La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / morenaescribe / Una vez, el Amor (Diálogo entre el Mar y la Luna)

 Imprimir  Recomendar
  [C:400505]

Una vez, el amor (Diálogo entre el Mar y la Luna)


Una vez, hace mucho tiempo, cuando aún los hombres ni los animales estaban en este viejo mundo, el Mar le preguntó a la Luna
-¿Por qué estás tan arriba, tan lejos?-
Y la Luna, sencillamente y un poco engreída, le dijo
-Por que pertenezco al cielo, ¿que serían las noches sin mí?, y vos ¿Por qué estás tan abajo?-
Y el Mar respondió, con el orgullo un tanto herido:
-Por que pertenezco a la tierra y por muy altas que sean mis olas nunca logro que lleguen al cielo-
La Luna extrañada y curiosa, dijo-
¿Y para que querrías que tus olas lleguen al cielo?
El Mar, embravecido, gritó
-¡Por que te amo!-
La Luna se puso brillante, brillante y sorprendida le dijo:
-¿Amarme a mí? Creí que amabas a la Arena-
Y el Mar, con una sonrisa de sal, le contestó_
-Yo no amo a la Arena, ni ella a mí, solo nos vemos obligados a estar juntos, como hermanos, y tratamos de llevarnos lo mejor posible-
-Como hermanos… - reflexionó la Luna- Si, te entiendo bien-
El Mar, que estaba tan entusiasmado por que había logrado decirle sus sentimientos a la Luna, continúo hablando:
-Es más, ella tiene sus propios problemas, ama al Sol ¿sabías?, como yo a vos, pero los dos están tan lejos de nosotros, y ¡además tan enamorados!- y un profundo suspiro del mar agitó el aire de la noche
La Luna, iluminando como nunca, casi se rió del pobre Mar y le dijo:
¿Enamorados? ¿El Sol y yo? ¡Que tontería! Apenas si nos saludamos, en cuanto uno llega, el otro se va. ¿Nunca te diste cuenta?
-Los vi, muchas veces- dijo el Mar, pero creí que igual se amaban-
-No nos atraemos, es nuestra naturaleza-
El Mar calló por un momento, nunca hubo un silencio tan grande en este mundo, como el de ese momento y luego, con apenas un murmullo de espuma, preguntó:
-¿Amás a alguien?-
Y la Luna, encantadoramente enrojecida, le dijo:
-A vos, pero nunca te lo dije por que estamos tan lejos- y continuó- Voy a contarte un secreto: El Sol también ama a la Arena, pero es orgulloso y ni siquiera se atreve a hablarle, solo se conforma con darle su calor-
Entonces el Mar rugió como nunca y ensordeciendo al mundo gritó:
-¡Tengo una idea para amarnos aunque estemos lejos! Ahora que sé que me amás y vos sabés que yo te amo, es suficiente con que te reflejes en mí cada noche y asi podré acunar cada uno de tus rayos en cada una de mis olas. Solo nos diremos “Te amo” y estaremos juntos, nada más hace falta-
La Luna reflexionó, le pareció simplemente maravilloso el hecho de saber que su amor era correspondido y solo dijo:
-Acepto, te amo, serás eternamente mi dueño y solo me reflejaré en vos y así seré eternamente tu dueña y solo me reflejarás a mí.
¡Que felices eran desde entonces el Mar y la Luna cada noche!
Tiempo después la Luna le preguntó al Mar por la Arena y él le contó que al verlos a ellos tan juntos en sus reflejos la Arena le declaró al Sol su amor y desde entonces el le da más intensamente su calor, correspondiendo a su cariño cada día y diciéndole que la ama.
Y si nosotros los simples mortales que no somos eternos como ellos, tenemos la suerte de ver cada tanto un atardecer en la playa, los veremos saludarse mutuamente a los cuatro, y si nos quedamos en la playa un poco más, veremos al Mar y a la Luna amádose, formando un hermoso camino de plata y podremos amanecer al calor del amor de la Arena y el Sol.
Claro, como dijimos, esto sucedió hace ya mucho tiempo, la única vez en que ellos hablaron con palabras y nosotros no estábamos para verlo.
Sólo puede contarnos esta historia ese duende travieso llamado Amor, él dice que así nació, y solo cuando llega a nosotros y no lo dejamos irse, no le permitimos que pase de largo por nuestra puerta, será por que hemos hallado:
Si somos Arena, al Sol
Si somos Luna, al Mar
Y si somos hombre o mujer a la persona que hemos de amar eternamente, aunque esa eternidad dure un minuto apenas, y tan eterno será ese amor como la Luna y el Mar; como la Arena y el Sol;
Como ellos dos, como ellas dos, o como vos y yo

Sofi Morena (2008)








Texto agregado el 17-04-2009, y leído por 130 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2009-05-12 21:59:17 La distancia no puede separar los corazones...hermosa historia ***** aguilar29
2009-04-20 02:33:55 Se me escapó las estrellas por la arena, perdón. elbritish
2009-04-20 02:33:00 Me pareció mágico tu cuento, me gustaría contarlo como la fábula del amor del mar y la luna y el sol y las estrellas, y de hecho lo voy a hacer con mis hijos. elbritish
2009-04-19 02:15:34 Oye, me encantó, yo que soy enamorada de las sensaciones sutiles, de los diálogos mágicos...te dejo un abrazo y todas las estrellas. online
2009-04-18 02:41:39 de verdad me has impresionado. es una bellisima historia, y que romantica. me encanto desde el prinicipio hasta el final. mis eternas supernovas.5* carolina52
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]