La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / mangolia / Las 2.43

 Imprimir  Recomendar
  [C:183969]

Me despierto incómoda, me duele el cuello, tengo calor y me molesta el sudor pegajoso y ácido tan asqueroso que viene con el verano.
Froto la cara contra la almohada girando la cabeza ¿Para qué mirar el reloj? Ya sé que hora es.

El camión de basura me despierta siempre, compacta exactamente a la misma hora, debajo de mi balcón.

Voy a bajar un día de estos para pedirles que cambien de esquina. Es justo que lo hagan una vez en cada cuadra, no tengo porque soportar siempre el ruido que me hace saltar a la misma hora. ¡Tengo que trabajar! Si se piensan que la guita me la regalan están muy equivocados. Cuando ellos me digan que lo hacen cada trescientos metros ni uno más ni uno menos porque la gente cada vez tira más cosas y que aunque eso les parece raro porque si no hay plata se desperdicia poco ellos no son nadie para ponerse a pensar en las cuestiones sociológicas y el estilo de vida de las personas, solo están para llevarse lo que los demás tiran. Ahí les voy a decir que ya que la única queja que reciben es la mía, bien podrían saltarse mi ventana. ¡Eso no les cuesta nada!
Lo que hago durante el día es importante y no puedo dormir bien porque ellos me llaman siempre a las 2:43 y, sobre todo, les recuerdo que todos los benditos años les pago el maldito saludo de navidad. Otros pueden hacerse los distraídos pero yo soy incapaz de cuestionar su noble trabajo. A ellos puede parecerles inmundo y hasta repugnante, alguien lo debe hacer. Yo me solidarizo con ellos al comprarles las bolsas de residuos. Hasta leo el poema: Los muchachos del camión ¿Quién hace eso?

No se por qué tienen que ser tan puntuales. Está bien que pongan dedicación en su trabajo, pero así como alguna vez se dejan olvidados unos cachitos de cartón que no embocaron con el único intento en el hoyo, bien pueden olvidarse de mí de tanto en tanto y no compactarme la basura en la oreja. Todos se atrasan o adelantan, ellos no ¡Jamás! Ni un minuto o un segundo antes o después.

Esa horrible hora.

Me pesa el brazo derecho, la mano debe de estar tres veces más grande de lo que podría soportar mi hombro, siento lo que toco como apagado, como si tuviera los dedos de corcho ¡Claro, eso es! Como tener un cuerpo acolchado y protegido por paneles curvos de corcho.

"La naturaleza no tiene formas rectas, si algo hay recto no es natural" ¿Dónde escuché eso? Una frase brillante. Aunque las púas del puercoespín son bien derechitas, al menos en las fotos no tienen nada redondeado.

Eso de tener protecciones de corcho puede ser algo muy interesante. Me habría evitado unos cuantos machucones. Tendría la desventaja de sentir todo raro pero me podría acostumbrar a sentir así, finalmente, todo es cuestión de adaptarse. "Solo sobreviven los mejor adaptados". Otra frase brillante. Y vaya a saber ¿quién decide cuáles son o a qué hay que adaptarse? No es ésta hora de ponerme a pensar este tipo de pavadas.

Dicen que son buenos para los calambres. ¡Ay! No tendría que haber pensado en eso. Fue buena idea buscar un departamento con pisos de madera. Otros se fijan en la luz, la ventilación, la orientación y cualquier cosa, no le dan importancia al piso. No deben tener calambres. Apoyar los pies en un piso de baldosas puede ser fatal.

"Calambre del peroneo lateral largo". Suena tan elegante y doloroso. No, parece que esta vez no pasa nada. Mejor así.

Tengo sed. La heladera, pelada. Ni tiempo de hacer las compras.

"Cuando tenés sed, nada mejor que el agua". Brillante.
Agua... Sin gusto, sin color, sin sabor. ¡No! El agua tiene gusto a agua. Cada vez que tomo agua, inclusive con los ojos cerrados me doy cuenta de que es agua. Claro.

¿Cuándo lloverá? Aunque si llueve y sale el sol es peor. Más calor, más humedad.

"Lo que mata es la humedad". Nunca, pero nunca, conocí a nadie que se muriera de humedad. Se dice cada cosa cuando no se tiene nada que decir. La sabiduría popular no es nada sabia a veces.

Otra vez está mi cabeza nadando entre minucias que vaya a saber de dónde salen. ¡Dormir!
En pocas horas suena el despertador y me tengo que levantar, duchar, salir, viajar, llegar, trabajar y volver.

Siempre pienso bifurcando, los pensamientos no se pegan unos con otros hasta formar un tronco, un tronco y raíces.

Una vez leí que las personas que dibujan las raíces de los árboles fuera de la tierra no tienen buena base.

Yo ni siquiera llego a un tronco ¡Qué digo tronco! Una rama gruesita, algo, que sostenga las ideas deshojadas que me aparecen en la cabeza cuando el basurero ruge.

Concentrarme y dormir.

Concentrarme para dormir, imposible por incongruente.
Uno se concentra para estudiar.

Relajarme y dormir.

Si, linda la teoría.

El brazo dormido, el cuello duro, el calor insoportable... y el camión de la basura que no aparece.

Texto agregado el 25-02-2006, y leído por 853 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
2007-10-20 13:52:45 Un horario para discurrir en un sinfin de cosas, que no dejan de ser interesantes. Le diste al relato un hilo conductor que no permite alejarse de las letras. Está bien construido, el remate va muy bien, retorna la protagonista y el lector al mismo sitio, pero esta vez sin ruidos, me ha parecido genial. Estrellas vienen volando. FaTaMoRgAnA
2007-08-14 16:33:52 Poética perversa, la de la minuciosidad. Mis aplausos. Petrus
2007-05-15 04:16:40 Realidad humana ilicita a primera vista. Hay que confesar que el comienzo de la noche genera mayores temores. panchin
2007-05-15 03:48:05 Eres una persona con ideas muy claras porque este texto toca aristas comunes a todos. Una hora de todo tiempo, sin duda, la mas dura, la que nos lleva a sobresaltos porque todos los tipos de desvelos se juntan en convulsiones de penitencia para dejarnos en ese embotamiento igual o peor que antes del sueno. Este sufrimiento es un rasgo afectado que gira desprendido hasta ser depositado como un sufrimiento sublevado.. Esta ligado a la constitucion nerviosa y enfermiza de un estado animico restringido. piara
2007-05-13 18:01:28 Con gusto, con sabor, con olor. Nunca conoci a nadie que me llenara de tanta humedad como lo has hecho tu. Cuando llovera para poner mi cantaro bajo tu lluvia? Y de verdad, de minucias haces un relato muy bien construido que nme deja inquietantes preguntas en mi inteligencia. Perfecta "sos vos", "magica sos vos porque tenes dominio sobre el salto grande partiendo de pequenos pasos que te alejan del monton. Cuando llovera otra vez no te dejes que la sequia marchite tus flores y aunque no seas parte de un tronco lenoso y antiguo ya eres parte de la idea que corre desbocada por el mundo... Extrano esto de concentrarse para dormir? Que raro, verdad? suzette
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]