TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Un viaje en el ferry Niterói - Río de Janeiro

[C:609143]

Un viaje en el ferry Niterói - Río de Janeiro

Jober Rocha (Cuento de Humor)

En esa soleada mañana salí temprano de casa para atender un asunto en la Dirección de Tránsito de la Ciudad de Río de Janeiro. Este asunto se refería a un vehículo viejo que yo tenía y que, habiendo sido vendido hace más de un año, aún estaba en ese órgano como perteneciente a mí. Como resultado, todas las multas de tráfico que ganó el nuevo propietario vinieron a mi nombre y dedujeron puntos de mi licencia para conducir vehículos motorizados.
Como vivo en Niterói, al otro lado de la Bahía de Guanabara, fui a la Estación de Ferry en el centro de la ciudad, ubicada justo frente a la enorme estatua del Cacique Arariboia (figura histórica del jefe indígena de la tribu Temiminos , que ayudó a los portugueses en la expulsión de los franceses de Río de Janeiro), en la plaza que lleva su nombre.
Pagué el boleto y pasé la rueda de la ruleta, entrando en un vasto salón donde se amontonaban los pasajeros; cada uno consultando su I-phone con sus dedos o hablando por el celular y esperando la hora de embarque. Frente a mí un hombre de mediana edad con un celular pegado al oído preguntó en voz alta: - ¿Tiene cable coaxial? Sí, quería unos doscientos metros de cable para entrega inmediata. ¿Tú tienes? ¡Hable más alto!
A mi lado escuché a un joven preguntar en voz baja en su dispositivo: - ¿Salimos esta noche? ¿Qué dijiste? ¿Qué le pasa a tu marido? ¡Habla más alto que no estoy escuchando!
Detrás de mi, una joven preguntó: - ¿Qué vas a hacer para el almuerzo? Ensalada con que? ¡Dime de nuevo que hay mucho ruido aquí!
Un hombre cercano preguntó: - Entonces, doctor abogado, ¿cómo estuvo la audiencia? ¿El juez dictó sentencia? ¿Me han condenado? No escucho nada, ¡habla más alto!
Me sorprendió un grito de una joven al teléfono: - ¿Embarazada, yo? ¡Pero soy virgen! Lea este resultado de nuevo, doctor, lentamente. Habla más alto y más lento, ¡no entiendo nada con todo este ruido!
Una joven con uniforme escolar dijo: - ¿Cero? ¿Pero cero coma cero o coma algo? Vaya, ¿ese profesor no consideró nada en mi ensayo? Y en el resto de la prueba, ¿cuál fue mi calificación? ¡Habla, no entiendo!
Noté que otras personas cercanas, al igual que yo, también estaban prestando atención a las conversaciones que se llevaban a cabo a través de los teléfonos celulares de esos pasajeros. Vi que muchos compañeros de viaje estaban interesados en esos temas de los que los participantes hablaban en voz alta y sin pudor. Afortunadamente, no fui un caso aislado que requirió ayuda psiquiátrica.
Durante la caminata hacia el ferry, traté de acelerar mi paso, para tratar de informarme de algunos de esos resultados, pero había tanta gente subiendo en el ferry que perdí de vista a mis vecinos en la sala de espera. No me preocupé tanto en ese momento por perder la vista y no más escuchar mis objetivos. Por fin, pensé para mí: - En cualquier lugar del barco en el que me ubique, sin duda, habrá nuevas conversaciones por teléfono, para matar mi ansia de resultados llorosos, trágicos e inusuales.
Elegí el mejor asiento, justo en medio de una fila de asientos. Allí tendría vecinos a ambos lados, adelante y atrás. Ciertamente, me enteraría de innumerables episodios que ocurrieron con personas de diferentes razas, géneros, religiones, clases sociales y colores, en una muestra que sería la envidia de los institutos de investigación de opinión y marketing.
A mi derecha se sentaron un par de turistas alemanes. Del lado izquierdo una niña, aproximadamente de seis años, acompañada de su madre. Tanto delante como detrás, desafortunadamente, los pasajeros parecían tener un nivel sociocultural más alto que la mayoría ya que no llevaban teléfonos celulares ...
La niña pidió prestado el teléfono de su madre y, justo cuando pensé que llamaría a una compañera de la escuela para hablar mal de sus amigos y del profesor, empezó a jugar a un juego electrónico. La pareja alemana usó el teléfono celular varias veces; pero, desafortunadamente, no pude entender de qué estaban hablando. El tema debe haber sido muy interesante ya que el hombre se enfureció varias veces, pronunciando palabras en alemán que me sonaron como insultos o palabrotas.
Sin nada que escuchar allí sentado, decidí levantarme y caminar hasta la proa del barco, donde la gente ya se estaba amontonando, preparándose para un desembarco rápido apenas el barco atracó en el muelle de la Praça XV. Me propuse colocarme justo en medio de esas personas. Muchos de ellos con sus teléfonos pegados a sus oídos. Algunos mensajes empezaron a llegar a mí, para mi deleite:
- Entonces, ¿tu madre te dejó ir al motel conmigo? preguntó un joven lleno de granos.
- ¿Recibiste la munición del revólver que te pedí? - preguntó una cara malvada.
- El inspector dijo que por menos del treinta por ciento del valor, no libera las mercancías incautadas en la aduana. ¿Vas a querer o no? - Cuestionó un tipo de traje y corbata con un maletín de cuero negro en las manos.
- ¡Sólo con preservativo! - Dijo una joven, llena de tatuajes en sus brazos.
Estaba extasiado, con tantos temas interesantes y todos a mi disposición. De repente, el ruido de las turbinas de un avión a reacción dominó la habitación. El ferry pasaba frente a la pista de aterrizaje del aeropuerto Santos-Dumont, donde los aviones aterrizaban y despegaban en todo momento. Una vez más no supe si la madre había dejado ir a su hija al motel, si habían llegado las municiones, si el individuo había accedido a pagar el treinta por ciento solicitado por el inspector de aduanas y si el interlocutor de la niña había aceptado el uso de condones
Casi llegando al muelle de la Praça XV, la embarcación comenzó a pitar, advirtiendo a algunos arrastreros, que estaban pescando allí, que se apartaran, ya que la prioridad era el vehículo más grande. No sé por qué, pero todos los teléfonos cercanos a mí estaban apagados.
Sin nada más que hacer, seguí mirando algunas otras embarcaciones de transporte, llenas de pasajeros, que pasaban en dirección a Niterói y a la Isla del Governador, preguntándome cuántas conversaciones por teléfono celular, sostenidas por los pasajeros y la tripulación de esas embarcaciones yo no estaría perdiendo.
Cuando me encontré, el barco estaba atracando y los pasajeros desembarcaban. Todavía, traté de detectar algún signo de felicidad o tristeza en algunos caminantes con sus teléfonos en la mano, pero no pude ver nada que denotara una buena o mala conversación que pudieran haber tenido en sus teléfonos mientras cruzaban la bahía. Mientras caminaba hacia la sede de DETRAN, medité:
- ¿Quién sabe en el barco en el que volvería a Niterói no estaría más feliz? Quién sabe tal vez, yo podría disfrutar de una conversación que tuvo un comienzo, un medio y un final.
- Quizás, teniendo un poco de suerte, podría enterarme de algún crimen pasional, un robo o desfalco en una gran empresa, una traición conyugal, una licitación pública amañada o un secreto confesional grave ...

Texto agregado el 17-06-2021, y leído por 68 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
17-06-2021 Felicitaciones por este texto que, usando imágenes tan rutinarias, nos hizo sonreir. Me gustó aquello de que la gente con mejor nivel sociocultural no exhibía sus celulares. Saludos! Clorinda
17-06-2021 Eres un gran observador de ese prójimo moderno que le cuenta su vida al celular a toda voz, además de saber contar tus observaciones. remos
17-06-2021 Te pasaste Bequeano!!! Tu texto está genial, muy divertido, es de esos que sacan sonrisas al más serio. Gracias! MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]