierto—, todos los transeúntes —muchos conocidos— la miraban interrogativamente como preguntándose: ¿Adónde irá ésta?
Ella apuró el paso tratando de pasar desapercibida y entró al edificio indicado atropelladamente, justo en el momento en que un distinguido caballero le preguntó con poca amabilidad adónde se dirigía.
—Vine por el aviso —dijo girando seductoramente y dejando traslucir una enigmática sonrisa ante el imperturbable caballero.

Hubiera querido que la tierra la tragase cuando escuchó la voz impersonal del hombre cuando le dijo:
—Si. Necesitamos una persona para la limpieza de los baños. Pase por aquí por favor. Le daremos un par de guantes y un delantal.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Gracias, Godiva por tu participación.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Gracias, Clorinda por sumar tu texto.
 
Marcelo_Arrizabalaga,05.02.2020
Buenos cuentos están llegando.
 
Yvette27,05.02.2020
la propuesta de casamiento
11 - http://i.gifer.com/Gh9m.gif

Era la época en la que todas las novedades de ahora no se podían ni imaginar, nos sorprendíamos con la cinematografía que desde hacía poco había suplantado los carteles explicativos por las voces de los actores. Eran esos descubrimientos del momento que nos hacía pensar que vivíamos en un mundo mágico, El grande Al Jhonson filmó la primera a película hablada.Fueron años de extasis, el progreso nos aturdía y exhaltaba Nadie sospechaba que el teléfono, ese tubo unido a otro tubo que apoyábamos en el oído para poder escuchar, se convertiría con los años en ese pequeño rectángulo que sabe darte todas las informaciones necesarias, el tiempo las noticias, los entreteimientos y las canciones del momento. Si entonces nos hubieran dicho eso no lo hubiéramos creído. El teléfono, era en esa época era el instrumento más respetado. Por lo excepcionales de las llamados internacionales nos emocionábamos tanto que hasta olvidábamos que nuestro novio nos acababa de proponer matrimonio y nos esperaba impaciente en la otra sala para escuchas la respuesta.


 
IGnus,06.02.2020
Si está Kone hay garantía de cuentazo. Hola Kone!
 
Marcelo_Arrizabalaga,06.02.2020
Tenemos garantías entonces.
 
Marcelo_Arrizabalaga,06.02.2020
Gracias, Yvette por tu cuento.
Estoy disfrutando las lecturas.
 
godiva,06.02.2020
El buen policía me gustó mucho. Una historia de celos con un final terrible.
 
godiva,06.02.2020
Clorinda: me hiciste reír mucho. Gran imaginación, buen final.
 
godiva,06.02.2020
Yvette: me encantó, un pedido de casamiento se tomaba con bastante solemnidad me imagino. Hoy ya nadie se casa.
 
Clorinda,06.02.2020
Conmovedor tu cuento, godiva! Buena trama.
 
yosoyasi,06.02.2020
Hoy me acordé, estoy en eso
 
IGnus,06.02.2020
7 - http://i.gifer.com/gUe.gif

LOS DIOSES TAMBIÉN JUEGAN

La mitad del palacio había desaparecido del mapa como si hubiera sido aplastada por un gigantesco pisotón. Así de rápida y violenta había sido la masacre que se abatió sobre sus habitantes.
No hubo tiempo de hacer nada. Acerca de la realeza no había noticias. Nadie sabía si pudo sobrevivir, o fue aplastada como todos al derrumbarse la enorme torre.
Cientos de soldados preparados para enfrentar a cualquier enemigo habían salido de entre los restos para luchar, pero estaban desconcertados porque no encontraron nada afuera. ¿Acaso sus enemigos disponían de un arma nueva y devastadora? ¿O tal vez sus dioses decidieron descargar de esta manera su implacable ira?
Lik no sabía qué hacer. Corría de aquí para allá sin ton ni son. No era muy inteligente, y su única labor en el palacio consistía en alimentar a los pequeños… ¡Los pequeños!
Ella había visto cómo todas las criaturas habían sido tragadas por el enorme agujero del derrumbe. Seguramente habían perecido allá abajo, o estarían enterradas y asfixiándose… ¡Qué crueles podían ser los dioses!
Fue en ese momento que escuchó aquel fuerte sonido. Si Lik hubiera sido humana, sin duda lo habría identificado como una voz femenina que gritaba:
─¡Carlitos! ¡Hijo! ¡Vamos para adentro que ya está lista la comida!
─¡Ya voy mamá! ─Se apresuró a contestar Carlitos, no sin previamente dar un fuerte pisotón con su bota, a otro de esos magníficos hormigueros cuyos conos se erguían en el patio. ¡Era tan divertido!

 
glori,06.02.2020

8 - http://i.gifer.com/MF0D.gif

Delicada

Me miró y enseguida noté su desprecio como si yo fuera una cucaracha que ella deseaba aplastar con su fino zapatito de charol. Parecía una reina sacada de alguna revista de modas. Su tapado de piel y el sombrerito exclusivo costaban una fortuna. Tomó la cartera, pues a esa hora todas las tardes iba a tomar el té con sus amigas.
-¿Algo más, señora? -pregunté cuando terminó de dar las indicaciones acostumbradas.
-Sí, maría, no se olvide de planchar la ropa interior del señor. Tiene la piel muy delicada y no tolera arrugas en su vestimenta.
-No se preocupe, señora -le dije mientras pensaba en las nalgas delicadas de su esposo que en cuanto ella se ausentara, podría acariciar con tranquilidad.
 
IGnus,06.02.2020
Después vuelvo a leer y comentar. Por ahora leí el de Clorinda y me encantó. Me hizo reír.
 
IGnus,06.02.2020
Acabo de releer el post, y les comento que "─" es el guión largo, que no sale no sé por qué.
 
IGnus,06.02.2020
Muy bueno "El buen policía". ¿Quién sospecharía? Aunque con ese carácter... Jajaja!
 
IGnus,06.02.2020
Me gustó el cuento de Godiva. Un buen relato sobre la amistad bien entendida.
 
Marcelo_Arrizabalaga,06.02.2020
Gracias Glori, gracias Ignus. Buenos aportes.
Esperamos por más.
 
IGnus,06.02.2020
Es cierto, Yvette, era otra época. A veces pienso en lo que verán mis nietos, y cómo dirán "El abuelo es un anticuado".
 
IGnus,06.02.2020
Glori: Jeje... Esta María es una pilla...
 
glori,06.02.2020
Me dan pena las hormiguitas, Ignus. Me gustó tu cuento, me sorprendiste.
 
Clorinda,06.02.2020
Un aplauso para IGnus! Me sorprendió esa especie de agujero negro que se había tragado un reino entero, pero más me sorprendió el final. Gran imaginación e impecable escritura, aparte del guión largo (no será Carlitos que metió la pata?)
 
Clorinda,06.02.2020
Qué bueno, glori! Volví a ver el Gif del cuento y la vi a la señora dándose aires al darle las indicaciones a su empleada. Entretenida narración e inesperado final. Lo disfruté.
 
Clorinda,06.02.2020
Yvette: Muchos de nosotros hemos vivido la magia esa época del comienzo de las llamadas a larga distancia, que podían llegar a eclipsar una propuesta de casamiento. No era para menos. Cuánta nostalgia!
 
Clorinda,06.02.2020
Martilu, me hubiese gustado que el buen policía usara otra de sus tres armas reglamentarias: sus músculos, en una pelea de igual a igual. O tenía alguna otra arma?
 
Marcelo_Arrizabalaga,06.02.2020

3 - http://i.gifer.com/Yevb.gif

Éxito

Ana estaba harta de pasar los domingos mirando esas batallas que los hombres disputaban para apoderarse de una pelota. Pero era de las que creía que una cerveza puede resolver todo. Su marido estaba sentado en el sofá de la sala y cada tanto insultaba a alguno de los jugadores. Ella le había ofrecido una cerveza. Él la había aceptado sin prestar atención a su mujer.
Ana volvió a la cocina y mientras vaciaba su copa se le ocurrió una idea. Tomó una ducha, se perfumó y apareció en la sala con una tanga que mostraba los colores del equipo de su esposo. Él la miró sorprendido, luego sonrió mientras ella bailaba sensual sobre la alfombra. Finalmente apagó el televisor, y la batalla que Ana deseaba continuó con éxito en el dormitorio.
 
IGnus,06.02.2020
Jajaja! Marcelo!
Me imagino una situación similar cuando alguno de nosotros está enfrascado en una historia. Pero hay muchas Anas en el mundo que saben exactamente qué hacer!
 
Clorinda,06.02.2020
Jajaja! Ana sabe jugar!!
 
elclubdelapaginaazul,07.02.2020
Cuando vi los gifs me dije, de esto no va a salir nada. Estuve muy equivocada, están saliendo cuentos imperdibles, gracias Mauricio por incentivar nuestra creatividad .
 
Marcelo_Arrizabalaga,07.02.2020
Es que ahora que dejé la presidencia, tengo más tiempo. Eh, no, chiste.
No soy Mauricio. Ni Fernandez. Soy tan solo Marcelo.
 
cafeina,07.02.2020
http://i.gifer.com/MF0D.gif

La mancha de semen


-¡No sé de donde proviene la mancha que me está mostrando! ¡Este es mi abrigo!

Llevaba ya casi tres minutos discutiendo, pero no había perdido la sonrisa, ni la mirada suave ni los modales pulcros.

-Señora... ¡por favor! -insistió el encargado del vestidor. Su abrigo es el que tengo en la mano, ¡le di por error el que tiene puesto!
-¡De ninguna manera, este es mi abrigo! El que usted tiene en la mano es de otra persona, ¿cómo cree que podría venir luciendo una mancha tan evidente?

El encargado examinó el puño del abrigo. Allí estaba la mayor parte de la mancha, que continuaba en una delgada línea ascendente hasta alcanzar el antebrazo.
Pequeñas salpicaduras laterales acompañaban el trazo principal, como si hubieran sido impulsadas en distintos momentos.
En algunas partes del cuello también se veían manchitas accesorias, como salpicaduras tardías, o prematuras.

-Señora, ¡no puedo permitir que se lleve ese abrigo!
-Entiendo su punto -le contestó condescendiente-, usted tampoco sería capaz de hacer esa mancha, al menos no en mi abrigo. Lo siento, mi amigo, así son las cosas.

Se dio media vuelta y se marchó sin dejar de sonreír.
 
IGnus,07.02.2020
Buenísimo, Cafeína!
Creo que era en el juego "Mortal Kombat" donde el juego te animaba a dar el último golpe diciendo "Finish Him!". Bueno, acá la mujer lo "acabó" al encargado con dos o tres palabras. Y valga el doble sentido de la palabra también!
 
Marcelo_Arrizabalaga,07.02.2020
Muchas gracias, Cafeína por tu participación.
Muy bueno.
 
spirits,08.02.2020
Que bueno tu texto cafeina una total evidencia difícil de ocultar salpicaduras por todos lados impulsadas en distintos momentos.
 
Martilu,08.02.2020
¡Cuanta sutil procaidad al servicio de un cuento, unas estrellas para Cafeina!
 
cafeina,08.02.2020

gracias compañeros de letras
una emoción muy honda embarga mi pecho al recibir sus elogios
para terminar, quiero dedicar este profundo gozo a todos nosotros, que en definitiva no somos más que una mancha de semen
un saludo a mi tía Clodovea, que me está mirando

para finalizar corte, o pulse la tecla numeral



 
MARTILU,08.02.2020
12) http://i.gifer.com/J5Gl.gif  

La manada

   Ella miraba la playa, como para alimentarse del agua salobre y dejar atrás esos momentos vividos.
Quiso acercarse más al agua salada e impregnarse sus partes íntimas, su vagina, sus piernas, con el agua milagrosa del mar, para lavar las impurezas, de aquellos que expulsaron su semen en ella,  de los bastardos que la habían violado.
Los organizadores de la fiesta estaban probando nuevas drogas, con el apoyo económico de un laboratorio internacional, para introducirlas en el mercado, para la recreación  y evitar el sufrimiento. Decían que no tenían efectos secundarios.
Quizás  en un escaso porcentaje producirían efectos, aun no bien estudiados. 
Empezaron con una ronda de tragos, luego siguieron con marihuana, luego con más drogas, y estaba tan alcoholizados, que ni siquiera supieron lo que ocurrió después.
Fue un descontrol total.   Las mujeres fueron maltratadas, vapuleadas, y violadas, por todos los invitados a la fiesta.
Todos en su conjunto evidenciaron fallas en su comportamiento social.
Eso no estaba en los planes de ninguno de los sujetos que habían acudido a ese lugar.
Dicen que eran como una manada.
Estuvieron inconscientes por horas, tirados, vomitando…
Un festín para los sentidos, sin frenos inhibitorios.
Cuando llegaron los investigadores, ya todo había terminado.

La única que quedaba se dirigió al mar y nunca más la vieron aparecer.    
 
Clorinda,08.02.2020
Descontrolada manada!
Muy bueno, Martilu!
 
cafeina,08.02.2020

es una Alfonsina rubia
buen texto

 
Clorinda,09.02.2020
10 - http://i.gifer.com/59pI.gif

La arenga

Cuando Estela llegó al salón vio con agrado que ya había llegado mucha gente al encuentro. Se sorprendió que todavía no había llegado ninguno de sus compañeros, pero por un lado casi se alegró de que así fuera, así no le quitaban protagonismo, ya que por lo general no podía aportar bocadillo.
La gente no había reparado en ella y conversaba animadamente, saludándose y cambiando constantemente de interlocutores.
Una música suave era el trasfondo de aquella velada que prometía cumplir con el objetivo propuesto.

Haciendo valor comenzó a hacer palmas y a pedir silencio con gestos y ademanes. La mayor parte de la gente, sorprendida, prestó atención. La invadió el pánico. ¡Eran tantos!
En ese momento lo único que recordó era lo que había leído tantas veces —hasta memorizarlo— sobre el tema en Internet, así que dio comienzo a la charla diciendo lo siguiente, en medio de gestos y ademanes intimidatorios:

Señores: ¡Todo esto tiene una razón! No es como con una religión, en la cual se intenta convencer a otros usando conceptos abstractos. El veganismo es un movimiento basado en hechos científicos y ayuda a generar una conciencia con respecto al consumo de productos de origen animal y el sufrimiento que ocasionan.
El veganismo (del inglés veganism)​ es una postura ética que consiste en abstenerse del uso de productos y servicios de origen animal, ya sea para alimentación, vestimenta, medicamentos, cosméticos, transporte, experimentación, ayuda en el trabajo o entretenimiento, a excepción en este último caso de los animales de compañía.

Observó que la gente se sorprendía por sus palabras, cuchicheaba un poco y volvía a mirarla boquiabierta.

Ella continuó con su arenga:
Los fundamentos del veganismo incluyen argumentos éticos, ambientales, de salud y humanitarios...

Hizo una larga pausa porque no recordó más de lo que había leído, por lo que agradeció como pudo la atención y les auguró una buena velada, en la que iban a degustar un variado menú que no incluye alimentos cárnicos, y que es saludable y digno prescindir del salvajismo que supone el sacrificio y el sufrimiento de los inocentes animales, reemplazándolos por alimentos de origen vegetal que nos provee la naturaleza.

En ese momento alguien invitó a la concurrencia a ocupar su lugar en las mesas, por lo que la gente se apuró a buscar su ubicación, ya estipulada de antemano. Seguidamente comenzaron a hacer su entrada los mozos con bandejas repletas de exquisitos platos, como lechón arrollado, pollo a la crema, asado de ternera, chorizos de cerdo, empanadas de carne, escabeche de pescado y algunos fiambres y ensaladas, que fueron dejando en mesas contiguas para que la gente se sirviera a su gusto y placer.
Está demás decir que nadie se hizo rogar y todos comenzaron a levantarse, servirse y comer aquellos platos que despedían un aroma exquisito y estimulaban el paladar.

Estela no podía creer lo que veían sus ojos. ¿Se habrían equivocado de menú...?

De repente, una idea surgió en su mente y rápidamente consultó su agenda para verificar las indicaciones del lugar del encuentro.
Se le heló la sangre cuando comprobó lo que sospechaba.
Se había equivocado de salón.
 
yosoyasi,09.02.2020
Lo siento, no se me pega el texto
 
yosoyasi,09.02.2020
FRENTE AL MAR

Se paraba horas enteras frente al mar. Disfrutaba la vista.
Le producía infinita paz sobre sus quebrantados recuerdos.
Era el único lugar que visitaba en su inesperada vacación
después de su despedida.
No terminaba de entender la causa que le indujo a tomar esa medida.
El ruido, al romperse las olas se asemejaban a las escuchadas palabras.
Era fuerte su dolor.
El mar le atraía. ¿Y si todo terminaba allí?
Era cuestión de introducirse y mezclarse entre las olas… Necesitaba valentía. Todo su mundo se diluía.
Se encontró con años de dedicación perdidos.
Le faltaba valentía. Observó la entrada del sol, No encontraba la calma que anhelaba y dejó todo para mañana…


 
yosoyasi,09.02.2020
http://i.gifer.com/J5Gl.gif
 
yosoyasi,09.02.2020
Lo que no me sale es el gif, voy por otro
 
spirits,09.02.2020
1 - http://i.gifer.com/Czjn.gif

"Ensoñación".

Tu mirada se rozó con la mía, así como el viento roza las hojas de los árboles y las rosas exhalan su sutil esencia.
Así llegaste a mi sin buscarte, solo llegaste en un parpadeo cósmico de un ensueño de una noche de verano.
Me miraste y fue todo lo que lleno mi alma sacando cada vacío que la perturbaba, cada emoción de tristeza. Mi alma se llenó de la luz de tu amor, tu cántaro de sabiduría se derramó en mí con nuevas palabras, nuevos conocimientos que nutrieron mi mente febril de nacientes ideas.

Viniste de la Tierra de los Elfos a busca a alguien igual a ti. En ese cruce de nuestras miradas nos reconocimos como uno solo, yo era una de los tuyos, nací en este mundo terrestre pero venía del tuyo.
¿Porqué cruce del mundo sutil al mundo terrestre? No puedo recordarlo, esa venda del olvido cuando naces como humano fue lo único que me acompañaba; solo intuía que hay algo más allá de lo que veía y era todo lo que me complementaba.

Porque ese mundo estaba ahí en la naturaleza, en el susurro del viento, en la mágica danza de las hojas, en el silencio.

Trajiste un diáfano cristal que me entregaste, era la llave del jardín secreto, de mi propio jardín etéreo y sutil.
En ofrenda te di un beso y mi dulce sonrisa, sonrisas y risas como campanitas aladas llegaron a tus oídos. El viento acudió a esta dulce sinfonía, al mágico encuentro de dos almas que se fundieron en una sola.


 
cafeina,09.02.2020

James Dean sonríe con este relato de spirits
que bonito, cuando sea grande quiero que alguien me dedique un relato así
 
entrerios,10.02.2020
Spirits camina por lugares donde nunca el ser humano camino antes, y ella nos puede seguir narrando como es ese plano donde solo con la belleza del arte se puede contemplar de frente la verdad humana con sus matices de libertad y emoción.
 
spirits,10.02.2020
Gracias cafeina, de seguro las musas que te acompañan danzantes en tus letras todas ellas te tomaran de las manos y en sus susurros te dedicaran poesías con su dulce ambrosía
 
spirits,10.02.2020
Gracias entrerios por tus palabras, si las letras llevan el sello de la belleza, de la emoción, si pasan por la fibra del corazón, me doy por pagada
 
entrerios,10.02.2020
Spirits camina por lugares donde nunca el ser humano camino antes, y ella nos puede seguir narrando como es ese plano donde solo con la belleza del arte se puede contemplar de frente la verdad humana con sus matices de libertad y emoción.
 
Martilu,10.02.2020
Spirits ¡Pura poesía!
 
Marcelo_Arrizabalaga,10.02.2020
Muy buenos aportes. Gracias, Yosoyasi, Martilú, Clotinda, Spirits.
 
spirits,10.02.2020
Gracias Martilu y Marcelo_Arrizabalaga por vuestras bellas palabras
 
yosoyasi,11.02.2020
Gracias Marcelo.
 
Clorinda,11.02.2020
spirits: pura inspiración! Es lo que sugiere el gif. (cafeina va a tener que esperar a cumplir la mayoría de edad)
yosoyasi: un jueguito peligroso, Si.... mejor dejarlo para más adelante. Bien reflejado el tema del gif.

Vamos, que faltan algunos...!
 
godiva,11.02.2020
2 - http://i.gifer.com/12xv.gif

Timidez


Juan entró al club y se quedó parado cerca de la puerta. Era tímido, sentía que todo ese bullicio no era para él.

-No tengas miedo, cariño, no muerdo -dijo Marta con desenfado mientras giraba para mostrar un paso de baile.
-¿Ves? se hace así -le indicó al hombre que no dejaba de mirar su espalda perfecta y la brevedad de su cintura.
-¿Por qué debería sentir miedo? -preguntó Juan intrigado.
-Porque hay hombres que me tienen miedo. Será por mi personalidad extrovertida, supongo. Además no creo en las diferencias entre hombre y mujer.
-Pero somos diferentes; eso está a la vista -dijo él admirando las formas de aquella mujer.
-Sí, supongo que eso los asusta un poco. Pero vamos, bailemos, no es tan difícil.
La pista los recibió con beneplácito. Ella se destacaba; aquel vestido marcaba maravillosamente su silueta.
-¿Sabes que me asusta? -dijo él al fin.
-No, no lo sé.
-Las normas, esas que indican que una mujer debe ser recatada y nunca acercarse a un hombre si este no da señales de interés.
-Yo creo que puedo lograr que pierdas tus temores -dijo Marta con la convicción que la caracterizaba. Era una mujer segura, acostumbrada a obtener lo que quería.

Y Juan se dejó convencer. Marta no solo le enseñó a bailar, él aprendió muchas cosas más.
 
Marcelo_Arrizabalaga,11.02.2020
Gracias, Godiva, por tu cuento.
 
daiana,13.02.2020
http://i.gifer.com/SXIp.gif

Fiama solía valorar la relación con sus novios con la misma vara de medir a como se sentía con los zapatos puestos. Sentirse suelta, sin rozaduras, sin presión, era indicativo de que la relación prosperaría en un futuro a largo plazo. Gonzalo era piloto de Fórmula 1 y la invitó a veces a correr en el Mercedes, derrapando por la playa o a contemplar profundos despeñaderos entre las montañas desde el automóvil. Lo pasaba mal por su velocidad y su actitud temeraria, pero éstas iban con él, aunque ella obviase el hecho sin darle importancia. Con Gonzalo solía quitarse los zapatos, incluso en verano ponía los pies sobre la luna del descapotable y a él todas sus locuras le parecían graciosas. La conversación era muy fluida entre ambos y Fiama le hablaba de todo, incluso de su forma de ponderar la amistad y el sentimiento amoroso.

Gonzalo, pues, conocía la teoría de la presión del zapato por la que Fiama se regía y aquel viernes, al verla quitarse el del pie derecho con esa rapidez pensó que la tenía ganada. Sin embargo, comprendió mejor cuando el zapatazo casi le rompió las falanges de su mano indiscreta.
 
Marcelo_Arrizabalaga,13.02.2020
Gracias, Daiana por sumarte.
Me gustó.
 
mialmaserena,13.02.2020

9 - http://i.gifer.com/SXIp.gif

Totalmente absorta en la película, apoyé los pies en el respaldo de la silla que estaba frente a mí.
La ruta me llevaba hacia el futuro que tanto había soñado.
Me sentía libre, disfrutaba de la brisa en el rostro y veía con ilusión a las promesas que se amontonaban como las nubes en el horizonte. De manera instintiva me quité los zapatos y la sensación de libertad aumentó. Entonces me despojé también de la chaqueta y la remera.
Cuando las luces se encendieron el hombre que estaba a mi lado aplaudía de pie. Se había emocionado tanto como yo. Pero no miraba la pantalla.
 
Marcelo_Arrizabalaga,13.02.2020
Jajajaj, imagino su fascinación.
 
mialmaserena,17.02.2020

- http://i.gifer.com/75kB.gif

Escapar

La lluvia alarga esta tarde de domingo. El encierro me asfixia. Decido ver otra vez aquella película de Cary Grant que tanto me gusta. Entonces pienso en la posibilidad de escapar.
Correr, correr hacia un sitio donde la palabra "yo" signifique algo.
Porque yo no existo. Soy una máquina que desde muy temprano comienza a ser manipulada. Y voy hacia donde se supone debo ir, acompañada por otros que a la misma hora suben al mismo tren y cumplen con las mismas obligaciones. Y me levanto al otro día para hacer exactamente lo mismo.

Me asusta la mujer que veo en el espejo, es una desconocida que ni siquiera sueña. Tiene algunas hebras grises entre los cabellos rubios y en su mirada hay un lago que refleja la noche.
Parece dormida y tengo miedo de despertarla. Ha encontrado un remanso en su cuota de evasión llamada rutina.

Cada día, a las ocho de la mañana, le ofrezco una taza de café y ella la aferra como si fuera su vida. Entonces comienza a andar por los lugares de siempre mientras le susurro en vano: Yo también existo, escapemos de una vez.
 
Marcelo_Arrizabalaga,17.02.2020
Gracias, Mialmaserena por tu aporte.
Me gustó mucho.
 
Martilu,18.02.2020
Mialmaserena
Me gusto el final del cuento publico, imprevisto y creativo, así como también tu último aporte a este taller
No van estrellas, pero igual las colocaré *****
 
Marcelo_Arrizabalaga,18.02.2020
6 - http://i.gifer.com/LS4C.gif

El trato

Llegué a la zona sur del puerto a la hora acordada. Es donde esperan los camiones para ir a descargar cuando sea su turno.
Mi contacto, Jeremy, debía introducirme en la guarida para luego presentarme a su jefe.
Tal como esperaba, estaba sentado afuera del galpón número cinco, mezclado entre estibadores y conductores.
Al verme, comenzó a hacerme señas como para que me retirara del lugar. Algo inesperado estaba sucediendo.
Me quedé detrás de una columna de acero, sentado sobre unos cajones vacíos.
Pronto vi llegar a varios vehículos. Más de media docena de hombres fornidos irrumpieron en la puerta lateral del depósito, y otros tantos entraron por el portón central.
A todo esto, mi contacto, ya se había esfumado simulando ser un estibador más.
Comenzaba a dudar de estar haciendo lo correcto.
Mi corazón latía muy fuerte. Demasiado ajetreo para un simple oficinista de Manhattan.
Ninguno de los peones y conductores que se encontraban a mí alrededor, parecía afectado por lo que estaba sucediendo.
Yo, en cambio, ya me encontraba en estado de pánico. Mi mente desbocada ensayaba posibles coartadas que explicarían mi presencia en el lugar, y por sobre todas las cosas, mi nula relación con… ¡Ni siquiera sabía con quién!

Traté de calmarme mientras se escuchaban gritos, corridas y hasta creo haber oído algún disparo.
Una distancia de cincuenta metros mediaba entre mi automóvil y el lugar en donde me encontraba.
Corrí desesperado. Ráfagas de metralla provocaron una estampida.
Tardé unos eternos tres segundos en introducir la llave en la puerta de mi viejo Ford.
Estaba tan alterado que creía que iba a morir.
Bajé el vidrio de mi ventanilla porque me faltaba el aire.

De pronto una mano se posó en mi hombro izquierdo. Era mi contacto. Un negro de casi dos metros de altura que me sonreía mostrándome su diente de oro:

- ¿Y tú dónde crees que vas…?
- ¡Es que esos tipos nos matarán a todos!
- ¿De qué hablas? ¿Los de la oficina de impuestos? Ahaaa, esos cabrones solo vienen para molestar un rato. No son peligrosos.
¿Pensabas llevarte lo que le trajiste?
- No, no, no. Aquí lo tienes.

Le entregué mí preciado tesoro: La locomotora de un tren a escala del Oriente Express. Un artículo para coleccionistas de altísima calidad.
El negro desplegó la franela que lo cubría y exclamó:

- Ohoo, esto sí que va a gustarle. Completará la formación.
Al verlo sostener mi reliquia con solo su brazo izquierdo me sentí incómodo, y de pronto recordé mi parte del trato.

- ¿Dónde está mi parte? Quiero mi parte de lo acordado – le dije y ya me estaba arrepintiendo.

Su brazo derecho se ocultaba detrás de su espalda.

- ¡No me mates! – dije cerrando mis ojos.
- Jajajajaj, estás más loco que una cabra. Toma, aquí tienes lo tuyo.

También envuelto delicadamente en una franela se encontraba la pieza que me faltaba para completar una formación. El furgón de cola de un tren de pasajeros de los años treinta. De hermosa madera y de excelente manufactura a escala.

- Eres igual a mi Jefe. Son como niños – le escuché decir luego de que yo le agradeciera emocionado.

Mientras me alejaba, miré a mí alrededor, y todo se veía calmado y hermoso.
Una hora más tarde arribaba a mi domicilio.

- ¿Cómo te ha ido querido? – preguntó mi esposa al verme llegar.
- Conseguí lo que quería.
Ha sido todo muy tranquilo. Tan solo otro día apacible de domingo.


.


.


Marcelo Arrizabalaga.
 
Martilu,18.02.2020
¡Bravo!
Marcelo
 
yosoyasi,20.02.2020
EL NIÑO ANGEL

Se notaba por el brillo de sus ojos que era un niño bueno.
Su sonrisa atraía, resultaba muy penoso alejarse de él.
Se lo había prometido que volveria pronto. Buscar trabajo no era tarea fácil.
El niño necesitaba un espacio abierto.
Ella, la madre trataría de darle lo que él necesitara. Escuela, alimentación y
todo lo que le hiciera falta, menos el padre, claro.

Cuando lo había planeado, le parecía tan posible.
No se apartaba de su mente aquella despedida, con sus manitas,
diciéndole adiós.
Dejó atrás esos malos augurios y se centró en su meta.
Se dejó llevar por el traqueteo del tren y puso todas sus esperanzas en la gran ciudad._




 
yosoyasi,20.02.2020

7 - http://i.gifer.com/gUe.gif
 
Marcelo_Arrizabalaga,20.02.2020
Muy bueno , Yosoyasi.
Gracias por participar.
 
yosoyasi,20.02.2020
Gracias, voy por otro.
 
Martilu,20.02.2020
http://i.gifer.com/SXIp.gif

Excesos

Se habían conocido en una fiesta el día anterior, en un lugar paradisíaco y tan exótico de la costa oeste de Estados Unidos.
Había muchos invitados, todos atendiendo sus necesidades más primitivas de diversión y lujuria.
El anfitrión no mezquinaba ni las bebidas ni las drogas.
Luego los invitados fueron a las diferentes habitaciones, y solo se escucharon jadeos.
Por la mañana salieron en el auto descapotado rojo hacia la aventura.
No deberían haber ingerido tanto alcohol ni haberlo mezclado con las pastillas. El cóctel fue fatal.
Al subir al auto ella se descalzo y puso sus pies en alto, se saco sus zapatos, y mientras cantaban, ambos no atendieron las señales del tránsito.
Colisionaron, exultantes y profusamente ebrios. Salieron ilesos, aunque con diferentes magulladuras.
Se convencieron que los excesos producen consecuencias.
Pero estaban en una edad donde el placer efímero los aguarda en cada vuelta y no pudieron resistirse a asistir a otro evento que promocionaba un afamado publicista.
Esta vez fueron más cautelosos, por lo que bebieron poco alcohol, tomaron drogas licitas, se juraron fidelidad eterna, y se casaron en Las Vegas.

 
yosoyasi,20.02.2020
Me encantó tu texto Clorinda
 
deojota51,20.02.2020
Con el correr de los días que había pasado allí, supo ser un símbolo, no sé si de libertad o de felicidad toda. De alguna manera había logrado sentir algo así a una paz interior; solo si alguna vez retornaba a mis lugares cotidianos y narraba a alguien esta historia, ella se reduciría casi a la escena de la playa, dejando los demás detalles triviales, como contar las vacaciones de un viejo oficinista en una costa cualquiera.
Desde entonces, planté bandera, tiré toallas, ojotas, dejé los anteojos en el suelo y observe el horizonte. Era mi cabeza de playa. Más tarde, caminando por las dunas, ví una silueta de bailarina. El cuerpo ágil, escultural, cubierto con ceñidas calzas cortas y un suéter blanco, parecía casi invisible contra la arena sinuosa, y se movía como un fantasma subiendo y bajando las crestas. Solía ensayar entre las dunas en la ciudad de las playas .
El sol era pálido, tapado por nubes grises, el mar parecía sucio y monótono, y el aire mortificaba. Contuve el sombrero sobre mi cabeza con la fuerza de los brazos mientras el viento soplaba furibundo. No me ire sin mi sombrero, dije. Una gaviota pasó volando y pió algo antes de desaparecer por encima, hacia lugares que yo no podría transitar. El ave, quizás miró como ella bailaba, convertida en una imagen fortuita que trazaba su propia firma entre los declives del lugar.
Por segundos, un aire lustroso con arenilla ámbar pegaba en el rostro. A lo lejos las barcazas amarillas y el embarcadero sobre el agua parda. Un muelle gris intenso.
Sufrí un acceso de tos. Me subí las solapas del saco y con las manos metidas en los bolsillos contemplé el mar, como un ejercicio de placer que hubieran visto mis ojos. Voló otra vez mi sombrero y lo volví a recoger entre la arena.
Los flancos blanquecinos de las dunas me recordaron los inacabables paseos del cuerpo de la bailarina. Imaginé caminar por los contornos arenados de su pectoral. ¿Qué tiempo podría ser extraído de las faldas y declives de esa musculatura orgánica? ¿De los planos a la deriva de un rostro bello? De pronto aquella Afrodita de las dunas, se esfumó a un cielo meridiano. La arena gruesa, que recordaba las paredes corroídas de la casona donde me hospedaba, y los pechos de piedra pómez y los muslos de ceniza se desvanecieron con la brisa.
Hubiese querido atrapar el viento. Tuve conciencia de un conjunto de cosas que quizás haya ido advirtiendo poco a poco sin tenerlas en cuenta; conciencia de la barba despareja que poblaba mi rostro, me sentía así y no sabía si así era; del desgaste imposible de mis ropas, de todos los dolores que sentía el cuerpo; conciencia del dinero inútil que aún conservaba en la billetera; conciencia del peso de mis hombros que me hacían curvar la espalda, y del miedo atroz a esta soledad.
Me dejé caer en la arena y estuve llorando hasta que el frío llegó a hacerse sentir como un dolor tibio en los huesos. Me levante, me soné la nariz con el pañuelo, y decidí continuar mi camino.
Sabía que no podía hacer nada, pero me resistía a irme. Pensaba en la bailarina. Lo único que se me ocurrió fue llenar de agua el hueco de mi mano y dejarla deslizar entre mis labios. Su salitre hizo que la escupiera de una bocanada. Deje momentáneamente la nostalgia parada allí sobre la roca y recorrí la playita con desesperación hasta la escollera de pescadores. ¿ Y la bailarina de la arena? La vi resignarse a mirar las olas del mar. Caminando fue perdiéndose como una Alfonsina con su imagen diminuta y sensible.
El diario nada decía de ella, solo de una mujer muerta ahogada en la playa. Al enterarme supe que era ella, Alfonsina o como se llame; esa presencia se convirtió en una intrusión insoportable en la geometría de los páramos. Ella pertenecía allí me dije. A las olas.
 
deojota51,20.02.2020
http://i.gifer.com/J5Gl.gif

Bailarina en la arena
 
Marcelo_Arrizabalaga,20.02.2020
Gracias, Martilú y Deojota51.
Muy buenos aportes.
 
deojota51,21.02.2020
Gracias Marcelo. Me costo colocar el gifer . Me di cuenta tarde. Mis disculpas. Y saludos.
 
IGnus,21.02.2020
Me gustó tu relato, Deojota51. En especial la forma en que está escrito. Deja traslucir perfectamente los sentimientos de quien relata.
 
deojota51,21.02.2020
Gracias IGnus !! Lo tuyo es muy bueno. Me hizo acordar a mi vieja cuando yo recién terminaba de armar mi ejercito de juguete, debía inevitable a sentarme a la mesa. Divertido ese final inesperado.
 
Hectorfari,25.02.2020
Gracias por la invitación, Marcelo
 
Hectorfari,25.02.2020
7 - http://i.gifer.com/gUe.gif

El cobrador

—¡Pará, pará! ¡No me pegues más…! le voy a pagar. Te juro que le voy a pagar.
—Le vas a pagar... Le vas a pagar. ¿Cuánto hace que me venís con el mismo verso? ¿Eh? Hoy, cuando me dijo que viniera, me miró fijo como vos sabés que mira y me dio unos golpecitos en la cara: Cobrále, me murmuró cerquita del oído.
—Estoy tratando de conseguir la guita, pero es mucha. Cada vez más, necesito tiempo.
—Y yo necesito un auto nuevo, una mina que no me cague y capaz que un viajecito. Sí. Un viajecito a Río. ¡No tenés más tiempo! ¿Me entendés?
—Decíle que no me encontraste, que me estás buscando. ¡Por favor!
—Claro, querés que me juegue los huevos y le mienta. Sos tan cara rota… Pretendés que te cubra el culo a riesgo del mío. No me hagas reír. Te vine a cobrar. Me mandaron a cobrarte y te tengo que cobrar.
—Pero…
—¡Pero, las pelotas! ¡Dame la plata!
—¿Pará! No tengo nada en los bolsillos. Buscá, buscá. ¿No ves que no tengo nada?
—Dos cigarrillos, un encendedor y monedas. Unas putas monedas… ¿Es todo lo que tenés encima? Sabés que limpiándote te voy a hacer un favor, ¿no?
—Tengo dos hijos, loco, te lo suplico…
—¡Ah!, ahora te acordás de tus hijos. Cuando mandaste a la mierda a tu viejo, no te acordabas de tus hijos. Haceles chau con los deditos. Qué gil que sos… Tenías la vida arreglada y mirá cómo terminás.
—Por favor…
—Sabés que te quiero. Mucho, pero te juro que no vas a sentir ni el ruido. Abrazame. Abrazame, y entendé que vivo de esto. Yo sé que es un hijo de puta y que vos te la jugaste. Te creíste que la vida era como en las películas esas que al final suena la musiquita y se van todos felices. Pero no, la vida es esta mierda…
Ya está. ¿Viste? Ni te enteraste. A tus hijos los va a cuidar él, no les va a faltar nada y los va a educar distinto a vos. Son sangre de su sangre. Como nosotros.
 
Marcelo_Arrizabalaga,26.02.2020
Muchas gracias, Hector, por tu aporte.
 
sheisan,27.02.2020

Fari de lo que se desglosa es que — para bien o para mal— no hay como la familia jajaja todo un Pimpinela.

Marcelo gracias por la invitación, como siempre destacando con tu preocupación por mantener en movimiento la página con este taller de reto a la imaginación. Traeré algo yo también. Un abrazo para todos!! se les quiere,
 
Marcelo_Arrizabalaga,28.02.2020
Gracias, Sheisan . Te esperamos.
 
sheisan,28.02.2020

Primero expongo esta brevedad:

Superficialidad humana


La inteligencia abre muchas puertas. La belleza, aún más.

Inspirado en la imagen:

http://i.gifer.com/DmGF.gif




 
Marcelo_Arrizabalaga,28.02.2020
Gracias Sheisan por sumarte.
 
sheisan,28.02.2020
y también expongo este cuento de 100 palabras:


Cómplice.


Liliana acariciaba el silencio con suave voz de murmullo. Delicada, reunió los trozos que le quedaban y se reconstruyó.

Nunca más, se decía. Nunca más, repetía...

La noche fue avanzando, se transformó en madrugada. La calle recibió a los usuarios constantes; niños al colegio, padres al trabajo y el sonido de los tacos de mujeres abriéndose paso en un mundo tacaño en amor, generoso en violencia.

Arrastró la pesada alfombra. Tras de sí quedó un delgado hilo escarlata.

Llegó hasta el auto, sonrío, era sobreviviente, y lo más importante; viuda. Conduciría hasta el mar, custodio eterno de todos sus secretos.


Inspirado en la imagen:

http://i.gifer.com/J5Gl.gif


 
sheisan,28.02.2020

'sonrió'

 
Marcelo_Arrizabalaga,29.02.2020
Muy bueno.
 
Martilu,01.03.2020
Sheisan ¡Breve y contundente!, un cálido abrazo.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]