La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna_del_Miercoles / La ortografía en un cuento de Ángeles Mastretta

 Imprimir  Recomendar
  [C:323816]

La Columna del Miércoles se viste de gala esta vez para compartir un relato breve de la escritora y periodista mexicana Angeles Mastretta.

Un cuento que se disfruta por su ligereza, pero de profundo significado:


Ortografía Ángeles Mastretta

Al fin, su marido se cansó de quedar bien con ella y se fue a quedar bien con alguien más.

Los primeros días Ofelia sintió la soledad como un cuchillo y se tuvo tanta pena que andaba por la casa a ratos ruborizada y a ratos pálida. Luego se hizo al ánimo de aceptar que el hombre de toda su vida se hubiera sentido con tiempo para iniciar otra vida en otra parte y hasta le pareció conmovedor haberse casado con alguien a quien los años le alcanzaban para tanto.

Pensando en eso anduvo por la casa poniendo en orden el desorden, buscando otro modo de ver el mundo, para empezar, por desde dónde iba a verlo.
Un día cambió los cuadros de pared, otro regaló sillas del comedor que de tanto ser modernas pasaron de moda. Luego mandó su colchón grande a un asilo en el que dormirían dos viejitos aún enamorados y se compró una cama sobria y en paz como su nueva vida. Al último arremetió contra su sala, segura de que urgía cambiar la tela de los sillones.

El tapicero llegó al mismo tiempo en que a ella le entregaron por escrito la petición formal de
divorcio. La puso a un lado para pensar en cosas más tangibles que el desamor en ocho letras.

Trajinó en un muestrario buscando un color nuevo y cuando se decidió por el verde pálido el tapicero llamó a dos ayudantes que levantaron los muebles rumbo al taller.

Junto con ese ajuar se iba el paisaje que había reinado en su casa los pasados diez años. Ofelia los vio irse y siguió con la mirada el rastro de cositas que iban saliendo de entre los cojines: un botón, dos alfileres, una pluma que ya no pintaba, unas llaves de quién sabe dónde, un boleto de Bellas Artes que nunca encontraron a tiempo para llegar a la función, el rabo de unos anteojos, dos almendras que fueron botana y un papelito color de rosa, doblado en cuatro, que Ofelia recogió con el mismo sosiego con que había ido recogiendo los demás triques.

Lo desdobló. Tenía escrito un recado con letras grandes e imprecisas que decía:

"Corazón: has lo que lo que tu quieras, lo que mas quieras, has lo que tu decidas, has lo que mas te convenga, has lo que sientas mejor para todos".

¿Has? dijo Ofelia en voz alta. ¿Su marido se había ido con una mujer que escribía haz de hacer con has de haber?, ¿con una que no le ponía el
acento a tú el pronombre y lo volvía tu el adjetivo?, ¿con alguien
capaz de confundir el más de cantidad con el mas de no obstante?

La ortografía es una forma sutil de la elegancia de alma, quien no la tiene puede vivir en donde se le dé la gana.

Según el pliego que debía firmar, la causa del divorcio era incompatibilidad de caracteres. Nada más cierto, pensó ella. La ortografía es carácter. Firmó.




*En Cancún, costa mexicana del Caribe.

Texto agregado el 28-11-2007, y leído por 20377 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
2009-08-21 18:37:00 Ángeles Mastreta... las palabras siempre me han quedado cortas para referirme a ella y el mundo que nos regala con cada cuento. Maravillas rescata el proceso creativo, yo rescato a la mujer del cuento; ella que supo ponerle límite al desamor, a la que supo reordenar su vida después de la vida en común, aquella que no tropezó ante un papel rosa, aquella que muchas deberían ser. louise
2007-12-15 21:50:55 Ja, ja. Excelente cuento y mejor contenido humano, digno de toda una reflexión. Lo he disfrutado enormemente. Sofiama
2007-11-30 16:31:33 He leído tantos textos que llegué y sin más comencé a leer,luego al ir a poner el comentario, vi el que había escrito, y lo encontré tan vacio, pues ahora me llamó la atención la forma inteligente de la protagonista, de asumir ese episodio de su vida.Ese querer tan inteligentemente con tantos, tantos detalles que podemos encontrar para olvidar a alguien que nos falló. Me deleité pensando en todo lo que se le ocurrió para hacerlo, es como para imitarla.Eso es lo que vale la pena. Lo demás, lo que puse antes, pasó a segundo lugar. Es raro pero hoy lo disfruté. Mis estrellas, y mis besos con cariño******** Victoria 6236013
2007-11-28 22:54:58 vaya! pues rendir honores a quien los merece! cualquier adjetivo de eta humilde pluma (teclado) me sonoarían hueco, solo mas bien agradecer vuestro buen tino al compartir el texto y generar tanta reflexión con ello Aliacanitidia
2007-11-28 19:57:38 Coincido con los comentarios (algunos son piezas literarias, realmente), pero me pregunto, con toda ingenuidad: ¿Vale juzgar a un desconocido por su buena o mala ortografía? Mmmm... Salú. leobrizuela
2007-11-28 18:37:38 Aquí el argumento no está en "las faltas de ortografía", como tampoco lo está en "el abandono". El argumento está en la coherencia, y ese argumento es enormemente importante en todos los capítulos de nuestra vida, no sólo en el de los sentimientos. La coherencia entre el decir y el hacer; el escribir una carta y dieciocho versos, y practicar el ejercicio de la escritura. Amar la Literatura o repasar un par de libros de moda para aparentar conocimientos literarios; también habla de compatibilidad, de sensibilidades comunes. En fin, un breve, pero intenso relato que habla de autenticidad, esa garantía que solamente la concede el tiempo. De Ángeles Mastreta he leído algo ¿Usted es la escritora? ¿Se hace un príncipe azul de dos hombres normales? El proceso creativo, - nos dice Ángeles -, es azaroso, desordenado y por fortuna inasible. De todos modos, - afirma -, hay que volver de la caminata y SENTARSE SEIS HORAS DIARIAS a fingir que uno sabe ir y venir con soltura por los túneles y los abismos de semejante proceso. Lo demás son preguntas y respuestas, vanidad y temores, viajes y decorado. Me ha gustado mucho la Columna del miércoles ¡Me ha encantado este relato! maravillas
2007-11-28 16:44:48 Un cuento digno de su autora, como no podía ser menos. Yo creo que lo importante en esta mujer no es la ortografía en sí, sino la importancia que ella le da y la poca que le da el marido. Como bien dice, incompatibilidad de caracteres. m_a_g_d_a2000
2007-11-28 16:14:44 En realidad como dice Neus, no se pueden juzgar la ortografía de una persona,la mayoría de poetas la han tenido mala,pero esta frase me llamó la atención: La ortografía es una forma sutil de la elegancia de alma, quien no la tiene puede vivir en donde se le dé la gana. *********** Me gustó Victoria Besos 6236013
2007-11-28 11:52:44 Muy bueno. margarita-zamudio
2007-11-28 11:30:16 Te felicito por haber extractado de su obra este apéndice tan interesante, al fin y al cabo ella se formó una imágen perfecta para doblar la página de la vida y emprender otra. Detalles, pequeños grandes detalles que lo hacen todo. Me encantó el escrito y me imaginé todo como si fuera una peli......5 on-line
2007-11-28 10:14:46 No creo que debamos juzgar a un individuo por sus faltas de ortografía, pero para el caso que cuenta este cuento, sí, rotundamente. jeje, maravilloso, gracias por compartirlo... neus_de_juan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]