La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Nazareo_Mellado / Sangre Oscura

 Imprimir  Recomendar
  [C:589582]

¿De qué sirve que estés aquí conmigo?
Si nunca diste con el último tramo
que te hubiese conducido hasta mí.
No sé cuándo tu generoso deseo de amar
fue devorado por la necesidad de ser amada.
No sé cuando comencé a amar a los desconocidos,
quizá luego de ignorar los rechazos conocidos.


¿Dónde puedes ir? Cuando no hay brazos que te esperan deseosos.
¿Cuán lejos puedes llegar? Sin el abrazo que te hacía sentir amado.
Los caminos se cierran y los pies buscan la tibieza de la cama,
en la pesadilla vívida del incansable deambular de los mancos.
Descorazonados vivientes, enterradores de reconfortantes abrazos.


Y así de a poco me fui quedando solo.
¡Qué importa que estés aquí! Si tus brazos no me contienen.
¡Qué importa que estés aquí! Si tus pensamientos te ataron
a mantenerte pegada a extraños y ajenos lugares.
Ha sido un largo camino por tratar de ser amado
Ha sido mucha espera ignorante de lo que se espera.


Maldigo a todo a quien ame con esperanza nueva
y que al poco andar me regalaron su consciente rechazo.
A aquellos por quienes dediqué lo que creí suficiente,
confiado en la torpeza de la inexperiencia de no saber amar,
y que aún así, al parecer, nunca les resultó suficiente.
Se alejaron lentamente, confiando en que me daría apenas cuenta,
pero hoy esas mismas penas reclaman resucitados castigos.


Hoy son sus voces las que ensucian los días.
Hoy son sus rostros los que me obligan a mirar mi bajeza.
La cabeza se retuerce con el dolor del llanto atrapado.
El corazón roto derrama gotas secas de angustias
y yo ruego que se detenga de golpe y así de golpe
me lleve de este viaje de piernas ansiosas.


Ya no puedo cerrar los ojos y bendecirlos.
La condena es la compensación justa,
con que a martillazos ancló el alma.
Eslabón a eslabón la fueron confinando de a poco.
La lúgubre soledad se hizo la luz de sus días.
Ignorante de su destino tendía sus manos
en búsqueda de una nueva oportunidad.
Y una nueva esposa, como candado le era colgada.


Siéntanse afortunados, que en los días más oscuros de mi vida
los recordaré con el desprecio puro que dan las esperas.
Reflejo inocente de los rojos días de incontenibles latidos.
Ansiosos deseos no deseados que atormentan.
Decepción dolorosa de rostros atemorizados.
Sus silencios serán mis condenatorias agonías.
Y sus padecimientos mis alegrías liberadoras.


Puedo gritar satisfecho que ya no los amo.
Puedo desbordar de oscura sangre mis venas
Que de igual forma mi corazón con ella late.
Que muy a mi pesar aún respiro este sucio aire,
que bocanada tras bocanada nunca será capaz
de apagar las desesperadas llamas del infierno,
dispuesto impaciente por hacer arder sus indiferencias.

Texto agregado el 05-09-2018, y leído por 0 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
2018-09-16 22:03:49 "Siéntanse afortunados, que en los días más oscuros de mi vida los recordaré con el desprecio puro que dan las esperas..." MAGNO fabiandemaza
2018-09-06 00:08:11 Qué fuerte tu poesía y qué dolorosa!Magda gmmagdalena
2018-09-05 17:34:03 Hay unas estrofas de antología; me encantó "Maldigo a todo a quien ame con esperanza nueva y que al poco andar me regalon su consciente rechazo" muy bien. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]