La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / El_Indolente_Dubitativo / La princesa Desencantada

 Imprimir  Recomendar
  [C:412321]

“Princesa, sabes que no creo en Dios, pero creo en ti, y creo en mi, y eso debería bastar por ahora.”

Nada más pronunciar estas palabras estuve convencido de que, irremisiblemente, me arrepentiría. Pero los acontecimientos nunca se terminan desarrollando exactamente como uno piensa que deberían hacerlo, por suerte.

Habiendo caído mis escudos, mis barreras durante años levantadas en aras de mi protección, viéndolas yacer a los pies de la escalera de mi vida, pensé que era mejor que sufrir por no hablar, sufrir por hacerlo.

Así pues en mi nuevo convencimiento, y dando rienda suelta al controlado caos y la estudiada aleatoriedad, me lance a hablar, como solo el alcohol y la inconsciencia pueden hacer hablar a un hombre, diciendo con tono sereno:

“Princesa, vámonos de aquí, estos imbéciles no nos dejan ver”, dije, sin tomar en cuenta, por suerte, nuevamente; que los imbéciles, convencido sigo estando, eran amén de imbéciles; el Rey, la Reina y el Príncipe, y estaban allí, apenas a un metro, con los ojos como platos.

Antes de que tuviese tiempo de darme cuenta de la gravedad definitoria, desde el punto de vista vital, de las palabras que acababa de pronunciar, oí, desde el fondo de la estancia, la aterciopelada, aunque no carente de carácter, voz de la Princesa, que decía:

“Si, vámonos, estoy harta de estos mamones”.

Años después del fatídico día en que salvé a la princesa de su encorsetada existencia, recordé que desde el día que pronuncié las palabras en cuestión, y a pesar de que, en primera instancia, pudiera parecer que no, sabía que el arrepentimiento llegaría, y llegó.

Llegó como llega el primo que emigró para hacer fortuna y volvió con lo puesto, llegó arrastrando la vergüenza tantos años oculta, aquí estaba nuevamente. La sombra de la duda.

La princesa nunca quiso la ceremoniosa vida de recepciones, actos benéficos y cenas de gala, le aburría. Pero siempre sospeché que la Princesa, Katia, echaba de menos los mayordomos, infantes, cocineros, damas de compañía, planchadoras y demás parafernalia de la corte, que facilitaban su existencia y alimentaban su quebradizo ego. Para cuando descubrí que la princesa no había calibrado de manera serena los pros y los contras de nuestro destierro voluntario, ya era demasiado tarde.





El día a día había ido tornándose en una oscura sucesión de hechos y palabras, cada cual más desagradable que solo dejaba, una vía de escape a la antigua sensación de amor, en muy contadas ocasiones, momentos que se habían vuelto insuficientes para compensar el pesado reptar de nuestro día a día; cargado de reproches y carente de respeto.

Así, pues, una vez más, saqué a pasear a mi gran bocaza, cosa que por cierto le encantaba a la princesa, hasta que dejó de hacerlo, y dije, con la eficiencia lingüística que solo muchas conversaciones y algunos años más de los que me gustaría tener pueden dar:

“Princesa, si no estabas dispuesta a pagar el precio, no deberías haber comprado. Ahora, ya es demasiado tarde, hemos perdido la perspectiva y yo personalmente mucho más. Un vez más, mi vida, me has arrastrado por el espinoso y retorcido camino de tu indecisión. Ya estoy harto.”

Como tantas veces antes, según las palabras salían de mi boca, el miedo hacía acto de presencia, pero esta vez no era miedo a lo que podía perder, esta vez el miedo que me atenazaba las cuerdas vocales era por la nueva puerta, que indefectiblemente se abriría, esta vez, como antaño, la cruzaría solo.

La princesa tan reflexiva en ocasiones como impulsiva en general, me miro, respiró despacio y con una cadencia y estilo de la que solo ella era capaz, dejó caer su vestido al suelo, nuevamente mis cimientos y mi seguridad se tambaleaban ante el capricho de la princesa, pero esta vez, no dudaría…

Así pues pensé: “ Venga, uno y me marcho.”


Hubo dos cosas, que siempre tuve claras, aún sin saberlo de una manera consciente, la primera; que tarde o temprano debía regresar a mi ser y la segunda, y esta es la que más duele, que regresaría solo.

Así pues, tras la última noche, comencé a recoger el petate que era mi vida, con lo que, antes de que me entrasen, nuevamente, ganas de quedarme, espeté, de manera enérgica, intentando acallar el temblor que estaba invadiendo mi voz y mí encogido corazón:

“Princesa, ya no estaré para ti, estaré solo para mi, de hoy en adelante tus anhelos y mis desvelos seguirán caminos diferentes, suerte”

Me miró, con la sorpresa y el desasosiego con que se mira al tren, cuando tu bota permanece enganchada en la vía, pero con la acostumbrada indiferencia y condescendencia me dijo:

“¿Te vas? Pues te dejas la luz del baño encendida. “



Dí un paso atrás apagué la luz del baño, y me dirigí a la puerta con lo puesto y mi pequeño reproductor de música, que me ayudaría a sobrellevar el viaje que me esperaba. Pero la Princesa tenía otros planes y mi, nuestro, cambio de vida no iba a ser ni tan espontáneo ni tan civilizado como me hubiese gustado.

Desconocía la razón por la cual la princesa había dejado de querer la vida que teníamos, supongo, que en el cuento de hadas había demasiadas cosas que no encajaban. Pero, paulatinamente, me vi empujado a olvidar, a levantar el muro de ladrillo visto, que habría de salvaguardar lo poco que quedaba de mi, lo poco que quedaba de nosotros.


Y es a partir de aquí donde la historia ya no merece ser contada, ni tan siquiera recordada, pero nunca será olvidada. No obstante alguien, tal vez, en algún lugar…




Texto agregado el 06-07-2009, y leído por 725 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2009-07-06 17:14:36 yo tambien*** liter
2009-07-06 15:41:11 te pillé! ;) sirena_varada
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]