La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / jeromejias / Hablemos más...

 Imprimir  Recomendar
  [C:358085]



No importa. Pero las calles se van llenando de días sin importancía. El desierto se pone las botas y se mete en nuestros pies, en nuestros pasos, tan urbanizados. Y así vamos, pisándonos los talones unos a otros, pensando que la mujer del otro siempre esta más buena que la nuestra, tirando a matar moscas desde el punto de penalty, rascándonos las postillas de las heridas sin dejarlas cicatrizar...miéntras nuestros hijos nos apuntan con el revólver que le regalamos en él último cumpleaños.

Nosotros, con algunos años de experiencia en esto de la Vida, como profesionales o como voluntario, no podremos incluir en el curriculum todas las horas de vuelo, si el viento no lo certifica. Y el viento esta enfadado, muy enfadado... desde que nos regaló sus dos alas, como dos labios para nuestras bocas cerradas, y aún seguimos sin saber hablar. Construimos palabras de alambre para que no se las lleve el viento... y eso no vale. Que se las lleve!... a dónde quiera él... volando... con forma de aliento, que aprenda a volar el lenguaje, que los idiomas lleguen volando... hasta las manos, si es preciso... es decir, siempre, para que escuchen los que no quieren oir. Amor, quisimos ser tan alto como una nube, como una nube...pero “no me sueltes del cordón umbilical que me mareo”, dijiste...

Coño, vamos a hablar, mi Amor, háblame de tu miedo si te apetece... si nombras su nombre, podrás verlo, saber dónde esta, y así pillarlo desprevenido, absorto en el sonido de su nombre... y así,“in fraganti” por la espalda de las letras, clavarle tu acento en la hora más tónica... y poder dormir, sin que la cama se te llene de piedras, mi Amor, si escribes su nombre: Miedo, miedo de mierda, miedo en los huesos, miedo analfabeto, miedo sinverguenza... el Miedo es una escalera sólo de bajada. Y yo quiero subir, subir tan alto como una nube, como una nube...¿te acuerdas?. Por eso necesito oir tu voz, husmear su rastro, seguirla hasta la misma puerta del corazón... y llamarte por tu nombre, para formar parte de ti. No importa, no importa si ya no estas, si cambiastes de domicilio... yo sólo quería un pretexto para caminar, porque dicen que el infierno será la parte del camino no andado.

No importa, si no logramos abrazar a una montaña, si las emociones no hacen juego con el mobiliario, si los sentimientos nos llegan sin fe de erratas... sólo quiero hablar un ratito, decir por ejemplo que nos hacemos mayores cuando ya el esqueleto no nos cabe en las manos, decirle mi nombre al viento, para que se lo lleve a través de los desiertos...sin miedo... antes de que nuestros hijos, nos disparen, con su revólver de regalo.

Texto agregado el 19-06-2008, y leído por 118 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2008-06-21 00:15:59 Bellìsimo, con còdigos que dejan descifrar una cierta desilusiòn preñada de resignaciòn. doctora
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]