La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / zorin / DIVAGANDO

 Imprimir  Recomendar
  [C:582999]

En mis noches sin sueño pasan por delante de mis ojos, escenas y hechos en extravagante procesión, pidiéndome con gestos y contorsiones les de vida sacándolos del limbo en que viven, mi sentido común que es la barrera de los sueños comienza a flaquear, me cuesta trabajo saber que es real y que es fantasía, tengo que escribir y soltar el tesoro de oropeles y guiñapos que se han acumulado en los desvanes de mi cerebro.

Es así que un día siento que estoy en la ciudad de Gubbio, provincia de Perussa al pie del Apenino, en el valle de Camignano que fue la antigua ciudad de la Eugibina, allí donde se descubrieron las famosas tablas Eugubinas, veo con los ojos del cerebro las siete tablas de bronce sobre las que está grabado en doce de las caras, información sobre las divinidades, datos y oraciones, también sobre la tipografía del territorio escritas en el antiguo dialecto Umbro, con caracteres Etruscos que datan del siglo III, siendo el más antiguo documento de la civilización occidental y el más importante texto ritual de la antigüedad clásica.

Más que la rica paleta de Iris, oh bloque pentélico
Amo tu nítido albor
Hay en el mármol la suave pureza de un alma inocente
Hay el candor de la luz

Luego mi sueño cambia y me encuentro en China, veo su escritura ideográfica, es decir los signos están representados por objetos e ideas, su alfabético es fonético y su carácter es predominantemente simbólico, la literatura China es una de las más antiguas y ricas que se conocen, paseando por su plaza llego a donde se encuentra un grupo numeroso de gente que rodea a un orador, pero al acercarme más descubro que es un poeta que esta por empezar a declamar una de sus poesías, tomo asiento y en eso empieza con una voz clara a recitar:

Cuando todavía usaba cerquillo sobre la frente
Y me divertía cogiendo flores a la vera del pórtico
Tu viniste, jugando caballito en un zanco de bambú
Trotaste a mí alrededor tirando ciruelas azules
Y continuamos viviendo en la aldea de Chopan
Dos niños sin antipatía ni malicia
A los catorce años, mi señor me desposaste
Nunca reí, era tan tímida
Bajando la cabeza miraba la pared
Mil veces me llamaron pero nunca volví para mirar
A los quince deje de ser adusta
Desee que mis cenizas se mesclaran con las tuyas
Para siempre, siempre, siempre
¿Por qué subiría al mirador?
A los dieciséis partiste
Fuiste hasta la lejana Ku-To-Yen
Por el rio de profundos remolinos y me has faltado cinco meses
Los bonzos, en lo alto, lanzan una queja dolorosa
Arrastrabas los pies cuando te fuiste
Ahora crece musgo, variado musgo, cerca del pórtico
Tan profundo que no puede arrancarse
Antes de tiempo caen las hojas con el ventoso otoño
Parejas de mariposas, en agosto
Salpican de amarillo la hierba del jardín occidental
Me hacen daño envejezco
Si regresaras a través de las gargantas del Kiang
Házmelo saber, por favor, anticipadamente
Porque iré a darte el encuentro
Aun a Cho-Fu-Sa.

El poeta dice el título de esta poesía es “carta de la esposa del mercader del río” se ve en los rostros de los asistentes una gran serenidad y todos dicen es nuestro gran poeta LI PO, es triste esta poesía y ser escuchada bajo el azul brillante del cielo, todavía más en aquella época en la que no había este moderno jinete del apocalipsis llamado contaminación, regreso al presente intempestivamente y me quedo pensando sobre la pobre época que vivimos bajo el triunfo de la materia y de la mentira, donde están los encantos, los idealismos, las primaveras, donde la noble poesía de la vida, donde ese algo sublime que debe haber en cada hombre.

Desde tiempos inmemoriales los seres humanos hemos rendido culto a la belleza, una vez que superamos la necesidad de luchar para sobrevivir, cuando el espíritu clamaba para si la manifestación de sus ideales, al principio los encuentra en sus dioses en el que confía y adora, debe ser por eso que el arte en la antigüedad está estrechamente unido a la religión, luego nace el deseo profundo de perpetuar en una creación propia nuestro paso y dejar nuestra huella, la escultura, la música y la danza, la pintura, la arquitectura y la literatura, para serenar el ánimo y reconocer los valores de la vida; mundo sin poetas, sin filósofos maravillosos, sin amores, sin heroísmos, sin ideales, es tierra de bípedos que pacen las flores ornamentales de las tumbas de los hombres.

Texto agregado el 25-10-2017, y leído por 71 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]