TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rebaguz / ala tragedia del zamuro

[C:477012]


LA TRAGEDIA DEL ZAMURO 555 palabras

Revoloteando en el cielo
un zamuro se encontraba
buscando algo qué comer
porque el hambre lo mataba.

Miró por bosques y collados,
por praderas y zanjones,
por caminos, por sembrados,
por atajos y faldones.

Con qué matar el hambre,
el zamuro, no sabía,
tenía cuatro semanas
que el pobre, no comía.

En un claro del bosque,
acostado un burro vio,
y dijo: ¡Que bueno se ve!
este me lo como yo.

Timoneando cola y ala,
afilando su negro pico,
se acercaba al pobre asno
que era salvaje y arisco.

Aterrizó decidido
a entrarle a la presa duro,
de pronto escuchó un silbido
que decía: "Deja ese burro".

El golero que ya estaba
dispuesto para la acción,
el silbido no escuchaba
y así empezó la función.

Dio una vuelta en redondo,
examinando el terreno,
cuando le dijo una lechuza:
"Pícale el ojo primero".

El gallinazo contestó:
-No me venga a enseñar
el camino para empezar,
esto sí que lo sé yo-.

Acercándose el Carráo,
le dijo con entusiasmo:
¡Señor... Tenga usted cuidado,
pues está vivo ese Asno!

Tengo mucha experiencia,
También soy inteligente:
-Dijo al carrao el Zamuro-
Téngalo usted presente.

¡Está vivo! -Dujo el sinsonte-
que de un árbol lo miraba.
¡Duerme...duerme! -dijo el turpial-.
Que en el río se bañaba.

Retírese compañero:
-le dijo el Zorro asustado-
no sea que pase un susto,
con ese burro acostado.

¡Vine ha comerme esta bestia!
-El zamuro dijo bravo-
y no quiero darle a nadie
ni los pelitos del rabo.

¡Compañero le aconsejo,
no se coma ese animal,
ese burro está muy viejo!
-Así le dijo el caimán-.

Pero el golero empeñado
que tenía que merendar:
-muerto o vivo, de un bocado,
me lo voy a atravesar.

Con la cola levantada
el burrito dormilón,
al zamuro le tentaba
meterse allí de un halón.

Todos los animales
que ahí estaban reunidos:
le decían: -Está vivo,
solamente está dormido-.

Pero el hambriento no oyó
la advertencia que le hacían
y la cabeza metió
por el hueco que veía.

Sintiéndose penetrado
por la cosa tan extraña,
despertó muy asustado
empezó la gran hazaña.

Primero, bajó la cola
y duro el ano apretó,
tres rebuznos dio a la loma
y veloz carrera empezó.

Los habitantes del bosque
la función querían ver,
cuando el golero apresado
llevaba un solo vaivén.

Alarmado gritó el Guacó:
lo mismo que los demás
-Lo ahorcó...lo ahorcó-,
éste no comerá más.

El burro en su gran carrera,
daba saltos y cozadas
el zamuro ahí colgando,
su vida no valía nada.

Pensó asustado el zamuro
que pronto lo iban a ahorcar,
apoyó fuerte las patas
empezó a tirar pa. Atrás.

Por mucha fuerza que hacía,
el burro no le aflojaba,
las plumas se desprendían,
la cabeza se le pelaba.

Hasta que en un salto fuerte
que el asno de pronto dio,
esto fue un golpe de suerte,
al Gallinazo aflojó.

Cayó en un pozo de fango
con la cabeza sangrando,
el pobre salió gritando
a pico lleno, jurando.

Juro perjuro -gritaba-,
con desesperado enojo:
jamás comeré nada
sin picar primero el ojo.

Por eso, el zamuro decente
come siempre con respeto,
primero empieza de frente
y después, le llega al resto.

Hoy con su negro plumaje
y la cabeza pelada,
desde el día del ultraje,
ese día de la ahorcada.

Reinaldo Barrientos, G.

Rebaguz




Texto agregado el 25-04-2011, y leído por 149 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
26-04-2011 1* LACANIANO
26-04-2011 ¿Llamas a esto cuento? 1* Murov
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]