La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / silviasayago / Diario de una Prostituta

 Imprimir  Recomendar
  [C:106373]

Hoy entre tarde a la habitación. Esperaba ocuparme de este último cliente por sólo unos cuantos minutos, no obstante la paga.
Se me había dicho que era trato especial, que se trataba de una persona muy ocupada… Pero después de todo, no resultó como pensaba.
Apenas anochecía cuando, estando sobre la acera al cobijo de un gran portón, se acercó un auto enorme y oscuro. De la ventanilla emergió una mano sosteniendo un billete y una voz masculina requiriendo mis servicios. Al recibir el dinero di mi domicilio y entonces el auto arrancó, dejándome la sensación de haberlo imaginado.
Corrí las dos calles que me separaban de mi casa y subí hasta el pequeño cuarto. Tuve que esperar casi dos horas, pero por fin llegó mi invitado. Se trataba de una mujer.
Aunque cada día esto se hace más común en la ciudad, la sorpresa que me causa no disminuye, pero recapacité: “el trabajo es el trabajo”, así que empecé por ofrecerle algo de beber.
La chica me miró y se negó. Después bajó los ojos y pasaron varios penosos minutos de silencio. No quise interrumpir su meditación, pues adivinaba que algo extraordinario estaba por ocurrir.
La chica quebró su silencio con un grito de vergüenza que puso a temblar mi cuerpo. El sobresalto que sentí me recordó los muchos que este oficio me ha ido proporcionando. Después dijo que no venía a eso. Entonces empezó a contarme que ella era igual a mí.
“Igual a mí” pensé, “¿Cómo podría serlo?”. Claro que no la entendía, pues tan solo su apariencia y ropas revelaban el lujo y la elegancia que sólo ves en televisión o en las revistas.
Entonces comenzó a relatarme su vida. Me dijo como cuando niña fue abandonada por su padre y obligada por su madre alcohólica a venderse. También me contó que después de mucho batallar y deshacerse de su ejemplar madre encontró un buen hombre que le da de todo, aunque claro, está casado y es un respetable ciudadano.
Al final de su relato me habló de sus intenciones de aquella noche. De vez en cuando lo hace. Vaga por las calles buscando muchachas para ayudarles. A algunas les brinda un billete y les cuenta esta historia para que sepan que tienen alguna esperanza. A otras les busca una ocupación más sana.
Una risa contenida estaba por explotar desde mi estómago. Era bonito el cuadro, sin duda, pero no me pareció en ese momento más que el patético intento de enmendar sus propios errores en otras “como ella”.
Elogié todo lo que pude sus esfuerzos, aprobé sus intenciones, (había que justificar la paga), pero cuando llegó el momento de recibir la gracia que la chica me otorgaba, decliné.
Le dije tan sólo que no estaba lista para salirme, pero igual le agradecí hasta el cansancio. Finalmente me dijo que se marchaba, y dejó sobre la mesita de noche un gordo fajo de billetes y por fin salió de mi habitación.
En automático puse mi mente en blanco, conté el dinero y lo guardé bajo la cama. Cansada me acosté para dormir pero no dejaba de pensar en la pobre chica.
“Pobre chica, sigue siendo una prostituta y no lo reconoce. Igual me hubiera servido recibir algo de sexo aquella noche”.
“¿Cuántas personas no vienen a mi creyendo ser lo que no son, diciendo que son mejores?”
Me pareció tan extraño y tan irónico como la presunción de que somos iguales: nada más falso. Si supiera que yo lo hago de puro aburrida que me siento.
Creo que entonces fue cuando me dormí.

Texto agregado el 16-05-2005, y leído por 4499 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
2009-11-17 06:44:12 cada persona es un mundo, y sentimos y asimilamos las cosas de manera diferente al resto de la humanidad. me gusto mucho tu relato. tuvampirita
2008-01-21 17:00:27 Interesante, aunque daba para mas reflexiones e imagenes, no entiendo por que dices que si la visita sigue siendo prostituta (o sea igual que ella, aunque con un hombre rico y casado que la mantiene) luego dices: "la presunción de que somos iguales: nada más falso"; decidete, bueno al menos yo creo que todas las prostitutas se deben considerar igual. AAA_El_fenix
2007-03-07 20:55:24 Buen tema el de las personas que arriendan su cuerpo por algo, ya sea por dinero, por prestigio, por el puesto, o quienes se casan para salir del hogar paterno. Si son prostitutas o no, es otro tema. No conozco mujeres que se acuestan para vencer el aburrimiento, que por supuesto las hay, pero supongo que ellas no cobran y muchas veces pagan. Buen texto, aunque el personaje de la chica no es muy creible. El grito de vergüenza de ella no lo entiendo. NeweN
2005-12-22 04:42:33 El cuento está bien redactado y mantiene la atención. Lo que la protagonista del cuento dice al final (que lo hace porque está aburrida) es poco creíble. Las mujeres que caen en la prostitución lo hacen por necesidad. No encuentran trabajo y tienen boquitas que esperan el sustento y corren a abrazarla cuando ella llega, se cuelgan de su cuello, la besan y la llaman mamá. /// Joaquín joaqledo
2005-09-05 18:57:27 Muy buen texto. Siempre tendemos a presuponer cosas sin consultar al interfecto. Peter_6
2005-07-14 18:36:14 Esta muy sentimental, me gusto mucho y me hizo reflexionar. En serio, me encanto y te doy mis 5*Saludos charlinos
2005-06-26 19:04:50 Me pareció muy original y bueno.Felicitaciones! compa
2005-06-22 17:30:39 Me parece un poco "lugar común" la prostituta redimida y benefactora, que ahora no se vende a muchos sino a un solo hombre, un amante casado que la mantiene... Tiene un tono moralino que se salva por la conclusión final de la chica: lo hago por aburrimiento. En fin, hay materia, pero habría quizá que reconstruirlo de otra forma. Saludos tobegio
2005-05-23 21:31:53 Me encantó tu texto y me llamó la atención además por que yo también escribí sobre una prostituta que conocí una vez que me detuvieron en la calle por estdo de ebriedad. Ella relata toda su vida (la que me contó) y se titula "Que dificil es ser Prostitua) por que se me hizo dificil ponerme en su lugar para contar su historia. el que no para de hablar en mi cuento soy yo. Ahora sobre tu texto, está exelente y dinámico, pero muy frívolo. felcitaciones por tu logro 5* mateoroquesk
2005-05-17 00:13:50 El tener conocimiento de este mundo tan cruel ,me otorga la posibilidad,que no todos pueden tener,de poder afirmar que la narracion refleja fehacientemente uno de los aspectos mas profundos de esta ,llamemosle profesion. MIS FOSFORESCENTES para ti. surenio
2005-05-16 17:31:15 Me ha gustado, por que presentas la prostitución desde diferentes puntos de vista: el sentimiento de culpabilidad, las diferentes "clases" de prostitución, y sobretodo, la mujer que decide dedicarse a la prostitución por propia voluntad. Y de refilón, el lesbianismo. Está muy bien escrito, mis estrellas. Selkis
2005-05-16 17:02:44 Maravilloso solo-sin-ti
2005-05-16 16:21:49 Me pareció interesante también. Saludos. Cao
2005-05-16 15:56:20 Un relato interesante, con un giro que sorprende, que atrapa al lector para llegar a una reflexión que merece ser considerada. Un logro es también que el texto sea presentado desde la perspectiva de un diario , lo que autoriza el uso de esa primera persona que narra, que en lo personal me desagrada en la generalidad de los textos de esta página. Saludos. FaTaMoRgAnA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]